Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo

Y ¿cuál es pecado del mundo? Son nuestros pecados personales, por los que rompemos con Dios, prefiriendo nuestra voluntad y capricho a la voluntad de Dios, que quiere nuestra felicidad verdadera.

Junto a las aguas del Jordán, cuando Jesús se acercó para ser bautizado, Juan Bautista lo identifico y lo señaló diciendo: «Este es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo» (Jn 1,29). Desde el comienzo de su ministerio público, Jesús es identificado en un ambiente de pecadores arrepentidos que buscan penitencia. Y en ese contexto, Jesús es el único inocente que quita el pecado del mundo, cargando con ese pecado. «Cargado con nuestros pecados subió al leño [de la Cruz], para que muertos al pecado vivamos para la justicia. Sus heridas nos han curado» (1Pe 2,24).

El misterio de la Redención tiene su fuente en el amor de Dios, que nos ha creado por amor y, ante la catástrofe del pecado, nos quiere redimir por el camino del amor. Un amor que incluye la justicia de la reparación, pues no sería más amor no permitir que el ofensor pueda reparar lo estropeado, si no todo, al menos lo que pueda. Así ha sucedido en la Redención, obrada por Jesucristo. Él ha devuelto al Padre lo que los hombres habíamos robado. El amor del corazón de Cristo es más grande que todos nuestros pecados. Su ofrenda en la Cruz repara todas las culpas de todos los tiempos, también las nuestras.

Ahora bien, así como el pecado aparta de Dios por hacer el propio capricho (con placer o sin él), la redención se ha realizado por el camino de la obediencia amorosa y se ha expresado en el sufrimiento lleno de amor al Padre y a los hombres. Jesucristo es el Hijo amado del Padre, envuelto en el Espíritu Santo, dado a los hombres como ofrenda agradable, como cordero sin mancha, para ser ofrecido en reparación de nuestros pecados y los del mundo entero.

En la tradición bíblica, el cordero recuerda la Pascua, recuerda el sacrificio ofrecido a Dios, recuerda al carnero que va delante del rebaño señalando el camino. La muerte de Cristo en la Cruz se produjo en el mismo instante en que los corderos eran preparados para la Pascua judía. Y, así como en el Antiguo Testamento, la ofrenda del cordero pascual recordaba con gratitud las maravillas de Dios y alcanzaba el perdón de los pecados del pueblo, así este Cordero (Jesús) al ser ofrecido en la Cruz repara los pecados del mundo entero, porque carga con ellos.

Este sacrificio redentor se actualiza constantemente en la Eucaristía, en la celebración de la Santa Misa. Aquí recordamos haciendo presente a Cristo, que se ofrece por nosotros en la Cruz y al que ha vencido la muerte resucitando. El Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo, es dado en comida pascual, es Cristo vivo y glorioso, que alimenta en nosotros la nueva vida del Resucitado, dándonos su Espíritu Santo, y cargando con nuestros pecados para destruirlos ante la presencia de Dios. En la Eucaristía comemos el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.

Y ¿cuál es pecado del mundo? Son nuestros pecados personales, por los que rompemos con Dios, prefiriendo nuestra voluntad y capricho a la voluntad de Dios, que quiere nuestra felicidad verdadera. Jesucristo ha venido para restablecer esa relación con Dios, rota por el pecado. Son nuestras rupturas con los demás, llevados por nuestro egoísmo en sus múltiples manifestaciones, poniéndonos como centro de todo y olvidando que la vida es para darla, gastarla en servicio a los demás. Jesucristo ha vivido y nos ha enseñado el amor fraterno. Tantas injusticias en el mundo son el resultado de la suma de todos nuestros pecados. El pecado social llega incluso a hacerse pecado estructural, a generar estructuras de pecado (el aborto organizado, los emigrantes explotados, los niños abusados, los prófugos y refugiados, los pobres y desheredados de la tierra). Tales estructuras de pecado no son algo anónimo, sino el resultado de nuestras malas acciones. El pecado del mundo es también el estropicio de la Creación (la contaminación del aire y de las aguas, la deforestación, los ambientes insanos generados por las grandes industrias, etc.). Cuidemos la casa común, que Dios nos ha dado para habitarla y disfrutarla, no para destruirla.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros y por tu misericordia y tu perdón haznos criaturas nuevas, con un corazón nuevo, semejante al tuyo, capaces de restaurar lo que el pecado a destrozado.

Recibid mi afecto y mi bendición:

+ Demetrio Fernández, obispo de Córdoba

 

7 comentarios

vicente
los pecados personales llegan a hacerse estructurales.
Cristo quita todos los pecados, todos.
12/01/17 8:41 PM
milton
Monseñor con respecto al pecado del mundo el catecismo enseña:

408 Las consecuencias del pecado original y de todos los pecados personales de los hombres confieren al mundo en su conjunto una condición pecadora, que puede ser designada con la expresión de S. Juan: "el pecado del mundo" (Jua_1:29). Mediante esta expresión se significa también la influencia negativa que ejercen sobre las personas las situaciones comunitarias y las estructuras sociales que son fruto de los pecados de los hombres (cf. RP 16).
13/01/17 1:58 AM
milton
Esto dice el P. Jose Luis Sicre Doctor en Sagrada Escritura

La imagen del «cordero de Dios» no coincide exactamente ni con la del cordero pascual, ni con la del chivo expiatorio del Yom Kippur, aunque recuerda bastante al personaje misterioso de Isaías 53 que se ofrece a morir por el pueblo y marcha a la muerte «como un cordero llevado al matadero», sin protestar ni abrir la boca. Teniendo en cuenta que en ámbito cananeo el símbolo de la divinidad era el toro, por su fuerza y bravura, elegir al cordero significa un cambio radical, una opción por lo débil y suave.
13/01/17 2:03 AM
Andres
El Padre Jose Luis Sicre es un Jesuita que lastimosamente y no se entiende por que, va en contra junto a otros de la Compañia de Jesus de las mismas enseñanzas de su Fundador San Ignacio de Loyola. Toda su directriz esta basada en la nefasta Teologia de la Liberacion que tanto daño le ha hecho al mundo y que hoy en dia pone a tambalear las grandes esferas de la Iglesia. De verdad que es un exabrupto no identificar al Cordero de Dios con el Cordero Pascual, entonces no se entenderia de donde viene nuestra Eucaristia Actual y desvirtuar la Eucaristia es quitarle el sentido total a la Esposa de Cristo, nuestra Santa Iglesia Catolica.
13/01/17 3:35 PM
josep
ser no toros sino corderos.
14/01/17 9:13 AM
jose 2 católico español
En primer lugar mi enhorabuena a los cordobeses de Córdoba en España por el obispo que tienen.
En segundo lugar compartir que no entiendo la parábola del trigo y la cizaña, pero hay que atarse muy bien los machos (como los toreros) y prepararse para la lucha cotidiana.
Agnus Dei...
In Domino.
15/01/17 12:48 PM
Mª PIlar V. B.
Sugiero que veais la charla colgada en youtube titulada "La cuarta copa". La explicación es del sacerdote Vincent Miró Mineli, sobre una teoría del converso Scot Hann, que explica maravillosamente cómo la pascua cristiana es culminación y cumplimiento de la judía. No os cuento más. No tiene desperdicio. Y, por supuesto, se entiende perfectamente que sí es Cristo el cordero pascual.
17/01/17 2:49 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.