El macabro síndrome de Tánatos de ElPaís

Hace unos días me empecé a leer “El síndrome de Tánatos” de Walker Percy, me está gustando. Me llamó la atención una frase puesta en boca del viejo Padre Smith pero que fácilmente podría haber estado en boca del Padre Brown más chestertoniano:

¿Sabe adónde lleva el sentimentalismo? A la cámara de gas. El sentimentalismo es la primera máscara del asesino

Me llamó la atención, pero más aún cuando luego ElPais publicó su serie lacrimógena sobre lo bonito que es matar niños enfermos y de nuevo cuando leí esta entrada buenísima o cuando TEB habló del Aborto por compasión. Totalmente cierto, siento escalofríos cuando oigo “todo niño tiene derecho a ser amado", “una mujer tiene derecho a controlar su propio cuerpo", “el enfermo terminal debe poder morir con dignidad” ¿Qué pueden esconder estas frases en la trastienda? Que un niño no nacido sea arrancado del útero materno con una máquina de succión. Que se pretenda matar a un discapacitado. O que una persona de edad avanzada deprimida se sienta obligado a matarse por no crear molestias. Es el lagrimeo que apela a las vísceras del otro para justificar que se considere más importante a un hijo “deseado” que a uno “no deseado". Que un niño discapacitado sea considerado menos importante que los padres que tienen que cuidar de él. Que un niño no nacido o un enfermo incurable sean considerados menos importantes que las personas sanas y bien desarrolladas.

Es todo tan… principios del siglo XX… tan nazi… Las estadísticas son demoledoras, en España no nacen prácticamente síndromes de Down, no porque no los haya, sino porque los matamos. Eugenesia pura y dura, la ley del más fuerte, o del considerado “normal".

La actuación humana se desarrolla a tres niveles:

  • El primer nivel es el físico, las funciones orgánicas que nuestro cuerpo realiza involuntariamente.
  • El segundo nivel es el emocional-afectivo, son nuestros estados de ánimo, sentimientos, instintos, tendencias…
  • El tercer nivel de pensamiento constituido por el entendimiento y la voluntad.

Hay filosofías que conciben este tercer nivel como el único genuinamente humano viendo al cuerpo como una especie de cárcel. Éstas sin duda no hacen justicia al hombre puesto que sin pasiones el ser humano sería un ser desganado y apático. Obrar sin pasión es inhumano.

Hay otras filosofías sentimentalistas que sobrevaloran los sentimientos llegando a la conclusión de que el hombre ha de “dejarse llevar” o guiarse únicamente por sus impulsos. El problema de éstas es que esta afectividad o estos impulsos se pueden desordenar hasta llegar a la adicción o simplemente un acto malo. Obrar sin razonar también es inhumano.

El hombre equilibrado es el que sabe utilizar su entendimiento y su voluntad para ponderar en su justa medida estos impulsos y sentimientos. No reprimir sentimientos ni tampoco absolutizarlos, pero sí valorarlos y ordenarlos en su justa medida. Y supongo que por eso Santo Tomás dice que “amar es desear el bien a alguien". Y es que, en general, en personas sanas equilibradas y que han recibido una educación equilibrada, lo que les hace sentir bien suelen ser cosas buenas y lo que les hacen sentir mal suelen ser cosas malas. Por ejemplo, sentir ternura hacia un bebé es bueno pues nos pone en alerta sobre el especial cuidado que hay que tener con alguien que todavía no puede valerse por sí mismo, es un sentimiento ordenado y bueno. Enfadarse en su justa medida ante un acto malvado yo también diría que es también un sentimiento ordenado que clama justicia. Pero dejarse llevar por la cólera hasta el punto de cometer un asesinato, o un deseo sexual que termina en violación, no son razonables, el impulso no ha sido ordenado puesto que la razón y la voluntad están por encima del puro deseo y nos indican que el acto es malo.

Es curioso, por ejemplo, como en el cine a veces “juegan” con los sentimientos de los espectadores. Por ejemplo, en una película de terror en la que estoy pensando puede aparecer una niñita muy mona en un ambiente normal en el que nos pueden mostrar planos en los que podamos sentir ternura hacia el personaje. Sin embargo, si descubrimos que bajo la aparente ternura de la niñita, ésta esconde un mal atroz nos produce miedo por la diferencia inesperada entre lo que es y lo que en apariencia debería ser. Esta reacción de miedo es también un sentimiento de desprotección frente a las apariencias debido a que nuestros sentimientos son en gran parte una primera línea que apunta lo bueno y lo malo, entre aquello de lo que nos fiamos y de lo que no.

Y por eso el artículo lacrimógeno de ElPais es una atroz película de terror en la que bajo rostro tierno se esconde la barbarie. Porque el sentimiento natural hacia un niño enfermo es el de especial protección, amor y acompañamiento incondicional, pero no el de desear matarle… ¡¿por amor?!. Justificar el deseo de muerte de un niño bajo una apariencia tan sentimental sólo se me ocurre calificarlo con un adjetivo: MACABRO.

9 comentarios

  
mario
Pedro, ¿Qué trato has tenido con los Down?, aparte de las bonitas fotos que pones, digo...

---------------

Pedro: pues mira, tampoco te voy a contar mi vida. Aún así, ¿Es que la diferencia entre la vida y la muerte de los demás la decides en función del trato que tienes con ellos? Una vida dura. Sip.
27/07/12 3:03 PM
  
Juan Mariner
También hay que decir que hay mucho hipócrita en la "cultura de la muerte": eutanasia, aborto, geriátrico... para los demás, pero no en su familia. Recordemos a los hijos de Tarradellas, de Trias Fargas...y otros.
27/07/12 5:27 PM
  
Strauch
Pedro, no sé de que te extrañas con "El País". Han sido los heraldos negros de la cultura de la muerte desde hace muchos años. El aborto libre es un paso más en la consecución de su obsesiva meta, que es la eliminación de cualquier rastro de moral judeocristiana en las sociedades occidentales. Se trata de una obsesión muy perceptible en cualquier no lobotomizado que lea de vez en cuando ese periódico.

No conozco nada ni nadie que haya hecho tanto daño a España como esta dupla infernal Prisa-Psoe, Psoe-Prisa, tanto monta. Su contribución al envilecimiento y degradación moral será objeto de estudio en las Facultades de Filosofía y Teología a no mucho tardar. Mucha responsabilidad han contraído ante Dios por lo que han hecho, y mucha responsabilidad hemos contraído los católicos en España por no haberles sabido oponer un dique intelectual, moral y existencial que evitara tanta bancarrota, tristeza y miseria como la que han traído con su satánica ideología.
27/07/12 9:16 PM
  
mario
Que conste que no estoy defendiendo el aborto. Sólo estoy poniendo en evidencia lo demagógico que es la idea que quereis transmitir de que todos los Down son como estas dos chicas que tanto aireais...

27/07/12 9:40 PM
  
Nelson Medina
Gracias, Pedro, por este artículo. De lo mejor que he leído por solidez antropológica y por capacidad de desenmascarar mentiras. Adelante, y que Dios te bendiga.

Lo de Mario, da pesar, con todo respeto. Es como si no hubiera leído tu artículo. Parece que quisiera mostrar que la diversidad de SENTIMIENTOS que puedan producir las personas con síndrome de Down (a veces buenos, a veces, no tanto), fuera un ARGUMENTO a favor o en contra de lo que dices.

---------------

Pedro: muchas gracias por los ánimos Nelson, :-)
28/07/12 12:33 AM
  
Antonio Sebastián
Yo personalmente, no pienso emplear mi tiempo en leer eso. Ningún argumento para asesinar a nadie inocente me vale.
Una enfermedad o una malformación no me vale como argumento para asesinar a alguien.
Si alguien no es capaz de asumir la enfermedad como algo inherente a la vida, es ya problema suyo. Pero usar esa incapacidad como escusa para asesinar a otro, me parece un argumento que me produce un rechazo total, y propongo tolerancia CERO a ese crimen.
Un rechazo aún más hondo me produce el asesinato de un hombre solo porque te moleste que exista, como es el caso del aborto.
En fin, muchas gracias por la exposición, que es clara y sólida.
DIOS te bendiga.
28/07/12 2:43 PM
  
Miguel Vinuesa
Al margen de la cuestión, se puede opinar que leer perjudica claramente a los intereses de los que defienden el aborto ;)

-----------------

Pedro: jajaja, :-)
28/07/12 4:10 PM
  
Yolanda
Mario dice que conste que él no está defendiendo el aborto, pero da por sentado que quienes defendemos el derecho a nacer de un ser humano con síndrome de Down hablamos desde un desconocimiento idílico "poniendo en evidencia lo demagógico que es la idea que quereis transmitir de que todos los Down son como estas dos chicas..." o que no tenemos "trato" con esas personas.

Aparte de la desfachatez realmente valerosa que supone dar por supuesto nuestro desconocimiento de la realidad, me subleva que se pueda llamar demagogia a la defensa del derecho a nacer de cuaquier persona, si no se conoce de cerca el tipo de discapacidad que pudiera padecer o llegar a padecer.

Si la mayoría de los que frecuentamos esta página somos contrarios al aborto es, entre otras razones mucho más importantes, porque conocemos la realidad.

Porque conocemos personas con síndrome de Down y conocemos sus familias, o las tenemos en nuestra propia familia. O porque conocemos personas con distintas discapacidades de nacimiento. O porque somos padres y madres que fuimos sometidos a la presión, casi insoportable, de hacernos una amniocentesis absurda cuando estábamos embarazadas, y tuvimos que dar demasiadas explicaciones a demasiada gente por nuestra negativa a hacérnosla. O proque conocemos a mujeres que se hicieron las pruebas para descartar anomalías (para, en su caso, abortar) pero a las 48 h del nacimiento de un bebé supuestamente sano se encontraron con una discapacidad severa e imprevista, es decir, con un hijo nacido al que hubieran matado de haberle conocido la discapacidad unos días antes...

Hay una hipocresía tan descomunal en las posturas como la de Mario que llega un momento en el que una no se explica cómo es posible que sean las mismas personas las que alardean de sentido de la justicia y de defensa de los derechos humanos las que, además, aplican como criterio para sus despropósitos los argumentos más pintorescos y contradictorios.
28/07/12 10:13 PM
  
Carmen
(Mario) Pedro, ¿Qué trato has tenido con los Down?,

No depende de si tengo buen o mal trato, de si son encantadores o no, de si se pueden valer o no, está en que son personas. Y yo, otra persona, no puedo matarlo porque pienso que no merece vivir.
31/07/12 7:44 PM

Los comentarios están cerrados para esta publicación.