¡Pues no faltaba más!

Es frecuente en nuestra sociedad encontrarse con personas de distinto rango social que, por una parte dicen defender la democracia, el respeto a los derechos humanos y la libertad de las personas y grupos y, por otra parte, hablan, actúan y promueven actitudes y comportamientos claramente contrarios a los principios que dicen defender.

15/06/12 9:54 AM | Imprimir | Enviar

Monseñor Santiago García Aracil

Monseñor Santiago García Aracil

Arzobispo de Mérida-Badajoz

Otros artículos del autor:

Que no suene el título de este artículo a desafío alguno. Es sencillamente la expresión de un convencimiento y de una llamada. Me explico.

Es frecuente en nuestra sociedad encontrarse con personas de distinto rango social que, por una parte dicen defender la democracia, el respeto a los derechos humanos y la libertad de las personas y grupos y, por otra parte, hablan, actúan y promueven actitudes y comportamientos claramente contrarios a los principios que dicen defender.

En las líneas que siguen me limito a aplicar estas afirmaciones preliminares al campo de lo religioso y, en concreto, a la fe cristiana, a la Iglesia Católica y al lugar que estas realidades pueden ocupar en la sociedad democrática.

Si por algunos fuera, toda referencia a la trascendencia y a la moral fundada en la relación del hombre con Dios, quedaría borrada del área del pensamiento y de la conducta personal y social. No cabe duda de que esa forma de pensar está basada, para algunos, sobre una noticia o sobre una experiencia negativa que pudo tener su origen en un presentación deficiente, equivocada o tendenciosa del hecho religioso, o en la conducta improcedente de personas que ostentaban o representaban la condición cristiana. De hecho, cada vez es más frecuente la manifestación de inconvenientes para aceptar la fe católica, y para dejarse informar, cuanto menos, acerca de la realidad cristiana y eclesial de la que dicen discrepar.

Esta postura, aunque sea explicable, no está suficientemente apoyada sobre el conocimiento de la realidad de la que se desconfía, o a la que se rechaza; tampoco ha dado lugar generalmente a un claro interés por conocer la identidad, fundamento y derivaciones de la fe en Jesucristo nuestro Señor, y de la Iglesia que lo manifiesta y lo defiende mediante la proclamación del Evangelio y el testimonio de los santos.

Dada la situación social creada por quienes piensan y actúan motivados por una actitud contraria a la fe y a la labor de la Iglesia y de los cristianos convencidos, no deja de haber cristianos influenciados por esta presión negativa. Presión que, bien llegue de frente y a las claras, o bien actúe indirectamente y deformando la verdad por la instrumentalización de noticias, de hechos históricos, o de influencias personales, constituye un gran inconveniente para muchos cristianos. Inconveniente que se convierte en motivo de duda sobre sus convicciones, en causa de disimulos y connivencias con posturas ajenas o contrarias a la fe católica, o en abandono total o parcial de las conductas fieles a la fe que dicen profesar; sobre todo, cuando estas conductas son contrarias a sus intereses personales, familiares, profesionales, políticos o económicos.

Ante esta situación conviene entender, con mucha claridad y firmeza, que los principios que han de fundamentar y sostener la conducta cristiana no están en la cultura dominante, ni en los embates sociales de parte de ideologías o resentimientos más o menos agresivos, sino que están en la noticia y en la experiencia de que Dios nos ama infinitamente; de que ha dejado bien manifiesto su amor, no solo en la vida, pasión y muerte de Jesucristo, sino también a lo largo de la historia en general y en lo que nos concierna a cada uno. Una reflexión serena y equilibrada puede ayudar a distinguir lo que se pretende justificar con la conducta personal de unos individuos o grupos, y lo que tiene su fundamento en el Evangelio y en la doctrina de la Iglesia, fiel siempre a la revelación del Señor.

Si no fuera esta la forma objetiva y acertada de mirar la realidad social y las realidades presentes en nuestro mundo, tendríamos que concluir en la más absoluta desconfianza de todos y de todo. ¿O no hay anécdotas y comportamientos capaces de desacreditar a los políticos de todos los partidos, a los sindicatos de cualquier signo, a los padres, a las estructuras educativas y a quienes las representan, etc.?

Ante esta situación, es necesaria la serenidad que nos permita reflexionar y juzgar con equidad y sensatez todo lo que se nos ofrece en esta sociedad plural. Es necesario, igualmente, procurar la firmeza en las propias convicciones sentadas sobre la formación e información suficientes y debidamente contrastadas y reflexionadas. Y es necesario que entendamos bien que la verdad no está al albur de los votos parlamentarios, de las presiones sociales, ni de los intereses particulares. ¡Pues no faltaba más! La verdad se fundamenta en sí misma. Y, para el cristiano, la verdad es Cristo mismo, y solo en Él tiene su fundamento.

Son necesarios los que proclaman la verdad y los que dan testimonio de la verdad con sus vidas, sin esperar recompensas materiales ni siquiera terrenas.

Ánimo, pues, queridos cristianos jóvenes y adultos: el fundamento de nuestra fe es Jesucristo que, con su vida, pasión, muerte y resurrección nos ha manifestado su amor incondicional; el fundamento de nuestra fe es la revelación divina que nos llega mediante las sagradas escrituras y mediante la tradición fiel y multisecular de la Iglesia.

No podemos tambalearnos empujados por los embates ocasionales, aunque puedan empujarnos con fuerza. Si Dios está con nosotros ¿quién estará contra nosotros? ¡Pues no faltaba más!

 

+ Santiago García Aracil, Arzobispo de Mérida-Badajoz.

 

4 comentarios

Comentario de Domingo Beira Rodriguez
Gracias sr. Arzobispo, por su articulo, creo que hay que poner las cosas en su sitio, y su escrito viene a alentar y poner luz a las dudas de muchos
16/06/12 2:55 PM
Comentario de Miguel Pulido Jaén
Desde Jaén un cordial saludo D.Santiago. Tuvimos la suerte de tenerle como obispo en esta Ciudad del Santo Reino cuando mi esposa Adita era presidenta del Movimiento de cursillos de Cristiandad. La realidad es que muchos de los "edificios" de nuestras convicciones cristianas no están "edificados" sobre roca. Seguimos desechando "La Piedra Angular" y la falta de testimonio es una de las causas, como bien dice Ud. Seguimos en la brecha con la ayuda del Espiritu, confiando plenamente en su misericordia. Si Dios está con nosotros ¿quién estará contra nosotros?. Gracias por su "mensaje". Un fuerte abrazo.
17/06/12 9:32 PM
Comentario de margarita Cabrer de Badajoz
"Son necesarios los que proclaman la verdad y los que dan testimonio de la verdad con sus vidas, sin esperar recompensas materiales ni siquiera terrenas."

Aun a riesgo de parecer pedante me quiero dar por aludida y escuchar que soy necesaria proclamando la verdad de lo que esconde el abortorio de Badajoz. Y que tiene sentido pasar por un juzgado para dar testimonio de la verdad con nuestra honra, nuestros bienes materiales, nuestra vida.
Y aplicar en mi vida esta palabra: "Si Dios esta con nosotros ¿quien contra nosotros?. Asi puedo seguir recorriendo el camino duro de cruz que al fin y al cabo es el unico que nos lleva a algun sitio.
Me ha alegrado leerle Don Santiago
20/06/12 6:36 PM
Comentario de Consuelo Castelló
Desde Bolivia, un saludo muy cordial.Acabo de leer su artículo y me alegra reencontrarme con sus escritos que siempre son un estímulo para seguir trabajando por el Reino.Proclamar la verdad es hoy más necesario que nunca, en cualquir parte del mundo donde la mentira y la corrupción es lo que impera.
Seguiremos trabajando porque Dios está con nosotros y de nuestra parte.
Rezo por usted y por todas sus tareas.
20/06/12 10:53 PM

Dejar un comentario


Tu dirección email NO será mostrada en este sitio.
  • Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.
  • No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.
  • Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.

Conferencias de espiritualidad

(115) Reino y mundo -2

por José María Iraburu


Liturgia de las Horas

  • lecturas del tiempo del Año
  • lecturas del Santoral


Suscríbete al boletín gratuito de InfoCatólica

Todos los días en tu buzón de correo


Librería Balmes

Isabel Juan Pablo II

Editorial Vita Brevis todos

Sugerencias de libros

.

Patrocinios
Fundación Gratis date Traducciones técnicas
Radio María Magnificat.tv
Quiénes somos | Contacta con nosotros | Política de Cookies | Aviso Legal y Condiciones de Uso