3.07.17

Conceptos fundamentales sobre ideología de género

 
Apuntes básicos para seguir la conferencia
 
Desplazamiento semántico
 
  Enseñanza tradicional Énfasis actual e imposición
Sexo Diferenciado y determinante Fluido y no determinante
Género Hecho gramatical Construcción personal y vehículo de transformación social
Matrimonio Complementariedad, estabilidad, célula de la sociedad Afecto, placer, punta de lanza pasta el cambio social
Familia Escuela de humanidad y cultura de cara a la sociedad Resultado de las preferencias de una pareja
Edu. Sexual ¿De dónde vienen los bebés? ¿Dónde y cómo se da y recibe placer y afecto?
Iglesia Maestra sobre la verdad de la sexualidad humana Cómplice que no estorba
 
 
Guerra semántica
 
Palabras bandera:
 
Tolerancia, diversidad, inclusión, justicia, misericordia-complicidad, libertad, mente abierta, progreso, puesta al día
 
Palabras dragón:
 
Homofobia, intolerancia, dogmatismo, exclusión, edad media, imposición

28.06.17

Sobre algunos usos pedagógicos actuales

Es interesante utilizar de un modo pedagógico y catequístico aquellos elementos que la gente de nuestro tiempo ya siente cercanos. El ritmo de moda, el personaje bien conocido, la tecnología de punta o el juguete que está en manos de todos son algunos de estos elementos cercanos. Sin embargo, sugiero tener algunos cuidados a partir de las siguientes preguntas:

1. ¿La asociación mental con el uso primero de ese elemento quizás es más fuerte que el uso derivado (catequético) que queremos darle? Por ejemplo: la melodía de una canción obscena como “Despacito” puede quedar tan asociada a su letra repugnante que luego, aunque se use otra letra, la cabeza vuelva a las imágenes que quiso el escritor o compositor original, con lo cual se daña el uso nuevo que se quería.

2. ¿El elemento cultural que queremos usar supone algún tipo de división social, por raza, clase social o económica? Piénsese en algunas de las tabletas o teléfonos inteligentes de marcas costosas, que sólo están al alcance de una parte de la población. Al referir ejemplos que apuntan directamente a esos aparatos se refuerza un patrón de exclusión que no favorece la catequesis.

3. ¿Hay riesgo de trivialización? Un peligro constante en la exposición de la fe es presentarla como abstracta y distante de la vida. Pero está el otro peligro también: presentarla como algo trivial, superficial, que en el fondo no impacta el pensamiento, el corazón o la vida. Es el caso cuando se reduce la Misa a una “fiesta” o a un “banquete.” ¡Toda la dimensión de redención queda perdida! Pasa también con algunas exposiciones sobre el misterio trinitario, como cuando se presenta a Dios como una repetición de Jesucristos, casi como si fueran clones del Señor. En el mismo sentido, creo que fácilmente sucede si el fidget spinner se pretende usar para poner a las Tres Personas a dar vueltas.

4. ¿Hay riesgo de indignidad? No hace mucho fue la memoria litúrgica de San Antonio de Padua, franciscano, magnífico predicador, taumaturgo notable y doctor de la Iglesia. Tristemente, hay prácticas indignas que se han asociado con San Antonio, como poner su imagen cabeza abajo, u otras cosas semejantes. En general, como se ha demostrado tristemente con la recepción del Eucaristía en la mano, lo que llega a nuestras manos siempre parece estar bajo nuestro poder. Lo cual es una razón adicional para no usar un juguete completamente manual, como es el fidget spinner, para referirse a Dios o a la divinidad.

Las comparaciones, símbolos, parábolas y ejemplos, así como otros recursos de la pedagogía son importantes para comunicar la fe. Pero necesitamos siempre humildad, sensatez, ardor por el Evangelio, sentido de Iglesia y espíritu de contemplación para que los recursos que usamos no resulten trabajando en contra nuestra sino que presten de verdad su propósito.

22.06.17

Ocho estrategias preferidas por el demonio

¿En qué principalmente gasta su tiempo el diablo, metafóricamente hablando?

1. Elaborando y distribuyendo caricaturas repugnantes de Dios

* Su naturaleza está sellada por la mentira: “[…] El diablo ha sido un asesino desde el principio. No se mantiene en la verdad, y nunca dice la verdad. Cuando dice mentiras, habla como lo que es; porque es mentiroso y es el padre de la mentira” (Juan 8,44).

* En el comienzo mismo de la Historia, lo primero que hace es calumniar a Dios: “¿Así que Dios les ha dicho que no coman del fruto de ningún árbol del jardín?” (Génesis 3,1)

* Quiere presentar la virtud como imposible, y el pecado como fácil. Por ello Cristo tiene que advertir: “Entrad por la puerta estrecha, porque ancha es la puerta y amplia es la senda que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella” (Mateo 7,13).

Leer más... »

10.06.17

Invitación al santo Temor de Dios

El santo Temor de Dios es uno de los siete dones mayores del Espíritu Santo, y sin embargo, de él se predica muy poco. No queremos caer en una versión unilateral, propia de un cristianismo en pánico permanente, pero vemos que es necesario recuperar la conciencia de la seriedad de la vida cristiana.

Las siguientes 21 consideraciones nos ayudan en esa línea.

  1. Daremos cuenta a Dios del tiempo perdido inútilmente.
  2. Daremos cuenta a Dios de cada palabra necia.
  3. Daremos cuenta a Dios del bien que no hicimos, pudiendo perfectamente hacerlo.
  4. Daremos cuenta a Dios de muchos de los pecados de las personas que tuvimos a nuestro cargo.
  5. Daremos cuenta a Dios de no haber peleado hasta la sangre contra el pecado (cf. Carta a los Hebreos 12,4).
  6. Daremos cuenta a Dios de haber desviado la mirada ante el dolor o la necesidad de nuestros hermanos.
  7. Daremos cuenta a Dios de tantos sagrarios que tuvimos cerca y nunca visitamos.
  8. Daremos cuenta a Dios de haber entretenido la mente en fantasías de pecado.
  9. Daremos cuenta a Dios de nuestra lentitud e inconstancia para formarnos mejor en la fe y la moral.
  10. Daremos cuenta a Dios de haber callado cuando ofendían su Nombre.
  11. Daremos cuenta a Dios de haber dejado solos a tantos que batallan por extender el Reino de Cristo.
  12. Daremos cuenta a Dios por no haber reflexionado con más amor y constancia sobre el misterio de la eternidad.
  13. Daremos cuenta a Dios por las inspiraciones de la gracia que dejamos perder en el tumulto de nuestra negligencia.
  14. Daremos cuenta a Dios por no haber alabado y predicado mucho más la confianza en su Divina Misericordia.
  15. Daremos cuenta a Dios del poco dolor por nuestros pecados, y los pecados del mundo entero.
  16. Daremos cuenta a Dios de haber desperdiciado el auxilio de los Ángeles y de los Santos.
  17. Daremos cuenta a Dios por los resentimientos porque en cada ser humano, aunque oculta, está siempre la imagen de Dios.
  18. Daremos cuenta a Dios de vivir de modo tan distraído, y luego llevar nuestras distracciones a la oración.
  19. Daremos cuenta a Dios por la ingratitud o frialdad con que hemos tratado a tantos que nos han hecho bien en Cristo.
  20. Daremos cuenta a Dios por el amor que dejamos perder en el alma sin entregarlo a nuestro prójimo.
  21. Daremos cuenta a Dios por haber amado tan mezquinamente el Cielo, lugar de su gloria y compañía.

14.05.17

El egoísmo, epidemia espiritual de nuestro tiempo

Una comparación con la hipertensión

  • La hipertensión ha sido llamada «asesino silencioso» porque da muy pocas señales externas, lo cual le permite avanzar e instalarse en el cuerpo de su víctima.

  • La hipertensión hace particular daño en el corazón y en el cerebro; metafóricamente: en nuestros sentimientos y pensamientos (proyectos)

  • La hipertensión no se cura con una intervención drástica, como decir, una cirugía, sino que requiere medicamentos y a la vez cambios en el estilo de vida.

  • La persona hipertensa puede verse saludable, así como un egoísta radical puede llegar a ser una persona muy agradable, pero sólo cuando le conviene, y en la medida en que logra lo que quiere.

  • SIN EMBARGO, la hipertensión no se propaga por contagio; el egoísmo, sí.

  • Además, la hipertensión es algo fundamentalmente individual; el egoísmo funciona también en grupos más o menos concéntricos: Yo, yo y mi pareja, yo y mis amigos, yo y mi familia, yo y mi grupo o clase, etc. (A esto llamamos «egoísmo extendido»)

Factores actuales de gravedad

  • La idea muy generalizada de que libertad es “hacer lo que a cada quien le dé la gana” ve al individualismo como el estado natural de la especie humana.

  • A su vez, para los intereses económicos actuales, el individualismo se asocia con mayor consumo: si menos se comparte, más tiene que comprar cada uno.

  • Para los intereses políticos actuales, la desaparición de los medios de asociación significa mayor capacidad de control del individuo por parte del Estado.

  • Para las tendencias subjetivistas y relativistas, lo más cómodo es que cada uno “viva y deje vivir,” incluso si eso supone dejar aislados o en naufragio a millones de seres humanos, considerados como poco interesantes o poco productivos.

  • La soledad y el aislamiento agravan todas las necesidades del corazón humano; ese mismo agravamiento facilita la impulsividad y disminuye la capacidad de análisis y crítica de la gente, que por ello mismo se vuelve más fácil de manipular.

  • Muchos papás favorecen actitudes egoístas en sus hijos, a veces sin darse cuenta. Por ejemplo:

  • * Cuando deciden tener muy pocos hijos (no me refiero al caso en que las circunstancias determinan el número de nacimientos) y ponen por delante una especie de excusa: “Para darles lo mejor.” Esta actitud fomenta abundancia de regalos y atención obsesiva en los niños que a veces se sienten dueños y señores de las decisiones que se tomen en casa.

  • * Cuando les enseñan a tratar solamente a los compañeros buenos y a no juntarse con los considerados malos. Si bien es comprensible este criterio, para evitar malas influencias, el hecho de no enseñar nunca cómo ayudar al que está en problemas engendra una mentalidad egoísta.

  • * Cuando infunde o aumentan el espíritu de competitividad, de modo que el niño aprenda que sólo importan los propios logros.

  • * Cuando en un ambiente sobreprotector se rodea a los hijos de una comodidad constante y excesiva.

  • * Cuando, al hablar del futuro de los hijos, se mencionan triunfos, logros, dinero, títulos… mientras que el lenguaje del dominio de sí mismo y del servicio a los demás no aparece.

  • * Cuando se justifican los errores y defectos de los hijos frente a las correcciones que hacen otras instancias, por ejemplo, el colegio.

Consecuencias

  • El egoísmo produce una catarata de pecados de omisión. Uno mantiene la conciencia tranquila pero en realidad está adormecida, como drogada por sobredosis de EGO.

  • El egoísmo está detrás de los pecados de corrupción que vemos en el gobierno, en el mundo académico, en el arte, en sectores de la Iglesia, en tantas empresas, en muchos procesos de contratación. Básicamente, un corrupto es una persona que ha llegado a la conclusión: “Si no me aprovecho de esta oportunidad de ganancia, poder o placer, otro lo hará; entonces, ¿por qué no yo?”

  • El egoísmo nos vuelve resignados y pasivos frente a los fenómenos sociales con que somos invadidos y manipulados.

  • * El egoísta típico razona de este modo: “No estoy de acuerdo con eso, pero ¿a mí qué? Mientras no se metan conmigo…” Y no se da cuenta que YA se metieron en su vida, la vida de su familia, la vida de su país, la vida de sus hijos.

  • * El egoísta típico, si empieza a despertar, también razona diciendo: “No estoy de acuerdo, pero ¿yo qué podría hacer? Seguramente somos muy pocos los que nos oponemos a esos cambios que pervierten la sociedad, y no hay modo de hacer algo sino sólo aguantar.” Y no se da cuenta que son muchísimos los que rechazamos el rumbo que va tomando la sociedad, y que lo que hace falta es salir de la comodidad falsa y cómplice, y empezar a unirse a otros, para crear movimientos sociales robustos, que tendrán que ser oídos.

  • El egoísmo en la familia engendra violencia en los hijos: violencia que dirigen contra sí mismos, haciéndose cortadas, tatuajes o mutilaciones (tipo “Ballena Azul”); violencia de pandillas y vándalos; violencia de conciertos espantosos de rock, droga y sexo. Si eres joven y el egoísmo te ha atrapado, estás preparando cosas muy duras para el futuro de la familia que vas a formar.

  • El egoísmo favorece los métodos sistemáticos de eliminación social. En efecto, el egoísta considera que cada uno tiene el deber de velar por lo suyo. Su lógica le conduce a que si alguien no quiere, o incluso no puede, cuidar lo suyo, al egoísta le parece entre «normal» y «justo» que lo pierda. El que no tenga garras para pelear, que se hunda en el fracaso. Estamos a un paso de permitir abortos, infanticidios, eutanasia y eugenesia.

Tratamiento y prevención de reincidencias

  • La sinceridad es la mejor aliada para despertar una conciencia moral adormecida. Los buenos diagnósticos, que siempre son variaciones de los buenos exámenes de conciencia, son irremplazables.

  • Uno jamás avanzará en su integridad como ser humano, y en su coherencia como cristiano, sí la población de las disculpas crece más rápidamente que la población de los cuestionamientos. Y es seguro que uno se llenará de disculpas convincentes si simplemente uno se la pasa conversando con uno mismo. Es necesario recibir el cuestionamiento exterior: alguien que desde fuera interrumpa, interpele, no acepte fácilmente mí manera de justificarme. Un buen amigo, que sea sanamente crítico conmigo; un director espiritual; un confesor frecuente; un buen orientador es indispensable para salir de multitud de trampas que tiene el cerebro humano.

  • La comodidad es la gran incubadora del egoísmo y sus crías. Salir del egoísmo implica aprender a decirse «NO.» Sin una dosis de ascetismo, mortificación o penitencia voluntaria, uno está a merced de los propios caprichos, y a través de los caprichos, es una marioneta de los intereses y modas de este mundo.

  • Las experiencias de generosidad, propias de una buena amistad o un buen noviazgo, enseñan a ver la vida desde más de una perspectiva, y además, con una dosis de confianza y alegría.

  • Una de las características del egoísmo es que uno no está disponible para nadie sino sólo para uno mismo, o para lo que a uno le guste o le convenga. La única manera de romper de verdad con esa tiranía del propio YO es tener lugares específicos y rostros específicos de personas a las que uno apoya, ayuda y sirve. Es importante no dejarse engañar por la idea de que «por ahora no puedo servir a nadie porque estoy muy ocupado preparándome para servir después a muchos.» La capacitación más importante para el servicio es aprender ya, ahora mismo, a tener tiempo para los demás en mi agenda.

  • Como creyentes tenemos grandes auxilios y recursos contra el egoísmo: los sacramentos, la dirección espiritual, las buenas lecturas. Debe destacarse el valor de la oración silenciosa en que uno le pregunta al Señor: «¿Tú qué quieres de mí?»

  • También para nosotros los creyentes es de gran ayuda el ejemplo de los santos, y muy especialmente los mártires, así como aquellos que practicaron abundantes obras de misericordia.

  • Es preciso fomentar actitudes de escucha. Lo mismo que la soberbia, el egoísmo va produciendo en uno el deseo de sólo oírse a sí mismo o a los que ya pienses como uno piensa. La búsqueda sincera, perseverante de la verdad, es indispensable.