5 cosas sobre el encuentro con la samaritana que tal vez no conocías

SamaritanaComo veíamos en el mensaje anterior, la cuaresma comenzó cubriendo bases importantes del cristianismo, con el relato del Pecado Original y la tentación de NSJC, para seguir en el segundo domingo de este tiempo litúrgico con la transfiguración.

Esta semana, sin embargo, volvemos a reflexionar sobre un evento que no parece tener nada sobrenatural: el encuentro de Jesús con la mujer samaritana. Aquí les dejo algunos detalles de ese encuentro que tal vez sirvan para comprende mejor lo que está ocurriendo.

#5. El Pozo de Jacob evoca un contexto nupcial

El episodio comienza con Jesús en camino a Galilea, y descansando en el pozo de Jacob. La historia de ese pozo la encontramos en el capítulo 29 del Génesis, donde Jacob conoce a su esposa Raquel, cuando ella llega a dar de beber a los animales de su padre Labán en este pozo, y él va de camino a Padán Aram, luego que Isaac le prohíbe casarse con una mujer cananea.

Pero no solo Jacob encontró esposa cerca del agua, la historia de su padre Isaac con Rebeca también comienza alrededor de un pozo. El capítulo 24 del Génesis nos cuenta que Abraham mandó a su servidor a buscar una esposa para su hijo Isaac a su país natal, y es Rebeca la que da de beber al rebaño que el servidor llevaba, que era precisamente la señal que él había pedido a Dios para que le indicase la mujer correcta.

También Moisés conoce a su mujer Sipora en un pozo. En Éxodo 2 leemos que, luego de huir porque se sabía que había matado a un egipcio, Moisés descansó junto al pozo y hasta ese lugar llegaron las hijas de Reuel, sacerdote de Madián, entre ellas Sipora, para dar agua a sus ovejas. Cuando un grupo de pastores las echaron, Moisés salió en su defensa, y en agradecimiento Reuel le dio como esposa a su hija Sipora.

Con estos antecedentes en mente, sería evidente para los lectores antiguos que el encuentro de Jesús y la samariatana junto al pozo nos propone un contexto nupcial. A los cristianos, esto debería recordarnos que Jesús es el novio de la Iglesia, es él quien nos pide un poco de agua, para ofrecernos a cambio el agua de vida eterna. Y para los no cristianos, que si alguno quiere una novelucha pseudo histórica acerca de un matrimonio de Jesús, la mujer samaritana es mucho mejor candidata que María Magdalena.

#4. No se suponía que ninguno de los dos estuviera ahí

La primera reacción de la samaritana es de sorpresa, que el propio San Juan se encarga de explicar:

9 La samaritana le respondió: «¡Cómo! ¿Tú, que eres judío, me pides de beber a mí, que soy samaritana?». Los judíos, en efecto, no se trataban con los samaritanos.

Para los judíos de la época, los samaritanos eran una raza híbrida entre israelitas y paganos, tan repugnante que un judío estricto evitaba acercarse a ese país. Jesús, siendo un judío religioso, se suponía que, si quería ir de Judea a Galilea, debía rodear Samaria; ni siquiera debió estar ahí para encontrarse con esta mujer samaritana.

Por otro lado, siempre según las costumbres de la época, las mujeres iban a sacar agua temprano en la mañana o cuando había refrescado la tarde y siempre en grupo. Que la samaritana estuviera en el pozo al mediodía y sola, sugiere que no tenía buena reputación entre las mujeres de su pueblo.

Finalmente, las reglas sociales tampoco permitían que los hombres hablaran con mujeres desconocidas, sobre todo si su marido no estaba presente, ni a las mujeres con hombres que no fueran sus parientes. Más que una leve molestia, la sorpresa de la samaritana ante las palabras de este varón judío debió ser enorme.

#3. La mujer creyó que Jesús le prometía agua fresca

La escena continúa

10 Jesús le respondió: «Si conocieras el don de Dios y quién es el que te dice: «Dame de beber», tú misma se lo hubieras pedido, y él te habría dado agua viva».

11 «Señor, le dijo ella, no tienes nada para sacar el agua y el pozo es profundo. ¿De dónde sacas esa agua viva? 12 ¿Eres acaso más grande que nuestro padre Jacob, que nos ha dado este pozo, donde él bebió, lo mismo que sus hijos y sus animales?».

Nosotros estamos acostumbrados acerca del “agua viva”, como signo del bautismo, de la presencia del Espíritu Santo y de la renovación espiritual del discípulo. La mujer samaritana, sin embargo, no lo entendió así. Por un artefacto de la traducción, el diálogo parece inconexo, porque NSJC habla de un agua espiritual y la samaritana le pregunta con qué cuenco la iba a sacar.

Para entender el diálogo es necesario saber que la expresión “agua viva” también puede traducirse como “agua fresca”, agua corriente como la de un río o una vertiente, lo contrario del agua estancada de un pozo. Por eso, cuando Jesús le insiste en hablar de un manantial que “brotará hasta la Vida eterna”, la samaritana piensa en la conveniencia de tener una fuente más cerca, y no tener que ir todos los días hasta ese pozo.

Páginas: 1 · 2

18 comentarios

  
virginia castro
Estimado:
Gracias por tan Buena reflexion de la samaritana,nunca habia pensado de la importancia de los pozos en esos dias, me abrio los ojos y hoy lo comentare con mi clase de biblia.
Buen dia y Bendiciones
Virginia Castro
03/04/14 12:14 AM
  
Pato Acevedo
Muchas gracias por tus palabras. A mí el relato del encuentro con la samaritana me parecía bastante inconexo, hasta que encontré estos detalles que me ayudaron a entenderlo mejor.
03/04/14 12:48 AM
  
Rafa
Muy bueno el artículo. Este comentario no es para publicar, sólo quería señalar una errata: donde dices
"y es Raquel la que da de beber al rebaño..." debe decir "y es Rebeca.."
03/04/14 8:02 PM
  
Pato Acevedo
@ Rafa: Gracias por notarlo. Corregido.
03/04/14 8:18 PM
  
Jaime
¡Me ha encantado! Enhorabuena al autor. Profundizando así es como se medita el Evangelio. Impresionante, sencillamente. Muchas gracias.
04/04/14 10:05 AM
  
Enrique ROMA
UÁO!!! Impresionante por su sencillez y la luz que arroja sobre el tema. Tal vez sea éste uno de los + entrañables encuentros personales que se dan en el Evangelio, junto con el de Zaqueo y el de Nicodemo. Gente de buena voluntad que "se ha levantado y ha ido al encuentro del PADRE".
05/04/14 6:04 AM
  
Rolando
Muy interesante, me gusta ver cómo el AT se muestra en el nuevo y al revés.
06/04/14 11:02 AM
  
Juan
el que ahora tienes (con el que estás ahora, es decir, Jesús mismo) no es tu esposo”,....
Me puede explicar esto.
Entonces Jesús tampoco es el marido.
¿Quien es entonces el marido, el amor perfecto que busca esta mujer?
Yo entendía que había tenido cinco, y en el momento en que habla con Jesús tiene un sexto.
Porque Jesús le dice, has tenido cinco, y el que tienes ahora, tampoco es tu marido. El no se refiere a si mismo.
¿Entonces?
Gran duda.
05/07/16 9:16 PM
  
luis
lastima juan no dejaron pasar mi comentario..para poder entenderlo debes ser puro de corazon, mi intecion no era dañar a nadie.ama, piensa en cosas buenas y cuando leas la biblia se te revelara-
31/12/16 12:36 AM
  
Eduardo
Excelente! Muy agradecido con el autor por iluminar con la sencillez propia del Espíritu Santo nuestra lectura orante de la Palabra Viva de Dios... Dios les bendiga siempre!!
16/02/17 4:24 PM
  
Pato Acevedo
@ Eduardo: Si colaboré a que el Espíritu te iluminara, más bendiciones para mí.
16/02/17 5:05 PM
  
Benayah Elí
Dios les bendiga. En la palabra no dice a la hora q la samaritana llego sólo a la hora que Jesús había llegado. Y como era costumbre quienes sacaban agua de los pozos eran mujeres jóvenes y fuertes ya que esa tarea era un poco difícil para una mujer de " edad." Como era costumbres las mujeres iban dos veces al día a sacar agua ya que no iban a buscar el agua cuando el sol esta mas caliente y también por las distancias recorridas para llevar el agua .. Obvio no tenían el pozo al lado de sus casas. También era muy joven para haber tenido 5 maridos. Si estudiamos bien este capitulo de la samaritana miramos que desde un principio Dios =Jesucristo le esta hablando en lo espiritual. Los 5 maridos se refiere a los dioses que los de samaria habían adoptado ya que tenían un desorden espiritual. Ellos "Temían a Jehová" pero también honraban a sus dioses que fueron trasladados por las naciones idolatras que se mezclaron con ellos. Estos son * babilonia , cuta,ava, hamat y sefarvaim* hasta y le han sido infiel al Dios vivo. Buscar mas sobre este tema en 2da de reyes capital. 17 ahí esta el comienzo. Dios les bendiga.
03/03/17 5:20 AM
  
Carmen Ruiz
Como un niño que está dando sus primeros pasos, que se siente más seguro cuando sus padres lo llevan de su mano, así me sentia yo, tenía más de cinco dioses: los estudios, el trabajo, la necesidad de tener amigos, una familia, descendientes, dinero eran mis dioses, y nada de eso me llenaba, quedaba vacía sedienta, hasta que me encontré con NSJC , quien me ofreció de esa agua viva, que calma mi sed, ahora puedo decir que mi seguridad no depende para nada de esos apegos, porque de la mano de Jesucristo estoy verdaderamente segura...
18/03/17 11:19 AM
  
Victor Lechuga
Esta mal este estudio, donde dice que el pozo de Jacob, es donde se conocieron Raquel y Jacob, ya que eso sucedió en Pandaram y el encuentro de Jesús con la mujer fue en samaria, además ese pozo se lo heredó Jacob a José su hijo, y después de que Jacob dejó a su tío Laban jamás regreso a esa tierra.
12/09/17 4:58 AM
  
Pato Acevedo
@ Víctor: No digo que ese sea precisamente el mismo pozo en que Jacob conoció a Raquel, lo importante es el contexto nupcial del encuentro en el pozo. Con todo, puede haber sido, porque el Génesis dice que el encuentro ocurrió en el camino hacia la tierra de Jarán, y la propia samaritana dice que ese pozo se los había dejado Jacob.
12/09/17 3:49 PM
  
Noris Velasco
Lo que este escrito quiere decir con el pozo de Jacob y los otros pozos es que Dios te ofrece agua viva eterna.
Es un excelente escrito
06/10/17 2:24 PM
  
Manolo Manchon
Respecto al sexto marido, es evidente que cuando Jesús le dice "ese con el que vives no es tu marido" se está refiriendo a que el pueblo samaritano ha roto el principio monoteísta de los Judíos. Ellos afirman estar adorando a Dios, pero en realidad han roto con Él porque adoran también a otros baales. Por eso Dios no es su marido legítimo. Jesús le ofrece la reconcicliación: "Anda, ve a buscar a tu marido y vuelve". Ella reconoce su situación irregular (su idolatría) y Jesús le abre los ojos: "la salvación viene de los judíos" (refiriéndose a Jesús mismo). El pozo, figura de la Ley de Moisés, es el nexo de unión de judíos y samaritanos. A través de Jacob, el pozo simboliza su común genealogía. Si los samaritanos se han apartado del único Dios, ahora Jesús viene a recuperarlos. El zénit de este pasaje de San Juan se alcanza cuando la samaritana reconoce abiertamente su esperanza en Dios:"Sé que ha de venir el Mesías, el Cristo" y Él le hace la gran revelación: "Soy yo, el que habla contigo". Pocas veces en el Evangelio Jesús se revela abiertamente a sí mismo como el Mesías. Es llamativo que lo haga precisamente con una mujer adúltera separada del pueblo judío, alguien que a priori sería la menos legitimada para ello. Y es llamativo que la primera respuesta de la mujer es convertirse ella misma en su primer apóstol femenino.
30/10/17 11:50 AM
  
Manolo Manchon
Les invito a ver el siguiente vídeo, con una charla de D. Jose María Pérez Basanta, especialista en Sagradas Escrituras, sobre el episodio del encuentro de Jesús con la Samaritana.No tiene ningún desperdicio.

https://youtu.be/0yBvkbz_-gM

Saludos
30/10/17 12:38 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.