InfoCatólica / Sacro y Profano / Categoría: Sucesión Papal 2013

27.12.13

Dos Papas, un portavoz y un año histórico

Del Vatican Insider

Federico Lombardi fue uno de los protagonistas del 2013 en El Vaticano. Al portavoz de la Santa Sede le tocó explicar al mundo la sorpresiva renuncia de Benedicto XVI. Ocupó un puesto clave a la hora de relatar el Cónclave, la elección del Papa Francisco y los primeros meses de su pontificado. En entrevista con el Vatican Insider traza un balance de los últimos 12 meses, que quedarán estampados en la historia de la Iglesia.

¿Cómo vivió este año 2013?

Lo he vivido como un año de grandes novedades, evidentemente caracterizado por este cambio entre los dos Papas y con el inicio muy dinámico e intenso, también de gran entusiasmo, del pontificado del Papa Francisco. La renuncia del Papa Benedicto y el tiempo previo al Cónclave, ahora mirando hacia atrás, fueron la preparación de un nuevo comienzo con pontificado que es el aspecto relevante de este año, que se proyecta en el futuro de los próximos años en vida de la Iglesia. Un año de pasado hacia un renovado impulso de evangelización.

¿Cómo recibió la noticia de la renuncia de Benedicto XVI?

La recibí con una grande admiración por el Papa. Aprecié y aprecio al Papa Benedicto XVI al cual serví con mucha dedicación y con gran amor. Su fe y su lucidez, su coherencia al afrontar las responsabilidades hizo para mí inmediatamente clara su decisión. El texto de su declaración era perfectamente claro, detrás del cual no tenía que buscar nada más sino aquello que estaba dicho bien en esas líneas. Una decisión que recibí con admiración y acepté sin dificultad, incluso con la conciencia que era una decisión nueva en la historia de la Iglesia y por lo tanto que iba a ser recibida con gran conmoción. Pero para mí era una decisión coherente con la gran fe, humildad y responsabilidad del Papa Benedicto. Me sentí inmediatamente investido por la responsabilidad, que me tocaba a mí, de presentarla, de explicarla con gran serenidad.

Leer más... »

31.10.13

El error en el Cónclave y los seis escrutinios

Poco a poco surgen más detalles de la elección de Jorge Mario Bergoglio como Papa. Entre otras cosas que el nuevo pontífice fue proclamado tras seis votaciones de los cardenales reunidos en la Capilla Sixtina y no después de cinco, como hasta ahora se había creído. Un error en el conteo de los votos provocó la anulación del quinto escrutinio y se pasó inmediatamente al sexto donde finalmente el arzobispo de Buenos Aires obtuvo los votos necesarios para convertirse en Papa. Aquí una breve reconstrucción del más reciente Cónclave.

Todo ocurrió la tarde del miércoles 13 de marzo. Después de las 16:00 horas local (14:00 GMT) los 115 cardenales presentes en Roma se dirigieron a las sesión vespertina de votaciones tras el almuerzo en la Casa de Santa Marta. Adentro de la Sixtina se procedió a un nuevo escritunio. A esa altura de las votaciones Bergoglio se perfilaba como favorito habiendo obtenido los consensos de la mayoría de los cardenales latinoamericanos y estadounidenses.

En el cuarto escrutinio quedó muy cerca de obtener los 77 votos necesarios para ser proclamado Papa. Como el mismo Francisco confesó, el sentimiento de agitación crecía en él cada vez que resonaba su nombre en el centenario recinto. Cada vez que eso ocurría el cardenal que estaba sentado a su lado, el brasileño Claudio Hummes y arzobispo emérito de San Paulo, lo consolaba. Así se llegó a la quinta votación, pasadas las 17:00 horas.

Uno a uno los cardenales pasaron a depositar sus papeletas en las urnas redondas ubicadas sobre una mesa en el centro de la Capilla, frente al fresco del Juicio Final de Miguel Angel. Una vez colocados todos los votos, los escrutadores pasaron al ejercicio de conteo. Junto a la mesa estaba parado el cardenal Juan Sandoval Iñiguez, arzobispo emérito de Guadalajara. Su rol era totalmente imprevisto.

Leer más... »

23.05.13

Una "opera prima" parida con dolor

Brrr, brrr. La vibración constante del teléfono celular no me dejaba concentrar. Sonaba y sonaba. Finalmente decidí responder sin siquiera mirar quién era. Del otra lado sólo escuché: “Andrés, ¿es verdad?”. Respondí sin pensar: “Sí, es verdad, el Papa renunció. Estoy en El Vaticano y aquí es una locura. No puedo hablar ahora, te llamo luego”. Y pum, corté. Así nació esta historia.

Del otro lado del tubo estaba mi amigo, diplomático y colega periodista César Mauricio Velásquez. Corría el 11 de febrero y esa fue la primera llamada que recibí tras presenciar la noticia más impactante de mi carrera: una dimisión papal. Benedicto XVI había decidido dejar el ministerio petrino y los medios a nivel internacional se habían vuelto locos. Durante toda aquella tarde y noche mi teléfono no paraba de sonar.

Poco más de 24 horas después mi bandeja descargó un correo electrónico de César con una sencilla frase: “¿Hacemos un libro? A cuatro manos, sobre la renuncia del Papa”. Lo demás queda para el anecdotario. Ese libro ya vio la luz y se llama “De Benedicto a Francisco. Los 30 días que cambiaron la historia”.

En un principio teníamos en mente una sola cosa: parir un relato periodístico capaz de reflejar la magnitud histórica de la dimisión de Joseph Ratzinger. Esa era la gran noticia y el libro fue concebido en torno a ese acontecimiento. Al menos en un principio. Aquellos días fueron tan intensos que difícilmente los podremos olvidar. Durante el día escribíamos despachos de agencia sin parar, correteábamos cardenales, seguíamos las conferencias de prensa cotidianas del vocero vaticano Federico Lombardi, actualizábamos el blog y nuestro perfil en Twitter, cubríamos varios enlaces de radio (con estaciones de México y Argentina) y hasta respondíamos a entrevistas con cadenas de televisión de diversos países.

Leer más... »

29.03.13

Francisco, los lobos al acecho

“Este Papa debe tener mucho cuidado. Ha levantado demasiado polvo y quién sabe, sólo basta una monjita que le ponga una gotita en el café por la mañana y nos deshacemos del problema”. La cínica frase cortó el ambiente como una afilada cuchilla. La pronunció hace unos días en Roma un sacerdote con un puesto de nivel en el vicariato de la capital italiana. De esos presbíteros que aman escalar en la carrera eclesiástica. Era un comentario sarcástico, o eso parecía. Pero podría ser el ejemplo más tangible de lo que espera al Papa Francisco después de la “luna de miel” en el inicio de su pontificado.

FcoLavaPiesLa conversación casual entre dos curas vecinos terminó con otra frase lapidaria, proferida por el interlocutor de aquel irreverente hombre de Dios: “Entonces ustedes creen que el segundo apellido del Papa Bergoglio es Luciani”. La referencia a Juan Pablo I parecía obligada. Y no porque crea (ni yo ni el sacerdote de la respuesta) en las leyendas urbanas y en “El Padrino III”. Sino porque, a veces, sólo se puede responder con una hipérbole a una estupidez.

Más allá del anecdótico episodio es evidente que Francisco ha puesto “patas arriba” a la Curia Romana, traspasada por problemas muy graves durante casi todo el pontificado de Benedicto XVI. Problemas que siguen estando ahí, ahora cubiertos por el entusiasmo y la emoción que provoca el primer vicario de Cristo “venido del fin del mundo”.

El malestar consecuencia de una deficiente gestión de gobierno, muy marcada en los ocho años de Joseph Ratzinger y producto de múltiples factores, no ha sido erradicado. En parte porque continúan administrando la Santa Sede los mismos de ayer. Al menos temporalmente, ya que han sido confirmados en sus puestos en tanto el nuevo pontífice reflexiona sobre los cambios que deberá realizar.

Leer más... »

28.03.13

Francisco: “un místico con capacidad de gobierno”

Del Vatican Insider (ITA)

Un místico. Un hombre con una profunda espiritualidad y cercano a la gente. Pero también un hombre de gobierno, autónomo y que no rehúye a la toma de decisiones. Así describe al Papa Francisco el cardenal Juan Luis Cipriani Thorne, arzobispo de Lima (Perú). En entrevista con el Vatican Insider analizó la elección del primer vicario de Cristo “venido del sur”.

¿Cómo se gestó la elección de este Papa latinoamericano?

Existía una gran inquietud entre los cardenales de que fuese el sucesor de Benedicto XVI fuese un latinoamericano, era una especie de idea que tenían incluso los cardenales estadounidenses. Se gestó entre ellos un sentimiento “anti-italiano” que no sé de dónde surgió ni lo comparto, pero este espíritu se extendió entre los mismos purpurados italianos. Eso y la cantidad de católicos de América Latina facilitó la búsqueda de un cardenal de esa región.

¿Por qué lo eligieron?

Él es un hombre de pocas palabras, destaca su sencillez y su profundidad espiritual. Todos descubriremos, poco a poco, su contemplación y su espíritu casi místico. Al mismo tiempo tiene una personalidad muy marcada, es un hombre de toma de decisiones, muy autónomo, de acción y muy austero, siempre le ha gustado lo esencial de la vida. Por esto creo que tomará decisiones, llevará a la Iglesia por el camino de la oración y simplificará, querrá proyectar una visión muy simple. Así es él y así va a ser. Esto en cuanto a los gestos, en lo que respecta a la doctrina tendremos un seguimiento de Juan Pablo II y Benedicto XVI.

Leer más... »