24.06.15

¿De Montserrat al cielo?

Más vale un día en tus atrios que mil fuera de ellos, canta el salmista. Al contrario que Santa María de Betania, que eligió la mejor parte “y no le será quitada", la Hna. Forcades de Montserrat elige la peor parte y la Iglesia, con tristeza, la dejará en su obstinación. El veneno del pelagianismo destruye necesariamente la contemplación del claustro. Me temo que, además, las lentejas están quemadas. 

22.06.15

Propuesta para el Sínodo (II): predicar la verdad

La Iglesia tiene como misión predicar la verdad: Id pues y enseñad a todas las gentes (cf. Mt 18,29). Si este encargo del mismo Cristo no se cumple, no sirve para nada el Sínodo, ni tiene sentido la Iglesia, ni merece la pena que yo escriba y los lectores lean este artículo. Proclamemos la verdad, enseñemos la verdad, disfrutemos de la verdad, no luchemos contra la verdad. El gran peligro del Sínodo es avergonzarse de la verdad, porque es el gran peligro de los católicos hoy. Nada hay peor que eso, puesto que avergonzarse de la verdad es lo mismo que avergonzarse de Cristo.

Digo esto tan básico porque, cuando iba a celebrarse el Sínodo extraordinario del año pasado, me llamó la atención un pobre obispo, ¡Dios le perdone!, que dijo algo así como “no estamos aquí para volver a repetir lo mismo”. Es una de esas frases escalofriantes que uno lee dos veces, para comprobar que ha leído bien y que realmente provienen de los labios de un obispo católico. Como diría San Pablo, sin embargo, oportet haereses esse (cf. 1Co 11,19), que podríamos traducir libremente así: conviene que haya quien diga barbaridades para que quede claro que son barbaridades y haya ocasión de reafirmar la verdad contraria.

Leer más... »

15.06.15

Polémicas matrimoniales (XXV): el cardenal Kasper no quiere contrariar al mundo

Hace unos días, el cardenal Kasper participó en una reunión del llamado “Cenáculo de los amigos del Papa Francisco” en el Centro Russia Ecumenica de Borgho Pio, en Roma. Se trata de un grupo que se reúne de vez en cuando para hablar de temas de actualidad y de doctrina católica y en el que, a pesar de su nombre, se mezclan afirmaciones ortodoxas con el rechazo de diversas enseñanzas de la Iglesia y del Papa sobre temas polémicos para el mundo de hoy.

En esta última reunión del “cenáculo", el cardenal alemán realizó una afirmación que me ha parecido fascinante. En su opinión, “no podemos conducir una guerra ideológica, dado que no podemos ganar. Los otros tienen a disposición gigantescos medios económicos y tienen también de su lado los medios de comunicación”. Por lo tanto, debemos “desarmar nuestro lenguaje”, buscando acercarnos al mundo secularizado.

Esas declaraciones, a mi entender, son muy reveladoras y permiten comprender mucho mejor todas estas polémicas matrimoniales que nos han ocupado e n los últimos meses. En efecto, traslucen un claro pelagianismo como trasfondo de las reformas propuestas para el próximo Sínodo de los obispos. Sabiendo esto, uno se explica la llamativa casualidad de que todas esas reformas propuestas por el Cardenal y sus adláteres estén en la dirección de hacer lo que es grato a los ojos del mundo y eliminar u ocultar lo que le escandaliza.

Leer más... »

11.06.15

Polémicas matrimoniales (XXIV): Monseñor De Germay

Como no todo ha de ser criticar lo malo, traduzco hoy para el blog un texto excelente aparecido en La Croix con respecto a las polémicas matrimoniales en el marco del Sínodo de los obispos sobre la familia. Es de un obispo francés, Monseñor Olivier De Germay, obispo de Ajaccio (ya sé que Ajaccio suena a italiano, pero es una diócesis francesa de la isla de Córcega, precisamente donde nació Napoleón).

Monseñor De Germay dice varias cosas importantísimas. Una de ellas es señalar, contra lo que afirmó el card. Kasper, que la “comunión espiritual”, en el caso de personas que están en situación de pecado grave, propiamente es un “deseo de comunión”, que Dios tendrá en cuenta y recompensará abundantemente, pero que no equivale a la comunión sacramental. También me parece fundamental indicar, como hace este benemérito obispo, que la participación en la Eucaristía no se limita a comulgar y que hay que recordar la importancia de unirse a la ofrenda al Padre del sacrificio de Cristo en la Cruz. Finalmente, me gustaría resaltar, como dice Mons. De Germay, que el hecho de que los divorciados en una nueva unión no se acerquen a comulgar es una expresión de la seriedad del vínculo matrimonial y de su “deseo de fidelidad” e incluso constituye un testimonio de ese deseo ante el resto de los fieles.

……………………………………………………..

Leer más... »

9.06.15

Propuesta para el Sínodo (I): saco y cenizas

He escrito mucho sobre las polémicas previas al Sínodo de los obispos sobre la familia y creo que ha llegado ya el momento de que no me limite a criticar, sino que ofrezca mis propias propuestas.

He estado pensando un tiempo sobre qué tema debía abordar primero y, finalmente, me he decidido por lo que considero más importante de todo. Hasta tal punto me parece importante que estoy convencido de que, si no se hace, el Sínodo será, en el mejor de los casos, un fracaso y, en el peor, lo que conseguirá será ahondar en los mismos problemas, errores y pecados que nos han llevado a la situación actual.

¿Cuál es mi primera propuesta? Saco y cenizas. Penitencia.

Leer más... »