InfoCatólica / La Esfera y la Cruz / Categoría: Pro-vida

11.11.15

Progresismo pro vida - Chile

Según nos cuentan las agencias de noticias, Chile es uno de los pocos países que prohíben el aborto en todos los casos. El actual gobierno de la dra. Bachelet, sin embargo, se ha propuesto cambiar eso, volviendo a establecer el aborto en situaciones de violación, enfermedad grave y peligro para la madre. Ese proyecto de ley se discute actualmente en el Congreso.

La retórica del debate tiende a dividirse en líneas políticas: la derecha conservadora en contra del aborto y la izquierda progresista a favor. Así, los bandos se alinean de una forma tan natural que nos parece obvia. Sin embargo, la defensa de la vida humana cumple con todos los requisitos para ser una bandera progresista. En primer lugar, se trata de proteger al más débil, pero más importante, es que la protección de la vida humana es un ámbito donde la humanidad ha ido progresando muy lentamente.

Por ejemplo, en casi todas las culturas ha existido una pena diferente para el homicida, según quién fuera su víctima: esclavo, hombre libre, noble o el rey, hombre o mujer. Actualmente las distinciones que persisten se basan en la relación entre el agresor y su víctima (parricidio e infanticidio), pero en general todos los seres humanos tenemos la misma protección… salvo el que no ha nacido. Mantener esa distinción es una actitud conservadora, que contradice el curso que ha seguido la historia en lo que respecta a la protección de la vida humana.

Leer más... »

2.11.15

Defender la vida en política

A veces, muy pocas veces, el diablo se quita la máscara y se atreve a decir abiertamente lo que pretende. Es triste cuando lo hace, porque significa que no teme ser rechazado incluso en su horrible forma verdadera.

En días recientes, la derecha chilena ha estado trabajando en una nueva coalición política, llamada Chile Vamos. Es un cambio importante en la escena política, que se ha mantenido sin cambios desde el plebiscito de los ’90. Esta nueva agrupación la conformarían, no solo los partidos tradicionales de la derecha (la Unión Demócrata Independiente (UDI) y Renovación Nacional (RN), los únicos que han existido por 30 años), sino también nuevos movimientos: Evopoli y el Partido Regionalista Independiente (PRI). La polémica surgió, como era lógico, cuando se planteó si la defensa de la vida debía ser un principio fundamental de la nueva coalición.

En esa polémica intervino Francisco José Covarrubias, ingeniero y profesor de la Universidad Adolfo Ibáñez (UAI), señalando que la derecha chilena era ultraconservadora por discutir estos temas y que figuras exitosas de la derecha internacional como Cameron, Rajoy y Tatcher, al parecer no tendrían lugar en esta nueva agrupación.

Si alguien quiere decir que por apoyar causales que están aprobadas en todas partes del mundo no puede estar en Chile Vamos, quiere decir que el fundamentalismo es propio de esta sociedad. Me llama la atención que los jóvenes de derecha han terminado siendo más conservadores que su generación predecesora.

Primero, reiterar que tristes son estos tiempos, cuando “proteger la vida humana inocente” es considerado fundamentalismo. El fundamentalismo se refiere a imponer máximos morales, mientras que proteger al inocente debería ser el piso mínimo para considerar a una sociedad civilizada. Hoy en día, sin embargo, a ese mínimo evidente incluso para un niño se le llama insoportable. Al menos los viejos adoradores de Moloch se justificaban con que servían a un dios horroroso; sus discípulos modernos, en cambio, sacrifican a sus hijos por evitarse las molestias.

Leer más... »

24.09.15

Don Antonio Bascuñán, sobre el aborto

El profesor Antonio Bascuñán es un prestigioso penalista chileno, autor de numerosos artículos académicos en Derecho Penal y titular de esa cátedra en dos universidades. Esta semana, se publicó en El Mercurio una columna suya en favor del aborto, que resulta interesante por al menos dos aspectos.

En primer lugar, es interesante contrastar cómo defienden el aborto los “tontos útiles” y cómo lo hacen las personas inteligentes. La mayoría de los defensores del aborto intentan negar que el niño en el vientre de su madre esté vivo, que sea humano o tonterías por el estilo. Sus argumentos suelen girar en torno a qué significa ser humano, si se debe ser capaz de sentir dolor, de pensar, de relacionarse con otros o de resolver ecuaciones cuadráticas. Es decir, fijan arbitrariamente una capacidad que en su opinión “define” la humanidad.

El caso más extremo de esta posición es el filósofo Peter Singer, quien justifica el infanticidio, señalando que no hay diferencia alguna entre un feto y un recién nacido, y habla del “aborto post parto”.

Leer más... »

7.08.15

31.07.15

Ignacio Walker y las madres heroicas

DCWalkerEl Partido Demócrata Cristiano chileno está profundamente dividido por el proyecto de ley sobre aborto que el gobierno ha presentado al Congreso. Por una parte hay algunos próceres de la recuperación de la democracia, como Soledad Alvear que han advertido que un voto a favor de aborto implica traicionar la identidad del partido dentro de la coalición gobernante. Por otra, los diputados han anunciado que votarán a favor de la idea de legislar, dejando las causales para el debate posterior. La directiva del partido, por su parte dice que “habrá libertad de conciencia", como si en otras materias ellos pudieran obligar a los parlamentarios a actuar en contra de sus conciencia.

Lo que me ocupa hoy son los argumentos sobre el aborto que el ex senador y ex presidente del partido, Ignacio Walker, habría expresado en el libro “La Democracia Cristiana que queremos, el Chile que soñamos", que se lanzó la semana pasada.

Según las reseñas aparecidas en la prensa:

Aunque enfatiza en que la DC es -y debe ser, según se lee- un partido contrario a la legalización del aborto debido a su compromiso en la defensa del derecho a la vida, el parlamentario concluye que la colectividad debe “tener una apertura de mente para debatir este tema”.

Siempre me he preguntado qué tan amplia debe ser la “apertura de mente” que se invoca en el debate sobre el aborto. ¿Debe ser la misma para todos los temas? ¿Tenemos apertura de mente para debatir sobre cuándo es legítimo torturar y desaparecer a una persona, si las mujeres pueden votar, o si la homosexualidad es una enfermedad?

Leer más... »