« Argentina: arde el nacimiento y los obispos guardan silencioEl día que cambió la historia »

27.12.11

¿La “rehabilitación” de José María Morelos?

A las 10:13 PM, por Andrés Beltramo
Categorías : Iglesia en América, Iglesia en Europa

José María Morelos y Pavón es un prócer de México, un personaje de luces y sombras. Sacerdote católico, se convirtió en uno de los líderes del movimiento que condujo a la independencia de su país. Como insurgente fue censurado por la jerarquía eclesiástica, excomulgado, procesado por el tribunal de la Inquisición y fusilado. El pasado 12 de diciembre algunas de sus palabras fueron citadas en la Basílica de San Pedro del Vaticano. Un gesto inédito. ¿Una “rehabilitación?

Ese día, en la festividad de la Virgen de Guadalupe, Benedicto XVI presidió una misa en honor a esa aparición mariana y en recuerdo del bicentenario de la emancipación de las naciones latinoamericanas. Una celebración que hizo historia por su gran carga simbólica. Por primera vez las banderas de los países de esa región desfilaron en la cuna de la cristiandad, donde sonaron las melodías sacras de la “misa criolla” de Ariel Ramírez.

El Papa quedó encantado, lo atestiguó uno de sus cercanos colaboradores. El ambiente festivo de aquel día no estaba descontado, porque la celebración estuvo precedida de algunas polémicas no sólo en la Curia Romana sino también en España y América.

Cuando se anunció el deseo de Joseph Ratzinger de recordar las independencias latinoamericanas los disensos no se hicieron esperar. Para algunos el pontífice pretendía ensalzar a una parva de herejes y masones que hicieron una revolución contra la Santa Madre Iglesia, para otros la ceremonia buscaba convertirse en un insulto a la vocación histórica de España. Finalmente nada de eso ocurrió.

Por desgracia pervive todavía, a ambas partes del Océano Atlántico, un inútil maniqueísmo historicista. En realidad se trata de dos maniqueísmos, según sean las visiones con las cuales se pretenden realizar lecturas extremistas del proceso de conquista y evangelización del Continente Americano, a saber “hispanista” e “indigenista”.

América Latina hoy no se puede comprender sin los pueblos precolombinos, sin los viajes de Cristóbal Colón, las gestas de Hernán Cortés y Francisco Pizarro. Tampoco es posible concebir esa tierra de claroscuros demonizando las independencias de sus naciones y censurando a quienes las provocaron. Pero, sobre todo, no pueden desligarse sus pueblos de la fe cristiana sembrada primero por la” Madre Patria” y germinada después gracias, en parte, al episodio guadalupano.

En este contexto se debe comprender por qué -en los momentos previos a la misa del 12 de diciembre- el presidente de la Pontificia Comisión para América Latina, Guzmán Carriquiry, dio lectura a algunas citas de personajes emblemáticos: entre ellos Simón Bolivar y José María Morelos.

Morelos no destacó en su tiempo por su fama de santidad. No fue esa la razón por la cual sus palabras se leyeron en San Pedro. Más bien se debió al reconocimiento de un hecho innegable: muchos sacerdotes y católicos de gran fe lucharon por la independencia. Una comisión establecida por la arquidiócesis de México llegó a contabilizar al menos unos 120 curas entre los insurgentes pero no sólo, también identificó 20 presbíteros que combatieron con los realistas.

El tema ha sido bien documentado por la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) en el texto: “Conmemorar Nuestra Historia desde la Fe, para Comprometernos Hoy con Nuestra Patria” (leer completo aquí). Abajo compartimos algunos extractos donde queda claro que las independencias latinoamericanas no se hicieron contra la Iglesia en sí misma, ni contra el Papa. Eso no justifica los crímenes cometidos por ambos bandos. Sólo sirve para reflexionar sobre un capítulo de la historia que vale la pena repensar. Una vez más.

CONMEMORAR NUESTRA HISTORIA
Carta pastoral de los obispos de México / 2010

Acusaciones contra José María Morelos

37. En cuanto a Morelos y otros, se les acusó de herejes por haber firmado la Constitución de Apatzingán, la cual previamente había sido condenada por contener supuestas herejías. Sin embargo, la prioritaria declaración del decreto constitucional sobre la religión católica, excluye esa interpretación. De manera particular la Inquisición dijo que el levantamiento estaba condenado por un Concilio Ecuménico, el de Constanza. Pero eso era un abuso interpretativo, pues el Concilio lo que condena es que el pueblo a su solo capricho, sin atender a ningún derecho, ni el natural, corrija a sus gobernantes; y por otra parte también condena el tiranicidio perpetrado por una autoridad meramente privada, no pública.

Finalmente, la ceremonia de degradación impuesta a Hidalgo, Morelos y otros sacerdotes insurgentes, no fue sino una formalidad para despojarlos del fuero eclesiástico y así poder ejecutarlos.

La excomunión de José María Morelos

38. José María Morelos e Ignacio López Rayón, principales caudillos continuadores de Hidalgo, se apartaron de tales crímenes. No obstante, el mismo Abad y Queipo los declaró nominalmente excomulgados, así como a otros insurgentes, porque supuestamente no reconocieron la potestad de los obispos, ya que independientemente nombraban vicarios generales que ejercían en territorio insurgente actos de jurisdicción eclesiástica y dispensaban impedimentos matrimoniales.

Sin embargo, los insurgentes también consideraban inválida tal excomunión pues, sin negar la potestad de los obispos, conforme a la doctrina moral y canónica, en las circunstancias de guerra, la Iglesia suple la jurisdicción. Morelos, en manos de sus verdugos, también se reconcilió sacramentalmente varias veces, y aún cuando tuviera por inválida aquella excomunión, le fue levantada.

Mezcla y confusión

39. Todo lo dicho nos lleva a reflexionar cómo lamentablemente un sector de la Iglesia hizo que sus intereses políticos privaran sobre otro sector de la misma Iglesia. El origen de esto se hallaba principalmente en la injerencia del Estado, o mejor dicho de la Corona española sobre la Iglesia, que usando y abusando del Patronato, se servía de él para mantener la sujeción y explotación de sus dominios de Ultramar. De ahí la mezcla y confusión de motivaciones políticas con religiosas. Por ello, los insurgentes buscaban una relación directa con la Santa Sede, así como el nombramiento de obispos nacionales. De esta misma manera debemos entender la eliminación de la Inquisición, planteada por José María Morelos, quien buscaba restituir al Papa y a los Obispos su autoridad para velar por la verdadera fe. La Iglesia reclama sin cesar la libertad como un derecho.

24 comentarios

Comentario de Javier López
Si quieren reivindicar a esa banda de traidores, masones, iluministas, renegados, títeres de Gran Bretaña, o Francia, o de los EE. UU., o de varios o todos a la vez, adelante.

Los resultados espirituales, morales y materiales de las independencias hispanoamericanas están a la vista. ¿Están orgullosos del resultado? ¡Pues que lo disfruten!
28/12/11 12:54 AM
Comentario de jose antonio
De verdad que no entiendo tu afan andres por leer en clave de "reivindicacion de morelos" la ceremonia y misa en la fiesta guadalupana.

Me parece sobredimensionado de tu parte y metiendote en un pantano q es materia de historiadores y no de periodistas.

No es dogma de fe, ni me parece el contenido central del mensaje de la iglesia con respecto a america latina.

Insistir con un tema que divide y donde no es tan clara una "rehabilitacion de m$orelos" sino solo el reconocimiento a la contribucion en las gestas de independencia...

No entiendo porq tanto afan con este tema...
28/12/11 4:13 AM
Comentario de alejandro nuñez
Si bien es cierto, que España nos trajo la religion catolica, algo muy loable, tambiene s cierto el trato que muchos españoles dieron durante varios siglos alos naturales de este pais quienes fueron y son los legitimos dueños de este territorio y que le fue arrebatado po la fuerza. Habria que pensar muy bien las cosas que sucedieron antes de externar una opinion un tanto delicada.
28/12/11 5:09 AM
Comentario de GUILLERMO A- NUÑEZ
Srs. de infocatolica, porque no publican mis comentarios, les pido una explicacion
28/12/11 5:11 AM
Ustedes los americanos celebran la fiesta de su independencia de España. Es legítimo, por lo tanto, que nosotros los españoles la celebremos también. Es decir, que agradezcamos a masones como Morelos, Bolivar o San Martín, el habernos librado de ustedes. Nos quitaron ungigantesco peso de encima, como se puede comprobar a la vista de los resultados. Lo que me sabe mal es que el Vaticano se meta en eso y que quieran unir a una advocación mariana universal, como es Guadalupe, a un hecho político. Demos gracias a Dios por habernos liberado de América y de los americanos, pero no lo hagamos en el día de la Madre común.
28/12/11 9:00 AM
Comentario de Gregory
Ha sido muy poco lo que se hablo en mi país sobre la misa en San Pedro, será porque es una misa más, sin embargo creo que el papa y varios de sus más cercanos colaboradores han pensado que es necesario unirise a estas celebraciones. Durante muchos años se nos hablo que la Iglesia estubo en contra de la independencia, se hablaba mucho de la enciclica Etsi Longuissimo de Pio VII donde se pedia el cese de los movimientos y la lealtad a España. Desde luego que existen tambien posiciones como las de Javier López. Pienso que la independencia se realizaria en algún momento, su significado es importante para estos pueblos que ven en ella el comienzo de un proyecto autóctono donde no han ni luces ni sombras.
28/12/11 2:02 PM
Comentario de Pedro L.
Aunque usted quiera defender los procesos independentistas americanos, sigue siendo curioso que casi todas las banderas y escudos nacionales americanos contengan símbolos masones. Y la mayoría de los caudillos fueron personajes siniestros, por ejemplo, O´Higgins, Carrera, San Martín, etc.

Y como dice Javier López, loes resultados están a la vista. A todo eso faltó sumar los innumerables estados que se crearon con las independencias, algo absolutamente irracional.
28/12/11 2:36 PM
Comentario de Andrés Beltramo
Javier López

No existen pruebas concretas de la filiación masónica ni de Morelos, ni de San Martín, ni de muchos otros líderes de las independencias de Latinoamérica. Todos los otros epítetos que usted profiere contra ellos son discutibles. Personalmente no defiendo todo lo que hicieron, como tampoco defiendo todo lo hecho por España pero tampoco lo condeno.

Opiniones como la suya demuestran justamente lo escrito en mi post, que existen maniqueísmos historicistas obsoletos y extremos aún vigentes, tanto de la parte hispana como de la parte americana. Esto no ayuda a observar la historia en su justa dimensión, que sería inmensamente más sano. Ojalá usted pueda hacerlo. Saludos.
28/12/11 2:56 PM
Comentario de Andrés Beltramo
Juan

Lo mismo, ni San Martín ni Bolivar fueron masones. Menos Morelos. Quizás deberíamos comprender la señal que la Santa Madre Iglesia y el sucesor de Pedro, el Papa, han enviado con esta misa. No es casual, es una invitación a transitar un nuevo camino en la vida de los países latinoamericanos y también de España. Saludos.
28/12/11 2:59 PM
Comentario de Andrés Beltramo
Pedro L.

No todas las banderas latinoamericanas tienen símbolos masónicos. Dos ejemplos concretos: los colores de la bandera mexicana significaban originalmente el rojo: unión(entre europeos y americanos), el verde: Independencia y el blanco: religión (la fe a la Iglesia Católica). Así plasmados por el ejército trigarante que consumó la independencia, con un acta cuyo primer renglón está dedicado directamente a Dios.

Por otra parte los colores de la bandera de Argentina, sobre todo el celeste, fueron elegidos por Manuel Belgrano quien la diseñó en inspiración al manto de la Inmaculada Concepción de la Virgen, también en coincidencia con la Orden Carlos III de la Casa de Borbón.

Asimismo resulta bastante discutible la calificación de "irracional" al número de Estados formados tras la independencia, la mayoría de los actuales países latinoamericanos son todos mucho más grandes que España. Es más, costó bastante a los caudillos regionales ponerse de acuerdo para formar las diversas naciones, pero lo hicieron (no sin problemas). Aún así, ¿cómo puede eso justificar la censura de un proceso histórico que ocurrió 200 años atrás? Perdón, pero no le veo relación. Saludos.
28/12/11 3:10 PM
Comentario de Andrés Beltramo
Estimado Toño

Tal vez he sido malinterpretado, pero en ningún momento he afirmado que la misa del 12 de diciembre fuese una expresa "reivindicación de Morelos". Es más, en este post sólo dejo ese tema como una pregunta, ¿fue una rehabilitación? Eso me sirve como punto de partida para escribir sobre un asunto importante desde el punto de vista histórico.

La situación en torno a Morelos, como también a Hidalgo y los otros líderes insurgentes no es un "pantano", pensadores con buena autoridad moral han ya escrito y una comisión de la Arquidiócesis de México se ha pronunciado al respecto. Si los historiadores y también el episcopado mexicano han abordado el tema ¿por qué los periodistas no podemos llevar estos asuntos a la palestra pública?

Al contrario, es importante debatir a fondo y con argumentos sobre este y otros episodios de la historia. Si esto sirve para sacarnos de la ignorancia y reflexionar, siempre mejor. Coincido contigo que no se trata de un dogma de fe ni tampoco es la principal preocupación de América Latina hoy. Pero ¿eso impide dedicar unas líneas a un asunto que creo que vale la pena desmenuzar? En eso exageras.

También coincido con tu afirmación según la cual se ha reconocido la contribución a las gestas de independencias de Morelos y Bolivar, y aunque no se trata de una rehabilitación (insisto que yo lo puse entre signos de interrogación), sí es un hecho que nos puede hacer pensar. En ese sentido va el post del blog. El abordaje tan nobles asuntos con seriedad nunca debería dividir, aunque las posiciones históricas puedan hacerlo, en cuyo caso sería mejor agarrársela con la historia y no con quien trata de encontrar la verdad sobre la misa. Saludos cordiales.

28/12/11 3:27 PM
Comentario de Tony de New Yor
Bendito sea DIOS por esos hombres que lucharon por la LIBERTAD e INDEPENDENCIA en los paises latinoamericanos.

Que obsesión mas enferma con los masones!


Yo pregunto:
A quién se le ocurre pensar que ser colonia es mejor que ser una nación independiente?
28/12/11 4:11 PM
Comentario de Norverto
Por que muchos en la Iglesia tienen tanta dureza y empecinamiento en no querer reivindicar a sus propios hombres. Porque en un momento dado algunos que ostentaban el poder los declararon herejes o condenados al ostracismo. Siempre el fanatismo exacerbado de dominio y manipulacion. Bien resalta tu Andres que la celebración estuvo precedida (imagino que quisiste decir y no presidida) de algunas polémicas no sólo en la Curia Romana sino también en España y América. En el fondo es lo mismo de siempre, seguir creyendo que no estamos a la altura de poder nosotros mismos conducirnos, sin por ello poner en peligro para nada la correcta y sana relación con toda la Iglesia Universal y con el Papa. Pienso que si no se avanza mas es por esas rémoras-retrancas de siempre apegadas a asuntos históricos. La verdad hay que dejarla surgir con todas su implicaciones. Por otro lado Andre, no comparto esto que dices: "Personalmente no defiendo todo lo que hicieron, como tampoco defiendo todo lo hecho por España pero tampoco lo condeno" Es decir, que Si hay cosas de defiendes... a ambas partes... Y hay cosas que no defiendes... pero que no condenas. Oye, imaginos que te vas al extremo de una falsa intención voluntarista de imparcialidad. Que por ejemplo en toda la Hispaniola (hoy RD y Haiti) se exterminaran a los indegenas en apenas 60 anos no hay que ser muy cuerdo para saber que es condenable. Bueno, recientemente se han cumplido 500 anos del Sermon de Montesino. Es importante Andres, entre las Banderas mirar la de mi Pais Rep. Dominicana. Echale un vistazo al Escudo. Ninguna como esta en cuanto a identificación con la fe en Dios de forma tan explícita.
28/12/11 4:21 PM
Comentario de Patricia
No se puede entender América y su historia sin entender el evento de Guadalupe. La aparición de la Virgen en tierras americanas fue un hito histórico que marcó la vida de todo el continente.
Sobre los procesos independentistas, muchos documentos nos cuentan que se iniciaron con la caída en desgracia de la monarquía española. Hay un libro, Año X de Hugo Wast que cuenta las distintas posiciones en el movimiento independendista argentino: Saavedra y Moreno, los dos figuras protagonistas del primer gobierno patrio. Moreno era un admirador de la Revoluciòn Francesa y de sus principios y Saavedra NO, estaba en contra de los jacobinos.
En todas las naciones, en distinto grado, estuvieron presentes estos pensamientos en su génesis y a lo largo de su historia.
Yo creo que la misa del bicentenario es un reconocimiento a estos pueblos americanos, evangelizados por nuestra Madre Patria, que crecieron bajo el amparo de Nuestra Madre de Guadalupe, con su población mestiza y crisol de razas.
28/12/11 5:49 PM
Comentario de Andrés Beltramo
Norverto

Gracias por la corrección, se me fue el dedo y puse presidida en lugar de precedida. Ya quedó saldado. Comparto mucho tu comentario y sólo agrego que lo mío no es un voluntarismo de imparcialidad, sino un intento por dar a cada cosa su valor. Por eso puse que no defendía ni condenaba absolutamente todo lo hecho por ambas partes. Porque no todo es condenable ni defendible. Por ejemplo, es absolutamente defendible y apoyable la fe que movió a muchos de los españoles que llegaron, como su noble deseo por mejorar la vida de los naturales de aquellas tierras. Pero hay que ser honestos al decir que no todos llegaron con esa misma intención y eso lo prueba el mismo sermón de Montesinos. Hubieron probados actos condenables en algunos de los conquistadores, indefendibles. Lo mismo pasa con los insurgentes. Son indefendibles los crímenes que propició el cura Hidalgo o el mismo Morelos y Pavón, pero son defendibles algunas de las ideas que los llevaron a leer los signos de los tiempos en una honesta búsqueda de libertad. Así es la historia, con sus luces y sus sombras. Justificar una posición sin moverse un ápice ni dejar espacio al juicio crítico es simplemente faccioso. Saludos.
28/12/11 6:11 PM
Comentario de Pepe Aldecoa
Ola! No hay duda de que querer hoy en dia regresar al siglo XVIII o al XIX seria cosa de "locos". Pero tampoco podemos creernos las historias que nos cuentan sobre las independencias de las naciones hispano-americanas. Si algo no fueron, hay que reconocerlo, y la verdad es lo fundamental, no fueron populares y de rechazo a España. Por ocasión del segundo Centenário de la mayoría de ellas, salieron publicadas en casi todas las naciones declaraciones oficiales de las Logias Masónicas mostrando el papel fundamental que habían tenido en la concretización de estas independencias. Y de eso no podemos tener la menor duda.
Los que tramaron y concretizaron los acontecimienos estaban mancomunados y nunca mostraban sus verdaderas intenciones. Y en la mayoria de las veces engañaron al pueblo de forma descarada.
En Argentina eso fue descaradamente puesto de manifiesto, pues se aprovecharon de la detención de Fernando VII por Napoleon y la imposición que este habia hecho de colocar a su hermano Pepe Botella en la corte de Madrid, para levantar la indignacion popular contra el invasor e independizarse a favor del rey depuesto. Y conseguido lo que querian, el resto fue "pan con queso".
Y el clero "progresista" de aquel entonces, lo que se llamaria hoy "izquierda catolica" o "teologos de la liberacion", estuvieron en cabeza de esos movimientos independientistas. En la ciudad de Tucuman, Argentina, se conservan hasta hoy las banderas realistas tomadas en pequeñas batallas, donde muchos de los jefes militares al servicio de la Corona estaban confabulados con las tropas independentistas, en una histórica iglesia católica perteneciente a una de las congregaciones autorizadas a predicar en America.
Las independencias deberian haberse dado de una forma natural, como en una familia cuando un hijo se casa forma su propia familia. Y todos tan amigos. Cuando los comunistas de 1936 mataron al ultimo descendiente de Colon, todos los gobiernos americanos pidieron que se salvase la vida de quien llevaba la misma sangre del descubridor.
Ahora soplan otros vientos, que no son muy católicos, por cierto. Pero tenemos que conservar la VERDAD historica y defender a la Iglesia Catolica que recibio el mandato de bautizar a todas las naciones que se habian apartado del cumplimiento de la Ley Natural colocada por Dios en la conciencia de cada hombre que nace.
28/12/11 6:17 PM
Comentario de Gregory
La historia de periodos como la conquista y la independencia tienen paginas hermosas de heroismo y sacrificio y paginas horrendas que no quisieramos saber que existieron pero es nuestra historia y debemos aprender de ello.
28/12/11 7:05 PM
Aunque aprecio mucho a España y a lo español, esos dolores por algo que pasó hace 200 años es insano. Que nada ayudan, porque ni cambiarán el pasado ni ayudan en el presente. Y si estorban y molestan.

Es como estar llorando todavía porque cayó el Imperio Romano, se perdieron las Guerras de Flandes, o porque murió Carlos V o Felipe II.

Que los países latinoamericanos están tranquilos con sus luces y sombras históricas, pues, sí.

Ni Morelos, ni San Martín, ni Bolívar (por cierto, Andrés, Bolívar lleva acento ; ) eran santos, pues, sí. Tampoco es un exabrupto. Como tampoco lo eran Morales, Rosete, Zuazola, Barreiros, Boves, Yañez, Puig ni Morillo. Alguno más carnicerillo que el otro.

Creo que uno de los prelados que mejor interpretó los signos de los tiempos fue el catalán Mons. Narciso Coll y Prats, último Arzobispo peninsular de Caracas. Viendo los acontecimientos, pidió prudencia y mantener a la Iglesia ajena a la disputa. Lo que le permitió mantenerla operativa en lo que se podía bajo los dos bandos.

Pero igual, dentro de la Iglesia la mayoría de los clérigos nativos al menos veían con agrado la Independencia. De hechos, dos sacerdotes la firmaron en Venezuela: Mons. Ramón Ignacio Mendez y Mons. José Vicente de Unda -descendiente de Montezuma-, que luego serían el primer Arzobispo de la Caracas independiente y primer Obispo de la Mérida independiente, respectivamente. Ambos aprobados por Roma, a mayor furia de Fernando VII.

28/12/11 8:25 PM
Comentario de Gregory
Muy cierto lo que dice Sergui el nombramiento de estos Sacerdotes como Obispos de Caracas y Merida respectivamente fue considerado como un reconocimiento implicito a los nuevos gobiernos, recordemos que en esos años imperaba el Patronato eclesiastico que establecia que los nombramientos episcopales eran potestad del rey de España, por lo que estos nombramientos se hicieron despues que el congreso de Colombia emitiera el decreto por el cual la Republica de Colombia )(recordemos que en ese en tiempo Colombia era Venezuela y Ecuador a parte de la misma Colombia)heredára el Patronato eclesiástico nos referimos al año 1824 Ramón Ignacio Medez fue nombrado Arzobispo de Caracas en 1827.
28/12/11 10:38 PM
Comentario de Esteban
No entiendo porque hay muchos integristas españoles que todavía siguen soñando con el Imperio español, parece que confunden religión con política. Si vamos a hablar de malos resultados, ahi esta la España en la que viven toda secularizada como resultado claro esta de la dictadura franquista, que por querer imponer la religión por decreto y por el matrimonio entre la Iglesia y el dictador, ocasionó que muerto este señor, el odio hacia la dictadura, se trasladase a la Iglesia católica. Y por eso tienen un país con un nivel de practica religiosa, inferior a cualquiera de los Estados latinoamericanos.
29/12/11 1:32 AM
Hola Pepe Aldecoa.

La verdad, desconozco en detalle cómo haya sido la Independencia de Argentina. La de Venezuela sí.

Planteas dos temas interesantes: el apoyo popular a la Independencia y el "progresismo" de los clérigos pro-independencia.

Con respecto a lo primero, sí y no. Me explico, al principio, el pueblo (o la base de la pirámide del sistema de castas que crearon los españoles) no era proclive a la Independencia. De hecho, de aquellos años tenemos cartas donde los mismos independentistas describen el trato que recibían como de 'apestados', a donde llegaban la gente simplemente huía.

Pero todo cambió por obra y gracia de oficiales españoles que confundieron América con Marruecos, y la feroz forma de hacer la guerra allí. Por donde pasaban dejaban una estela de atrocidades, como dejar a la entrada de los pueblos las cabezas de los que capturaban fritas en aceite en una estaca, o como llegó a hacer Boves, que en Villa de Cura metió a la población, que había aprovisionado a los independentistas, en la iglesia del pueblo y luego le prendió candela. O Zuazola que los que pudo capturar en Aragua de Maturín, sádicamente se divirtió con ellos, incluidos niños y embrazadas, al cortarles las planta de los pies y hacerlos pasar por brasas ardientes para luego rematarlos a machetazos y lanzarlos a una laguna. O Morillo que con su Ejercito de Pacificación de la Costa Firme se comportó más que como libertador como un ejercito de ocupación. Vale, como para que la gente se lo pensara dos veces.

Con respecto a los clérigos "progre" lo único progre sería que eran favorables a la independencia. Ramón Ignacio Mendez, de un carácter difícil, siempre defendió a la Iglesia y sus prerrogativas con pasión desbordada. Cuando Miranda en el Congreso de 1811 planteó la libertad de culto, se paró y le metió par de cachetadas. Y siendo Arzobispo, defendió los derechos de la Iglesia frente a Páez con igual ardor, al punto que le expulsaron. Por cierto, de él se conserva un bello texto donde explica a su presbiterio porqué la Iglesia se negaba a la libertad de culto, que me hizo mucho sentido cuando el Papa Benedicto XVI explicaba recientemente porqué la Iglesia del siglo XIX negaba dicho principio por el aparejamiento, para la época, con el relativismo.

29/12/11 5:26 AM
Comentario de Gregory
Pienso que un clerigo de aquella época al que podriamos comparar con los progres de hoy es a José Felix Blanco quien llego al grado de general del ejercito y dejo el sacerdocio para de dedicarse a al politica, aunque a finales de su vida regreso a la Iglesia y al sacerdocio.
29/12/11 5:25 PM
Comentario de Pepe Aldecoa
Dialogando con Sergi

Un Comentario no es un libro de Historia. El planteamiento que hacia en mi primer Comentario es más profundo, me parece. No discutimos la legitimidad de las independencias, conforme las circunstancias y la maduridad de las poblaciones. Me parece ridiculo acreditar en los argumentos que nos enseñaban en la escuela.
Quien conoce un poco mas a fondo lo acontecido, ve en el siglo XVI unas luchas ideologicas que habían comenzado en lo que se llama el "renacimiento", y que dieron en el "Marx" de la época, llamado Lutero, que fue religioso agustino católico. Por tanto, el mal habia germinado dentro de la propia Santa Iglesia.
El el actual Ecuador, parte del Vireynato de Perú, hubo movimientos independentistas de la Corona española desde el inicio y se mataban los Pizarros y los Almagros con la acusación de traidores.
Pero no tratamos de eso, intereses de dominio.
Al pasar los años, vemos en la propia España peleas a muerte entre los "enciclopedistas" y los católicos de siempre; las Cortes de Cádiz y los fieles a la España Católica.
Fue dentro de la Peninsula donde se formaron los futuros líderes de las independencias, y existía una "conspiracion" entre los líderes de ambos lados; en la apariencia luchaban y morían; en las bambalinas se abrazaban y festejaban el triunfo de su conspiración.
Los horrores que tu cuentas, son la prueba de que esos jefes "españolistas" procuraban "ganarse" el odio del pueblo que hasta los defendía; y al ver esas salvajadas, se pasaban al otro campo.
El hecho de que hoy se reconozca publicamente que las independencias fueron fruto de la Revolución Francesa es otra prueba de que no eran movimientos populares sino de elites intelectuales colocadas a la cabeza de ambos bandos, para en el momento decisivo dar la victoria a las ideas revolucionarias.
Quieres que te diga una cosa: para mi pobre entender, las barbaridades y estupideces cometidas por Zapatero y el PSOE en los últimos años, delante de la indignación creciente de la España "profunda", han sido mntadas para conseguir que ganase ese senhor Rajoy; pues es dificil imaginar que de otra manera pudiese ganar esa mediocridad. Y no va a hacer nada, a no ser ganarse la antipatia de la mayoría que le voto, y regresarán los socialistas con nuevos bríos y desmoralización de la derecha.
Pero ya hemos cambiado de tema.
Para terminar, los clérigos progresistas de la época de las independencias eran los "curas marxistas" de la época de hoy. Que con el pasar del tiempo se van quedando "conservadores" delante de los avances del mal, porque no acompañan el "proceso".
La diferencia con los días de hoy es que hace doscientos años todavía existía fe, hasta en los malos. Cosa que hoy, casi se ha perdido por completo.
Un abrazo, y espero que no te enfades.
30/12/11 5:29 PM
Comentario de Marcos
Excelente Post ¡¡Latinoamérica Siempre Fiel!!

23/07/12 9:14 PM

Dejar un comentario


Tu dirección email NO será mostrada en este sitio.
(Los saltos de línea se conviertan a <br />)
(Nombre, email y página web)
  • No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.
  • Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Andrés Beltramo Álvarez

Andrés Beltramo

Soy periodista y corresponsal extranjero. Categoría 1979. Nací en Argentina, me formé profesionalmente en México y ahora vivo en Italia. Amo contar historias –no tanto como amo a la mujer de mi vida, Lali– desde los 16 años cuando tomé por primera vez un micrófono.
Actualmente, como corresponsal acreditado en Roma, cubro las actividades del Vaticano en la era del primer Papa argentino, cuyo impacto se mueve entre lo local y lo global… lo sacro y lo profano.

Puedes ponerte en contacto conmigo en andresbeltramo@hotmail.com. O bien puedes seguir mi actividad en o en .



Quiero lío. Francisco, un año de papado. Secretos del mito.- ¡Quiero lío! Francisco: un año de papado. Secretos del mito.- ¿Cómo pudo un cardenal de 76 años, pronto al retiro, convertirse en uno de los líderes mundiales con mayor autoridad moral en apenas unos meses? ¿Hasta dónde llegará la voluntad reformadora de este hombre catapultado a Roma “desde el fin del mundo” por voluntad de un puñado de cardenales? ¿Realmente todo en él es casual, espontáneo, o existe un diseño tácito y desconocido? ¿Es acaso el Papa de la ruptura y del “progresismo eclesial” o en realidad se trata de un “conservador”, objetivo ideal de sus detractores en Argentina?
Publicado por Hyspamerica y R.P. Centro Editor de Cultura, este libro desgrana las claves para comprender los secretos del hombre detrás del mito.



Credo. Retrato interior del cardenal Juan Sandoval Iñiguez.- Líder religioso indiscutido, polémico personaje y obispo de báculo firme, el cardenal Juan Sandoval Iñiguez repasa su vida en sus respuestas a más de 270 preguntas en las cuales traza un balance de su vida, advierte la existencia de una “leyenda negra” en su contra, identifica a sus enemigos y reconoce, con sorprendente sinceridad, sus errores.
Publicado por el grupo Divulgación Editorial, se trata del más completo “retrato íntimo” de quien, durante años, ostentó el poder en primera persona y hoy, alejado de los reflectores, realiza un examen de conciencia en voz alta. Porque, en el fondo, este libro es el “credo” de un sacerdote, su afirmación de las razones para seguir creyendo.



De Benedicto a Francisco, los 30 días que cambiaron la Iglesia.- La renuncia y la elección. La llegada de Francisco al pontificado no se comprende sin un profundo análisis de las razones que originaron el primer periodo de Sede vacante en la Iglesia con un Papa emérito.
Publicado por Editorial Planeta, ha sido escrito por dos periodistas desde tribunas diferentes: Andrés Beltramo Álvarez, corresponsal internacional acreditado en la sala de prensa del Vaticano y César Mauricio Velásquez, diplomático, ex embajador ante la Santa Sede. Constituye una vivencia directa del pontificado de Benedicto XVI, el Papa de las grandes decisiones, y de los asombrosos hechos que terminaron con la “fumata” blanca y la posterior aparición, ante el mundo, del primer Papa latinoamericano.



Quiénes somos | Contacta con nosotros | Política de Cookies | Aviso Legal y Condiciones de Uso