InfoCatólica / Eleuterio Fernández Guzmán / Archivos para: Febrero 2012

29.02.12

El diario Público era esto

Enlace a Libros y otros textos.

……………………..

Público

Hay que leer, yo los he leído, algunos de los comentarios que en diversos blogs del diario “Público” se han escrito, y se escriben, acerca de la desaparición de la edición de papel del comunista-millonario Roures.

Sin embargo, como no todos los pensamiento son iguales voy a traer aquí algunas de las cosas que el que esto escribe ha escrito acerca de tal engendro mediático, laicista y ateo donde los haya.

Por ejemplo, lo siguiente:

El diario ‘Público’ es una vergüenza públicamente laicista

Existen medios de comunicación que, con su actitud, definen, a la perfección, cuál es la visión que tienen de lo religioso y, sobre todo, la mayor o menor tirria que tienen a todo lo que pueda sonar, parecer o, simplemente, ser católico.

Un ejemplo del comportamiento que más bien podemos llamar barriobajero y ruin es que representa el diario (llamarlo prensa es excesivo y un insulto a la que lo es) “Público” porque, en realidad, lo que hace es tener un comportamiento bastante impúdico con lo que reproduce en sus letras (impresas o digitales) cuando algún tema relacionado con lo religioso se le cruza en su camino, podrida senda donde todo lo anormal tiene asiento, todo insulto es percibido como algo bueno (está al nivel de su escasa inteligencia) y, sobre todo, toda disminución de una supuesta inteligencia es marca de la casa (de la suya)

Leer más... »

28.02.12

Un amigo de Lolo - Abrir los ojos y el corazón

Enlace a Libros y otros textos.
……………………..

Manuel Lozano Garrido

Presentación

Yo soy amigo de Lolo. Manuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infringían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y tan franco.

Abrir los ojos y el corazón

La alegría de vivir es muestra de tener un corazón grande que no se deja amilanar por las circunstancias que, en otras personas, podrían hacer venir a menos las ganas de estar en este mundo. Y tener razones por las que defenderse de las afrentas del Mal muestra hasta qué punto ser hijo de Dios puede marcar la vida de una persona si la misma se habitúa a creerse tan gran bien.

En una manera más que acertada se vive así como se es y no hay otra forma de afrontar el presente que no tenga que ver con lo que es el mismo. Gozar, así, de lo que tenemos sin tener en cuenta los bienes de otros es sentirse verdaderamente libre sin codiciar lo que sólo la avaricia puede llegar a ansiar. Así, verse involucrado en una vida azarosa sin haber buscado lo que nos pasa sino siendo testigos de un vivir dificultoso y entregarse al deleite del existir sin tener en cuenta nada de lo que nos acontece que sea contrario a una buena existencia es muestra de grandeza de espíritu.

Leer más... »

27.02.12

Serie Bienaventuranzas en San Mateo.- 1ª : Pobres de espíritu

Enlace a Libros y otros textos.

……………………..

Explicación de la serie

Sermón del Monte

S. Mateo, que contempla a Cristo como gran Maestro de la Palabra de Dios, recoge, en las 5 partes de que consta su Evangelio, la manifestación, por parte del Hijo, del verdadero significado de aquella, siendo el conocido como Sermón de la Montaña el paradigma de esa doctrina divina que Cristo viene a recordar para que sea recuperada por sus descarriados descendientes.

“No creáis que vengo a suprimir la Ley o los Profetas” (Mt 5,17a). Con estas palabras, Mateo recoge con claridad la misión de Cristo: no ha sido enviado para cambiar una norma por otra. Es más, insiste en que no he venido a suprimirla, sino a darle su forma definitiva (Mt 5,17b). Estas frases, que se enmarcan en los versículos 17 al 20 del Capítulo 5 del citado evangelista recogen, en conjunto, una explicación meridianamente entendible de la voluntad de Jesús.

La causa, la Ley, ha de cumplirse. El que, actuando a contrario de la misma, omita su cumplimiento, verá como, en su estancia en el Reino de los cielos será el más pequeño. Pero no solo entiende como pecado el no llevar a cabo lo que la norma divina indica sino que expresa lo que podríamos denominar colaboración con el pecado o incitación al pecado: el facilitar a otro el que también caiga en tal clase de desobediencia implica, también, idéntica consecuencia. El que cumpla lo establecido tendrá gran premio.

Pero cuando Cristo comunica, con mayor implicación de cambio, la verdadera raíz de su mensaje es cuando achaca a maestros de la Ley y Fariseos, actuar de forma imperfecta, es decir, no de acuerdo con la Ley. Esto lo vemos en Mt 5, 20 (Último párrafo del texto transcrito anteriormente).

Leer más... »

26.02.12

La Palabra del Domingo .- 26 de febrero de 2012

Enlace a Libros y otros textos.
……………………..

Mc 1, 12-15

Biblia

12 A continuación, el Espíritu le empuja al desierto, 13 y permaneció en el desierto cuarenta días, siendo tentado por Satanás. Estaba entre los animales del campo y los ángeles le servían.14 Después que Juan fue entregado, marchó Jesús a Galilea; y proclamaba la Buena Nueva de Dios: 15 «El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca; convertíos y creed en la Buena Nueva.»

MEDITACIÓN

1.- Cuando Jesús es bautizado por Juan, en el Jordán, y, después de haber sobrevolado sobre Él el Espíritu Santo (al igual que en el Génesis, mientras Dios creaba, el mismo Espíritu, su Espíritu, sobrevolaba las aguas) se deja llevar por aquella persona que constituye la Santísima Trinidad y marcha camino del desierto, donde sólo se oye su corazón y a Dios buscando su seno porque necesita esa íntima comunicación.

Quizá buscaba lo que dijera Isaías (32, 10) “en el desierto morará el derecho, y la justicia habitará en el vergel”, es decir, que trataba de hallar la plenitud de la voluntad de Dios; quizá quiera pasar una prueba puesta por su padre (Dt 8,2), al igual que pasara, con el paso del desierto, el pueblo de Israel: acuérdate del camino que el Señor te ha hecho andar durante cuarenta años a través del desierto con el fin de humillarte, probarte y conocer los sentimientos de tu corazón y ver si guardabas o no sus mandamientos. El respeto buscado por Dios de su Hijo por sus normas, quizá fuera lo que buscaba Jesús. Y todo esto sabiendo lo que dijera, también, como tantas otras veces, Isaías, (58, 11): te guiará Dios de continuo. El caso es que Jesús, atareado en ese intento de descubrirse, no encuentra mejor sitio donde ir que a ese inhóspito espacio reseco.

Leer más... »

25.02.12

En los altares - San Elías, Profeta

Enlace a Libros y otros textos.

……………………..

San Elías

A lo largo de la historia del que fuera pueblo elegido por Dios, el judío, se vio en la necesidad el Creador de suscitar, entre sus hijos, a los que hicieran de portavoces del Todopoderoso. Los profetas, así, hacían de lo que debían en la seguridad de estar cumpliendo con la voluntad de Dios. Y algo así le pasó a Elías.

Nació en la Transjordanía. Corría, más o menos, el año 900 antes de Jesucristo. Para aquel entonces ya se había dividido el pueblo elegido en dos reinos, quedando al norte Israel (capital Samaria) y al sur Judá (capital Jerusalén).

Hemos de acudir a las Sagradas Escrituras para conocer lo que le sucedió al profeta cuyo nombre habla mucho de Dios (“Mi Dios es Yahvé” significa “El” y “IA”). Allí, en concreto en 1 Re 17-19-21 y 2 Re 1-2.

Elías cumplía con su misión de profeta. Así, por ejemplo, hizo lo propio prediciendo que, por demérito de las idolatrías que seguían muchos judíos iba a producirse una gran sequía que duraría varios años y que afectaría al normal desenvolvimiento de la vida israelí.

Es de suponer, como solía suceder, que lo que Elías decía no era del agrado de muchas personas. Pero, sobre todo no era del agrado de Jezabel, la mujer devota de los falsos dioses fenicios que se casó con Ajab, heredero del trono de Israel.

Leer más... »