Polémicas matrimoniales (XVIII): Mons. Santiago Agrelo

Monseñor Santiago AgreloEn los últimos artículos de esta serie, hemos analizado varias propuestas recientes contrarias a la doctrina de la Iglesia sobre el matrimonio, su indisolubilidad, etc. Algunas eran ingeniosas, otras muy sencillas; unas eran conclusiones que procedían de premisas ocultas, otras pretendían prescindir de la lógica.

Hoy vamos a tratar una propuesta completamente nueva, no sólo como argumentación, sino como enfoque. En este caso, en lugar de intentar introducir el divorcio y el adulterio de manera más o menos forzada en el conjunto de la doctrina de la Iglesia, obviando o disimulando los puntos de contradicción, lo que se hace es diluir completamente la doctrina de la Iglesia en general, hasta que ya no pueda haber contradicción, porque no hay nada sólido que pueda crear esa contradicción.

El autor de la propuesta es Mons. Santiago Agrelo, arzobispo de Tánger, en una entrevista concedida hace unos días en Huesca:

“- Usted don Santiago tiene palabras u opiniones que no parece que comulguen con la doctrina de la Iglesia, con lo que  los ciudadanos de a pie entendemos por esa doctrina, sobre homosexuales, divorcios…

[…] ¿Y cuál era el otro problema? El de los divorciados.  Imagínate,  ¡cuántos conozco yo! Personas que en el matrimonio han vivido un infierno  y que divorciados, como se suele decir, han rehecho una vida, y lo han hecho seriamente, lo han hecho en profundidad, humanamente; es decir, esa segunda oportunidad que se presenta en la vida de las personas; un crecimiento, un desarrollo… ¡un acercamiento personal a Dios! ¡Estoy seguro de ello! ¡Un acercamiento personal a Dios! ¿Cómo no lo voy a comprender yo como obispo, cómo no lo voy a acompañar? No en nombre de principios, ¡qué va! Yo con los principios, en ese sentido, no sé qué hacer.  Lo importante son las personas que tengo delante. El Señor no me dijo que tenía que hacerme defensor de principios, en ningún sitio. Sí que me ha pedido acompañar a las personas, acompañarlas en su camino, en su vida”.

En cierto modo, es difícil comentar estas declaraciones. Ante todo, porque cualquier católico que las lea se siente inevitablemente embargado por una enorme pena, al escucharlas en boca de un pastor, aunque sea con la mejor de las intenciones. Vivimos en tiempos recios, como decía Santa Teresa. Tenemos que rezar mucho por nuestros pastores.

También es difícil comentar lo dicho por Mons. Agrelo porque, como señalábamos antes, no se trata de heterodoxia, sino de algo mucho más extremo. Más que ante una herejía, estamos en el lugar donde las herejías van a morir, el desierto en el que ya no hay heterodoxia ni ortodoxia, sino pura subjetividad, el buenismo elevado a dogma fundamental, superador de todos los dogmas, mandamientos y verdades.

Esta subjetividad exacerbada es estupenda, porque permite “deducir” absolutamente cualquier cosa (siempre que esté de moda, claro). De esa forma, sin necesidad de justificaciones ni argumentos, un pecado mortal se convierte, por arte de magia, en crecimiento y acercamiento a Dios. El adulterio es “desarrollo” y “rehacer la vida”, simplemente en virtud de que el interesado esté “seguro de ello”, al menos esta semana, hasta que ese pecado deje de estar de moda. Después de todo, introducir el divorcio en la Iglesia era sencillo: bastaba acabar con todas las doctrinas católicas y sustituirlas por una vaga atmósfera de buen rollito, cercanía, inclusividad y otros principios light semejantes.

Es terrible pensar en lo que dijo Isaías sobre esto: “¡Ay de los que llaman al mal bien y al bien mal, que tienen las tinieblas por luz y la luz por tinieblas, que tienen lo amargo por dulce y lo dulce por amargo!” (Is 5,20). Eso sí, según D. Santiago, si los implicados cometen el pecado “seriamente”, “en profundidad” y “humanamente”, de alguna forma eso hace que el pecado sea mejor (contra toda la Tradición de la Iglesia, que enseña que el pecado con plena intención y persistente es mucho más grave que el realizado por debilidad y ocasionalmente).

Según parece, no importa que en este caso se trate, además, de un pecado condenado expresamente por el mismo Cristo, ya que la máxima autoridad es el “yo”, que toma el lugar de Cristo, porque, habiendo comido el fruto del árbol del bien y del mal, se hace como Dios y decide por sí mismo lo que es bueno y lo que es malo. Da igual que San Pablo enseñe que, si uno de los cónyuges se separa del otro, no se puede volver a casar (cf. 1Co 7, 10) y que la mujer que se casa con otro en vida de su marido está adulterando (Rm 7, 3), porque la nueva Palabra de Dios son los sentimientos de cada uno. No importa tampoco, por supuesto, que la doctrina moral implicada sea un dogma de la Iglesia, proclamado solemnemente por el Concilio de Trento, porque la verdadera autoridad es la del progreso y la modernidad:

“CAN. V. Si alguno dijere, que se puede disolver el vínculo del Matrimonio por la herejía, o cohabitación molesta, o ausencia afectada del consorte; sea excomulgado.

CAN. VII. Si alguno dijere, que la Iglesia yerra cuando ha enseñado y enseña, según la doctrina del Evangelio y de los Apóstoles, que no se puede disolver el vínculo del Matrimonio por el adulterio de uno de los dos consortes; y cuando enseña que ninguno de los dos, ni aun el inocente que no dio motivo al adulterio, puede contraer otro Matrimonio viviendo el otro consorte; y que cae en fornicación el que se casare con otra dejada la primera por adúltera, o la que, dejando al adúltero, se casare con otro; sea excomulgado”.

A uno se le ponen los pelos de punta al oír que, con respecto al adulterio, Mons. Agrelo dice: “¿Cómo no lo voy a comprender yo como obispo, cómo no lo voy a acompañar?” Un obispo no puede acompañar el pecado, porque “el salario del pecado es la muerte” (Rm 6,23) y un obispo que “acompaña” a las ovejas por el camino que las lleva a la muerte es un mal pastor. Un obispo no puede acompañar el adulterio porque, como explica San Pablo, los que lo cometen “no heredarán el Reino de los Cielos” (1Co 6,9) y precisamente la misión del obispo es guiar a su rebaño hacia el cielo.

Nos explica Mons. Agrelo que el Señor no le dijo que tenía que hacerse “defensor de principios”. A lo mejor estaba muy nervioso aquel día, pero en su consagración episcopal le preguntaron: “¿Quieres conservar íntegro y puro el depósito de la fe, tal como fue recibido de los apóstoles y conservado en la Iglesia siempre y en todo lugar?” O quizá faltó a clase el día que Cristo dijo: “El que no cumpla el más pequeño de estos mandamientos, y enseñe a los otros a hacer lo mismo, será considerado el menor en el Reino de los Cielos. En cambio, el que los cumpla y enseñe, será considerado grande en el Reino de los Cielos” (Mt 5,19). Por no hablar de lo que advirtió el Señor por boca del profeta:

“Y a ti, hijo de hombre, te he puesto como centinela de la casa de Israel; oirás, pues, la palabra de mi boca y les advertirás de mi parte. Cuando yo diga al malvado: ‘Malvado, ciertamente morirás’, si tú no hablas para advertir al malvado que se aparte de su camino, el malvado morirá por su maldad, pero yo te demandaré su sangre. Pero si tú adviertes al malvado para que se aparte de su camino y él no se aparta de su camino, morirá por su maldad, pero tú habrás salvado tu alma” (Ez 33,7-9).

O lo que dice el Catecismo de la Iglesia sobre la misión de enseñar de los obispos:

“La misión del Magisterio está ligada al carácter definitivo de la Alianza instaurada por Dios en Cristo con su Pueblo; debe protegerlo de las desviaciones y de los fallos, y garantizarle la posibilidad objetiva de profesar sin error la fe auténtica. El oficio pastoral del Magisterio está dirigido, así, a velar para que el Pueblo de Dios permanezca en la verdad que libera” (cf. Catecismo de la Iglesia Católica 890).

“La consagración episcopal confiere, junto con la función de santificar, también las funciones de enseñar y gobernar […] maestros de la fe, pontífices y pastores” (cf. Catecismo de la Iglesia Católica 1558).

O lo que enseña el Concilio Vaticano II:

“Deben, pues, todos los Obispos promover y defender la unidad de la fe y la disciplina común de toda la Iglesia […] los Obispos son los pregoneros de la fe que ganan nuevos discípulos para Cristo y son los maestros auténticos, o sea los que están dotados de la autoridad de Cristo, que predican al pueblo que les ha sido encomendado la fe que ha de ser creída y ha de ser aplicada a la vida” (cf. Lumen Gentium 23-25)

Todo eso da igual, porque la nueva norma de nuestra época es el subjetivismo, lo que yo siento que el Señor “me ha dicho” a mí, al margen de su Palabra objetiva, de la Tradición y de la Enseñanza de la Iglesia. Para ello, por supuesto, hay que inventar un Jesucristo a medida, tirando por la borda todas esas cosas molestas que decía el auténtico Cristo y que nos transmiten la Escritura y la Tradición de la Iglesia, como “quien no toma su cruz y me sigue, no puede ser discípulo mío” (Mt 10,38), “el que deja a su mujer y se casa con otro, comete adulterio” (Mt 5,32), “el que mira a una mujer deseándola, ya ha cometido adulterio con ella en su corazón” (Mt 5,28), “si quieres salvarte, cumple los mandamientos” (Mt 19,17), “allí será el llanto y el rechinar de dientes” (Mt 13,42), “Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno que ha sido preparado para el diablo y sus ángeles” (Mt 25,41). Ese Jesús no resulta agradable, porque hablando así cualquiera diría que es como un obispo de los de antes, así que es mejor crear otro Jesús distinto, que sea inclusivo, tolerante, acompañante, simpático y, sobre todo, muy moderno y a la moda.

En fin, cuando D. Santiago habla de que su misión es simplemente “acompañar” a las personas, es difícil no recordar las palabras de Cristo: “si un ciego guía a otro ciego, los dos caerán en el hoyo” (Mt 5,14). Uno se pregunta qué sentido tiene acompañar a las personas por el camino grande y ancho que lleva a la perdición. Nunca faltan compañeros que vayan con nosotros por el camino del pecado, lo que hace falta es que alguien enviado por Dios que nos aparte de ese camino y nos ponga de cara al cielo. Pero claro, si faltan los “principios”, que son como las señales que apuntan hacia el cielo, cualquier dirección será buena y lo mismo dará pecar que obrar bien, el error que la verdad y el vicio que la virtud. A fin de cuentas, de noche todos los gatos son pardos.

Algo similar podría decirse de otros párrafos de la entrevista. Por ejemplo, a la misma pregunta indicada al principio, D. Santiago respondía:

“- Usted don Santiago tiene palabras u opiniones que no parece que comulguen con la doctrina de la Iglesia, con lo que  los ciudadanos de a pie entendemos por esa doctrina, sobre homosexuales, divorcios…

Eso casa muy bien con la doctrina de la Iglesia. Caso muy bien. El respeto al homosexual, ¿cómo no?  Eso siempre. Otra cosa es que yo nunca he entrado, por ejemplo, en la cuestión de los matrimonios homosexuales. Yo en eso no entro. En las materias en las que no debo entrar, no entro. Respetar me toca respetar siempre. Y el homosexual por el hecho de serlo es para mí una persona tan cercana como lo pueda ser otra persona”.

Este párrafo muestra claramente las consecuencias del subjetivismo, que dejan al hombre al albur de todo viento de doctrina. ¿Hay un tema en el que la enseñanza de la Iglesia va a causar roces y a estropear el ambiente de buenismo? Se abandona la enseñanza sin problemas, porque lo que importa es quedar bien ante el espíritu del mundo, olvidando que es la verdad lo que hace libres y que la Iglesia no puede permitirse el lujo de “no entrar” en las grandes cuestiones morales de nuestra época, en las que nuestros hermanos se juegan la vida eterna. Cuando se abandona y se disuelve la enseñanza de la Iglesia en afirmaciones vagas y políticamente correctas, se crea un vacío que, de inmediato, es llenado por la catequesis del mundo (y digo mundo en el sentido teológico de todo lo que se opone a Dios). Y eso puede ocurrir incluso con la mejor de las intenciones, como es el caso de Mons. Agrelo, movido sin duda por una compasión sincera, pero que avanza a ciegas por haber prescindido de la luz que da la enseñanza moral de la Iglesia.

En cualquier caso, es interesante señalar que esta disolución de la doctrina es el fin del camino, la consecuencia necesaria, de todas esas otras propuestas que hemos visto en los artículos anteriores. La enseñanza de la Iglesia es una unidad y, si se rompe aunque sólo sea una pequeña parte de ella, el edificio entero acaba desmoronándose, desaparece la fe, la sal se vuelve sosa, el sarmiento no da fruto y los cristianos se vuelven mundanos. Por puro don y sin que lo merezcamos, Cristo ha encendido en nosotros la luz de la fe para que seamos “hijos de la luz”, que iluminan con su palabra y su vida a los “hijos de las tinieblas”. Si esa luz se apaga, qué grande será la oscuridad en el mundo. No lo permitirá Dios.

147 comentarios

  
Bruno
Para no alargar el artículo, no he introducido otra respuesta en la entrevista de D. Santiago Agrelo, que muestra la misma tendencia. Por si a alguien le interesa, aquí está:

"- Don Santiago Agrelo es una persona que habla claro, como podemos ver, muy cercano. ¿Cree que la Iglesia debería cambiar un poco ese discurso, y actualizarse un poco con la sociedad, acercarse un poco más al día a día de los ciudadanos, a sus problemas, sus inquietudes?

La Iglesia tiene la responsabilidad grande, como Iglesia, de acercarse al hombre. El destino de la Iglesia es el hombre, todos los hombres, todas las personas. No podemos poner barreras, ni ideológicas ni de ningún otro tipo entre la comunidad eclesial y el hombre. Cuando digo el hombre, pues digo la persona concreta con la que te encuentras. Si nosotros nos decimos cristianos, en realidad lo que estamos confesando es que el hombre, en su realidad concreta, es el destino de Dios. Dios se hizo hombre, vamos diciendo los cristianos. Con lo cual el hombre se ha hecho destino de Dios. Y no es que se hizo hombre para unos especiales; para todos. Y ese es el camino de la Iglesia. Yo creo que ella lo sabe y lo está recorriendo, con más o menos o tropiezos pero lo está recorriendo".

Aprovecho para pedir perdón a los lectores por haber escrito dos artículos seguidos de crítica. Ya supongo que estarán hartos, pero a veces es necesario insistir, aunque sea pesado. La semana que viene, si Dios quiere, podré escribir algunos artículos "en positivo".
20/11/14 2:47 PM
  
Yolanda
Bueníismo el post.

Ya sabes que Mons. Agrelo tiene predilección por polemizar con quienes le lleven la contraria y por escribir allá donde no le digan sí a todo. Así que no será de extrañar que aparezca por aquí. Ya lo ha hecho otras veces.

No veas cómo me gustaría verle defender lo mismo que dice en esa entrevista, pero en vez de hacerlo ante una persona que no tiene ni idea y a la que se complace fácilmente con los cuatro tópicos mundanos que constituyen el elenco argumental de Mons. Agrelo (como en la entrevista), hacerlo ante quien sí sabe responderle.

Bien pensado, igual esta vez no se pasa por aquí...
20/11/14 3:03 PM
  
Yolanda
El Señor no me dijo que tenía que hacerme defensor de principios, en ningún sitio. Sí que me ha pedido acompañar a las personas, acompañarlas en su camino, en su vida”.

_________________________


Es que es para caerse redondo al suelo. El señor le pide lo que le parezca menos comprometedor en cada momento, lugar e interlocutor.
20/11/14 3:11 PM
  
luis
No es Monseñor Agrelo el único integrante de la jerarquía que sostiene este subjetivismo, o más bien, existencialismo anómico, donde lo que cuenta es la "persona", con prescindencia del cumplimiento de normas morales, sobre todo las vinculadas con la sexualidad. Estas últimas son descartadas como farisaicas, pesadas cargas que se ponen sobre los fieles. Lo que hay que hacer es no juzgar, acompañar, aunque sea dentro de una vida de pecado. La persona está por encima del "sábado", entendiendo el sábado como los mandamientos de la ley natural y divina.
Efectivamente, es el fin del camino, el punto en que la sal termina por identificarse con el mundo. El grado cero del antropocentrismo, donde es el hombre el que le dice a Dios cómo comportarse, porque se ha hecho como Dios. El hombre es el destino de Dios, dice este hombre que detenta el nombre de obispo. No lo podría decir mejor la serpiente.
20/11/14 3:15 PM
  
Bruno
Yolanda:

He añadido al post una de las preguntas que se hacen en la consagración episcopal y que puede iluminar un poco el tema.
20/11/14 3:16 PM
  
Bruno
Luis:

Higinio estaría orgulloso.
20/11/14 3:20 PM
  
Miguel Antonio Barriola
¡Qué pena, que alguien elegido para iluminar, entenebrezca de tal modo el Evangelio, que se le ha confiado!
¿Dónde ha leído en el Evangelio que el amor y misericordia para con los pecadores, equivalga a condescender con sus malicias?
Aceptando estos horizontes, no se ve la necesidad de pastores, que guíen a los buenos pastos, ya que cada quien sería dueño de seguir sus caprichos e inclinaciones y sean cuáles fueren, serían "respetados", "comprendidos", "amados".
¿Qué médico, que se tenga por tal, permitiría al diabético que siga nomás con su inclinación a los dulces o al hipertenso, que use la sal a discreción, porque la comida le resulta sosa?
Tales actitudes son camaleónticas, de veleta, mudables de acuerdo a lo que proclamen los "mass media", como "actual".
20/11/14 3:29 PM
  
Higinio Fernández
"El hombre es el destino de Dios".
Me temo que Monseñor Agrelo me está plagiando.
20/11/14 3:31 PM
  
Percival
Me quedo viendo visiones con las respuestas del Obispo. No me imaginé que estuviese tan mundanizado. El círculo romboideo.
Ya no podemos hablar de perros mudos sino de perros charlatanes... Con perdón.
¿Y las promesas sacerdotales y episcopales? ¿Y la comunión magisterial? ¿Y el Evangelio de la conversión? La nueva Ley de Jesús: "Todo es bueno..."
20/11/14 3:43 PM
  
Ricardo de Argentina
Las declaraciones de este obispo claman al Cielo.
Dan la exacta medida del caos doctrinal y disciplinar que campa en la Iglesia.
20/11/14 3:44 PM
  
TooMach
Quiero pensar que hay esperanza de conseguir ls nulidad para las primeras nupcias.
20/11/14 3:53 PM
  
TooMach
Diez posts y yo sin enterarme. Ni que fuese en consejero sentimental. Animo Bruno, usted si que sabe. Cordiales saludos y buenas tardes.
20/11/14 3:56 PM
  
luis
Por cierto, en su indigencia intelectual este hombre no advierte que la frase

"Yo con los principios, en ese sentido, no sé qué hacer. Lo importante son las personas que tengo delante. El Señor no me dijo que tenía que hacerme defensor de principios, en ningún sitio. Sí que me ha pedido acompañar a las personas, acompañarlas en su camino, en su vida"

es autocontradictoria, porque formula un principio supuestamente superior a los "principios": acompañar a las personas.

Es una nueva modalidad de sofística relativista que se mueve la cola. Gorgias de Leontinos y Protágoras de Abdera, agradecidos.
20/11/14 3:59 PM
  
Damián
Los divorciados tendrán permiso para volverse a casar. Más tarde, más temprano. Le guste a LF o no.
20/11/14 4:00 PM
  
Charo
Si es tan comprensivo éste obispo, ¿cómo es que no entiende las palabras que dijo Jesús al respecto? Él no se anduvo nunca por las ramas; no sé a qué viene ahora retorcer su doctrina para acoplarla a los gustos de la gente. Nos la dejó meridianamente clara. El que quiera entender, que entienda.
20/11/14 4:01 PM
  
Alvaro
Si es que está clarísimo:

Agrelo: "Yo con los principios, en ese sentido, no sé qué hacer. Lo importante son las personas que tengo delante."

Cristo: "Pero él, volviéndose y mirando a sus discípulos, reprendió a Pedro, diciéndole: «¡Quítate de mi vista, Satanás! porque tus pensamientos no son los de Dios, sino los de los hombres.»" (Mc 8, 33)

Un saludo.
20/11/14 4:03 PM
  
luis
Ahora, ¿qué pensaría Usted de un empleado por ejemplo de un Banco, un piloto de avión o un médico que le dijera "yo con los principios, en este sentido, no sé qué hacer, lo importante es acompañar a las personas". Por mi parte, pondría la mayor distancia entre esa persona y la mía.
20/11/14 4:07 PM
  
Arístides Carpetovetonicio
En tiempos del general no pasaba esto.
20/11/14 4:08 PM
  
luis
Propongo llamarlo, de ahora en más, "El Obispo sin principios".
20/11/14 4:11 PM
  
Falstaff
Lo que yo no comprendo es porque éste señor, si no cree en la fe católica, es Obispo de la Iglesia Católica. Por mera cuestión de coherencia y rectitud de intención (dentro de su desastre total), ¿no se ha planteado irse? Es más, ¿nadie de los que tienen como deber ejercer la autoridad le ha indicado la puerta de salida?

Buena parte de la jerarquía y el clero se han convertido en una sopa viscosa en la que cabe todo tipo de argucias verbales para justificar este continuo escándalo. Pero, claro, ellos son los primeros en saber que más les vale comer de esta sopa viscosa que verse en la calle y buscar trabajo como un currito más. Qué bien se vive contra la Iglesia dentro de la Iglesia.
20/11/14 4:22 PM
  
Alvaro
Vaya, y yo que pensaba que Jesús era muy "bueno", "comprensivo" y "cercano", y que decía:

- "quien toma su cruz y me sigue, más tonto es".
- "el que deja a su mujer y se casa con otro, es que está rehaciendo su vida seriamente y hay que comprenderle y acompañarle".
- "el que mira a una mujer deseándola, es un chico sano, que ya se sabe que los jóvenes son todo hormonas".
- "si quieres salvarte, no lleves la contraria a la mayoría, no sea que ofendas algunas sensibilidades (las católicas no cuentan)".
- "allí será la juerga y la fiesta de colegas".
- "No os apartéis de mí, que todo da igual y no pasa nada, que eso del infierno y el demonio con cosas de curas para comernos el coco".


Lo que no consigo es encontrar las citas en la Biblia. Será porque la edición que tengo es de las de toda la vida, nada "progre"... :-)

Percival:
"El círculo romboideo."
Tiene vd toda la razón. Pero no con un rombo: con dos. :-)

Damián:
"Los divorciados tendrán permiso para volverse a casar. Más tarde, más temprano. Le guste a LF o no."
En la Iglesia de Cristo, no: para ello habría que reescribir Sus palabras textuales.
Aunque claro, en la caricatura de Iglesia que algunos quieren imponer (que no es de Cristo sino demoníaca), claro que sí.

Un saludo.
20/11/14 4:28 PM
  
Martin Ellingham
Esta estupidez existencialista de contraponer principios a personas consigue irritarme. Como si los principios no tuvieran por autor una Persona: Cristo. Que es Dios y ha formulado principios para la felicidad de todas las personas redimidas.

Saludos.
20/11/14 4:30 PM
  
Bruno
Martin:

Sí. Hasta los niños de primera comunión saben que Cristo dijo: Yo soy la Verdad.
20/11/14 4:37 PM
  
GKC
Pues supongo que eso lo pone directamente como hereje, apostata o cismático formal, ¿no? Una vez rechaza de antemano cualquier tipo de principios esta rechazando la autoridad de la Iglesia para enseñar, ya no hay nada que suponer a su favor.
Y en cuanto a que el hombre es el destino de Dios, yo pensé que era al revés, que Dios es el destino del hombre. Si no, no se porque perdemos el tiempo en la Iglesia.
20/11/14 4:38 PM
  
Giordano Bruno
Le aconsejo, Bruño, que lea un libro sobre crítica textual del Nuevo Testamento, escrito por Bsrt Ehrman, llamado "Jesús no dijo eso" para que comprenda que no se puede censurar la opinión de nadie. Ni considerarla herejía, cuando jamás podremos estar seguros de lo que realmente manifestó el Maestro en esos temas, habida cuanta de los errores de transmisión, modificaciones e interpolaciones que ha tenido el texto durante veinte siglos.

Si no hay un texto fiable, tampoco puede haber una doctrina absoluta, y lo que dice el obispo de Tánger es perfectamente admisible. Y más humano, diría yo, que lo que alguno de ustedes proponen.
20/11/14 4:52 PM
  
Néstor
No, para nada, no nos aburren las críticas, nos encantan. Queremos más. Es de las cosas más positivas que se puede hacer hoy día.

Saludos cordiales.
20/11/14 4:56 PM
  
Bruno
Giordano:

Entiendo que usted tenga esa opinión como no católico, pero también comprenderá usted que los católicos pensemos de otra forma. Nuestra confianza en la Escritura no proviene de estudios de crítica textual, sino de la autoridad de la Iglesia que la ha reconocido como Palabra de Dios y como relato verídico de la vida de Cristo.

Por otra parte, si uno no tiene fe, en realidad da igual lo que digan tanto el Nuevo Testamento como Jesús.

Saludos.
20/11/14 4:58 PM
  
Néstor
De entrada un autor sin vocales en el nombre es poco de fiar. Si no se puede censurar la opinión de nadie, entonces tampoco la de los que dicen que algo es herejía. Y menos aún decir que la postura de alguien es menos humana. Lo mejor en esos casos es el silencio profundo. Según Aristóteles, los vegetales pueden darnos preciosas lecciones en ese sentido. Yo iría más lejos y diría que los ladrillos y los zócalos son los maestros insuperables. Ah, la añorada mudez escéptica!

Saludos cordiales
20/11/14 4:59 PM
  
´jb
Bruno, una vez más ¡KUDOS!
A Mons. Miguel Antonio Barriola, muchas bendiciones por guardar y trasmitir el depósito de la fe a través del que Dios a TODOS nos ´convierta.
20/11/14 5:00 PM
  
Pacote
Bruno te felicito por lo bien que escribes y expones tus tesis. Que más quisiera yo que escribir la mitad de bien que tú. Oí la entrevista antes de leer tu post y al final me dije refiriéndome a monseñor Agrelo: "todo para quedar bien con el mundo (la periodista, los televidentes, etc.)" Y ahora, después de leerte, me doy cuenta en profundidad del veneno que se inocula y pasa desapercibido si no fuera por personas creyentes y formadas como tú. Muchas gracias y sigue así que haces mucho bien a la Iglesia y a los pobres creyentes de a pie como yo.
20/11/14 5:01 PM
  
Néstor
Claro, las personas, pero ¿para qué? Ojo que para estar con las personas y acompañarlas no hace falta todo ese lío de la fe cristiana y la Iglesia. Ahí tenemos por ejemplo la antigua institución de la masonería, con la cual seguramente que no nos vamos a poner quisquillosos por algunas cuestioncillas relativas a la verdad y al bien, no?
20/11/14 5:03 PM
  
Yolanda
Jajajajajaja, me mondo con Giordano.

¿Eso lo dice en serio, o es usted un personaje como Higinio?

Ya te digo, Giordano, lógico. Si no sabemos nada de lo que realmente dijo Jesús, nos hacemos todos obispos católicos y así podemos decir que Jesús dijo lo que a cada uno le guste más que hubiera dicho. por ejemplo, lo que dice Álvaro, que aunque lo diga en broma, es más o menos lo que dice Agrelo. Pero Agrelo lo dice en serio y Agrelo es obispo de una Iglesia que tiene una fe ( en la que nadie le obliga a creer, pero si aceptavser obispo... pues lea lo que les preguntan en elmrito de la ordenación episcopal).


20/11/14 5:04 PM
  
Horacio Castro
El hombre “en su realidad concreta es el destino de Dios”. Santiago Agrelo pretende ser dirigente social de la ONG que lleva como logotipo una ficción a la que llama Dios. Ya saldrán del armario cardenales ateos.
20/11/14 5:06 PM
  
Maga
Buffff. Madre mía. ..Otro relativista.
20/11/14 5:10 PM
  
Néstor
Lo veo algo estrecho de mente, Horacio. No me diga que piensa que hace falta creer en Dios para poder acompañar a las personas!!
20/11/14 5:10 PM
  
pacomio
se le podría regalar un ejemplar de Catecismo de la Iglesia Católica, asi a lo mejor se entera...
20/11/14 5:16 PM
  
Tito Livio
pese a todo lo Mal que está el mundo y pese a que ese Mal ha entrado en la Iglesia, sigo sin entender qué pinta este señor en la Iglesia y además de obispo. Pero si es que la más sencilla lógica resuena y reclama que este señor sea inmediatamente destituido de su puesto, suprimida su condición de obispo, relajado en su condición de sacerdote y expulsado -excomulgado- de la Iglesia. El mismo lo dice con todas sus declaraciones. Ya no está en común unión con Jesucristo y su Iglesia encabezada por el Papa. Está ex-comunión. Y si esto no sucede ni con él ni con otros como el.... y me paro aquí.
20/11/14 5:27 PM
  
Ricardo de Argentina
Se trata, según el prelado de...divorciados...esa segunda oportunidad que se presenta en la vida...¡un acercamiento personal a Dios! ¡Estoy seguro de ello! ¡Un acercamiento personal a Dios!"
----

O sea que viene un obispo y nos dice que el adulterio habitual y público es "un acercamiento personal a Dios"
Si esto no es herejía formal, que me cuelguen.
20/11/14 5:28 PM
  
Ricardo de Argentina
" ¿Cómo no lo voy a comprender yo como obispo, cómo no lo voy a acompañar?»►
----
He aquí un nuevo formato: el del "Obispo Escort".
Te acompaña hasta el Infierno si se cuadra.
20/11/14 5:29 PM
  
Tito Livio
Por cierto, Santo Tomás Moro debe estar revolviéndose en su tumba y en el Cielo. O desde ahí estará pensando "qué tonto fui de dejarme cortar la cabeza, total por no querer firmar un papelito donde se reconocía y se aceptaba el divorcio del rey" "¿Y para esto me dejé matar?"
En fin, este señor y los suyos -y aquellos que tienen la responsabilidad de tomar mediadas contra esos tipejos- con sus actitud los unos y con su permisividad los otros, nos están diciendo que Santo Tomás Moro era "tonto del bote" por dejarse cortar la cabeza por un divorcio.
20/11/14 5:32 PM
  
Néstor
Quién iba a decir que el progresismo iba a terminar en opereta bufa.
20/11/14 5:38 PM
  
luis
"This is the way the world ends/ Not with a bang but a whimper".
20/11/14 5:40 PM
  
luis
Y una última pregunta, ¿quién dice cuáles son los pecados "acompañables"? Por ejemplo, si voy a asaltar un banco, supongo que Monseñor Agrelo, el hombre sin principios, "acompañará a la persona" que es lo único que le importa. ¿O se circunscriben sólo al 6to, en cuyo caso, se puede esperar un condigno acompañamiento, sin principios, al cabaret o al prostíbulo?
20/11/14 5:47 PM
  
Renée
"Lo que yo no comprendo es porque éste señor, si no cree en la fe católica, es Obispo de la Iglesia Católica."

¿Y privarse de todos los privilegios que le trae su condición de obispo y copríncipe de Andorra???? ¡Tiene que ser una broma!!!

Hay un trasfondo muy grave en estos descalabros: "Sólo de pan vive el hombre y no de la Palabra que sale de la boca de Dios". Aplíquese a los placeres con todos los etcéteras del caso. ¿Y después nos quejamos de los abusos sexuales en el clero y en el no clero??? Si la gente normal "no puede contenerse", ¿cómo podrían hacerlo los anormales pedófilos , violadores y cuanto hay? Con ese criterio se da luz verde hasta a la solicitación y el incesto consentido y no consentido. Y entiendo que pocos o ninguno quieran postular al sacerdocio, por temor a terminar como los "no contenidos clericales" en cuestión.

Disculpen si regreso tan brusca y chocante como en otros tiempos. Pero esto ya es intolerable. Cuando Cristo dijo "todo el que repudia a su mujer y se casa con otra comete adulterio. Y el que se casa con la repudiada comete adulterio", evidentemente no fue por fastidiarnos la paciencia, sino por hacernos ver los alcances catastróficos de las "segundas náuseas matrimoniales":La ruina moral de la Sociedad Civil y la Iglesia, ya que son luz verde para que todo el mundo haga lo que le dé la gana.

[...]

"Si no hay un texto fiable, tampoco puede haber una doctrina absoluta, y lo que dice el obispo de Tánger es perfectamente admisible. Y más humano, diría yo, que lo que alguno de ustedes proponen."

Obviamente esto también aplicaría a la reconsideración de la venganza personal como derecho ante las ofensas. No tendríamos por qué tomar el "persona a tus enemigos" como doctrina absoluta.

Giordano, ¿entiende Ud. el alcance de sus palabras?

¡Hala, cómo se enciende mi sangre sicilianaaa!!!!!!!.







20/11/14 5:48 PM
  
Renée
Obviamente esto también aplicaría a la reconsideración de la venganza personal como derecho ante las ofensas. No tendríamos por qué tomar el "perdona a tus enemigos" como doctrina absoluta.

Giordano, ¿entiende Ud. el alcance de sus palabras?

¡Hala, cómo se enciende mi sangre sicilianaaa!!!!!!!.
20/11/14 5:48 PM
  
Enrique G. B. A.
Sería mejor Giordano Bruno, que en esta cuestión comparta con todos los aportes de Bsrt Ehrman, en su libro "Jesús no dijo eso".
En que consisten "los errores de transmisión, modificaciones e interpolaciones que ha tenido el texto durante veinte siglos" respecto la enseñanza de Jesús en el Evangelio sobre:
- Que el repudio mosaico se concedió por la dureza de corazón.
- Que al principio (Génesis) no fue así.
- Que Jesús ordena volver al plan inicial de Dios respecto el matrimonio.
- Que en consecuencia el que se une con varón o mujer, luego del repudio, adultera, tanto por ser el que repudia, como con unirse con el repudiado.

20/11/14 5:50 PM
  
Edu
"Estos son mis principios. Si no te gustan tengo otros." Groucho Marx

Creo que el obispo se ha inspirado en él...je,je,je
20/11/14 5:51 PM
  
luis
La versión de Agrelo sería "Estos son los principios. Pero si no le gustan no se haga problema".
20/11/14 5:57 PM
  
Falstaff
Renee, no puedo estar más de acuerdo. En realidad el problema de la extensión de la heterodoxia en la Iglesia es muy prosaico: fuera de la Iglesia hace frío, hay que trabajar para comer y nada otorga una dignidad como la del sacerdocio, no digamos ya el episcopado.

Pero, además, esta actitud tiene una doble desgracia, y es que también está extendida en la parte el clero que no dice herejías, pero no hacen nada. ¿Cuántos curas hay que no dirán una sola palabra contra la Doctrina, pero no abren el templo salvo para lo mínimo y necesario? O confiesan de pascuas a ramos y en la administración de los Sacramentos se muestran indolentes, casi fastidiados.

Y eso por no hablar del embrollo que hay de bajas pasiones entre sacerdotes y Obispos. No me refiero a las concernientes al sexto mandamiento, sino a otras que son aún peores: envidias, venganzas personales, orgullo, apego y alianzas con los poderes terrenales que hacen bajar la voz contra injusticias flagrantes, etc, etc.

Hay un carajal montado de dimensiones que desconocemos. De hecho, doy gracias a Dios por enterarme más bien poco de lo que hay bajo la alfombra, porque cada vez que me entero de algo alucino.

La verdad, me parece que más que Papas con carisma, teología y misericordina nos vendría muy bien un Sucesor de Pedro que coja el toro por los cuernos, se arremangue y limpie la Iglesia a fondo de heterodoxia y caraduras.
20/11/14 6:07 PM
  
Xaberri
Otra vez esa teología que pretende comprender a Dios desde el hombre, y desde el hombre no redimido por el hombre-Dios.Vaya constructo en lo que se queda Dios. La pena es que gente que ha llegado muy profundo en el ejercicio de carismas ha caído en la tentación de considerar a Jesús como alguien a quien conocen perfectamente, un amigo íntimo de quien saben perdonará sus faenas, llegando a querer no corregirse - sería una desconfianza a ese amigo tan guay- amigo, compañero, de tantos años, de tantas profecias, de tantas lenguas, de tantas palabras de sabiduría, curaciones, etc.. Un tratamiento de todo menos de Señor, aunque se le rece así. A quien más se ama más se conoce y más verdad en la mutua comunicación se exige. El Señor es el Señor..-y punto, no..- que nos ofrece su amistad, nos la regala porque sale de El, pero uno puede salirse de esa comunicación y -creo, bastante tristemente, que sucede- tener la ensoñación de que fuera de esa comunicación se pueda seguir recibiendo lo que ha recibido. En este caso, mala interpretación de la gratuidad, mala teología desde abajo, mala antropología teológica, caer en la tentación de los que se han sabido amados por Jesucristo y no han sido elegantes mínimamente como para ver la figura de quien les ha regalado viendo sólo los regalos, apropiarse del regalo ,que cuando va sin cruz es para el hermano NO PARA UNO MISMO y cuando es para uno siempre lleva la humedad de la sangre del sacrificio, donde no queda otra salida que agradecer y amar, comunicarse como Cristo se comunica, dejando siempre huellas de sangre -Su sangre-. El amante siempre espera respuesta. A veces se olvida que Cristo espera respuesta, y a su estilo, señalando la mies y los parásitos que la destruyen y la gran generosidad que espera de nosotros - es bueno y cree que todos seremos como El..- Esto para los que son tentados en la hora diríamos que próxima a la undécima.. Pero lo burdo de la tentación de los que como éste obispo dicen que la Iglesia, en el proyecto del único Dios a quien hemos tenido acceso, el Hombre-Dios--y por El, a la Trinidad entera--es para el hombre, habria que decir que la misma Cabeza grita desde lo más profundo de su Persona: ¡Todo para Tu Gloria, Abbá! y su naturaleza humana Le alaba cuando la Comunicación de Su Espíritu, que esponja/ensancha ilimitadamente esa naturaleza, le manifiesta la inmensa generosidad del Padre para con el y con sus hermanos. El centro absoluto de Jesucristo es su Padre. Su Amor Le engendra eternamente. El proyecto es de Dios y para que sera bueno para todo y todos, sólo DEBE buscar SU GLORIA. Pobres de nosotros sino. Es necesario identificarse, dejarse identificar con Su proyecto, y no hacer nosotros constructos, a ver con qué intención.
20/11/14 6:10 PM
  
Tito Livio
os paso el blog de este señor, al que me niego a llamarle obispo, dado que el mismo se posiciona contra la comunión de la Iglesia, para que todo lo que decimos aquí se lo digamos directamente a él. Y si no le gusta pues que se aguante, no haber hecho estas declaraciones y que no tenga un blog.
20/11/14 6:11 PM
  
Tito Livio
santiagoagrelo.blogspot.com.es/
20/11/14 6:12 PM
  
Luis López
Está bien esto de las segundas oportunidades. Lo próximo que nos dirán es que al morir habrá una segunda oportunidad si hemos hecho de nuestra vida un desastre. A la basura Hb. 9,27. Lo importante son las personas, no la palabra de Dios.

No, si al final los cristianos acabaremos siendo budistas...
20/11/14 6:16 PM
  
Luiscar73
Pues si,Cristo no era bueno,¡era buenisimo,por excelencia!. Lo que no era ,era,valga la redundancia,buenista.
Porque el buenismo es la personificacion del enviado disfrazado de Luz. Aquel que viene a traer division entre la Verdad y el Amor.Es decir,aquel que viene con la intencion de dividir a Cristo,para que no le podamos reconocer y seguir. Porque el que siga al "Amor" sin la Verdad,misericordiara,y el que siga a la "Verdad" sin Amor,se ensoberbecera; pues ninguno de los dos,son caminos de Santidad.

Y ser bueno es ir mas alla de lo justo,con el fin de ajustar a las personas a Dios ,por la gracia del arrepentimiento que nos trae el Amor gratuito y Redentor de Cristo en la Cruz. "Vete y no peques mas".
La Paz de Cristo.
pd;Magnifico articulo.Gloria a Dios.
20/11/14 6:19 PM
  
luis
Lo peor de estos tipos es que han vivido emboscados durante décadas. O vamos a creer que eran ortodoxos en tiempos de Juan Pablo II y ahora con Bergoglio vienen a descubrir el existencialismo anómico?
20/11/14 6:23 PM
  
Mariano
Y para el obispo o para cualquier sacerdote, ¿no sería una segunda oportunidad casarse con una mujer? Creo que la ocurrencia sería semejante. Lo que no se da cuenta el señor obispo es de que emponzoñarían la vida de los demás, la vida ajena. El adulterio es adulterio, por mucho que ilusione a algunos que lo cometan o lo cometen.
20/11/14 6:24 PM
  
Renée
"La verdad, me parece que más que Papas con carisma, teología y misericordina nos vendría muy bien un Sucesor de Pedro que coja el toro por los cuernos, se arremangue y limpie la Iglesia a fondo de heterodoxia y caraduras."

Poco a poco, mi estimado. Misericordina, teología y carisma no contradicen en nada a la Doctrina. Y aunque este Sínodo haya parecido una apología del "sólo de pan vive el hombre" -y la prensa se empeñe en presentarnos a este Papa como el alcahuete mayor y no como el Sucesor de Pedro-, no me negará que sirven para que él y toda la Cristiandad sean conscientes de quién es quién entre los honorables obispos que conforman la jerarquía. De esta manera, nadie se extrañará ni se escandalizará cuando expectore a más de uno por heterodoxia manifiesta. Tiempo al tiempo.

20/11/14 6:24 PM
  
pedela
¡con estos pastores! pobres ovejas
son sombras de muerte que acompañan a otros, al mismo abismo donde esta el.
Jesucristo dice que la iglesia es LUZ DEL MUNDO-sal de la tierra-
pero si claro, lo único que hacemos es acompañar al hombre en el propio mal donde ha caido, ,,,,,,,
si la sal que debería salar y curar SE DESVIRTUA ¿quien la salara?
NO SIRVE PARA NADA ---LA TIRAN FUERA--
20/11/14 6:26 PM
  
Juan Mariner
¿Si se da el "derecho a una segunda oportunidad, por qué no a una tercera y a una cuarta...?

Si uno tiene el corazón duro como una piedra, no creo que se le reblandezca por el hecho de contraer nuevo matrimonio... Si el matrimonio no es "nulo", lo demás es ya tomar el pelo al personal.
20/11/14 6:28 PM
  
Bruno
Renée:

He quitado una frase de su primer comentario, porque en este blog no se aceptan las insinuaciones sobre la vida moral de otras personas y menos sobre un Obispo. Mantengamos más alto el nivel, como corresponde a un blog católico.

Por otra parte, Mons. Agrelo no es Copríncipe de Andorra. Ése es Mons. Joan Enric Vives, Arzobispo de Urgel.

Saludos.
20/11/14 6:30 PM
  
Falstaff
Sobre el último particular, querida Renée, no opinamos igual. Me remito al vuelo alto que tienen ahora los Kasper de tuno, auspiciados por quien ya sabemos. Así como otros hechos que en este blog no corresponde mencionar.

Dicen que el Card. Siri pidió perdón a Dios por rechazar ser Papa (no conozco los detalles de esa posibilidad perdida y el grado de voluntad de SIri). Y es que, en contra de lo que se cree habitualmente, el Espíritu Santo garantiza su asistencia al Sucesor de Pedro, pero no lo elige Él, sino los cardenales electores. Las últimas décadas hablan por sí mismas.
20/11/14 6:36 PM
  
Joaquín
Con un obispo así, ¿a quién le extraña que la diócesis de Tánger esté al borde de la desaparición por falta de fieles?
20/11/14 6:43 PM
  
Horacio Castro
Disculpe Néstor. Estudiaré para el próximo comentario.
20/11/14 6:48 PM
  
Renée
Entiendo, Bruno, si bien sigo pensando que ya es tiempo de ir a "la causa próxima" , como decimos en Seguros. Hay que cortar el mal de raíz y la raíz está en el corazón, no en las palabras.

Gracias por la corrección sobre el copríncipe.
20/11/14 6:49 PM
  
pedro de madrid
De sus palabras ,se puede interpretar como que primero, antes de casarse, vivan mucho tiempo juntos y si coinciden, a casarse, pero eso no es lo que dice el catecismo, les faltaría moral, aunque la moral del actual bautizado es practicamente nula en la mayoría de los casos, casi todos los que han tenido experiencia prematrimonial, fue un fracaso, la futura esposa por encima, queda sin virginidad (parece que eso ya no importa) . conozco ancianos que se divorcian La moral católica no puede variar ¿Existen fieles católicos en Tanger? ¿Por qué?
20/11/14 6:58 PM
  
Jose
Este personaje no sólo es un Obispo de nada, no tiene feligreses, sino que hace tiempo que esta desmadrado y no repara en prendas.
Además de perseguir a un sacerdote por ser tradicional, no le importo que estuviera enfermo, cerrar el templo y todo para quedarse con el dinero de unas rentas. Un pájaro de cuenta, y eso que es Franciscano.
San Francisco debe revolverse en la tumba o mejor desde el Cielo,
20/11/14 7:32 PM
  
Juan Carlos
Espero que el Papa lo castigue pública y contundentemente.

¿No?
20/11/14 8:15 PM
  
Pako
¿Entonces Jesús no le dijo a la adúltera "vete y no peques más" sino "vete y puedes pecar una vez más"?
20/11/14 8:34 PM
  
Thomas J, Hennigan
A [Giordano] Bruno:
La crítica textual no vale contra la doctrina de la Iglesia, pues la Sagrada Escritura se lee de acuerdo con la Tradición de la Iglesia. ¿Acaso Jesucristo le dio a los expertos en crítica textual autoridad para definir la doctrina de la Iglesia? Lea la Dei Verbum por favor e ojalá llegue a comprender algo acerca de la verdadera interpretación de la Sagrada Escritura.
20/11/14 8:36 PM
  
Germán
A mi hay una cuestión que me preocupa muchísimo más que lo que dice este obispo y es la siguiente cuestión: ¿El Papa Francisco que opinaría de estas declaraciones?, necesito que el Santo Padre se posicione claramente ante estas cosas o... ¿también es esto teología hecha de rodillas?. La Iglesia respecto a este asunto está claramente dividida, no hay más que ver el resultado del sínodo....y el Papa ¿en que parte queda?
20/11/14 8:52 PM
  
César Fuentes
Puede llevar la política-porque es política, no pastoral- de "el enmanno de mi enmanno" a Siria o Irak, cubriendo alguna de las vacantes que allí se han producido.
Lo mismo, y para su bien, aprende fidelidad de las ovejas que allí se encuentran. O visitar a Asia Bibi.
20/11/14 8:56 PM
  
Martina
Propongo que cuando veamos una entrevista como esta, todos a una, escribamos al susodicho y a su jefe quejándonos hasta mas no poder. A ver si se enteran de que los de abajo queremos que se haga una corrección fraterna a los de arriba y desde arriba.
¿Qué os parece? ¿Serviría para algo? Deberíamos probar.
20/11/14 8:59 PM
  
Rexjhs
La Iglesia está fracturada, reconozcámoslo. Es doloroso, pero el Señor se vale de estos cismas (arrianismo, ortodoxos, luteranismo, etc.) para purificar su Iglesia y dejar morir a los sarmientos separados de la vid (Cristo mismo). Esta fractura será la más grande de la historia de la Iglesia, y se producirá justo pronto, tal vez cuando acabe el Sínodo del año que viene, de mala manera para la sana doctrina. Es terrible leer en bocas de un obispo este párrafo entero, todo un himno a la Antiiglesia y al humanismo: "No en nombre de principios, ¡qué va! Yo con los principios, en ese sentido, no sé qué hacer. Lo importante son las personas que tengo delante. El Señor no me dijo que tenía que hacerme defensor de principios, en ningún sitio. Sí que me ha pedido acompañar a las personas, acompañarlas en su camino, en su vida". Este hombre podría ser cabecilla de los heterodoxos del Sínodo. Pero hay algo mucho más grave y que alguna vez he dicho aquí: el empleo de palabras ambiguas como "acompañar", que no parece querer significar ir a por la oveja y convencerla para, arrepentida, sea devuelta al redil, sino pasear junto a la oveja hasta que se caiga por un precipicio, la oveja y el pastor con olor a oveja. Todo pinta mal, desde el vértice.
20/11/14 9:04 PM
  
Arturo desde Argentina
Solo, ante tanta verdad dicha por todos, compartir la respuesta que hace muchos años siendo catequista me dijo un Fraile Franciscano Conventual sobre qué hacer con el sexo entre nuestros alumnos, más pensando en voz alta que respondiéndome " si los hombres en La Iglesia aplicaran al sexo los mismos Principio para autorizar guerras y fabricar armas que matan y, en economía y finanzas los Principios de "compensación moral" que habilita recibir a todos los Sacramentos sin más......aunque unos y otros nos destruyen la existencia, la fe, la esperanza y el amor mutuo..con el sexo no tendríamos ningún problema................Otro cura, Diocesano, super ortodoxo y "conservador" me musitó en una Confesión Jesús nos dió el atar y desatar, a veces me parece que con los Dogmas, agarramos más allá de Su mano.... nos fuimos al codo y...seguimos de largo......
20/11/14 9:25 PM
  
pedro de madrid
Recibo desde hace muchos años una revista católica (capuchina) y me quedo perplejo sobre una frase de un artículo referente al " sínodo de los obispos" que dice "estudiando el mundo del matrimonio, busca (el Sínodo) " apartarse de la RADICALIDAD y quiere tender la mano, al menos desde la comprensión ...de quienes se sienten o poco queridos o `poco atendidos...", pregunto: ¿Es que lo que nos enseñaba la Iglesia era dadical? ¿Es qué no se tendía la mano? ¿eran rechazados los divorciados? (o la rechazan ellos). ¿Se va a arreglar algo dejándolos comulgar sin arrepentirse y enmendarse?. No lo entiendo
20/11/14 9:28 PM
  
Carlos
Mi sentido común me dice que no se puede llamar igualmente adúltero al hombre que engaña a la mujer, va con otras a escondidas, lleva una vida disoluta, que al hombre casado por segunda vez, serio, que aúna una familia bajo principios cristianos, que da solidez y estabilidad a unos hijos...¿de verdad ambos son igualmente adúlteros?.
20/11/14 9:57 PM
  
Antonio Rivero
Bravo, Bruno, sigue así, POR FAVOR. "Canes debent latrare". Te agradezco la fuerza y sinceridad de tu fe. Cuenta conmigo y te mando mi bendición.
20/11/14 10:03 PM
  
Franco
Para quien le quiera decir algo directamente:

sagrelom@gmail.com
20/11/14 10:06 PM
  
Contradcciones
Estoy de acuerdo con Martina. A los superiores de estas personas les deberían llover quejas de los fieles. A ver si se toman en serio este desmadre.

Por otra parte, los curas y obispos que digan que hay que alejarse de pretéritas radicalidades, además de estar objetivamente fuera de la Iglesia, se cargan cualquier posibilidad de hablar en serio. Según ellos, la Iglesia habría estado dos mil años enseñando mal. ¿Y qué hacen entonces ellos en una Iglesia que falla tanto? ¿Qué sentido tendría así la Iglesia, si puede cambiar de doctrina y moral cada x siglos?
20/11/14 10:08 PM
  
María
Hace poco en las redes sociales este obispo dijo que no existía el pecado... Me da mucha pena puesto que le tengo especial cariño. Conozcí hace tiempo a las misioneras de la caridad, las adoratrices y los franciscanos de la Cruz Blanca de Tanger. A los niños de la cola y a los inmigrantes subsaharianos... Es una diócesis complicada, pobre, minoritaria en un país musulmán... Y admiro la labor que realizan. Sin embargo uno no puede dejarse llevar sólo por el corazón, debe llevarlo la razón de la mano. Acompañar a adúlteros, homosexuales, ladrones y asesinos ¡claro! Por eso somos cristianos! Pero desde el amor y la verdad...
20/11/14 10:16 PM
  
Yolanda
Carlos:

Sentido común, por favor.

Digamos que en ambos casos el " tipo penal" es objetivamente el mismo: adulterio.

Y luego, como en todo en esta vida, hay circunstancias y grados.

Por lo tanto, los dos casos que expones son adulterio pero es evidente que son diferentes.

Muchas circunstancias atenúan o agravan la responsabilidad y, en consecuencia, la culpa. En este pecado y en todos los pecados.

Y no sólo es agravar o atenuar. Todo lo humano tiene sus complejidades. Pero ése es el tabajo pastoral. Lo que nunca puede hacer el trabajo pastoral es cambiar el "tipo penal (la doctrina de la indisolubilidad). Es adulterio. Lo es.

Pero valorar las circunstancias, el concurso de otros pecados, el grado de malicia, etc. es justamente lo que hace una Iglesia madre y maestra.

Lo que sin embargo pretenden Kasper, Agrelo etc ez que para los vasos que A ELLOS les parecen menos graves, les cambiamos la tipificación. Ya ves: ¡Agrelo hasta lo convierte en virtud! La

20/11/14 10:18 PM
  
Mariano
Sí, Carlos, adulterar es separarse del cónyuge y casarse con otro u otra. Las otras intenciones y buenas obras no alteran el pecado de adulterio. Y que el pecado de adulterio es grave lo demuestra las palabras del Señor al joven rico cuando le dice que para entrar en el Reino de los cielos... "no cometerás adulterio" ...
20/11/14 10:20 PM
  
Mariano
En realidad, el joven rico preguntó al Señor: "Maestro bueno, ¿qué debo de hacer para ganar la vida eterna?"
Y le respondió, entre otros mandamientos: "no cometerás adulterio".
20/11/14 10:27 PM
  
Sancho
Bruno: “el que deja a su mujer y se casa con otro”, como has escrito, no comete solo adulterio sino, como se deja muy claro la Biblia, una aberración duramente condenada. Te recuerdo además que has mutilado, no se si censurado, ese versículo (Mt 5,32) al omitir: "excepto en caso de fornicación" (Nacar-Colunga).

En relación con la polémica sobre el divorcio, no se llegaría a esos extremos si se reconociera de una vez que Jesucristo no abolió la Ley mosaica y, por lo tanto, tampoco el divorcio (cf. Mt 5,17-19). La Iglesia debe seguir los mandatos de Jesús, que perfeccionan esa Ley, pero que no la anulan. Así pues, aunque divorciarse y volverse a casar haya que considerarlo un pecado para un cristiano, se debería reconocer la legalidad de ese nuevo matrimonio. De lo contrario se está violando la Ley, y se esta actuando con la misma dureza con que lo hacían los fariseos a quienes criticó Jesús.
20/11/14 10:29 PM
  
Tony de New York
Estoy sin palabras, No tengo palabras.
20/11/14 10:37 PM
  
Ricardo de Argentina
Carlos, lo más común es que el primer adulterio lleve al segundo.
Que será aparentemente "serio" según qué casos. Porque hablar de un adulterio "serio" es como hablar de un asesinato "serio", no tiene mucho sentido. Lo serio de veras es que te condenas incumpliendo los Mandamientos de Dios.

Si me das a elegir (que no se debe elegir entre dos males, pero bueno), me quedo con el primer adúltero, que por lo menos tiene vergüenza y lo hace a escondidas. Y que aún no ha hecho estallar a lo que le queda de familia.
20/11/14 10:37 PM
  
Juan Argento
"basta acabar con todas las doctrinas católicas y sustituirlas por una vaga atmósfera de buen rollito, cercanía, inclusividad y otros principios light semejantes."

Esto describe cabalmente la posicion de un gran sector de los que se identifican como católicos. Sería un catolicismo "light" o "posmoderno" pero no un protestantismo, porque esta gente no cree en sola fide, sino que cree que es necesario practicar lo realmente importante para salvarse. La diferencia es que lo que es realmente importante ya no se toma de un "reglamento" sino que es el amor, punto. Ama y haz lo que quieras.

En esta mentalidad, preceptos específicos como las prohibiciones del divorcio o de la homosexualidad, la obligacion de asistir al culto, etc. etc., fueron válidos e incluso necesarios en un cierto contexto historico y cultural, pero ya no lo son. Hemos pasado al tiempo del amor universal, de la plena libertad, en que por fin se ha entendido la esencia de la enseñanza de Jesús.

El tema es que no los podés correr con la Biblia, Catecismo, concilios, enciclicas, etc., porque ellos directamente están más allá del "reglamento" escrito. No es que discuten o niegan tales o cuales puntos, directamente no entran a ese nivel. Si para vos es importante el reglamento y querés seguirlo, ellos no tienen problema de que vos hagas tu vida, pero para ellos ya no se aplica. Vivir y dejar vivir.

Si esta descripcion es acertada, una conclusión es que la recuperacion doctrinal de esta gente requiere partir de un nivel mas basico. No basta citar mandamientos de Jesús, sino que previamente hay que hacerles entender que todos y cada uno de ellos siguen estando vigentes. Concepto que los participantes de este sitio dan por sobreentendido, pero esta gente no.

Lo novedoso, por lo menos para mí, de la noticia que motivó este artículo es que por primera vez leo que un obispo haya adoptado explícitamente esta posicion.

Desde mi punto de vista, el precedente historico mas cercano a esta posicion no es el protestantismo, como dije antes, sino el joaquinismo, la doctrina de los seguidores de Joaquín de Fiore. El tema es bien conocido por Benedicto XVI porque sobre él fue su disertación de habilitación docente, y lo mencionó en la catequesis del 10 de marzo de 2010:

www.vatican.va/holy_father/benedict_xvi/audiences/2010/documents/hf_ben-xvi_aud_20100310_sp.html
20/11/14 10:45 PM
  
Decepción
Son tiempos de misericordina, todo da igual. Qué más da pecar o no, con tal de no ser autorreferencial.
20/11/14 10:47 PM
  
Juan Argento
Releyendo el artículo, veo que podria haber citado muchos mas pasajes de Bruno que expresan con notable exactitud lo que yo percibo como actitud de amplios sectores. Cito solamente éste:

"Todo eso da igual, porque la nueva norma de nuestra época es el subjetivismo, lo que yo siento que el Señor “me ha dicho” a mí, al margen de su Palabra objetiva, de la Tradición y de la Enseñanza de la Iglesia."

Yo lo refinaria como: "... lo que yo siento que es "el núcleo", lo mas importante, del mensaje de Jesús, al margen de..."
20/11/14 10:57 PM
  
Luiscar73
La misericordia de Dios,indefectiblemente,saca a la Luz el pecado ,para que al ver su verdadera cara,bajo SU claridad,el hombre quiera y pueda ser purificado por el arrepentimiento genuino y salvador,por la gracia de los meritos de Cristo.
"Quien bien te quiere te hara llorar".
Que verdad tan indecible;pues no hay nadie que nos quiera mas que Dios,ni remotamente,ni nadie nos hara brotar mas rios de lagrimas,que los que el Señor hace brotar de nuestros ojos en una conversion.

Dios no permite que enmudezcamos cuando estemos llamados a confrontar el pecado.
La Paz de Cristo.
20/11/14 11:21 PM
  
Luis I. Amorós
Los obispos españoles, con la honrosísima excepción de Reig Plá, se están cubriendo de gloria.
Con decir que los menos malos son los liberal-conservadores (una tendencia condenada por Pío IX), serviles con el anticristiano partido en el poder actualmente, está todo dicho...

Como serían los otros dos de las ternas de San Feliu o Tánger (igual a Tánger vas castigado, vaya usted a saber) para que hayan salido elegidos estos.

Hay días que dan ganas de hacerse yanqui, o kazajo, o de la soberana orden.
Porque es que obispos como estos te convierten en luterano sin que te des cuenta.

Dios mío, protege a tu rebaño.
20/11/14 11:28 PM
  
Decepción
Otro prelado español que se había significado por condenar el liberalismo que corroe la sociedad era Mons. Martínez: el mismo al que injustamente han vapuleado desde la propia Iglesia empleando medios de comunicación católicos.

Está claro que ha empezado una caza contra todo pastor que crea íntegramente en la Fe católica. Una caza dirigida por altas instancias eclesiales. Roguemos para que el Señor les tuerza el pulso.
20/11/14 11:46 PM
  
Jaume Clavé
Señores, es muy fácil equivocarse y muchos se han casado a medias, sin ser cristianos. Seamos comprensivos. A veces, cuando nos toca de cerca cambiamos de opinión: un hijo, un hermano... Y si fuéramos uno de nosostros, no nos gustaría tener una segunda oportunidad? Sólo disponemos de una vida, no podemos esperar a otra para obrar con más acierto. Dios a veces y muchas nos da segundas oportunidades. Si se dan nulidades, significa que hay muchos matrimonios nulos sin que lo sepan. Jesús dijo, que el hombre no lo desate, pero no sabemos si Dios puede hacerlo o no a través de su Iglesia, madre de misericordia que es para sus hijos. La misma que ha atado en nombre de Dios, podría desatarlo tambíén en nombre de Dios, pero no cada cual por su cuenta.
20/11/14 11:56 PM
  
Mariano
La pregunta del joven rico no era de "ganar la vida eterna" sino de "heredar la vida eterna", y la respuesta incluye "no adulterar".

Sancho: el versículo de Mateo 5,32 al que te refieres incluye "excepto en caso de impureza" (Misal Romano), no solo en caso de fornicación.
21/11/14 12:18 AM
  
Juan Argento
Jaume, ante todo, en una sentencia de nulidad la Iglesia no "desata" un matrimonio, sino que declara que nunca habia sido atado.

En cuanto a que "no sabemos si Dios puede hacerlo (desatarlo) o no a través de su Iglesia", los católicos sabemos perfectamente que Dios NO facultó a la Iglesia para desatar lo que El ha atado en el matrimonio. Lo explicó S. Juan Pablo II en las secciones 6, 7 y 8 del discurso a la Rota Romana de 2000:

www.vatican.va/holy_father/john_paul_ii/speeches/2000/jan-mar/documents/hf_jp-ii_spe_20000121_rota-romana_sp.html
21/11/14 12:21 AM
  
Decepción
Sr. Clavé, una cosa es ser comprensivo y otra aceptar el error y el pecado como valido. Nadie más comprensivo que Dios y no por ello dejó de decir lo que dijo sobre el matrimonio.

Las nulidades son otra cosa. Una nulidad significa que el matrimonio NO ha existido nunca, no que se haya roto.

[...]
21/11/14 12:21 AM
  
Juan Argento
Por si este comentario es leido por un editor de un blog católico amigo, sugiero un tìtulo para un posible post sobre lo dicho por este obispo, al estilo de otros posts de ese blog: "Déjate acompañar".
21/11/14 12:28 AM
  
Bruno
Decepción:

Cambiar de seudónimo va contra la etiqueta de Internet.
21/11/14 12:30 AM
  
Juan Argento
Volviendo a lo que dice Jaume: "La misma que ha atado en nombre de Dios, podría desatarlo tambíén en nombre de Dios", esa es exactamente la posicion de los Ortodoxos, que sostienen que esa potestad está incluida en el poder de "atar y desatar" de los obispos.

Esa tesis de los Ortodoxos (que es erronea como explicó Juan Pablo II en el enlace de mi comentario anterior) está necesariamente unida al concepto de separabilidad entre matrimonio natural y sacramento. Para ellos, el caracter sacramental es algo "añadido" al matrimonio natural, y en base a eso sostienen que sólo el primer matrimonio es sacramento, mientras que el segundo y eventual tercero no son sacramento, sino solamente matrimonio natural.

En contraste, la doctrina católica sostiene que es la misma realidad del matrimonio natural la que ha sido elevada, entre los bautizados, a la dignidad del sacramento, de modo tal que existe una inseparabilidad, más aún, una identidad, entre matrimonio natural y sacramento. Esto lo explicó Juan Pablo II en la seccion 13 de Familiaris Consortio y lo reiteró en la seccion 8 de su discurso a la Rota Romana del 1º de febrero de 2001:

www.vatican.va/holy_father/john_paul_ii/speeches/2001/documents/hf_jp-ii_spe_20010201_rota-romana_sp.html

21/11/14 12:45 AM
  
Luiscar73
Quise decir;Dios,no permitas que enmudezcamos,cuando estemos llamados a confrontar el pecado.
21/11/14 12:47 AM
  
Juan
El perdón y la misericordia de Dios ¡Jamás! serán entendidos por el hombre. Nosotros representamos al egoísmo. Hay un caso de una víctima masculina que muestra la mayor lástima del mundo. Jorge, casado a los 28 años de edad con Marlene de 26 años. 21 años de casados con tres hijos mayores de edad. Católicos comprometidos con la iglesia. Hace 2 años llegó el diablo a la parroquia. El sacerdote Omar Cardona sustituyó al desaparecido Padre Fermín. El cura Omar a los 3 meses sedujo a Marlene (por donde pasa deja la huella) Todos los fieles sabían de esta relación adúltera. Jorge callaba y soportaba sus cuernos. Marlene salió embarazada del cura Omar y este diablo se fue. Dejó sola la parroquia cuando nació el hijo fruto del adulterio. Marlene intentó asesinar a Jorge en 2 oportunidades. Hay registros policiales. Jorge retiró las denuncias pero está separado de Marlene y vive con sus 3 hijos. Acude a misa pero no puede comulgar porque está en PECADO MORTAL. Su matrimonio fracasó. El guarda silencio y dice no guardar resentimiento. Asiste a la iglesia con regularidad y espera la disolución de su matrimonio eclesiático. El cura Omar sigue haciendo de las suyas. Consagra las especies y se alimenta del Cuerpo de Xto, bautiza y confiesa. Jorge, permanece en PECADO MORTAL ¿Entonces?
21/11/14 12:52 AM
  
Juan Argento
Me expresé mal en mi comentario anterior. Debi decir que, para los Ortodoxos, el sacramento (y no el carácter sacramental) es algo "añadido" al matrimonio natural, y por lo tanto separable de él.

Notablemente, esa concepción erronea de la relacion entre sacramento y matrimonio natural de los Ortodoxos habia sido reflejada en la descripcion de la celebracion del matrimonio en las liturgias orientales catolicas en el punto 1623 del Catecismo en su primera edicion, la de 1992. En la revision de 1997 ese punto fue corregido.

21/11/14 12:54 AM
  
Juan Argento
Tocayo, no veo donde está el pecado mortal de Jorge. Si la mujer le metio los cuernos y lo trató de asesinar, ¿cuál sería el pecado de ese pobre hombre?

Y si la mujer trató de asesinarlo, separarse no es tan solo un derecho, sino un deber, hacia él mismo y hacia los hijos. Por otro lado, incluso en una separacion sin esas connotaciones, no hay ningun pecado mientras no se una con otra mujer. Por lo que insisto, ¿cuál sería el pecado de ese pobre hombre?
21/11/14 1:00 AM
  
Leonardo Plaza
Excelente artículo, sin desperdicio. Lo que está ocurriendo en estos tiempos es que la gente quiere ser cristiana sin cruz, sin tener la menor idea del valor redentor del sufrimiento. Viven para este mundo, olvidando todo sentido de trascendencia, el egoismo antes que el sacrificio.
21/11/14 2:30 AM
  
Fray Nelson
Monseñor Santiago Agrelo fue ordenado el 17 de Junio de 2007, durante el pontificado de Benedicto XVI. Nuestras oraciones han de dirigirse también a las estructuras, los caminos que se siguen para elegir a quienes serán ordenados.
21/11/14 2:39 AM
  
Granadino
¿Y por qué no unas terceras y unas cuartas y...?
Hace un tiempo estuve en Tánger. Me llegué al arzobispado y conocí a un sacerdote con un alto cargo en el arzobispado, me hablaba con tanta unción del islam, de lo maravilloso que era y de lo buenas que eran sus gentes que me quedé asombrado. Le pregunté si predicaban el Evangelio para convertir a los musulmanes, me miró como si hubiera blasfemado. ¿Convertirlos? si son mejores que nosotros. ¡Pues buena está Europa! ¡Además eso no es el ecumenismo! ¡Hay que dejar a la gente dónde está! pensé en la pateras y se lo dije si se refería a eso. ¡No hay que dejarlos en su religión! Pensé que a que vino Cristo. Pues para este viaje, se podría haber evitado su crucifixión. Si todo el mundo es "güeno" como dicen los sevillanos y la labor de la Iglesia es imitar a la ONGS laicas, que me expliquen. No me extraña que el arzobispo de Tánger diga lo de las segundas nupcias. No tiene en el pensamiento a la iglesia ortodoxa, sino al islam con su poligamia y sus incesantes divorcios. ¡"To er mundo eh güeno"! Bueno todos no parece ser que los franciscanos de la Inmaculada y algún que otro obispo no.
21/11/14 2:53 AM
  
Granadino
Es posible que lo hagan cardenal y lo manden a Granada. En Granada hace mucho tiempo que no tiene un cardenal.
21/11/14 2:55 AM
  
María Estela
El Señor dejó diez mandamientos. Punto. Para qué tanto brinco estando el suelo tan parejo.
21/11/14 3:06 AM
  
Rexjhs
Efectivamente Fray Nelson. De todos es sabido que la alta masonería se infiltró hace décadas en el Vaticano, y por eso proponen a obispos a candidatos abiertamente heterodoxos, por no decir algo peor, como Monseñor Agrelo. A rezar por él para que se convierta. Pero también tiene culpa quien le deja hablar y contaminar a la grey sin suspenderle a divinis. ¿Por qué no se hace con este tipo de obispos como se ha hecho con Burke, o es que sólo molestan los obispos fieles? Tiempos terribles de confusión y apostasía silenciosa de nuestra jerarquía. Recuerden que también el Sanedrían había perdido la fe cuando Cristo estaba vivo y predicando en Galilea, hace 2000 años-.
21/11/14 12:16 PM
  
Alvaro
pedro de madrid:
"¿Es que lo que nos enseñaba la Iglesia era radical?"
Claro que sí: la Verdad está separada radicalmente de la mentira. La Salvación lo está de la Condenación. El Bien lo está del Mal.

O, en la propia Biblia: "El que no está conmigo, está contra mí, y el que no recoge conmigo, desparrama" (Mt 12, 30), "Ahora bien, puesto que eres tibio, y no frío ni caliente, voy a vomitarte de mi boca." (Ap 3, 16).

Si, lo que dice la Biblia es bastante radical, y lo que la Iglesia lleva veinte siglos transmitiendo también es "radical" (=arraigado, enraizado). Radicalmente bueno, verdadero y salvífico, naturalmente.

¿Lo demás? Componendas, medias tintas, contaminaciones, relativismos... nada "radicales" sino "desarraigados".

Juan:
¿De qué pecado mortal habla? Si el marido fue víctima de la infidelidad de su esposa, sin ser él infiel; si ha sido víctima de intentos de asesinato, sin responder con la misma violencia; si se ha separado de su esposa pero se mantiene en castidad, sin tratar de sustituirla por otra mujer en espera de la disolución de su matrimonio eclesiático.,

¿Qué pecado se supone que está cometiendo? ¿Junto a qué otra mujer se supone que está cometiendo adulterio? ¿Qué problema se supone que debe tener para comulgar?

No diga tonterías, hombre: en el caso que expone, en esos términos, los únicos que han pecado son el tal cura Omar y la tal esposa Marlene.

Un saludo.
21/11/14 12:30 PM
  
José María
Espero que nunca se vea en la tesitura de los que tan alegremente escribe. Está demonizando a los divorciados, sin caer que los sentimientos son iguales que los suyos, que sus hijos son iguales que los demás. Se cree superior y olvida que la soberbia es despreciada.
Se aferra a la Ley, la Ley, y luego al Templo al Templo.
¿Y el resto? ¿Se olvida de la Samaritana?. Nuestra Iglesia es pecadora por ese motivo la hace atractiva, por ese motivo Jesús se inmoló. ¿Y usted?..será que en su vida lo tiene todo fácil y le va bien en su familia. Ojalá le dure muchos años o toda la vida. Pero piense un momento...y si un día le dejan o simplemente le dicen ya no soy feliz contigo y me voy?
Cuidado amigo, hay frases que duelen mucho.
21/11/14 1:34 PM
  
Juan Argento
José María, su argumento de que Bruno "está demonizando a los divorciados, sin caer ... que sus hijos son iguales que los demás." se cae por sí solo. Porque justamente los hijos de un matrimonio que se divorcia son los que sufren cuando uno de sus padres, o ambos, vuelve a casarse.

21/11/14 3:39 PM
  
Juan Argento
Otra vez Sancho vuelve a la carga:

"Así pues, aunque divorciarse y volverse a casar haya que considerarlo un pecado para un cristiano, se debería reconocer la legalidad de ese nuevo matrimonio."

Sancho, para un teista, ni siquiera digo cristiano, sólo una Ley es relevante, en última instancia, existencialmente: la Ley de Dios. En sus dos niveles: natural y revelada.

Si Jesús dice que un segundo matrimonio post-divorcio es adulterio, está diciendo que contraviene el 6º mandamiento de la Ley de Dios: "No cometerás adulterio." Por lo tanto, en el plano de la Ley de Dios, que es el único que importa existencialmente, ese nuevo matrimonio NO es legal para los cristianos. Punto.

Que sea legal en el plano de la ley civil es irrelevante para la vida espiritual.
21/11/14 3:49 PM
  
pedro de madrid
Alvaro, tenga respeto y educación y no se vomite en la boca de nadie, ni en la de su madre
21/11/14 4:34 PM
  
Sancho
Juan Argento: Parece que no se haya molestado en leer mi cita al respecto. Hay que ser fieles a la Palabra de Dios. Jesús dijo: "No piensen que vine para abolir la Ley o los Profetas: yo no he venido a abolir, sino a dar cumplimiento. Les aseguro que no desaparecerá ni una i ni una coma de la Ley, antes que desaparezcan el cielo y la tierra, hasta que todo se realice. El que no cumpla el más pequeño de estos mandamientos, y enseñe a los otros a hacer lo mismo, será considerado el menor en el Reino de los Cielos. En cambio, el que los cumpla y enseñe, será considerado grande en el Reino de los Cielos" (Mt 5,17-19). Así pues, tampoco el divorcio ha sido abolido; y no puede usted decir que el nuevo matrimonio no es legal para los cristianos, aunque se haya contraído pecando contra un mandato de Jesucristo. Y si esos nuevos cónyuges desean reconciliarse con Dios, no se les debería impedir; si otros pecados pueden llegar a perdonarse, ese también.
21/11/14 6:17 PM
  
Sancho
Bruno: Por respeto a la Palabra de Dios, corrija los errores que le indiqué. Después de enviar mi comentario caí en la cuenta de que probablemente lo que estaba usted citando era en realidad Lucas (16,18). También se me escapó el tuteo, espero que no le haya molestado.
21/11/14 6:55 PM
  
Martin Ellingham
"no puede usted decir que el nuevo matrimonio no es legal para los cristianos, aunque se haya contraído pecando contra un mandato de Jesucristo"

Ya no queda en pie ni siquiera el principio de no contradicción. Lo que va contra un mandato de Cristo es contrario a su Ley....

Saludos.
21/11/14 7:45 PM
  
Bruno
Sancho:

Está usted en el post equivocado. La conversación a la que se refiere corresponde al post anterior.

No hay ningún problema con el tuteo.

Citar parte de un versículo no es mutilarlo, es citar sólo una parte, igual que citar dos versículos no es mutilar un capítulo, sino citar sólo dos versículos. La numeración en versículos y capítulos no es parte de la Escritura. Además, ya habíamos hablado en esa misma conversación de la otra parte del versículo.

Le he mostrado de forma evidente que la Iglesia enseña que el divorcio mosaico fue derogado. La Ley antigua ya no vale, la plenitud a la que se refirió Jesús es su sustitución por la Nueva Ley:

"Él ha abolido la Ley con sus mandamientos y reglas, haciendo las paces, para crear con los dos, en él, un solo hombre nuevo" Ef 2,15

Usted, por supuesto, puede decir todo lo que quiera que el divorcio sigue en vigor, pero debería ser consciente que, al decirlo, está negando la fe católica, el Nuevo Testamento, lo que mandó Cristo y la misma lógica. Como la cosa es clara y evidente, no vamos a seguir discutiendo sobre el tema.

Saludos.
21/11/14 8:54 PM
  
Juan Argento
Sancho, no entiendes correctamente qué significa que Jesús vino a "dar cumplimiento" a la Ley de Moisés. Ni siquiera solamente desde la interpretacion católica, sino de la interpretacion común a católicos, Ortodoxos, y la gran mayoria de los protestantes.

Te doy una pista a partir de un texto de la carta apostólica de tónica más afín con el Sermón de la Montaña, la de Santiago:

"En cambio el que considera atentamente la Ley perfecta de la libertad y persevera en ella - no como oyente olvidadizo sino como quien la pone en práctica - ése será bienaventurado al practicarla." (Sant 1, 25)

"La Ley perfecta de la libertad", o sea la Ley de Cristo, la Ley evangélica, que "da cumplimiento" a la Ley Mosaica, lo cual incluye abolir sus elementos imperfectos, como el divorcio, o temporales, como las prescripciones alimentarias.
21/11/14 9:17 PM
  
Arturo desde Argentina
Podríamos sumar a este tema aquel, no resuelto,sobre las Charlas o Preparación al Matrimonio donde de ninguna manera se Muestra, Explica, Señala, Enumera todas las referencias de Trento, el Código de Derecho Canónico, textos propios Evangélicos sobre adulterio, Salvación-- Condenado al infierno, llevar la cruz de Cristo cada día, y su detallado espectro,
No es sarcasmo lo que digo o segundas intenciones Es mi honestidad a la altura de tantos colaboradores en este espacio gentil y felizmente cedido por infocatólica.
Ya pensábamos en esto con mi esposa muchos años atrás cuando dábamos charlas prematrimoniales y dejamos justamente de darlas porque pensábamos: ¿ no es participar de una injusticia rayana en el Pecado contra el IV Mandamiento ocultar estos temas para que, luego de casados, en sus dificultades y decisiones les vengamos con Trento,El Derecho Canónico y la mar en coche?, porque convengamos que si somos "alegres animadores de futuros matrimonios" no preveamos la hipocresía, de que quedás en la vereda de enfrente de la Iglesia para pasar al infierno.........todo en nombre de Jesucristo........Algo más a mi nota del 20/11/2014,9,25 hs. Estamos históricamente en una excelente oportunidad de rezar más a Jesucristo y, especialmente:preguntarle qué le gusta a EL y si todo este tema tiene, para É,también,L algo que ver con: San Mateo:5,21-24 y bien presente:5, 27-30 quizás el tema se encarrile más por el lado de " si tan rápida , y por Laicos, son las charlas prematrimoniales, así de rápidas y por Laicos deben ser las posibilidades de anulación matrimonial, desde sus Juzgados así de rápido como lo fueron aquellas charlas".Sugerencia para sumar..ser más Hermanos.....Aceptar la historia de hoy.....No:más.
21/11/14 10:28 PM
  
CARLOS GÓMEZ MARTINEZ
Muy buen artículo. Falta decir que la culpa la tiene el Papa por no hacer cumplir el CAN. V ni el CAN. VII. Él está obligado a excomulgar al obispo. ¿Acaso quién más lo puede hacer? El pecado de omisión es gravísimo.
21/11/14 10:42 PM
  
Sancho
Bruno: Permítame terminar diciendo que si las cosas fueran como usted dice, Jesús no habría dicho lo que dijo sobre la Ley mosaica (Mt 5, 17-19); la Ley que sigue obligando a los judíos mientras no se hagan cristianos. No está usted contradiciendome a mí sino a Jesucristo. Se que este post se centra en lo que dijo el obispo Agrelo, y en el matrimonio. En una cosa estoy de acuerdo con él, en que se deben reconocer los nuevos matrimonios de divorciados. Además de por todo lo dicho, porque en los mismos versículos donde se habla de que está mal volver a casarse, se reconoce implícitamente que existe la posibilidad de hacerlo; y si se hace, aunque se peque, casado se está. Agrelo dice que no sabe que hacer con los principios, yo mantengo que no reconocer esos matrimonios atenta contra los principios cristianos, como creo haber demostrado. Un saludo.
21/11/14 11:07 PM
  
Sancho
Juan Argento: en mi primer comentario ya he dicho que la Iglesia debe seguir los mandatos de Jesús, que perfeccionan la Ley mosaica. Aunque en la práctica un cristiano no tiene que cumplir la literalidad de esa Ley sino los mandamientos de Cristo que la perfeccionan, sigue vigente y, como le acabo de recordar a Bruno, sigue obligando a los judíos mientras no se hagan cristianos.
21/11/14 11:42 PM
  
antonio
Eso casa muy bien con la doctrina de la Iglesia. Caso muy bien. El respeto al homosexual, ¿cómo no? Eso siempre. Otra cosa es que yo nunca he entrado, por ejemplo, en la cuestión de los matrimonios homosexuales. Yo en eso no entro. En las materias en las que no debo entrar, no entro. Respetar me toca respetar siempre. Y el homosexual por el hecho de serlo es para mí una persona tan cercana como lo pueda ser otra persona”.

Todo es muy ridículo, lo que está claro que quiere que esté cercana.
Yo a este y aun monton no le doy la espalda, ni loco.
Con otros hay que estudiar, si yo que pertenezco al Carmén , no es bajeza, es caida libre, este es un aerolito, en caida, ten ciudado con la cabeza Ja!!! Ja!!!
22/11/14 12:25 AM
  
Juan Argento
Sancho, la Ley mosaica NO sigue vigente para los cristianos. Lea el capítulo 15 de los Hechos de los Apóstoles.

Incluso las prescripciones del Concilio de Jerusalén de abstenerse de lo sacrificado a los ídolos y de la sangre ya no siguen vigentes. Fueron disposiciones temporales para hacer viable la convivencia fraterna entre cristianos de origen gentil y de origen judio, por la tremenda repugnancia que a éstos les causaba lo sacrificado a los dioses falsos y la sangre.
22/11/14 12:42 AM
  
Enrique G. B. A.
"... Aunque en la práctica un cristiano no tiene que cumplir la literalidad de esa Ley sino los mandamientos de Cristo que la perfeccionan, sigue vigente..."
Increible. Por este lado, deberíamos comprender a los que siguen lapidando mujeres por adúlteras.
Obviamente, quien da el argumento del principio, protestará de tal consecuencia. La protesta al argumento.
Cristo no perfecciona ni el repudio mosaico ni la lapidación, los suprime.
Para el adúltero ni la licencia del repudio ni la condena de la lapidación,
abrirse al perdón de Jesús que exige : "no peques más".
22/11/14 2:30 AM
  
Sancho
Juan Argento: Menos mal que alguien reconoce, aunque sea implícitamente, que la Ley mosaica sigue vigente, como dijo Jesucristo, y que obliga a los judíos. No obstante le recuerdo que los diez mandamientos son una parte fundamental de esa Ley; aunque la Iglesia les haya hecho algunos retoques. En cuanto a eso de las prescripciones, la Iglesia puede en cualquier momento recuperar alguna norma mosaica como, por ejemplo, autorizar la poligámia en casos de conversiones al cristianismo de polígamos. Considero un verdadero atropello, sobre todo a las mujeres, obligar al marido a elegir a una de ellas y a desacerse del resto como si fueran ganado.
22/11/14 2:59 AM
  
Sancho
Enrique: Parece que a usted tampoco le importan un bledo las palabras de Jesucristo donde dice que no desaparecerá ni una letra, ni una coma de la Ley, antes que desaparezcan el cielo y la tierra.
22/11/14 3:24 AM
  
Percival
Sancho: yendo a las consecuencias de lo que sigue afirmando,¿de verdad sostiene usted en serio dos regímenes diversos y actualmente vigentes para la cuestion moral: uno para judíos y otro para cristianos? De modo que los judíos salen "ganando" (o perdiendo, según se vea)... ¿Dos morales válidas y contradictorias?
Creo que no hace correcta exégesis del texto de Mt que machaconamente cita (de modo excesivamente literal) y lo desliga del resto del Evangelio, y, por lo tanto, de la posición real de Jesucristo cuando habla de llevar la ley a su plenitud. Y eso que ya le han dado todos los elementos para una respuesta completa...
En este caso, para Jesucristo NO EXISTE divorcio. Tal cual. Y no existe ni para judío, ni para cristiano (¿ni para nadie?): porque la voluntad original de Dios, que Cristo refuerza e incluso eleva al terreno sacramental, es que no haya fuerza humana que separe lo que Dios ha unido (y eso "desde el principio", lo que pone el acento sobre la cuestión "natural", objetiva, universal y definitiva).
Otra cosa diversa es repartir responsabilidades subjetivas respecto al divorcio. Pero el Señor es claro, bastante claro también en este punto: la permisión del divorcio era una concesión temporal a la dureza de corazón, y una concesión DE MOISÉS, no de Dios (si vamos a la literalidad)... Que no, que no: ni divorcio, ni poligamia, ni nada de eso.
22/11/14 11:12 AM
  
Bruno
Sancho:

Esto ya es demasiado. Puede usted seguir defendiendo esas cosas si quiere, pero sólo si deja de presentarse engañosamente como católico. Ya le he mostrado lo que enseña la Iglesia sobre todo eso, como dogmas de fe. Ya le he mostrado lo que enseña la propia Escritura. Ya le he mostrado que su postura es contraria a la lógica más básica. ¿A usted le da igual? Muy bien, pero deje de intentar engañar a los lectores pretendiendo ser católico para sembrar confusión. Si sigue usted haciéndolo, borraré sus comentarios.

Saludos.
22/11/14 11:59 AM
  
Beatriz Mercedes Alonso
"¿Y cuál era el otro problema? El de los divorciados. Imagínate, ¡cuántos conozco yo! Personas que en el matrimonio han vivido un infierno y que divorciados, como se suele decir, han rehecho una vida, y lo han hecho seriamente, lo han hecho en profundidad, humanamente; es decir, ESA SEGUNDA OPORTUNIDAD QUE SE PRESENTA EN LA VIDA DE LAS PERSONAS; UN CRECIMIENTO, UN DESARROLLO… ¡UN ACERCAMIENTO PERSONAL A DIOS! ¡ESTOY SEGURO DE ELLO! ¡UN ACERCAMIENTO PERSONAL A DIOS! ¿Cómo no lo voy a comprender YO COMO OBISPO, cómo no lo voy a acompañar? NO EN NOMBRE DE PRINCIPIOS, ¡QUÉ VA! YO CON LOS PRINCIPIOS, EN ESE SENTIDO, NO SÉ QUÉ HACER. Lo importante son las personas que tengo delante. EL SEÑOR NO ME DIJO QUE TENÍA QUE HACERME DEFENSOR DE PRINCIPIOS, en ningún sitio. Sí que me ha pedido acompañar a las personas, acompañarlas en su camino, en su vida”.

No entiendo nada. ¿Dice tantas herejías y sigue siendo obispo? ¿Adónde iremos a parar? ¡¡¡Qué dolor tan profundo me produce todo esto que estamos viviendo!!!

Por favor: No nos cansemos de rezar por el Papa, por todos los obispos y sacerdotes.
22/11/14 12:22 PM
  
Martin Ellingham
Sancho:

Las palabras de Jesucristo sobre no abolir la ley mosaica se refieren sólo a los preceptos morales.

El divorcio veterotestamentario era una permisión divina, un régimen de tolerancia, posible para preceptos de derecho natural secundario por parte de Dios. Se concedió la dispensa propter duritiam cordis (Mt. 19, 8), por la dureza y malicia del corazón. Pero el Antiguo Testamento dejó bien claro por boca de Malaquías que «ha dicho el Señor Dios que detesta el repudio» (Mal. 2, 16). Tolerancia: permisión negativa de un mal.

Pero Jesucristo, que es Dios, revocó ese régimen de tolerancia:

"Dios quitó a los cristianos la dispensa porque les ha dado algo mejor: la gracia, que -recibida por el sacramento vence la dureza y la malicia del corazón. Cristo derogó la dispensa, porque repristinó al matrimonio a su primera dignidad y lo enriqueció sobreabundantemente por la sacramentalidad." (Hervada).

Saludos.
22/11/14 1:28 PM
  
Martin Ellingham
"Frecuentemente se olvida un dato de importancia capital. El repudio o el divorcio no son bienes; si en algunos casos parecen un bien, es un engaño de la razón. Si fuesen un bien, lo mejor en esos casos, ¿cómo Dios iba a mantener la indisolubilidad en ellos?

La dispensa de referencia fue una manifestación de tolerancia (se toleraba un mal, el repudio) en el contexto del estado de naturaleza caída no redimida, en un cierto estado de degradación de la persona respecto a su condición primigenia. Una vez redimido el hombre y repristinado el matrimonio, la tal dispensa carece de sentido. Si me permiten la imagen, diría que esa dispensa sería un deshonor, como el adulto se siente injuriado si le tratan como un niño, como se sentía deshonrado el noble si le trataban como un villano. Al hombre redimido por Cristo no le van dispensas de la ley natural. Si fuese necesaria o conveniente la dispensa, sería signo de que la gracia era insuficiente.

El punto que estamos tratando es un capítulo más de la ley mosaica, porque ha sido libertado de la «maldición de la ley» (Gal. 3, 13). La Biblia pone en boca de Dios, al contemplar la humanidad caída, estas palabras: «No permanecerá mi espíritu en el hombre para siempre, porque es carnal». Por la redención, el hombre se ha hecho vencedor de la carne y ha recibido el espíritu de Dios; a quienes todavía sienten nostalgia de las dispensas mosaicas, bien les viene el reproche de San Pablo a los gálatas: «¿Tan insensatos sois, que habiendo comenzado en espíritu, ahora acabáis en carne?» (Gal. 3, 3).

No, la dispensa de la indisolubilidad no sería ningún favor, sino un flaco servicio a la dignidad del cristiano y un desprecio a la fuerza, de la gracia. ¿Iba Dios a querer para sus hijos algo que El detesta? ¿Es lógico que un cristiano, hijo de Dios, desee lo que Dios aborrece?

Los que dicen que la Iglesia podría dar tales dispensas se merecen la respuesta que un Papa medieval dio a cierto personaje cuando le pidió que disolviese un matrimonio, fundado en razones parecidas: «Maledictus qui te docuit». Maldito quien te enseñó esta patraña." (Hervada)
22/11/14 1:30 PM
  
Mariano
Es evidente que hay una fuerte coacción para que el obispo hable así. En Tánger creo que es delito tratar de convertir al catolicismo a un musulmán. Pero pensar que hacer lo que es contrario a la fe recibida de Jesús y de los apóstoles, no puede interpretarse que acerque a Dios.

Parece que lo que para un cristiano es pecado en algunos casos, como es el adulterio, para un no creyente le pueda hacer creer que es divino, o para un musulmán que le acercase a Alá, pero sinceramente creo que nunca le acercaría a Dios.
22/11/14 3:49 PM
  
Bruno
Sancho:

Ya no se admiten más comentarios suyos sobre este tema. Decir "reconozco la autoridad de la Iglesia" y a la vez defender explícita y conscientemente lo contrario de lo que dicen varios dogmas de fe y la totalidad de la doctrina de la Iglesia es hacernos perder el tiempo a los demás.
23/11/14 12:21 AM
  
Ricardo de Argentina
Bruno, se te ha acabado una paciencia que yo ya creía infinita...
¡Con cuántos "sanchos" nos topamos en la vida diaria!
Tu proceder deja enseñanza: ejercitar al máximo la paciente caridad, pero agotadas las instancias, cortar de una vez por todas.
23/11/14 2:52 AM
  
Juan Argento
Volviendo al tema del artículo, la analogia que percibi entre la posicion de Mons. Agrelo, descripta tan acertadamente por Bruno, y el joaquinismo, me motivó a investigar un poco sobre este ultimo tema. Y noté que hay a la vez una correspondencia en el marco conceptual de base y una oposicion en el contenido.

Correspondencia en el marco conceptual de base porque comparte una "superacion" de la letra del Nuevo Testamento.

Oposicion en el contenido porque el joaquinismo del siglo XIII tendia a una vida de acuerdo a la regla original de San Francisco, o sea una vida de total pureza y pobreza evangélicas.

Por lo que la descripcion cabal de la posicion contemporanea reflejada en los dichos de Mons. Agrelo seria un joaquinismo secularizado, mundanizado y laxo.

Para quien le interese leer mas sobre el joaquinismo, tres fuentes:

Isaac J. Pardo 1990 "Fuegos bajo el agua: la invención de utopía", p. 566.
books.google.com/books?id=pUBo5m7_1lsC

Massimo Borghesi 1997 "Posmodernidad y cristianismo: ¿Una radical mutación antropológica?", pp. 166-168.
books.google.com/books?id=RVLXAAAAQBAJ

Juan Cruz Cruz 2013 "La plenitud milenarista del progreso. El caso Fiore"
www.leynatural.es/2013/09/17/la-plenitud-milenarista-del-progreso-el-caso-fiore/
23/11/14 8:42 PM
  
Bruno
Juan Argento:

Muy interesante la semejanza con Joaquín de Fiore. Yo añadiría otro punto de semejanza: la cronolatría de ambos. El joaquinismo en su modalidad de milenarismo y las tendencias actuales por el neomilenarismo también conocido como mito del progreso continuo.

Y quizá también podría señalarse cierta afinidad con el montanismo, profetisas incluidas (de nuevo, con la diferencia del rigorismo montanista).
23/11/14 9:14 PM
  
Juan Argento
Olvidé citar la refutación de S. Tomás de Aquino al joaquinismo en Suma Teológica, Parte I-II, Cuestión 106, Artículo 4:

hjg.com.ar/sumat/b/c106.html#a4
23/11/14 9:17 PM
  
Alvaro
pedro de madrid
Me dice vd: "Alvaro, tenga respeto y educación y no se vomite en la boca de nadie, ni en la de su madre"

Le agradeceré que me diga en boca de qué madre he vomitado, porque no creo que en mi comentario haya nada que signifique tal cosa.

Tal vez su extraña respuesta se deba a que haya interpretado el término "radical" en el sentido progre, contaminado de corrección política (y por tanto equivalente a algo así como "antisitema violento", la cual es una acepción válida para unos cuantos movimientos políticos, pero no para la Iglesia).

Pero le recuerdo que radical significa, entre otras cosas:

"2. adj. Fundamental, de raíz.
4. adj. Extremoso, tajante, intransigente."


Creí que era evidente que en mi comentario empleaba el término "radical" en el sentido de su segunda acepción, es decir, arraigado (en Cristo, se entiende). Por eso puse "(=arraigado, enraizado)", y además aclaré: "Radicalmente bueno, verdadero y salvífico, naturalmente.".

Como es lógico, si se cumple esta "radicalidad" según la segunda acepción, también debe cumplirse según la cuarta, ya que no se aceptarán componendas en aquellas cuestiones que no sean negociables (la unión tras un divorcio como adulterio, la inmoralidad de la práctica homosexual, la criminosidad del aborto, etc).

Así pues, el afirmar que la doctrina de la Iglesia es "radical" conforme estas acepciones no es vomitar en la boca de nadie, sino alabar y echar flores, ya que refleja la fidelidad a la doctrina verdadera contra viento y marea.

Confío en que ahora entienda el sentido de mi anterior comentario.

Un saludo.
24/11/14 12:15 PM
  
Alvaro
Sancho
"Así pues, tampoco el divorcio ha sido abolido"

Veamos la Biblia:

"Dícenle: «Pues ¿por qué Moisés prescribió dar acta de divorcio y repudiarla?». Díceles: «Moisés, teniendo en cuenta la dureza de vuestro corazón, os permitió repudiar a vuestras mujeres; pero al principio no fue así. Ahora bien, os digo que quien repudie a su mujer - no por fornicación - y se case con otra, comete adulterio.»"
(Mt 19, 7-9)

¿Le parece poca derogación?

Recuerde que la Ley que Cristo no deroga sino que viene a dar cumplimiento es la de Dios, no la de los hombres (que llega a extremos como el de los fariseos, claramente condenados por Cristo).

De hecho, Cristo dice que "pero al principio no fue así.". Entiendo que con eso señala que la Ley eterna de Dios no contemplaba ese divorcio que Moisés sí admitió por la dureza de los corazones, de modo que al dar cumplimiento a la Ley de Dios, deroga el precepto mosáico, que no divino.

Así pues, la Ley Mosáica no sigue vigente para los cristianos más que parcialmente (sólo la parte que en ella había de Ley Divina, que es la que Cristo vino a no derogar y a dar cumplimiento).

Eso no significa que creamos que la ley mosáica es válida con tal de que no se sea cristiano, ya que creemos en Cristo como Dios Universal. Sólo significa que es lógico que quienes profesan otras creencias abracen los principios de éstas, aunque sean falsos o hayan sido derogados por Cristo.

PD: Veo que no le admiten más comentarios en el sentido de querer presentarse como católico a predicar herejías. Lógico.

PD: Reconozco que ese "no por fornicación" del texto bíblico siembra algunas dudas en el sentido de que sea una abolición absoluta o admisible en caso de fornicación.

La cosa se aclara al interpretar esta cita a la luz de otras muchas que hay en la Biblia, de los textos apostólicos, de los doctores de la Iglesia y del Magisterio y la Tradición. Con todo ello queda claro, tras dos mil años de perfeccionamiento asistido por el Espíritu, que también ese caso está excluido.

De ahí que las promesas matrimoniales no digan "hasta que la muerte o la fornicación nos separe". Si no fuese así, ¡Qué fácil tendríamos la trampa para romper lo que se ha definido como indisoluble!

Un saludo.
24/11/14 12:36 PM
  
Chimo
Luis I. Amorós. Tenemos grandes obispos en España: No sólo Reig Pla, también están J. Ignacio Munilla, Francisco J. Martínez (arzobispo de Granada), Mario Iceta, Fernando Sebastian, Sanz Montes, Rouco Varela, Braulio Rodríguez, ... y en general todos aquellos contra los que los medios de comunicación generalistas y su perrito faldero RD vociferan y difaman a diario.
24/11/14 2:26 PM
  
Juan Argento
Alvaro, la cláusula de fornicación es simple de entender si notamos que, cuando en el NT se menciona "fornicacion" junto a "adulterio", la primera se refiere a fornicacion simple, o sea el caso en que ninguna de las partes está casada. Por ejemplo:

"Porque del corazón salen las intenciones malas, asesinatos, adulterios, fornicaciones, robos, falsos testimonios, injurias." (Mt 15, 19)

Teniendo ahora en cuenta que si una persona unida en matrimonio tiene relaciones con una tercera persona es un caso de adulterio, no de fornicacion simple, se entiende que la clausula de fornicacion de Mt 5, 32 y 19, 9 se refiere al caso en que la union en cuestion no es un matrimonio legítimo.
24/11/14 3:17 PM
  
JUAN NADIE
Otra vez como siempre, magnífico Bruno, sin embargo. Hablas de la responsabilidad de Mons. Agrelo, citando a Isaias, que dice ay de los que llaman al mal bien y al bien mal, y citas trento que afirma que sea anatema el que dice lo mismo que mons. Bien, pero digo yo, si tu te has dado cuenta de todo esto, y yo creo que tienes razón, supongo que sus superiores que han estudiado teología, también tienen que haberse dado cuenta, y por lo tanto tienen tanta responsabilidad como el propio obispo, sobre la advertencia de Isaias y sobre los anatemas de Trento. Es decir, si este obispo supuestamente dentro de la Iglesia dice esto es porque su jefe se lo permite, luego la responsabilidad no es toda suya. Yo creo que ha llegado el tiempo de llamar a las cosas por su nombre, al pan pan y al vino vino, o como dice la Escritura que vuestro si sea si y vuestro no sea no, es decir claridad.
Lo que tengo claro es que ni yo que pasaba por aquí, ni el jardinero del Vaticano tenemos responsabilidad alguna en la deriva luterana de este prelado.
25/11/14 12:25 AM
  
JUAN NADIE
Bruno ni p caso al Sancho de los... es un troll, lo mas probable es que sea Jesus Bastante u otro de su cuerda de de RD, que se meten aquí a encizañar.
Demasiada paciencia tienes.
25/11/14 12:36 AM
  
ESTOYCONEL
Me he encontrado con vuestro blogg por curiosidad. He ido leyendo los comentarios y como siempre en mi vida, respeto y no juzgo.
Me acordaba de que años atrás un obispo prohibió la edición de uno de los libros de un sacerdote vasco sin haberlo leído...¿alguien de vosotros ha hablado con Santiago Agrelo? ¿Le conoce? ¿Ha leído sus comentarios del evangelio de cada domingo?
¿Qué le dijo Jesús a la samaritana en el pozo de Sicar?
¿Y a los que querían apedrear a la mujer adúltera?
Solo un mandamiento: "Amarás...". ¿Por qué no nos convencemos de ello y lo practicamos?
¿Que nos dijo Gandhi a los cristianos? Supongo que más de uno de vosotros lo habréis leído...
No comulgo con la Jerarquía de la Iglesia por muchos motivos, como muchos seguidores de Jesús, pero me desagrada las opiniones categóricas y generalizadas que corren por ahí.
Y si hiciéramos caso a Jesús de Nazaret, antisistema total y cada uno fuéramos más misericordiosos...
Bueno, solamente es mi opinión.
15/08/15 8:59 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.