24.02.17

"Reinterpretar"

Esta es una de las claves de todo el desmantelamiento de la Iglesia que se está gestando desde dentro de ella misma: “reinterpretar” todo, empezando por las mismas palabras de Jesús, toda vez que su Persona ya está desmantelada: la separación del “Cristo de la Fe” del “Cristo histórico” lleva necesariamente a este despreciar lo que ha dicho y hecho, porque “a saber lo que ha dicho y hecho".

El nivel intelectual -y moral- de tal posición lo ha dado el señor este que está de jefe de la Compañía -antes, “de Jesús"; ahora, ya no lo saben ni ellos; así que los demás…- cuando ha dicho a modo de gracieta -como para despistar, supongo; o porque ese es su nivel de buen humor- que, “en la época de Jesús no había nadie grabándole en magnetofón lo que iba diciendo".

En ese mismo nivel, tampoco había nadie filmándo lo que hacía. En conclusión, y es la que saca: ¿qué sabemos nosotros lo que hizo y lo que dijo Jesús? ¡Absolutamente nada! Y, por tanto, lo que está recogido que dijo y que hizo hay que “reinterpretarlo” para que sea “entendible y aplicable” a día de hoy; y a las orejas de la gente de hoy. Bueno, también a otros órganos, que no solo tenemos orejas.

Pero claro, con este posicionamiento, pretender seguir hablando de Jesús es ridículo. Así que lo que menos entiendo es cómo este buen señor -cuyo nombre no recuerdo para nada- pretende seguir, dale que dale, con Jesús. No entiendo que quiera seguir escudándose en Jesús -bien que, como es ya cuasi preceptivo por la “nueva iglesia", “reinterpretado": por él, ¡of course!- para decir nada a nadie: ¡que diga lo que quiera! Si al fin y al cabo es lo que está haciendo…

Lógicamente y desde esta postura, tampoco queda nada de la Iglesia; porque ésta, sin Jesús, su Fundador, su Piedra Angular, ni habría existido, ni existiría hoy, ni tendría ningún futuro. Cosa, por cierto, que es por donde les falla el argumento a estos tíos; porque no es solo éste el que está por la tarea -sobrehumana, por cierto- de desmantelar a la Iglesia.

La mera constatación histórica de la perdurabilidad de la Iglesia no se explica por sí misma, y menos como “producción humana": solo desde la realidad de la asistencia del Espíritu Santo “hasta el fin de los tiempos", con la misión de “enseñaros todo lo que Yo os he dicho", y de ayudarnos a llevarlo a la práctica en nuestra vida diaria; y solo desde la Presencia Real de Cristo en la Eucaristía, se “explica” que la Iglesia, a pesar de los pesares, haya sido, sea, y siga siendo: Una, Santa, Católica y Apostólica. Y no hay quien la mueva. “A pesar de los pesares": a pesar de Lutero, del señor este, y de otros como este, de ayer y de hoy, a un nivel u otro: por hacer corta la lista, aunque es bastante larga.

Supongo que cuando se ordenó sacerdote no pensaría así. ¿Cómo ha llegado a esto? Lo sabrá él, y Jesús. ¿Cómo se llega a esto? Eso sí lo sabemos, porque está perfecta y sabiamente descrito en cualquier libro decente de vida espiritual: por las rendijas que se abren voluntariamente en el alma y que el Maligno, como buen “mercenario” -solo llega a esto-, aprovecha “sabiamente” para “entrar, y arrasar", para “matar y destruir". Y, una vez dentro, inocula ese mismo virus destructor en las almas que se le rinden, para que sigan luego ellos la labor que él ha sembrado en su corazón.

Pero claro, estos posicionamientos dejan con el antifonario al aire al más pintado. Dejan el alma desguarnecida y a merced de toda vileza: hasta traicionar a Cristo y a su Iglesia, aunque no lo quieran reconocer. Dejan el corazón tan herido y destrozado que solo un milagro, un verdadero milagro, puede reconstruirlo.

Y, como es lógico, a la institución que deberían representar y servir la dejan hecha unos zorros, y la echan a los pies de los caballos. El fin de la Compañía lo ha firmado, de su puño y letra, este buen señor, del que siento no recordar su nombre. Que materialmente ésta tarde más o menos tiempo en desaparecer, en sí mismo es irrelevante, porque está ya herida de muerte. Y me da que no es solo de hoy y ahora: la elección de este buen señor como jefe es el precipitado perfecto, de laboratorio, de la deriva de muchos años ya, de la antes denominada -porque lo era- “Compañía".

13.02.17

El "pensamiento débil" instalado en la Iglesia.

El título del artículo viene a cuento de la presentación que ha hecho el cardenal, don Luis Martínez Sistach, de su libro Cómo aplicar Amoris Laetitia, que pretende “manual” -literalmente: tenerlo siempre a mano- para ayudar a concretar -a obispos, sacerdotes, religiosos y fieles-, los principios y orientaciones presentes y sugeridas en la última exhortación pastoral del papa Francisco. En especial, y como no podía ser de otra manera por razones evidentes, en relación al tan traído y llevado cap. VIII de la citada exhortación.

Para decirlo todo al princiipio y de una vez: el sr. cardenal está totalmente a favor -aboga por ello sin ningún resquicio- de la comunión a los católicos divorciados y arrejuntados con otra, sin mediar sentencia de nulidad respecto a su matrimonio. Matrimonio, por tanto, que está vigente y que le sigue comprometiendo: “en conciencia", por cierto.

Y aquí, en este concepto y en la realidad que significa -la conciencia-, el sr. cardenal pone toda la justificación de la pastoral que ha de ser llevada a la práctica por todos aquellos a quienes compete tal menester; porque -y son palabras del sr. arzobispo de Madrid, don Carlos Osoro, en la misma presentación en la que flanqueaba a mons. Martínez-, “es importante conseguir que la Iglesia sea familia en la que se vive, se ama, se perdona, se construye". Palabras -¡qué duda cabe!- a las que nadie en su sano juicio puede poner, objetivamente, el menor pero. El problema es que, de palabras bonitas y biensonantes, en la Iglesia estamos más que saturados. El problema viene al pretender que signifiquen lo que a cada uno le parezca mejor. O peor.

Porque el punto no es ese: la Iglesia, Madre y amorosamente Maternal. El punto son sus hijos: las locuras que hacemos y que luego pretendemos que nos las arregle la Iglesia, pagando ella el pato, y yéndonos nosotros de rositas, que para eso es Madre.

Se centra el cardenal en las líneas de la polémica -cap. VIII-, y hace bien, porque ahí es donde está todo el meollo del asunto: “Si el interesado [el interesado es el católico casado, divorciado por lo civil, que convive maritalmente con otra, sin que haya sentencia de nulidad de su matrimonio], en conciencia y ante Dios, constata que se da alguna circunstancia que hace que a la situación objetiva de pecado no le corresponde imputabilidad subjetiva grave, puede acceder a los sacramentos".

Así de fácil, así de sencillo, y así de lejanías de disquisiciones que “no hacen más que liarla", como me dijo hace años un individuo que me espetó: -"Y usted, ¿qué quitaría de la Misa?". Yo, la verdad, no supe qué contestarle; y notando mi vacilación y viendo mi mutismo, me soltó: -"Pues yo, la homilía; porque algunos, en la homilía, no hacen más que liarla". Pues eso.

Como es cardenal, al abogar por “la primacía de la conciencia", añade: “rectamente formada, pero de la conciencia". Y puntualiza: “Estamos llamados [obispos, sacerdotes] a formar las conciencias, no a pretender sustituirlas". Porque -explica el sr cardenal- “si no damos importancia a la conciencia en la Iglesia, hacemos un teatro", añadiendo sin solución de continuidad y con ánimo ligeramente graciosillo: “¿Le pedimos a la gente la partida de bautismo o si han confesado antes de darles la comunión?".

Por si no fuera poco lo que ha dicho y de lo que se ha reído, le echa un poquito más de leña al fuego: “Hoy, más importante que la pastoral de los fracasos, es el esfuerzo para consolidar los matrimonios y no las rupturas. Es preferible prevenir que curar”; para rematar con lo que se ha hecho ya un verdadero sonsonete -desvirtuado y huero ya desde el primer momento- que, tal como están las cosas, nada significa: “Acompañar, discernir e integrar".

Para liarla más se envuelve en un sin fin de declaraciones acerca de las actitudes a tener en cuenta en la pastoral con estas personas: la misericordia hacia las familias, integrar más en la comunidad cristiana, doctrina moral de las circunstancias atenuantes y eximentes aplicables a los actos humanos, discernimietno de los divorciados y vueltos a casar civilmente sobre el precedente matrimonio y sobre la nueva unión…, sin que pudiese faltar lo de los obispos de la Región de Buenos Aires.

Pues vamos a entrarle; porque aquí es donde viene a cuento lo del “pensamiento débil” del título: “il pensiero debole", acuñado por Vattimo, marxista confeso y confuso, como exponenete del movimiento intelectual más influyente de la postmodernidad; el castellano, en su lenguaje más coloquial, usa unos términos que no son reproducibles aquí, y no los voy a poner por tanto. “Pensamiento” y “debilidad" que, en la Iglesia, tiene efectos devastadores, como vemos en la exposición bienintencionada del sr. cardenal.

Al “mezclar churras con merinas", al enfatizar lo obvio, al mezclar lo esencial con lo accidental puesto todo en el mismo plano…; es decir, al “emborronar” la situación y el problema -a eso lleva un “pensamiento” que ha renunciado a serlo y, por tanto, no es que sea “débil", es que está muerto-, se crea tal confusión que entonces puede meterse, como el que no quiere la cosa, lo que a uno le interese meter. Y se mete, claro: si cuela, cuela.

Porque, ¿qué tiene que ver una “pastoral de los fracasos” con aceptar -por las bravas- que “una situación objetiva de pecado" se convierta en una situación moralmente aceptable en la Iglesia? ¿El esfuerzo por “consolidar los matrimonios y no las rupturas” debe traducirse en la práctica pastoral de obispos y sacerdotes en aceptar las muy bien llamadas -las nombra así incluso el papa Francisco- “situaciones irregulares"? Si obispos y sacerdotes no hacemos las cosas así, como nos dice el sr. cardenal, ¿nos convertimos ipso facto en actores teatrales, titiriteros, saltimbanquis y asimilados?

Lo que está en juego, ni más nimenos, es el acceso libre a la comunión de unas personas en situación objetiva de pecado grave, para las que no hay circunstancias atenuantes que valgan. Y todo desde la “primacia de la conciencia” que se arroga el posicionarse como instancia última y unica contra las mismas palabras de Jesucristo, que no dejan el menor resquicio; por ejemplo: lo que Dios ha unido, no lo separe el hombre; o contra los mismos Mandamientos de la Ley de Dios: No cometerás actos impuros. Y la fornicación y el adulterio lo son -como actos esporádicos; mucho más como situacionesn consolidadas y asumidas como “normales, inmodificables e irrenunciables"-, sin atenuantes que valgan; porque en el capítulo de la pureza, ‘no hay parvedad de materia".

Para más inri, ¿qué significa “acompañar, discernir e integrar” en este contexto? Si el fiel de la balanza está en la propia conciencia, ¿para qué necesita “compañía"? Si es la propia conciencia la que juzga si sus “circunstacias personales", y no la objetividad de la situación grave de pecado es lo determinante, ¿qué significa “discernir” en este marco? Y en esa situación, ¿"integrar” en la Iglesia es, lisa y llanamente, “llevarla a comulgar tal cual, porque su conciencia se lo dice, y sufre sobremanera si no comulga"?

Efectivamente, así no hay ningún peligro de “sustituir” a las conciencias. Pero entonces y frente a una mera posibilidad, en realidad se crea un problema mayor: el dejar a las conciencias a solas con ellas mismas, dejarlas sin ese “rectamente formadas", con lo que en realidad la conciencia, al hacerse autónoma de toda norma, se corrompe y desaparece.

Como muy bien ha enseñado siempre nuestra Madre la Iglesia Santa, solo “la conciencia recta, cierta y verdadera", además de “la conciencia invenciblemente errónea", es norma moral, y hay, por tanto, obligación de seguirla. Ninguna de las otras situaciones de la conciencia -dudosa, torcida, falsa, venciblemente errónea, perpleja- ha de ser seguida como norma moral; lo que hay que hacer -y es una “obligación en conciencia"- es salir precisamente de esas situaciones. Y para ello tiene a mano dos agarraderos: (1) la Ley Moral -los Mandamientos- con la Doctrina de la Iglesia, y (2) la dirección espiritual: todo ese “acompañar, discernir e integrar” que la Iglesia ha ofrecido siempre, y sigue ofreciendo.

Seamos intelectualmente serios. Pero, sobre todo y en la Iglesia, respetemos la verdad de Dios y la verdad de la persona.

2.02.17

Puedo. Pero,¿debo?

niños india

La siempre insuficientemente y mal ponderada Presidenta de la Comunidad de Madrid, la Exma. Sra. Dña. Cifuentes, ha tenido a bien posicionarse y abogar a favor de la legislación -dar cobertura legal- a lo que ella prefiere llamar “maternidad subrogada”, para evitar -en su opinión y según sus delicados oídos-, el malsonante término -quizá incluso también algo despectivo: siempre según sus personales y finas modulaciones acústicas- de “vientre de alquiler".

Término, por cierto -"vientre de alquiler"-, que no es más que otro eufemismo -igual que el que prefiere utilizar la Sra. Presidenta de “maternidad subrogada"- para no llamar a las cosas por su nombre: “vientre femenino comprado": vientre esclavizado, preñado, y niño dado a luz, que se vende al que pone el dinerito, lo compra y se lo lleva. Así de claro.

Todo, por supuesto, bien pagado: en especial a los explotadores y a los intermediarios; menos a la mujer: que es la que más pone, a la que se desprecia y la que menos se lleva. Todo vendido y comprado. Y todo el infame tinglado al servicio de las “parejitas", especialmente las homosex -gays y lesbis- que, como “natura non dat", acuden con su buenas perras en mano a las “granjas” de mujeres muy pobres de países pobres. En esto, el mundillo del orgullo es totalmente “realista”: se dejan de tonterías de “matrimonio", “amor” y demás zarandajas, y van al grano: -"que preñen a una tía, que me llevo al chaval".

Granjas donde, además de “aprovecharse” de su extrema pobreza, “explotan” sexualmente -si no, no hay “hijo"- a las susodichas mujeres, a las que primero “se” embarazan, luego “se estabulan” en condiciones que no comparten ninguna de las mascotas de esas “parejitas” -el mismo SEPRONA denunciaría de oficio a sus dueños, y les caería una buena- y, una vez que han dado a luz, se les retira cruelmente el fruto de su vientre: lo que de toda la vida se ha venido en llamar “hijo” (su hijo) hasta ahora al menos; y la tal criaturita “se vende” -como bien ha dicho la Sra Presidenta que nos ocupa: “maternidad subrogada”, dice ella- a las “parejitas” -no especifica “circunstancias” pero nos las sabemos de sobra- que, como no puede ser de otra manera, "no pueden tener hijos".

Un inciso:: las bien llamadas “femen", enfadadas consigo mismas y con todo el mundo por ser mujeres, y que vociferan frente a la TV con las domingas al aire, y muy bien rotuladas: “nosotras parimos, nosotras decidimos", y otras cosas al uso -si no hay TV no salen, que hace frío, sobre todo en invierno-, y que afirman defender a la mujer, en concreto y rabiosamente contra todo asomo de “preñez” -nada más machista que dejarse “embarazar": y no van a darles a los “hombres” esa victoria: antes matarlos a todos-, tendrían aquí, en el caso de las granjas de estabular mujeres preñadas, una elevadísima y justísima causa de protesta, ¡¡¡y esta vez con toda la razón!!! 

Quizá por eso mismo, ni lo intentan, claro. ¡Cómo van a protestar “justamente y con razón"! Sería la primera vez, y no se lo pueden permitir. Porque vamos a ver: unas “mujeres” pobrísimas, de un país pobre, marchacadas en su dignidad y esclavizadas, que “se dejan embarazar” -el método es lo de menos, y de seguro que no usan ninguna sutileza…-, ¡no son dignas de ser defendidas! ¿Por qué no? Porque son las que proporcionan “mascotas” a las susodichas “parejitas": y todo método es bueno cuando la causa es del orgullo LGTBI. Y no van a ir contra su propio orgullo, que lo tienen y en grado superlativo: son absoluta y “científicamente orgullosas".

Sigamos. Luego, una vez que las parejitas han recibido el “paquete” -por servicio urgente y especializado-, se dan mucha prisa en acudir a los mass media: porque los tales “receptores" tienen que mostrar al mundo su “orgullo” de “padres” o “madres"; y, por tanto, los “frutos” de su “amor” en parejo/a: frutos falsos, infames, inmorales, generadores de tragedias…; pero ¡pelillos a la mar! Realmente, tienen de padr@s lo que yo de astronauta. Pero, y a estas alturas, ¿quién les va a decir que van desnudos, si todos ya van "in puribus"? Así están montadas las cosas para bien de la ideología de género y a mayor gloria del “orgullo". 

A la Sra. Presidenta, todo esto le parece no solo bien, sino que es “de justicia” que parejitas que no pueden tener hijos, los tengan. Y el “método” no va a ser ningún problema, porque si hay “demanda social” y si “se puede", ¿por qué no se va a hacer? Se legisla - se “ajusta a ley"- a favor de estas inmorales infamias, y todos tan contentos.

Esta Eminentísima Señora -que no sé qué preparación ha tenido para llegar a donde ha llegado; claro que cuanto más alto, las caídas son más gordas y hacen más pupa- no ha pasado del “si se puede…, ¿por qué no se va a hacer?”. O sea y según ella: si se puede hacer una cosa, se puede hacer y se hace y sanseacabó la cuestión. Es el mismo argumento “moral” de los violadores, de los ladrones, de los saqueadores de países enteros, de los mangantes de los ERES, de los falsificadores, de los asesinos, de los políticos de curriculum y nómina, etc. ¡Buena gente donde la haya!

Esta Excelsa Sra no ha caído en la cuenta -o no quiere caer, que será lo más seguro- que no basta “poder” hacer una cosa para que sea “legítimo” hacerlo y, entonces, tenga uno “derecho” a hacerlo. Y la “legitimidad” y el “derecho” del actuar humano no provienen del “voluntarismo” con el que se construyen las leyes hoy en día; y así nos va: es anterior a cualquier “ley” -siempre construcción humana- porque pertenece al “ser persona". Porque con ese “procedimiento” justifica el nazismo -con sus leyes y sus obras-, por ejemplo, que fue encumbrado de un modo mucho más democrático que los actuales: y no creo que la señora Presidenta estuviese por la labor o le gustase que se la catalogara como tal, o que se dijera que apoyaba tales cosas.

La materialidad del “poder hacer” siempre ha de enfrentarse con la “impertinente” pero “absolutamente necesaria” cuestión del “deber hacer"; es decir, si lo que puedo hacer materialmente -matar, por ejemplo-, “debo o no” hacerlo. En otras palabras: si tengo “derecho", si es “justo"; es decir, si es conforme “a justicia": a lo que me debo a mí mismo, y a lo que debo a los demás. Porque si no lo es, “no debo” hacerlo, aunque pudiera hacerlo materialmente. Que se le ha debido pasar por alto este detallito a la señora Presidenta. “O no", que diría su ejemplar Presidente.

Precisamente por la ineludible cuestión del “debo o no debo” a una persona se le pueden “pedir responsabilidades"; y no porque haya una ley “humana” -infame, en este caso, como todas las que se refieren al mundillo arcoiris y a la impuesta y por lo mismo injusta “ingeniería social"-; porque si es un problema de “ley", mientras no me pillen…, “que le den” a la ley. En todo caso, y supuesta una ley “justa” -conforme a la dignidad humana-, también y siempre se presenta el tema de que “debía” seguirla, y “no debía” conculcarla. Y por eso es justo exigir rseponsabilidades. Y siempre es injusta la “impunidad”

Es lo que tiene ser persona humana, en relación con uno mismo y en relación a las demás personas. Si eres una vaca, o enfrente tienes una vaca, las cosas son distintas. Al menos, distintas eran hasta no hace mucho; porque hay una tendencia -que se ha instalado ya en el imaginario del mundo actual- que empezó por traspasar a los animales los derechos de las personas…, y se ha llegado al punto de que ya se les conceden más derechos a ellos. Vamos, que casi estoy empezando a tener envidia de los bichos.

Hace muy mal, Sra. Presidenta con su “cruzada” taliban-laicista. Luego no se queje si alguien se siente con derecho a asaltarle la casa, simplemente porque “puede” hacerlo. Podrá mandarle a los guardias, pero no tendrá ni medio argumento para afearle la conducta. Porque sin el “no debía hacerlo” porque la casa no era suya, ni se le puede echar nada en cara, ni se le puede pedir ninguna responsabilidad. Solo queda “el peso de la ley", que por cierto y en España ese peso es muy liviano, especialmente para los políticos, sindicalistas y “ladrones de guante blanco".

Y entonces, con ese tipo de leyes que arrasan con la dignidad de las personas, si uno no hace una cosa es “porque no puedo"; y nunca “porque no debo": que es lo que nos debería salvar a unos de otros: y no si hay un poli de guardia, que es lo que está pasando.

Y así nos luce el pelo.

27.01.17

La mentira como (el peor) sistema

mafalda

La MENTIRA es la gangrena que ha corrompido todo el entramado mundial, tanto a nivel político, social, empresarial, cultural, como también a nivel (inter)personal. ¿Por qué? ¿Por qué “falsear” la verdad es algo tan demoledor para la persona, y para las relaciones y las construcciones humanas? La respuesta es directa: estamos hechos para la verdad y, por tanto, “nos construímos” -nos hacemos y nos mantenemos humanos- en la verdad. Por eso, cuando se la solapa, se la desprecia, se la combate y se la destruye…, estamos haciendo exactamente eso con nosotros mismos y con los demás. La mentira, corrompe y nos corrompe. Ya lo dejaron meridianamente claro los griegos, los primeros filósofos de la humanidad, cuatro siglos antes de Jesucristo.

Y la CORRUPCIÓN, una vez instalada y aceptada -a nivel personal y social-, necesariamente se queda, y deviene en sistema: es el nicho ecológico en el que nacemos -más de una generación no ha conocido ya otra cosa-, vivimos, sufrimos y morimos.

Hasta ahora, hasta no hace mucho y en este mismo campo, únicamente se salvaba la Iglesia Católica como tal. Pero ya ni en la Iglesia es así; porque los intentos reiterados -externos, primero; internos ahora también- y no combatidos -o combatidos deficientemente por parte de quienes debían hacerlo-, de desligarla de su amor por la Verdad, que es Cristo -Camino, Verdad y Vida-, y llevarla luego a aceptar -y dar, por tanto- “gato por liebre", está cuajando en su seno. De hecho, lo estamos viendo ya con machacona cotidianeidad; incluso me atrevería a decir que, en tanta gente, incluso con una gran e insensible indiferencia. Pero volvamos al hilo que traíamos.

¿En qué ámbitos es todo esto más palpable y ha sido más eficazmente corruptor? En tres ámbitos de la vida diaria.

En primer lugar, en el ámbito intelectual o cultural, en el que la verdad sobre “lo que es el hombre” se ha despreciado -se ha concienzudamente destruído- como primera premisa o condición del hacer “cultural” o “intelectual"; con esto, el mundillo intelectual -y con él la cultura, y lo que ha sido y significado- ha perdido lógicamente su razón de ser, que no es otro que indagar, transmitir, construir en base a la verdad y el bien: es decir, al servicio de la belleza, un “valor” cien por cien humano. A sensu contrario, la fealdad que nos invade es el síntoma visible del fracaso intelectual, cultural y moral de las personas, y de la sociedad como tal.

Pero esto y a día de hoy, ¿a quién le importa? Ya no importa a nadie, o a casi nadie. Mostrar como una cima cultural y socialmente aplaudible, que un hombre de 50 años, casado y con no sé cuántos hijos -bastantes-, “es” ahora “una niña de seis"; o que hay “niños” con vulva y “niñas” con pene… Sobran los comentarios. Yo, al menos, no me rebajo a hacerlos.

Estas, y otras cosas más, lo mismo explican las cifras del fracaso y del abandono escolar, como el bulling, los “borrachos habituales de 12 años", o los suicidios -terriblemente crecientes- de escolares.

En segundo lugar, en el ámbito político, donde la más genuina y real seña de identidad de dicho mundillo es precisamente “la corrupción". Estaría años aportando datos, citando nombres, y dando cifras que, en el mejor de los casos, solo serían “la punta del iceberg": nunca llegaremos a saber la verdad -por esto, entre otros motivos, la necesitamos como el respirar- que tan celosamente esconden sus protagonistas.

Como seña de identidad -también propia y específica-, y que necesariamente le acompaña, le protege y le sigue, está "la IMPUNIDAD” de la que han sabido y conseguido rodearse. Sin esta impunidad, la corrupción política no habría podido consolidarse, y no se habría convertido, por tanto, en sistema. El caso “Pujol & family” es emblemático; pero uno entre cuasi infinitos casos.

Y en tercer lugar, en el ámbito periodístico o de los medios de comunicación, que “han traído y han logrado que fragüen los dos primeros”: sin la PRENSA en todos sus formatos no se habrían instalado ninguna de las otras dos corrupciones: ni la corrupción intelectual y/o cultural, ni la corrupcion política, con su “tuerca y contratuerca” de impunidad.

Por este motivo, por la responsabilidad que les cabe a sus “profesionales” a todos los niveles, y porque creo sinceramente que la tan “ansiada” como “necesaria” regeneración -intelectual y, por tanto, moral- puede y debe venir desde aquí -y desde la Iglesia Católica, por decirlo ya todo, con su “diaconía de la verdad” al servicio de la persona-, voy a detenerme un poco más en torno a este mundillo periodístico. Dejándole con más de una “vergüenza” al aire; aunque sea “sine animus iniurandi". Vamos para allá.

¿Qué le ha pasado al mundo periodístico, con sus profesionales al frente? Algo que, si no fuera tan destructor, en sí mismo es muy sencillo y muy “humano": ha sustituido “su razón de ser": la INFORMACIÓN, desde el servicio a la VERDAD y, por tanto, a la PERSONA, por “su razón de no ser": servir a las ideologías, para algo tan prosaico y populista como ganar dinero. Y lo ha hecho ideologizándose -corrompiendo la verdad-, porque no hay otro camino. Y eso desde la peor opción: la opción de las izquierdas desde el socialismo marxista -o, incluso, desde más allá-, con su inevitable, pegajosa e irracional -sectaria- carga de anticatolicismo: ¿qué dice la Iglesia? Pues yo, lo contrario.

Han creado un mundo “irreal” -como lo son todos los “construidos" por las ideologías- en el que cualquier imbecilidad -nada que ver con lo intelectual, es su negación- y, por lo mismo y abundando, cualquier inmoralidad -cuanto más inhumanamente aberrante, mejor- no solo han tenido acogida sino también “justificación” y difusión. Han contribuido necesariamente a instalarlo.

A ese martilleo es muy difícil oponerse: habría que ser, casi, de otro planeta, o tener la cabeza y el corazón muy bien “amueblados". Y la gente “normal", al fallarle además el concurso que debería haberle venido de la Iglesia, se ha desmoronado: y se la ha atragado el mundillo imperante, con los mass media como vehículo necesario.

Un apunte de hoy, del ABC, que ilustra el “aporte” de la Iglesia al momento actual: nombra al cardenal Blázquez como el hombre más influyente en el apartado Religión para 2017. Y pone en su boca textualmente: “Es necesario afrontar de una vez una ley de Educación consensuada". ¿Ustedes saben en qué mundo vive exactamente el señor cardenal? ¿Este hombre sabe que es cardenal de la Iglesia Católica?

Vamos a datos que están en la memoria de todos los que tenemos una cierta edad. Sin ir más lejos: al PSOE lo trajo y lo impuso la prensa. Si sabían lo que hacían o no, ellos sabrán; pero fue lo que pasó. Solo cuando la corrupción -tras muchos años de saqueo- se hizo no ya grito sino alarido incapaz de ser acallado, alguna prensa -y algún periodista-, se atrevió a gritar también.

Pero ya era tarde, porque la corrupción ya estaba instalada; y bastó que el juez Garzón -"el bien pagao"- en lugar de poner el nombre y los apellidos de la última casilla -la que de verdad importaba-, hiciese una “porra” y pusiese una X en la casilla correspondiente…, y todo quedó en agua de borrajas: vamos que todavía hay, en la prensa, quien habla de González como el “gran estadista", cuando no pasó de “gran trilero” y “magnífico charlatán". O sea, un “gran delincuente". No te cuento del Guerra, su alma gemela.

Sigamos con la Historia. Cuando se alzó alguna voz -casi ninguna: Jiménez Losantos, por ejemplo- contra la corrupción del PP, desde la COPE se calló al periodista -se le echó, vamos-, porque los “delicados” oídos de la CEE no podían soportar sus denuncias; sí atendieron las del propio PP contra el periodista. Y pasó lo que pasó.

Oídos -los de la CEE, delicados pero “selectivos"- que no tienen inconveniente en oír -en la COPE, en su propia casa-, con Expósito y Colmenarejo en el frente “popular” y “populista” de la tarde, poner a caldo a Trump, un día sí y otro también, con perlitas como estas: “el Chávez sin uniforme” o “el Maduro sin autobús", en un alarde de memez intelectual y de inmoral infamia, incapaces ambas cosas de ser tapadas o disimuladas. Que, por otro lado y que yo sepa, no sé qué les habrá hecho Trump a estos dos.

Se ve que al Expósito no es que se le haya atragantado algún que otro “premio” -"esto” ya se premia, así está el patio-, sino que se ve que esos mismos “premios" le han envenenado la sangre; y con ella el cerebro y el corazón. Y el Colmenarejo está en su misma estela, con o sin premios.

Por poner -yo, no la COPE- una comparativa: en Venezuela, fruto de la alargada y cruel dictadura chavista y madurista, “solo” hay unos 30.000 muertos violentos al año: asesinados. Igualito que en la semana que lleva Trump de Presi. Igualito: si es que son tal para cual: “populistas", que es lo que antes era mentar la madre. Algo así como Expósito y Colmenarejo.

¿Cuál ha sido el “pecado” de Trump? Primero, que tiene dinero, y que no lo ha robado como los políticos -y sindicalistas- de la nomenklatura: o sea, en nómina. De hecho ha renunciado al sueldo que le correspondería como Presidente. Igualito que Rajoy, por poner un ejemplo.

Segundo, que no le debe favores a nadie: imperdonable. Y menos a Soros, o a la prensa; y por eso puede ponerla en su sitio, como lo ha hecho. Igualito que los partidos y los sindicatos en España que, si serán honrados y buenos que hasta pagan a los separatistas, a los terroristas, a los corruptos, a los  periódicos, etc., a cargo de los PGE; o sea, con nuestro dinero. Del que, por cierto, cobran ellos, y muchísimo.

Tercero, que DICE LA VERDAD: cumple lo que ha prometido en campaña; y esto deja a los políticos “de cuchara", y a la prensa que vive de ellos, con el antifonario al aire. Pero claro, la "verdad” se carga todo el tinglado; y esto, el mundillo de la nomenklatura no puede tolerarlo: de hecho, ya han salido “voces” de que hay que cargarse a Trump, físicamente. Y la prensa, y sus profesionales, que viven de esto, están en un “ay". Y los políticos, ni te cuento, especialmente en Europa, donde todos son de nómina, y engordando.

Un último apunte, también del ABC: Luis Ventoso, en campaña permanente contra Trump, y que cobra religiosamente del medio: “Defender la tortura inhabilita moralmente a Trump” (27-I-2017, p. 15). Seguramente. Pero al Luis, a lo que se ve, defender el aborto al por mayor, sufragar a los terroristas yijadistas, pagarte la campaña electoral con la mayor multinacinal de abortos -favor que pagas luego fomentándolos con dinero público…-, eso, lo que han hecho Obama y la Hilaria, eso sí debe "habilitar moralmente” para ser Presi en EEUU: para el Luis, por supuesto.

En definitiva, lo de Trump es inaceptable e insufrible para la “democracia” partidista, para los políticos de nómina, para los mass media ideologizados y “cobrantes", para la corrupción instalada, para la impunidad imperante, y para el enriquecimiento personal fruto del saqueo institucional.

Por eso los norteamericanos, que estaban hasta el moño de semejante gentuza, han elegido a Trump, y lo han hecho su Presidente. Y claro, en una semana, como ha sido empresario toda su vida y con éxito, en esta semana ha hecho más por Norteamérica y los norteamericanos, que Obama en 8 años. Y encima les ha salido todo muchísimo más barato que con el que se ha tenido que largar.

Algo está cambiando, para bien, en y desde EEUU. Y algo está intentando cambiar en Europa, porque lo de ahora -y lo de la Unión Europea- es insufrible.

Ojalá cuajen a ambos lados del Atlántico, y no sean flor de un día. 

20.01.17

La unidad de los cristianos

Estamos en plena “Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos". Un afán encomiable, que debe anidar en el corazón de todo hijo de Dios, como anidaba en el de Cristo, su Hijo, que rezaba así: Que todos sean uno: como Tú, Padre, en Mí y Yo en Tí, que también ellos sean uno en Nosotros, para que el mundo crea que Tú me has enviado(Jn 17, 21). Pero, para respetar la verdad de sus Palabras, Jesús reza esto pidiendo por los suyos: los Ápóstoles que tenía delante en la ültima Cena, personificando ellos a todos los que vendríamos después, generación tras generación. Y todos los días rezo por esta intención.

Ciertamente, las faltas de unidad que, a lo largo de los milenios, han llevado a que se hayan desgajado tantos sarmientos de la única cepa -la única Vid- que es Jesucristo, son un grandísimo pecado, y un escándalo permanente, que han generado y siguen generando grandes males. Pero el pecado lo cometen, de entrada, los que se van: porque nunca hay razones para irse de la Iglesia, como nunca hay razones para abandonar a Jesús y pasarse al enemigo.

Leer más... »