28.07.15

¿Cómo es posible que haya que explicar algo así?

En San Fernando (Cádiz, España) se va a celebrar un bautizo de un nene pequeño. Hasta ahí, todo normal. Pero la normalidad, desde el punto de vista de la fe católica, desaparece cuando se pretende que el padrino del niño sea una persona que nació mujer, y como mujer fue bautizada por la Iglesia, aunque ahora sea legalmente hombre. Es más, en su partida de bautismo figura sin lugar a dudas un nombre femenino.

El mero sentido común indicaría que no se puede ser padrino de un bautizo católico en tales circunstancias. Pero llevamos un tiempo en el que el sentido común está ausente. 

Independientemente de las leyes civiles, la Iglesia tiene sus propias leyes para gobernarse internamente. Si el Estado quiere conceder el cambio de sexo a quien lo pide, allá él. Pero para la Iglesia de Cristo, quien nace varón será varón por el resto de su vida y quien nace mujer, idem. No se trata de no acoger a tales personas. Se trata de no ir contra la naturaleza que Dios les ha dado, tal y como lo entiende la Iglesia. Se les acoge desde la verdad, no desde el engaño, por muy legal que sea dicho engaño.

Porque supongamos que se accediera a que esa persona fuera padrino de ese bautizo. ¿Qué sería lo siguiente? ¿permitir que se casara sacramentalmente?

Leer más... »

27.07.15

Los milagros estorban a quienes profesan una fe falsa

Los milagros estorban a quienes quieren hacer del cristianismo un humanismo buenista donde el hombre tiene capacidad natural de obrar bien y lo sobrenatural pasa a ser considerado como algo mítico, un simple adorno literario.

Por ejemplo, por más que se empeñen, la clave de la lectura del evangelio de ayer no es solo que debamos compartir con los necesitados el pan y los peces que nos sobran -lo cual es obvio para cualquier cristiano-, sino que Dios saca comida para alimentar a una muchedumbre de donde solo había cinco panes y dos peces.

Pretender una lectura meramente sociológica/asistencial de ese pasaje del evangelio, negando su consideración milagrosa, es como pretender que el maná que recibió Israel durante su peregrinaje por el desierto eran las sobras que les llegaban de Egipto o del otro lado del Jordán.

No era magia. Era designio sobrenatural de Dios. Y Dios no es un mago, no es un ilusionista. Es quien de la nada crea todo lo que existe en el universo.

Muchos son los que dicen que una fe que necesita de milagros para existir, en realidad no es fe. Sin duda la fe es un don de Dios que no requiere de la contemplación de sucesos sobrenaturales, pero tan cierto es eso como que no existe fe cristiana que no acepte la realidad de esos sucesos. En otras palabras, tan verdad es esto:

Jesús le dijo: «¿Porque me has visto has creído? Bienaventurados los que crean sin haber visto».

Jn 20,29

Como esto:

Jesús le dijo: «Si no veis signos y prodigios, no creéis».

Jn 4,48

Y esto:

Israelitas, escuchad estas palabras: a Jesús el Nazareno, varón acreditado por Dios ante vosotros con los milagros, prodigios y signos que Dios realizó por medio de él, como vosotros mismos sabéis…

Hch 2,22

Creemos sin ver y creemos porque vemos. Pero quien no cree, ni aunque vea creerá, a menos que el Señor obre en su corazón el mayor de los milagros, que es el de la conversión.

Leer más... »

26.07.15

La gran farsa ha de acabar

Sí, es la gran farsa. Consiste en la idea de que pueden permanecer en un mismo cuerpo eclesial personas que profesan una fe radicalmente distinta. Consiste en la idea de que la verdad y la mentira pueden ir de la mano. Consiste en la idea de que se puede ser católico y pensar como un protestante liberal, un budista o un sintoísta.

Cualquier católico digno de dicha condición entiende que el artículo que el sacerdote Pablo D´Ors publicó en Vida Nueva (más bien Herejía de Siempre), es radicalmente incompatible con la fe que profesa. Es más, no hay asomo de catolicismo en las palabras de ese presbítero madrileño y, en no pocos aspectos, tampoco lo hay de otro tipo de cristianismo no católico.

Tanto Mons. Munilla como Mons. Rico Pavés se han encargado de recordar que las tesis de D´Ors no tienen encaje en la Iglesia. Y sin embargo, y aquí está el escándalo y la farsa, estamos ante un sacerdote que fue nombrado recientemente consultor del Pontifico Consejo para la Cultura, que preside el cardenal Ravasi. Hace años un español que trabajaba en el Vaticano me dijo que se le conocía como el último bultmaniano de la curia. Me temo que ya no está solo.

No hace falta ser obispo ni haber estudiado en la Gregoriana para entender que no puede ser catolico, y mucho menos sacerdote, si se piensa esto:

Y eso de reservar la eucaristía en un sagrario, ¿a qué viene?

La pregunta es a qué viene que Pablo D´Ors pueda consagrar, siendo que no cree ni por un casual en la doctrina sacramental de la Iglesia.

Otro ejemplo de la gran farsa es la presencia en órdenes religiosas de personajes que se chotean del carisma de sus fundadores y que pisotean su condición de personas consagradas. Sinceramente, ¿alguien puede explicarnos qué hace Sor Lucía Caram en la misma orden que Sor María Pilar Cano? La primera tiene de monja dominica lo que yo de lama tibetano. Y la segunda se encarga de recordarlo con palabras claras, contundentes:

En este sentido he tenido con dolor que escuchar de ti y ver actitudes en ti que desdicen de una persona, y más de una religiosa, ya que dividimos a los hermanos en lugar de dar ejemplo de integración y de acogida.

Termino con un último consejo desde mi experiencia de ser una hermana de tu Orden: Nuestra misión y vocación necesita espacios de relación comunitaria y con Dios, cuidando las relaciones fraternas con las demás hermanas, la comunión con todas. Si dices al mundo que monja de clausura, no. Monja de silencio, no…de obediencia, no ¿qué es lo que queda de consagrada?

La cosa empeora, y mucho, cuando vemos que hay cardenales y obispos participando en un sínodo con la intención de cargarse la fe de la Iglesia y el mandato de Cristo sobre el sacramento del matrimonio. Sí, ciertamente hay otros dispuestos a no ceder, pero, ¿cómo pueden unos y otros formar parte de la misma Iglesia? ¿qué tipo de engaño quieren colarnos? ¿acaso el catolicismo es una copia barata del anglicanismo, donde lo mismo da pensar una cosa que la contraria en doctrinas fundamentales?

Leer más... »

25.07.15

A la Iglesia en España le ha venido bien el regreso del cardenal Cañizares

Aunque se dice que su deseo habría sido ser el arzobispo de Madrid, la verdad es que el regreso del cardenal Cañizares a España, y más concretamente a su tierra natal, Valencia, le ha venido la mar de bien a la Iglesia en este país. Hemos recuperado a un cardenal con ganas de decir las cosas claras, como ya acostumbraba a decirlas en su tiempo como vicepresidente de la Conferencia Episcopal, en tiempos del primer trienio presidencial del cardenal Blázquez. Por entonces, el purpurado valenciano era arzobispo de Toledo y Primado de España. Hoy, y sin desmerecer para nada al bueno de don Braulio, actual primado, el arzobispo de Valencia parece querer ejercer un primado eclesial a la hora de ejercer la labor profética de advertir de la deriva a la que se enfrenta esta nación.

Por decirlo de otra manera, aunque sus años al servicio de dos Papas en la Curia fueron bastante correctos, parece claro que podía servir más y mejor a la Iglesia en este pais que allá en Roma, donde por otra parte ha ocupado su cargo al frente de Culto Divino el magnífico cardenal Sarah, que es sin duda uno de los mejores nombramientos de este pontificado.

El cardenal Cañizares acaba de publicar una carta pastoral en la que, tomando como base un texto del profeta Jeremías, hace una descripción bastante acorde con la realidad de lo que ocurre en España. Aunque muchos se fijan más en su defensa de la unidad de la patria y del peligro de los secesionismos -concretamente el catalán-, el texto aborda otros temas como la crisis económica, que por más que digan que se va sigue siendo la pesadilla diaria de multitud de familias, el aborto, gran indignidad del actual gobierno, y la familia, cuya verdadera naturaleza no puede ser abrogada por leyes inicuas.

Leer más... »

19.07.15

De cómo aprovechar un viaje a Plutón para arremeter contra la fe

Antonio Ruiz de Elvira es Catedrático de Física Aplicada de la Universidad de Alcalá de Henares. Y en calidad de tal ha escrito un artículo para el diario El Mundo titulado “¿Por qué puede una nave viajar 5.000 millones kilómetros hasta Plutón?”.

La primera parte del artículo está dedicada a explicar la mecánica de los vuelos de las sondas espaciales que el hombre lleva enviando a diversos planetas desde hace décadas. En el fondo no deja de ser una serie de cálculos matemáticos bien sencillos que tienen en cuenta la fuerza gravitatoria de los planetas, que sirve de impulso para dichas naves, que así no necesitan grandes cantidades de combustible para ir de acá para allá.

Todo iba bien hasta que el catedrático, en vista de que no tenía más que contarnos acerca de su especialidad, se pone en plan “existencialista”:

El ser humano quiere explorar, o al menos algunos seres humanos queremos explorar mientras que la gran mayoría prefiere quedarse en sus casas (cuevas, rocas, tiendas de campaña…) sin moverse, esperando que otros hagan la labor (en general, esa mayoría lo que quiere es que le den todas las cosas hechas, para vivir como vegetales sin iniciativa). Menos mal que esos algunos seres humanos han querido explorar. La alternativa habría sido quedarnos viviendo como los monos en las sabanas africanas.

Me pregunto cuántas veces en su vida habrá salido el señor Ruiz de Elvira a explorar la sabana africana, el polo norte, la patagonia chilena o la tundra siberiana. No parece que haya figurado entre los hombres que han puesto su pie en la luna, ni que haya pilotado desde un buque uno de esos submarinos que se adentran en las grandes fosas marinas.

Leer más... »