(457) La Iglesia y la unidad nacional de España

–En este artículo lo único que hace usted es copiar textos ajenos y pegarlos.

–Exactamente. Un profesor mío decía que quien copia de uno es un plagiario, quien copia de dos un divulgador, y quien copia de tres o más, un investigador. Ya ve, pues, que he hecho un trabajo de investigación.

Vuelvo a publicar mi artículo (193-3 – 30-IX-2012), actualizado en algunos pocos puntos.

* * *

Santo Tomás de Aquino estudia en la Suma Teológica «Si la sedición es siempre pecado mortal» (STh II-II, 42, 2), cuestión que incluye en su Tratado de la caridad (cuestiones 23-46). Y da sobre el tema la enseñanza tradicional de la Iglesia.

«La sedición se opone a la unidad de la multitud, del pueblo, de la ciudad o del reino». No trata el Aquinate, por supuesto, de una comunidad tiránicamente establecida y gobernada. Él hace notar, por el contrario, citando a San Agustín, que trata de un «cuerpo asociado con la anuencia del derecho y la comunión utilitaria». Y afirma: «Es claro que la unidad a que se opone la sedición es la unidad de derecho y de la utilidad común. Y, por tanto, la sedición se opone a la justicia y al bien común; y por eso es en su género pecado mortal». Y añade: «El pecado de sedición cae primera y principalmente sobre aquellos que la procuran, los cuales pecan gravísimamente, y después sobre quienes les secundan, perturbando el bien común».

La misma doctrina, en forma positiva, es hoy enseñada en el Catecismo de la Iglesia Católica, cuando trata de la Participación en la vida social (1897-1917), donde enseña el deber de obediencia y respeto a las leyes y gobernantes, pues «no hay autoridad que no provenga de Dios… Quien se opone a la autoridad, se rebela contra el orden divino» (1899: Rm 13,1-2).

«Lo que Dios ha unido que no lo separe el hombre» (Mt 19,6). Hay sin duda una analogía profunda entre el divorcio y la secesión… Pero vayamos por partes.

* * *

I.- Del diablo vienen la mentira, el odio, el homicidio, la división, la guerra

–La mentira. La falsificación victimista de la historia es una exigencia necesaria para justificar a los nacionalismos secesionistas injustos. Ya señalé en mi anterior artículo (La Iglesia y la unidad nacional, I -Italia) que la Iglesia, lo mismo que estima inadmisibles los separatismos sin justificación suficiente, reprueba igualmente las unidades nacionales impuestas por la fuerza o causantes de graves injusticias y agravios, como han podido darse en los Balcanes, en Sudán y en tantos otros lugares.

Hay situaciones tan pésimas que procurar la independencia, incluso con las armas, es un deber patriótico de conciencia. Esta doctrina de la Iglesia, común a cualquier hombre de buen sentido, pone a los secesionistas sin causa en la necesidad de justificar su nacionalismo falsificando la historia e incluso el presente, traduciendo siempre una y otro en clave victimista. Por lo que se refiere a Euskadi, mi hermano Ángel María –a quien tanto debe este artículo, y yo mismo, aunque no en dinero– reunía en un artículo varias citas muy elocuentes (La Razón 24-V-2002):

«Jon Juaristi, ex etarra, euskaldún, catedrático: “Hay que hacer saber a los engañados vascos que jamás hubo una patria vasca ocupada y destruida por España”. El nacionalismo vasco “reclama la reparación de unas ofensas que no existen en nombre de una patria vasca que no existió nunca”. José Andrés-Gallego, catedrático de Historia: “Llevamos los vascos en España entre mil y quinientos años de historia común y pacífica”. Juan Pablo Fusi, guipuzcoano, catedrático de Historia: “Las ficciones nacionales alumbradas por los nacionalismos del XIX no resisten el examen de la Historia”. Fernando G. de Cortázar, jesuita, catedrático de Historia: “La región en que se manipula la Historia de una manera más escandalosa es el País Vasco”. Gabriel Jackson, historiador e hispanista norteamericano: “No sé de ningún otro caso en que unas falsedades, sinceramente creídas, hayan llevado a cientos de seres humanos, por lo demás decentes, a creer que sirven a una buena causa asesinando a ochocientas personas en unas condiciones de libertad política y con un Gobierno representativo (…) Es sólo entendible desde una nefasta y parcial interpretación de la Historia.”»

Concretamente, añado yo, una buena parte del ejército conducido en 1512 por el Duque de Alba para «convencer» al Reino de Navarra de la conveniencia de integrarse en la unidad de España estaba formada por guipuzcoanos y vizcaínos. Gracias a ellos entra Navarra en la unidad de España, completando el Reino peninsular. En fin, a todos los testimonios de los historiadores citados podrían añadirse otros muchos de Marcelino Menéndez Pelayo, Claudio Sánchez Albornoz, Ramón Menéndez Pidal, Ricardo de la Cierva, etc. Todos dicen lo mismo: coinciden todos porque escriben una historia verdadera, no inventada.

–El odio. El independentismo nacionalista injusto se ve obligado también a fomentar el odio y el desprecio hacia «los otros» para justificar su causa. El diablo le ayuda, «él es el acusador de nuestros hermanos» (Apoc12,10). Pondré sólo algunos ejemplos.

Sabino Arana Goiri (1865-1903), el fundador del Partido Nacionalista Vasco (PNV), que nunca lo ha repudiado, expresa su odio hacia España y su repugnancia hacia los españoles no vascos en unos términos verdaderamente demenciales. A veces parece que el odio a España es en él aún mayor que el amor a Euskal Herría.

«Nosotros odiamos a España con nuestra alma, mientras tenga oprimida a nuestra Patria con las cadenas de la esclavitud» (Bizkaitarra nº 16). «Si a esa nación latina la viésemos despedazada por una conflagración interna o una guerra internacional, nosotros lo celebraríamos con fruición y verdadero júbilo, así como pesaría sobre nosotros como la mayor de las desdichas (…) el que España prosperara y se engrandeciera». «Cuando el pueblo español se alzó en armas contra el agareno invasor y regó su suelo con sangre musulmana para expulsarlo, obró con caridad. Pues el nacionalismo bizcaino se funda en la misma caridad» (ib. 28). «Gran número de ellos [los maketos] parece testimonio irrecusable de la teoría de Darwin, pues más que hombres semejan simios poco menos bestias que el gorila» (ib. 27). Etcétera. Me limito a citar estas pocas frases suyas, para evitar la morbosidad. Las hay aún más diabólicas y repugnantes.

Jordi Pujol i Soley (1930-), nacionalista catalán independentista, fue 23 años presidente de la Generalidad de Cataluña (1980-2003). Y aunque no en palabras tan extremas, ha manifestado de modo semejante su desprecio por los inmigrantes españoles no catalanes. Concretamente por los andaluces. Por supuesto, no expresa en absoluto el sentir general de los catalanes.

«…el hombre andaluz no es un hombre coherente, es un hombre anárquico. Es un hombre destruido (…) es, generalmente, un hombre poco hecho, un hombre que hace cientos de años que pasa hambre y que vive en un estado de ignorancia y de miseria cultural, mental y espiritual. Es un hombre desarraigado, incapaz de tener un sentido un poco amplio de comunidad. A menudo da pruebas de una excelente madera humana, pero de entrada constituye la muestra de menor valor social y espiritual de España… Si por la fuerza del número llegase a dominar, sin haber superado su propia perplejidad, destruiría Cataluña. E introduciría su mentalidad anárquica y pobrísima, es decir, su falta de mentalidad» (La inmigració, problema i esperança de Catalunya, Edit. Nova Terra, Barcelona 1976, pgs. 65-68).

No existe de ningún modo en España un odio simétrico contra vascos y catalanes. Muy al contrario, suelen ser considerados con aprecio y simpatía. Un ejemplo de ello, trivial, pero significativo, es que en todas las regiones de España hay un gran número de seguidores del Athletic Club de Bilbao y del Fútbol Club Barcelona, como también del Madrid.

Albert Boadella (1943-) actor y director de El Joglars, auto-exilado de Cataluña a causa del nacionalismo, declara en una entrevista: «Hay dos generaciones educadas en el odio a todo lo español», desde que los nacionalistas, después de la Constitución española de 1978 –que votaron masivamente, lograron gobernar la Generalitat. «Son 35 años de adoctrinamiento en las escuelas, desde los parvularios […] Todo ha estado impregnado del mensaje de que España es el enemigo» (prensa, 8-X-2017). 

–El homicidio, la sedición, la guerra, proceden de la mentira y del odio. Palabra de Cristo: «el diablo fue homicida desde el principio y no se mantuvo en la verdad. Él es mentiroso y padre de la mentira» (Jn 8,44). Si unos piensan y dicen –o al menos dicen, aunque no se lo crean–: «el feto es un ser vivo, pero no es propiamente un ser humano», otros habrá, o ellos mismos, que lo maten, que aborten, y que exijan «el derecho al aborto», subvencionado por los contribuyentes. Si otros piensan y dicen con mentira: «nuestro pueblo está ocupado y oprimido», otros habrá que asesinen, lógicamente, a todos los invasores que puedan, 800 o los que sean: tiro en la nuca, bomba-lapa en el coche. Vale todo.

La palabra griega diábolos, compuesta de diá (a través de) y bállö (arrojar), significa separar, acusar, reprochar, calumniar, rechazar, presentar falsamente, engañar, dividir. Éstas son las especialidades de los partidos políticos nacionalistas que pretenden –sin causas justas y de gravedad suficiente–, sirviéndose de la mentira y del odio, separar los pueblos que Dios ha unido en su providencia para el bien común de todos ellos.

No me detengo a describir en este artículo las terribles consecuencias que el independentismo consumado de Euskadi y Cataluña habrían de producir, previsiblemente, en estas regiones de España y en toda España. Remito sobre este tema a los posts de Enraizados, Bruno Moreno y otros, que al final de este artículo están citados.

Injusticias, abusos y violencias… Españoles vascos y catalanes, arraigados en su tierra quizá desde hace muchas generaciones, que pierden de pronto su nacionalidad y quedan como extranjeros o como ciudadanos de segunda categoría en su propia patria, o que han de exilarse de ella; daños religiosos, culturales y económicos muy graves; división de familias y propiedades, de empresas y entidades; conflictos con la Constitución y las leyes de España y de la Unión Europea, que siendo muy difícilmente superables, pueden degenerar en conflictos violentos.

Ir a la independencia viene a ser como ir a la guerra: ultima ratio. Ir a la independencia sólo es lícito si está justificado por unas causas ciertas y muy graves, que en modo alguno se dan hoy en España. El independentismo sin tales causas es gravemente ilícito, incompatible con la conciencia de los católicos y de cualquier ciudadano.

* * *

II.- De Cristo y de la Iglesia proceden la verdad, el amor, la unión, la solidaridad, la paz

En un artículo anterior (193-2, La Iglesia y la unidad nacional –Italia),  vimos la fuerte reacción de la Iglesia en Italia, encabezada por el Obispo de Roma y la Conferencia Episcopal, para defender de un intento separatista la unidad indivisible de esa nación, iniciada como tal hace un siglo y medio. También se ha dado en el episcopado de España una reacción semejante ante los intentos separatistas de romper una unidad nacional entretejida y consolidada a través de muchos siglos. Se ha dado, es cierto, la excepción de algunos Obispos más o menos acentuadamente independentistas. Pero en esta ocasión no voy a impugnarlos ni mencionarlos. El desierto eclesial patético, la descristianización que se ha producido en su entorno, ayuda a valorar justamente sus posiciones.

–En 2002, Mons. Fernando Sebastián Aguilar, entonces Arzobispo de Pamplona-Tudela y Vicepresidente de la Conferencia Episcopal, publicó el documento La conciencia cristiana ante el terrorismo (15-I-2002). Ya la Asamblea Plenaria de la CEE había intervenido antes sobre el tema con varios documentos; por ejemplo, Ante el terrorismo y la crisis del país (1981); Constructores de la Paz (1986). Pero creo que la valiente claridad de Mons. Sebastián fue un paso adelante muy importante.

«Ante la exigencia del pretendido derecho a la autodeterminación, es preciso hacer una serie de observaciones que debilitan y prácticamente anulan la legitimidad de esta reivindicación. Los vascos están presentes en todo el territorio español; y en lo que se llama País Vasco o Euskal Herría, hay y ha habido desde hace siglos muchas personas no vascas, viviendo en paz y armonía con los vascos. Esa unidad ahora invocada como Euskal Herría o País Vasco no ha sido nunca una unidad política independiente, ni puede considerarse como un país ocupado por otro, puesto que ha participado en la historia general de los pueblos peninsulares desde la romanización, en la era visigótica, en los años de la Reconquista y de forma plena y constante desde que se instaura la Monarquía española (…)

«Los vascos no están sometidos a ninguna injusticia objetiva» (…); por tanto «que los jóvenes no sean educados en el odio (…) que no crezcan con el resentimiento contra unos pretendidos opresores». Dice muchas cosas más Mons. Sebastián en las 19 páginas del documento, pero prefiero transcribir en los párrafos siguientes sus mismas ideas, expresadas por la CEE al fin de ese año 2002..

En el 2002, la Conferencia Episcopal Española impugna el nacionalismo independentista injusto en la Instrucción pastoral Valoración moral del terrorismo en España, de sus causas y de sus consecuencias (XI- 2002). En este documento la CEE no condena solamente el terrorismo, sino también el nacionalismo independentista sin causa justa. Vale, pues, su doctrina tanto para el independentismo terrorista, como para el que sólo emplea para alcanzar sus fines la violencia ideológica de la mentira en la educación, los medios de comunicación y la acción política. Y lo que dice la CEE en referencia al País Vasco es aplicable también, mutatis mutandi, a Cataluña, a Galicia, etc. Transcribo algunas frases.

«33. La organización terrorista ETA enarbola la causa de la libertad y de los derechos del País Vasco, al que presenta como una nación sojuzgada y anexionada a la fuerza por poderes extranjeros de los que sería preciso liberarla (…).

«La pretensión de que a toda nación, por el hecho de serlo, le corresponda el derecho de constituirse en Estado, ignorando las múltiples relaciones históricamente establecidas entre los pueblos y sometiendo los derechos de las personas a proyectos nacionales o estatales impuestos de una u otra manera por la fuerza, dan lugar a un nacionalismo totalitario, que es incompatible con la doctrina católica.

34. Por ser la nación un hecho, en primer lugar, cultural, el Magisterio de la Iglesia lo ha distinguido cuidadosamente del Estado (Pío XII, Radiomensaje 21-IX-1949; Juan Pablo II, en la UNESCO, 2-VI-1980; en la ONU, 5-X-1995). A diferencia de la nación, el Estado es una realidad primariamente política; pero puede coincidir con una sola nación o bien albergar en su seno varias naciones o entidades nacionales. La configuración propia de cada Estado es normalmente fruto de largos y complejos procesos históricos. Estos procesos no pueden ser ignorados ni, menos aún, distorsionados o falsificados al servicio de intereses particulares.

35. España es fruto de uno de estos complejos procesos históricos. Poner en peligro la convivencia de los españoles, negando unilateralmente la soberanía de España, sin valorar las graves consecuencias que esta negación podría acarrear, no sería prudente ni moralmente aceptable.

La Constitución es hoy el marco jurídico ineludible de referencia para la convivencia. Recientemente, los obispos españoles afirmábamos: “La Constitución de 1978 no es perfecta, como toda obra humana, pero la vemos como el fruto maduro de una voluntad sincera de entendimiento y como instrumento y primicia de un futuro de convivencia armónica entre todos” (CEE, La fidelidad de Dios dura siempre. Mirada de fe al siglo XX, 26-XI-1999). Se trata, por tanto, de una norma modificable, pero todo proceso de cambio debe hacerse según lo previsto en el ordenamiento jurídico. Pretender unilateralmente alterar este ordenamiento jurídico en función de una determinada voluntad de poder, local o de cualquier otro tipo, es inadmisible. Es necesario respetar y tutelar el bien común de una sociedad pluricentenaria». La doctrina de este mismo documento fue reiterada años más tarde en una Nota de prensa de la CCE, Nación y nacionalismos (7-I-2005).

Recordemos que la Constitución, aludida por los Obispos, establece en su Art. 2, que ella misma «se fundamenta en la indisoluble unidad de la nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades o regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas».

En el 2006 la CEE vuelve a impugnar el nacionalismo independentista injusto en la Instrucción pastoral Orientaciones morales ante la situación actual de España (23-XI-2006). Reafirma los mismos criterios ya citados cuando trata de Los nacionalismos y sus exigencias morales (70-76), añadiendo algunas consideraciones:

73. « La Iglesia reconoce, en principio, la legitimidad de las posiciones nacionalistas que, sin recurrir a la violencia, por métodos democráticos, pretendan modificar la unidad política de España. Pero enseña también que, en este caso, como en cualquier otro, las propuestas nacionalistas deben ser justificadas con referencia al bien común de toda la población directa o indirectamente afectada. Todos tenemos que hacernos las siguientes preguntas. Si la coexistencia cultural y política, largamente prolongada, ha producido un entramado de múltiples relaciones familiares, profesionales, intelectuales, económicas, religiosas y políticas de todo género, ¿qué razones actuales hay que justifiquen la ruptura de estos vínculos? (…) ¿Sería justo reducir o suprimir estos bienes y derechos sin que pudiéramos opinar y expresarnos todos los afectados?

76. Con verdadero encarecimiento nos dirigimos a todos los miembros de la Iglesia, invitándoles a elevar oraciones a Dios en favor de la convivencia pacífica y la mayor solidaridad entre los pueblos de España, por caminos de un diálogo honesto y generoso, salvaguardando los bienes comunes y reconociendo los derechos propios de los diferentes pueblos integrados en la unidad histórica y cultural que llamamos España».

El Papa Benedicto XVI viajó en el 2010 a Santiago de Compostela y Barcelona. Y en el aeropuerto de esta ciudad, El Prat, cuando partía hacia Roma, aseguró sus oraciones para que «todos los pueblos de España» reciban «los dones celestiales» que les ayuden «a vivir como una sola familia».


–En el 2012 la Comisión Permanente de la CEE reprueba el secesionismo injusto y unilateral en el Anexo de su declaración Ante la crisis, solidaridad (3-X-2012), en el que reproduce íntegramente los números 70-76 de la Instrucción Pastoral de la CEE de 23-XI-2006, y transcribe en cita el número 35 de la Instrucción Pastoral de la CEE de 31-XII-2002. Ambos textos los he transcrito ya más arriba.


* * *

III.- El País Vasco es España

Pensando a qué historiador de valía podría yo expoliar en esta cuestión, para hacer una síntesis breve y autorizada, me he decidido por Juan Pablo Fusi Aizpúrua, guipuzcoano de San Sebastián/Donosti (1945-), profesor de historia, muy especialmente atento a la historia del País Vasco. Resumo la transcripción que se hizo de su conferencia Raíces históricas del pluralismo vasco (5-IV-2006), basada en su libro El País Vasco: pluralismo y nacionalidad (Alianza, Madrid 1990).

Se produce una «integración de Álava, Vizcaya y Guipúzcoa en Castilla desde el siglo XII. Todo lo que sabemos anterior a esa época es relativamente muy poco (…) Hay poquísima población en la Alta Edad Media, siglos 8 y 9; se sospecha que hay unos 8.000 habitantes en Vizcaya, ni una ciudad, no hay ninguna urbe (…) Los nombres Álava, Vizcaya y Guipúzcoa no aparecen en las fuentes hasta el siglo XI. ¿Todo eso es error de fuentes? No, también refleja la poca entidad histórica-nacional de estos territorios (…)

«Hablamos de una población muy dispersa, muy pequeña, sin idea de nación, sin sentimiento de comunidad y sin manifestaciones escritas, o jurídicas, o legales, de ningún tipo, ningún tipo de entidad política de ninguna naturaleza (…) [Se escribe que en tal lugar se ha construido una iglesia, que fulanita se casó con fulano, son aludidos señoríos varios, etc.] «Lo que sí podemos tener es que esos territorios basculan y acaban integrándose hacia Castilla desde el siglo XII» (…) Los fueros vascos «se empiezan a recopilar en el siglo XIII» (…) «Los fueros se recopilan bajo jurisdicción de Castilla, lo cual quiere decir que la integración en Castilla es a través de la recopilación de fueros. Pero es la integración en Castilla lo que dio integridad institucional al País Vasco, a las provincias vascas separadas (…) Es verdad que los fueros son derecho consuetudinario, que se pierde, como dice la propaganda, en la noche de los tiempos, pero quien lo fija, quien lo incorpora en la legislación, quien le da sentido jurídico y, por tanto, lo convierte en órgano constitutivo, en gobierno territorial de aquí, es el Reino de Castilla».

«Estos territorios tuvieron que tener en algún momento un origen monolingüe y euskaldún (…) Pero que desde el siglo XII o XIII en la élites vascas hay un bilingüismo es evidente. Les pongo los casos más conocidos: el canciller Ayala [Pedro López de Ayala, Vitoria 1332-Calahorra 1407), al servicio del rey Pedro I de Castilla]… es uno de los mejores prosistas castellanos de la segunda mitad del siglo XIV (…) En Vizcaya, las andanzas y fortunas de García de Salazar [Musques 1397-Portugalete 1476, historiador vizcaíno] están escritas también en castellano (…) El bilingüismo, repito, en las élites es no solo evidente, sino muy intenso».

«A esto ha de añadirse «otra cosa que conocen ustedes sobradamente, la participación sustantiva, no ya ocasional, o periférica, o marginal, de vascos –vizcaínos, como se les llama en ese momento, en el siglo XVI–, en la administración imperial española, sobre todo con los Ausburgo, con Carlos V y con Felipe II y el imperio en América. Todos estos nombres que están en las calles de nuestros pueblos, todas llevan sus nombres (…) Elcano [Juan Sebastián Elcano (Guetaria 1476-cerca de las islas Molucas 1526)] firmaba “Un castellano de Guipúzcoa”, ésa es la firma de Elcano en todos los documentos». [Añade Fusi otros muchos vascos muy notables en la historia primera de América hispana: Irala, en Paraguay; Francisco de Ibarra, Nueva Durango en Méjico; Legazpi y Urdaneta en las Filipinas; Lope de Aguirre, buscador de El Dorado; Juan de Zumárraga, primer obispo de Méjico» [Juan de Garay, fundador de Buenos Aires; etc.]

«Los vascos, sobre todo los guipuzcoanos, en el siglo XVI» [tienen una presencia muy importante en el gobierno de España]. «Así en el Quijote, cuando se encuentra con el caballero vizcaíno dice “Vizcaíno, luego secretario”; secretario no es grano de anís, es secretario de estado, o notario del reino (…) Vascos fueron el primer embajador español en los Estados Unidos, de Bilbao, Diego Mª de Gardoqui, y el último general que muere en América luchando contra la independencia, es decir, a favor de la Corona y de España es Pedro de Olañeta. Otro vasco, Ignacio de Loyola, siglo XVI (…) funda en 1534 la Compañía de Jesús, que no es solo una orden vasca, sino también el instrumento de la contrarreforma católica del siglo XVI» (…)

Me permito interpolar al texto de Fusi una nota mía. Cuando estaba yo escribiendo los Hechos de los apóstoles de América, hube de leer muchos libros sobre el tema, y entre ellos el de Felipe Guamán Poma de Ayala (1534-1615), Nueva crónica y buen gobierno (Historia 16, Madrid 1987, vol. I-III). El autor, de noble familia yarovilca, en 1300 páginas, ilustradas por él mismo con 400 preciosos dibujos, describe en buen castellano la conquista y el desarrollo del Perú, cuando este Virreinato existía desde hacía unos 70 años. Al llegar en su crónica a la descripción de la ciudad de Guanuco, dice: «Es de la Corona real, que desde los Incas fue así, fiel como en Castilla los vizcaínos. Son fieles, grandes servidores de Dios y de su Majestad» (v. III, pg. 1112). Los vizcaínos hacia el 1600, modelos de fidelidad a la corona de Castilla. Pido excusas, y continúa el profesor Fusi.

«Seguimos hablando de un País Vasco con una población muy escasa. Sabemos que a finales del siglo XVIII tiene 300.000 habitantes, y que Bilbao podría tener entonces unos 8 o 9.000 habitantes. Guipúzcoa, por un estilo. Vitoria, un poco menos. Y España tienen en ese momento unos 11.000.000 habitantes (…) Sevilla tiene 500.000 habitantes en el siglo XVI, Madrid no llega a doscientos y pico mil. Estábamos hablando de un País Vasco pequeño. No obstante, esos hidalgos tienen un peso muy importante» en la vida del Reino de España. (…) «En todo caso –he empezado en el siglo XII y estamos ya varios siglos después–, no hay ninguna duda sobre la idea de la plena integración de estos territorios, y sin conflicto, en lo que primero es Castilla y luego pasa a ser Reino de España, y España». Puede citarse como ejemplo, «Peñaflorida, la Real Sociedad Vascongada de Amigos del País, la primera que se crea en España de su modelo que sirve de modelo a las 80, 90 o 100 reales sociedades vascongadas que proliferan por toda España en el siglo XVIII, y que son como gabinetes de estudios económico-sociales para el desarrollo del país» [como todavía los tiene ahora el BBVA: Banco Bilbao Vizcaya Argentaria.] (…)

«La Ley del Decreto de 25 de octubre de 1839 no fue abolitoria de fueros, confirmó los fueros (…). La que sí es abolitoria es la Ley de 21 de julio de 1876 que dejó abolido el sistema foral, pero que fue inmediatamente compensado en febrero de 1878 con la concesión y la creación del sistema de conciertos económicos» (…)

«El gran cambio es a partir de 1880. De 300.000 habitantes vamos a pasar a 900.000 en 1900 y a los 2.100.000 que tenemos ahora (…) La industrialización significa la proyección, la irrupcióndel País Vasco en la historia de España (…) Bilbao se convierte en una de las capitales financieras, económicas, industriales y uno de los centros dinámicos de España (…) Lo que define al País Vasco a finales del siglo XIX y a todo lo largo del XX, incluído bajo Franco, es la enorme irrupción de esta región en la historia de España por la enorme proyección del capital y la industria vasca en toda la economía española».

No transcribo, por no alargar demasiado mi artículo, las observaciones muy interesantes que Fusi hace sobre la formación del nacionalismo vasco, su lugar en la Guerra Civil, la fuerte tradición socialista de la región, la llegada de los nacionalistas al gobierno de Euskadi en las últimas décadas, que a pesar de sus fuertes presiones, en modo alguno extingue la existencia firme de un no-nacionalismo. A los antiguos nombres de Unamuno, Baroja, Maeztu, podrían añadirse hoy los de Blas de Otero, Gabriel Celaya, García Cortázar, Juaristi, Savater y otros.

La verdadera historia del País Vasco es libre, noble y hermosa. Los abertzales (nacionalistas secesionistas) denigran continuamente a sus antepasados vascos, pues afirman que durante siglos han sido siervos oprimidos, gentes por tanto sin fuerza para afirmar su identidad nacional y su justa independencia. Pero mienten, y la verdad es otra, la que hemos comprobado. Los vascos han sido españoles desde hace muchos siglos, son cofundadores de España, la formada plenamente por los Reyes Católicos, y siempre han sido especialmente activos en los altos puestos de la dirección de España.

José A. Sentís, periodista y profesor en la Universidad Complutense, hace notar en referencia al caso vasco: …«en lugar de reivindicar su paternidad compartida en la fundación de España, que objetivamente les pertenece, los nacionalistas crean un imaginario de sumisión y dominación, como si les avergonzara su pasado glorioso y se enorgullecieran de sus fracasos inexistentes. Digan lo que digan estos intérpretes victimistas de la Historia, ellos no son España porque España les hubiera colonizado o doblegado por las armas, sino porque la compusieron desde el principio. Son más España que otros antiguos reinos de esta península».

Para final, unas palabras del ex etarra y escritor Jon Juaristi (Bilbao 1951-):

«¿Te preguntas, viajero, por qué hemos muerto jóvenes, y por qué hemos matado tan estúpidamente?… Nuestros padres mintieron: eso es todo».

* * *

IV.- Cataluña es España

En la Hispania romana Cataluña era la Tarraconense. Y para describir en síntesis lo que sigue a la romanización primera, expolio esta vez al gran historiador Luis Suárez, en su artículo La nación española (La Gaceta fin de semana, 10/11-I-2004). Coinciden sus apreciaciones con las de otros grandes historiadores catalanes, como Ramón de Abadal, Marcelo Capdeferro, Jaime Vicens Vives (cf. R. de la Cierva, Historia total de España, Fénix, Madrid 1998; en Misterios de la Historia, Planeta 1990, cp. III: Cataluña, mucho más que un Milenio, 107-157, hace una síntesis preciosa de la historia de Cataluña en España). Escribe Suárez:

«En su origen el término nación carece de las connotaciones políticas que en el siglo XIX se le asignaron. Significa únicamente naturaleza o nacimiento. En los Estudios Generales, origen de nuestras Universidades, se empleó para agrupar a profesores y alumnos de acuerdo con el lugar de procedencia (…) Es preciso llegar al Concilio de Constanza (1412-1414) para que se obtenga una definición más concreta. Se dijo entonces que la Cristiandad, es decir, Europa, estaba ordenada en cinco naciones: Italia, Alemania, Francia, España e Inglaterra. Cada una de ellas contaba con una pluralidad en las estructuras políticas y administrativas, si bien se reconocía que poseían vínculos de unidad (…) Pedro IV el Ceremonioso [Balaguer 1319-Barcelona 1387, Rey de Aragón, decía] desde Barcelona que “Cataluña es la mejor tierra de España”. Y los arzobispos de Braga, Toledo y Tarragona reclamarían para sí el título de primado de España (…)

«No faltaron intentos de restablecer la unidad política que tuvieran [en España] los visigodos (…) Y así, en el siglo XIII, España se integró en cuatro reinos, que no desconocían la unidad. Cuando los peninsulares salen al exterior se les reconoce como españoles (…) Y cuando Jaime II [Valencia 1267-Barcelona 1327, rey de Aragón y de Valencia, conde de Barcelona], al desembarcar en Cerdeña, hace ondear por primera vez la senyera, está lanzando al aire los dos colores, rojo y gualda, que los españoles todos harán suyos (…)

«Reforzar la unidad era sin duda la meta a la que todos aspiraban», y esto solo podía hacerse por la fuerza o «mediante un acercamiento entre las familias reinantes, hasta hacer que todas fuesen una sola dinastía, como pretendieron los Trastámara. Nadie dudaba de que la unidad era superior (…) Y en Caspe triunfó este criterio, llamando a un Trastámara, Fernando, fruto de dicha unión. Con más claridad lo expone la Generalidad de Cataluña cuando, en 1463, al rechazar a su rey, Juan II, al que culpa de quebrantar la legitimidad de ejercicio, se dirige a Enrique IV de Castilla y le pide que ciña la corona porque él significa la legitimidad de España entera.

«La conciencia de que se forma una nación está en la base del proceso. Ya Pedro IV [el Ceremonioso, antes aludido] pidió a su yerno, Juan I, que admitiese a catalanes y valencianos en los privilegios de Brujas [que a mediados del siglo XIV había reconocido como «nación española» a marinos y comerciantes de nuestra península instalados en Brujas], porque “españoles somos todos”.

«Cuando Fernando e Isabel consuman el proceso (…) España será, con ellos, unión de reinos, es decir, soberanía fuerte y consolidada, con estructuras administrativas que se respetan».

Cataluña es hoy una región de España altamente desarrollada en cultura, en arte, en industria y en muchos otros campos de la vida social; un pueblo, una «nación» en el sentido antiguo, que ha conservado sus tradiciones y su lengua, abundante en literatura desde antiguo. Gran parte de su población está formada en los últimos decenios por españoles procedentes de otras regiones de España menos desarrolladas. (Ver al final el Post post 1º).

Francisco Cambó (1876-1947), político catalán, en octubre de 1937 publicó en La Nación un artículo titulado La cruzada española, en el que decía: «No es hoy momento de discutir cómo se regirá la nueva España [cuando termine la guerra civil]. Pero una cosa podemos decir: España (…) fue un más grande valor universal en cuanto fue más española, más íntimamente unida a la solera medieval que la forjó preparando la gran obra de los Reyes Católicos y de los primeros Austrias, mientras que las etapas de su decadencia coinciden con las de su decoloración tradicional» (en R. de la Cierva, Misterios de la historia, Planeta 1990, 144).

* * *

V.- Los «ocupados y oprimidos» de Cataluña

Lo recordaré brevemente. Cataluña se integró en España hace cinco siglos, por la unión de los reyes Fernando e Isabel; no por las armas, sino por vinculación de dinastías, como era frecuente en la época. Y cuando, después de Franco, se reinició la forma política de España en la Constitución Española de 1978, estableciendo las Autonomías, integradas «en la indisoluble unidad de la nación española, patria común e indivisible de todos los españoles» (art. 2), con «integridad territorial» inviolable (art. 8), de los 4.398.173 catalanes llamados al Referéndum para pronunciarse sobre dicha Constitución, votaron 2.839.715, un 64,5%. Y de ellos dieron voto afirmativo 2.701.870, y negativo 137.845 (de los votos válidos, 95% sí, 5% no). El resto se abstuvo o dio votos nulos o en blanco.

El 95% de los catalanes votó favorablemente en 1978 la Constitución Española que, por cierto, en el artículo 155 dispone: «Si una Comunidad Autónoma no cumpliere las obligaciones que la Constitución», etc.

Cataluña, por tanto, votando por gran mayoría la Constitución Española del 78, se autodeterminó, reafirmando su unión secular al Reino de España. Y aquellas votaciones fueron perfectamente libres, no como las de Rumanía con Ceaucescu o las de Cuba con Castro o las de Cataluña con Puigdemont. Otros hubo que en ese mismo Referéndum del 78 prefirieron la abstención (como el PNV) o que votaron en contra (ERC, BNPG y otros).

Desde entonces hasta hoy la Generalitat ha estado gobernada por nacionalistas, que al paso de los años han ido imponiendo el catalanismo independentista en todos los campos a marchas forzadas y uniformemente aceleradas –educación, control de casi todos los medios de comunicación, política lingüística abusiva, preferencias pro nacionalistas en subvenciones, fundaciones, contratas, etc.–. De ese modo, apoyados por la eficaz colaboración de eclesiásticos nacionalistas, en varias décadas han logrado inculcar en una buena parte del pueblo catalán la convicción de que Cataluña está «ocupada y oprimida» por España (!). Y que por tanto, hay razones de sobra y causas justas para procurar su propia soberanía e independencia.

Podemos preguntarnos: ¿y cuándo se produjo esa ocupación de Cataluña? ¿Antes de la Constitución del 78? No se explica entonces que la aprobaran, y con tanta mayoría. ¿Después de la Constitución? Es muy increíble, manteniendo los nacionalistas el gobierno desde el 78 hasta hoy, y forzando su catalanización implacablemente y cada vez más. Simplemente, es la falsificación de la historia y del presente para justificar una independencia pretendida de modo gravemente injusto.

Esa mentira, aun siendo tan obviamente falsa, ha conseguido una profunda y extensa difusión incluso entre personas cultas y de honesta vida. Podemos comprobarlo en el siguiente ejemplo.

El Sr. Obispo de Solsona, Mons. Xavier Novell Gomá (1969-), en la Homilía de la Missa de la Mare de Déu del Claustro, festa major de Solsona, en una Catedral repleta de autoridades y diocesanos, dos días antes de la Díada que se venía anunciando independentista, predicó que la Virgen María, «nacida en un país ocupado y oprimido» (el Israel ocupado y oprimido por el Imperio de Roma) «sabe bien lo que significan estas banderas» independentistas («nascuda en un país ocupat i oprimit (…) sap bé el que signifiquen aquestes senyeres»). «¿Qué le debemos explicar nosotros sobre los deseos nobles y justos de independencia de un pueblo? Pasado mañana, en Barcelona, una gran manifestación reclamará la independencia de Cataluña: “Cataluña, próximo estado de Europa”»- Què li hem d’explicar nosaltres sobre desitjos nobles i justos d’independència d’un poble»).  Texto de la homilía del obispo Novell.

Ésta es sólo una muestra de la colaboración profunda que el nacionalismo independentista, durante decenios, ha recibido en Cataluña de numerosos eclesiásticos, y las grandes ayudas que éstos han recibido en justa reciprocidad del nacionalismo gobernante. Germinans germinabit ha publicado sobre este asunto varios informes muy notables, como por ejemplo: (1), (2) y (3).

En la Guerra Civil del 36, tan terrible, como todas las guerras, especialmente cuando son civiles, cada parte recibió de la otra grandes golpes y agravios. Pero, gracias a Dios, en tres cuartos de siglo ya quedaron atrás esos males. Lo que entonces perdieron los vascos y catalanes, concretamente, en estos decenios lo han ido recuperando con creces, y actualmente tanto el País Vasco como Cataluña están entre las regiones más prósperas de España, y su autonomía política es mayor que la que nunca tuvieron en su historia. Sin embargo, la exigencia que ya he señalado de justificar la causa independentista alegando intolerables injusticias y ofensas, es decir, falsificando la historia y el presente, explica que el nacionalismo soberanista haya inculcado en una buena parte de la población, usando todos los poderes del Gobierno local, el convencimiento de que es «un país ocupat i oprimit». Como Roma ocupaba y oprimía a Israel, así España ocupa y oprime a Cataluña. La Virgen María es testigo.

Una vez instalado el Gobierno nacionalista en Cataluña, y lo mismo en Euskadi, son los españoles originarios de otras regiones o los mismos catalanes y vascos no nacionalistas los realmente «ocupados y oprimidos». O los exiliados.

Oremos, oremos, oremos. «Mantenéos unánimes y concordes con un mismo amor y un mismo sentir. No obréis por rivalidad ni por ostentación, dejaos guiar por la humildad y considerad siempre superiores a los demás. No os encerréis en vuestros intereses, sino buscad todos el interés de los demás. Tened los mismos sentimientos que tuvo Cristo Jesús» (Flp 2,2-5). Cristo es «verdaderamente el Salvador del mundo» (Jn 4,42). No hay otro (Hch 4,12).

José María Iraburu, Larreta, Mathieu, López de Goicoechea, Echeverría, Latasa, etc., sacerdote

Post post 1º. -Transcribo el texto de un hermano mío escrito como Carta al Director en un cierto diario local (29-IX-2017). Los catalanes, se titula. «Els 100 cognoms més freqüents. Total Catalunya. Cognom: García (169.074), Martínez, López, Sánchez, Fernández, Rodríguez, Pérez, González, Gómez, Ruiz, Martín, Jiménez, Moreno, Muñoz, Hernández, Díaz, Navarro, Romero, Torres, Álvarez, Molina, Gutiérrez, Serrano, ¡Vila!», etc. Los últimos son Gallardo, Peña, Herrera, Reyes, Santos y Parra (99). El orden es de mayor número a menor. El primero, García,  representa el 2,42 por mil. Vila el 0,26. Los apellidos computados de mayor a menor número, son los 99 primeros.

El docummento que he transcrito, parcialmente, es del Institut d’Estadistica de Catalunya. Esto no ocurre ni en Portugal, ni en Francia, ni en Italia, ni en ningún país. Leyendo esto ¿a usted se le ocurre algo? A mí sí.

Ángel María Iraburu Larreta.

Post post 2º. -Señalo varios artículos, recientemente publicados [2012], sobre la unidad de España y el separatismo.

Enraizados (12.09.12), Según la doctrina de la Iglesia, ¿sería ética la independencia de Cataluña?

José María Iraburu (18.09.12) La Iglesia y la unidad nacional, I -Italia.

José María Iraburu (26.09.12) La Iglesia y la unidad nacional, y II -España.

Bruno Moreno (25.09.12), La independencia de Cataluña y los católicos.

Luis Fernando Pérez Bustamante (27.09.12), Per ofrener noves glòries a Espanya.

También me permito indicarles

José María Iraburu (21.04.12), El patriotismo y la crisis actual.


Índice de Reforma o apostasía

 

55 comentarios

  
Xavi
Excelente artículo. Un saludo desde Barcelona.
==========================================================================
JMI.-Este comentario y los 54 que le siguen fueron escritos en 2012, en el artículo (193-3) que ha sido actualizado y sustituido por el (457).

26/09/12 1:22 PM
  
Luis Fernando
En el etc del final va mi nombre. Si no como autor, sí como suscriptor de todas las letras de este artículo.
26/09/12 1:26 PM
  
Miguel Angel Clariana
Lo que diga la CEE no puede considerarse ningún argumento de autoridad, son obispos españoles, y están a favor de la "integridad territorial de España", lógico y previsible. Por supuesto, eso no es magisterio de la Iglesia. Y para continuar, que Cataluña forma parte de España es una evidencia. Que debe poder escoger continuar formando pare de ella o separarse pacíficamente de la misma, es un deseo por parte de tantos catalanes que negarles esa posibilidad me parece una injusticia. A usted le parecería una barbaridad que se permitiese un referendum al respecto, en el que sólo pudieran votar los catalanes, lo sé. Pero ni lo que usted, ni lo que yo opinemos influirá en el curso de los acontecimientos, que se van a poner muy interesantes los próximos tiempos.
26/09/12 1:36 PM
  
Juan Mariner
Volvemos a lo mismo. Aparte de ETA y sus adláteres, no hay auténticos independentistas en España. Hay muchas gentes que no tragan con el montaje de los últimos 300 años, donde el borbonismo en sus diferentes evoluciones ha impuesto la preponderancia territorial del antiguo Reino de Castilla sobre los demás: el castellano lengua oficial (se le llama "español" porque es mayoritario, cuando el catalán, el gallego, el vascuence y los bables son lenguas españolas; yo como catalano-hablante jamás digo que un canario habla "español", sino "castellano"); los lideres políticos donde se maneja poder deben ser del antiguo Reino castellano (no puede haber valencianos, aragoneses, catalanes, navarros o mallorquines: Prim acabo muerto, Maura casi y Pi y Margall y Figueras se colaron por la puerta de atrás), se reivindica Gibraltar (no el Rosellón y la Cerdaña, menos mal que cayó Menorca), hasta Carlos III los catalano-aragoneses no podían comerciar en América (era conquista castellana y daba igual si los anglosajones se avanzaban en el Norte), de Portugal ni hablamos (aquello ya pasó), etc.
26/09/12 1:38 PM
  
estéfano sobrino
Un buen resumen de la maldad de las mentiras.

Por cierto, que López de Goicoechea suena a alavés, y ese Mathieu a vasco-francés...

Sin querer entrar en polémica (admito y admiro todo el artículo), cito un aspecto relacionado, algo complementario.

La necesidad de tener una "identidad patriótica". Que cada ciudadano sienta su responsabilidad de construir su patria. Esto creo que es un punto positivo de muchos nacionalistas: saben lo que quieren, y se esfuerzan por conseguirlo. Y algunos, incluso lo buscan por medios legítimos.

Este creo que es un problema muy extendido en España: no nos sentimos responsables de nuestro destino socio-político, sino borregos que pedimos que "otros" resuelvan nuestros problemas (los políticos, empresarios, sindicatos, los indignados, etc.)

Y creo que ésta es la causa de que cada vez haya más independistas (entre gente sensata): ven un barco mal gobernado, que va directo a la ruina, y piensan que saltando por la borda tendrán más posibilidades de sobrevivir.

Personalmente creo que es un espejismo, pues basta ver la calidad del gobierno de tantas autonomías para hacerse una idea de dónde acabarían si cada una fuera por su lado...
26/09/12 2:07 PM
  
Luis Fernando
Miguel Angel, un día de estos vamos a convocar un referendo para ver si permitimos que los ladrones roben impunemente con la única condición de que no hagan uso de la violencia a la hora de robar.

Total, eso sería tan moral y legítimo como permitir que a España le roben parte de su territorio y que a una parte importante de nuestros ciudadanos -los millones de catalanes que se sienten españoles- les conviertan en extranjeros en su propia patria.
26/09/12 2:29 PM
  
Gloria
Dios le bendiga, no tengo más palabras. Gracias de todo corazón.
26/09/12 2:39 PM
  
Catecúmeno
Se avecinan tiempos recios. Nos queda rezar tal como piden los obispos en la declaración citada. Quiera Dios que algún día vuelva a brillar la verdad, la caridad y el sentido común; que Él tenga misericordia de nosotros y nos ayude.

Gracias, padre Iraburu. Es usted un gran hombre y un sacerdote lleno del Espiritu Santo.
26/09/12 2:41 PM
  
posodo
En efecto, el comercio con América estaba limitado a Castilla. En cambio, en las guerras en Nápoles y las defensas ante el turco del Mediterráno de la Corona de Aragón, sí participaban los tercios de Castilla (tanto de tierra como del mar).
Y en la guerra de 1640 bien que pidieron los catalanes la ayuda de Felipe IV frente a Francia (aunque eso sí, los fueros les eximían de tener que contribuir al gasto del ejército del Rey). Tal vez debiera de haberse perdido más contundentemente esa guerra: así no sólo el Rosellón y la Cerdeña, sino Cataluña entera hubieran ido a formar parte de Francia, con Luis XIV (famoso Rey, también Borbón). Qué tiempos los de la Marca Hispánica.
26/09/12 2:42 PM
  
Angel Maria
Señor Luiz Fernando, creo que usted no ha entendido muy bien lo que es el juego democratico. Dice usted que que permitimos un referendum para que los ladrones roben impunemente. Quien convoca este referendum?Para que?Se llegan a decir unas tonterias..de verdad

Por otra parte, si la mayoria de ciudadanos deciden que no quieren pertenecer al Estado español esa es la voluntad democratica. Segun su argumento si en españa gana el PSOE y hacen politicas de izquierda laicistas en contra de la iglesia, que hacemos los que no estamos de acuerdo con eso?no son legitimas? A que no tiene sentido? Nos guste o no la democracia es la dictadura de las mayorias
26/09/12 3:12 PM
  
Tomás Bertrán
Hablamos de la supuestamente independentista Cataluña y es que somos desmemoriados. En Cataluña, durante la Cruzada, hubo muchos catalanes que jugándose la vida se pasaron de bando para formar el Tercio de Requetés de Ntra Sra de Montserrat, muy bien explicado y documentado en un libro que no sé por qué (aunque es fácil deducirlo) no se encuentra y nadie lo nombra. El libro se titula "Los catalanes en la Guerra Civil de España" de José María Fontana. Hubo una familia, y así se ve en una de las fotos que ilustra el libro, en donde se ve al abuelo, al padre y al nieto en el frente. Tres generaciones luchando y de forma voluntaria, como todo el Tercio.
Hay catalanes, g.a.D., que todavía sabemos y nos enorgullecemos de que la grandeza de Cataluña está unida a la del resto de España en que Dios y la Virgen María quiso que fuésemos defensores y apóstoles de la Religión Católica en la Historia, como bien lo expresó Juan Pablo II al hablar sobre la Conquista-Evangelización de América. Sin menospreciar la misión contra el turco y el protestantismo.
Y me pregunto, en favor de mi patria chica, ¿cuántas regiones de España ocupadas por el terror anticlerical se jugaron la vida escapándose para formar un grupo do combate contra los anti-Dios?.
Reconozco que hay catalanes que lo que estoy diciendo ni lo comparten, ni lo entienden y que si lo leen les chirriarán los dientes, pero éstos a mí no me representan.
¡Visca Catalunya!. ¡Viva España!.
26/09/12 3:31 PM
  
Pedro Leon
Me gustaría comentar algunas cosas sobre el articulo:

1er Punto: Las cuestiones de fe y del evangelio son para las personas no para los territorios, la iglesia es universal. Por lo tanto los cristianos pueden evangelizar llevar la buena nueva tanto en España como en la hipotética Cataluña independiente.

2ndo punto: Alguien se ha preguntado porque ha habido este auge del independentismo catalán? El sr Iraburo dice que no existe odio por parte de los españoles hacia los catalanes o vascos y lo compara con el futbol.Aunque sea un ejemplo un poco tonto me gustaría que me acompañara a los campos y que escuchara lo que se grita a los equipos por el hecho de ser catalanes.
Por otra parte también recordarle que el único boicot hecho en España fue en contra de productos catalanes (el cava). Y un simple ejercicio monseñor Iraburo, solo hace falta teclear la palabra "catalanes" en el buscador de twitter y vera las barbaridades genocidas que se dicen.

3ero: Meter al mismo saco el caso vasco y catalán es hacer trampas. NO TIENE NADA QUE VER, los catalanes han sido ejemplares en su apoyo a todos los gobiernos de España apoyando gobiernos de derechas y de izquierdas. Siempre defendiendo sus ideales SIN VIOLENCIA cosa que en el país vasco no puede decir. Los catalanes siempre CONENANDO ROTUNDAMENTE el terrorismo

4to. Me parece muy triste como he leído en algunos sitios de católicos que llegarían a justificar una acción del ejército, una acción violenta para impedir la elección DEMOCRATICA y sin violencia del pueblo catalán. O sea que para ellos la Unidad de España es un precepto divino y el fin (la unidad de España) justificaría los medios (la intervención militar y violenta a la población.

Finalmente hay que decir que en este blog se va hablar más de política que no de religión ni de evangelio. Para mi la postura de la iglesia seria la de respetar la libertad de los ciudadanos que elijan pacíficamente y democráticamente y libremente su futuro siempre y cuanto no violenten los preceptos evangélicos y en el caso de una separación de un territorio si se hace por la vía pacifica y democrática, la iglesia se tendría que limitar a apoyar y observar que en ese nuevo estado se procura a libertad religiosa y los derechos humanos.

---------------------------
JMI.-Eso de que "en este blog se va a hablar más de política que no de religión ni de evangelio" lo dirá Ud. en broma ¿no? De los casi 200 artículos ya publicados, dediqué 30 a "Católicos y política", siempre desde la fe y la doctrina católica.

Al final de cada artículo hay un enlace,
Índice de Reforma o apostasía.
Verifique allí, por favor, su afirmación.
26/09/12 3:37 PM
  
Bruno
Ángel María y Miguel Ángel Clariana:

¿De verdad no se dan cuenta de la falta de lógica de lo que dicen? Afirman ambos que si los catalanes deciden democráticamente que Cataluña sea independiente, habrá que respetar su decisión. Pero en ello introducen una premisa falsa: que los que tienen que votar son los catalanes y sólo los catalanes. ¿Por qué? ¿Por qué no van a votar todos los españoles en una cuestión que afecta a toda España?

Esa premisa injustificada e injusta vicia todo su argumento. En realidad, los catalanes pueden votar todo lo que quieran, como hacemos todos cada cuatro años, para enviar sus representantes al parlamento. Eso sí que es justo, porque ahí participamos todos. Que propongan su independencia en el parlamento de todos, en lugar de condenar al resto de españoles a que, porque así lo han decidido Angel María y Miguel Ángel, nos quedemos sin voto en esta cuestión que nos afecta a todos.
26/09/12 3:45 PM
  
juan ( )
Fantástico artículo Padre, así como los que menciona de Asociación Enraizados; Milenko y Bruno.
¡Cuáto deseaba que Vd. lo escribiera! Gracias.

Aunque estoy fuera de España, duele quizás más el ver la situación que nace por seguir al Mentiroso. Por supuesto la prensa internacional es también engañada.
Ojalá lleguemos todos a la conclusión del ex-etarra que se dió cuenta que nos han mentido. Dios permita que cada vez más no lo creamos.
26/09/12 4:20 PM
  
David Melero
Señores solo hace falta acudir a la doctrina Social de la Iglesia . Articulo 157 lo reproduzco a continuación:

Derechos de los pueblos y de las Naciones

157 El campo de los derechos del hombre se ha extendido a los derechos de los pueblos y de las Naciones,325 pues « lo que es verdad para el hombre lo es también para los pueblos ».326 El Magisterio recuerda que el derecho internacional « se basa sobre el principio del igual respeto, por parte de los Estados, del derecho a la autodeterminación de cada pueblo y de su libre cooperación en vista del bien común superior de la humanidad ».327 La paz se funda no sólo en el respeto de los derechos del hombre, sino también en el de los derechos de los pueblos, particularmente el derecho a la independencia.328

Los derechos de las Naciones no son sino « los “derechos humanos” considerados a este específico nivel de la vida comunitaria ».329 La Nación tiene « un derecho fundamental a la existencia »; a la « propia lengua y cultura, mediante las cuales un pueblo expresa y promueve su “soberanía” espiritual »; a « modelar su vida según las propias tradiciones, excluyendo, naturalmente, toda violación de los derechos humanos fundamentales y, en particular, la opresión de las minorías »; a « construir el propio futuro proporcionando a las generaciones más jóvenes una educación adecuada ».330 El orden internacional exige un equilibrio entre particularidad y universalidad, a cuya realización están llamadas todas las Naciones, para las cuales el primer deber sigue siendo el de vivir en paz, respeto y solidaridad con las demás Naciones.

Creo que no hace falta decir nada más, está clarito.
--------------------------
JMI.-Le respondo en cuanto pueda.
26/09/12 4:30 PM
  
Luis Fernando
Angel María, a ver si es capaz de entender algo tan simple como esto. Dado que Cataluña SIEMPRE ha sido parte de España desde que España es España, no se puede admitir que la decisión sobre la pertenencia de Cataluña a España recaiga solo sobre los ciudadanos residentes en Cataluña.

En todo caso, una decisión de ese tipo debería de tomarse por el conjunto de los españoles. De lo contrario, se estaría privando a los españoles del derecho democrático a decidir sobre el futuro de su patria.

¿Hasta ahí de acuerdo?
26/09/12 5:24 PM
  
Anticlimacus
Pedro León,

1er Punto: Muy cierto, pero ¿es cristiano sembrar división donde hay unidad?

2ndo punto: (ironía on) Muy cierto a diario vemos como grupos de encapuchados de Segovia queman banderas catalanas, como los conquenses se ofenden de que los comparen con catalanes o como dirigentes andaluces tachan a todos los catalanes de vagos (ironía off).
Lo del boicot es directamente falso, ha habido diversas movilizaciones espontáneas y sin organización llamando a un boicot a los productos catalanes (cada cual es libre de consumir lo que quiera). Las únicas ocasiones en las que se ha organizado boicots desde instituciones públicas ha sido desde Omnium Cultural (asociación vinculada a la Generalidad de Cataluña) con títulos tan gráficos como "A la mesa en catalán" o "No, al Rioja": con dinero público.

3ero: No tiene nada que ver efectivamente, los políticos catalanes han sido ejemplares en su forma de ordeñar a los gobiernos de España tanto de derechas como de izquierdas. Siempre pidiendo más y más y manteniendo una actitud tibia con el terrorismo (¿no pidió un tal José Luis Carod que ETA no atentase en Cataluña?).

4to: Es lo que dice la Constitución, el ejército es el garante de la integridad territorial. Lo mismo que en cualquier otra constitución del mundo. Incluso tenga por seguro que una hipotética constitución catalana lo contendrá.

26/09/12 5:25 PM
  
Enrique
Con todos los respetos, pero la Iglesia NO CONDENA el independentismo catalán o vasco. Esas citas de la CEE están traídas por los pelos. Cierto, se condena el separatismo, pero no en absoluto, sino cuando se dan ciertas condiciones.

Que a cada nación le corresponda un Estado, es un tema de debate en la ciencia política. La moral ahí no entra.

Me da lástima que buenos católicos, como los que plulan este portal, se estén enredando usando el nombre de la Iglesia, en temas que en realidad son opinables. Si lo que queremos es defender la doctrina de la Iglesia, hay muchos temas que sí están afectados en la sociedad española, como el aborto, la familia, etc., para perder el tiempo en este.

Insisto, cada cual puede opinar lo que quiera en esto, puede considerar este tema muy grave, pero no en nombre del Magisterio de la Iglesia, sino de sus preferencias políticas.
-----------------------
JMI.- Por los pelos, sí. Y lo que dicen el Papa y los Obispos que no siempre se identifica nación y Estado propio, también: puras preferencias políticas mías.
Ya tendré más cuidado en adelante. Excuse.
26/09/12 5:41 PM
  
Enrique
Ayer planteé una cuestión en otro blog que vuelvo a poner aquí:

Si Cataluña se declara independiente y la Santa Sede reconoce el Estado catalán, no me molestaría. A lo mejor no me gustaría la independencia de Cataluña, pero no me repugnaría que la Santa Sede lo reconociera, porque es un asunto en el que la doctrina de la Iglesia no entra.

Pienso que nos debemos ir enterando, porque si las cosas siguen el curso que parece que tienen, en la Santa Sede se plantearán esta cuestión. Y si decide reconocer al Estado catalán, ningún católico puede echar nada en cara a la Iglesia.

Podemos opinar que no es correcta esa decisión. Pero nuestra fe no quedará afectada por ello, porque no está en juego la fe.

O nos vamos preparando, o deberemos consolar a muchos a los que se les hundirá el mundo y la fe con él.
---------------------------
JMI.-Su discurso es méramente hipotético.
Vale muy poco. Más exactamente, no vale nada.
26/09/12 5:51 PM
  
Tito Livio
No le déis más vueltas, hay gentes que se empeñan en la guerra y en la destrucción. Los independentistas no tienen más miras que la guerra. La independencia sólo se puede lograr imponiéndola sobre todos los catalanes. Ellos lo saben por eso tienen todo el poder policial que facilmente pueden utilizar como fuerzas militares. Todo catalán que no esté de acuerdo con la independencia será perseguido, exterminado. Así de claro. Ya sucedió en 1934, lo primero que hicieron fue ir a buscar a todos aquellos que no estaban de acuerdo y comenzaron los asesinatos. Y volvió a suceder en 1936. Y es que no hay otra. La imposición de la independencia y si no estás de acuerdo te callas, te largas o te matamos. No hay otra.
26/09/12 8:11 PM
  
José María Iraburu
David Melero

Lo que Ud. transcribe de «la doctrina Social de la Iglesia» (n.157 y otros, en un modo de citar un documento que no es correcto), acerca de los derechos de los pueblos y de las naciones, todo eso lo ha hecho ya Cataluña desde hace varios siglos. Cataluña entró en la unidad de España hace cinco siglos, no por fuerza de las armas, sino por matrimonio de Fernando e Isabel: fue unión de Reinos para formar un gran Reino, como en tantos otros casos de la historia de Europa. Nunca desde entonces ha sido una nación conquistada, ocupada y oprimida, sino una parte integrante, y muy valiosa, del Reino de España.

Pero si prefiere Ud. venir al tiempo actual, como me figuro, le recordaré que cuando se celebró el Referéndum para ratificar la Constitución Española de 1978, de todos los españoles que votaron (que fue un porcentaje alto, el 67,11%) votaron afirmativamente el 88,54%, y en contra un 7,89%. Éxito rotundo de la Constitución.

¿Y cómo fue en Cataluña este Referéndum? El sí catalán fue aún más desbordante, rozando la unanimidad. En Cataluña la Constitución actualmente vigente recibió un 95,15% de aprobaciones, y en contra votó un 4,85. Sumando las votaciones de Barcelona, Gerona, Lérida y Tarragona, el sí reunió 2.701.870 votos, y el no 137.845.

Por tanto, Cataluña se autodeterminó afirmativamente en favor de la Constitución Española, en cuyo marco vivimos los españoles. Ella, pues, confirmó por abrumadora mayoría su unión con el Reino de España. Y aquellas votaciones fueron libres, no como las de Rumanía con Ceaucescu o las de Cuba con Castro. Otros hubo que en el mismo Referéndum prefirieron la abstención (como el PNV y otros) o que votaron en contra (ERC, BNPG y otros). Cataluña, por el contrario, aprobó por unanimidad moral la Constitución hoy vigente en toda España, como parte integrante de ella. Y votó libre y masivamente por tanto artículos como los que me permito recordar:

Art. 2 «La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas».

Art. 8 «Las Fuerzas Armadas... tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional».

Desde entonces, la Generalitat, en sucesivos gobiernos, ha ido promoviendo por todos los medios en forma gradual y cada vez más acelerada el independentismo, contrario a la Constitución que le hizo posible formarse como Gobierno. Pero si pretende lograrlo, tendrá que respetar absolutamente el ordenamiento de la Constitución que a sí misma se dió. Y en ese marco una declaración unilateral, exclusivamente catalana, de soberanía y de independencia, aparte de ser absolutamente injusta (lea el comentario anterior de Bruno), es inviable e inadmisible. Es por sí misma nula. Pero puede ocasionar muy graves daños a España (en el momento de grave crisis en que está, con otras naciones), y por tanto a Cataluña.
26/09/12 8:20 PM
  
Pedro F. Barbadillo
A JUAN MARINER es inútil explicarle las cosas y corregirle los errores porque los repite una y otra vez.

Primera bobería que ya le han refutado: "los lideres políticos donde se maneja poder deben ser del antiguo Reino castellano (no puede haber valencianos, aragoneses, catalanes, navarros o mallorquines: Prim acabo muerto, Maura casi y Pi y Margall y Figueras se colaron por la puerta de atrás)"

Visión conspiranoica de la historia. Los Borbones matan a quienes no son del reino de Castilla.

La realidad: a Prim lo asesinan camaradas masones en una disputa por el poder; Maura no era catalán, sino mallorquín, y cae en parte por la presión del catalanismo de Cambó; Cánovas del Castillo (andaluz), Carrero Blanco (Santoña), Dato (alavés) y Canalejas (gallego), los otros presidentes de gobierno asesinados, eran castellanos, ¿también los mató el sistema borbónico?

Pí y Margall y Figueras no caen por catalanes, sino por el desastre que fue la República. Lo mismo les paso a Castelar y Salmerón, sin ser catalanes.

Vemos que en el siglo XVIII el conde de Floridablanca era de Huesca; el cardenal Alberoni era de Parma; etcétera.

Segundo error: "se reivindica Gibraltar (no el Rosellón y la Cerdaña, menos mal que cayó Menorca)". Se reivindica Gibraltar porque el Tratado de Utrecht se ha incumplido y la ONU ha sentenciado que se trata de un caso de colonialismo. En cambio, el Rosellón y la Cerdeña las cedió España (después de la traición catalana de 1640) a Francia por otro tratado que no se ha incumplido.

Tercer error: el catalán es una lengua española, pero ¿cómo llamamos a la lengua común de todos los españoles?, ¿castellano? Eso sí que es tomar la parte por el todo.

¡¡Para qué seguir!! Es tan cansado repetir una y otra vez lo obvio sin que el corregido rectifique...
26/09/12 8:23 PM
  
Javiergo
Teniendo en cuenta que los millones de votantes del PP votarían lo que les dijera su partido, esto es, NO; teniendo en cuenta que los millones de votantes del PSOE votarían lo que les dijera su partido, esto es, NO; y teniendo en cuenta que los poderosos mass media borbónicos, sionistas, protaurinos y anticatalanistas (ABC, La Razón, La Gaceta, TVE-1, Intereconomía, etc, etc., etc.) meterían un miedo tremendo con el fin de que todo el mundo votara NO, está clarísimo que el referendum que propone Luis Fernando estaría viciado y trucado desde un principio. Es una trampa y un paripé. El futuro de Cataluña lo tienen que decidir los catalanes, lo que es de sentido común y de pura lógica. Cada pueblo debe decidir su futuro, y si no se permite convocar un referendum en Cataluña es porque el agresivo nacionalismo español sabe que el resultado democrático daría un SÍ a la independencia. España tiene escasa o nula tradición democrática, por eso solo se han convocado la ridiculez de 2 referendum en 37 años. Tenéis miedo a la libertad, como diría Erich Fromm, y a que cada pueblo decida su destino. No me gustáis nada, no os quiero ni me siento español, y no deseo que me obliguen a serlo. Y menos me gusta que se use nuestra Fe o el Magisterio eclesiástico como argumento. Un saludo
------------------------------
JMI.-Apenas hay logos en su escrito. Más que pensamientos son pensaciones, es decir, sensaciones que funcionan como si fueran pensamientos.
Ya varios han dicho que los catalanes, solos, no son quién para decidir que se quedan con una parte de España, que es en adelante suya solo, y no, como son todas las regiones, propiedad de todos los españoles integrantes de la unidad nacional de España que ellos mismos votaron masivamente. Pero Ud. no va por el pensamiento y la argumentación.
Repase, por favor, la nota que dediqué a David Melero, 20,20 hs.
Tenga la bondad de leer el comentario de Bruno, 15,45 hs.
26/09/12 8:33 PM
  
Pedro Fernández Barbadillo
Estoy alucinado con las tonterías que les leo a algunos que se declaran católicos y encima expertos en doctrina social de la Iglesia y en historia de España.

Después de Mariner, ahora Javiergo.

Éste afirma que en 37 años sólo ha habido dos referendos en España. En realidad, ha habido cuatro de ámbito nacional y cinco de ámbito regional. Wikipedia, hijos míos, Wikipedia.

Yo soy partidario del referendum, como se hace en EEUU, Suiza e Italia (en este último país con una mala regulación), pero en otros países, como Francia, Austria, Alemania, Chile, Portugal, Polonia y el Reino Unido, el referéndum es muy escaso, y eso no los convierte en antidemocráticos, como sostiene el pobre inculto de JAVIERGO. Por ejemplo, el sistema electoral británico me encanta.

Supongo que JAVIERGO, que es tan democrático, permitirá que en Cataluña se hagan referendos una y otra vez, todos los años, para conocer el sentimiento de los catalanes.

Por otro lado, ese tono insultante de prepotencia de Javiergo (que somos los españoles somos muy poco democráticos y que él nos desprecia) es lo opuesto a la fraternidad católica.

¡¡Qué chiflados produce el nacionalismo!!
26/09/12 9:36 PM
  
Javiergo
P. Fernández Barbadillo me dirige estas lindezas, cuando ni siquiera me conoce : "Chiflados", "pobre inculto", "prepotencia", "tonterías"... Vaya, lo que yo he dicho es 'opuesto' a la fraternidad católica, pero lo que él ha dicho seguramente no, ¿verdad? Juzgad por vosotros mismos. Escribe PFB: "Supongo que JAVIERGO, que es tan democrático, permitirá que en Cataluña se hagan referendos una y otra vez, todos los años, para conocer el sentimiento de los catalanes". Y yo le respondo: "Supongo que BARBADILLO, que es tan democrático, permitirá que en Cataluña se haga un referendum al menos una vez en la vida, una sola vez al menos, hombre, para conocer el sentimiento de los catalanes". Padre, todas mis pensaciones valen mucho más que todos los pensamientos juntos de Barbadillo, al que leo de vez en cuando y al que tengo muy calado. Un saludo
-----------------------------------
JMI.-Según lo que Ud. dice, pareciera que el España, el Estado Español, tuviera muda a Cataluña en el caso en que ésta no pueda convocar referéndums. Como si cada pocos años, en las elecciones del Estado y en la autonómicas, no pudiera Cataluña manifestar su pensamiento y voluntad mayoritaria votando en las urnas.

De los que en Cataluña votaron sí/no a la Constitución de 1978, hubo un 95% que votó que sí (porcentaje 8 puntos más alto que el logrado en el conjunto de España). Cataluña votó que sí al Art. 149, 32: "El Estado tiene competencia exclusiva sobre... Autorización para la convocatoria de consultas populares por vía de referéndum". Ésa es la Ley que por inmensa mayoría se dió Cataluña a sí misma. En unión con el resto de españoles.

La democracia se expresa libremente por el cauce de las leyes que se ha dado. No hay democracia sin leyes. Que una Autonomía haga lo que le da la gana contra-la-ley, eso no es democrático.
26/09/12 10:20 PM
  
Enrique
Estimado José María Iraburu:

Ud. mismo dice que la CEE condena el nacionalismo no siempre, sino el nacionalismo SIN JUSTA CAUSA.

Es evidente que la doctrina de la Iglesia no entra en la cuestión de si ahora es justa la causa o no.

Por ello, es claro que la cita de la CEE están mal traídas.

Así que la próxima vez que quiera soltar ironías, mejor cálleselas. Y si no le gustan mis intervenciones, intente responder de forma educada, haga el favor. Flaco favor hace Ud. a la Iglesia con sus respuestas desabridas.
--------------------------------
JMI.-En documentos que he citado de la CEE se enseña que

"la pretensión de que a toda nación, por el hecho de serlo, le corresponda el derecho de constituirse en Estado, ignorando las múltiples relaciones históricamente establecidas", etc.

El Estado "puede coincidir con una sola nación o bien albergar en su seno varias naciones o entidades nacionales"...

"Pretender unilateralmente alterar este ordenamiento jurídico (...) es inadmisible"...

"Es necesario respetar y tutelar el bien común de una sociedad pluricentenaria"...

Son citas que no solamente están "bien traídas", sino que DICEN LA VERDAD.
26/09/12 10:41 PM
  
Enrique
Estimado José María Iraburu:

Si Cataluña se declara independiente, lo primero que hará será solicitar el reconocimiento internacional de todos los Estados y de la Santa Sede.

Si se da ese reconocimiento, pobres de los feligreses que tenga Ud. ese día: ¿a quién irán para que les expliquen que la doctrina de la Iglesia no queda afectada?

Perdone que le diga lo que viene adelante. Intenté ser amable antes, pero como Ud. responde con esa falta de educación, me obliga a ser claro.

Me escandaliza que un sacerdote insulte. Pero más me escandaliza que un sacerdote hable de política. Y eso es lo que hace Ud, introduciendo este tema. Porque la independencia de Cataluña es opinable.

Por eso, pobres feligreses. Serán como ovejas sin pastor: ¿a qién irán, si su pastor les falló haciendo una opción política distinta de la que aprueba la Santa Sede?

Así que le ruego que deje de hablar de política, que Ud. es sacerdote. Y trate a la gente con amabilidad.
--------------------------
JMI.- Lo siento, pero hablaré de política a la luz de la enseñanza de la Iglesia siempre que lo estime conveniente o necesario, cumpliendo así fielmente mi ministerio. Aunque a Ud. le moleste.

Y no se moleste tan fácilmente. Si le digo una ironía, o si a sus amenazas de que la Santa Sede reconozca a Cataluña como Estado soberano, le digo que una argumentación hipotética no tiene ningún valor. No me ponga de cura réprobo que ando por ahí escandalizando a mis lectores. Venga, hombre. No se meta Ud. a discutir si le hiere tanto que le digan la verdad.
26/09/12 10:49 PM
  
Luis Fernando
Javiergo:
teniendo en cuenta que los poderosos mass media borbónicos, sionistas, protaurinos y anticatalanistas (ABC, La Razón, La Gaceta, TVE-1, Intereconomía, etc, etc., etc.)


LF:
Los dictadores tienden a autoidentificarse con las naciones a las que someten y acusan de antipatriotas a los que se oponen a ellos. Pues bien, eso es lo que hacen los nacionalistas catalanes. Para ellos no se puede ser catalán y no nacionalista. De tal manera que un grupo de comunicación como Intereconomía (La Gaceta es su periódico), de presidente catalán -Julio Ariza- y con periodistas catalanes por todas partes, es tachado de anticatalanista porque comete el gran pecado de no reirle las gracias a los independentistas.

Y luego nos quieren dar lecciones de democracia.

Todavía no hemos hablado del hecho de que el secesionismo catalán es expansionista. Es decir, no se conformarían con la independencia de Cataluña. Ellos hablan de "Els Països Catalans", entre los que se encuentran las regiones valenciana, balear y la Cerdeña francesa, así como la Franja de Poniente de Aragón. He aquí el mapa deseado por el independentismo catalanista:




26/09/12 11:05 PM
  
Luis Fernando
Algo parecido pasa con los nacionalistas vascos, que buscan un país independiente en el que se incluya a Navarra y a las provincias vasco-francesas. O sea, esto:



Ese es el objetivo de ETA, que si consigue la independencia de las tres provincias vasco-españolas, no parará hasta lograr lo demás.

Ni que decir tiene lo que haría Francia si alguien osa reclamar la soberanía sobre parte de su territorio.

Por tanto, una Cataluña y un País Vasco independientes serían sin la menor duda fuente de conflictos armados con los países vecinos.

Así que está la cosa como para permitir semejante aberración.
26/09/12 11:08 PM
  
Pedro Leon
"1er Punto: Muy cierto, pero ¿es cristiano sembrar división donde hay unidad?"
Es cristiano forzar a los ciudadanos a formar parte de una unidad si libremente deciden no formar parte de esta?

"2ndo punto: Lo del boicot es directamente falso, ha habido diversas movilizaciones espontáneas y sin organización llamando a un boicot a los productos catalanes (cada cual es libre de consumir lo que quiera)."
¿Falso? Le puedo remitir algunos artículos del diario el Mundo del año 2005 en pleno proceso del estatut de Cataluña, o por ejemplo un super conocido locutor de radio en aquella época en la COPE decía lo siguiente año 2005:
"Estatut es antiespañol de cabo a rabo y usted ha pedido este estatuto y ahora quiere vender Freixenet en toda España. Pues no, señor. No, señor. No señor. Y ahora le da miedo porque viene la campaña de Navidad. Ya puede tener miedo, desde luego. Porque lo del boicot del pasado año va a ser una broma al lado del de este año. "

Si eso no es incitar al boicot que baje Dios y lo vea.

3ero: Alguna vez ha escuchado algo del gobierno catalán con tibieza respecto al terrorismo? Siempre condenando la violencia sin paliativos

4to:No se si será usted católico o no pero veo que le da mas importancia a la constitución que no a los mandamientos divinos, o al mensaje evangélico. O sea usted justificaría el acto violento y de represión incluso el asesinato porque unos ciudadanos en un territorio decidieran votar libremente sin violencia que no quieren formar parte de España?

La secesión de un territorio en un país es un tema político donde cada uno tendrá sus opiniones y sus puntos de vista, pero mezclarlo con el magisterio de la iglesia no hace más que apropiarse de el de manera partidista.

-------------------------
JMI.-Es perfectamente cristiano defender la unidad de una nación plurisecular de quienes pretenden romperla, y quedarse con un trozo para ellos solos.

El Magisterio eclesial tiene perfecto derecho a dar sobre este tema -como lo ha hecho tantas veces por el Papa y las Conferencias Episcopales- enseñanzas como las que yo he transmitido y citado.

26/09/12 11:19 PM
  
juan ( )
La verdad nunca se ha podido decir tan corto ni tan claro como nos la dice Pedro Fernández Barbadillo.

¡¡Qué chiflados produce el nacionalismo!!

Da susto pero no es exagerado. Estos dos, Javiergo y Mariner ya podrían dejar de hacer el ridículo y hacerse pasar por cristianos, que no son más cristianos que los chiflados de Pasqual Maragall y Lluís Carod-Rovira cuando se mofaban en Tierra Santa de la Pasión de Cristo. O como aquel otro presidente de la Generalitat, el criminal Lluís Companys que si no se arrepintió (que tuvo tiempo)...

Estáis en buena compañía,está claro. Os recomiendo una buena desprogramación del lavado de cerebro de masas al que habéis sido sometido.
26/09/12 11:34 PM
  
Nova
Formidable como siempre, padre Iraburu. Dios le bendiga.
26/09/12 11:49 PM
  
Isaac
Interesante opinión del Padre Iraburu. O sea es su opinión como Jose Maria Iraburu. Por suerte la madre iglesia hace libres y con conciencia a las personas.

Por lo tanto nos podemos encontrar otro padre y sacerdote de la santa iglesia que tenga posturas opuestas al padre Iraburu en relación a su opinión sobre la politica territorial.

Que Dios os bendiga.
----------------------------
JMI.-Patético.
27/09/12 12:16 AM
  
Pedro Leon
Padre JMI el comentario anterior era en respuesta al usuario Anticlimacus, ya supongo que usted es catolico.
----------------------------
JMI.-Ya he borrado lo que le dije, atendiendo esta aclaración.

Cuando un comentario se dirige, como en este caso, a otro comentarista, la norma es poner en primer lugar su nombre, el destinatario: Anticlímacus, esta vez. De otro modo, el autor del post entiende que el comentario se dirige a él mismo.
27/09/12 12:26 AM
  
Nova
Isaac, sí: La Iglesia forma las conciencias de las personas; ahora ya sólo hace falta que algunos empecéis a usar las vuestras de una vez.
27/09/12 12:45 AM
  
Pedro
Pues claro que hay sacerdotes de la Santa Iglesia, e incluso "obispos" que tienen posturas opuestas en estos asuntos políticos a las de José María Iraburu. Por ejemplo, monseñor Novell, obispo de Solsona. Además de afirmar que la Virgen María, nacida en un país ocupado y oprimido entiende bien las banderas independentistas catalanas, en su reciente sermón en la catedral de Solsona añadió: “Estar a favor de la independencia de Cataluña es perfectamente legítimo moralmente y por tanto los catolicos, si queréis podéis ser independentistas”.
No sé si las palabras del Sr. Iraburu valen más que las de un obispo católico, a no ser que se le considere siervo del odio y la mentira y entre en el grupo de los que el Sr. Iraburu dice: “otros piensan y dicen con mentira: «nuestro pueblo está ocupado y oprimido” y “El independentismo sin tales causas es gravemente ilícito, incompatible con la conciencia de los católicos y de cualquier ciudadano”.

Será mejor que nos lo aclare él mismo (Uraburu, digo), porque a simple vista parecen posturas contradictorias, pero seguro que algunos expertos en la cuadratura del círculo logran conciliarlas.



-----------------------------------
JMI.-Celebrando la Santa Misa en honor de la Virgen del Claustro, el Obispo de Solsona, Mons. Novell, en la homilía, dentro de la celebración sagrada, y en vísperas de una Díada que se anunciaba acentuadamente independentista, dijo:

"María del Claustro nacida en un país ocupado y oprimido (...) ¿Qué le debemos explicar nosotros sobre deseos nobles y justos de independencia de un pueblo? Pasado mañana, en Barcelona, una gran manifestación reclamará la independencia de Cataluña: 'Cataluña, próximo estado... Estar a favor de la independencia de Cataluña es legítimo moralmente y, por tanto, los católicos pueden ser independentistas".
Formidable arenga política.

O sea que Cataluña, la que con más del 90% de votos hizo suya la Constitución de 1978, la que proclama "la indisoluble unidad de la nación española, patria común e indivisible de todos los españoles" (Art. 2), resulta que está, como Israel bajo el poder de Roma, "ocupada", más aún, "oprimida". Y esta gravísima injusticia justifica evidentemente que haya en Cataluña "unos deseos nobles y justos de independencia".
Formidable.

Bruno Moreno, en su artículo "La independencia de Cataluña y los católicos", le explicará mejor que yo qué debe pensarse de una intervención semejante:
http://infocatolica.com/blog/espadadedoblefilo.php/1209250855-la-independencia-de-cataluna
27/09/12 1:02 AM
  
Isaac
Nova:
Correcto, libremente y democráticamente y sin violencia los catalanes decidirán con su conciéncia personal lo que ellos crean conveniente.

Saludos
27/09/12 1:02 AM
  
Enrique
Estimado José María Iraburu:

Están muy bien sus citas de la CEE. Lástima que el Compendio de Doctrina Social de la Iglesia en el n. 157 diga lo contrario que Ud. Ya sé que Ud. defiende que Cataluña en 1978 votó a favor de la Constitución. Ahora dígame dónde dice que esa decisión era irrevocable.

Sobre todo, dígame dónde dice el Magisterio de la Iglesia -no Ud.- que esa decisión es irrevocable y que Catalonia is Spain. Cuando encuentre esa cita, respóndame. Y mientras tanto, mejor no presuma de fidelidad al Magisterio de la Iglesia.

Insisto, no intento entrar en un debate sobre la independencia de Cataluña, sino en resaltar que Ud. está diciendo una opinión personal.

Y sí, me molesté porque me molestan los que adulteran el mensaje de Cristo.

--------------------------------

JMI.-El Compendio de la DSI habla de pueblos del derecho de autodeterminación. Este derecho Cataluña lo ha ejercitado ampliamente durante 5 siglos, y refrendado en 1978, votando con abrumadora mayoría lo de "la unidad indivisible de la nación española, la integridad de su territorio", y esto y lo otro. No es el Compendio en los puntos que ud. cita lo que viene al caso.

Lo que viene al caso sobre País Vasco y Cataluña es lo que cito yo: los discursos del Papa, de la CEI y de la CEE.

Por último, si no modera Ud. sus expresiones ("adulterar el mensaje de Cristo") no le admitiré más comentarios. Creo que este suyo es el 5ª. Ya vale. De los 40 comentarios que llevamos, no he suprimido ninguno, todos están íntegramente publicados. Pero todo tiene un límite.
27/09/12 4:23 AM
  
Enrique
Estimado Isaac:

Sí, hay otros sacerdotes que opinan distinto a Iraburu. Por ejemplo, Mons. Novoa. Lo patético es que haya sacerdotes que hablen de política y que insulten a quienes le contradicen.

Estimada Nova: ¿Dónde te dejaste tu capacidad de pensar? Porque tu capacidad de insultar veo que la tienes muy desarrollada.
27/09/12 4:27 AM
  
Anticlimacus
Pedro León,

"1er Punto: Es cristiano forzar a los ciudadanos a formar parte de una unidad si libremente deciden no formar parte de esta?"
¿Qué hacemos con los catalanes que no quieren ser solo catalanes? ¿Es lícito entonces forzarles a ser lo que no son? Los catalanes que no quieran ser españoles lo tienen muy fácil. Nadie les obliga. Se compran un billete de avión, se van a otro lugar, renuncian a la nacionalidad opresora y santas pascuas plim.

"2ndo punto: ¿Falso? Le puedo remitir algunos artículos del diario el Mundo del año 2005 en pleno proceso del estatut de Cataluña, o por ejemplo un super conocido locutor de radio en aquella época en la COPE decía lo siguiente año 2005:
Estatut es antiespañol de cabo a rabo y usted ha pedido este estatuto y ahora quiere vender Freixenet en toda España. Pues no, señor. No, señor. No señor. Y ahora le da miedo porque viene la campaña de Navidad. Ya puede tener miedo, desde luego. Porque lo del boicot del pasado año va a ser una broma al lado del de este año.
Si eso no es incitar al boicot que baje Dios y lo vea."
Insisto en una importantísima diferencia: ¿con dinero público? Si mi vecino me cae mal, ¿no puedo decir que yo no compraré los productos de su tienda y pedir a mis amigos que hagan lo mismo?

"3ero: Alguna vez ha escuchado algo del gobierno catalán con tibieza respecto al terrorismo? Siempre condenando la violencia sin paliativos"
Se han hecho homenajes a ex-terroristas de Terra Lliure y José Luis Carod era viceconsejero en jefe cuando se reunió con ETA para pedir que no atentasen en Cataluña.

"4to:No se si será usted católico o no pero veo que le da mas importancia a la constitución que no a los mandamientos divinos, o al mensaje evangélico. O sea usted justificaría el acto violento y de represión incluso el asesinato porque unos ciudadanos en un territorio decidieran votar libremente sin violencia que no quieren formar parte de España?"
El argumento este ya me está hartando. Eso de igualar despliegue del ejército con asesinato indiscriminado... Supongo que como los no nazionalistas catalanes somos unas bestias descerebradas y sedientas de sangre.


En fin, le reitero que si no quiere ser español lo tiene facilísimo. Se va a Andorra, renuncia a la nacionalidad española y punto pelota.

27/09/12 9:01 AM
  
fraterlupus
Para Enrique:

Sobre la revocabilidad de las decisiones, y de los convenios humanos, como lo es la CE-78, está claro que prácticamente todo lo humano es en sí revocable. Pero a lo mejor, en este caso, lo es no en el sentido que tú quisieras.

Podría ser que los españoles nos hartáramos del ordeño a que el nacionalismo catalán ha estado sometiendo a España durante muchas décadas, desde el proteccionismo de España para defender la industria catalana ya en el siglo XIX, pasando por la migración masiva de capitales durante el Franquismo para desarrollar Cataluña y Vascongadas y terminando en el mercadeo de los votos, merced al cual, y en virtud de un sistema político hecho a la medida de los nacionalismos, como es el de la CE-78, el nacionalismo catalán ha estado apuntalando al gobierno de turno, votación tras votación, a cambio de sangrar inmisericordemente al resto de España.

O sea que, cuidado con lo que deseas, porque, pudiera ser que lo consigas.
27/09/12 12:28 PM
  
chakour
creo que quien firma como enrique habla con mucha sensatez. estos temas de las patrias no obligan en conciencia. los católicos debemos amar más a la iglesia que a la patria. no debemos por tanto mezclar unas cosas con otras. que usted padre iraburu escriba de este modo tan político y solo desde un punto de vista muy concreto y parcial no creo que haga ningún bien a la undidad de la iglesia . puede haber católicos con distintas sensibilidades y no hay por qué imponerles una forma concreta de pensar en asuntos que no son del depósito de la fe. en estos blog últimamente parece como si se prefiriese la unidad de la patria a la de la iglesia...
por otro lado apoyar la unidad de españa en la constitución del 78 o en lo que digan personajes tan anticatólicos como juaristi o savater me parece francamente triste. sobre la conferencia episcopal, aparte de que no es en absoluto infalible, no cita todo lo que dice. no está usted defendiendo la españa católica de los austrias padre. la unidad que usted defiende (porque es la españa que actualmente exite) es la de la constitución, rajoy y zapatero. y, perdóneme que le diga, este tipo de argumentaciones siembran división en el seno de la iglesia. les parece un discurso politico que un obispo diga que no es obligatorio sentirse español y ponen el grito en el cielo de que hay que hablar del evangelio y no de política. y luego se ponen a escribir de una forma totalmente política y sesgada defendiendo a capa y espada la unidad de españa y haciendo política al fin y al cabo. parece que en este sentido los obispos y eclesiásticos pueden dedicarse a ello...
27/09/12 1:02 PM
  
JCA

Veo que cita en el caso del nacionalismo catalán a Pujol-Quato, que no es más que un discípulo moderno de sus dislates. Tendría que poner citas de los “padres”, a quienes Pla (en “Cambó”, Ediciones de la Nova Revista, Barcelona 1928) describe magníficamente:



“Los catalanistas eran muy pocos. Cuatro gatos. En cada comarca había aproximadamente un catalanista: era generalmente un hombre distinguido que tenía fama de chalado”

(... y probablemente masón, añado yo).



Le copio las de uno de ellos, Cambó —sí, el que se puso del lado de los Nacionales y Franco cuando peligraba su pellejo burgués con la que armaron en el 36—, escritas en sus «Memorias (1876-1936)», Alianza Editorial, Madrid 1987:



“Diversos motivos ayudaron a la rápida difusión del catalanismo y la aún más rápida ascensión de sus dirigentes. La pérdida de las colonias, después de una sucesión de desastres, provocó un inmenso desprestigio del Estado, de sus órganos representativos y de los partidos que gobernaban España. El rápido enriquecimiento de Cataluña, fomentado por el gran número de capitales que se repatriaban de las perdidas colonias, dio a los catalanes el orgullo de las riquezas improvisadas, cosa que les hizo propicios a la acción de nuestras propagandas dirigidas a deprimir el Estado español y a exaltar las virtudes y merecimientos de la Cataluña pasada, presente y futura”


“En su conjunto, el catalanismo era una cosa mísera cuando, en la primavera de 1893, inicié en él mi actuación (…) Aquel era un tiempo en que el catalanismo tenía todo el carácter de una secta religiosa”


“Como en todos los grandes movimientos colectivos, el rápido progreso del catalanismo fue debido a una propaganda a base de algunas exageraciones y de algunas injusticias”


Más enjundia tienen las de Prat de la Riba:



(en “La nacionalitat catalana, cap III”)



“Había que acabar de una vez con esa monstruosa bifurcación de nuestra alma, había que saber que éramos catalanes y que no éramos más que catalanes, sentir lo que no éramos para saber claramente, hondamente, lo que éramos, lo que era Cataluña. Esta obra, esta segunda fase del proceso de nacionalización catalana, no la hizo el amor, como la primera, sino el odio”


(Ésta, de traca, de Prat de la Riba, Pere Muntanola: “Compendi de la doctrina catalanista”, 1894)



“La lengua castellana se caracteriza por la concisión y la sequedad de sus frases y sus modismos, que van directos y sin giros inútiles a la expresión de las cosas tal como son: totalmente al revés de las formas ampulosas de la lengua castellana, que gasta un tiempo precioso y una gran cantidad de palabras para expresar la más insignificante de las ideas (…). La lengua catalana es más dulce que la castellana porque mientras que la nuestra tiene ocho sonidos vocales, que forman una gradación suave e insensible, comparable a la que posee la lengua francesa, el castellano tiene sólo cinco sonidos vocales y es abundante en guturales como la ‘j’ y la ‘a’ clara, que la emparentan con las lenguas semíticas”


Y de aquellos polvos vinieron estos lodos... Se pueden sacar muchas lindezas por el estilo, pero ya hasta cansa, sin contar aquellas que identifican lo catalán con lo ario y lo castellano con lo semítico. De hecho, Pompeu Fabra firmó el manifiesto “Per la preservació de la raça catalana” (1934) que alerta de los peligros de la inmigración, cuyas graves consecuencias “nos pueden hacer pensar en la transformación o retroceso de la capacidad genética. Una inmigración incontrolable, y como no se puede impedir ‘la mezcla de razas’ en el sentido político de la palabra, se propone sentar las bases de una política catalana de población a través de la Societat Catalunya d'Eugénica que estudie las características de la mezcla y los mecanismos de ‘defensa de la nostra raça’”.

Pregunta que le hago a los nacionalistas católicos: ¿es legítima la autodeterminación cuando se basa en la mentira y en el odio?
27/09/12 1:18 PM
  
JCA
Anticlimacus:

Los andorranos no son imbéciles: las leyes para obtener la nacionalidad andorrana son muy restrictivas.
27/09/12 1:23 PM
  
Pedro Fernández Barbadillo
JCA, te felicito por los textos que has aportado y tu pregunta final.
27/09/12 2:46 PM
  
Gelfand
P.Iraburu: En muchos casos he defendido sus posiciones pero creo que aquí se equivoca. Aplique estos principios al caso de Yugoslavia. ¿Era mejor que fuera un gran estado o la situación actual? ¿La Iglesia protestó por su división? ¿Es en ese caso evidente su división cuando nunca fueron Estados antes?
-------------------------------------
JMI.-Creo que no hay similitud alguna entre el Reino de España, en el que Cataluña está integrado desde hace cinco siglos, y que reafirmó esa integración al votar positivamente en forma casi unánime la Constitución Española de 1978 ("la indisoluble unidad de la nación española, patria común e indivisible de todos los españoles" Art. 2; etc, "integridad territorial", etc.)

y el caso de Yugoslavia, un Reino que con ese nombre se inició en 1929, que fue disuelto entre 1943 y 1945, y que se formó despés como República de Yugoslavia, asociando seis Repúblicas y dos Provincias autónomas.

En 1991 se desintegró esta unión por guerras entre las asociados... ¿Qué hizo la Iglesia en las guerras de Yugoslavia? Llamar a la paz, prestar ayuda humanitaria, etc. Pero está claro que no podía apremiar a pueblos diversos que estaban en incesantes guerras a mantener una unidad reciente que había resultado inviable. Es un caso que no tiene similitud alguna con el de España.

Tampoco significa nada que la Santa Sede "reconociera" a Croacia o a las restantes Repúblicas que iban accediendo a la independencia. ¿Qué otra cosa podía hacer?
27/09/12 4:34 PM
  
Gotión
Creo que el Padre JMI tiene perfecto derecho a opinar sobre la secesión catalana porque la Iglesia se vería afectada por ello. Quieren una Iglesia sin subordinación a la Conferencia Episcopal Epañola y dependiente directamente de Roma, al igual que en vascongadas, que quieren una Iglesia vasca.

Así que no es ajeno al problema.
------------------------
JMI.-No creo que ésa sea la motivación del secesionismo catalán.
27/09/12 5:21 PM
  
Gelfand
Si algo enseña la historia es que las naciones nacen, se desarrollan y mueren. No hay ninguna unidad política que sea eterna. Venecia fue un estado independiente duranet 8 siglos y forma parte de Italia desde hace 1 y medio. ¿Le da eso derecho para exigir la independencia? Los naciones (o nacionalidades) se pueden asociar por un tiempo y luego se pueden separar. No es una unión indisoluble.
Si el día de mañana Cataluña se separa de España, la Iglesia también lo va a tener que aceptar, como lo hizo con Croacia porque ¿Qué otra cosa podría hacer?
¿O acaso uds. cree que los obispos van a ser condenados por independentistas?
--------------------
JMI.-Todos los seres vivientes nace, viven un tiempo, y mueren. Pero procuramos que vivan, que no se suiciden, que no los maten, que no los mutilen.

Lo de Venecia es una comparación disparatada, que no aclara nada. Italia fue durante muchos siglos un complejo de reinos, principados y ciudades-estados, enfrentados con frecuencia en rivalidades y guerras, y que hace siglo y medio, por gracia y providencia de Dios, logró unirse en una nación. Con ello prosperó notablemente en todos los sentidos: paz entre las regiones, solidaridad entre ellas, peso internacional, industria, cultura: Italia, ahí es nada.

Por eso, cuando el Norte rico (parte de sus ciudadanos, claro) pretende separarse de Italia, el Obispo de Roma interviene rápidamente, antes de que el pequeño fuego incendie todo el bosque. Y refiriéndose a esa tensión "entre el Norte, más bien rico, y el Sur, más pobre", exhorta con fuerza: "Es preciso superar decididamente las tendencias corporativas y los peligros del separatismo con una actitud honrada de amor al bien de la propia nación y con unos comportamientos de solidaridad renovada" (1994). La CEI le apoya unánime. La Iglesia llama a guardar la unidad nacional, estimándola un gran bien común de todos los italianos.

También la CEE mantiene ese mismo espíritu. "Poner en peligro la convivencia de los españoles, negando unilateralmente la soberanía de España, sin valorar las graves consecuencias que esta negación podría acarrear, no sería prudente ni moralmente aceptable" (...) "Pretender unilateralmente alterar este ordenamiento jurídico (...)es inadmisible. Es necesario respetar y tutelar el bien común de una sociedad pluricentenaria" (2005; ver referencias más amplias en mis dos artículos sobre el tema).

Varios de los comentaristas que rechazan mis dos artículos cargan contra "las opiniones del P. Iraburu"; pero parece que no han leído las enseñanzas que cito del Papa, de la CEI y de la CEE. Son enseñanzas muy bien argumentadas, muy verdaderas, y yo me limito prácticamente a reiterarlas, recordando y, si puedo, reforzando sus argumentos.



27/09/12 5:48 PM
  
Luis Fernando
JCA, si puede poner usted esos textos en mi post de hoy, se lo agradecería.
27/09/12 7:22 PM
  
fraterlupus
JCA:
Les has metido con tus citas, a los catalanistas, un tenedor por .... ahí.
Aunque, como bien trae a colación en unas citas, el lector Ciuredhal, en el artículo sobre la misma temática de Milenko, al nacionalismo le da igual toda esta serie de disquisiciones históricas.
Saben que la historia no está de su parte y al final el único soporte argumentativo que tienen es que ellos quieren ser una nación, quedando toda esta dinámica como un mero acto de voluntad y de su supuesta y exclusiva libertad de elegir.
Y también de pura irracionalidad, pues ellos saben bien que no tienen nada que ganar y sí mucho que perder en este proceso.
No deja de ser una obcecación o estado alucinatorio de quien sabe que no va a ninguna parte, pero que solamente pretende hacer daño.
27/09/12 7:43 PM
  
Logico
En mi opinion, el Padre aduce excelentes razones por las que un catolico en Cataluña deberia votar en contra de la independencia en la proxima consulta.

Lo que no veo es que por esas razones se deberia impedir que la gente pueda expresar su voluntad en una consulta.

Como dije en otro blog, va una sugerencia para esa consulta, que a mi juicio evitaria muchos problemas: agregar una segunda pregunta, donde cada comarca decide que hacer si disiente de la mayoria de Cataluña.

La primer pregunta ya se sabe que sería: "¿Quiere Ud que Cataluña sea un Estado independiente?"

La segunda pregunta que sugiero sería: "Si la mayoria de los votantes de Cataluña votan POR la independencia, y la mayoria de los votantes de su comarca votan CONTRA la independencia, ¿quiere Ud que su comarca se separe de Cataluña y permanezca en España?"

Esto es importante porque del hecho de que una comarca prefiera permanecer en España no se puede deducir automaticamente que, en caso de que Cataluña
decida independizarse, la comarca quiera separarse de Cataluña.

Identica pregunta adicional habria que agregar en un hipotetico referendum en las Vascongadas, que probablemente no este muy lejos en el tiempo.
----------------------------
JMI.-Le remito en el conjunto de su comentario a mi respuesta al comentario de Gelfand.

En cuanto a la posibilidad de consulta, la plantea Ud. como un referéndum realizado solamente entre los ciudadanos de Cataluña. Pero un referéndum, que como sabe solo el Estado puede convocar (Const. 149), en el que se pusiera en juego la "unidad de la nación" y su "integridad territorial", habría de hacerse entre todos los españoles. Otro planteamiento podría causar enormes daños a España y especialmente en Cataluña.

Por citar uno solo, una buena parte de españoles catalanes, arraigados en su país quizá durante muchas generaciones, de pronto,y contra su voluntad, se verían extranjeros en su tierra. Para adquirir el DNI y el pasaporte catalán se verían obligados a renunciar a su nacionalidad española. Y si a pesar de todo pretendieran seguir viviendo en la tierra de sus antepasados, tendría que se en condición de extranjeros. La Generalitat tendría que concederles generosamente algun carnet de residentes, renovable cada tantos años, según cómo se porten.

Como ésta, se podrían enumerar unas cuantas docenas más de consecuencias pésimas. Ésta que he descrito es mínima, en comparación de otras mucho más graves. Ya en InfoCatólica se han descrito estos días en los blogs de Milenko, Tomás de la Torre, Luis Fernando, Bruno Moreno y alguno más que no recuerdo.
27/09/12 9:20 PM
  
Logico
En mi opinion, que el pueblo catalan haya aprobado la constitucion de 1978 no necesariamente debe ser interpretado como que, al hacerlo, suscribia y refrendaba todas sus expresiones, sino que puede interpretarse como que eligio la mejor de las alternativas disponibles, aun cuando disintiese en parte de esta.

En otras palabras, si las alternativas disponibles eran esa consitucion o el orden juridico franquista, eligieron la mejor o la menos mala, sin que ello implique que suscribian todos sus terminos.

Y ademas en 34 años hay bastante recambio de poblacion en edad de votar. Es bastante mas tiempo que el transcurrido entre los dos referendums de Quebec (1980 y 1995).

-----------------------------------
JMI.-Le remito a mis notas a los comentarios anteriores de Gelfand y de Logico.
27/09/12 9:35 PM
  
Darío Pissaví
/////////////////////////////
--------------------------------
JMI.-Esta vez el Sr. Pissavini, luis, pretende colarse en esta Sala de Comentarios con el nombre de Darío Pissaví y como Boaenerges@... Sabe bien que me ha dado numerosas y muy graves razones para expulsarle de ella definitivamente.

Pero persiste -inútilmente- en el empeño.
Patético.
27/09/12 10:53 PM
  
José María Iraburu
53 comentarios. Ya vale. Atender y responder cuando es conveniente los comentarios lleva un trabajo muy considerable, que no puedo atender estos días. Gracias a todos.

Queden con Dios.

+JMI
27/09/12 11:48 PM
  
Dirección InfoCatólica
Hemos vuelto a subir el blog en portada porque el P. Iraburu ha ampliado el post (punto V). Los comentarios seguirán cerrados a petición suya.
30/09/12 7:41 PM

Los comentarios están cerrados para esta publicación.