5.02.17

Crónica de un zarandeo (III)

Esta será una crónica de lo que es la vida cotidiana de un católico común como yo en tiempos de fuerte zarandeo.

Doy por un hecho que el Señor sabrá sacar provecho para las almas que me lean. 

Sábado 03 de febrero de 2017

2pm Una vez tuve un párroco quien durante seis años, a la vez que favorecía a aquellos colaboradores que fortalecían su idea de una parroquia, desprotegía, expulsaba y hasta acosaba a aquellos de quienes no le interesaba su participación.

Cargaba sus homilías de reproches, descuidaba lo innombrable la liturgia, no daba informes económicos, corrían rumores de todo tipo… en fin, una joya de ser humano.  

Al principio me llené de espanto, más tarde le tuve miedo, luego llegué a odiarlo, después me alejé de la parroquia y no fue sino hasta mucho tiempo después que conseguí perdonarlo, amarlo y rezar por él.

Al día de hoy lo sigo haciendo y rezo también por mi comunidad ya que el daño que provocó no será fácil de remediar. Rezo también por quienes tienen autoridad sobre el y no hacen nada al respecto. 

Pues bien, esta experiencia la comparto porque tengo claro que es la experiencia de muchos católicos respecto a aquél sacerdote de quién este sábado amaneció Roma empapelada con carteles de protesta en su contra.  

Sepan, apreciados hermanos, que Dios permite el dolor que imprimen en nuestras vidas algunos sacerdotes para obtener la salud de nuestras almas, nuestra confianza en sus promesas y abrir espacio en nuestro corazón para llegar a ser todo lo nuestro.

Además, recuerden que no hay mal que dure cien años por lo que, mientras tanto, con san Columbano digamos:

“No pedimos que nos des cosa distinta de ti. Porque tú eres todo lo nuestro: nuestra vida, nuestra luz, nuestra salva­ción, nuestro alimento, nuestra bebida, nuestro Dios. In­funde en nuestros corazones, Jesús querido, el soplo de tu Espíritu e inflama nuestras almas en tu amor, de modo que cada uno de nosotros pueda decir con verdad: Mués­trame al amado de mi alma, porque estoy herido de amor”

 

NOTA: Si desconocen la noticia sobre el sacerdote de Roma en cuestión búsquenla en diarios italianos. No deseo añadir enlaces ni fotografías porque el hecho me resultó despreciable. Con lo que dijeron en los carteles no faltaron totalmente a la verdad pero lo hicieron en la medida en que faltaron a la caridad. 

4.02.17

Crónica de un zarandeo (II)

Esta será una crónica de lo que es la vida cotidiana de un católico común como yo en tiempos de fuerte zarandeo.

Doy por un hecho que el Señor sabrá sacar provecho para las almas que me lean. 

 “Os recomiendo que estéis alerta por los que promueven discordias y escándalos en contra de la doctrina que habéis recibido. Apartaos de ellos.” Del Oficio de Lectura del sábado del TO (Rm 16, 1-27)

Viernes 03 de febrero del 2017 

5:30am El amanecer promete un día soleado el que buena falta nos hace, máxime debido a que, se supone, estamos en verano.

8am Olvídense! No fui a misa! Hoy es viernes y es el único día de la semana en que puedo trabajar junto a Gabriela en la limpieza de la casa; de tal forma que para las 5:30pm espero llegar a la Hora Santa.

9am a 12md Labores del hogar. Recibo la noticia que mi hermana llegará de visita.

1:30pm en adelante. Mientras espero a mi hermana me entero de la noticia acerca del cardenal Burke y quedo consternada. No tengo tiempo para reflexionar sobre el suceso; lo haré más tarde, en silencio.

Mi hermana y yo hemos pasado una tarde como pocas. Partidas de risa porque, tratando de enhebrar una aguja, ninguna podía ni con los anteojos puestos. Con la boca llena de carcajadas recordamos que nos escabullíamos de mamá cuando, para lo mismo, reclamaba nuestra ayuda.  

5pm Salgo en auto a dejar a mi hermana a su casa ya que se va cargada de bolsas. Es mi intención regresar para la Hora Santa.

6pm  Sola y en silencio recordé que durante la tarde estuve pensando en el cardenal Burke a quien he venido siguiendo desde hace años debido a su aprecio por la misa tridentina; cosa que, una y otra vez, me remitía a los obispos alemanes y a tanto suceso que tiene a muchos de nosotros con los nervios crispados. Cosa que me hizo recordar lo que dijo mi párroco: “los obispos alemanes han dado siempre mucha lata” y, como son también alemanes quienes están detrás de la Soberana Orden de Malta, no debería de extrañarnos el que, entre ellos, sigan existiendo algunos necios, malos y tontos.

Es cierto! Por arte de magia no desparecerán así hagamos el mayor berrinche. Dios los permite y aunque su propósito lo desconocemos, al menos ahora tenemos claro que algo muy pero muy importante debe existir tras el enorme esfuerzo que vienen realizando por mantener vigente Amoris laetitia al punto que les demandara acciones para desacreditar a uno de los hombres que con mayor fidelidad ha servido a la Iglesia.

Cierto, enterarse ha sido alucinante, pero luchas internas existen y, aunque no se espera que sean de esa magnitud, sin embargo, es con lo que contamos por lo que, escuchen muy bien, uno debe pensarlo dos veces antes de permitir que el mal tenga ventaja sobre sus pensamientos y sentimientos ya que, permitirlo, es haber dado la batalla por perdida, sobre todo, cuando la batalla está ganada. ¡La ha ganado Cristo!

Lo que nos corresponde es, como buenos guerreros, permanecer bajo el delicado mandato de la Gracia; lo que supone el rechazo de discordias, resentimientos, ira, indignación, desolación, sentido de impotencia y demás frutos del corazón humano que en un cristiano nada demuestran a Quién le pertenece. Cosa que tendríamos que recordar ya que, el sentido de pertenencia es de lo primero que el mal querrá arrebatarnos. Querrá hacernos pensar que no existe asidero ni tenemos defensor.

Qué gran tontería! Basta! Acaso no nos fueron proclamadas las Bienaventuranzas?

Pues nada, saltemos de alegría por el cardenal Burke (quien, dicho sea de paso, ya lo debe estar haciendo) y entonemos cantos de gratitud y de alabanza a Dios Padre debido a que nos ha traído a un momento de la historia sobre el que Dios Hijo ha vencido.  

10pm Rezo de Completas. Como era de esperar, una hora más tarde, desperté con el libro en mi regazo.

R. Quiero que seais sabios para el bien y limpios de todo mal. El Dios de la paz aplastará pronto a Satanás bajo vuestros pies.

V. Revestíos de la armadura de Dios, para poder resistir a las asechanzas del demonio.

R. El Dios de la paz aplastará pronto a Satanás bajo vuestros pies.

Responsorio del sábado IV del TO (Rm 16, 19-20; Ef 6, 11)

 

3.02.17

Crónica de un zarandeo (I)

Esta será una crónica de lo que es la vida cotidiana de un católico común como yo en tiempos de fuerte zarandeo [1]

Doy por un hecho que el Señor sabrá sacar provecho para las almas que me lean. 

Jueves 02 febrero de 2017

7:45am Salgo entusiasmada para misa porque el párroco anunció que celebraremos la fiesta de la Presentación del Señor y la Purificación de María para lo que nos ha pedido que llevemos candelas que bendecirá.

8 am El párroco nos esperaba revestido de blanco a la puerta del templo. El resto de nosotros estaba sentado por lo que, desde el umbral y un poco riendo, nos llamó en voz alta para hacernos saber que debíamos entrar en procesión pero que antes y según el rito, bendeciría las candelas.

Una vez juntos, nos explicó con mucho cariño y con detalle lo que sucedería. Escuchamos muy atentos y contentos porque nunca habíamos celebrado esta fiesta en mi parroquia. Cosa que, dicho sea de paso, extrañará a muchos pero el caso es que fue un momento histórico.

De un tiempo para acá he tomado la decisión de asistir a misa a diario. No encuentro que exista otra mejor cosa que pueda hacer para ayudarle al Señor a sostenerme.

Uno, muy bien querría salir corriendo al comprobar por medio de conversaciones lo arruinados que estamos como católicos pero, a la vez, saltar de gozo por tener la clara conciencia de que la gracia, en lo poquito que colaboramos con ella, es la que realmente nos sostiene. Ante una evidencia tan innegable es que mi corazón agradecido asiste a misa.

9:30am Pues bien, salí de misa solo para encontrarme la noticia de los obispos alemanes la que he posteado en el grupo provida que administro en Facebook ya que les he hecho saber y han aceptado a regañadientes que, todo lo que se haga o deje de hacer respecto a Amoris laetitia, tendrá consecuencias para la defensa del sacramento del matrimonio y de la familia.

Al publicarla, los mismos de siempre comentaron justificando al papa y su documento. Algunos más, en silencio, le dieron ME GUSTA a la publicación.

Hoy, a diferencia de otros días, no se me han ido las horas respondiendo comentarios los que aprovecho para dar breves explicaciones con contenido doctrinal.

He tenido días verdaderamente agobiantes ya que, según sea la noticia que posteo, así revientan en ira los defensores del papa como, si por publicar los hechos, se lo estuviera atacando. Es la tónica en dicho grupo y en casi todo rincón de web.

Hoy, como he dicho, no ha sido intensa la discusión y me figuro que es porque muchos han ido entendiendo aunque prefieren mantenerse al margen de las discusiones. Solo los que se resisten a ver la realidad, siguen intentando justificar que en ciertos casos se dé la comunión a los divorciados vueltos a casar. Presiento que seguirá del mismo modo hasta que no suceda algo. Lo que no tenemos idea dé qué será, cuándo y de qué manera. Muchos tememos lo peor. 

8:00pm Rezo de Vísperas. Habiendo terminado y para variar, despierto a las 10pm con el libro en mi regazo. Es cosa de estarse haciendo uno viejo. Supongo. 

11pm Me encuentro en Facebook con que un miembro del grupo provida posteó un comunicado de prensa de la Conferencia Episcopal de mi país publicado únicamente en su página de facebook respondiendo ante las dudas que despertó la noticia de la Conferencia Episcopal de Alemania.

Al respecto solo adelantaré que, a mi parecer, dicho comunicado nos ha sumido en mayor confusión; cosa que he hecho saber a un obispo y a un alto funcionario de una diócesis.

Veremos cómo se desarrollan los acontecimientos.

De esta forma es como irán conociendo de mi vida los asuntos relacionados con el día a día de un católico común de nuestro tiempo.  

Que sea el Señor quien saque provecho para sus almas. 

[1] Zarandeo: Acción de zarandear. Zaranda: Instrumento para cernir o cribar. 

13.01.17

¿Por qué soy todavía católica?

Papa emérito Benedicto XVI tiene un libro titulado “¿Por que´soy todavía cristiano?”. Un libro excelente, dicho sea de paso.

El caso es que lo escribió pensando en todas aquellas personas sin fe o alejadas de ella que podrían estar en búsqueda de respuestas.

No cabe duda de que en nuestros días a muchos la pregunta nos ronda en la cabeza al punto de que, por ejemplo, alguien dijo el otro día que encontraba que vivía una farsa, creo que refiriéndose a la Iglesia.

El caso es que, me pregunto, es la Iglesia una farsa? ¿Cómo comprobarlo de manera simple?

A mí no me parece una farsa, aunque en muchos sentidos, me lo parezcan las personas.

Por qué? Por algo muy simple que es que, no encuentro que exista algo más real que mi relación con la persona del Padre, del Hijo y el Espíritu Santo.

Alguno de ustedes se figura cómo sería su vida sin dicha relación? Yo no.

Partiendo de esta certeza, todo lo que somos y en su mayoría hacemos, podría calificarse de farsa, pero no la relación que, inmerecidamente, nos ha transformado en hijos de Dios.  

El cambio profundo que realiza el Bautismo empieza a ser real a partir del hecho de que nos vincula como hermanos.

Si, de la relación con las Tres Divinas Personas deriva un vínculo real del cual obtenemos certeza por los efectos que produce; de tal forma que, como miembro del Cuerpo de Cristo que es la Iglesia, cada uno aporta en mayor o menor medida lo que de Suyo el Hijo nos concede, para edificación mutua.

Pues bien, la pregunta sigue sin responder: ¿por qué soy todavía católica?

Sigo siéndolo porque es real mi relación con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

La hace real el que dicha relación constituye vínculo de unión con Dios que arroja como resultado un vínculo fraternal tan verdadero como excepcional.

Tan real es dicha relación con sus resultados que, de no ser por ella, la Iglesia de Cristo no existiría; por lo que tampoco habría hermanos y hermanas que, a pesar de sus diferencias, poseen una historia en común.

Una relación que ha construido una historia en común es lo que hace que todavía sea católica.

Simple y llana sobrevivencia de una especie, la que -a partir de Cristo-, tiene como particularidad el haber sido matizada por el aspecto sobrenatural de la Gracia.

Al final, los católicos somos una especie de seres humanos que desea sobrevivir. Tan primitivos como siempre los humanos lo hemos sido. Tan católicos como siempre y todo debido a una simple relación que podría haberse quedado en lo meramente humano sino fuera porque la iniciativa divina la ha establecido.

Siempre echemos mano de estas certezas básicas que para algo el Señor las ha puesto ahí.

 

4.01.17

¿De qué sirven a la Iglesia de Cristo los adoradores de ídolos?

“El amor de Dios es el primero en la jerarquía del precepto, pero el amor del prójimo es el primero en el rango de la acción. Pues el que te puso este amor en dos preceptos no había de proponer primero al prójimo y luego a Dios, sino al revés, a Dios primero y al prójimo después".
San Agustín, Tratado sobre el evangelio de san Juan 17,7-9
 

Esta entrada la dedico a los miembros del grupo de poco más de cinco mil miembros llamado “Ticos que dicen si a la vida y la familia” albergado en Facebook del cual soy administradora y moderadora.

——————–

En días pasados hemos tenido algunas acaloradas discusiones debido al sentido de oportunidad que le encuentro a publicar información respecto a lo que de Amoris laetitia y algunas acciones del Papa Francisco podrían llegar a presentar conflicto en relación a nuestra actividad en defensa del matrimonio, la vida, la familia y los hijos. 
 
De ahí he notado que existe hiper-sensibilidad hacia lo que concierne la sana crítica de la autoridad eclesiástica a pesar de que la Iglesia nos enseña que los laicos no solo tenemos derecho sino el deber de participar en diferentes ámbitos eclesiales y sociales sino también el de llamar a corrección a nuestros pastores. 
 
Dicha hiper-sensibilidad solo puede tener origen en la Idolatría y el Clericalismo
 

El Clericalismo es una ideología que defiende la influencia del clero en asuntos que no corresponden al deber de su oficio y la Idolatría es el culto que damos a las personas por sobre el culto que debemos a Dios.

Cuáles son signos de Clericalismo?
 
Son signos de clericalismo cuando eres de la idea de que el deber de un párroco, obispo o del propio papa es dedicarse casi exclusivamente a labores administrativas o de índole diferente a su deber de oficio como es el de confirmar en la fe y la moral así como el deber de cuidar de las almas que se les han encomendado mediante la oferta de los sacramentos, la santa misa y la eucaristía o, sencillamente, una bien preparada predicación dominical. 
 
En este sentido, si el templo de tu parroquia pasa cerrado y no se celebra misa más que en fines de semana, y te parece bien, quiere decir que padeces de Clericalismo; razón por la cual sería recomendable que revises el afecto que has colocado en tu párroco porque, por encima del amor que como persona y consagrado merece, has de colocar el amor a Dios. 
 
Cuáles son signos de idolatría? 
 
Es signo de afecto a los ídolos cuando, por ejemplo, eres de la idea de que todo lo que hace un sacerdote, incluidos obispos y el papa, está libre de todo error o que, cualquiera de ellos, está libre de condenarse por el mero hecho de ser consagrados. También cuando eres de la idea de que el papa es necesariamente santo o cuando eres de la convicción de que, durante un cónclave, el Espíritu Santo anula la libertad de los cardenales con el fin de salirse con la suya.  
 
Es cierto, la Gracia de Dios está disponible para los cardenales pero nadie puede asegurar que los cardenales están todos en absoluta y total disponibilidad para dejarse mover por su inspiración. 
 
Sin tener esto claro, a pesar de que te lastime la idea, es mi deber señalarte que podrías estar “a un pelito” de caer en el culto idolátrico (si no es que ya estás ahí). 
 
——————–
 
Así como las que he mencionado, existen muchas otras situaciones con las que podría ilustrar tanto el Clericalismo como la Latría pero, ya que podría ser de tu interés formar tu propio criterio, te dejo libre para que busques la información que te lo procure.
 
Resumiendo:
 
Hoy, más que nunca, hemos de pedir a Dios la gracia de un amor entrañable por los consagrados y, particularmente por el papa Francisco pero cuídate de recordar lo que dice san Agustín respecto a que por mandato: el amor a Dios es primero y, después, el amor al prójimo. 
 
Por esta razón es que te pediré que te esmeres en distinguir el amor que procede de Dios del que procede de tus sentimientos. 
 
Para qué? Para que puedas amar de la manera para la que Dios te ha capacitado.  
 
Estoy segura que reconoces que es tu deber ante Dios y como bautizado hacer examen de conciencia acerca de lo que, con cariño fraternal, te he planteado. 
 
En este sentido, procura atender la inspiración de la Gracia que te moverá a la certeza de que tu amor por cualquier consagrado debe ser un afecto ordenado que redunde en nuestra santificación para mayor gloria de Dios. 
 
Tras observar y meditar sobre las reacciones que han tenido y continúan teniendo algunos sacerdotes y muchos laicos costarricenses en dicho grupo en Facebook, es que no he querido dejar pasar la oportunidad de mencionar el tema ya que tendríamos que estar convencidos de que, sea por Clericalismo o por Idolatría, de nada sirven a Cristo en su Iglesia los adoradores de ídolos. 
 
Eso, dejémoselo a las sectas. Nosotros adoremos a Dios únicamente.  
 
:)