InfoCatólica / Eleuterio Fernández Guzmán / Categoría: Vivir la Eucaristía

15.01.14

Lo que vale una Misa

Santa Misa

Hay una anécdota que el P. Jorge Loring cuenta en su libro “Anécdotas de una vida apostólica”. Tiene relación con la Santa Misa.

Más o menos es así: iba, hace años de viaje por España. En tren. Como habían pasado las doce de la noche y tenía que decir Misa a la mañana siguiente no quería comer nada pues entonces, en aquella época en la que esto pasaba, el ayuno eucarístico era más exigente que ahora (1 hora antes de la comunión) y se suponía que el creyente no debía comer nada antes de la misa a partir de las doce de la noche. Y ruego se me perdone si la cosa no es, exactamente, así.

Algunas personas del vagón donde iba el P. Loring le invitaron a cenar porque veían que no comía nada de nada. Pero él rehusó diciendo que quería decir Misa y de haber comido entonces, no podría cumplir con aquel sagrado deber… ante la extrañeza (¡tan humana!) de aquellas personas que le acompañaban.

Bueno, eso era, aunque pueda parecer algo sin importancia, lo que suponía para el P. Loring la Santa Misa: todo.

Leer más... »

16.10.13

Cosas que a uno le parecen la mar de bien

De rodillas

Estoy más que seguro que conforme se vaya leyendo el artículo de hoy, más de una persona pensará “pues no es para tanto”; alguna que otra dirá “pues vaya”; e, incluso, algún que otro sacerdote estará en lo cierto si dice, por ejemplo, “eso a mí no me pasa”. Es más, a lo mejor cosa tan simple como este le sirve a más de uno para hacer algo parecido si es que no lo hace ya.

Las cosas relacionadas con la Santa Misa son tenidas, en demasiadas ocasiones, como realidades que están ahí y que, al fin y al cabo, todo el mundo las conoce y tampoco es como para hacer hincapié donde no hay que hacerlo.

Hace casi tres años no tuve más remedio que escribir, sobre el mismo asunto de hoy, pero desde la perspectiva negativa, esto:

En el momento de la consagración yo voy a lo de Dios o, lo que es mismo, a lo mío (porque en este caso hay coincidencia perfecta entre una voluntad, la del Creador, y una actitud, la del creyente). Es decir que estaba de rodillas y, como suelo hacer, para mejor recogimiento, con los dedos cruzados y tapándome los ojos (así lo aprendí el primer día de colegio cuando un jesuita nos dijo que se podía rezar, también, poniendo así los dedos y no sólo con las palmas de las manos juntas mirando hacia arriba y fue mi primera decisión espiritual que aún mantengo).

Pero decidí experimentar algo y miré para mi derredor y para el resto de la Iglesia. !Albricias¡, vi que más de la mitad (bastante más) de los fieles no se arrodillaban cuando el cuerpo y la sangre de Cristo se consagraba y, digamos, traíamos al presente aquellas palabras de Jesucristo “Esto es mi cuerpo… porque esta es mi sangre” y demás parte de la consagración.

Leer más... »

13.12.11

Así se desprecia el regalo de la Santa Misa

Hoy es Santa Lucía.

Enlace a Libros y otros textos.

……………………..

Santa Misa

Hay formas de actuar que a uno le ponen especialmente triste porque muestran una forma de actuar que se compadece poco con una fe que se dice tener. Son, además, comportamientos muy alejados de la comprensión que se ha de tener de uno de los regalos más importantes que nos hizo Jesucristo y que no es otro que la Santa Misa.

El caso que hoy traigo a InfoCatólica a mí me gustaría que no fuera muy común en nuestras iglesias. Sin embargo, a lo mejor alguna persona sostiene lo contrario.

Hace apenas unos días me encontraba en la Casa de Dios gozando de la Santa Misa y, como suele suceder (por desgracia) muchas personas entran a la misma después de que haya dado comienzo la celebración. Hay que decir que en casi todos los casos apenas han pasado unos minutos y, aunque se eche de menos un poco, bastante, más de respeto a la Eucaristía, se puede atribuir a un simple retraso no exento de falta de concienciación al respecto de lo que supone un momento tan especial como es el del Sacramento aquí traído (¡Ay! aquel “sine dominico non possumus” de antaño).

Leer más... »

14.07.11

Vivir la Eucaristía - Decálogo para participar correctamente en la Santa Misa

En esta nueva categoría, “Vivir la Eucaristía” se van a proponer actitudes, formas de, comportamientos adecuados, para vivir la Santa Misa de una forma que no nos aleje del gozo que supone asistir a ella así como, también, la necesaria comprensión de tan gozoso tiempo de vivencia espiritual.

Enlace a Libros y otros textos.

……………………..

Eucaristía

Cree y defiende el P. Iraburu que “La Iglesia siempre ha comprendido que su centro vivificante está en la eucaristía, que hace presente a Cristo, continuamente, en el sacrificio pascual de la redención. En la santa misa, el mismo Autor de la gracia se manifiesta y se da a los fieles, santificándoles y comunicándoles su Espíritu” (Síntesis de la Eucaristía, p. 3).

Por eso, la Santa Misa no deja de ser el símbolo de la entrega de Cristo por la humanidad entera (aunque parte de la misma no quiera darse cuenta de tal acto de amor supremo y hasta el extremo) y, por lo mismo, los creyentes en Dios Todopoderoso y Único, tenemos a la Eucaristía como la verdadera Acción de Gracias a partir de la cual vivimos y existimos.

Desde la Arquidiócesis de Yucatán (México), en concreto desde la Parroquia Cristo Resucitado, don José Huerta Morales me envió un decálogo que a nuestro entender vale la pena compartir. Es, digamos, el primer paso de comprensión, teórica y práctica, de la Santa Misa que iniciamos en esta nueva categoría de “Vivir la Eucaristía”.

Por eso, les traigo aquí el siguiente “Decálogo para participar correctamente en la Santa Misa“:

Leer más... »