¡Feliz Navidad!

Navidad es ternura, pero también es sorpresa, emoción y eternidad. Conceptos bien representados por los acontecimientos que nos han tocado vivir en 2013, desde este mirador mundial que se llama Vaticano. Saludo con afecto a todos los seguidores, a quienes han vibrado y reflexionado con las líneas que en este espacio hemos compartido. Sin ustedes nada seríamos. Y no se trata de un lugar común, porque un periodista es porque existe el medio y el interlocutor. Es la magia de la comunicación. Para saludarles hago mías algunas frases de la homilía del Papa Francisco en su primera Misa de Gallo, celebrada la noche de este 24 de diciembre en la Basílica de San Pedro. ¡Felicidades!

“La gracia que ha aparecido en el mundo es Jesús, nacido de María Virgen, Dios y hombre verdadero. Ha venido a nuestra historia, ha compartido nuestro camino. Ha venido para librarnos de las tinieblas y darnos la luz. En Él ha aparecido la gracia, la misericordia, la ternura del Padre: Jesús es el Amor hecho carne. No es solamente un maestro de sabiduría, no es un ideal al que tendemos y del que nos sabemos por fuerza distantes, es el sentido de la vida y de la historia que ha puesto su tienda entre nosotros.

“Los pastores fueron los primeros que vieron esta “tienda", que recibieron el anuncio del nacimiento de Jesús. Fueron los primeros porque eran de los últimos, de los marginados. Y fueron los primeros porque estaban en vela aquella noche, guardando su rebaño. Es condición del peregrino velar, y ellos estaban en vela. Con ellos nos quedamos ante el Niño, nos quedamos en silencio. Con ellos damos gracias al Señor por habernos dado a Jesús, y con ellos, desde dentro de nuestro corazón, alabamos su fidelidad: Te bendecimos, Señor, Dios Altísimo, que te has despojado de tu rango por nosotros. Tú eres inmenso, y te has hecho pequeño; eres rico, y te has hecho pobre; eres omnipotente, y te has hecho débil.

“Que en esta Noche compartamos la alegría del Evangelio: Dios nos ama, nos ama tanto que nos ha dado a su Hijo como nuestro hermano, como luz para nuestras tinieblas. El Señor nos dice una vez más: “No teman” (Lc 2,10). Como dijeron los ángeles a los pastores: “No teman". Y también yo les repito a todos: “No teman". Nuestro Padre tiene paciencia con nosotros, nos ama, nos da a Jesús como guía en el camino a la tierra prometida. Él es la luz que disipa las tinieblas. Él es la misericordia. Nuestro Padre nos perdona siempre. Y Él es nuestra paz".

Los comentarios están cerrados para esta publicación.