27.11.14

Cáritas. Mucho más que una ONG

En una ocasión, comentando con alguien el evangelio del domingo pasado, la parábola del juicio final de San Mateo ¿recuerdan? “Venid benditos de mi padre porque tuve hambre y me disteis de comer…” Me decía que si al final nos vamos a salvar o a condenar por eso, que qué sentido tenía entonces rezar, formarse, leer la escritura o celebrar los sacramentos. Que no dejaba entonces de ser una pérdida de tiempo. En el fondo subyacía algo clave: ¿nos diferencia, nos debería diferenciar algo de una ONG al uso? ¿Qué nos aporta la fe en esto?

Me permito escribir aquí alguna de las cosas que le dije y que por cierto me sirvieron para la homilía del pasado domingo, en la que, entre otras ideas, fui afirmando cosas como estas:

Leer más... »

26.11.14

El baculazo como opción no tan extraordinaria

Tienen los fieles tal impresión de falta de autoridad en sus pastores que cuando un obispo ante una situación especialmente complicada señala que hasta aquí hemos llegado y toma una decisión firme, decimos que ha pegado un baculazo. Por ejemplo: vaya baculazo, ¿no te has enterado? El obispo llamó ayer al párroco de Tal, le ha cantado las cuarenta por aquello que ya sabes y sin más, trasladado a la otra punta.

Pocos baculazos hay. Los obispos, y lo entiendo porque a los párrocos nos pasa algo parecido, tienen horror sobre todo a ser tachados de dictadores, tiranos y poco de democráticos, como si ser democrática fuera la primera nota distintiva de la realidad eclesial. Todo muy por las buenas y sobre todo con mucha “moderancia” que decía aquel de mi pueblo. No tiene que ver. Mucha moderancia, mucha serenidad, nada de agresividad ni pérdida de nervios, pero el báculo en su sitio pastoreando a las ovejas y sacudiendo en todo lo alto al lobo si hace falta.

Leer más... »

25.11.14

Liturgia: menos palabras y más y mejores signos

Me encuentro con gente que me sugiere que en algunas celebraciones, especialmente en las muy especiales o en aquellas que se da una mayor abundancia de niños, tengamos en la parroquia una especie de monitor – comentarista que vaya explicando los gestos, los signos, las partes de la celebración.

Error. Grave error. Sobre todo porque en la práctica supone minusvalorar los gestos para sustituirlos por palabrería no siempre adecuada. Un ejemplo puede ser la misma lectura del evangelio. El monitor – comentarista puede decir que es importante, que es la palabra del mismo Cristo, que hay que estar atentos. Vale. Pero impresiona mucho más y habla mejor de lo que es el evangelio que el sacerdote haga la procesión de entrada con el evangeliario en alto, lo deposite en el altar, y en el momento de la proclamación lo tome de nuevo, camine solemnemente hacia el ambón y además se haga acompañar por dos con ciriales. Hasta el budista más despistado se da cuenta de que lo que se va a leer es algo muy serio.

Leer más... »

23.11.14

Jo, qué cura más borde (y 2)

Parroquia Beata Mogas. Templo pricipal desde la capilla del SantísimoHace algún tiempo escribí una primera parte ya con este título. Pero la vida parroquial sigue y continúa ofreciendo anécdotas para dar y tomar. Les prometo que todo que aquí se escribe es real como la vida misma. Más aún, la realidad como suele suceder, supera a la ficción.

Misa a primera hora en la parroquia. Estoy predicando. Y, de repente, exclamo: ¡no puede ser! Por favor, saquen inmediatamente a esos niños de la pila bautismal. Un papá que para entretener a sus retoños decidió meter a los dos pequeños a jugar dentro de la pila.

Leer más... »

21.11.14

Democracia, diálogo y libertad de expresión. Ya vale de tomar el pelo al personal

Dice una gran persona que me aprecia muy de verdad que con lo que voy escribiendo en mis posts cada día estoy haciendo más “amigos”. No es el objetivo fundamental de mi vida ni me hice sacerdote para pasteleos, abrazos, componendas, quedar bien con todos y aceptar cualquier cosa como buena por eso de la moderación, la tolerancia y el respeto, que un viejo alcalde de pueblo lo traducía en su inventada palabra “moderancia”.  Ni moderancia ni gaitas.

Hartito estoy de que en todo, incluyendo las cosas de la fe, la gente me venda como fundamentales tres cosas a las que me voy a referir: democracia, diálogo y libertad de expresión. Tararí. ¿Alguien podría comprender que un sacerdote, un obispo, no digamos el papa, tuviera como objetivos fundamentales de su ministerio fomentar la libertad de expresión, el diálogo y la democracia?

El obispo, leemos en la “Apostolorum successores” 8, “principio visible de unidad en su Iglesia, está llamado a edificar incesantemente la Iglesia particular en la comunión de todos sus miembros y de éstos con la Iglesia universal, vigilando para que los diversos dones y ministerios contribuyan a la común edificación de los creyentes y a la difusión del Evangelio. Como maestro de la fe, santificador y guía espiritual, el Obispo sabe que puede contar con una especial gracia de Dios, que le ha sido conferida en la ordenación episcopal. Tal gracia lo sostiene en su entrega por el Reino de Dios, para la salvación de los hombres, y también en su empeño por construir la historia con la fuerza del Evangelio, dando sentido al camino del hombre en el tiempo”.

Leer más... »