¿Por qué los jóvenes son de izquierda?

Esa fue la pregunta que me hizo mi hija de 14 años hace un par de meses, cuando íbamos en el auto. Tema muy interesante, desde luego, pues siendo obvio que las ideas de la izquierda política (incluso la más radical) parecen estar firmemente asentadas entre los jóvenes, ese fenómeno no se aprecia en la política a nivel nacional, donde derecha e izquierda compiten palmo a palmo en las elecciones.

¿Por qué esa diferencia? ¿A qué se debe esa especie de burbuja de radicalización que existe entre los jóvenes?

Algunos explican la afinidad entre izquierdas y jóvenes por el idealismo, por la energía e impaciencia juveniles que desea resolver todos los problemas rápidamente, y asume que si nadie lo ha hecho hasta ahora es solo por falta de voluntad. Esto es cierto, pero solo en cierta medida. Si solo fuera una cuestión del ímpetu de la juventud, uno esperaría encontrarla también en grupos de derecha, o de otro signo político, incluso en las religiones o movimientos como la masonería. Sin embargo, no es así. Otros han dicho que cada generación intenta construir su identidad por oposición a la que la precedió, y eso explicaría que los jóvenes fueran de izquierda. Si bien eso se observa en algunos casos especiales, no es necesariamente una tendencia general. Los hijos de la revolución sexual de los ’60, lejos de repudiarla, la han profundizado, llevándola en direcciones que incluso sus padres repudiarían.

No, lo que falta para explicar la afinidad entre jóvenes e izquierda es observar la espiritualidad que prevalece entre ellos.

En primer lugar, anotemos que los jóvenes son, en su mayoría, pre-materialistas. Una reflexión filosófica formal se encuentra más allá de sus intereses, pero en general desconfían de todo evento o explicación que incluya elementos sobrenaturales. Por lo mismo, asumen que todas las religiones son falsas. La izquierda política, a su vez, presume de su ateísmo, abusa del adjetivo “científico” para referirse a sus doctrinas y habla de un materialismo en la historia. Además, ha impulsado una guerra en contra de la Iglesia a lo largo de sus doscientos años de historia. Materialismo y cientismo por un lado, ateísmo y anti catolicismo, hacen que la izquierda parezca el hogar natural para los jóvenes de hoy, especialmente aquellos de escasa o superficial formación filosófica.

El mito moderno acerca de un supuesto conflicto entre religión y ciencia no hace más que sellar esa unión.

El sentido moral es un segundo factor que parece identificar a los jóvenes y la izquierda. Los jóvenes, por su breve historia como adultos, tienen poco por lo que pedir perdón o dar gracias, y mucho que exigir. Esto hace que surja en ellos un sentido de urgencia ética, aunque muchas veces ella no esté bien dirigida. Pienso, por ejemplo, en la facilidad con que adhieren a estilos de vida vegetarianos o veganos, o a las causas animalistas.

¿Cómo se beneficia la izquierda de esta característica para atraer a los jóvenes? Mediante el análisis marxista. Marx quiso ver la historia como una lucha de clases, donde los buenos eran los trabajadores, pobres y despojados de su trabajo, y los malos eran los capitalistas, ricos y abusadores. Su análisis estaba estrechamente ligado a la situación social concreta en que surgió (la revolución industrial europea) y ningún economista serio lo sostiene. Sin embargo, como herramienta política tiene un valor innegable: describe al mundo como dividido en buenos y malos, fácilmente identificables por su clase social. Ese mismo patrón lo han recogido los feministas (mujeres buenas, hombres malos), los racistas (negros buenos, blancos malos) y los homosexualistas (homo bueno, hetero malo).

El sentido moral impaciente de los jóvenes descansa por un momento, pensando que ha encontrado una causa fácilmente identificable por la que luchar.

De nada sirve anotar, por ejemplo, que las grandes fortunas a nivel mundial (Soros, Gates, Tompkins) apoyan ideológica y financieramente a los movimientos de izquierda. O la contradicción evidente entre el materialismo y un imperativo moral fuerte. La formación racional y reflexión rigurosa no son el fuerte de los jóvenes. Más bien al contrario, nuestra cultura mediática y de resultados inmediatos tiende a exacerbar el sentimiento por sobre la abstracción. Y así estamos.

En conclusión, el materialismo y la urgencia moral son dos características que parecen asentar a los jóvenes en la izquierda. Con la edad y la experiencia del mundo, al ser consciente también de los propios errores, ambas características disminuyen, y se dejan atrás las ingenuidades de la juventud.

¿Es inevitable ese vínculo? ¿Existen soluciones? Es esencial recuperar la formación adecuada en filosofía y apologética, y estar preparados para mostrar que la razón está de nuestro lado. Los medios para hacerlo están disponibles en internet, hoy más que nunca.

36 comentarios

  
Luis López
Porque los jóvenes -la mayoría- tienen corazón y no cabeza, y aunque estén bien formados académicamente, no tienen ni la menor idea de lo que es la vida real.

El choque de realidad suele ponerles en su sitio. El problema es que cuando se hacen adultos, si siguen siendo de izquierdas, siguen sin cabeza y además pierden el corazón. Se vuelven unos cínicos de campeonato, y combinan -sin preocuparse de dilemas morales- las mariscadas, los trajes de 800,00 euros, los coches de alta gama, los fraudes fiscales y las segundas residencias en Marbella, con la demagogia populista.

Y se quedan tan panchos.
29/12/16 1:17 PM
  
Palas Atenea
Que los jóvenes sean de izquierdas viene del famoso Mayo del 68, en la primera mitad del s.XX los totalitarismos atraían mucho a los jóvenes. Tanto Mussolini como Hitler tenían un fuerte tirón entre ellos.
Hay que tener en cuenta que ni el comunismo, ni el fascismo, ni el nazismo ejercían mucha atracción después de los 40 años. Ahora, eso sí, todos estos movimientos tenían en común su pasión por el materialismo y la técnica. Esa combinación de un ideal sencillo y la tecnología es lo que atrae a los jóvenes. Además en ellos hay una tendencia a la hybris que sólo puede ser atenuada en aquellos jóvenes con una capacidad muy alta para el pensamiento abstracto, como ocurrió con los jóvenes de La Rosa Blanca que estudiaban teología y filosofía como optativas aunque sus carreras fueran de ciencias.
El caso presentado por Simon Wiesenthal en su libro "Los límites del perdón" es el del joven de las SS que, agonizando, pide perdón a un judío por los asesinatos cometidos por él contra otros judíos. El mismo joven reconoce que su padre era socialista y su madre una devota católica y que ambos eran contrarios al Nacionalsocialismo, razón por la cual al unirse al partido su padre le echó de casa. Para él el partido lo era todo y ni las moderadas ideas políticas de su padre ni la acendrada catolicidad de su madre le decían nada. Pura hybris, más seductora que el canto de las sirenas y no todo el mundo es el prudente Ulises que se ató al mástil de su barco.
29/12/16 1:59 PM
  
josep
no todos lo son.
29/12/16 2:01 PM
  
Francisco Javier
Muchos hemos caído en esa tentación juvenil. Yo hasta hace unos 10 años defendia postulados de izquierda y era activista en Internet de un partido de extrema izquierda, incluso manifestaba mi simpatia por sujetos hoy detestables para mi como Hugo Chavez o Evo Morales. Mi padre pasó por lo mismo también en su juventud en los años 60s y 70s (pero hoy ni en broma soporta que le hablen bien de algun político de izquierda). Los medios como la publicidad tienden mucho a ensalzar la rebeldia juvenil y encausarla en favor de cosas como el veganismo, el anti cristianismo, las drogas, el femenismo, etc.
29/12/16 2:13 PM
  
gringo
¿Qué las grandes fortunas apoyan a los movimientos izquierda?
¿Y exactamente qué interpretas por movimientos de izquierda?.
Yo sé que la Fundación Gates dedica millones de dólares a tratamientos contra la malaria, y que junto a otras organizaciones han conseguido reducir un 25% el número de casos en todo el mundo.
¿Eso es de izquierdas?.
¿Sería refieren tal vez al matrimonio gay? ¿Eso es de izquierdas?. ¿El Partido Demócrata de los EEUU, el Partido Conservador de Gran Bretaña o el Fine Gael de Irlanda son de izquierdas?.
Creo que la cosa es más complicada.
Me parece que en general los jóvenes pueden sentirse más inclinados a conceptos como el altruismo y la tolerancia, que tradicionalmente se asocian a "la izquierda", aunque en realidad no es algo preciso.
29/12/16 2:24 PM
  
Sisinio
Pues porque con 18-23 años no se tiene poder adquisitivo y es mucho más fácil empatizar con quien no tiene nada. Luego se incorporan al mercado laboral, empiezan a ganar dinero (y a pagar un 40% del salario en impuestos) y adiós postulados de izquierda.

Además, ser de izquierdas proporciona un sentimiento de superioridad moral que resulta muy reconfortante para una psicología inmadura como la psicología juvenil.
29/12/16 2:41 PM
  
Francisco de México
¿Será cierta la frase atribuida Churchill? "El que no es de izquierdas a los 20 años no tiene corazon,pero el que a los 40 lo sigue siendo no tiene cerebro"

Después que la realidad ha hecho fracasar a todos y cada uno de los experimentos marxistas (con un par en vísperas de hacerlo) no creo que ni siquiera Maduro sea de izquierda. Tampoco los masones parecen serlo.

Se ha preferido "la escuela de Frankfurt" o ruta menchevique, frente al "marxismo clásico" o ruta bolchevique.
29/12/16 3:03 PM
  
yenavu
¿Por qué son de izquierda? No se preocupen que yo se lo digo, fácilmente y para que todos lo entiendan.

Yo soy de pueblo, pequeño, criado fuera del ruido de la ciudad, donde todos se conocen. Mi familia rota por un divorcio, mi padre perdido en las oscuridades de su egocentrismo. Mi abuelo de derechas(siempre ha votado al PP), siempre habla mal de los pobres, de los rojos, de los vecinos, de los gays, de los moros, de su propia hija, que tuvo que cargar con los hijos, sola tras el divorcio.... Los odia a todos menos a los de Intereconomía. Cumplir lo que pone en el Evangelio,poco. Supersticioso, ignorante y a la vez soberbio creyendo que aun vivimos en 1960, sin capacidad alguna de auto-critica. Como él son la mayoría de votantes del PP a los que he conocido en mi vida. Autónomos, sí, muy trabajadores, sí, pero que no dudan en darte trabajo en negro, sin contrato ni garantía alguna, y si encuentran a alguien que trabaje mas barato que tú, te cambiarán como el que cambia de tostadora o teléfono móvil. Esto es mas o menos lo que los jóvenes entienden por "cristianos". Santos y mártires se perciben como completamente aparte del cristiano medio.

Si a esto le añadimos el idealismo de la juventud, mas los valores que se nos transmiten en la televisión a través de la propaganda continua masónica, más la dictadura relativista y el pensamiento "tolerante" de todos somos iguales, más "el mal es solo lo que te haga sentir mal", lo normal es que los jóvenes sean de izquierdas. Libertad, igualdad y fraternidad. Aunque sea una mentira y signifique justo lo contrario, a los jóvenes eso los engatusa.

Encima de todo, siempre están ahí los pseudo cristianos, que están al acecho para juzgarte, exactamente lo contrario que pone en el Evangelio. Que en tu casa tienes problemas con un familiar al que la droga ha atrapado, pues juzguémosle a ver si espabila, démosle una patada a ese desecho social. Critiquemos al vecino hasta la saciedad. ¿Cómo quieren que los jóvenes no sean de izquierda si toda la propaganda en las escuelas, en las universidades y en los medios los tienen hipnotizados y confundidos?

Ah! Y no se olviden de esa percepción que existe en la sociedad; tanto tienes, tanto vales, donde la avaricia se confunde con la prosperidad. Donde el fin justifica los medios y donde los estándares morales se rebajan al nivel que los ingresos por la publicidad provea.

Personalmente yo dejé de ser de izquierdas el día que vi que la Iglesia y el PP ya no eran lo mismo. Bendito aquel día. He tenido que vivir en media Europa para darme cuenta de esto; porque en mi casa nunca me lo dijeron, nunca me lo enseñaron. Los curas y el PP eran básicamente lo mismo. Según me contó mi abuelo, (el que vota al PP), el cura del pueblo le decía a él y sus amigos cuando eran jóvenes "haced lo que yo os digo pero no lo que yo hago". De ahí su idea de lo que es la vida...

En fin, ahí van las razones de uno que ha sufrido el efecto del marxismo y la hipocresía cristiana en su cabeza desde que nació. Cuando tu propia familia te da la espalda y no hay autocrítica, ahí está el ideal de izquierdas de igualdad y fraternidad para acogerte, y adoctrinarte bien como buen esclavo MK Ultra. Gracias a Vicente Jara en "Conoce las Sectas" y al programa "Marcando el Norte", yo pude recuperar un poco el rumbo en este mundo de locos, magos y piratas.

"La ignorancia mata a mi pueblo más que el hambre".
Un saludo
29/12/16 6:02 PM
  
Palas Atenea
Los jóvenes se sienten atraídos por la radicalidad, no por el altruismo o la tolerancia porque eso queda descartado por la historia. Algunos trastornos como la anorexia y la bulimia pueden tener su origen en eso, o las feministas radicales o los animalistas también radicales. Lo que distingue al joven es la simplicidad en la visión de las cosas. Es verdad que el altruismo puede ser abrazado con entusiasmo por los jóvenes, pero también la intolerancia más extrema (lo que explica que muchos europeos se alisten en las filas del DAESH). La búsqueda de sentido en un joven no está proyectada al futuro sino que tiene que darse en el presente ¡ya! y acabar de una vez con lo que consideran que está mal, no miden las consecuencias a no ser que sean de una extraordinaria madurez. En algunos adultos se da la persistencia de esta visión pero a estos siempre les faltará un hervor, lo normal es que la experiencia atempere la hybris.
29/12/16 8:13 PM
  
Francisco Javier
Exactamente Francisco de México.
29/12/16 8:57 PM
  
Luis
Lo primero habrá que reconocer que entre la "derecha" ya no queda casi nada decente. Hace décadas que se convirtió al liberalismo, y no cuestiona ninguno de los dogmas del capitalismo. De hecho ha renunciado a poner en práctica cualquier valor moral cristiano.

La izquierda, o más bien el marxismo cultural sigue viento en popa. Como siempre, y ahora sin el contrapeso de nadie. Los cristianos somos cuatro gatos, los medios de comunicación están tomados por el marxismo cultural, incluidos los de "derechas", y las familias en su mayoría no hacen más que seguir la corriente popular.

Lo mejor que puede hacerse es empezar educando por la familia, y la parroquia. El primer paso es arrojar la televisón por la ventana, metafóricamente hablando. Y segundo empezar a recomendar medios cristianos -como este- a todo el mundo.

Tampoco estaría de más que las escuelas católicas echasen una mano, y empezasen a trabajar a fondo los temas pastorales en colaboración con las parroquias.
En resumen la gente es de izquierdas, porque no les han dado otra cosa a conocer, porque no hay alternativa, y porque incluso en la familia no hay referentes de otro tipo. Pero alternativas haberlas haylas, sólamente no se apoyan como es debido.
30/12/16 1:01 AM
  
gambino
Muy bueno el comentario de yenavu.

Yo creo que los jóvenes son de izquierdas debido al "lavado de cerebro" que les hace la propaganda en TODOS los medios (hablo de España).

Porque resulta que todos los medios de comunicación y todos los partidos del arco parlamentario son de izquierdas, aunque se disfracen de derechas.

Y todos los días están bombardeándonos la cabeza con las cosas que defiende la izquierda: aborto, matrimonio gay, etc...

Cuando digo izquierda me refiero a progresismo. Simplemente le van cambiando de nombre, al estilo Orwell: Comunismo->Socialismo->Progresismo.

Para completar el "pack" están las series de televisión tipo Modern Family y Friends y prácticamente todas hoy en día donde vienen "camufladas" los valores morales de la izquierda.

¿Cómo no van a ser de izquierdas los jóvenes? Si hemos perdido la batalla cultural....
30/12/16 8:27 AM
  
Palas Atenea
yenavu: Mi familia era totalmente contraria al modelo que has pintado. Miraban con recelo a la política, no eran supersticiosos, no distinguían entre el pobre y el rico. Mi abuelo, que también era de derechas, tenía por costumbre no hablar mal de nadie, mi abuela era la persona más sabia que he conocido, mi padre ayudaba a todo el mundo y mi madre ha dejado un rastro imperecedero en todo aquel que la conoció. Entre nosotros no existían preferencias, funcionábamos todos juntos, en parejas o en trios sin que asomara el machismo jamás. Se esperaba de mi lo mismo que de mi hermano, mi abuelo aceptaba sin problemas que su mujer era más lista que él y mi madre que su marido era más listo que ella (lo cual era relativo porque mi abuelo tenía más capacidad de decisión que su mujer y mi madre más que mi padre). Todo el mundo conocía las carencias del otro y las suplía pero también sus puntos fuertes. Con una familia así la izquierda tuvo poco que hacer con mi hermano y conmigo, a lo sumo la estudiamos y vimos sus puntos fuertes, como nos habían enseñado, pero no tenían nada que ofrecernos que fuera mejor que la familia donde nacimos.
30/12/16 2:00 PM
  
¡Bah...!
Totalmente de acuerdo con Yenavu. Lo calcó.

Cordiales Saludos y feliz año 2017.

PD. Palas, una golondrina no hace verano.
30/12/16 3:05 PM
  
Palas Atenea
¡Bah...! ¿Por qué el caso de Yenavu es un prototipo y el mío lo consideras atípico? Ya sé que no me contestarás porque apareces poco por aquí, pero tu idea de la familia es como para dinamitarla, sobre todo si es una familia cristiana.
En mi caso caer en una secta fue un imposible metafísico porque mi padre había heredado de los griegos-él no lo sabía pero yo me di cuenta cuando leí a Aristóteles-el horror a la hybris. Se daba cuenta enseguida cuando la política, la religión, el deporte o lo que fuera traspasaba sus límites y aquello le desagradaba. Cuando los de Nueva Acracia se acercaron a mi todo el escepticismo de mi padre me hizo calarles enseguida. Era un experto en oler la manipulación y de salvar su identidad por encima de cualquier cosa. Dios le bendiga porque esa peculiaridad suya salvó a sus hijos de ETA, de las sectas y de cualquier planteamiento sentimentaloide que pretenda captarnos en el futuro. Ir por libre fue la herencia que nos dejó sin inclinarnos ni por una cosa ni por otra.
Nunca le cogí en una mentira, lo que decía nunca ha sido contradicho por la historia a pesar de haber vivido una guerra civil.
Recuerdo a mi madre en las primeras elecciones de Felipe González que me dijo que iba a votar por él, cosa que siendo ella tan de derechas me sorprendió muchísimo, pero su contestación estaba llena de sentido común: "Hija, ha habido una dictadura durante muchos años, esta gente ha sufrido mucho, tendremos que darle una oportunidad a ver cómo lo hacen".
Estas familias también existieron y no fueron golondrinas de verano, Bah.
30/12/16 4:30 PM
  
¡Bah...!
Palas:

Todo lo confundes; una cosa es la idea que yo tenga, otra la realidad de mi familia y otra lo que se puede ver de otras familias y lo que te cuentan. Me estoy refiriendo concretamente a esto último. Hablas de tu atípica familia; también mi familia es atípica, afortunadamente (que no quiere decir que sea perfecta), pero lo que cuenta Yenavu eso lo he escuchado y visto...ni te imaginas. Y en cuanto a sectas...en mi caso sí que es un imposible metafísico; ni me gusta mandar, ni me gusta obedecer (y lo que cuentas de tu padre, pues lo mismo el mío; pero no era lo corriente, los padres metían a los hijos en los diferentes grupos afines a sus ideas, les mandaban de acampada, etc...mi padre siempre, siempre sospechó de cualquier grupo que "trabajara" con niños o adolescentes -y con toda la razón-, y mi madre, igual.

Cordiales saludos y feliz 2017.
30/12/16 6:10 PM
  
gringo
Pues yo creo que yenavu tiene una confusión bastante grande.
A estas alturas venir con que los jóvenes son de izquierdas entre otras cosas por la "propaganda masónica de la televisión", parece un chiste.
Suponiendo que somos españoles y de la misma generación ¿qué propaganda televisiva en los ochenta y noventa nos hizo de izquierdas? .
¿"Espinete", "David el Gnomo", "Con las manos en la masa", el "Un,Dos, Tres", "Verano Azul", Las Mama Chicho de TELECINCO, o ese canto a las virtudes de la revolución francesa que fue "Curro Jiménez"?.
¿O igual fue Hollywood y sus películas criptocomunistas como "Rambo II y III", "Delta Force", "Top Gun" o la saga de James Bond?.
Resumiendo, según la mayoría de comentaristas los jóvenes son "inmaduros", tienen "corazón pero no cabeza" y "simplicidad en la visión de las cosas", les hacen "lavado de cerebro", y encima la izquierda te "adoctrina bien como un esclavo MKUltra" (por cierto un proyecto de la CIA) para salir de ella hay que hacer como el que sale de una secta.
Uds como siempre con sus análisis objetivos y sosegados.
¡Ja,ja,ja,ja!.
Creo que confunden jóvenes con adolescentes, y además el peor cliché de la adolescencia. Ya directamente podrían llamarlos imbéciles. ¿Por qué los jóvenes son de izquierdas? Porque son imbéciles. Eah, y ya está.
¿Oiga y los adultos que votan a Trump, LePen y demás no son un poco imbéciles ni fácilmente manipulabes ni parece que estén en una secta, donde adoran a un líder que podría "salir por la Quinta Avenida de Nueva York y disparar a la gente y aún así me seguirían votando"?.
En fin, es una cuestión muy complicada.
Yo desde luego se por qué siendo joven era de izquierdas: porque era hijo de un obrero y consciente de mi clase social. Y sabía que si yo podía estudiar con becas en la universidad y ser atendido en un hospital si me ponía enfermo, era gracias a políticas de izquierda.
(Atención nostálgicos del franquismo, a pesar de Pío Moa os recuerdo que la auténtica sanidad y educación gratuitas y universales vinieron en la democracia).
Bueno, creo que cuando volvamos a hablar será ya 2017.
FELIZ AÑO NUEVO A TODOS LOS COMENTARISTAS DE TODO CORAZÓN AUNQUE NO PENSEMOS IGUAL, Y ESPECIALMENTE A PATO ACEVEDO QUE NOS PERMITE DIALOGAR LIBREMENTE EN SU BLOG.
30/12/16 6:26 PM
  
Francisco de México
¿Alguien quiere ser como Venezuela? Afirmar que el marxismo se sostiene sin "la propaganda masónica de la televisión" no solo parece sino que ES un chiste, bastante cruel por cierto.
31/12/16 10:11 AM
  
Palas Atenea
gringo: El ser hijo de un obrero no aboca al izquierdismo porque, además de la clase social hay otros factores. Lo sé porque nací en un barrio obrero industrial y muchas familias no eran de izquierdas, algunas sí. Mi abuelo era obrero, mi padre encargado de una ferretería y ni mi madre ni mi padre pudieron estudiar después de los 14 años-a pesar del disgusto de sus profesores ya que eran muy inteligentes-porque tuvieron que ponerse a trabajar. Sin embargo nunca pensaron que la solución viniera de las izquierdas ni de las derechas sino más bien de algo tan misterioso para ellos como las fluctuaciones políticas y económicas. Mi abuelo murió un año antes que Franco y tenía pensión y seguridad social, así que no vengas con mentiras. También había becas, a mi hermano le dieron una, muy pequeña eso sí. Que luego se mejorara, no lo niego, pero no fue un "invento" de la democracia. Mi abuelo tenía pensión, mi padre tuvo pensión y yo tengo pensión, la mía es mejor porque coticé más, simplemente. Y pude ser maestra porque la Escuela Normal era prácticamente gratuita (en tiempos de Franco).
Bah: He visto a mi alrededor muchas familias que no se ajustan al modelo de Yenavu: muchas. Familias obreras que de atípicas tenían poco.

¡FELIZ NOCHEVIEJA Y BUENA ENTRADA DE AÑO PARA TODOS!
31/12/16 10:13 AM
  
Scintilla
La lástima es que ya de tan jóvenes, hombres y mujeres sean tratados como masa. "Los jóvenes son de izquierdas, de derechas..." Es ya una victoria sobre Aquel que nos conoce por nuestro nombre. Que condenó la soberbia de David por querer saber cuánta gente "tenía". El maligno, además de haber conseguido esa victoria se apunta otra: que se piense que los católicos son mayoritariamente como los pinta yenavu y no como Palas y los suyos. El bien y el mal se perciben pronto y lo del primero, desde luego, provoca rechazo. Que el Señor les bendiga en 2017.
31/12/16 4:54 PM
  
Fruela
Pienso que lo más ajustado a la realidad (que, por supuesto, es muy compleja y distinta en cada caso) es lo que comenta Francisco de Méjico. La Masonería y el Marxismo se han adueñado de los medios de comunicación, de las facultades de letras y de Filosofía, de la cultura en general, y valga como paradigma el mundo del cine, donde no existe prácticamente ningún actor o director de derechas. Esto es pura Escuela de Frankfurt. Mientras no se revierta esta situación, a nuestros jóvenes los educará la izquierda, que además tiene a su favor el que sus propuestas son más fáciles de seguir, porque halagan todos los bajos instintos del hombre.
31/12/16 8:02 PM
  
Néstor
El apoyo de los grandes capitalistas a los movimientos de izquierda se ve por ejemplo en el caso de la Fundación Ford, que fue utilizada por la CIA en los años 50 para fomentar una izquierda no marxista en Europa occidental ante el avance del comunismo. La pantalla utilizada fue el Congress for Cultural Freedom, donde se invitaba a intelectuales de izquierda a que hablasen contra Stalin.

Desde entonces, la Fundación Ford ha sido instrumental en hacer vigente la "perspectiva de género" financiándola en los "colleges" norteamericanos y también, según se dice, en financiar las primeras reuniones del Foro Social Mundial.

Todo el mundo sabe a esta altura que Lenin y Trotsky fueron financiados entre otros por Jacob Schiff, banquero judío co-fundador de la Reserva Federal de los EE.UU. Trokstky salió de Nueva York para hacer la revolución con 10.000 dólares que nadie se explica cómo los ganó dando charlas a los obreros socialistas.

También es cierto que los Rockefeller han manifestado simpatía por el socialismo fabiano inglés y han financiado, por ejemplo, al teólogo protestante Walter Rauschenbauch fundador del "socialismo cristiano" y precursor de todo el "ecumenismo de izquierda".

La fundación Carnegie, por su parte, organizó seminarios en EE.UU. en los que se hablaba de la inevitable llegada de una sociedad colectivista.

Anthony Sutton escribió libros como "El mejor enemigo que el dinero puede comprar" acerca de la sostenida y vital ayuda económica y tecnológica de EE.UU. a la URSS tras haber realizado investigaciones en los archivos de las reparticiones del gobierno estadounidense.

Los apellidos que encontró constantemente detrás de esas operaciones pertenecían a lo más granado del "establishment".

En Uruguay tenemos fotos (como pasa con todos los presidentes latinoamericanos hace varios años, por ejemplo Néstor y Cristina Kirschner) de Vázquez y de Mujica con David Rockefeller, y es histórico el encuentro de estos dos últimos en la casa del segundo en Nueva York, en momentos en que Mujica estaba por legalizar la marihuana a instancias del amigo de David y miembro del Council on Foreign Relations que éste regentea, Soros.

Aclaremos por las dudas que Vázquez y Mujica pertenecen al Frente Amplio, la fuerza izquierdista uruguaya que en los años sesenta promovía con gran fervor el slogan "Yanqui go home".

Es claro que si finalmente hubo un período de gobiernos populistas y de izquierda en América Latina fue porque eso fue visto con buenos ojos por los mismos que en décadas anteriores habían impulsado la "Doctrina de la Seguridad Nacional".

Saludos cordiales.
01/01/17 4:52 PM
  
Luisfer
Leyendo el artículo parece que sea malo ser de izquierdas. Hasta donde yo sé, esta página es religiosa.
El artículo debería quizás haberse titulado ¿porqué los jóvenes se alejan de la Iglesia? Porque ese es el verdadero problema. Están muy lejos bien sean de derechas, bien de izquierdas.
El artículo y los comentarios tienen un tufillo político que produce rechazo.
Señores, les informo que hay mucha gente de izquierda católica, mucha. Tan católica como Vds., con dudas, con baches y con empuje. Gente que no necesita un antídoto como tan desafortunadamente señala el autor del artículo.
Si para ser católico hay que ser de derechas, apañados estamos. Léanse el programa del PP y luego me cuentan.
02/01/17 10:45 AM
  
Mario
Ni izquierdas, ni derechas. Es el interés mutuo lo que coloca a unos a un lado y a los otros a otro, o lo que los une. La gente joven no tiene suficientes relaciones sociales, por su juventud, como para impostar ser de izquierdas o de derechas. Cuando hablan de "ser de izquierdas" hablan de sí mismos, de su situación, proyectada en aquellos con quien comparten la misma condición: carencia de medios económicos, ignorancia sobre lo que ocurre entre bambalinas y obediencia al superior. Pero esto se puede atribuir tanto a izquierdas como a derechas.

Los jóvenes no tienen, aunque cada vez menos, el grado de maldad que se puede observar en los mayores. Ningún joven pide un sacerdote antes de morir porque no tiene cargos de conciencia verdaderamente graves. Sólo los viejos pueden juzgar, señalar y condenar, ya sean de izquierdas o de derechas, y cargan con esa culpa hasta el final de sus días. "(...) intenciones malas, asesinatos, adulterios, fornicaciones, robos, falsos testimonios, injurias". -Mateo 15,18-19; Cf. Mc 7,21. "No se convirtieron de sus asesinatos ni de sus hechicerías ni de sus fornicaciones ni de sus rapiñas." -Apocalipsis 9,21

Los verdaderos cristianos no caen en la trampa de los viejos, cuando son jóvenes, y llegan a la senectud con el alma limpia. Ser joven no significa ser un inmaduro o un infantil porque a todos llega, en menor o mayor grado, disponer de medios económicos, conocer la verdad y mandar. El problema aparece cuando se pretende ocupar, por medio del pecado, el lugar que no le corresponde a uno.
02/01/17 11:23 AM
  
Palas Atenea
Mario: ¿Qué no? ¿Y qué hacían entonces los capellanes en el ejército? En la IGM cayeron como trigo segado millones de jóvenes cuyas confesiones, en el caso de poder hablar, oían los sacerdotes. Las decisiones las tomaban los mandos pero los capellanes estaban para todos. No sé en que edad pondrás el límite de la juventud, pero los componentes de La Rosa Blanca, cuyo miembro más joven era Sophie Scholl, con 21 años, porque no llegó a cumplir los 22, se confesó antes de morir. Normalmente en las cárceles nazis, que si tenían capellanes, se confesaba y recibía la absolución todo quisqui, desde los jóvenes a los viejos (si eran cristianos, por supuesto, los comunistas no tenían esa costumbre). La confesión se establece como necesaria antes de la Primera Comunión y todos los católicos nos hemos confesado de niños y de adolescentes. La idea de que sólo se puede pecar al llegar a la madurez es bastante pintoresca.
02/01/17 1:26 PM
  
gringo
1)Vistos los comentarios no deberíamos descartar que Mao Ze Dong fuera masón y agente de la CIA...
Lo que hay que ver.
Cierto es que Lenin recibió apoyo de los servicios secretos alemanes, porque les convenía enmedio de la Gran Guerra una revolución que acabara con la participación rusa en el conflicto, y así poder desviar recursos al frente occidental.
Seguramente no se imaginaban que siendo Rusia un país atrasado, apenas treinta años después tropas rusas conquistarian Berlín, pero es que la política es cortoplacista. Por eso también apoyaron los americanos a los talibanes en Afganistán sin pensar en las consecuencias.
Eso es lo que está demostrado. Lo demás son conspiranoias antisemitas que siempre pretenden culpar a los judíos de todo lo malo que pasa en el mundo: masonería, capitalismo, nazismo, comunismo. En el origen de todo siempre les dirán que hay un judío.

2)Palas, existe un informe de la Diputación de Madrid de 1973 en el que se admit que más de 33.000 familias vivían en barrios de chabolas como el Pozo del Tío Raimundo. Y no eran personas marginales como drogadictos sino simples trabajadores. Y recordemos que hablamos de familias completas y no personas individuales . Calculamos que una familia en aquella época podía tener cinco o seis miembros así que fácilmente tenemos más de 150.000 personas viviendo en esas condiciones lamentables. Y eso sólo en Madrid.
No es casualidad que a su libro autobiográfico Kiko Arguello lo titulara "El Kerigma.En las chabolas con los pobres".
Porque en contra de la visión idealizada del franquismo, donde se suponía que todo el mundo trabajaba, y tenía una casa y los hijos podían estudiar, la realidad es que muchos trabajadores seguían siendo pobres, muchos niños quedaban sin escolarizar, no existían las pensiones no contributivas, etc.
02/01/17 3:59 PM
  
Palas Atenea
luisfer: Tienes razón, si lees el programa del PP te echa para atrás, si lees el programa del PSOE o de Podemos también.
02/01/17 5:46 PM
  
Mario
Palas, hasta para pecar es necesaria cierta experiencia. ¿Cree que una persona joven, donde todavía anidan ideales, comete los mismos pecados que un adulto? La envidia, el orgullo, la venganza, el resentimiento, la anulación de otro, el placer por el mal ajeno, el fracaso vital, el odio es propio de viejos y no de jóvenes. Aunque no todos los viejos son así ni todos los jóvenes, viejos prematuros. El joven no sabe cómo cambiar el mundo y el viejo no sabe cómo despedirse de él. ¿De qué podían confesarse esos jóvenes que caían en las guerras si no habían tenido tiempo de enmohecerse? "Senderos de gloria" sería una buena película para usted.
02/01/17 8:13 PM
  
manuel
En el fondo muchos jovenes de izquierda no son mas que ignorantes
amargados por no tener fe en Dios y creen que a la fuerza se cambia todo. Por esa misma ignorancia les gusta tambien la buena vida, pero
ganarsela dizque socializando las cosas a favor de los ignorantes como
ellos, donde el argumento lo es todo. Por eso es que España ha pasado
a ser un pais como otros muchos que tiene un Socialismo Capitalista o
sea un Socialismo de mentira y un Capitalismo de Verdad.
03/01/17 1:40 AM
  
Tomás
Si la juventud no se interesa en la derecha, la culpa es de Rockefeller y en general de todo el mundo menos de la propia derecha. Porque, claro, todos sabemos que la derecha está llena de gente culta, sensata y honrada, al tiempo que imbuida de principios cristianos que defienden con gran firmeza, por lo que en ningún caso puede ser culpa de la derecha que la juventud no se acerque a ella. La culpa siempre es de los demás.
03/01/17 2:48 AM
  
Palas Atenea
gringo: ¿No existe problema de pobreza en España en este momento? Parece como si viviéramos en Jauja. Pues claro que había chabolismo y ahora ¿no lo hay? Reconozco el avance pero
Mario: Para pecar no hace falta experiencia y para ser un héroe o un mártir tampoco. Está en la naturaleza humana. Nadie se vuelve soberbio ni agresivo con la edad, es cuestión de carácter. Si no fuera así cuando la esperanza de vida era de 50 años el número de pecadores sería también mucho menor. Dado las pestes y otras calamidades que asolaron la Edad Media podríamos decir que no había pecadores, lo cual sería absurdo.
Ya he visto "Senderos de Gloria", en la IGM hubo una conmoción enorme en la sociedad que acabó con el sentido del honor y la ingenuidad típica del s. XIX, tanto en los jóvenes como en los mayores. Contrarresto con otra película, "Vida y muerte del Coronel Blimp (1943) en donde se ve perfectamente que todavía durante la IIGM había personas ya mayores que seguían siendo unos ingenuos. El coronel Blimp era mucho más incapaz de pecar-según tus puntos de vista-que cualquier joven de hoy porque continuaba aferrado a unas virtudes que ya habían desaparecido. En cambio su amigo alemán Theo si que había sufrido cambios fundamentales por lo que, al darse más cuenta de la situación de la época (la República de Weimar y el Nazismo) supongo que estaba en mejor situación de pecado, siempre según tus presupuestos.
03/01/17 1:22 PM
  
Palas Atenea
Por otra parte, Mario, la mayor parte de los etarras, cuando empezaron, eran jóvenes, y más aún los de la kale borroka, decir que estaban exentos de odio, venganza y resentimiento es mucho decir. Y no te digo nada de los demás grupos de terroristas, que casi siempre están formados por jóvenes también. Ahora que si quieres atribuir sus pecados a sus padres, desde luego el joven es un irresponsable total al que no deberían atribuirles ni mérito ni demérito, porque Helmuth Hübener con 17 años, ya me contarás, a pesar de que el tribunal dijo que su edad mental era muy superior a su edad cronológica debió de ser un truco para condenar a muerte, no a un opositor, sino a un irresponsable.
03/01/17 1:47 PM
  
Ricardo de Argentina
El sistema liberal (también conocido como democracia) ha tenido desde su fundación en los tormentosos días de la Francesada dos alas: la izquierda y la derecha.
La izquierda es la vanguardia, la que cambia, la que rompe, la que se juega.
La derecha consolida los avances de la izquierda, permitiendo a ésta seguir avanzando. Por eso suele decirse que la derecha es conservadora, mientras que la izquierda es innovadora.
Izquierdas y derechas trabajan en tándem, aunque por la galería se pelean. Y a veces se pelean a muerte y en serio, cuando quieren manotear el "queso" de los dineros públicos.

Es natural, pues, que sea la juventud la que nutra a la izquierda del sistema liberal, y que ellos mismos, ya mayores, pasen a cumplir en ese sistema las funciones propias de la derecha.

La pregunta del título está mal planteada. Los católicos no debemos preguntarnos porqué los jóvenes son de izquierda, sino porqué los jóvenes católicos no rechazan el sistema democrático, que es esencialmente relativista, esto es, anticristiano.
04/01/17 12:16 AM
  
gringo
No conozco ningún documento doctrinal de la Iglesia donde se diga que el sistema democrático es anticristiano.
Supongo que la doctrina de la Iglesia la dictan personas como Pablo VI, Juan Pablo II, Benedicto XVI, etc. Y no Ricardo de la Argentina. Ni los lefevbrianos y similares.
En cualquier caso nos podría aclarar Ricardo qué sistemas de gobierno le parecen a él aceptables para el cristianismo. ¿La monarquía absoluta, la oligarquía, el anarquismo?.
¿Y se puede saber por qué no es relativista un sistema de gobierno que dependa del capricho del dictador de turno?.
El problema no es el sistema sino el número de auténticos cristianos. En una democracia si de verdad la mayoría de votantes fueran católicos convencidos y comprometidos, no sería legal el aborto por ejemplo.
Todos los cristianos que rechazan la democracia, me recuerdan al niño que va perdiendo el partido y agarra la pelota y se la lleva a su casa.
04/01/17 1:48 PM
  
Ricardo de Argentina
El sistema liberal (también conocido como democracia) ha tenido desde su fundación en los tormentosos días de la Francesada dos alas: la izquierda y la derecha.
La izquierda es la vanguardia, la que cambia, la que rompe, la que se juega.
La derecha consolida los avances de la izquierda, permitiendo a ésta seguir avanzando. Por eso suele decirse que la derecha es conservadora, mientras que la izquierda es innovadora.
Izquierdas y derechas trabajan en tándem, aunque por la galería se pelean. Y a veces se pelean a muerte y en serio, cuando quieren manotear el "queso" de los dineros públicos.

Es natural, pues, que sea la juventud la que nutra a la izquierda del sistema liberal, y que ellos mismos, ya mayores, pasen a cumplir en ese sistema las funciones propias de la derecha.

La pregunta del título está mal planteada. Los católicos no debemos preguntarnos porqué los jóvenes son de izquierda, sino porqué los jóvenes católicos no rechazan el sistema democrático, que es esencialmente relativista, esto es, anticristiano.
04/01/17 6:22 PM
  
Cloud Nembr0t
Aquí, el que no tiene idea es el que ha escrito el articulo. Menuda somanta de sandeces que dices.

"El mito moderno acerca de un supuesto conflicto entre religión y ciencia no hace más que sellar esa unión." - Mito moderno? Se llama realidad, porque la religión es lo opuesto a la ciencia y al pensamiento crítico. Solo con esa frase denotas tu gusto por la iglesia, un cancer en esta sociedad, religión.

De izquierda deberíamos ser todos, porque el reparto de la riqueza debería ser igualitario, y la libertad de pensamiento debería ser la base de nuestra sociedad, no doctrinas sin fundamento real. Y quien apoye que el 1% de la población tenga el 99% de los recursos, como ocurre a día de hoy, no es que sea de derechas, es que es gilipollas.

Que bien se lo ha montado el sistema para dejar sin mente a tanta gente.

Un saludo.
02/05/17 1:30 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.