« Benedicto XVI y las promesas vacías de los políticosLa tristeza de Benedicto XVI »

1.06.12

Receta anticrisis: la familia (heterosexual)

A las 12:33 AM, por Andrés Beltramo
Categorías : El Vaticano

La familia no es sólo la célula básica de la sociedad. Es también la única institución capaz de desarrollar los recursos intangibles clave para afrontar la crisis actual. De eso está convencido el cardenal Ennio Antonelli, presidente del Pontificio Consejo para la Familia del Vaticano. Y se refiere al grupo social formado por un matrimonio entre hombre y mujer, junto con los hijos. Es importante aclarar, en estos tiempos donde cualquier cosa se pretende hacer pasar como “familia”.

El planteamiento es interesante, porque no está relacionado directamente con los valores religiosos. Según el purpurado la familia es mucho más que una simple unión de voluntades, bajo un mismo techo. Se trata de un agente vivo con capacidad de reacción ante las circunstancias adversas del entorno. No únicamente económicas. Porque la crisis actual es más que financiera. Es, en realidad, producto de una degradación de la humanidad, en muchos de sus integrantes. Por eso, para cambiar las cosas, las recetas técnicas no bastan. Se necesita un cambio profundo de actitud.

En entrevista el cardenal Antonelli dio algunas útiles claves de interpretación, muy pertinentes ahora que se celebra el Encuentro Mundial de las Familias en Milán, ciudad a donde llegará este viernes por la tarde el Papa Benedicto XVI.

El VII Encuentro Mundial de las Familias de Milán se dedicará al tema de la fiesta y el trabajo. ¿Qué significado tiene esto en un tiempo de crisis económica mundial?

En primer lugar, el Encuentro Mundial de las Familias tiene un valor en sí mismo. Se trata de una gran fiesta en la que las familias de muchos países se conocen, hacen amistad, se intercambian experiencias y el pueblo de Dios, reunido en torno al Papa, celebra su unidad y universalidad. El tema “La familia: el trabajo y la fiesta” dará la máxima visibilidad a estas dimensiones esenciales de la existencia humana, dones de Dios para vivir de modo equilibrado y armonioso, superando los desequilibrio y las desviaciones.

Para salir de la crisis actual se necesita ciertamente: ahorrar recursos, inversiones bien dirigidas, la innovación, una mayor productividad y formación profesional. Es necesario, sobre todo, un incremento de las virtudes sociales y en esto la familia puede dar una contribución decisivo cuidando la calidad de las relaciones en su interior y al exterior de ella, intensificando su compromiso educativo con respecto a los hijos. Además las familias pueden asumir un estilo de vida que corresponda mejor a la situación actual y a las exigencias del bien común en el momento presente, por ejemplo estableciendo una escala de las prioridades en los gastos y regulando seriamente el uso del tiempo, armonizando el trabajo doméstico con el trabajo productivo externo.

¿Cuáles son las principales insidias que sufre la institución familiar en la actualidad?

La cultura dominante, que tiene el poder sobre los medios, en la política y en la economía, propone un modelo de vida individualista y consumista. Se busca la afirmación de sí, aún sin los otros e incluso contra los otros; relaciones utilitaristas y contractuales tanto en el mercado como en las relaciones interpersonales. La búsqueda del placer y de la utilidad inmediata; el consumo de cosas, emociones, sensaciones, experiencias, sin un proyecto y una orientación fundamental. La conclusión lógica de este modo de vivir es la soledad, la angustia del vacío.

En cambio, el matrimonio y la familia, a pesar de comportar dificultades y sacrificios, dan significado y valor a la vida. Recuerdo a mi abuelo materno, muerto con 94 años, que se consideraba afortunado y feliz sobre todo por haber tenido una familia unida y numerosa (ocho hijos). También actualmente, según los datos sociológicos disponibles, la mayoría de las personas que se consideran satisfechas de la vida son porcentualmente mucho más las casadas que quienes viven como solteros o los separados.

¿Cuánta incidencia tiene la imposibilidad de los padres de conjugar las actividades familiares con los compromisos laborales en el aumento del número de fracasos de los matrimonios?

El trabajo es un aspecto necesario para la familia. En Milán seguramente se pondrá de relieve la interdependencia entre familia y trabajo. El trabajo es necesario para formar y mantener la familia, para favorecer la procreación y la educación de los hijos, por ejemplo. Pero la familia dona también al trabajo y al mercado los nuevos trabajadores y el capital constituido por importantes virtudes sociales, como el respeto de las personas, la confianza, la responsabilidad, la solidaridad, la disponibilidad para colaborar, el gusto por el trabajo bien hecho, la disposición al ahorro, etc.

No obstante el trabajo no constituye el aspecto específico de la familia. La estructura esencial de las familias está constituido por las relaciones horizontales y simétricas entre los dos sexos, hombre y mujer, y de la relación vertical entre las generaciones, padres e hijos. Relaciones no sólo afectivas, sino también de respeto, de servicio, de dedicación al verdadero bien de los demás, aún con sacrificios; el compartir la vida en todas sus dimensiones.

La política y las empresas deberían hacer lo posible para armonizar los tiempos y las exigencias del trabajo, con los tiempos y exigencias de la vida familiar. Por ejemplo, para conciliar la profesión y la maternidad, con respecto a las mujeres; para favorecer una recuperación de la natalidad y prevenir el envejecimiento total de la población. Los esposos, por su parte deberían tomar decisiones de común acuerdo con respecto al trabajo profesional y distribuirse equitativamente el trabajo doméstico.

Pero en diversas ocasiones se habla, más en general, de la “crisis de la familia”, ¿cuáles son las características de esta crisis?

La familia aparece en crisis sobre todo en Europa, América del Norte y Australia. Algunas señales de esta crisis son: el descenso de los matrimonios, el aumento de los divorcios, de las convivencias, de los “singles” (solteros) por elección, la caída dramática de la natalidad, la insuficiencia educativa; el malestar y las desviaciones juveniles. La familia parece más sólida en Asia, al menos entre las poblaciones cristianas.

Sin embargo, un motivo de esperanza es que en todas las regiones del mundo, según las investigaciones sociológicas, la gente pone a la familia en la parte más alta de la escala de sus aspiraciones y valores. Esto incluso entre los jóvenes. Además en todas partes existen minorías de familias bellísimas, más conscientes que en el pasado, más motivadas y generosas, unidas, abiertas y gozosas, familias que son de verdad ejemplares. Asistimos a un nuevo protagonismo de las familias: redes de solidaridad, asociaciones, movimientos, tanto en el ámbito eclesial como en el civil.

¿Qué cosa puede hacer la Iglesia para ayudar a las familias a superar estás dificultades?

La Iglesia ante todo, acompaña a las familias en los diferentes momentos de su vida. Especialmente sosteniéndolas en su empeño cristiano, en la vida de oración, en la vida comunitaria, en la educación en la fe. La Iglesia desarrolla una importante labor educativa de los miembros de la familia, tanto de las personas individualmente como en familia.

La vida eclesial puede además hacer surgir, como de hecho ocurre en muchas partes, importantes redes de solidaridad y de amistad, favoreciendo la reconstrucción del tejido social. Igualmente las familias cristianas en muchas partes dan vida a asociaciones de empeño civil que colaboran junto con muchas otras personas de buena voluntad en diversas iniciativas de solidaridad, educativas, de promoción de la familia en la vida política, legislativa, económica y cultural. Naturalmente este empeño de la Iglesia con la familia, ayuda a superar las dificultades de todas las familias, católicas –comprometidas con su fe o desafortunadamente lejanas de ella- y no católicas.

¿Qué respuestas concretas espera la sección del Vaticano a su cargo que surjan del Encuentro Mundial de las Familias?

Me parece que hoy, más que nunca se hace necesario reflexionar sobre la familia, el trabajo y la fiesta. Para salir de la crisis, por ejemplo, todos se dan cuenta, como he señalado antes que es necesario de una parte la innovación, las inversiones y una mayor productividad y de otra parte un equilibrado recambio generacional y, por tanto, una tasa de natalidad más elevada y una mejor educación.

Las investigaciones sociológicas demuestran que son precisamente las familias sanas quienes aseguran el ahorro, la responsabilidad y eficiencia, procreación generosa y compromiso educativo. Por todo esto es interés de la sociedad sostener a las familias, ofrecerles oportunidades de trabajo, conciliar los tiempos de la empresa con los tiempos de la familia, conciliar maternidad y profesión, ayudar a las familias numerosas. Las investigaciones muestran que para la felicidad de las personas y el bienestar de la sociedad, la salud, la familia y la cualidad de las relaciones cuentan más que el rédito. Es necesario recuperar, por tanto, el sentido de la fiesta, para que no sea sólo tiempo de evasión y dispersión, sino sobre todo tiempo de concentración en los valores esenciales: Dios, la familia, la comunidad, la amistad, la cultura, la solidaridad. Especialmente es necesario preservar el domingo de la invasión del mercado.

La fecundidad del Encuentro dependerá de modo relevante de la reflexión que seguirá en los diversos ambientes eclesiales, culturales, sociales, políticos, dando mucha atención al intercambio de experiencias y a la recogida de datos sociológicos, como se hará en Milán, de manera que se desarrollen métodos de empeño más eficaces.

4 comentarios

Comentario de Liliana
La crisis es tan generalizada, que debemos comenzar por nuestra propia casa o institución, reconociendo lo que no este bien, porque el mundo se ha convertido en un gran chiquero, lo malo es no reconocer, que vivimos hundidos en el pecado, muchas veces empujados por la ignorancia, la decidía, de todo aquel que no dice ni hace lo que tiene que hacer, desde el lugar que le corresponde, para ayudar a salir del pozo en el que hemos caído,
Cuando reconocemos las faltas, se la entregamos a Dios, no hay dudas que el las perdonara y la humanidad comenzara a cambiar, a salir de la oscuridad, y con luz natural y amor sobrenatural se podrá reconstruir la Familia, el hogar, para las nuevas generaciones.
Ojala en este encuentro se encuentre el Camino del Perdón.
.

01/06/12 6:22 PM
¿Familia heterosexual?

Que raro, yo creía que solo existía una familia, LA FAMILIA. Ahora resulta que los homosexuales no forman parte de LA FAMILIA.

Dígame quién es usted para decir quién pertenece a una familia y quién no. La familia es algo sentimental, de afecto entre personas, usted no tiene ningún derecho a decir qué es una familia y qué no.

Familias:

Los padres, los abuelos, los tíos, los hermanos, los sobrinos... eso es una familia, ¿acaso los homosexuales no tienen derecho a pertenecer a esa familia?
¿cómo se atreve usted a decir que los homosexuales no forman parte de la familia?

Una familia también es una abuela que cuida de su nieto.
Un tío que cuida de su sobrino, es una familia.
Una madre soltera o viuda que cuida de su hijo, es una familia.
Una pareja heterosexual u homosexual que viven juntos o están casados pero no tienen hijos, es una familia.
Una pareja homosexual o heterosexual que tienen hijos y están casados, es una familia.
Un padre que cuida de su hijo, es una familia.

Todo eso es una familia
02/06/12 11:40 AM
Bendito sea todo el que lucha por hacer un cambio en esta sociedad. tenemos que mantener la posicion 1 de LA FAMILIA, la célula de la sociedad, seguir con la ayuda de Dios el ejemplo que Él mismo nos da, el modelo pleno de amor familiar al presentarnos a Jesús, María y José, La Sagrada Familia.
02/06/12 10:22 PM
Comentario de rastri
Receta anticrisis: la familia (heterosexual)
__________________

-Pues mira lo que a propósito de la familia heterosexual, se entiende, dice el Evangelio. Que de las otras hoy día llamadas homosexuales, para no contaminarse, ni mencinarlas.


-"Porque en adelante estarán en una casa cinco divididos, tres contra dos y dos contra tres; se dividirán el padre contra el hijo, y el hijo contra el padre, y la madre contra la hija, y la hija contra la madre, la suegra contra la nuera, y la nuera contra la nuera" Lc.12-52-53

-Se entiende esta división sí: Siempre y cuando aceptemos que esta familia, desde ayer hasta hoy, es causa de una vieja y continuada promiscuidad sexual babilónica; De entre unos que fueron y son familia de "gentiles -la quinta- y otros que no lo son -la sexta-". Para quien pueda comprender.

-Célula de un reino en sociedad como se dice. Y aquí así como este reino en continua divergencia tarde o temprano está llamado a autodestruye. Ésta, la familia hoy día, en su constatada desintegración, nos anuncia el gran final del susodicho reino.

03/06/12 10:31 AM

Dejar un comentario


Tu dirección email NO será mostrada en este sitio.
(Los saltos de línea se conviertan a <br />)
(Nombre, email y página web)
  • No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.
  • Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Andrés Beltramo Álvarez

Andrés Beltramo

Soy periodista y corresponsal extranjero. Categoría 1979. Nací en Argentina, me formé profesionalmente en México y ahora vivo en Italia. Amo contar historias –no tanto como amo a la mujer de mi vida, Lali– desde los 16 años cuando tomé por primera vez un micrófono.
Actualmente, como corresponsal acreditado en Roma, cubro las actividades del Vaticano en la era del primer Papa argentino, cuyo impacto se mueve entre lo local y lo global… lo sacro y lo profano.

Puedes ponerte en contacto conmigo en andresbeltramo@hotmail.com. O bien puedes seguir mi actividad en o en .



Quiero lío. Francisco, un año de papado. Secretos del mito.- ¡Quiero lío! Francisco: un año de papado. Secretos del mito.- ¿Cómo pudo un cardenal de 76 años, pronto al retiro, convertirse en uno de los líderes mundiales con mayor autoridad moral en apenas unos meses? ¿Hasta dónde llegará la voluntad reformadora de este hombre catapultado a Roma “desde el fin del mundo” por voluntad de un puñado de cardenales? ¿Realmente todo en él es casual, espontáneo, o existe un diseño tácito y desconocido? ¿Es acaso el Papa de la ruptura y del “progresismo eclesial” o en realidad se trata de un “conservador”, objetivo ideal de sus detractores en Argentina?
Publicado por Hyspamerica y R.P. Centro Editor de Cultura, este libro desgrana las claves para comprender los secretos del hombre detrás del mito.



Credo. Retrato interior del cardenal Juan Sandoval Iñiguez.- Líder religioso indiscutido, polémico personaje y obispo de báculo firme, el cardenal Juan Sandoval Iñiguez repasa su vida en sus respuestas a más de 270 preguntas en las cuales traza un balance de su vida, advierte la existencia de una “leyenda negra” en su contra, identifica a sus enemigos y reconoce, con sorprendente sinceridad, sus errores.
Publicado por el grupo Divulgación Editorial, se trata del más completo “retrato íntimo” de quien, durante años, ostentó el poder en primera persona y hoy, alejado de los reflectores, realiza un examen de conciencia en voz alta. Porque, en el fondo, este libro es el “credo” de un sacerdote, su afirmación de las razones para seguir creyendo.



De Benedicto a Francisco, los 30 días que cambiaron la Iglesia.- La renuncia y la elección. La llegada de Francisco al pontificado no se comprende sin un profundo análisis de las razones que originaron el primer periodo de Sede vacante en la Iglesia con un Papa emérito.
Publicado por Editorial Planeta, ha sido escrito por dos periodistas desde tribunas diferentes: Andrés Beltramo Álvarez, corresponsal internacional acreditado en la sala de prensa del Vaticano y César Mauricio Velásquez, diplomático, ex embajador ante la Santa Sede. Constituye una vivencia directa del pontificado de Benedicto XVI, el Papa de las grandes decisiones, y de los asombrosos hechos que terminaron con la “fumata” blanca y la posterior aparición, ante el mundo, del primer Papa latinoamericano.



Quiénes somos | Contacta con nosotros | Política de Cookies | Aviso Legal y Condiciones de Uso