(415) Caso por caso; es decir, todos

  Listos para unirse en el matrimonio sacramental

–¿Se refiere usted al discernimiento pastoral «caso por caso» aconsejado en la Amoris lætitia?

Affirmative.

Una multiplicación alarmante de los divorcios y de los adulterios se produce aceleradamente en la segunda mitad del siglo XX, cuando la secularización o, mejor dicho, la apostasía crece con sorprendente rapidez y profundidad en los países ricos de Occidente de antigua filiación cristiana.

En los años 70, presionados por esta situación mundana y eclesial, no pocos Obispos, párrocos y teólogos de esas naciones, encabezados por Walter Kasper, lograron que de hecho en no pocas Iglesias locales se practicara la comunión de los adúlteros y convivientes estables. Al mismo tiempo, hicieron compaña para normalizar esta práctica, contraria a la doctrina y disciplina católicas.

Esas orientaciones pastorales no facilitaron en absoluto la recuperación de las parejas ilícitas para la Iglesia, sino que aceleraron la ruina de ésta. Podemos citar como ejemplo la diócesis de Munich en Baviera, que durante siglos había sido el principal baluarte del catolicismo en Alemania. En 1959 tenía 390 seminaristas, 7.000 sacerdotes, un 98,8 % de católicos, la gran mayoría de ellos practicantes, y 3.139 iglesias. En 2015 tenía 0 (cero) seminaristas, 2.015 sacerdotes, un 48 % de católicos, y 1.200 iglesias. La  diócesis de Munich está regida hace unos diez años por el actual cardenal Marx, presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, que encabeza con Kasper la difusión en toda la Iglesia Católica de las orientaciones doctrinales y pastorales predominantes en Alemania.

* * *

La Iglesia se ve obligada a proclamar y defender la verdad del matrimonio y su relación con la Eucaristía, reaccionando contra los graves abusos ya aludidos.

En 1981, la Familiaris consortio, exhortación postsinodal, después del Sínodo sobre «La familia cristiana» (1980), declara que «la Iglesia, fundándose en la Sagrada Escritura, reafirma su praxis de no admitir a la comunión eucarística a los divorciados que se casan otra vez» (84). En 2003, la Ecclesia de Eucharistia, encíclica (36-37), confirma la Familiaris consortio. Y después de otro Sínodo sobre «La Eucaristía» (2005), en 2007, la Sacramentum caritatis, exhortación postsinodal, reafirma la decisión de «no admitir a los sacramentos a los divorciados vueltos a casar» (29).

La razón teológica de esta negativa, fundamentada en Escritura, Tradición y Magisterio apostólico precedente, es siempre la misma: en los adúlteros «su estado y su condición de vida contradicen objetivamente esa unión de amor entre Cristo y la Iglesia que se significa y actualiza en la Eucaristía» [y en el matrimonio] (Eccl. Euch. 29). Pero los fuegos de error encendidos, no apagados a su tiempo suficientemente, prosiguen, amenazando convertirse en grandes incendios.

* * *

Las Iglesias locales aludidas persisten en esos años impunemente en su práctica sacrílega. Recordemos que «el sacrilegio es un pecado grave sobre todo cuando es cometido contra la Eucaristía» (Catecismo 2120). Y así, trece años después de la Familiaris consortio, se hace necesaria en 1994, una Carta de la Congregación para la Doctrina de la Fe a los obispos de la Iglesia Católica sobre la recepción de la comunión eucarística por parte de los fieles divorciados que se han vuelto a casar (14-IX-1994). De hecho, la Carta iba dirigida especialmente a los Obispos germánicos.

«Conscientes de que la auténtica comprensión y la genuina misericordia no se encuentran separadas de la verdad (enc. Humanæ vitæ 29, Reconciliatio et pænitentia 34, Veritatis splendor 95), los pastores tienen el deber de recordar a estos fieles la doctrina de la Iglesia acerca de la celebración de los sacramentos y especialmente de la recepción de la Eucaristía. Sobre este punto, durante los últimos años, en varias regiones se han propuesto diversas soluciones pastorales según las cuales ciertamente no sería posible una admisión general de los divorciados vueltos a casar a la Comunión eucarística, pero podrían acceder a ella en determinados casos [caso por caso], cuando según su conciencia [sic] se consideraran autorizados a hacerlo […]

«En algunas partes se ha propuesto también que, para examinar objetivamente su situación efectiva, los divorciados vueltos a casar deberían entrevistarse con un sacerdote prudente y experto. Su eventual decisión de conciencia de acceder a la Eucaristía, sin embargo, debería ser respetada por ese sacerdote, sin que ello implicase una autorización oficial» (3).  […] «es sabido que análogas soluciones pastorales fueron propuestas por algunos Padres de la Iglesia y entraron en cierta medida incluso en la práctica»… (4).

Por el contrario, «el fiel que está conviviendo habitualmente “more uxorio” con una persona que no es la legítima esposa o el legítimo marido, no puede acceder a la Comunión eucarística. Y en el caso de que él lo juzgara posible, los pastores y los confesores, dada la gravedad de la materia y las exigencias del bien espiritual de la persona (1Cor 11,27-29) y del bien común de la Iglesia, tienen el grave deber de advertirle que dicho juicio de conciencia riñe abiertamente con la doctrina de la Iglesia (Código 978,2) (6).

* * *

A pesar de estos documentos numerosos y excelentes de la máxima Autoridad apostólica, la comunión de los adúlteros y de otras parejas ilícitas, mantenida ya casi durante medio siglo, sigue y prosigue adelante donde se venía practicando. Y sus Obispos no son sancionados eficazmente. Algunos de ellos, incluso, son promovidos a los más Altos Ministerios de la Iglesia… El caso más chocante es la elección del cardenal Kasper como teólogo principal para presentar los Sínodos 2014-2015 sobre la familia.

2014. En el Consistorio cardenalicio celebrado en febrero para preparar el Sínodo de octubre se confía la Ponencia principal al cardenal Kasper (20-II-2014), y en ella dice cosas como ésta:

«Muchas parejas abandonadas deben formar una nueva relación por el bien de los hijos, contraer matrimonio civil, al cual no pueden renunciar después sin pecado. Muchos, después de haber vivido amargas experiencias, encuentran en estas nuevas uniones, una felicidad humana, y más aún un regalo del cielo» (Verlag Herder, 10-III-2014, Evangelium von der Familie, pg. 55). El adulterio, un «regalo del cielo»…

2014. También se confía a Kasper el discurso de apertura del Sínodo, en el que sigue el Cardenal promoviendo la comunión de los adúlteros:

Argumenta su propuesta a los Padres sinodales diciéndoles: «¿No es tal vez una instrumentalización de la persona que sufre y pide ayuda si hacemos de ella un signo y una advertencia para los otros? ¿La dejaremos morir sacramentalmente de hambre para que otros vivan?»… Más aún: el acceso a la comunión viene exigido incluso por el bien de los hijos. «Efectivamente, cuando los hijos de los divorciados vueltos a casar no ven a sus padres acercarse a los sacramentos, normalmente tampoco ellos encuentran el camino hacia la confesión y la comunión. ¿No tendremos en cuenta que perderemos también a la próxima generación y, tal vez, también a la siguiente? ¿Nuestra praxis consumada no demuestra ser contraproducente?»… (disc. publicado en Il Foglio y editado en la Queriniana)

El mismo Kasper, en una reunión del llamado Cenáculo de los amigos del Papa Francisco (Roma, VI-2015), promoviendo cambios radicales en la pastoral de la Iglesia sobre las «parejas irregulares», declaró que «no podemos conducir una guerra ideológica, dado que no podemos ganar. Los otros tienen a su disposición gigantescos medios económicos y tienen también de su lado los medios de comunicación». Por lo tanto, debemos «desarmar nuestro lenguaje», buscando acercarnos al mundo secularizado.

* * *

«Caso por caso»

Todos los promotores de la comunión de adúlteros y convivientes insisten siempre en que ella debería darse «en determinadas circunstancias», después de un «discernimiento pastoral» que considerase esa posibilidad «caso por caso». En este sentido, no pocos sabíamos que el cardenal Kasper presentaba en modo falso la posibilidad de la comunión de los divorciados vueltos a casar. Antes de los dos Sínodos y durante ellos, él propone este cambio en la práctica eucarística como si fuera a darse en algunos casos, previo el discernimiento pastoral favorable, y no, por supuesto, como norma práctica generalizada. Pero él sabe perfectamente que esos «acompañamientos y discernimientos pastorales» son de hecho impracticables, y que por supuesto no han sido practicados nunca –o sólo en pocos casos excepcionales– en aquellas Iglesias occidentales, concretamente en Alemania, que ya hace años venían practicando impunemente ese gravísimo abuso.

La Conferencia Episcopal Alemana en su largo documento Caminos teológicamente responsables y pastoralmente adecuados para el acompañamiento pastoral de los divorciados que se han vuelto a casar (24-VI-2014), publicado unos meses antes del Sínodo-2014, también insiste en el discernimiento y el caso por caso.

«La gran mayoría de los obispos [de Alemania] se pregunta si no hay razones teológicas que posibiliten bajo ciertas condiciones el que los divorciados y vueltos a casar sean aceptados al sacramento de la penitencia y a la comunión, cuando la posibilidad jurídica de la anulación no esté a mano». Y en el último párrafo del largo documento se lee:

«Seguramente sería falso permitir el acceso a los sacramentos de manera indiferenciada a todos los fieles cuyo matrimonio se ha roto y se han divorciado y vuelto a casar. Lo que se requiere más bien son soluciones diversificadas que hagan justicia a los casos individuales y que se apliquen cuando el matrimonio no puede anularse. Por esto y en razón de nuestras experiencias pastorales, quisiéramos subrayar fuertemente la pregunta que el Cardenal Kasper planteó en el Consistorio del 21 de febrero 2014: “Si una persona divorciada y vuelta a casar se arrepiente de haber fracasado en su primer matrimonio, una vez que se han aclarado las obligaciones del primer matrimonio y ha quedado definitivamente cerrado el retorno [sic], si esa persona no puede cancelar sin culpa las obligaciones contraídas por el segundo matrimonio [sic]civil, pero se esfuerza todo lo posible por vivir su segundo matrimonio en la fe  [sic] y por educar a sus hijos en la fe, si esa persona desea los sacramentos como fuente de fuerza para su situación, entonces ¿debemos y podemos después de un tiempo de reorientación negarnos a darle el sacramento de la penitencia y la comunión?”» 

Quedaría, pues, reservada la absolución y la comunión de las parejas cristianas ilícitas a cuando éstas, después de un prudente discernimiento pastoral, que, obviamente, sólo puede ser realizado «caso por caso», reúna para ello en conciencia un conjunto de condiciones favorables.

* * *

2014. Esta propuesta germánica fue recogida en la Relatio final del Sínodo-2014, en el número 52, aunque no había logrado en la votación de los Padres los dos tercios de los votos exigidos por el Reglamento del Sínodo:

«Se ha reflexionado sobre la posibilidad de que los divorciados y recasados accedan a los sacramentos de la Penitencia y de la Eucaristía. Algunos Padres sinodales han insistido a favor de la disciplina actual […] Otros se han inclinado hacia un acogimiento no generalizado a la mesa eucarística, en algunas situaciones particulares y en condiciones bien precisas»… En algunos casos particulares, previo un discernimiento pastoral.

2016. La Amoris lætitia, apoyándose en los dos Sínodos 2014-2015, orienta en el mismo sentido la cuestión –caso por caso– en varios números, como éste:

«Existe el caso de una segunda unión consolidada en el tiempo, con nuevos hijos, con probada fidelidad, entrega generosa, compromiso cristiano, conocimiento de la irregularidad de su situación y gran dificultad para volver atrás sin sentir en conciencia que se cae en nuevas culpas» (298). En tales casos es posible que la pareja «viva en gracia de Dios» y «reciba para ello la ayuda de la Iglesia» (305). Remite aquí a la Nota (351): «En ciertos casos, podría ser también la ayuda de los sacramentos», aludiendo concretamente a la Penitencia y la Eucaristía.

* * *

Los Sínodos y la Amoris lætitia conceden la comunión a las parejas cristianas ilícitas, como hemos visto, enfatizando siempre que no ha de aplicarse esta nueva medida pastoral en forma «general e indiscriminada», sino en «algunos casos», tras ser recorrido un «camino penitencial», bajo la responsabilidad del Obispo, realizado un «discernimiento pastoral» cuidadoso, que examina «caso por caso»…

No pocos pensamos que tales condiciones se indicaban con insistencia solamente para conseguir la aquiescencia de los Padres sinodales y del Episcopado católico, pero que en realidad no iban a ser aplicadas casi nunca. De hecho, las Iglesias locales, concretamente aquellas de Alemania, que llevaban decenios dando la comunión a los adúlteros, siendo las que con más fuerza propugnaban este cambio en la administración de la Eucaristía, jamás habían aplicado esas cautelosas medidas pastorales.

No hay, que yo sepa, estadísticas fiables que verifiquen lo que digo. Pero las informaciones que he tenido de cristianos, sacerdotes o laicos, que han vivido o viven en Alemania, vienen a coincidir en que: 1) Se niega la comunión a los  fieles que no cumplen con su obligación de pagar el impuesto religioso. 2) Pero se concede la comunión, sin especiales discernimientos pastorales, a quienes lo pagan, independientemente de su situación nupcial. [Bruno Moreno informa más sobre estos dos puntos].  

De hecho, en otras Iglesias locales en las que desde hace medio siglo se da la comunión a parejas cristianas ilícitas, nunca o casi nunca se ha realizado ni se ha intentado hacer discernimientos pastorales, elaborados «caso por caso». Siempre la comunión se ha distribuido en forma indiscriminada, a todos los que de buen modo la solicitan.

[Comentarios recibidosFredense (18/01/17 12:20 PM). -Le felicito, Padre Iraburu, por su certero artículo. Llevo 27 años en Alemania y lo que usted describe se queda corto. Aquí comulga todo el mundo y quiero decir todo el mundo. –Guillermo PF (18/01/17 18:19 PM) en su comentario describe la situación con más detalle). 

* * *

El «discernimiento» pastoral «caso por caso» en la comunión de parejas ilícitas no se ha aplicado  casi nunca. En gran parte es una expresión vacía. Como excepción se habrá dado en algunas parejas colaboradoras de la parroquia, o que son amigas o familiares del sacerdote.

1º) No se ejercita a veces el discernimiento pastoral por mala doctrina: se piensa que todos pueden recibir en la Eucaristía «el pan vivo bajado del cielo», pues es un don gratuito de Dios para todos los hijos que se sientan a su mesa, sea cual sea su vida. Él es el que «hace salir el sol sobre malos y buenos, y llueve sobre justos e injustos» (Mt 5,45). Frases de la Amoris lætitia, mal entendidas, pueden confirmar ese error: «La Esposa de Cristo hace suyo el comportamiento del Hijo de Dios que sale a encontrar a todos, sin excluir a ninguno» (AL 309).

Pero tal como están las cosas, muy pocas Iglesias locales carecerán hoy de un sacerdote de mala doctrina –o de varios o de muchos– que incurran en el «grave riesgo de dar mensajes equivocados», como la misma Amoris lætitia alerta  con realismo (300). Esas Iglesias no pocas veces tendrán un Obispo que piensa como ellos o que, al menos, les deja hacer impunemente. Una pareja cristiana ilícita no tendrá, pues, ninguna dificultad para hallar el discernimiento pastoral que desea, según el cual pueda con buena conciencia seguir conviviendo «more uxorio», es decir, seguir practicando «la fornicación [que] es la unión carnal entre un hombre y una mujer fuera del matrimonio» (Catecismo 2353), y seguir comulgando también sin problemas de conciencia.

2º) El discernimiento pastoral «caso por caso» es prácticamente irrealizable. Los pocos sacerdotes que actualmente hay se ven crónicamente desbordados por los ministerios pastorales más necesarios y urgentes: catequesis y celebración de Misas, quizá en varios lugares; preparación y realización de bautismos, confirmaciones, matrimonios; atención a los pobres, enfermos, agonizantes, inmigrantes; formación de catequistas, cuidado de los movimientos y diversas obras existentes en la(s) parroquia(s); etc. Exigirles que disminuyan esas actividades, para poder «acompañar» asiduamente a las parejas ilícitas, estudiando cada una «caso por caso», para poder darles una «discernimiento pastoral» prudente y bien fundado, implica una gran ignorancia de la realidad. Sabe además el sacerdote que el discernimiento que pueda dar, no es en modo alguno vinculante, pues en definitiva la pareja ha de atenerse al dictamen de su conciencia (AL 37).

y 3º) El discernimiento pastoral es teológicamente irrealizable, aunque alguna vez fuera prácticamente posible. El sacerdote consejero podrá acompañar, animar, ayudar a la pareja que vive en adulterio; pero propiamente no podrá hacer un discernimiento, porque éste es obvio: el adulterio es intrínsecamente pecaminoso, permanecer en él more uxorio impide el acceso a la comunión eucarística. Pasando a otro caso análogo: un sacerdote no puede hacer un discernimiento sobre si una señora puede o no-puede perpetrar un aborto voluntario, por terribles que sean las circunstancias que aparentemente lo exigen. Simplemente es un crimen abominable en todas las circunstancias posibles, y que por tanto ningún discernimiento puede hacer lícito.

* * *

Compruebo lo dicho citando algunos casos significativos posteriores a la Amoris lætitia.

El presidente de la Conferencia Episcopal de Filipinas, arzobispo Lingayen Dagupan, al día siguiente de la promulgación de la Amoris lætitia, publica en la web de la Conferencia (9-IV-2016) una carta dirigida a todos los católicos filipinos: «Brothers and sisters in Christ». En ella expresa que, «como el Papa nos pide que hagamos», se debe ir al encuentro de los hermanos que viven en «relaciones rotas» para asegurarles que para ellos «siempre hay un lugar en la mesa de los pecadores» (se entiende: mesa de los pecadores = mesa-altar eucarística). «Se trata de una medida de misericordia, una apertura de corazón y de espíritu que no necesita ninguna ley, no espera a ninguna directriz, ni aguarda indicaciones. Puede y debe ponerse en práctica inmediatamente». La comunión eucarística de los divorciados vueltos a casar, que desde hace decenios se venía practicando contra la doctrina y disciplina de la Iglesia, quedaría, pues, según el Arzobispo Dagupan, legitimada por la Exhortación apostólica postsinodal. Más aún: debería ser practicada allí donde hasta ahora no se hacía.

Los Obispos de la Región de Buenos Aires (5-IX-2016), en diez puntos, exponen unos Criterios básicos para la aplicación del capítulo VIII de Amoris laetitia. En cuanto a la posible comunión eucarística de quienes viven en adulterio disponen:

5) Cuando las circunstancias concretas de una pareja lo hagan factible, especialmente cuando ambos sean cristianos con un camino de fe, se puede [sic] proponer el empeño de vivir en continencia. Amoris laetitia no ignora las dificultades de esta opción […] 6) En otras circunstancias más complejas, y cuando no se pudo obtener una declaración de nulidad, la opción mencionada puede no ser de hecho factible [sic]. No obstante, igualmente es posible un camino de discernimiento. Si se llega a reconocer que, en un caso concreto, hay limitaciones que atenúan la responsabilidad y la culpabilidad (cf. 301-302), particularmente cuando una persona considere que caería en una ulterior falta dañando a los hijos de la nueva unión [sic], Amoris laetitia abre la posibilidad del acceso a los sacramentos de la Reconciliación y la Eucaristía (cf. notas 336 y 351). Estos a su vez disponen a la persona a seguir madurando y creciendo con la fuerza de la gracia. (Ver comentario de Bruno Moreno a esta carta).

Mons. Benno Elbs, obispo de Feldkirch (Austria), como informamos en InfoCatólica, en una entrevista publicada en Die Presse (enero 2017), preguntado sobre si es irreversible la concesión de la comunión eucarística a los divorciados vueltos a casar, responde que lo es, efectivamente, y añade que «es lo que muchos pastores llevan tiempo haciendo», al mismo tiempo que opina que no deben darse reglas fijas al respecto. Según él –también en referencia a la anticoncepción– en la Amoris lætitia «el texto entero respira la idea de que cada individuo encuentra en su conciencia la forma de abordar sus decisiones en la vida».

Mons. Robert W. McElroy, obispo de San Diego (California), promovido por el papa Francisco a esa importante diócesis de Estados Unidos, publica en la página-web diocesana una carta pastoral titulada Abrazando el disfrute del amor: Embracing the joy of loveen la que dice: «Amoris lætitia subraya que ninguna norma abstracta puede plasmar la gran complejidad de circunstancias, intenciones, niveles de comprensión y madurez que originalmente envolvieron la acción del hombre o de la mujer en su primer matrimonio, o que envuelven las nuevas obligaciones morales que surgen de cónyuge [sic] o de los niños del segundo matrimonio [sic]… Es importante subrayar que el papel del sacerdote es de acompañamiento, es decir, informar sobre los principios de la fe católica la conciencia de la persona que discierne. El sacerdote [sin embargo] no tiene que tomar decisiones en lugar del creyente, porque tal como resalta el Papa Francisco en Amoris lætitia [37], la Iglesia está llamada “a formar las conciencias, pero no a pretender sustituirlas”».

Mons. Charles Scicluna, arzobispo de Malta, y Mons. Mario Grech, obispo de Gozo, diócesis sufragánea de Malta, en el documento Criterios para la aplicación del capítulo VIII de Amoris lætitia (enero 2017), escriben a sus fieles que «si una persona separada o divorciada», que convive con otra, «cree que está en paz con Dios, no puede ser excluida de participar en los sacramentos de la Reconciliación y de la Eucaristía». En cuanto a su eventual convivencia «como hermano y hermana» la consideran «humanamente imposible (humanly impossible)». (Texto íntegro). 

* * *

La conciencia decide

Testimonios como éstos citados de Filipinas, Feldkirch, San Diego, Malta –publicada, por cierto, el documento maltés en L’Osservatore Romano– y tantos otros, no censurados por la Santa Sede, nos permiten comprobar que, al menos en no pocas Iglesias locales, el acceso de las parejas ilícitas a la Eucaristía se irá dejando a su conciencia (AL 37). No se pondrá en práctica, de hecho –en contra de lo dispuesto en la Amoris lætitia– un previo «discernimiento pastoral» que se realice «caso por caso». Y que si por excepción se recibe ese discernimiento, no es vinculante, porque es la conciencia de la pareja adúltera o concubinaria la que en último término discierne y decide 1) si debe salir o no de su situación, y en el caso de que la mantengan, 2) si es lícita o no su comunión eucarística con Cristo.

De este modo se acepta o tolera en la Iglesia Católica, al menos en forma implícita, el divorcio, el adulterio y el concubinato. Se desvanece la indisolubilidad del matrimonio. Se consideran «matrimonio» las segundas nupcias –o terceras o quintas–. Y se rechazan como inválidas las condiciones requeridas para la comunión eucarística enseñadas por la Iglesia.

Sandro Magister se pregunta: «¿Está todo esto incluido en las múltiples, y a menudo contrapuestas, interpretaciones y aplicaciones de la Amoris lætitia que Francisco ha dejado convivir hasta ahora deliberadamente? ¿Se puede considerar también esta interpretación de Amoris lætitia compatible con la doctrina de siempre sobre el matrimonio católico?… Éstas son dos preguntas que difícilmente el Papa puede arrinconar».

José María Iraburu, sacerdote    

Post post.– El cardenal Agostino Vallini, Vicario del Papa para la diócesis de Roma, en una relación que expuso en el Convegno su Amoris lætitia celebrado en Roma (septiembre 2016: La Stampa 7-I-2017), hace notar que, respecto a la comunión de los divorciados vueltos a casar, «el Papa usa el modo condicional, pues no dice que sea necesario admitirlos a los sacramentos, aunque no lo excluye en algunos casos y en ciertas condiciones». Y el vaticanista Andrea Tornelli comenta esta «via de Vallini» diciendo que «no cede al laxismo del “libero tutti”, no presenta en ningún momento los sacramentos como un derecho que puede reivindicarse. Y al mismo tiempo hace suya la apertura indicada por el Pontífice, el cual, como es sabido, ha invitado al discernimiento y a valorar caso por caso la existencia de circunstancias atenuantes». Más exacto sería calificarlas de eximentes.

Índice de Reforma o apostasía

87 comentarios

  
Néstor
En efecto, más allá de que el recurso a la "inimputabilidad" sea válido o no, el hecho es que las causales de inimputabilidad serían tan recónditas y sutiles que ese discernimiento "caso por caso" se hace efectivamente irrealizable y en la práctica sabemos que todo se resolverá en la comunión indiscriminada.

Saludos cordiales.
-----------------------------
JMI.- Obvio, Néstor.
17/01/17 5:38 PM
  
José Miguel
Muchas gracias, Padre, por la claridad en la exposición del problema, vivimos tiempos de confusión donde aquellos encargados de mostrarnos la verdadera doctrina callan o predican lo contrario a lo que nos fue enseñado. Que Dios lo conserve y lo sostenga en esta labor y la Virgen de Guadalupe interceda por usted.
-----------------------------------------
JMI
La Virgen de Guadalupe a San Juan Diego:
Oye y ten entendido, hijo mío el más pequeño, que es nada lo que te asusta y aflige. No se turbe tu corazón... ¿No estoy yo aquí, que soy tu Madre? ¿no estás bajo mi sombra?¿ ¿no soy yo tu salud? ¿No estás por ventura en mi regazo? ¿Qué más has menester?
17/01/17 6:05 PM
  
juvenal
Ratzinger también rigió la diócesis de Munich.
17/01/17 6:06 PM
  
susi
Si a veces, incluso pidiendo ayuda al Espíritu Santo, con una vida plenamente cristiana, con dirección espiritual, con rectitud de intención, con deseos de hacer realmente la voluntad de Dios, es muy difícil saber qué hacer en determinados temas de conciencia...¿Alguien cree de verdad que gente alejada en la práctica de Dios y sus mandamientos, será capaz de discernir temas tan graves?

Si unos divorciados quieren que sus hijos se acerquen a los sacramentos, siempre les podrán explicar que los progenitores viven en pecado, pero que los hijos si están preparados, pueden y deben vivir la vida sacramental.

Dios nos ayude a todos, porque la dervia que llevamos es tremenda... Jesús, confío en Tí.
17/01/17 6:10 PM
  
Ricardo de Argentina
Gracias p. Iraburu por presentar batalla a los traidores que campan en la Iglesia.
Dios se lo ha de recompensar.
17/01/17 6:13 PM
  
Mario
Como en el resto de los pecados que se cometen en cualquier otra materia. Siempre se puede encontrar un motivo, más o menos elaborado, que los justifique. ¿O no lo encontró la población a alemana para desentenderse de los judíos centroeuropeos? ¿O los británicos de los pueblos cuyas riquezas esquilmaron? ¿O en las guerras de Oriente Medio?

Pero tampoco nos vamos a engañar, los pecados son más pecado en cierto sector de la población y menos pecado a medida que se va subiendo en la escala socioeconómica. En Alemania parece ser que hubo una revolución y no nos dimos cuenta: la revolución de las "queridas" que, lógicamente, clamaron por los mismos derechos que sus compatriotas protestantes. Polonia está a tiro de piedra de Baviera, es el mismo catolicismo, y nada de esto ha pasado.

¿Por qué no se le permite al sacerdote discernir la persona adecuada para constituir una nueva unión de los que han sido abandonados o cuyos matrimonios se demuestran nulos a juicio de la conciencia? Porque no hay ninguna intención ni de discernir ni de acompañar pues significaría limitar el número de posibilidades al que pueden acceder esas personas. Pero eso no significa que el discernimiento no sea aconsejable. Hijos bastardos los ha habido siempre y, hoy, más que nunca. Por desgracia, son los mismos "católicos" los que quieren hacer del matrimonio virginal e indisoluble una reliquia. Y de esos, entre los suyos, también los hay.

Por cierto, a quién se refiere el cardenal Kasper con eso de: «no podemos conducir una guerra ideológica, dado que no podemos ganar. Los otros tienen a su disposición gigantescos medios económicos y tienen también de su lado los medios de comunicación».
---------------------------------------
JMI.-Se refiere a la cultura mundana más vigente: relativismo, laicismo, ideología del genero, etc., que domina y predomina en los medios de comunicación, la economía, la educación, etc.
17/01/17 6:44 PM
  
Curro Estévez
Cada vez conozco más casos en España en los que deliberadamente se da la comunión a personas recasadas civilmente, sin más discernimiento que la voluntad de comulgar. Y me han sorprendido algunos sacerdotes que nunca pensé estuvieran de acuerdo con estas prácticas. Yo ya he tenido mis broncas, porque estos dialogantes son muy intolerantes cuando se les cuestiona, y con la AL no permiten que nadie les discuta. Esto es la debacle, hasta que el Señor quiera, claro.
17/01/17 7:00 PM
  
Tyto Alba
Pues al observar -así juntas- la cantidad y la claridad de documentos referidos a este tema en los dos últimos pontificados, salta a la vista que éste problema no ha surgido de la noche a la mañana y que tanto San Juan Pablo II como Benedicto XVI le vieron las orejas al lobo (¿a los lobos?) e intentaron clarificar el asunto y dejar la cosa bien atada.

A lo mejor a alguien le parecía evidente, pero yo acabo de darme cuenta.

[Por otro lado, a toro ya pasado también es muy fácil empezar a entender determinados signos, como el lema elegido por Benedicto XVI para su pontificado: Cooperatores veritatis]
17/01/17 7:17 PM
  
Oscar
Anda, hasta don José Maria se ha apuntado a eso de colar palabrejas en el idioma de Gibraltar, affirmative, read more. No se, pensé que a cierta edad, estas modas indigeribles de la hope aguirry y compañía ilustrada, no llegaban a pegarse. Bueno.
17/01/17 7:54 PM
  
Urbel
La conciencia decide. No otra cosa se afirmó ya en Dignitatis humanae, la declaración conciliar sobre la libertad religiosa de 1965, contra la doctrina tradicional que autorizaba al poder político a impedir manifestaciones públicas de las falsas religiones del mundo, por razón del bien común y no obstante la conciencia errónea de sus secuaces.
En esta nueva fase de la misma revolución conciliar, semejantes conclusiones se aplican contra la autoridad de la Iglesia en materia de matrimonio y eucaristía.
17/01/17 8:12 PM
  
Rexjhs
Padre Iraburu, después de leer Familiaris Consortio 84 y Veritatis Splendor entiendo que el adulterio es un pecado mortal siempre, por ser un acto intrínsecamente malo, como dice también el Catecismo. No creo que existan, por tanto, esas causas recónditas y sutiles de las que habla Néstor, pues no cabe usar de un mal para conseguir un supuesto bien.

Es decir, no cabe un juicio de imputabilidad en casos de adulterio porque la gravedad de la materia de dicho pecado implica que se realice siempre voluntariamente (como también, verbigracia, el aborto). Las circunstancias personales, familiares o sociales, entiendo, podrán atenuar la responsabilidad, pero, ¿hasta el punto de hacer inimputable al sujeto o de convertir en venial un pecado gravísimo? Creo que no, que la gracia que da Dios permite siempre rechazar adecuadamente la tentación de cometer adulterio o de abortar, por ejemplo, por lo que siempre sería pecado mortal. ¿Estoy en lo cierto?

En apoyo de esta opinión, en la CARTA A LOS OBISPOS DE LA IGLESIA CATÓLICA SOBRE LA RECEPCIÓN DE LA COMUNIÓN EUCARÍSTICA POR PARTE DE LOS FIELES DIVORCIADOS QUE SE HAN VUELTO A CASAR (1994), el Card. Ratzinger dice muy claramente que: "6. El fiel que está conviviendo habitualmente «more uxorio» con una persona que no es la legítima esposa o el legítimo marido, no puede acceder a la Comunión eucarística. En el caso de que él lo juzgara posible, los pastores y los confesores, dada la gravedad de la materia y las exigencias del bien espiritual de la persona y del bien común de la Iglesia, tienen el grave deber de advertirle que dicho juicio de conciencia riñe abiertamente con la doctrina de la Iglesia. También tienen que recordar esta doctrina cuando enseñan a todos los fieles que les han sido encomendados.".

Y es que en el sacramento de la confesión el sacerdote no juzga la conciencia del sujeto (de internis necque Ecclesiae) sino la aplicación de la doctrina de la Iglesia (como indica el numeral 978.2 del Código de Derecho Canónico.

Espero su amable respuesta. Muchas gracias y que Dios le bendiga por su artículo.
17/01/17 8:13 PM
  
Oscar
No he oído de nadie que se le niegue la comunion por no pagar el impuesto a la Iglesia Católica. Me parece imposible. Lo que si, lo exigen para impartirles otro Sacramento: bautismo, matrimonio etc
------------------------
JMI.-Pues yo sí he oído.
17/01/17 8:19 PM
  
Rexjhs
Dicho de otra forma: si justificáramos la existencia de razones recónditas que eliminan la imputabilidad de un adulterio o de un aborto, con más razón aún podríamos decir que, ante la amenaza de muerte hecha por alguien que quiere que abandonemos nuestra fe, nadie está obligado al martirio, y que la apostasía no es exigible a nadie, por ser un imposible.

Dios siempre da la gracia para evitar el adulterio o para someterse al martirio.

Por cierto, es lo que, en el fondo, se nos quiere vender en Amoris Laetitia (que el cumplimiento de la castidad es un ideal inalcanzable para los adúlteros con hijos en común), negando la gracia.

Y lo que propugna la película y novela "Silencio", en estos días en cartelera: la apostasía no es razonable, y es bueno cometerla para obtener un bien (salvar a otros).

En fin, sutilezas de un Diablo a su sobrino...
17/01/17 8:24 PM
  
Juan Argento
Me parece importante destacar que la imposibilidad práctica de implementar el discernimiento pastoral caso por caso no es el punto crítico de este asunto. El punto crítico es que, AUN CUANDO fuese posible ese discernimiento caso por caso, se estaría convalidando una situación objetiva de adulterio (o al menos fornicación) público continuo, y una consecuente recepción sacrílega de los sacramentos de la Reconciliación y de la Eucaristía.

Trento decretó que la forma eclesiástica del matrimonio fuese, a partir de la publicación del decreto en cada parroquia, requisito para la validez del matrimonio. Si dos cristianos viven en modo uxorio sin estar casados entre sí por Iglesia, se da uno de dos casos posibles: cometen fornicación, si ninguno de ellos estaba válidamente casado anteriormente, o cometen adulterio, si al menos uno de ellos lo estaba.
17/01/17 8:25 PM
  
Eduardo Chafer Toledo
Aparte de razones históricas, siempre tan interpretables, sabíamos que la Iglesia Católica es la única Iglesia de Jesucristo porque mantiene -frente a los cambios introducidos en otras "congregaciones" -la integridad de la doctrina. La principal diferencia práctica era la indisolubilidad del matrimonio tal como Jesucristo declaró. Al haberse dinamitado el matrimonio-durante el actual pontificado- la Iglesia Católica queda una más entre las tradiciones cristianas Qué esencial nos diferencia ya de los orientales, o de algunos episcopalianos?. Como puede la iglesia católica pretender ser la Iglesia que Jesucristo guarda, cuando estamos tan descafeinados como los demás?, No queda demostrada la inutilidad del papado, puesto que sin él, otros cristianos ya llegaron a este mismo punto al que llegamos nosotros ahora?. No se trata de un error en la praxis, ni una herejia circunstancial que se ha colado en la sustancia de los sacramentos. Es la demolición, humanamente irrecuperable, de la Iglesia. Si Cristo no es la Verdad sino la apertura de procesos... el catolicismo debe desaparecer, es el verdadero obstáculo a la posible unidad intencional de los cristianos .
Peores que los ladrones son los perros mudos y ya no basta con ladrar, es necesario actuar arriesgando y confiando en Dios.
---------------------------------------
JMI.-No me parece bien su comentario, aunque se explica en términos de lamento.

-Levantemos los corazones.
-Los tenemos levantados hacia el Señor.
-Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
-Es justo y necesario.
-En verdad es justo y necesario... darte gracias, Padre santo, siempre y en todo lugar.

El ESanto sigue siendo el alma de la Iglesia, su principio luminoso y vital.
A Cristo, cabeza de la Iglesia, le corresponde guiarla, fortalecerla, iluminarla y fortalecerla. Le ha sido dado TODO poder en el cielo y en la tierra. Y vive y REINA realmente por su providencia por los s. de los s. Amén.

Romanos 8,28
17/01/17 8:28 PM
  
Fuenteovejuna
Felicito al Padre Iraburu por su sabiduría para explicar con claridad meridiana la grave situación que hoy vive la Iglesia, fruto del escándalo promovido por buena parte de la Jerarquía que ha decidido abandonar la defensa de la indisolubilidad del matrimonio establecida por Nuestro Señor Jesucristo, para congraciarse con el mundo.
17/01/17 8:30 PM
  
miguel
ya no puedo más ... pero sigo rezando por nuestra querida Iglesia Católica, Apostólica y Romana. Dios no nos abandonará.
Muy triste la situación de Munich .
gracias P Iraburu por sus enseñanzas
17/01/17 8:34 PM
  
Jorge
El discernimiento caso por caso hace del conocimiento objetivo de la verdad sobre la cual se decide, un mero accesorio, casi cosmético del ejercicio de la razón, primando la voluntad discrecional del sacerdote en permitir o no al pecador acceder a los sacramentos.

Ese ejercicio de la voluntad antes de la razón lleva a que las decisiones discrecionales del sacerdote sean implementadas según su parecer, estado se ánimo o su conveniencia, razón por la cuál lo que hoy conocemos como cristianismo se asemejara por desgracia cada vez más al gnosticismo
17/01/17 8:36 PM
  
Miguel Antonio Barriola
A la lista de mitrados o conferencias episcopales "misericordiosas", que
han abierto esta práctica, tan desechada por varios documentos pontificios anteriores, habría que añadir y no en último lugar, el conjunto de obispos bonaerenses, a los que el Papa aprobó el día mismo, en que
recibió su comunicado.
17/01/17 8:36 PM
  
Juanjo
1º.- Partiendo del criterio de que debe discernirse "caso por caso", no entiendo por qué, si se llega a la conclusión de que en "ese caso" puede permitirse el sacramento de la Eucaristía, no se permite también el sacramento del Matrimonio.
- Parece una incongruencia y una "falta de misericordia" porque se les priva de la gracia de un Sacramento. En realidad no se atreven a dar este último paso, pero algunos ya lo solicitan (divorcio eclesiástico).

2º.- El veneno está ya en la terminología.
Yo ya no digo más un divorciado vuelto a casar, sino más bien uno que abandona a su cónyuge y atenta matrimonio civil con otra persona.
- El cardenal Kasper incurría en una extravagancia. "Se defendía" diciendo que no propugnaba la comunión para cualquiera que hubiera abandonado al cónyuge sino solo al que hubiera cumplido los requisitos civiles de un divorcio; tampoco aceptaba a los que meramente convivían de hecho sino solo a los que hubieran celebrado un nuevo matrimonio civil.
- Pero, para el Derecho Canónico el divorcio y el matrimonio civil de los bautizados no es nada. Ahora, según la teoría de Kasper son "algo". Tendremos que empezar a estudiar los efectos canónicos del matrimonio civil.

3º.- La raíz del problema no está en si pueden comulgar esas personas que han abandonado a su cónyuge y luego han atentado matrimonio civil con otra persona. Porque incluso en esos casos, si hay arrepentimiento y enmienda de vida, el acceso a los sacramentos es posible.
- La raíz está en determinar si son lícitas las relaciones sexuales con una persona que no es el cónyuge legítimo.
- La situación se ha vuelto tan habitual que hemos caído en la tentación de pensar, con el mundo "moderno" que: las relaciones sexuales son algo de lo que no se puede prescindir; proponer eso a alguien es imponer una carga demasiado pesada e insoportable.
- De este falso principio derivan, en lógica necesaria, toda una ristra de desastres:
---- a) Hemos de aceptar las segundas nupcias (en vida del cónyuge anterior)
---- b) hemos de aceptar las relaciones prematrimoniales
---- c) la masturbación es algo irrelevante desde el punto de vista moral
---- d) es injusto y cruel proponer la abstinencia a los homosexuales
---- e) el celibato sacerdotal es una carga demasiado pesada
---- f) los discapacitados psíquicos tienen derecho a tener una vida sexual activa y si es necesario acudiendo a los servicios de la prostitución.
- Y sin embargo todo esto es irreal, porque la realidad de la vida es dura (y también es breve). En la práctica, son muchas las circunstancias por las cuales las personas se ven "obligadas" de hecho a permanecer sin relaciones sexuales: edad, enfermedad, ausencias más o menos prolongadas del cónyuge por motivos de trabajo, salud, etc.

No solo hemos perdido la fe (en que con la gracia de Dios podemos cumplir los mandamientos) sino que, como decía en otro sitio Bruno, también hemos perdido la razón (y hacemos unos planteamientos irracionales).
17/01/17 8:50 PM
  
Fruela
Esta manga ancha supone ir directamente en contra del mandato de Jesus. ¿A quién obedecer? ¿A Jesus de Nazaret o a Kasper (editado) y compañía?
Esta pregunta me recuerda a otra semejante. Y la respuesta mayoritaria del populacho y los escribas y fariseos..."...A Barrabás."
Luego, vino lo que todos conocemos...
17/01/17 8:57 PM
  
ariadna1
Si el Papa está de acuderdo, si tantos cardenales están de acuerdo, si tantos obispos, y sacerdotas y tantos y tantos fieles están de acuerdo. No será que es algo bueno quizás? Cómo conocen ustedes lo que Dios quiere? tienen línea directa con él o más bien nostalgia de tiempos de opresión donde sacaban beneficios? Auto evaluación para muchos.
----------------------
JMI.-Tenemos la Sagrada Escritura (AT y NT), la Tradición (SS. Padres y Doctores) y el Magisterio apostólico (concilio, encíclicas, etc.). Las tres fuentes de nuestra fe son una sola: nunca se contra-dice, va creciendo (p.ej. los dogmas sobre la Virgen), eso sí, como un árbol: siempre fiel a sí mismo.
17/01/17 9:29 PM
  
TRINI
Padre, me puede decir usted si son adúlteros todas aquellas nulidades declaradas por la Iglesia en el caso de haberse realizado por parte de tribunales eclesiásticos injustos. ¿Son validas las nulidades?. Algunos famosos (No Enrique VIII) si las han conseguido así. O usted me puede garantizar que no... Usted cree que Dios las mira con buenos ojos y que es correcta su situación. ¿Y los casos contrarios? ¿Cómo los ve Dios?. Hoy el evangelio habla de la Ley y que "El Señor esta por encima de la ley" Ama y haz lo que quieras decía San Agustín. Los sacerdotes que no ven más que adulterio y pecado por todas partes no ayudan a sus fieles. Los que critican al Papa abiertamente, no ayudan a sus fieles. La doctrina está puesta para ayudarnos en el amor. La ley no es un fin en si mismo. Los que la miran así están en el antiguo testamento y no han descubierto el amor. Se llamen P. Iraburu, Infocatólica, o cardenales dubbia.
-----------------------------------------
JMI.- "Si me amáis, guardaréis mis mandamientos" (Jn 14,15). "Si guardais mis mandamientos, permaneceréis en mi amo" (15,10). "Vosotros sois mis amigos si hacéis lo que yo os mando" (15,14).
17/01/17 9:58 PM
  
Guillermo PF
Padre, habla usted de la secularización "o mejor dicho apostasía". Conozco a una pareja de agnósticos que entregaron en su obispado un escrito solicitando el borrado de sus datos de la ICAR (ya lo habían hecho en sus parroquias de bautismo, donde se les despidió de malos modos y en una de las cuales además tuvieron que escuchar palabras bastante gruesas referentes a los padres que los habían traído voluntariamente a recibir las aguas). El obispado tampoco les ha dado respuesta alguna, diez años después. Silencio administrativo, pues de una Administración se trata, a fin de cuentas.
O sea, técnicamente apóstatas a los que sin embargo no se les permite apostatar (a ellos les da igual la terminología, como si se les tacha de pecadores; carecen de gracia de Dios y es algo que no les afecta).
Si ni esas cosas somos capaces de aclarárselas a los alejados, secularización es poco comparado con lo que podemos esperar de vuelta.
17/01/17 10:05 PM
  
Beatriz Mercedes Alonso (Córdoba - Argentina)
Excelente explicación. Muchísimas gracias, Padre.
De todas formas no comprendo que las personas se quieran hacer la propia burla. La persona que vive en estado permanente de adulterio sabe que no puede ni confesarse ni comulgar, sea quien sea el que le diga lo contrario. "Si un ciego guía a otro ciego los dos caerán en el hoyo". Es una posición de autoengaño incomprensible. El daño se lo hacen a sí mismos.

Que el Espíritu Santo lo siga iluminando y la Santísima Virgen María y San José lo protejan siempre.
17/01/17 10:07 PM
  
Adrián
Padre yo soy muy nuevo en la fe católica, hace menos de un año de mi conversión y la verdad, aparte de con mucha oración no se como enfrentarme a todo esto, ¿es la primera vez que en un pontificado se contradice a los pontificados anteriores y a la tradición? A la hora de mi bautismo me enseñaron que la iglesia desarrolla su doctrina pero no se contradice..
Mi impresión es de que así como leo los documentos pontificios de los dos Papados anteriores y me parecen brillantes, con los actuales no me entero de mucho de lo que se quiere expresar, quizá debido a mi poca formación o a que me falta oración, en todo caso, se que el nuestro es un Dios de vivos y no de muertos y que Él está con nosotros y que si todo esto pasa es porque Él lo permite, aun así (se que esta es una pregunta difícil pero ante tanta confusión necesito hacerla), ¿Cual debe ser nuestra actitud para con el Santo Padre?

Que Dios le bendiga!
--------------------------------------
JMI.-Su pregunta, para contestarla con precisión, exigiría escribir un artículo. Y largo.
Siempre hay que guardar respeto por el Papa, Vicario de Cristo. En lo que enseña hay cosas que son de fe, por ya definidas antes o por él mismo ahora. Hay cosas que él mismo propone más como opiniones que oomo certezas. Hay enseñanzas que son ambiguas, y prueba de ello es que Cardenales y Obispos entienden en modos polarmente opuestos. No pueden, pues, considerarse como Magisterio apostólico: éste para serlo ha de ser claro y preciso. Hay opiniones personales que pueden ser verdaderas o erróneas. Etc.
17/01/17 10:20 PM
  
Manuel d
Gracias Padre por sus enseñanzas
En este punto querría decir que no entiendo aquello del discernimiento, ya que o bien disciernen los que se encuentran en situación objetiva de pecado, o bien discierne el sacerdote que los asiste.
En general veo mucha confusión porque ¿qué pasaría si el sacerdote no les permite acceder a la eucaristía y los convivientes entienden que sí pueden?, en tal caso, quizá acudiendo a otro sacerdote que discierna a favor de los interesados sea el remedio a esto.
En fin, mucha confusión y poco beneficio veo en este tema. Creo que se gana más en confusión, que en coherencia.
17/01/17 10:58 PM
  
Rafael
Los datos que da sobre la diócesis de Munich coinciden con los de Vittorio Messori, en un artículo que este ha publicado en su blog: “Vivaio. 14 gennaio 2017”. Añade Messori que un documento de la curia diocesana dice: " Si esta tendencia a la baja continuará en las mismas proporciones, la supervivencia de la diócesis estará garantizada únicamente para los próximos diez años ". fuit Ecclesia.

El artículo de Messori trata de varios temas. Empieza con las recientes reuniones con los luteranos en Suecia. Habla del magnicidio de Kennedy, diciendo que hay informes que lo atribuyen a la campaña de protestantes contra católicos. Y concluye hablando de los terroristas yihadistas.
17/01/17 11:03 PM
  
Ricardo de Argentina
Debemos los laicos dar gracias a Dios por el providencial hecho de que una importante cantidad de pastores santos - desde sacerdotes hasta cardenales- se ha plantado valientemente en defensa de la EUCARISTÍA y de la FAMILIA CRISTIANA. O sea de la IGLESIA.
Ellos son nuestro faro en esta noche oscura. A ellos no les ha importado ni la "carrera", ni el qué dirán, ni el hecho de que los traidores sean legión y cuenten con el apoyo decidido de los omnipresentes medios del mundo. No, ellos se apoyan sólo en Jesucristo, porque tienen fe. Y la fe "mueve montañas".
Pero además, no les ha importado arremeter contra el tsunami que todo lo arrasa porque saben perfectamente que Dios no nos exige triunfos, sino sólo lucha. El triunfo será de Él, el buen combate, nuestro.
Por todo lo cual también debemos agradecerles a ellos y apoyarlos con los medios a nuestro alcance, la oración el primero.

Y en tren de dar gracias, creo que también deberíamos dar gracias a Dios por Internet (¡mira por dónde!), ya que este medio nos permite saltar las naturales barreras del espacio y del tiempo disponible, para así poder conocernos y comunicarnos quienes estamos empeñados en la resistencia, poniéndole el pecho las balas en el nombre del Señor.
17/01/17 11:43 PM
  
amicus
Con todos los respetos "ariadna1" lo que dice no tiene ningún sentido en la Fe Católica.
Nadie, absolutamente nadie, esta por encima de Dios. Nadie puede decir Jesucristo dijo esto del adulterio, pero yo digo que esta bien.
Dios Padre envió a Su Hijo Amadísimo al mundo para
arrancar las almas a Satanás.
Jesucristo murió en la cruz para arrancar las almas a Satanás.
Jesucristo creo la Iglesia para arrancar las almas a Satanás.
Este debería ser el centro de toda la pastoral y labor de la Iglesia.
La iglesia es Santa e Indestructible, aunque los seres humanos que la forman están manchados por el pecado original y sus pecados personales e inclinados por la soberbia, el demonio, el mundo y la carne a pecar.
Si el Papa, los 140 cardenales, los 5100 obispos, los 413000 sacerdotes unánimemente enseñan cosas contra la Fe, no significa nada mas que Satanás y sus Legiones han conseguido ganar algunas batallas a la Iglesia militante y lo que es mucho peor, que millones de almas son conducidas por el camino que lleva al infierno.
Preguntas ¿como conocen ustedes lo que Dios quiere? Lo tienes en la Escritura, Tradición y Magisterio.
Dios no se muda, Dios no cambia. La Verdad no cambia. Lo que valía hace 2000 años, vale hoy y valdrá hasta el fin de los tiempos.
La Iglesia no puede cambiar la Santa Revelación. Debe custodiarla celosamente y enseñarla fielmente.
La mayoría de los cristianos en este momento de la historia están secuestrados por el enemigo.
Conversión, Oración, Sacrificio, Sacramentos y Buena doctrina, para salir del sometimiento del enemigo, reparar todo el daño hecho al Señor y engrosar las filas de los que caminan hacia el Cielo.
------------------------------------
JMI.-La mayoría de los cristianos en este momento de la historia están secuestrados por el enemigo.
Es mucho decir.
18/01/17 12:03 AM
  
clara
Cada vez que leo a Kasper me "enciendo". Todo lo que dice es una bofetada a tantas personas solteras que no se han dejado llevar por su humano sentimiento y no han consentido que una relación adúltera les aleje de su amor y fidelidad al Amor de Dios, o a personas divorciadas, con hijos y sin hijos, que luchan por ser fieles a su compromiso ante Dios, viviendo solas su matrimonio roto, o incluso aquellas que han optado por tirar por la calle de enmedio pero saben que esa opción de vida no es lo que quiere Dios y asisten a misa respetando a Jesucristo en la Eucaristía. A todas ellas, Kasper, está induciéndolas a preguntarse si realmente merece la pena su sacrificio, si no habrá estado la Iglesia equivocada hasta ahora y es inútil y absurda su combate por ayudar a Jesucristo a cargar la cruz. En fin, en fin, es a estas personas a quien la Iglesia tiene que acompañar especialmente en estos tiempos de confusión, porque están solas pastoralmente.
Y ya, que Kasper busque apoyo en el "mundo" para introducir sus errores en la Iglesia, dice mucho de sus beatíficas intenciones.
En todo caso, y aunque no lo puedo entender, tengo la certeza de que de toda esta marrullería el Señor sacará un bien, pero ¡caramba!, hay que pasarlo y es preocupante.
Sagrado Corazón de Jesús, en Vos confío.
18/01/17 1:27 AM
  
clara
Por cierto, Padre Iraburu, en la foto del artículo parece que va a haber más que palabras para conseguir matrimoniar a tanta mujer con tan poco varón, incluso alguna podría ser acusada de asaltacunas si pretendiera matrimoniar con el chavalín de rojo...
.--------------------------------------------
JMI.-Mis padres era los dos los menores de sus familias, muy unidas en amistad. Yo creo que fueron novios desde antes de tener uso de razón, y que siempre jugaban y estaban juntos, inseparables, los dos críos pequeños de las dos familias. Mi padre quedó huérfano, y sus futuros suegros se compadecieron de él, porque le querían mucho, y les autorizaron a casarse muy jóvenes. Mi padre tenía 19 años. Tuvieron 8 hijos (yo el menor, "último modelo" de la Casa). Y no he conocido en mi vida un matrimonio tan tan tan unido por el amor, el amor de Cristo.
18/01/17 1:32 AM
  
Ignatius
Estimado Padre Iraburu:
Antes que nada muchísimas gracias por su esclarecedor artículo. Quisiera hacerle una pregunta: Se dice que si los católicos separados de su verdadero cónyuge y que viven en una nueva unión, conviven como hermanos y se abstienen de las relaciones sexuales, entonces pueden comulgar. ¿Esto no reduciría de hecho al matrimonio a la dimensión sexual/genital? ¿Qué pasa con las promesas de amarse en la prosperidad y en la adversidad hasta que la muerte los separe? ¿Es que el amarse para siempre se entiende sólo en su dimensión sexual? ¿Podría clarificar el tema por favor? Creo que la dimensión sexual del amor de los esposos, como imagen del amor de Cristo y la Iglesia, es parte de un todo que abarca a la persona humana en todas sus dimensiones.
Nunca olvidaré una frase del querido papa san Juan Pablo II en su segunda visita a la Argentina: "quien no se decide a querer para siempre, es difícil que pueda amar de veras un solo día" (Homilía en la Misa para las familias, Córdoba 8/4/1987).
---------------------
JMI.-Lo de continuar la convivencia, habiendo para ello "graves (muy graves) razones" es un remedio que la Iglesia enseña, y que exige especiales auxilios de la gracia para poder vivirlo. Pero, por supuesto, es una situación muy deficiente.
18/01/17 1:46 AM
  
jorge
Ariadna1

Recomiendo leer Lucas 23. Pilatos, los sumos sacerdotes, los escribas, y el pueblo judio, estubieron de acuerdo en crucificar a Jesús....con ironía repito tu preguna ¿No será que es algo bueno quizás? ....

Trini

Por favor, leer Marcos 9, 38-48:

...si tu mano te es ocasión de pecado, córtatela. Más vale que entres manco en la Vida que, con las dos manos, ir a la gehenna, al fuego que no se apaga.Y si tu pie te es ocasión de pecado, córtatelo. Más vale que entres cojo en la Vida que, con los dos pies, ser arrojado a la gehenna...Y si tu ojo te es ocasión de pecado, sácatelo. Más vale que entres con un solo ojo en el Reino de Dios que, con los dos ojos...

Ahora, Amoris lætitia dice:

«Existe el caso de una segunda unión consolidada en el tiempo, con nuevos hijos, con probada fidelidad, entrega generosa, compromiso cristiano, conocimiento de la irregularidad de su situación y gran dificultad para volver atrás sin sentir en conciencia que se cae en nuevas culpas»...

No hay nada en común entre el Evangelio de Marcos y lo dicho en Amoris lætitia.
18/01/17 5:50 AM
  
José M. Calvo
Gracias, P. IRABURU. Cada documento que expone sobre los problemas que la AL despierta, nos ayudan a quienes sintonizamos con su criterio (que es el que siempre ha tenido la Iglesia).
Corremos tiempos difíciles. No podemos bajar la guardia y hay que seguir !!!rezando, rezando!!!
-----------------------------
JMI.- Oremos,oremos,oremos.
18/01/17 9:43 AM
  
Mario
"Si dos cristianos viven en modo uxorio sin estar casados entre sí por Iglesia, se da uno de dos casos posibles: cometen fornicación, si ninguno de ellos estaba válidamente casado anteriormente, o cometen adulterio, si al menos uno de ellos lo estaba."

Si juzgan que su matrimonio fue nulo pero tienen impedimento real para demostrarlo, el acceso a un nuevo matrimonio canónico no sería posible. Pero eso no significa, como ministros que son, que no puedan hacerlo fuera de la norma canónica. Sería parecido al caso excepcional de un Bautismo no administrado por un sacerdote. La Iglesia juega un papel declarativo ante Dios y a ella compete dar por nulo ese vínculo. Si no es posible esa declaración pública y formal la nueva unión queda al albur del juicio, ante Dios, de los contrayentes. El mal no admite excepciones pero el bien sí. Pero todo esto no deja de ser razonamientos humanos como lo es el que sólo haya dos opciones: o violación o casamiento. ¿Cuáles son los motivos por los que dos que se acuestan juntos se separen después? ¿una mejor opción?.

El problema con los que han elevado a norma la administración de los sacramentos a los separados en nueva unión es que han caído en lo mismo que la exhortación denunciaba. O más grave aún, han intercambiado el principio general por un caso particular. Pero todo esto proviene de una mentalidad, que es la del canonista, al intentar sujetar a la razón canónica los preceptos que vienen de lo Alto convirtiendo el yugo suave y ligero de Cristo en una carga insoportable para la conciencia. La mayoría de las separaciones y adulterios son provocados, a su vez, por otra mentalidad verdaderamente nociva, que es la del estrellato ("porque yo lo valgo"). La única ley, la de Dios, y la única estrella, la de Belén.

Lo que estamos viviendo es una lucha solapada entre el AT y el NT que sólo puede ser resuelta, y de hecho ya lo fue, por el apóstol san Pablo y que en estos tiempos que se avecinan sólo podrá serlo por intercesión de la Inmaculada Virgen María. Ella es quien impide la manifestación del hombre de iniquidad. Jesucristo y María, después de dos mil años, siguen siendo escándalo para judíos y gentiles porque la concepción virginal de Jesús no cabe en la mente de los que no creen en su divinidad. Si el Amor de Dios por los hombres da la vista a los ciegos, levanta a los paralíticos, da de comer a miles de hambrientos o resucita a los muertos,... ¿por qué no puede cubrir con Su Sombra a una muchacha para concebir al Hijo de Dios?

18/01/17 11:19 AM
  
Fredense
Le felicito, Padre iraburu, por su certero artículo. Llevo 27 años en Alemania y lo que usted describe se queda corto. Aquí comulga todo el mundo y quiero decir todo el mundo.
-----------------------------------
JMI.-Le agradezco que con su testimonio confirme unas descripciones de situación que hago en mi artículo sin tener la seguridad al 100% de su exactitud. Dios se lo pague.
18/01/17 12:20 PM
  
Josep
Eso de llamar adulteros tan alegremente a personas que pueden haber pasado las de Caín con sus parejas matrimoniales me parece una ruindad. Si hay que usar esos lenguajes tan gruesos empezemos a hablar de curas mariconazos que violan a chavales
----------------------------------------
JMI.-Jesucristo, nuestro maestro, no habla de "divorciados vueltos a casar". Emplea el término "adulterio". No es lenguaje excesivamente "grueso" (como el que ud. emplea en su última frase). Ni hay en él ruindad alguna.
18/01/17 12:21 PM
  
Palas Atenea
Josep: Yo conozco de primera mano a una persona que ha pasado las de Caín, según tu propia expresión, y no se ha vuelto a casar ni lo va a hacer. Lo curioso es que él no se dice cristiano pero acepta que la Iglesia tiene razón. Como se trata de una persona que a lo largo de su vida ha demostrado que para él la fidelidad es una virtud la posibilidad de que vulnere su propia conciencia es nula.
Es decir, que aunque el amor se haya convertido en unilateral porque la otra persona no le ama por las muestras que da, siempre está vigilante por si le necesita.
No se trata de alguien flojo, precisamente, si de alguien fuerte por eso mismo cree que fortaleza y fidelidad son virtudes.
---------------------------------
JMI.-Gracias por este testimonio impresionante. Dios se lo pague.
18/01/17 2:15 PM
  
Echenique
Muy buen artículo, aunque aprecio una omisión muy importante como es la instrucción de los obispos de Buenos Aires y su interpretación más laxa de la Amoris, que recibió una carta de alabanza en grado sumo del pontífice, aclarando que esa interpretación "es la única posible". Más claro agua. Estamos ya en situación de cisma de hecho entre la visión protestante y la católica en el seno de la Iglesia. La formalización del cisma no creo que se haga esperar tal como están las posturas de definidas, que se han decantado en este pontificado. Va a ser terrible porque los protestantes no se van a querer ir con los suyos y quieren tener a Roma de su lado.
18/01/17 4:00 PM
  
Martinna
Deberíamos ponernos de acuerdo todos los que estamos a favor de las enseñanzas de Jesucristo y no las de los hombres para dar nuestro testimonio, o bien rezando todos a una en una gran cadena de oración, o haciendo quedadas para dar testimonio de la verdad recibida. Hacer propuestas sobre esto en lugar de hablar de cismas y criticar como una comunidad de vecinos a su presidente
18/01/17 5:00 PM
  
Martinna
P. Iraburu
Pido a Dios que no se muera mientras estamos en estos conflictos porque le necesitamos predicandonos la verdad. Rezo por todos los que guían a las gentes al Evangelio del Señor y no a teologías humanas con disfraz de divinas. Es que son demasiados los sabios que andan por caminos intransitables llevando a la confusión aprendices de cristianos. Que Dios cuide de los limpios de corazón como usted y otros que tanto nos ayudan a ver lo revelado por El y no otras teorías.
18/01/17 5:17 PM
  
Ricardo de Argentina
Lo que usted ha advertido, Padre, y Fredense confirma según su experiencia en Alemania, es que la heteropraxis se ha hecho plaga sin necesidad de predicar antes la heterodoxia. Una vez consolidada esa "cabeza de playa" de la invasión del Enemigo, vendrán los apóstoles del "sinceramiento", de la falsa misericordia, del acompañamiento y de la omnicomprensión. Y se buscará que sea la "doxia" la que acompañe a la "praxis", no al revés, como debe ser. Que es lo que estamos viendo.

Esto no nació por generación espontanea, sino que fue consecuencia de la promoción desembozada de la impunidad más absoluta. Por lo menos tres pontífices pusieron se aporte para esta tragedia. El primero Juan XXIII con sus propuestas de que la miel atrae más que el vinagre y que la verdad se impondría sola, o sea sin castigar al error.
Luego Paulo VI, quien llegó ha desautorizar abiertamente a los obispos que justamente sancionaban. Y finalmente también hizo su aporte SJPII: cuando autorizó el indulto a la comunión en la mano, argumentó que lo hacía porque ésa era una práctica "muy extendida". Indulto que sirvió para que esa heteropraxis de unos poquísimos europeos centrales de difundiera por todo el mundo.
18/01/17 5:40 PM
  
pedro de madrid
Oscar, hace años, tal vez por el 1925 ... un obispo mejicano determinó que no se confesara ni darle la comunión a un ciudadano que se hacía pasar por rico, hasta que no pagara los décimos y San Rafael Guízar y Valencia, de dicha nación, antes de morir esa persona, lo reconfortó espiritualmente, el obispo le recriminó por que lo hizo y el santo le dijo que a la hora de la muerte no negaba la confesión y comunión a nadie y además no era rico, pero presumía de ello (de la vida de San Rafael Guízar)
18/01/17 5:43 PM
  
Luis Piqué Muñoz
En mi Opinión, el Matrimonio, como todos los Sacramentos y la Doctrina, Magisterio y Tradición de la Iglesia ¡Obra de Sabios Santos, Doctores y Padres de la Iglesia! es algo demasiado Serio para venir con jueguecitos Eximentes, como Bien dice Querido y admirado Dr Iraburu, de Pecado. La Iglesia, el Cuerpo Místico de Cristo, que Representa a Dios con el Santo Papa, Su Santidad y la Jerarquía, debe Perdonar ¡siempre! cuando hay Arrepentimiento y Penitencia ¡pero Nunca por Sistema, Negando, como ¡Ay! hace este Santo Papa, Su Santidad y la Iglesia moderna, el Pecado, para Igualar ¡ah el nefasto Igualitarismo pagano! secularizar, modernizar ¡y en una Palabra, paganizar! la Iglesia. Además, lo mismo que hoy casi Nadie se Casa ¡lo que Impera es la Pareja de hecho, el Amor Libre! y de éstos cada vez menos por la Iglesia, a que Divorciado, como a estos fornicarios, le Importa un Bledo ¡con Perdón! Comulgar ¡además ni Por Pienso se Confiesa! ni tan siquiera asistir a Misa, si ya está Voluntariamente alejado de la Iglesia. O lo que pretenden desde dentro de la Iglesia ¡sobretodo! es destruirla con la Excusa de los Divorciados y la Comunión. Que cuenten los que vuelven a la Iglesia, se Confiesan y Comulgan ¡aunque sea Sacrílegamente! ¡Como hacer Santo a Lutero para la Unión de la Iglesia ¡o sea, la Destrucción! el mismo Disparate y el mismo Necio y negativo Resultado. De santificar a los Fornicarios, pasaremos a Negar el Celibato, las sacerdotisas y Negar la Autoridad del Papa ¡éste es el Plan masón, liberal y progresista que está detrás de no pocos jerifaltes y muchos Sacerdotes de la Iglesia! Y finalmente decir que la Iglesia, la Religión Católica, no es una Ideología ¡como la pestilente y todopoderosa Ideología nazifeminista, origen de todos los Males! ¡o el Fascismo y nazicomunismo democrático! sino una Persona, Cristo ¡el Amor! ¡que fue a la Cruz por Amor! Nada más ¡Y disculpe, Du Iraburu si me he Extendido!
18/01/17 5:48 PM
  
clara
P. Iraburu, pues si que era chavalín su padre. Preciosa la historia de sus padres. Se la cuento a mis hijos.
18/01/17 6:05 PM
  
Guillermo PF
Fredense, yo mismo he comprobado cómo en una iglesia de una ciudad alemana, en donde me pilló un domingo de viaje y me quedé a misa, no solo no quedó ni el gato sin comulgar (niños curiosamente no había ni uno, supuse que tendrían su misa especial) sino que se iban sentando desde el primer banco por orden de llegada, nadie salió a hacer la colecta porque la bolsa iba pasando de uno en uno y el último la acercaba al altar, salían también a comulgar por estricto orden (de hecho el que se quisiera quedar sentado entorpecería el paso de los otros) y absolutamente todo el mundo cantaba de un libro colocado tras el respaldo del banco delantero, ¡y leyendo perfectamente la música a varias voces!, cada uno la que mejor le venía entonar. Eso es lo que vieron mis ojos. Las conciencias naturalmente no las vi, ni gracias a Dios espero que jamás me pique la curiosidad de averiguarlas, porque DE INTERNIS, NEQUE ECCLESIA!
Tampoco era para mí ninguna sorpresa "turística". Desde años antes yo ya llevaba la catequesis de cierta monja (nada esquizofrénica por cierto, más bien yo diría que hasta preocupantemente ascética) que inculcaba convencidísima que "hay que comulgar siempre, siempre, que aunque no se lleve buena disposición durante mucho tiempo incluso, el Señor entra y va raspando, raspando dentro del corazón y Él sabe muy bien lo que tiene que hacer ahí dentro".
Pero es que el verano pasado pude comprobar casi idéntica costumbre germánica en la sin embargo totalmente pontificia Italia.

Josep, efectivamente el apelativo evangélico es "adúltero" (en tema de traducciones no entro porque no quiero embarullar). Pero no solo para el que pasa las de Caín, como tú dices, y dice anda y ahí te quedas, sino también por ejemplo para el que meramente observa a otra persona con deseo, es igualmente adúltero sin escalafones. Las reclamaciones, u otra solicitud, al que está en el Sagrario. Si entonces "es mejor no casarse", no es menos cierto que "el que pueda recibir esto que lo reciba".
18/01/17 6:19 PM
  
Andres
"Acerca del modo de tratar las diversas situaciones llamadas «irregulares», los Padres sinodales alcanzaron un consenso general, que sostengo: «Respecto a un enfoque pastoral dirigido a las personas que han contraído matrimonio civil, que son divorciados y vueltos a casar, o que simplemente conviven, compete a la Iglesia revelarles la divina pedagogía de la gracia en sus vidas y ayudarles a alcanzar la plenitud del designio que Dios tiene para ellos»[328], siempre posible con la fuerza del Espíritu Santo."
Creo que los cristianos deberíamos de buscar ser mejores cada día y mirar hacia arriba, a una mayor perfección.
“ 27 Ustedes han oído que se dijo: "No cometerás adulterio". 28 Pero yo les digo: El que mira a una mujer deseándola, ya cometió adulterio con ella en su corazón. (Mt 5,28).”
Es decir deberíamos buscar vivir con pureza. Casado (o no), deberé de cuidar de mirar obscenamente para no convertir a una mujer (hija e imagen de Dios) en un simple objeto de disfrute. Si tengo relaciones sexuales con una mujer que no es mi esposa cometo adulterio y no puedo comulgar (pecado mortal) y si a eso además le añadimos que la abandono para vivir con otra, empeora la cosa, si comulgo estaría “comiendo y bebiendo” mi propia condenación
“27 Por eso, el que coma el pan o beba la copa del Señor indignamente tendrá que dar cuenta del Cuerpo y de la Sangre del Señor. 28 Que cada uno se examine a sí mismo antes de comer este pan y beber esta copa; 29 porque si come y bebe sin discernir el Cuerpo del Señor, come y bebe su propia condenación. 30 Por eso, entre ustedes hay muchos enfermos y débiles, y son muchos los que han muerto. 31 Si nos examináramos a nosotros mismos, no seríamos condenados. "(1 Cor 11, 27-31).
Siendo adultero, puedo apelar a la misericordia de Dios, para que me conceda la conversión y dejar el adulterio, pero realmente, siendo adultero, no puedo comulgar sin atentar contra mi salvación, ya que comería mi propia condenación. Y si un obispo o sacerdote o laico me dijera que puedo comulgar, no comulgaría bajo esas circunstancias, la palabra de Dios es clara (no dice que haya atenuantes, al contrario, dice que hay que esforzarse hasta en cuidar la mirada).
Si Cristo me enseña que debo de evitar miradas impuras, buscare hacerlo, a pesar de lo deleitable que pueda ser esa clase de miradas (para el que mira, claro).
Yo deberé de amar a mi esposa como Cristo ama a la Iglesia (dando su vida y perdonándole todo, día a día), a eso debo aspirar. Lógicamente yo deberé de responder al amor de Dios no abusando de su misericordia (buscando una segunda unión, siendo válida la primera), que sería muy temerario, sino tratando de agradarle en todo al cumplir su voluntad, eso incluye buscar mi propia santificación y la de mi esposa. Eso sólo es posible con la gracia de Dios, es quien nos fortalece, ilumina y nos hace capaces de luchar. No es fácil, pero Dios lo hace posible.
El adulterio o segunda unión tiene siempre un principio (pudo haber sido esa mirada indebida, discusiones con el cónyuge, necesidades afectivas no resueltas, intereses económicos, simple egoísmo, etc.), por eso hay que trabajar para evitar que se den esas circunstancias con la oración, los sacramentos, el apoyo de la comunidad, la ascesis y otras fuentes que nos acerquen más a Cristo. Cuando me he visto tentado al adulterio he implorado a María para que me alcance la gracia de resistir la tentación y siempre me ha escuchado. Sigo en el camino, esperando no pecar, confiando en Dios más que en mí, Pero si alguno a caído y desea regresar Dios, El es grande para perdonar, rico en misericordia y lealtad y espera que arrepentidos regresemos a Él. A Dios Gracias.


---------------------------------
JMI.-Bendigamos al Señor.
Demos gracias a Dios.
18/01/17 7:33 PM
  
Grego
Muchas gracias de nuevo, padre Iraburu. Usted se moja bastante más de lo que aparece como recomendable en la Iglesia y es muy de agradecer. Que los que estén faltando por omisión puedan arrepentirse de ello. Cómo tantas veces en un tema "espinoso" hoy en día, y desafortunadamente también en la Iglesia, parece que sólo peca el que habla, aunque sea con respeto.

Dicho lo cual, echo de menos que no se proponga como estrategia, sobre todo para los sacerdotes y Obispos, decir que la doctrina sigue igual simplemente por lo que claramente dice el Catecismo de la Iglesia Católica en caso de convivencia extraconyugal con relaciones íntimas. El Catecismo es de mayor rango y, junto con ello, siempre se puede decir que "Amoris Laetitia" es confusa en este tema y que el mismo Papa en la exhortación decía, si mal no creo recordar, que no pretendía necesariamente hacer doctrina magisterial.

Ya sé que esto no acabara aqui y que todo parece indicar que habrá un gran choque en la Iglesia, pero en el entretanto creo que, sin comprometerse más allá al menos de cara a los fieles en general, los sacerdotes y Obispos tendrían ese claro argumento en favor del Magisterio y la Tradición de siempre. Pero que lo vayan proclamando y diciendo en confesión a quién lo requiera. Que no se escondan por favor. Que lo que me causa (y como a mí a muchos creo) mucho dolor y decepción respecto al ministerio de tantos es el "silencio de los corderos" generalizado. De lo que Satanás, complacido, se aprovechara mucho.

18/01/17 8:00 PM
  
Grego
Y, por supuesto, cualquiera con algo de fe, conocimiento doctrinal, experiencia y sabiduría sobre el hombre pienso que debería ver que el "caso por caso" al final siempre se convertiría en una rendija a partir del cual se abriría casi sin esfuerzo toda la puerta. Como en el aborto, el divorcio,... Psicológicamente no hay ningún "gris" en el que se pueda establecer un límite humanamente convincente. Sólo es convincente el negro o el blanco al final. O no puedes comulgar o hazlo si te lo permite tu conciencia, que es lo que al final han dicho ya los Obispos de Malta. En esta ocasión parece además claro que los que querían "meter la cuña" sabían que no haría falta más esfuerzo para que pronto por sí misma se abriera toda la puerta.

Prueba de la gran debilidad en la fe y la apostasía casi generalizada que vivimos es la gran rapidez con la que dicha puerta se ha abierto. Aún viendo todo esto no esperaba ni mucho menos tamaña rapidez.

Es increíble además lo poco asentados que tenían hombres muy representativos de la Iglesia los principios morales a partir de su fe. O, caso peor, lo farsantes y/o malvados que estaban siendo ocupando su sitio en aparente comunión con la Iglesia cuando en su interior no guardaban, ni pretendían, dicha comunión.
18/01/17 8:09 PM
  
josep
en ciertos casos.
18/01/17 8:58 PM
  
claudio
Está todo tan claramente expuesto en AL y en las orientaciones pastorales de las diversas jurisdicciones territoriales -arzobispados y obispados- que todo lo que se ha dicho coincide absolutamente entre sí. No existe ninguna contradicción interna y no está en peligro la Fe.
Con excepción del caso que un casado/a en la Iglesia sacramentalmente con un matrimonio válido indisoluble que se ha separado civilmente o no simplemente con nueva pareja/a quiera comulgar.
Es ese caso excepcional el tema se resuelve mediante un camino de discernimiento -camino que hay que encontrar ya que no se conoce dónde está y a dónde lleva- con la ayuda de un discernidor -que es un discernidor y cómo se diferencia de un mero cernidor o de un concernidor- cuya calidad de discernidor surgirá de su propia acción -sin el discernidor discierne bien buen discernidor será- que deberá discernir algo que no sabemos que es pero que el buen discernidor deberá encontrar como en una búsqueda del tesoro y ese tesoro que debe encontar discerniendo el buen discernidor resulta que es nada menos que la Eucaristía y la manera en la cual aquél sujeto pueda acceder a la misma. Y si encuentra la solución y la presenta le van a contestar, No me diga, a lo que responderá Si le digo, le dirán Que me dice, dirá Que le digo y le responderán le Digo que no me diga.
Es clarísimo.........pobres confesores cuando tengan que explicar que ellos son solamente confesores de pecados y no discernidores...........Recemos para salir de este laberinto creado por necios ignorantes de Teología.......
18/01/17 10:17 PM
  
Rafael
La Familiaris Consortio distingue casos:

“La reconciliación en el sacramento de la penitencia —que les abriría el camino al sacramento eucarístico— puede darse únicamente a los que, arrepentidos de haber violado el signo de la Alianza y de la fidelidad a Cristo, están sinceramente dispuestos a una forma de vida que no contradiga la indisolubilidad del matrimonio. Esto lleva consigo concretamente que cuando el hombre y la mujer, por motivos serios, —como, por ejemplo, la educación de los hijos— no pueden cumplir la obligación de la separación, «asumen el compromiso de vivir en plena continencia, o sea de abstenerse de los actos propios de los esposos"

“Los pastores, por amor a la verdad, están obligados a discernir bien las situaciones. En efecto, hay diferencia entre los que sinceramente se han esforzado por salvar el primer matrimonio y han sido abandonados del todo injustamente, y los que por culpa grave han destruido un matrimonio canónicamente válido. Finalmente están los que han contraído una segunda unión en vista a la educación de los hijos, y a veces están subjetivamente seguros en conciencia de que el precedente matrimonio, irreparablemente destruido, no había sido nunca válido.”
18/01/17 10:39 PM
  
Sancho
Creo que Francisco ha propiciado todo este lío, con palabras, gestos y silencios, para forzar a que la Iglesia dé una solución razonable al problema de los divorciados vueltos a casar; porque no parece que lo sea la que se ha dado hasta ahora.

Explico el porqué. Sabemos que quien SE DIVORCIA de su mujer, excepto en los casos que nombra Jesús en Mateo (5,32; 19,9), y SE CASA con otra, comete adulterio; también que lo comete quien se casa con la abandonada por el marido. Vale, pero una vez que se ha consumado ese adulterio, no queda más remedio que reconocer que, aunque hayan pecado casándose, ¡casados están!; no hay que olvidar que los ministros del matrimonio son los contrayentes. También sabemos que sería abominable a los ojos de Dios que alguien vuelva a casarse con la mujer de la que se divorció, si esta ha estado después casada con otro (Deut 24,1-4).

Así las cosas, en mi opinión, es un gran disparate que desde la Iglesia se les exija volverse a divorciar, o vivir en castidad, para poder reconciliarse con Dios. Lo que se les debería exigir, además de arrepentimiento por su pecado, ¡es el propósito de no volverse a divorciar! No seamos duros de mollera y de corazón.
---------------------------------------
JMI.- Le pido al Señor que ilumine su mente y mueva su corazón para aceptar la fe católica.
18/01/17 11:29 PM
  
Pepito
Rafael: El texto de la Familiaris Consortio que citas dice algo más abajo, refiriéndose a todos los casos de divorciados y vueltos a casar, sin hacer distinciones de casos particulares, estén en la situación que estén, y es que unicamente pueden acceder a la comunión eucarística si una vez arrepentidos y reconciliados en el Sacramento de la Penitencia "asumen el compromiso de vivir en castidad como hermanos."

Y esta es precisamente la gran diferencia entre el Magisterio de San Juan Pablo II y de Benedicto XVI con el del actual Papa Francisco I, pues los dos primeros exigen en todos los casos de divorciados y vueltos a casar el requisito de vivir castamente como hermanos si quieren recibir la comunión, mientras que Francisco I en las Directrices pastorales que ha dado para su Diócesis de Roma permite que en algunos casos los divorciados y vueltos a casar reciban la comunión sin cumplir el requisito de convivir castamente como hermanos.

Por tanto, salvo que pensemos que el Magisterio de San Juan Pablo II y de Benedicto XVI es falso o herético, es el Papa Francisco I quien, al contradecir claramente en su Directrices pastorales para la Diócesis de Roma dicho Magisterio de sus predecesores, el que incurre en error grave contra el Depósito de la Fe, y por tanto incurre al menos en herejía material.

Si advertido y corregido Francisco I por los Cuatro Magníficos Cardenales, no se retracta de ese grave error sino que por el contrario se obstina en el mismo, incurriría entonces en herejía formal, y por consiguiente dejaría de ser Papa, ya que como dijo el mismo Cardenal Burke: "Si un Papa incurriese en herejía formal, por ese mismo hecho dejaría de ser Papa."

Por tanto al Papa Francisco I no le queda más alternativa que o bien corregirse del grave error de permitir comulgar en algunos casos a los divorciados y vueltos a casar que no cumplan el requisito de convivir castamente como hermanos, o bien ser declarado hereje formal por la Iglesia, en cuyo caso habría que deponerle de su cargo y elegir un nuevo Papa, pues tener un hereje formal como Papa es como tener al zorro dentro del corral de las gallinas o al lobo dentro del aprisco de las ovejas o al pirómano como jefe de los bomberos.

Mientras no quieran darse cuenta algunos en la Iglesia, incluído el propio Papa Francisco I, de que para que los divorciados y vueltos a casar puedan comulgar es requisito indispensable, según el Magisterio de San Juan Pablo II y Benedicto XVI, el convivir castamente como hermanos, esto va a ir de mal en peor y no se podrá evitar el cisma, pues como dijo el Cardenal Brandmüller: "El que afirma que es compatible recibir la santa eucaristía con vivir en adulterio, es un hereje y provoca el cisma."

Esperemos que Francisco I se corrija de su grave error, para no tener que llegar al cisma. Oremos, ayunemos y hagamos especiales mortificaciones y sacrificios por ello, por el bien de la Santa Madre Iglesia, Católica, Apostólica y Romana..
19/01/17 12:50 AM
  
Conrado
Gracias por hablar tan claro en defensa de la verdad y de la doctrina de Cristo.
Estamos viviendo la apostasía de que habla San Pablo en Tesalonicenses II y probablememente en últimos tiempos. El Señor se apíade de su Iglesia y dé un golpe de timón...
19/01/17 1:40 AM
  
Militia Christi
Tengo un amigo cuya mujer contrajo una grave enfermedad mental, que hacía casi imposible la convivencia. Incluso se volvió agresiva. Algunos le preguntaban si no sería mejor divorciarse. Pero él contestaba con toda sencillez: "ahora que está enferma, no la voy a dejar sola". Esa es la verdad del matrimonio y no los sentimentalismos de Kasper y compañía. Esa es la belleza del matrimonio que nos quieren ocultar. Así es como actúa un hombre de verdad.
19/01/17 1:53 AM
  
cosmicom
Decía Romano Amerio en Iota Unum que una de las pruebas de divinidad de la Iglesia católica es su postura sobre el divorcio; frontalmente en contra. Pues ahora ya no es así, así que ahora es posible que haya una pérdida de la fe.
19/01/17 2:51 AM
  
Jacobus
Interesante el excursus sobre el "caso por caso; es decir todos" efectivamente si toda esa gente tuviera deseo de orientación yo cura estaría todo el día acosado. Mientras que la gente aunque conviviendo, comulga tranquilamente. Lo peor es que ahora yo me abstengo de advertir la persona de no comulgar, pensando que en los contorsionismos de AL y la interpretación de unos obispos, haya encontrado su justificación. Y si la conciencia prevalece siempre de toda manera, qué valor tiene la obediencia al Papa, también las suyas serian orientaciones sujetas a la conciencia. Hay lugar por mas de 5 "dubia".
19/01/17 3:42 AM
  
Miguel García Cinto
Querido padre Iraburu: Paz y Bien.
Siempre le he seguido y le sigo con interés, desde sus conferencias en Radio María, el artículo actual es muy documentado y esclarecedor, pero deseo resaltar esa respuesta a Clara, sobre sus padres.
Gracias por tan bello testimonio.

19/01/17 6:53 AM
  
Jesus Pereira
Guillermo PF,
sobre el borrado de datos de bautismo: no se borran registros de hechos (salvo si hay una ley de amnistía que lo determine para determinados tipos de hechos y registros). Porque si el hecho ocurrió, el registro no miente. Lo que se puede hacer es añadir una nota al margen o al fin de la hoja de registro correspondiente dando cuenta del nuevo hecho, modificatorio o extintivo de la situación legal anterior: en el caso mencionado, se haría por añadidura nota de la declaración de apostasía.
19/01/17 7:13 AM
  
Mario
Pepito, dice usted: "Y esta es precisamente la gran diferencia entre el Magisterio de San Juan Pablo II y de Benedicto XVI con el del actual Papa Francisco I, pues los dos primeros exigen en todos los casos de divorciados y vueltos a casar el requisito de vivir castamente como hermanos si quieren recibir la comunión."

Dice FC: "Finalmente están los que han contraído una segunda unión en vista a la educación de los hijos, y a veces están subjetivamente seguros en conciencia de que el precedente matrimonio, irreparablemente destruido, no había sido nunca válido."

¿Un cónyuge, cuyo matrimonio es nulo (aunque sea subjetivamente hablando), puede posteriormente casarse y tener hijos? Considero que, precisamente, la sobrenaturalidad del sacramento es la que permite que el segundo caso admita la relación sexual conyugal, a pesar de lo que indica la razón natural, y en el caso de abandono no. Por mucho que se quiera no se puede consagrar más que el pan y el vino. El sacramento es, ante todo, un signo sensible y, éste, viene dado por la materia.

Le preguntaría Dn. J.M. Iraburu, ¿Qué papel juega la Iglesia en la administración del sacramento si la materia, la forma, el ministro y el sujeto son los contrayentes? Gracias.
-----------------------------
JMI.
¿Un cónyuge, cuyo matrimonio es nulo (aunque sea subjetivamente hablando), puede posteriormente casarse y tener hijos?
........Puede hacerlo si obtiene sentencia de nulidad de la autoridad judicial de la Iglesia
Qué papel juega la Iglesia en ...?
........La Iglesia examina a los novios y considera si son idóneos para contraer matrimonio sacramwntal, y si lo son, preside un párroco o ministro la ceremonia litúrgica matrimonial.
19/01/17 11:26 AM
  
Adrián
Gracias por su respuesta Padre. Me gustaría compartir por aquí con todos los lectores y con usted una recopilación de las palabras de Jesús en la obra de María Valtorta sobre el matrimonio, el divorcio y el adulterio, creo que así como a mi me han hecho mucho bien, pueden aclarar mucho a tantos que andamos un poco escandalizados por este tema: https://angelicapajares.wordpress.com/adulterio-y-divorcio-dado-a-maria-valtorta/

Viva Cristo Rey!
19/01/17 11:31 AM
  
Guillermo PF
Jesús Pereira, tú seguramente conoces el caso o los casos de una escueta y sensata nota al margen diciendo que esa persona ha manifestado su rechazo a figurar en ese registro del que rehúsa formar parte, y en el que puede que hasta le produzca agresividad interior el mero hecho de figurar como titular de unas creencias que tiene por sobrenaturales y que desprecia profundamente. Que esa persona queda "desbautizada" por manifestar apostasía (a ella le da igual la terminología de los demás, es como si se le llama pecador).
Yo te hablo del caso en que esa nota al margen fue no solo denegada, sino sus peticionarios voceados y faltados al respeto, acusados de condenación, con argumentos de "es un sello imborrable por más que queráis y ya ni Dios puede borrarlo" o "yo no puedo colaborar en una apostasía que es pecado mortal y lo que tendríais que hacer es confesaros, aceptar a Cristo y dejar de vivir amancebados" y finalmente expulsados con viento fresco. No fui testigo pero sí lo fueron los implicados, la prensa local y el propio párroco que confirmó al periódico los hechos avisando que mucho cuidado el que tuviera intención de presentarse en su despacho con idéntico propósito.
19/01/17 12:01 PM
  
Martinna
«Oremus pro Pontifice nostro Francisco: Dominus conservet eum, et vivificet eum, et beatum faciat eum in terra, et non tradat eum in animam inimicorum eius. Tu es Petrus, et super hanc petram aedificabo Ecclesiam Meam, et portae inferi non praevalebunt adversus eam».
Amen.
19/01/17 1:46 PM
  
Mario
Entonces qué significa: "Finalmente están los que han contraído una segunda unión en vista a la educación de los hijos, y a veces están subjetivamente seguros en conciencia de que el precedente matrimonio, irreparablemente destruido, no había sido nunca válido."

¿Pueden convivir como marido y mujer? o, como dice Pepito, ¿también se cuentan entre lo que "asumen el compromiso de vivir en castidad como hermanos."?
---------------------------
JMI.-El que está convencido de que fue nulo su matrimonio, tendrá que obtener sentencia judicial de la Iglesia reconociendo esa nulidad. El convencimiento meramente subjetivo no basta para hacer lícita una segunda unión.
19/01/17 2:14 PM
  
Pedro
1) La misericordia no consiste en la connivencia en la autoexculpación del pecado (en ciertos casos), sino en el perdón de TODOS en los que se invoca con arrepentimiento y propósito de enmienda.
2) Para descartar el pecado sobra la misericordia (divina), basta con el psicoanálisis (humano).
3) "Sacramentar" las segundas uniones por la sofista invocación del interés de sus vástagos es como fomentar el desbocamiento general de la velocidad del tráfico en pro de la urgencia asistencial de los trasladados en ambulancia. Multiplicará las víctimas.
19/01/17 2:39 PM
  
Alfonso
En las últimas décadas, hemos asistido a un progresivo abandono de la filosofía tradicional escolástica, cuyos fundamentos teóricos encontramos ya en Parménides de Elea, Platón y sobre todo, Aristóteles. La esencia, la substancia, la lógica y sus principios inalterables (por encima de todos ellos, el de no contradicción) etc. Si estas categorías, que han sido empleadas por los grandes teólogos de la Iglesia, como Santo Tomás de Aquino, se abandonan y se renuncia a discurrir con ellas, surgen irremediablemente los archienemigos de aquellos pensadores, los sofistas. Relativistas, irracionales (no existe el principio de no contradicción) y subjetivistas (preponderancia de la conciencia y el fuero interno sobre todo, puesto que no existe la verdad), como muchos de los teólogos de baja estofa que han surgido en los últimos decenios, tipo Hans Küng o como varios clérigos que citaba el articulista en el texto. Hay que orar mucho sin duda, pero la verdad puede ser aprehendida por la razón y se puede hacer partícipe a los demás de la misma. Hay que revitalizar y dar a conocer a la gente, los grandes conceptos de la teología clásica. La interpretación correcta del Evangelio que nos da la Iglesia, unida a la buena teología y filosofía, pueden hacer del cristiano un arma de destrucción masiva.
19/01/17 3:32 PM
  
Palas Atenea
Militia Christi: No es tan raro el caso como parece, lo terrible es que, en esta sociedad, esa persona no será mirada con admiración, como debiéramos, sino que "su opción" no es ni mejor ni peor que cualquier otra. No hay nada que produzca más repelús a esta sociedad que el concepto de sacrificio. Las palabras de significado inequívoco no gustan, tales como responsabilidad, sacrificio, fortaleza, fidelidad...porque no hay manera de darles la vuelta, se sustituyen todas por amor, misericordia y otras que pueden significar cualquier cosa. Naturalmente en el Cristianismo el amor lleva incorporado sacrificio, fidelidad y muchos otros conceptos pero en el lenguaje moderno el amor solo es atracción y complacencia, en el momento en que ambas cosas desaparezcan, el amor fenece. Con la misericordia pasa lo mismo, la han prostituido tanto que ni a precio de saldo está, cuanto más consentidor seas más misericordioso apareces. Es tan así que el adjetivo misericordioso ya no sirve para calificar a aquel que hace una buena acción de ayuda al prójimo, en estas páginas entran cantidad de personas que creen ser misericordiosas solo por no juzgar o por defender conductas erradas. No puede estar más fácil la misericordia: yo acepto esto, lo otro y lo de más allá y ¡voilà! ya soy misericordioso; ante esto llamar misericordiosa a Irena Sendler parece muy poco. Hemos desgastado uno de los términos cristianos más hermoso hasta dejarlo sin valor alguno. Las conductas como las de esta mujer ya no pueden ser calificadas de ninguna manera y la Parábola del Buen Samaritano se ha quedado grande.
19/01/17 3:40 PM
  
Luis Piqué Muñoz
Apreciado Dr Iraburu, la Castidad forma Parte ¡esencial! del Matrimonio, el Amor debe ser Natural, ordenado y Puro, física y Espiritualmente. Y cómo se puede aplicar la Castidad a los Divorciados. Nada más.
19/01/17 4:43 PM
  
Mario
Supongo que se refería a una no validez subjetiva a la espera de una declaración canónica y objetiva de nulidad como es subjetiva la intención de contraer matrimonio a la espera de una declaración canónica y objetiva matrimonial. Si se produce cierta confusión es porque se considera, desde el punto de vista del Derecho, que nulo es lo contrario de válido.

Sin embargo, eso obligaría a la Iglesia a involucrarse en los casos de nulidad en la misma medida en que lo hace en los casos de matrimonio. Y de aquí se deduciría que la carga de la prueba del vínculo recaería del lado de la Iglesia y no de los cónyuges, como ocurre hoy.

Quizá sea eso lo que nos quiere transmitir Amoris Laetitia con el fin de tranquilizar las conciencias, evitar disputas innecesarias y sentencias inhabilitantes de un matrimonio válido posterior. Es más que dudoso que una persona se enfrente a una decisión en conciencia de ese calibre sin antes haber reclamado ayuda a quien pueda dársela. Y es evidente que el Derecho Canónico también tiene sus límites. Vamos que lo del acompañamiento y el discernimiento sí tiene sentido, caso por caso siendo el obispo de la diócesis quien tenga la última palabra.
19/01/17 4:55 PM
  
Maria
Es simple y se quiere hacer confuso. Por mas que fuera nulo el matrimonio anterior.... si no están casados por Iglesia..igual es pecado no vivir en Castidad como cualquier soltero que no vive la castidad ni piensa vivirla y no se puede comulgar porque piensa seguir viviendo asi.. Es una locura y distorsiona las conciencias escuchar homilías que dicen que "algunos católicos solo se preocupan por la pureza y dejan de lado la caridad y misericordia (dando a entender moralistas) y continúen diciendo en la homilía que es tan pecado el de impureza (entiéndase concubinato y divorciados vueltos a "juntar")como el de la falta de caridad o misericordia...Pues no.. no es lo mismo .. no es lo mismo caer en un pecado (que pecadores somos todos) de cualquier tipo que sea...y con contrición y el firme propósito de no volver a hacerlo, confesarse y poder luego acceder al Sacramento de la Comunión...que un pecado como el adulterio o concubinato, donde sabemos que vamos a seguir pecando y por eso no se puede confesar ya que no hay intención firme de no volver a caer ... todo lo demás no lo entiendo...pero hay algo que si...tanta confusión no es de Dios.
19/01/17 5:49 PM
  
Guillermo
O sea que el Arzobispo Kasper estuvo 20 años desobedeciendo las normas litúrgicas acerca de la comunión, y el Código de Dcho Canónico. Y le premiaron nombrándole Cardenal. Y la iglesia alemana se pasó por el arco de triunfo durante dos décadas todas las normas, Instrucciones, Exhortaciones y Encíclicas sobre la misma materia... y ahora resulta que eran ellos los que estaban en la verdad y la misericordia, mientras que la Santa Sede y los dos últimos Papas eran unos inmisericordes que vivían en el error.
Y si durante 20 años se puede estar desobedeciendo y contrariando toda norma... ¿Por qué no puede hacerse ahora de nuevo?
19/01/17 10:17 PM
  
Mario
Maria, la cuestión es aceptar, o no, la existencia de matrimonios que son nulos pero no pueden ser probados ante un tribunal eclesiástico. Si fuese tan sencillo FC no hubiese hablado del caso de "los que han contraído una segunda unión en vista a la educación de los hijos, y a veces están subjetivamente seguros en conciencia de que el precedente matrimonio, irreparablemente destruido, no había sido nunca válido."

Deja claro que la segunda unión es "en vista a la educación de los hijos" aunque no especifica si esos hijos son de la(s) anterior(es) pareja(s) o de la nueva unión. La nulidad no es un acuerdo entre las partes (eso sería divorcio) y los motivos pueden no ser fáciles de dilucidar, como no lo fueron antes de casarse, por los novios o por la Iglesia. La nulidad remite a un hecho previo al matrimonio e independiente de la voluntad de las partes porque estas ya fueron expresadas el día de la boda.

Si uno de los cónyuges después de casarse hiciera uso indefinido de anticonceptivos a expensas del otro, o ella se sometiera a un aborto sin decir nada al esposo, o se lo hubiera practicado antes de casarse, o éste la obligase a la píldora abortiva, ¿sería admisible como causa de nulidad? ¿cómo lo demuestro ante un tribunal? No habría forma de obtener un documento de nulidad y, por lo tanto, de contraer después verdadero matrimonio canónico.

Como es obvio pecados de esta gravedad, siendo el aborto penado con excomunión, quedan en lo más íntimo de la conciencia y sólo son conocidos en la Confesión. Creo que JPII, BXVI y FI sabía y saben muy bien de lo que hablan y están en perfecta línea de pensamiento doctrinal y magisterial. Ojalá todo fuera mucho más fácil pero ésta es la situación que vivimos.
20/01/17 3:02 AM
  
clara
Mario.¿Difícil probar un aborto o ingesta continuada de anticonceptivos? A mi me parece sencillo. Son acciones que dejan rastro. Me parece extraño que con las nuevas disposiciones para declarar la nulidad de un matrimonio, la AL siga hablando de situaciones imposibles de probar la nulidad...
20/01/17 1:40 PM
  
Pedro
Las causas de nulidad deben referirse a circunstancias existentes (hechos) con carácter PREVIO o de raíz probadamente PREVIA (v.g. una enfermedad mental no tratada) a la contracción del matrimonio canónico que han provocado error o vicio en la formación de la libre voluntad de alguno o de los dos contrayentes ( engaño o falsedad expresa, ocultación o falsedad tácita, coacción), aunque, por su propia naturaleza, solo podrán resultar conocidas o declaradas con posterioridad. Pero no a causas sobrevenidas. Una vez contraído el matrimonio, las meras variaciones de conducta o comportamiento moral ( pérdida de fe, por ejemplo, que modifique las convicciones morales y, por ende, los comportamientos) constituyen causas estrictamente sobrevenidas y podrán lugar a la separación definitiva o a la interrupción de la convivencia pero no a la nulidad (declaración oficial de matrimonio inexistente), y, por tanto no podrán jamás argüirse como pretexto para la contracción de nuevas nupcias. Se liga, bien frívola o bien dolosamente, la situación de rotura de la convivencia con la de contracción de segundas ( o ulteriores) nupcias como si se hallaran necesariamente vinculadas. ¿Quieren los cristianos, de verdad, dar ejemplo de cercanía y acompañamiento con los que atraviesan circunstancias dolorosas ? ("ved cómo se aman"), pues asistan y acompañen estrechamente a los cónyuges (e hijos) que han visto frustrada su convivencia.
Por lo demás, creo que en ciertos tristes casos la palabra "ciertos", por su calculada indefinición, es siempre, por definición tácita, un morboso, artero y parasitario eufemismo de "todos".
21/01/17 2:13 PM
  
Jorge
Padre,

¿Puede una persona, con conciencia errónea actuando de "buena fe", realizar un acto intrínsecamente malo de forma continuada, siendo ésta una decisión "subjetivamente defendible"?

Hasta ahora yo siempre había entendido que la falta de consentimiento que reduce o elimina la imputabilidad tiene que ver con circunstancias que eliminan o disminuyen la voluntad en el acto, de forma que uno no está en condiciones de seguir voluntariamente el dictado de su conciencia, sea ésta recta o errónea. Por ejemplo, hacer algo bajo efecto del alcohol, como reacción espontánea ante una amenaza de muerte, mientras uno duerme, desórdenes patológicos, etc.

Las siguientes documentos de los años 70 de la Santa Sede parecen indicar que en algunas circunstancias uno puede tomar voluntariamente una decisión contraria a los mandamientos, haciéndolo de "buena fe" de acuerdo con la conciencia, y esta opción es "subjetivamente defendible".

- "There can, however, be situations in which a couple have, in good faith, come to the erroneous conviction that in their particular case the use of contraceptives is justified. In this case, the use of contraceptives, although objectively unlawful, is subjectively excusable, on condition that the judgment of conscience is made on the basis of sufficient information and after serious reflection before God. This is traditional catholic doctrine on personal conscience as the norm for responsible human action" . (CDF, 29 Julio 1974). Sólo lo he encontrado en inglés, es una carta de la CDF en respuesta a preguntas de unos doctores católicos australianos. Creo que hay una contradicción, ya que no me parece compatible que haya conciencia errónea disponiendo de "suficiente información y después de una seria reflexión ante Dios".

- Las circunstancias particulares que rodean un acto humano objetivamente malo, aunque no pueden hacerlo objetivamente virtuoso, pueden hacerlo "disculpable, menos culpable, subjetivamente defendible”. (Declaración de principios teológicos y pastorales, Congregación para el Clero, Abril 1971). No está claro si las circunstancias de las que habla afectan al conocimiento o el consentimiento.

He encontrado otros documentos similares de varios Obispos durante esa época que no reproduzco ya que no me parecen relevantes para el Magisterio.

Mi impresión es que esta opción de la "buena fe" aparece en el contexto de la Humanae Vitae en los años 70. Después este concepto desaparece del Magisterio. Quizás se recupere parcialmente en el Vademecum para confesores de 1997.

En el contexto de los divorciados vueltos a casar, si el Magisterio ya ha enseñado que es subjetivamente defendible realizar actos intrínsecamente malos en conciencia de forma continuada (en el futuro), parece que la pareja podría decidir en conciencia rechazar la opción de vivir en continencia, tal como parece indicar Amoris Laetitia.

En mi opinión esto no significa que puedan acceder a la Eucaristía, ya que a diferencia de los anticonceptivos, existe aún la contradicción objetiva con la unión de Cristo y la Iglesia, significada en la Eucaristía, tal como nos enseña JPII en Familiaris Consortio.

Le ruego me corrija si estoy equivocado y he malinterpretado estos textos.
----------------------------------
JMI.-... "el Magisterio ya ha enseñado que es subjetivamente defendible realizar actos intrínsecamente malos en conciencia de forma continuada (en el futuro)" etc.
.....
El Magistero apostólico no ha enseñado eso referido a actos conscientes y libres de personas que conocen el mandamiento divino (p. ej. "no cometerás adulterio"). Ha enseñado lo contrario.

21/01/17 3:22 PM
  
Jorge
Padre,

Siempre he pensado lo mismo que usted indica y así me he expresado en este portal en muchas ocasiones, pero el documento de la CDF que he encontrado y aporto en mi comentario anterior parece indicar que se pueden usar metodos anticonceptivos (intrinsecamente malos) sin culpa (incluso subjetivamente defendible) cuando uno tiene conciencia errónea y lo hace de "buena fe", tras informarse suficientemente y meditarlo frente a Dios.

¿Nos puede explicar en qué consiste esta enseñanza exactamente? ¿Se trata de un error de la CDF? Yo no he podido encontrar una explicación.

Se está utilizando en algunos medios progresistas en inglés como precedente del Magisterio para justificar la elección en conciencia de actos intrínsecamente malos debido a circunstancias que atenuan o eliminan culpabilidad (en el futuro).

Gracias.
----------------------------------
JMI.-Con una "conciencia errónea" pueden realizarse los mayores crímenes con buena conciencia: abortar, p.ej., si el marido lo exige, para que no se quiebre el matrimonio y se hunda la familia. Asesinar "por el bien del grupo mafioso" a un ex-mafioso traidor, etc. Por eso las consideraciones de moral católica parten siempre de que las personas tienen la fe y la reconocen. Si ese supuesto no se da, suspendemos el juicio por supuesto sobre la relación íntima de la persona con Dios, pero 1) ni les eximimos de culpa automáticamente ("perdónalos, Padre, porque no saben lo que hacen": pero "perdónalos", lo que indica que algún grado de culpa tienen), ni 2) menos se nos ocurre recibirlos en la comunión eucarística. Primero tienen que acceder a la fe, al conocimiento de los mandatos del Señor, etc.
21/01/17 9:15 PM
  
Jorge
Gracias Padre,

Entonces, aunque la culpabilidad sea reducida y puedan estar subjetivamente en gracia de Dios, usted dice que el sacerdote no debe darle la comunión porque no creen o no aceptan la fe católica.

Una pregunta, ¿Existe alguna ley canónica que impida al fiel a acercarse a recibir la comunión si es consciente de falta de fe (no acepta algo que sabe que la Iglesia enseña), o que permita al sacerdote negarla a un fiel que sabe que no tiene la fe necesaria? Lo pregunto porque en mi opinión el Canon 915 (pecado grave manifiesto y persistente) y 916 (consciente de estar en pecado mortal, subjetivamente hablando) no hablan de ello. ¿En qué se basa la prohibición?

Es muy probable que los documentos citados hablen simplemente de la culpabilidad reducida pero sin concluir que estas personas pueden recibir la comunión, y eso sea algo que añaden algunos para dar fundamento a su tésis. Lo estudiaré en su contexto entero teniendo en cuenta lo que dice.

Muchas gracias.


---------------------------
JMI.-1) El que niega una verdad de fe de la Iglesia peca de herejía (c. 751). 2) La herejía es un pecado grave, que causa la excomunión latae sententiae, automática (c. 1364). 3) Por tanto el hereje no puede comulgar, porque es culpable de pecado grave (c. 914; 916), 4) ni el sacerdote puede dar la comunión a quien públicamente sea hereje; solamente a los católicos (c. 844).

Son cosas que si las busca un poco en el Código o en el Catecismo las encuentra.
También aquí se cumple la palabra de Cristo: "el que busca halla".
21/01/17 11:25 PM
  
Pedro
En un primer comentario anterior decía que para descartar el pecado sobra la misericordia (divina), basta con el psicoanálisis (humano). También que "sacramentar" las segundas (y ulteriores) uniones por la sofista invocación del interés de sus vástagos es como fomentar el desbocamiento general de la velocidad del tráfico en pro de la urgencia asistencial de los trasladados en ambulancia. Multiplicará las víctimas.
Añadía, en un segundo comentario, que las causas de nulidad deben consistir en circunstancias, situaciones o hechos previos susceptibles de provocar error o vicio grave en la formación de la libre voluntad expresada en el momento de la contracción del matrimonio y no en circunstancias sobrevenidas. No se puede, además, identificar separación con nuevas nupcias como necesariamente consecuentes entre sí.
Pero llevemos, ahora, el razonamiento hasta el final. Si, dadas sucesivas uniones, en vida del primer cónyuge, y, mediando una "convicción subjetiva de nulidad" de anteriores matrimonios, la Iglesia accede a entregar el Cuerpo de Cristo ¿no deberá, con más razón, entregarse a la admisión de las "convicciones subjetivas de nulidad" como causas formales de nulidad oficial canónica? ¿O, ante la duda, prefiere pecar de entregar indignamente al propio Cristo antes que entregarse ella misma en compromiso abierto? Esta actitud tendría precedente en Caifás: "¿No es preferible que perezca uno a que lo haga todo el pueblo?". Así las cosas, si, con el transcurso del tiempo, admitidas a trámite en proceso formal y oficial ordinario las solicitudes de nulidad por "convicción subjetiva" (sí, sí, caso por caso, ágiles y módicas, pero con el rigor y garantías, dentro de la consustancial falibilidad humana, del resto de procesos ordinarios), los reconocimientos canónicos de inexistencia de matrimonial se siguen manteniendo en porcentajes calificables de excepcionales, la presunta buena fe de principio quedaría confirmada y el asunto dignamente zanjado. Ahora bien, si el número de nulidades acaba equiparándose al de divorcios, entonces, reconozcámoslo, se habría evaporado la indisolubilidad y desvelado la iniquidad. ¿Es eso lo que pretende velar el tapadillo? Me viene a la memoria el viejo chiste de los frailes cartujos: Hermanos, ¡qué santos y humanitarios somos, pero qué astutos!.
22/01/17 12:06 PM
  
carmelo
Yo responsablemente planteado mi "caso" de estar divorciado de ese AL CaptVIII , y me dijo sin misericordia: Te crees mas que el Papa, eres egoista, y tienes que extirpar eso. No me dejo ni hablar y se fue.
Por decirlo asi fue a mediados de año2016.
pienso que "El egoismo" es: porque supone que yo - le niego comulgar a una persona que no esta casada por la iglesia?- Le niego felicidad a otro siendo yo feliz? - Le niego que mediante discernimiento puedan dar caso por caso una salida?
(editado)... porque hasta el dia de hoy Jesus pide lo mismo a todos: «Convertíos,porque está cerca el reino de los cielos»
22/01/17 2:17 PM
  
Leonardo Bruna Rodríguez
Padre, usted cita los textos (298 y 305) de amoris laetitia de modo torcido. Es segunda vez que lo noto en sus textos sobre este tema.

Cuando usted cita amoris laetitae (2016) hace decir al Papa que en el primero de los tres casos diferentes señalados en 298 es posible que vivan en gracia de Dios con ayuda de los sacramentos, omitiendo lo que dice en 305 sobre las condiciones para ello. El texto completo de 305 es: "A causa de los condicionamientos o factores atenuantes, es posible que, en medio de una situación objetiva de pecado —que no sea subjetivamente culpable o que no lo sea de modo pleno— se pueda vivir en gracia de Dios, se pueda amar, y también se pueda crecer en la vida de la gracia y la caridad, recibiendo para ello la ayuda de la Iglesia[351].

Omitiendo esto, que es parte de lo medular en el desarrollo que hace el Papa en el capítulo VIII, usted lo pone, sin más, en línea con la heterodoxia de los obispos alemanes.
------------------------
JMI.-Si me indica el lugar exacto de lo que he escrito podré revisarlo, y ver si está bien o no. Son un buen número de arts. que he escrito sobre la AL.



23/01/17 8:41 PM
  
Leonardo Bruna Rodríguez
Está hacia la mitad, en el párrafo que inicia con el número 2016.

-----------------------------------------
JMI.-Mañana, Dios mediante, analizo la cuestión que me señala, y le contesto.
Esta noche no puedo.
Un saludo.
23/01/17 9:06 PM
  
José María Iraburu
Leonardo Bruna Rodríguez
------------------------------------------------
JMI.-Ya he mirado el punto que usted objetaba.
Y está correcto. Cuando el Papa en AL-258 describe la situación de una segunda unión "consolidada... fiel... comprometida...con hijos", etc. está poniendo uno de los casos en que, habiendo un discernimiento pastoral previo favorable, puede hacer conveniente la comunión eucarística aludida en 305 y en su nota 351, aunque de momento al menos siga la unión adúltera more uxoris..
24/01/17 11:07 AM
  
Leonardo Bruna Rodriguez
El problema principal de su cita de amoris laetitia no es esto que usted aclara. Es hacer decir al Papa que en este, o en los otros dos casos mencionados en 298, pueden estar en gracia de Dios y, por la tanto, ser ayudados con los sacramentos, omitiendo lo que en 305 dice, en general, sobre la posibilidad de no estar en pecado mortal aunque el acto sea gravemente malo por su especie.

De nuevo le cito el texto que usted omite: "A causa de los condicionamientos o factores atenuantes, es posible que, en medio de una situación objetiva de pecado —que no sea subjetivamente culpable o que no lo sea de modo pleno— se pueda vivir en gracia de Dios, se pueda amar, y también se pueda crecer en la vida de la gracia y la caridad, recibiendo para ello la ayuda de la Iglesia[351].

Si se cumple esta condición, la unión no es adúltera y pueden recibir los sacramentos.

El Papa no dice que los que están realizando el pecado de adulterio pueden recibir los sacramentos. Pero en la cita que usted hace le hace decir eso, homologando lo que dice el Papa con la doctrina y praxis heterodoxa de los alemanes.
----------------------------------------------
JMI.-...Si se cumple esta condición, la unión no es adúltera y pueden recibir los sacramentos.
.......
La unión more uxorio con B de una persona casada con A "es adúltera".
Perdone, pero aquí acabo la discusión.
24/01/17 3:08 PM
  
Pedro
Y 4 de 4
Hermanos, ¡qué santos y humanitarios somos pero qué taimados!

¿Porqué se seguiría manteniendo esa actitud de entregar a Cristo y disimular nulidades (si no hay clarificación), enmascarando, al paso, la abolición de la indisolubilidad? Existen piezas complementarias en el cuadro estratégico. A esa supuesta grey en pena por ver vedada su asistencia al sacramento de la Eucaristía parece importarle poco el del matrimonio. O, al menos, sobre ese particular no se esparcen especiales aspavientos mediáticos. Resulta más confortable y moderno dejarse el camino expedito para cuantas uniones dicten las coyunturas o las pasiones. Así, a la cadena del disimulo quedaría suspendida, como bola de demolición, la mismísima Eucaristía. El primer golpe ha sido asestado y producido una brecha significativa. Por desgracia, es posible que otros vengan después, pero por turnos (a la par que las conciencias se vayan embotando), que para uno solo es una tarea demasiado ingente, no tanto como tal cuanto por indisimulable. La fisura en la base de lo que se toma por una simple estructura está marcada; y, aunque los fieles (y las jerarquías) sean gotas en el gran depósito de la fe de la Iglesia, una masa saturada de carga mediática, en las otrora pacíficas aguas, se halla predispuesta a ejercer la presión suficiente para deconstruirla.
Pero...¿y si las bien amarradas cargas de "Poder" se les acaban convirtiendo en ruedas de molino sobre un Océano de esencia intemporal?
24/01/17 3:43 PM
  
Leonardo Bruna Rodriguez
Usted tiene razón en un punto. Me exprese mal. Aunque se cumpla la condición, la unión es objetivamente adúltera ("situación objetiva de pecado", dice el texto).

Pero si se cumple la condición- "que no sea subjetivamente culpable o que no lo sea de modo pleno" - el acto conyugal no es un acto de adulterio y, por eso, pueden estar en gracia de Dios y recibir la ayuda de los sacramentos.

Dice además, varias veces, que la ayuda de los sacramentos en esos casos especiales debe ser en un proceso en orden a vivir plenamente según la voluntad de Dios.

Nunca dice que en todos los casos y/o sin la condición señalada puedan recibir la ayuda de los sacramentos. Sabe que se le puede interpretar así, mal. Y previene de ello en el texto. Pero no deja de decirlo por el bien y el rescate de los que están perdidos, procurando encontrar el poco de bien que hay en el pecador para, de allí, rescatarlo y conducirlo al bien completo. Como lo hizo Jesús con Lázaro y otros publicanos y pecadores, aún sabiendo la acusación de incumplimiento de la ley que le harían los fariseos.

Gracias Padre.
----------------------------------
JMI.-Y lo que yo digo en el art. es que
1) siempre será posible hallar un sacerdote que haga "discernimiento pastoral" favorable a que comulguen;
2) y que el "caso por caso", consiguientemente, se convertirá en "todos" los casos; suposición que viene plenamente confirmada por la realidad de aquellas Iglesias locales, como Alemania, donde en muchas iglesias hace varios decenios se da la comunión A TODOS, indiscriminadamente, y sin discernimiento pastoral previo alguno.
Y ya vale.

24/01/17 5:20 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.