Polémicas matrimoniales (XVII): la ley mosaica

Monseñor Agustí Cortés SorianoHace unos días, en el portal Germinans Germinabit se citaron unas declaraciones de Mons. Agustí Cortés Soriano, obispo de Sant Feliú de Llobregat, en las que el prelado parecía posicionarse a favor de la posibilidad de que los divorciados pudieran volver a casarse. Según Germinans, Mons. Cortés había dicho que “Así pues, somos muchos los pastores y teólogos que pensamos que, dado el endurecimiento de corazón de nuestros contemporáneos, que desconocen la ley de Dios y la moral, podría permitirse entonces el divorcio mosaico”. Ante esas afirmaciones, D. Agustí envió a InfoCatólica una aclaración de lo que había dicho, por medio de su secretario.

En primer lugar, creo que conviene elogiar la actuación de Mons. Agustí Cortés Soriano al precisar públicamente su postura en este asunto. Con ello muestra una sensibilidad poco común para con los laicos, que a veces quedamos extrañados por afirmaciones o actuaciones algo ambiguas de nuestros obispos y estamos muy necesitados de claridad en estos tiempos revueltos.

Dicho eso, también hay que reconocer que uno siente un cierto escalofrío al leer la aclaración de Mons. Cortés, en particular su penúltimo párrafo:

“En ese contexto, me preguntaba si, según aquella reflexión teológica, no nos hallaríamos en una situación semejante a la de Moisés: una ley basada en la verdad cristiana y revelada sobre el matrimonio, que encuentra una grave dificultad, cuando no imposibilidad, para ser cumplida de hecho. Esto, naturalmente, no soluciona el problema de los divorciados vueltos a casar. Sólo ilumina (hipotéticamente) el sufrimiento de tantos cristianos víctimas del abandono y de muchos sacerdotes que contactan con matrimonios rotos”.

Para un católico, resulta asombroso ver a un Sucesor de los Apóstoles preguntándose si estamos en una situación semejante a la de Moisés y deberíamos volver de algún modo a la práctica de la ley mosaica. Confieso que la pregunta que se hace D. Agustí me resulta incomprensible. ¿Cómo puede un obispo preguntarse siquiera algo así?

Entre Moisés y nosotros ha sucedido algo fundamental que impide que nuestra situación sea la misma: el Hijo de Dios se ha encarnado, ha muerto por nosotros y ha resucitado. ¿Cómo vamos a volver a la práctica del Antiguo Testamento los que vivimos en la Nueva Alianza? Cristo cambió completamente las reglas del juego, porque transformó por completo al ser humano. “De modo que si alguno está en Cristo, es una nueva criatura. Pasó lo viejo; he aquí que todo es nuevo” (2Co 5,17).

Cristo lo ha hecho todo nuevo, incluido el matrimonio, introduciendo en el mundo un amor nuevo:

“el único amor que salva el mundo es el que llevó a Jesús a la muerte. Éste es el amor que resucita. […] El amor que resucita no es el entusiasmo de un momento, sino el amor sereno que nunca se agota. Este amor se llama Espíritu Santo y fue comunicado por Jesucristo resucitado en la aurora de la historia. Desde entonces merece la pena vivir”.

Este párrafo, escrito hace tiempo por el propio Mons. Cortés, muestra con total claridad que el amor cristiano es algo especial, milagroso, que nos saca de la antigua desesperanza del reino de la ley y del pecado. El amor cristiano permanece, “nunca se agota”, redime el mundo, es capaz de amar a sus enemigos, como el amor de Cristo por la Iglesia. Todo esto es especialmente cierto del vínculo matrimonial, que participa de forma especial de ese amor de Cristo por la Iglesia y lo manifiesta al mundo. No podemos plantear, ni siquiera como posibilidad siquiera, la vuelta atrás a antes de Jesucristo, porque entonces, según las propias palabras de D. Agustí, no merecería la pena vivir.

Mons. Cortés parece olvidar también que la situación en la que Moisés permitió el divorcio era exactamente la misma con la que se encontró Cristo. ¿Y qué hizo el Señor en esa situación? Instaurar un matrimonio indisoluble y acabar con el divorcio para siempre.

“Jesús vino a restaurar la creación en la pureza de sus orígenes. En el Sermón de la Montaña interpreta de manera rigurosa el plan de Dios: «Habéis oído que se dijo: “no cometerás adulterio”. Pues yo os digo: “Todo el que mira a una mujer deseándola, ya cometió adulterio con ella en su corazón”» (Mt 5, 27-28). El hombre no debe separar lo que Dios ha unido (cf Mt 19, 6)” (Catecismo de la Iglesia Católica 2336)

Por lo tanto, incluso si nuestra situación fuera sociológicamente similar a la de Moisés, Cristo seguiría viniendo a nosotros a instaurar un matrimonio sacramental indisoluble y a abolir el divorcio. Hay ocasiones en los que preguntarse por lo que habría hecho Jesús en unas circunstancias concretas es un futurible difícil de responder, pero en este caso es fácil encontrar la respuesta, porque sabemos lo que hizo Jesús en unas circunstancias que, según el mismo Mons. Cortés, son similares a las de hoy. Ni aprobó entonces ni aprueba hoy las segundas uniones, sino que nos trajo la Buena Noticia de un vínculo matrimonial que es más fuerte que el pecado de los hombres.

Vamos a ver qué enseña la Iglesia sobre ello:

“El Señor Jesús insiste en la intención original del Creador que quería un matrimonio indisoluble  (cf Mt 5, 31-32; 19, 3-9; Mc 10, 9; Lc 16, 18; 1 Co 7, 10-11), y deroga la tolerancia que se había introducido en la ley antigua (cf Mt 19, 7-9). Entre bautizados, “el matrimonio rato y consumado no puede ser disuelto por ningún poder humano ni por ninguna causa fuera de la muerte” (CIC can. 1141)” (Catecismo de la Iglesia Católica 2382)

“[…] La alianza contraída libremente por los esposos les impone la obligación de mantenerla una e indisoluble (cf CIC can. 1056). “Lo que Dios unió […], no lo separe el hombre” (Mc 10, 9; cf Mt 19, 1-12; 1 Co 7, 10-11)” (cf. Catecismo de la Iglesia Católica 2364)

Cristo cambió la Ley de Moisés por la ley nueva del Evangelio, derogando la tolerancia al mal que suponía la práctica del divorcio mosaico. Sabiendo eso, ¿cómo puede uno preguntarse si estamos en la misma situación de Moisés? Retornar a Moisés es equivalente a lo que hacían los judaizantes, que después de haber conocido a Cristo querían volver a la Antigua Alianza. “Pero algunos de la secta de los fariseos, que habían creído, se levantaron diciendo: Es necesario circuncidarlos, y mandarles que guarden la ley de Moisés” (Hch 15,4-5). San Pablo pronunció contra ellos palabras durísimas: “perros”, “malos obreros”, “mutiladores” (cf. Flp 3,2). Y, sobre todo, diagnosticó su error fundamental: “¿Tan insensatos sois? Habiendo comenzado en el Espíritu, ¿vais a terminar ahora en la carne?” (Gal 3,3) Plantear siquiera volver al divorcio de la Ley antigua es precisamente eso: abandonar la gracia del Espíritu Santo y volver al viejo matrimonio según la carne. Dios nos libre de ello.

También creo que resulta triste que se apele a los cristianos “víctimas de abandono” para hablar de estas situaciones y del divorcio mosaico, justificando aparentemente las nuevas uniones, como si, de alguna manera, el adulterio del abandonado ya no fuera adulterio, contra dos mil años de doctrina de la Iglesia y contra las palabras expresas de Cristo: “Si la repudiada se casa con otro, comete adulterio”. Si Cristo dejó clarísima esta cuestión, ¿de qué sirve plantear dudas sobre ella? La situación de alguien abandonado por su cónyuge puede ser muy dura, pero el mismo Cristo dijo con total claridad que esa situación no justificaba contraer una nueva unión, que sigue siendo adulterio. Ayudemos a esas personas y amémoslas, pero no las engañemos privándolas de la Palabra de Cristo para ellas.

D. Agustí señala en su precisión que citó el texto bíblico, algo que todo buen pastor debe hacer, pero, sorprendentemente, a continuación afirma lo contrario que ese mismo texto bíblico. El Señor dijo “el que se case con la repudiada comete adulterio”, pero D. Agustí dice que esas palabras encuentran “una grave dificultad, cuando no imposibilidad, para ser cumplidas de hecho”. Cristo afirmó: Moisés enseñó… “pero yo os digo…”. En cambio, Mons. Cortés, plantea “hipotéticamente” que quizás sea más apropiado lo que enseñó Moisés que lo que dijo Cristo. Del mismo modo, habla de la “irrevocabilidad” del sí matrimonial, pero inmediatamente sugiere que la práctica del divorcio puede “iluminar” el sufrimiento de los cristianos víctimas de abandono.

Dice también D. Agustí que sus palabras eran “un interrogante para pensar” y ciertamente los “interrogantes para pensar” están muy bien, pero cuando esos interrogantes consisten en preguntarse si debemos hacer lo que nos dijo Cristo o lo que nos pide el mundo, más que interrogar estamos dudando de la fe y de las promesas de Dios. La misión de un obispo no es la especulación, sino ante todo transmitir fielmente la fe católica auténtica sin error, para que los fieles puedan vivir en la verdad:

“La misión del Magisterio está ligada al carácter definitivo de la Alianza instaurada por Dios en Cristo con su Pueblo; debe protegerlo de las desviaciones y de los fallos, y garantizarle la posibilidad objetiva de profesar sin error la fe auténtica. El oficio pastoral del Magisterio está dirigido, así, a velar para que el Pueblo de Dios permanezca en la verdad que libera” (cf. Catecismo de la Iglesia Católica 890).

Es significativo que, al explicar la misión del Magisterio, se recuerde expresamente el “carácter definitivo de la Alianza instaurada por Dios en Cristo con su Pueblo”, porque pocos ejemplos hay más claros del cambio instaurado por la Nueva Alianza con “carácter definitivo” que el matrimonio sacramental indisoluble y la abolición del divorcio. De hecho, el mismo Catecismo señala que: “El divorcio atenta contra la Alianza de salvación de la cual el matrimonio sacramental es un signo” (Catecismo de la Iglesia Católica 2384). Plantear el divorcio es, se mire como se mire, traicionar la Nueva Alianza y por lo tanto, hacer vana la cruz de Cristo, que es locura para el mundo pero auténtica fuerza de Dios para los creyentes (cf. 1Co 1,17-18).

Finalmente, es difícil entender en qué sentido sembrar la duda sobre los mandatos expresos de Cristo puede “iluminar (hipotéticamente) el sufrimiento de tantos cristianos”. Más bien, hay que temer que algo así lo que hace es ocultar la luz “bajo el celemín” (cf. Mt 5,14). En efecto, en vez de presentar a los hombres la luz que Cristo trajo sobre el matrimonio, parece que se sugiere la posibilidad de volver a Moisés y a la Antigua Alianza, como si Cristo no hubiera muerto y resucitado por nosotros. Es decir, se añoran las cebollas de Egipto y se plantea la idea de volver a la esclavitud de la Ley, al matrimonio roto por el pecado en lugar de sobrenaturalizado por la gracia.

Como ya hemos visto en otras ocasiones, de algún modo parece como si se pudiera sostener teóricamente la doctrina de la Iglesia sobre el matrimonio para después rechazarla en la práctica. De nada sirve, sin embargo, decir que se acepta el matrimonio indisoluble y luego afirmar que, en la práctica, es un imposible. De nada sirve hablar del “amor resucitado” de Cristo, que “nunca se agota”, si a la hora de la verdad lo que esperamos que ilumine a los cristianos en situaciones difíciles es la práctica del divorcio mosaico.

En una sociedad que se opone al Evangelio, todos estamos tentados de decirle al mundo lo que quiere oír. Sabemos que si fuéramos del mundo, el mundo nos amaría (cf. Jn 15,19), pero no podemos “avergonzarnos del Evangelio” (cf. Rm 1,16), incluido el Evangelio de la familia. No podemos ceder a la tentación de dejar de proclamar dónde está la vida y dónde está la muerte, “porque la paga del pecado es muerte, pero el don de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro” (Rm 6,23). Es un asunto tan serio, que le debemos al mundo una claridad total en lo que decimos, para que nadie se lleve a engaño.

Del mismo modo, los fieles tenemos derecho a que nuestros pastores nos hablen de estos temas con total claridad, porque nos jugamos la vida en ello. A mí, en particular, los interrogantes de Mons. Cortés me han producido muchos más interrogantes, sus palabras para “iluminar” la cuestión de los divorciados me han dejado en la oscuridad y su aclaración me ha producido mayor confusión.

Como católicos, sin embargo, es conveniente conceder siempre el beneficio de la duda a los pastores y confío en que todo esto sea un cúmulo de expresiones desafortunadas, tanto en las declaraciones iniciales como en la “aclaración” posterior. Quizá pueda haber una clarificación posterior aún más clara. En cualquier caso, es necesario que no nos limitemos a afirmar la fe de la Iglesia, sino que también rechacemos lo que es contrario a ella. Así brillará el splendor veritatis, el resplandor de la verdad, del que hablaba Juan Pablo II, y se proclamará públicamente el magnífico plan que Dios tiene preparado, desde antes de la creación del mundo, para las familias cristianas. 

69 comentarios

  
Percival
Tal cual, Bruno. Totalmente de acuerdo.
Creo que muchos Obispos necesitan una dosis de refuerzo de fe.
Y, ¿por qué no? un curso intensivo de "comunicación", en esta época en que casi todo lo que dicen, salta a la palestra de los medios, casi sin controles. Con las nefastas consecuencias de potenciales escándalos.
17/11/14 10:24 PM
  
Alejandro Galván
Tremendo, el nivel de nuestros pastores. TREMENDO....
17/11/14 10:25 PM
  
keparoff
Bueno, es un sucesor de los Apóstoles que piensa como pensaron los Apóstoles. Sin entender los motivos por los que Cristo instauró una ley tan radical, tan sin excepciones, en un asunto tan complicado como el matrimonio.

La verdad es que no hay quien lo entienda, y los Evangelios no dan ninguna explicación de los motivos. Hay que creer a Cristo, sin entenderlo, e intentar vivir según sus palabras, aunque en esas situaciones resulta casi imposible.

"Cristo cambió completamente las reglas del juego, porque transformó por completo al ser humano"

Esto no se ve en ninguna parte. El ser humano de hoy no se diferencia en nada del de la época anterior a Cristo, y es un asunto extraño. ¿Donde están los efectos de la Redención, donde la gracia que tantos reciben en el Bautismo, que supuestamente debía cambiarnos?

Los hombres son hoy bestiales, igual que siempre, no se ve ese cambio esencial en ningún sitio.
17/11/14 10:47 PM
  
Rexjhs
Tu artículo da en el clavo Bruno. Parece mentira, pero algunos prelados necesitarían unas buenas catequesis, lo digo en serio. habría que instaurar como una ITV de la fe, para recordarles a nuestros queridos sacerdotes y obispos cuál es la fe en la que deberían creer. No nos engañemos más. La Iglesia está fracturada. Sé que son palabras duras, pero el cisma se ha ido cocinando desde hace 50 años y ya está a punto de servirse frío. Como bien dice, LF, y como varias veces he recordado en mis comentarios, la Iglesia falsa dirá mil veces que ellos reafirman la doctrina de la Iglesia sobre la indisolubilidad del matrimonio, pero, en la práxis, en la pastoral, introducirán excepciones que, de facto, romperán la doctrina. Y una vez abierta la puerta ("la caja de Pandora", Tucho dixit), la doctrina será destruida y ya nadie negará la comunión a un pecador, público o privado. Y la demolición habrá sido consumada desde dentro, con esta táctica. Impagable esta frase: "Es decir, se añoran las cebollas de Egipto y se plantea la idea de volver a la esclavitud de la Ley, al matrimonio roto por el pecado en lugar de sobrenaturalizado por la gracia". ¡A qué poco precio venden algunos a Cristo! A rezar por D. Agustí para que vea la luz de verdad y no la otra.
17/11/14 11:16 PM
  
antonio
Estimado Bruno

Es de no creer, Benedicto XVI, manifestó que el hombre contenporaneo, tenia el cerebro mutado.
Me parece que lo más grave es que nuestros pastores, lo tengan.
No se dan cuenta que las almas se están perdiendo, y las que se perderán, no sólo las almas,sino que son arrastrados por el mundo, enemigo de Dios, a hacer cualquier barabaridad, como las que circulan por mi patria., que puden tener consecuencias hasta humanas, que son una barbaridad.
De todas maneras,siempre confió en el que hay que confiar, en Dios, Nuestro Señor.
17/11/14 11:23 PM
  
Bruno
Percival:

"Creo que muchos Obispos necesitan una dosis de refuerzo de fe"

Todos lo necesitamos. Creo, Señor, aumenta mi poca fe.

"un curso intensivo de comunicación"

Sí. En otros tiempos, eso se llamaba retórica y dialéctica y formaba parte del trívium. Hoy parece que los sacerdotes y obispos deban aprenderlo por ciencia infusa. Y así nos va.
17/11/14 11:35 PM
  
Bruno
Keparoff:

" piensa como pensaron los Apóstoles. Sin entender los motivos por los que Cristo instauró una ley tan radical, tan sin excepciones, en un asunto tan complicado como el matrimonio"

Bueno, los Apóstoles no lo entendieron antes de Pentecostés. Después sí, a la luz de la relación entre Cristo y la Iglesia. Eso no quita que sea algo tan grande que constituye, en sí mismo, un misterio, pero es un misterio lleno de luz para cada matrimonio concreto.

"El ser humano de hoy no se diferencia en nada del de la época anterior a Cristo, y es un asunto extraño. ¿Dónde están los efectos de la Redención, donde la gracia que tantos reciben en el Bautismo, que supuestamente debía cambiarnos?"

Pues, hombre, yo he visto muchísimos cambios milagrosos en gente normal y corriente a mi alrededor. He visto a gente que daba sus bienes a los pobres, que se consagraba a Dios, que perdonaba a sus abusadores, que rehacía sus matrimonios rotos, que podían estar alegres en medio del sufrimiento, que amaban a sus enemigos, que no se resistían al mal, que habían sido sacados por Dios de pecados y vicios que los esclavizaban, que siendo incultos comprendían la vida mejor que los inteligentes y estudiosos, que curaban con el poder de Dios, que... La gracia de Dios hace milagros. Si no los has visto, pide a Dios que te los muestre.
17/11/14 11:43 PM
  
JCA
Francamente, aunque no pretendiera afirmar lo que se cuenta en Germinans, no me extraña nada que lo hayan malinterpretado. Peor aún: a alguien no avisado le parecería un ejercicio de «tirar la piedra y esconder la mano» teológico.
18/11/14 12:01 AM
  
José María Iraburu
Dice el Sr. Obispo que, actualmente con frecuencia, "una ley basada en la verdad cristiana y revelada sobre el matrimonio, encuentra una grave dificultad, cuando no imposibilidad, para ser cumplida de hecho". Efectivamente, si los hombres no entran a vivir en Cristo les resulta "difícil, cuando no imposible", la moral conyugal, el amor eficaz a los pobres, el perdón de las ofensas, la paz en el sufrimiento, la esperanza de la vida eterna... todo. La salvación temporal y eterna.

Pero a los Sres. Obispos y a los cristianos nos toca, obviamente, predicarles a Cristo, que ya vino hace veinte siglos, que está presente y actuante en nuestro siglo. Si se convierten, comprobarán que toda la verdad que Él nos da por gracia a conocer, nos la da luego a vivir con la asistencia de su misma gracia. Si no se convierten, si rechazan a Cristo, si no toman la mano que el Salvador (y la Iglesia) le ofrece, nada tendrá la Iglesia que decir de cómo viven o desviven su matrimonio o cualquier otro aspecto de su vida humana. Pobrecicos... Romanos 1.

Por el contrario, "suponer, dice Juan Pablo II, que existan situaciones en las que no sea de hecho posible a los esposos ser fieles a todas las exigencias de la verdad del amor conyugal, equivale a olvidar esta presencia de la gracia que caracteriza la Nueva Alianza: la gracia del Espíritu Santo hace posible lo que al hombre, dejado a sus solas fuerzas, no le es posible" (17-IX-1983).
18/11/14 1:18 AM
  
Falstaff
A veces me sorprenden tanto las palabras de ciertos pastores que no sé qué decir. Ahora, especialmente desde el sínodo, es recurrente oír que "hoy es muy difícil cumplir con la Voluntad de Dios tras un divorcio y no volver a casarse". ¿Pero no se dan cuenta de que lo que hoy es realmente difícil es casarse? Casarse bien, claro. El problema no es el divorcio, ni el posterior ajuntamiento, sino que casarse actualmente, en una sociedad tan dañada moral y psicológicamente, es una lotería. Y ya sabemos que el premio de la lotería toca muy pocas veces.

Lo que viene después de tantos matrimonios rotos de hoy, son simplemente los efectos colaterales. Convendría más tratar las raíces del problema en vez de dar carta de validez al problema mismo.
18/11/14 2:02 AM
  
ant2mendez@gmail.com
Clarisimo el estimado Padre Iraburu, es asi.
18/11/14 4:20 AM
  
Noemi
Dado el machismo de la epoca y como funcionaba aquella sociedad, me da que las repudiadas estaban en peor situacion que las/los de hoy. Y no al reves, como parecen pensar muchos.
18/11/14 7:16 AM
  
Renzo
Bruno, si escribes Sant Feliu en catalán, quita el acento a la "u", o bien ponlo pero entonces escríbelo en castellano, San Feliú.

Saludos.
18/11/14 7:52 AM
  
Alfonso
Pues si restauramos la ley mosaica sobre el libelo de divorcio supongo que también tendremos que restaurar las penas mosaicas sobre el adulterio, la sodomia y la idolatria (Exo. 20:14; Lev. 20:10).
18/11/14 8:19 AM
  
Antonio
Cierto, Alfonso. Algunos se empeñan en vivir a lo mosaico, a lo arameo y a lo paleolítico, me parece perfecto que les guste vivir "en la eternidad intemporal", pero que a los de 2014 nos respeten y nos dejen vivir en paz, que no le hacemos daño a nadie.
Las palabras del obispo sobre la gran dificultad, cuando no imposibilidad, a mí personalmente me confirman que para nada el yugo es suave y la carga ligera. Al contrario, un auténtico martirio muchas veces, como queramos hacer caso a tantos "portavoces". Igual que me pregunto dónde queda lo de que "no vengo a abolir la ley sino a cumplirla". Pero tú verás cómo siempre tienen una explicación para cualquier cosa.
18/11/14 10:04 AM
  
Miguel Antonio Barriola
Clarísima respuesta a alguien que debería ser maestro de sus fieles y, sin embargo ha armado una tal confusión, que al querer aclarar, ensombrece más todavía.
Una pizca de escolástica no vendría mal. No acomodarse a las modas por miedo a no aparecer simpáticos.
Y...afirmar que el hombre actual, después de Cristo, sigue sin comprender, como sus apóstoles, es pasar por alto la inmensa nube de testigos, que confirman cómo hasta se ha derramado y se sigue derramando sangre, con el sostén de la gracia, para ser fieles al que se presentó como "Camino, verdad y vida".
Esto no es fácil, pero posible. "Te basta mi gracia" (II Cor 12, 9).
18/11/14 10:46 AM
  
yomismo
"Pues si restauramos la ley mosaica sobre el libelo de divorcio supongo que también tendremos que restaurar las penas mosaicas sobre el adulterio, la sodomia y la idolatria (Exo. 20:14; Lev. 20:10). "

Y además (si me permitís el chiste) habrá que renunciar al jamón, a salir de juerga los sábados...
Total, ya puestos a hacer el tonto ¿por qué no?
18/11/14 11:13 AM
  
Eduardo Chafer
El libelo de repudio es un expediente legal que Moises -legislador- impuso para proteger a la mujer abandonada de la acusación de adulterio y pudiese buscar protección de otro marido. Los contemporáneos del Señor lo interpretan como un permiso para divorciarse, pero el Señor aclara que volverse a casar comporta adulterio tanto para la mujer como para el varón.
Lo mismo pasará con el expediente ?penitencial? para autorizar la comunión de los divorciados vueltos a casar. Se interpretará -puesto que se acepta su libre discusión-como una cuestión de derecho eclesiástico que no obliga en caso de grave dificultad, De una atacada el Enemigo-que está dentro y cuenta con muchos perros mudos-va ha herir mortalmente el Matrimonio, la Penitencia y la Eucaristía de un solo golpe y dejará demolida total la infalibilidad de la Iglesia.Lo siguiente es el celibato opcional.
18/11/14 11:50 AM
  
Martin Ellingham
Estas veleidades judaizantes me llevan a preguntarme si quienes las formulan estarían dispuestos a, por ejemplo, proponer la pena de muerte en los 53 casos previstos en el AT.
Saludos.
18/11/14 11:54 AM
  
Alejandro Galván
Sr. Antonio:

"Pero tú verás cómo siempre tienen una explicación para cualquier cosa."

Grave defecto, pardiez...
18/11/14 12:07 PM
  
Eduardo Chafer
Una gran parte del clero -el clero desleal-clama por el celibato opicional .
Y después seguirán , porque mientras nuestros pastores parecen adormecidos -mucho perro mudo- el demonio trabaja sin descanso.
Y nosotros, con el corazón partido, vamos a ver a la Iglesia dividida que duda de si misma, ya no podremos identificar ;Cristo, Iglesia Evangelio Salvación , Misericordia y Verdad .
Además se va generalizar la persecució externa de los poderes políticos que pretenden instaurar la ideología de género.
Nos refugiaremos en el corazón de la bienaventurada siempre Virgen María para quealcance misericordia para nosotros y nuestos hijos, que alivie y acorte esta prueba tremenda.

18/11/14 12:12 PM
  
Luis López
Dios mío, y yo que pensaba que los judaizantes -después de Pablo- eran un residuo arqueológico.

Es curioso que en el Evangelio de Mateo (Mt. 19, 10-11) los discípulos, al oír las fuertes exigencias que impone el Maestro sobre el matrimonio, replican que: "si es así, no conviene casarse". Pero Jesús señala algo fundamental: el matrimonio cristiano -como la vida en castidad, como indicará a continuación - es una vocación que se nos concede, y no a todos sino sólo a algunos.

Cada uno de los miembros de la pareja cristiana tiene que ser absolutamente consciente de esa realidad. La razón principal de su matrimonio es glorificar a Dios, realizando el plan de Dios sobre sus vidas y a través de ellos sobre el mundo. Desde esa perspectiva se entiende su indisolubilidad y permanencia.
18/11/14 12:19 PM
  
luis
Creo que nada se puede argumentar.
Un obispo que pone en cuestión la doctrina católica definida y viene a descubrir la moral protestante no puede ser obispo. Un obispo cuya cabeza ha sido tomada por el modernismo ya no puede ser obispo.
18/11/14 12:43 PM
  
Néstor
Ahora resulta que la misericordia está en el Antiguo Testamento y que la "plenitud de los tiempos" ha sido cancelada. ¿"Vuelta atrás" es el nuevo slogan del "progresismo"? Pobre Marción, se hizo hereje por no querer aceptar al según él "justiciero" Dios del A. T.

En definitiva, bancarrota teológica total, que sólo puede explicarse por la bancarrota en la fe.

Saludos cordiales.
18/11/14 1:20 PM
  
Palas Atenea
El matrimonio indisoluble es más perfecto que aquel que se rompe, dijo Jesús. Si volvemos a la interpretación de la Ley Mosaica tal cual la hace el Judaísmo, que es muy respetable, podremos dudar de la resurrección-como hacían los saduceos porque ésta no aparece de manera explícita en la Ley-tendremos que observar las leyes de pureza en los alimentos, respetar el Sabbath de manera mucho más estricta, etc...
Lo que no podemos hacer es tomar de los judíos aquello que es más fácil apelando al AT. Si vamos a eso los judíos están más interesados por los justos que por los pecadores y no entienden muy bien la obsesión de la Iglesia Católica por estos últimos, ya que según la doctrina del libre albedrío-que ellos creen a pies juntillas-cada quién es responsable de lo que hace a los ojos de Dios.
No hay más que leer las contestaciones de los rabinos a la pregunta que queda abierta en el libro de Simón Wiesenthal "Los límites del perdón" para darnos cuenta de eso.
18/11/14 2:32 PM
  
Luis Fernando
¿Habéis reparado en esto?

Dice don Agustín:

Cité expresamente el razonamiento que un teólogo hizo en público hace muchos años. Este teólogo, nunca sospechoso de heterodoxia, fue posteriormente obispo. En todo caso, no me identifiqué simplemente con esta opinión.


¿Quién sería ese obispo?
Lo de no ser sospechoso de heterodoxia es absurdo. Quien dice semejante barbaridad es un hereje, tanto si la Iglesia lo declara oficialmente como si no.
18/11/14 2:42 PM
  
Fray Nelson
A mí esto me confirma que estamos ante una grave situación que no debe atribuirse sin más al Sínodo o al presente Papa, como a veces se sugiere tácita o explícitamente.

No fue el Papa Francisco quien hizo cardenal a Kasper ni quien hizo obispos a todos estos que salen cada cual con su porción de heterodoxia. Hay algo de mucho fondo y de escandalosa profundidad que lleva muchos años trabajando detrás de bambalinas y que sale a luz con ocasión de esta polémica, como quizás hubiera podido dejarse ver en otro tipo de discusión.

Para quienes amamos a la Iglesia esto significa por lo menos dos cosas:

1. Mayor conversión personal, que implica oración, humilde unión penitente con el misterio de la Cruz.

2. Es necesario hablar, predicar (sobre la base del punto anterior) pero hay que entender que nuestros esfuerzos tardarán varias generaciones en dar frutos claramente visibles y públicos.
18/11/14 3:47 PM
  
Juan Argento
Esto me recordó que en la discusión bajo el capítulo IV de esta serie de artículos yo planteé que la posicion Kasper era un retorno parcial a la práctica de la Antigua Alianza, pero como mantenia, por lo menos de nombre, la indisolubilidad del matrimonio, necesitaba una redefinicion del adulterio.

Ahora con la propuesta de este obispo esa redefinicion ya no es necesaria. Directamente divorcio y a otra cosa. Pensar que se reian cuando yo hice la secuencia Moisés - Jesús - Kasper.

Por otro lado, recordemos que lo que este obispo plantea es precisamente la motivacion de la práctica del divorcio en los Ortodoxos, aunque le falta la justificacion teologica, que, hasta donde yo entiendo, es la siguiente: ellos aceptan que "lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre" (Mt 19, 6), ya que sostienen que ninguna potestad meramente humana, ya sea los esposos o el Estado, puede disolver un matrimonio, pero sostienen que un Obispo sí puede, por la autoridad dada por Cristo a los Apóstoles cuando les dijo: "todo lo que desatéis en la tierra quedará desatado en el cielo" (Mt 18, 18).

Esa tesis es erronea como explicó S. Juan Pablo II en las secciones 6, 7 y 8 del discurso a la Rota Romana de 2000:

www.vatican.va/holy_father/john_paul_ii/speeches/2000/jan-mar/documents/hf_jp-ii_spe_20000121_rota-romana_sp.html

En el discurso Juan Pablo II refutó la tesis en su versión católica, o sea focalizada en la autoridad del Papa, pero es obvio que si el Papa no puede, entonces ningun otro obispo puede.
18/11/14 4:36 PM
  
Yolanda
Opiniones como la de Keparoff, que no es sólo suya, está muy extendida entre católicos incluso, no dejará jamás de sorprenderme. ¿Realmente parece una exigencia descabellada, imposible de cumplir sin un heroísmo extremo, que necesitaría por lo menos alguna explicación, vivir amándose fielmente años y años y años y años hasta que la muerte separar a los cónyuges (y aun después)?. Sinceramente, si hay algo necesitado de explicación es esa idea. A mí siempre me pareció lo más natural del mundo. Que el fracaso conyugal debería ser la excepción. Y que si en esta época duran tan poco los matrimonios es por la extrema degeneración moral que hemos alcanzado. Pero la exigencia de amor mutuo para simpre no me parece nada tan extraordinario.
18/11/14 5:58 PM
  
antonio
En el diario oficial de la Iglesia que conservo, en mi poder.Benedicto XVI, ya rencunciante, al clero de Roma, Hablo de Caos postconciliar, concilio virtual, es decir no existió.Concilio de los medios, banalización de la liturgia.Me parece que la Palabra CAOS, lo dice todo.Cada uno con su opinión, evidentemente, a mi no me sorprende nada, los que está los puestos de poder, pernenecen a esa generacíon.De todas maneras todo el Magisterio de Juan Pablo II, defendió la ortodoxia, pero fué desconocido, aún hoy se discute por revoltosos como Jaspers, la apertura de la Iglesia, flor de cisma.Pero hay heregias por todos lados, gracias a Dios, mis Directores, me llevarón en semejante confusión por la Verdad.
Pero de entrada estaba advertido.
Lo que hay que resolver, es una reforma de la Iglesia auténtica, y no olvidarse nunca, que esta sobre la Roca, que Es el SEÑOR, al unico que hay que obedecer.
Hay Mucho escrito, el Compendio de Doctrina Social de la Iglesia, que no solamente habla de los pobres, sino del genero, etc.El Codigo de Derecho Canónico, promulgado por Juan Pablo II,El Dentzinger,, el Catecismo Universal de la Iglesia, es magisterial,en esté momento la Veritatis Splendor. Estimado Bruno ,como nos hacen leer para defender la verdad ,Ja!!!!! Ja!!!!Sin la Verdad no hay estado de Gracia que valga, sin guardar la castidad, tampoco.
18/11/14 6:39 PM
  
antonio
Estoy leyendo un libro de un distinguido Teologo Moral.Nacer y Morir con Dignidad,El padre Fray Domingo Basso ya fallecido.es excelente.
Comenta con al Papa Paulo VI, le hicierón la vida,imposible con la Humanae Vitae,el punto 14, fué atacado, por los teologos, que qurerían destruir el Magisterio,Juan Pablo II, con la Familiaris Consortio, la catequesis de los miercoles, lo defendio con todo ,como explica el padre.
y en mi opinión que es totalmente discutible, con la Veritatis Splendor, cerro el tema,.Siempre que lo leía pensaba, el Santo Padre, cerraba todo, lo que hacia tambalear el magisterio, es decir a la Iglesia.
18/11/14 6:49 PM
  
Falstaff
Estoy de acuerdo con Fray Nelson, esta crisis en la Iglesia viene de lejos, de antes del actual Papa y, posiblemente, de antes del Concilio, que sirvió para que saliera todo lo que había bajo la alfombra.

A estas alturas, tras tantas décadas de aguantar escándalos, ataques continuos a la Doctrina, adulterar el Evangelio y desdibujar el rostro de la Iglesia, no sé a que se espera para asumir que la única solución es poner en práctica la Autoridad y la medicina de la Excomunión. Al que se declare contrario a la Fe y el Magisterio, se le abre la puerta de salida hasta que se le bajen los humos. ¿Qué sentido tiene mantener en tu casa a quien quiere destrozártela? Ahí siguen los Kasper de turno: cuando parecían jubilados, vuelven a volar alto.

Lo que está claro es que todas las acciones llevadas a cabo hasta ahora no han solucionado nada. Cuanta más diplomacia, más se suben a la chepa.
18/11/14 7:44 PM
  
Sancho
Esta muy mal tergiversar la Palabra de Dios. Jesús dijo: "No piensen que vine para abolir la Ley o los Profetas: yo no he venido a abolir, sino a dar cumplimiento. Les aseguro que no desaparecerá ni una i ni una coma de la Ley, antes que desaparezcan el cielo y la tierra, hasta que todo se realice. El que no cumpla el más pequeño de estos mandamientos, y enseñe a los otros a hacer lo mismo, será considerado el menor en el Reino de los Cielos. En cambio, el que los cumpla y enseñe, será considerado grande en el Reino de los Cielos" (Mt 5,17-19). Aunque también es verdad que Jesús le dijo a Pedro: "Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder de la Muerte no prevalecerá contra ella. Yo te daré las llaves del Reino de los Cielos. Todo lo que ates en la tierra, quedará atado en el cielo, y todo lo que desates en la tierra, quedará desatado en el cielo" (Mt 16,18-19). Ahora que cada cual saque sus conclusiones.
19/11/14 12:10 AM
  
Ricardo de Argentina
Ha dicho Mons. Agustín:
---
"...una ley basada en la verdad cristiana y revelada sobre el matrimonio, que encuentra una grave dificultad, cuando no imposibilidad, para ser cumplida de hecho."
---

Pero en cambio NO ha dicho que la verdad cristiana no es predicada. Ni la verdad cristiana sobre el matrimonio, ni el resto de las verdades cristianas. No se evangeliza. A millones y millones de "consumidores" no les ha llegado la Buena Nueva.

Y digo yo: ¿no es de cajón que si no se evangeliza, el género humano termine juntándose, separándose y rejuntándose como los animales? ¿O qué esperaban?

Y también digo, para finalizar: ¿cómo es posible que se llegue a inventar una supuesta "dureza de corazón", para explicar algo que se explica perfectamente por la "falta de evangelización" (cuando no "desevangelización" rampante) que desde hace tiempo campa en la Iglesia?
19/11/14 1:06 AM
  
Sancho
Mi conclusión, tras lo dicho anteriormente, es que es falso que Jesús prohibiera el divorcio mosaico (facultad exclusiva del hombre), se limitó a criticarlo con una excepción (Mt 5,32; 19,9) y, según san Pablo, mandó a los cristianos que no se divorciaran (1 Cor 7,10-11). Ahora le corresponde al sucesor de Pedro decidir si no se tiene también el corazón endurecido no queriendo reconocer los nuevos matrimonios de divorciados que desean reconciliarse con Dios.
19/11/14 3:17 AM
  
Eduardo Chafer
Efectivamente Sancho, este es el problema. ¿Pueden reconciliarse con Dios los que permanecen en adulterio?.¿Existe algún punto en que el adulterio ya no es pecado? Como no podemos disolver el matrimonio- sacramental o no, por cierto-se intenta obviar el adulterio, y con un expediente penitencial avalado por la autoridad de la iglesia. No nos engañemos , se trata de un intento de anular la palabra del Señor tal como ha sido recibida desde siempre por la Iglesia de un modo típicamente farisaico.Con el consiguiente daño para el conjunto de los fieles que percibirán enseguida que en la Iglesia el matrimonio ya no es indisoluble.La misericordia prinicpal no con los divorciados vueltos a casar (que también), sino con los cristianos y con el mundo que han de transmitir y acoger la Verdad sobre el matrimonio y la familia.
19/11/14 11:36 AM
  
Eduardo Chafer
Me permito insistir que la interpretación obvia y evidente del libelo de repudio de Moises es evitar la violencia del marido sobre la mujer, defender a la mujer repudiada de la acusación de adulterio y facilitarle ponerse bajo la protección de otro varón. Esta es la dureza de corazón a la que de un modo obvio se refiere al Señor, puesto que las separaciones y desavenencias entre cónyuges sucedían y sucederán . Pero en realidad no tiene ningún sentido propiamente religioso ni legitimador de una segunda unión,sino de orden civil o público, en muchos aspectos afortunadamente superados por la sociedad actual en que la mujer no necesita indispensablemente la protección de un varón.El Señor lo aclaró tan bién que los apostoles se enteraron perfectamente, no existe ninguna libertad o permiso para volverse a casar. . Haremos como que no lo oímos?. Va a hacer la Iglesia que no lo oye?
19/11/14 11:55 AM
  
Acton
Soy un hombre al que han divorciado recientemente y quiero poner de manifiesto el daño que causan estos pastores a los que intentamos mantener la fidelidad en estas circunstancias.

Se habla mucho del dolor de los que se vuelven a casar y quieren comulgar (como leí por ahí deben ser pocos, la señora que llamó al Papa y quien habló con el cardenal Kasper...) pero apenas se habla del dolor de los que sufren un divorcio sin quererlo (al dolor humano se suma el dolor por la familia rota y las dudas acerca de la nulidad o no de su matrimonio).

A ese dolor, a esa cruz que uno intenta abrazar cada día, se añade el deber de fidelidad (en mi caso, gracias al Señor, no tengo aún la tentación de la infidelidad, supongo que también porque ha sido todo muy reciente).

Creo que es necesario acordarse más (también en los comentarios que leo) de los que sufrimos un divorcio sin quererlo, que de los que además de vivir con otra persona encima quieren comulgar y que les aplaudan por ello.

Semper fidelis

19/11/14 12:13 PM
  
Luis Fernando
Acton, que el Señor te conceda la gracia de la perseverancia en su gracia para mantenerte fiel a Él. Y que Cristo mismo haga de Cirineo que te ayude a soportar tu cruz.
19/11/14 1:51 PM
  
Antonio
[Aconsejar a otros que pequen gravemente no se permite en este blog]
19/11/14 2:33 PM
  
Falstaff
Siento mucho su situación, Acton. Solo puedo ofrecerle mis oraciones. He conocido dos casos similares y realmente es duro. Si le sirve de consuelo y ánimo, de esas dos personas una perseveró y, tras las dificultades iniciales, encontró una gran paz interior que le hace vivir con verdadera alegría.

Un saludo
19/11/14 3:45 PM
  
antonio
A todos los Acton, que debe haber.Lean los cometarios, de Palas Atenea, está distinguida, espero que no me equivoque!!,explica, muy bien, como lleva la Cruz, y también de esa manera, flor!!! de corredención, su Cruz se une a la Cruz del Señor, en la Eucaristia, ayuda muchisimo a la Iglesia Universal, y la gracia la lleva por caminos seguros.
Me gustaría que me envién el comentarío a mi mail, ya que soy un burro, quiero saber, en mi conciencia, jamás insinue que nadie pecara gravemente, les agradecería si es de antonio el burro al cuadrado me lo envién a mi mail,porque me confieso de inmediato.
19/11/14 4:35 PM
  
Sancho
Eduardo: Jesucristo no prohibió el divorcio mosaico, como queda dicho, sino que mandó a los cristianos que no se divorciaran, al igual que les dio otros mandatos en relación con la Ley mosaica, como por ejemplo: "Ustedes han oído que se dijo: Ojo por ojo y diente por diente. Pero yo les digo que no hagan frente al que les hace mal: al contrario..." (Mt 5, 38-39). Así pues, si un cristiano se divorcia y se vuelve a casar (con la excepción ya citada de Mateo) desobedece un mandato de Jesús, comete un pecado, pero no se puede negar que puede hacerlo legalmente. En cuanto a eso que ha dicho del adulterio, debe tener en cuenta que una vez que un divorciado ha vuelto a casarse no se le puede imputar un pecado reiterado de adulterio; lo que sería un pecado, como dice en el Deuteronomio (24,4), es que vuelva con su anterior cónyuge. Por último decirle que el sucesor de Pedro, al igual que en su día consideró como adulterio no solo la infidelidad de la esposa o que el hombre tuviera relaciones con una mujer casada, como dice la Ley mosaica, también puede reconocer, y yo creo que debe, el nuevo matrimonio de los divorciados que desean reconciliarse con Dios.

Acton: Comprendo la dureza de su situación; en ese caso lo que recordó san Pablo al respecto es, si ella no ha vuelto a casarse y es posible, que se reconcilie con usted (1 Cor 7,11). Según la Ley mosaica usted podría tener otra mujer, pero siendo cristiano tiene el deber de atenerse a lo que diga el magisterio de la Iglesia. Ánimo.
19/11/14 6:28 PM
  
Bruno
Sancho:

Eso que dice no tiene sentido.

"Jesucristo no prohibió el divorcio mosaico, como queda dicho, sino que mandó a los cristianos que no se divorciaran"

Mandar que no se haga algo es prohibir ese algo.

"(con la excepción ya citada de Mateo)"

Lo que usted cita no es una excepción, sino una explicación. A saber, que no se está refiriendo a las uniones de hecho, que no son matrimonio y que, por lo tanto, se pueden romper.

"debe tener en cuenta que una vez que un divorciado ha vuelto a casarse no se le puede imputar un pecado reiterado de adulterio"

Eso lo dice usted, pero sin ningún fundamento. Le recuerdo que el divorciado no se ha vuelto a casar, sino que ese "matrimonio" es nulo porque sigue casado, ya que el matrimonio es indisoluble.

"lo que sería un pecado, como dice en el Deuteronomio (24,4), es que vuelva con su anterior cónyuge"

Eso es un despropósito, porque esa norma se refiere a la Ley antigua, en la que existía el divorcio. En la Nueva Alianza no existe el divorcio.

"Por último decirle que el sucesor de Pedro, al igual que en su día consideró como adulterio no solo la infidelidad de la esposa o que el hombre tuviera relaciones con una mujer casada, como dice la Ley mosaica, también puede reconocer, y yo creo que debe, el nuevo matrimonio de los divorciados que desean reconciliarse con Dios."

Esto es un cúmulo de despropósitos. Eso está más allá de los poderes del Papa, como ya han dicho todos los Papas desde San Pedro. Lo repetiremos una vez más: es una verdad de fe que el matrimonio solo se rompe con la muerte, de manera que "reconocer" un nuevo matrimonio sería aprobar la bigamia, algo que un papa no tiene el poder de hacer.

"en ese caso lo que recordó san Pablo al respecto es, si ella no ha vuelto a casarse y es posible, que se reconcilie con usted (1 Cor 7,11)"

Eso es falso. Lo que dijo San Pablo no fue que "si ella no ha vuelto a casarse, entonces...", lo que dijo es que ella permanezca separada o vuelva con su marido, pero que en cualquier caso no puede casarse de nuevo.
19/11/14 6:47 PM
  
Bruno
Acton:

Mucho ánimo. Oremus pro invicem.
19/11/14 6:47 PM
  
Bruno
antonio:

El Antonio censurado es otro Antonio.
19/11/14 6:49 PM
  
Acton
Muchas gracias a todos por sus bellas palabras y por sus oraciones. Mi intención no es "dar pena" sino ponder de manifiesto que existe otro dolor que nunca se menciona. Es duro leer que "los divorciados no pueden comulgar", sé que se refieren a los divorciados vueltos a casar pero, muchas veces, con las prisas se abrevia y se queda sin explicar la situación de los que han sido divorciados y se mantienen fieles.

Sólo puedo confiar en la Gracia del Señor para mantener mi juramento. Hasta ahora no es un mérito mío porque estoy tan desengañado que no hay espacio para nadie en mi corazón pero rezo para poder continuar viviendo como un cristiano más que puede recibir el inmeso consuelo de la Eucaristía y frecuentar la confesión.

Otra cuestión difícil en mi situación es no caer en la tentación de creerme con derecho para juzgar la nulidad de mi matrimonio (aunque estoy convencido de ello por un grave defecto de madurez del otro cónyuge) porque sólo la Iglesia puede declararlo nulo en su caso.

Non nobis domine sed tuo da gloriam


19/11/14 7:27 PM
  
Juan Argento
Acton, si estás convencido de la nulidad de tu matrimonio "por un grave defecto de madurez del otro cónyuge", entonces estás en tu completo derecho de llevar el caso al tribunal eclesiástico de tu diócesis.
19/11/14 8:26 PM
  
Sancho
Bruno:
1- Mandar que no se haga algo no implica abrogar la Ley. Si no fuera así Jesús se estaría contradiciendo a si mismo, como puede comprobar en mi primer comentario.
2- La interpretación que aporta usted de esos versículos es una más de las varias que sorprendentemente se dan de ellos en Biblias católicas. Por cierto, no es serio que en algunas se hable de uniones ilegales, en cuyo caso no habría divorcio, mientras otras hablan de fornicación, de adulterio, de "immoralité sexuelle" o de "lewdness". Incluso hay quien pretende solucionar el problema considerando las cláusulas de exclusión como cláusulas de inclusión (Nacar-Colunga, notas).
3 - 4- No habiendo abolido Jesucristo la Ley mosaica, tampoco abolió el divorcio.
5- Decir que los los dogmas de fe estan más allá de los poderes del sucesor de Pedro menoscaba las palabras de Cristo y la autoridad del sucesor de Pedro; y pone en evidencia que no se confía verdaderamente en Dios.
6- Lo que dijo san Pablo es: "que la esposa no se separe de su marido. Si se separa, que no vuelva a casarse, o que se reconcilie con su esposo". Decir "que no vuelva a casarse" reconoce implícitamente que tiene la posibilidad de hacerlo.
19/11/14 10:57 PM
  
Acton
Muchas gracias Juan Argento.

Sé que tengo derecho a acudir a mi Tribunal Eclesiástico y estoy asesorado al respecto pero en estos momentos tengo otros temas familiares más urgentes. Por otra parte no me lo puedo permitir económicamente (aunque también sé que hay un "turno de oficio").

Lo que subyace detrás de todo esto es la crisis moral de occidente (y en este tema particular de las mujeres) que aprovecha el maligno para acabar con la sacramentalidad del matrimonio. Cuánta diferencia con la "mujer hacendosa" de la Primera Lectura del Evangelio del Domingo pasado (Proverbios 31, 10 - 13).

Sólo queda rezar y permanecer firmes en la Fe.
20/11/14 10:15 AM
  
Catholicus
9 Y yo os digo que cualquiera que repudia a su mujer, salvo por causa de fornicación, y se casa con otra, adultera; y el que se casa con la repudiada, adultera. (Mt. 5.32; 1Co. 7.10-11)

10 Le dijeron sus discípulos: Si así es la condición del hombre con su mujer, no conviene casarse.
__________

Eso le ha faltado decir a Monseñor... "¿ No estaremos quizás en una situación como la de los apóstoles que no podían admiitir la verdad que Cristo les enseñaba?".

Sí que lo estamos Monseñor, claro que sí. No hay más que verlo.
20/11/14 11:09 AM
  
Catholicus
"debe tener en cuenta que una vez que un divorciado ha vuelto a casarse no se le puede imputar un pecado reiterado de adulterio"
_______________

El Catecismo enseña claramente que ese adulterio (o cualquier pecado) es mucho más grave que uno "aislado", porque el pecador no es que tenga un desliz, sino que elige firmemente la maldad de ir contra los decretos divinos. Los deslices suelen ser pecados de debilidad. Mortales pero menos graves.

Oiga, un mínimo de moral, lo más básico, no le vendría mal antes de dedicarse a escribir en blogs católicos.
20/11/14 11:16 AM
  
Luis I. Amorós
Yo entiendo al señor obispo. Por ejemplo: yo tengo una grave dificultad, cuando no imposibilidad, para cumplir de hecho la ley basada en la verdad cristiana y revelada sobre el acatamiento de la autoridad de ciertos prelados.

Espero que me ilumine el señor obispo con alguna medida de misericordia para convivir con ese pecado.
Teniendo en cuenta la dureza de mi corazón, claro.
20/11/14 12:28 PM
  
Ricardo de Argentina
Luis Ignacio, has dicho con agudeza no exenta de fino humor, lo que un buen cardenal que participó en el reciente Sínodo Preparatorio ha manifestado, en el sentido de que si la Jerarquía dice ciertas cosas que se cargan la ortodoxia (como esto de la "dureza del corazón"), "¿Quién podrá confiar en nosotros?"

O sea que no sólo están dinamitando a la Doctrina, sino también a su propia Autoridad. Serruchan, pues, la rama que los sostiene.
20/11/14 1:54 PM
  
antonio
Muchas gracias por aclararmelo, estimado Bruno.Como le digo a Luis Fernando, si aparece algo con soberbia, amor propio, juicio temerario, difamación etc lo puedes tirar a la papelera.
Lo que observó es que es que por la computadora salto un segundo, comentario.Que es el que vale, quite lo de pseudopiadosas, ese comentario por favor tiraló.
Que Dios te bendiga, y seguimos sumisos, pero como nos hacen leer!!!!! aparte de lo mío, estoy juntando antecedentes, saludos a los crios.
20/11/14 2:11 PM
  
Sancho
Catholicus: Antes de emitir juicios morales debería usted leer con más atención todos los comentarios. Aquí estamos hablando de las implicaciones de la Ley mosaica en el matrimonio, una Ley que no ha sido abolida y, por lo tanto, el divorcio tampoco; aunque sea pecado para un cristiano.
20/11/14 6:31 PM
  
Bruno
Sancho:

O no entiende usted nada del tema que se está tratando o se está riendo de nosotros.

"Mandar que no se haga algo no implica abrogar la Ley. Si no fuera así Jesús se estaría contradiciendo a si mismo, como puede comprobar en mi primer comentario"

Eso es un despropósito. Cristo no abolió la Ley mosaica, ni tampoco la dejó como estaba, lo que hizo, como él mismo dice, fue transformarla, llevándola a plenitud en la nueva Ley. Y una de las cosas que transformó fue el matrimonio, convirtiéndolo en un sacramento y aboliendo el divorcio.

¿Qué parte de lo que enseña la Iglesia no entiende usted?

“El Señor Jesús insiste en la intención original del Creador que quería un matrimonio indisoluble (cf Mt 5, 31-32; 19, 3-9; Mc 10, 9; Lc 16, 18; 1 Co 7, 10-11), y deroga la tolerancia que se había introducido en la ley antigua (cf Mt 19, 7-9). Entre bautizados, “el matrimonio rato y consumado no puede ser disuelto por ningún poder humano ni por ninguna causa fuera de la muerte” (CIC can. 1141)” (Catecismo de la Iglesia Católica 2382)


"5- Decir que los los dogmas de fe estan más allá de los poderes del sucesor de Pedro menoscaba las palabras de Cristo y la autoridad del sucesor de Pedro; y pone en evidencia que no se confía verdaderamente en Dios."

Verdaderamente no sabe usted nada de lo que es el catolicismo. El Papa no tiene poder para cambiar absolutamente ningún dogma de fe, como han enseñado todos los Papas desde San Pedro. Los Papas no son dueños de la Revelación, sino sus custodios.

"Decir "que no vuelva a casarse" reconoce implícitamente que tiene la posibilidad de hacerlo"

En el mismo sentido que una ley que prohíbe el robo reconoce implícitamente que hay gente que roba. ¿Y qué? Todas esas citas que le he mencionado enseñan que el divorcio está prohibido para los católicos y que no produce en su matrimonio absolutamente ningún cambio, porque el matrimonio es indisoluble.

Si a usted no le gusta la realidad, allá usted, pero la realidad es la que es.
20/11/14 6:37 PM
  
Martina
Conozco parejas que ya llevan tiempo conviviendo y piensan casarse en la I. Católica. Supongo que harán el cursillo de preparación para recibir el sacramento y rezo para que cuando lo hagan se conviertan. Lo cierto es que ni van a misa ni les importa. Los sacramentos los reciben por costumbre pero pasan de vivir cristianamente.
Mi pregunta es si debo asistir a la boda (Soy su tía carnal) y aguantar el bodorrio en silencio como otras veces, seguir callada cuando luego se separan, como ya me ha sucedido varias veces, o comentarles que dejen de pisotear los sacramentos y hagan lo que quieran sin involucrarnos a su familia en celebrar algo con lo que no estamos de acuerdo.
Por favor, darme una opinión que no se si me estoy volviendo intransigente.



20/11/14 8:28 PM
  
Luis I. Amorós
Martina, se está usted volviendo coherente, que es mucho peor para el mundo.

Bienvenida.
20/11/14 10:54 PM
  
Martina
Gracias por su comentario. Necesitaba hablarlo porque a veces la línea entre dar testimonio acertado o ser cómplice es difusa, y a veces me siento cobarde por no marcar la diferencia con los no creyentes.
22/11/14 2:40 AM
  
JUAN NADIE
Bruno no te extrañes de las extrañas afirmaciones de este obispo con minusculas. La Iglesia en Cataluña es un erial, en el que florecen unas pocas amapolas, pero no muchas.
[Mons. Sistach], aunque indolente, no es como este, al menos en cuestiones doctrinales parece que lo tiene claro. El problema es que ni una mala palabra ni una buena acción. Un desastre. Solo queda rezar y pedir milagros, porque hacen falta milagros. Tal vez sea culpa nuestra, de los católicos en general, por no pedir suficiente al Señor que envie obreros a su mies.
25/11/14 12:42 AM
  
JUAN NADIE
Este Sancho ya pasa de castaño oscuro. Bruno lo tuyo no es caridad es demasiado.
25/11/14 12:44 AM
  
JUAN NADIE
Sancho majete leete la carta de San Pablo a los Galatas, si es que la entiendes. Da la impresión de que te has equivocado de Blog, este es católico, no judío. Si tu afirmas que la Ley mosaica no esta derogada, o eres judio, a lo cual tienes todo el derecho del mundo, o si crees que eres católico es que no te enteras de nada.
25/11/14 12:47 AM
  
JUAN NADIE
Acton, gracias por tu valiente testimonio. Lamento mucho tu situación, y rezare por ti y por tus hijos si los tienes. Tienes una situación dura, como decimos en España, te ha tocado. Es una faena, pero es tu cruz, y se ve que eres recio y que tienes las ideas claras.
Aunque tu situación es objetivamente dura, no olvides que todos, tenemos lo nuestro, nuestra cruz, unos una invalidez o enfermedad, otros fracasos o injusticias laborales, etc. Ya se que tu caso es objetivamente terrible y muy doloroso, pero estoy seguro de que con tu empuje y tu valentía, le vas a echar un par, como decimos en España, y sobre todo con la auya de Dios, que estoy seguro, que a poco que tu hagas, El se va a volcar contigo, vas a poder vivir dignamente como quieres. Sursum corda. Animo y adelante. Viva Cristo Rey.
25/11/14 12:55 AM
  
Acton
Gracias Juan Nadie por tus palabras y por tus oraciones. Soy español y tengo hijos, me siento afortunado por tener al Señor a mi lado, los sacramentos me dan la fuerza para continuar día a día.

Mi situación es dura pero sé que mi cruz es pequeña comparada con la de tantos otros cristianos en el mundo.

Mi interés en participar en este tema ha sido recordar la situación de los divorciados que sufren e intentan mantenerse fieles mientras los que se han vuelto a casar o conviven con otra persona prgonan su "sufrimiento" por no poder comulgar.

Non nobis domine sed tuo da gloriam
01/12/14 11:33 AM
  
mario
De manera general y sin entrar en mucho detalle, desconocer la palabra de Cristo es tanto como aceptar que no es hijo de Dios, que su predicación es cuestionable y entonces nos tendríamos que preguntar que es realmente el cristianismo? Lamentable que estos cuestionamientos vengan de un obispo, que espero no sea más que una desafortunada distracción y no una potencial herejía.
17/07/15 4:50 AM
  
antonio
Estimado Bruno,

La providencia, desde estos comentarios, me llevo a leer la Pascendi,al Santo Padre Philipon, la Fides et Ratio continuación de la Veritatis Splendor, Si se atenta contra la Verdad se lo hace contra la FE.Benedicto XVI.
Justamente esto es lo que quieren los modernistas con un monton de sofismas, desintegrar el DEPOSITO DE LA FE, el ESPIRITU SANTO NO puede actuar el DON de Inteligencia, el primero, lo he comentado hace poco citando las páginas de la Pacendi, para que veán lo terrorifico, que pretenden, es decir desintegrar la IGLESIA, el Santo Evangelio,los SaNTOS Padres, la tradición viva de la Iglesia, la fe como la vivierón los Santos, etcEl orden de la Infabilidad pastor Aeternus,Concilio Vaticano I, es en Fe y Moral, hay un ordén de la Infabilidad, está es que la Veritatis splendor que debe ser leida junta a la Fides et ratio, estan sobre el codigo de derecho canónico que es Magisterial.Y comente, que en argumentos que hacen rier, el Padre Iraburu habla de la falta de razón de padres sinodales, modernistas también.Sofismas!!!No puede actuar el Don de Inteligencia, el Primero e importante para que actuén los demás.Justamente comentarón al cardenal Merry del Val SANTO vARON, que lo acompaño como secretario de estado, cuando habia una tragedia el santo lo enciaba a SAn Luis maria Orione, porque desconfiaba de los ,modernistasy con razón.
Hay una total falta de la Caridad, del amor al prójimo, mucho amor, pero en la practica, si estas tirado, paso de largo ,es de locos.
Que La Re Santisima Virgén con la advocación de Virgen del Carmén ruegue por la Iglesia.
Saludos a los niños, y seguimos sumisos.
Muchas Gracias!!!!!.
Espero su conversión por el bién de la Iglesia

El fin no es el de los divorciados vueltos a casar, admitirlos a la comunión, su verdadero fin. Es la Destrucción de la Iglesia.
Es decir es el Caballo de Troya como dijo un eminente Cardenal para destruir a la Iglesia:Nunca puede cite a al Santo Padre Philipon en los dones del espiritu santo página, sobre el Don de Inteligencia, no puede actuar!!!!Y como se observa en la practica, la soberbia que manifiesta San Pio X, la obsecación.
Como manifesto san Pio X, quieren destruir a la Iglesia desde adentro, por eso los llama los peores enemigos de la Iglesia.
Se caracterizán por la SOBERBIA!!OBSECACIÖN.
Y la Influencia Gramsciana,Padre Saenz en la desacralización de la Iglesia, Revolución Cultural.
Las piezas del tablero están movidas, el Diagnostico ,está hecho, se requiere para un correcto tratamiento, que el mismo san Pio X,lo da al final de la Pascendi, que quiere decir apacentar el rebaño, el buen pastor.El Santo!!!!Cada vez lo quiero más, se vio en la encrucijada, esperando el arrepentimiento, y su VIRTUD TEOLOGAL DE LA ESPERANZA, y en virtud de su Sagrado Magisterio
10/10/15 10:57 PM
  
antonio
Perdón en virtud de su Sagrado Magisterio se vio obligado a desenmascar los errores modernistas, que están dispersos, el los ordena..
Muchas Gracias.
10/10/15 11:01 PM
  
antonio
Pero se Olvidan de la EXistencia de que CRISTO ESTA VIVO, ES DE TERRIBLE MAJESTAD,SE la VERÄN CON EL:

Muchas Gracias, Fundamental JE!!!!JE!!!!le va a decir el Señor, cuando se encuentren con el al fin de sus dias, tengo mucho temor, pero estar divulgando esto!???????????
10/10/15 11:05 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.