27.04.17

(173) De gracia y gloria

 

Ella, pensando que era el Hortelano, buscaba en Él Tierra Nueva.

Y vio que allí no había flores viejas ni manzanas picadas; sino un aroma irresistible a tiempo florecido, querencioso de gloria y perfección.

Como un crujir de nueces frescas se entreabría la Heredad. El Hortelano mismo era el santuario, y el azul con que regaba.

Y zanahorias y judías verdes dejaban su aroma en la palma agujereada de su mano, gloriosa de cruz.

Leer más... »

22.04.17

(172) Combatiendo el voluntarismo I.- Comencemos con diez aforismos

La importancia de combatir los lugares comunes del voluntarismo es de primer orden. No sólo por los obstáculos que interpone en la vida cristana, sino porque su antropocentrismo radical interfiere en la intercomunicación de gracias de los miembros de la Comunión de los Santos: hace estéril el trabajo apostólico y frustra muchos caminos de santificación.

Por su propia dinámica interna, conduce al pecado mortal por sobrevaloración de las propias capacidades, generando una grande división en la Iglesia, por obcecación de la mente cristiana.

El semipelagianismo es Babel. Son tantos los virus de sistema que introduce, que bloquea la acción de los dones del Espíritu Santo, (que introducen un modo sobrehumano de obrar), y quebranta el desarrollo normal de la gracia santificante.

Glosemos pues, en diez muy breves aforismos, este axioma de la doctrina católica de la gracia:

 

La gracia divina ilumina el entendimiento e impulsa la voluntad hacia el bien moral, asegurando el obrar libre, es decir: la elección y realización de la obra saludable.

 
 
1.- El hombre que quiere el mal moral no actúa como hombre libre, sino como esclavo voluntario.
 
2.- Dios no puede querer el mal moral.
 

3.- La posibilidad de pecar NO es una libertad.

 

4.- Dios da a todos un auxilio suficiente para que puedan cumplir los preceptos de su ley, porque Dios no manda lo imposible. Es con su gracia eficaz que los cumplen efectivamente, de forma que “si es dada a este pecador es por misericordia, y si es negada a este otro es por justicia (II-II, q. 2, a. 5).

Leer más... »

17.04.17

(171) Del odio a la razón católica

Comienzo del Catecismo de San Pío X:

3.- ¿Quién es verdadero cristiano? - Verdadero cristiano es el que está bautizado, cree y profesa la doctrina cristiana y obedece a los legítimos Pastores de la Iglesia.

4.- ¿Qué es la doctrina cristiana? - Doctrina Cristiana es la doctrina que nos enseñó Nuestro Señor Jesucristo para mostrarnos el camino de la salvación.

5.- ¿Es necesario aprender la doctrina enseñada por Jesucristo? - Es necesario aprender la doctrina enseñada por Jesucristo, y faltan gravemente los que descuidan aprenderla.

_____

1.- La minusvaloración de la doctrina es heredera del odio a la razón, que es el afecto paradigmático del modernismo. Un pseudopiadoso y desconfiado creer que la doctrina cristiana enseñada por Cristo y los apóstoles, no es la misma que la doctrina defendida por la Iglesia —que la expone con razonabilidad, aun siendo en parte supra-racional.

 

2.- Existe un odio a la razón natural que es un odio fideísta.

 

3.- El ataque a la doctrina es, ante todo, ataque al hecho fundacional de la razón católica: es decir, que el logos de la criatura sea consistentemente iluminado por el Logos divino.

 

4.- La toxina de la crisis eclesial es el pirronismo: la negación de la razón católica. Y en sus múltiples formas, una de ellas la reducción pastoral del sensus fidei en pos de un encuentro personal con Cristo. Este es el drama de la situación actual.

 

5.- La moral cristiana no es itinerario de discernimiento de valores, no es movimiento sin fin hacia un nueva etapa, siempre inconclusa de maduración; sino participación absolutamente universal, y por ello eficazmente particular, de la Razón divina.

 

6.- Toda crisis de la razón deviene en Babel, que es ruina del lenguaje de la fe, e incomunicación con Dios y con los miembros de su Cuerpo.

 

7.- Amanece la apostasía y atardece la razón.

Leer más... »

13.04.17

(170) La Gran Fragmentación de la mente occidental: los orígenes. (Con un Glosario añadido como complemento)

Como hemos visto en numerosos posts de este blog, es en el Renacimiento cuando la mente occidental consuma en su seno la ruptura entre la fe y la razón. Esta ruptura fue inoculada por el nominalismo, que deconstruyó, es decir, desmontó el sistema de conexión entre ambas, quedando descuajadas una de otra.

Como consecuencia, la filosofía dejó de ser sierva de la teología, y la teología dejó de ser señora suya. De esta enemistad surge el antiescolasticismo humanista, en cuyas entrañas se incuba la crisis.

Esta ruptura, pues, fue alimentada por el Humanismo, que desde el interior de la mente occidental, construyó un pseudocatolicismo de corte voluntarista, subjetivo, antitradicional, que he llamado catolicismo reducido. Pero de este humanismo deconstructivo, sustentado en la ruptura entra la fe y la razón, surge, también, la Reforma protestante.

Leer más... »

3.04.17

(169) Traumatología doctrinal, con una aclaración añadida

 1.- Propongo una nueva disciplina teológica: traumatología doctrinal. Se estudiaría en seminarios, institutos de ciencias religosas, aulas bíblicas…Vendría a substituir a casi la totalidad del temario.
 

2.- Tal vez algún día, cuando las moscas sean criaturas racionales, será posible al hombre adámico, posmodernamente ético, salvarse con sus solas fuerzas naturales y un libro de educación en valores en la mano.

 

3.- Parece imposible que, con los productos que existen hoy día, no pueda borrarse la marca de la Bestia en la frente y en la mano. ¿Acaso no están las tiendas del antilegalismo bien provistas de maquillajes y coloretes? ¿Será que es necesaria la gracia, y ser de Cristo,  para limpiar la huella del maligno cumpliendo los mandamientos

 

4.- Los bellos proyectos de la teología progresista: “hacemos iglesia en comunión, sin eticismos religantes, como un servicio pluralista y nouménico a la conciencia resiliente y bla bla bla bla bla…”

 

5.- Al cristiano ultravoluntarista que pretenda estatua y placa en la Ciudad Celeste, habrá que recordarle la doctrina católica sobre el auxilio divino.

Leer más... »