Curiosa idea de civilización la que defiende Eduardo Goligorsky en LD

Si según Goligorsky la protección de la dignidad y de los derechos de la persona ha de depender no del amparo de las leyes sino de voluntarios dispuestos a hacerse cargo de las víctimas, entonces no defiende una sociedad civilizada, sino la más pura y salvaje ley de la selva.

31/07/12 10:19 PM | Imprimir | Enviar

Ayer Libertad Digital publicó un lamentable artículo de Eduardo Goligorsky, con una argumentación tan patética y tan afín a las tesis progres en lo relativo al aborto que El País podría reproducirlo sin tocar ni una coma.

En dicho artículo Goligorsky dice coincidir «en un ciento por ciento con los aspectos más polémicos» de la Ley del Aborto de 2010, una ley totalitaria -como bien señalaba anteayer Javier Mª. Pérez Roldán en La Razón- que tiene, entre otras características polémicas, las siguientes:

  • Toma como base una burda mentira irracional y anticientífica, lanzada por el gobierno socialista en sede parlamentaria: que el aborto no es acabar con una vida humana. Aún no nos han explicado ni el gobierno socialista ni Eduardo Goligorsky cómo es posible que un «no ser humano» pase a ser un ser humano como por arte de magia en el momento del parto.
  • Desprotege por completo el mas elemental de los derechos, que es el derecho a vivir, en los primeros meses de vida de todo ser humano.
  • Extiende aún más esa desprotección en caso de que el niño no nacido tenga alguna discapacidad, por ejemplo, el síndrome de Down. Con esto dicha ley acepta una tesis ideológica ya afirmada por el nazismo: que los discapacitados no tienen el mismo derecho a existir que los demás.
  • Obliga al personal sanitario a colaborar en esa matanza y crea listas negras de médicos objetores, un mecanismo de coacción que busca presionar a los médicos que se niegan a cometer la traición a su ética profesional que supondría matar a seres humanos inocentes e indefensos.
  • Obliga a los estudiantes de Medicina a aprender a practicar abortos, esto es, a aprender a matar a los miembros más débiles e indefensos de nuestra sociedad.
  • Incluye esa matanza entre las prestaciones públicas sanitarias, obligando a todos los contribuyentes a sostener tal salvajada con el dinero de sus impuestos, que acaba en las arcas de una industria abortista que se lucra a base de liquidar seres humanos.

El columnista de LD elude referirse a la víctima del aborto: el no nacido

Goligorsky no comenta ninguno de estos puntos. Es costumbre entre los abortistas evitar referirse a la víctima del aborto, porque cualquier mención a la misma echa por tierra toda su falaz argumentación. El columnista de Libertad Digital no es una excepción. Se refiere de pasada en un par de ocasiones a «fetos», y en el último párrafo les llama «criaturas».Goligorsky no dedica ni una frase a hablar de la vida del no nacido, de su condición humana ni de sus derechos: parece que esos detalles le traen sin cuidado. En cambio, echa mano de falacias muy burdas para evitar referirse al centro de la cuestión, que es la muerte cruel y violenta de un ser humano inocente.

Goligorsky propone excluir ciertas opiniones del debate sobre el aborto

Es más: el columnista de LD sugiere vetar determinadas opiniones en relación con el aborto: según él han de ser excluidos «los argumentos dogmáticos de la Conferencia Episcopal y la cacofonía visceral de las valquirias feministas», y acto seguido sugiere que el debate se ciña«a los cánones de la racionalidad». Todo un gran demócrata, este señor… Eso sí, da la casaualidad de que la Ley Aído que Goligorsky dice apoyar al 100% recoge al completo las irracionales tesis ideologógicas de esas feministas. Por el contrario, lo que ha estado defendiendo la Conferencia Episcopal es el respeto por la vida humana desde la concepción, no sólo con argumentos éticos, morales o religiosos, sino sobre todo racionales y científicos, que son los que faltan en el artículo del columnista de Libertad Digital. Frente a ellos, Goligorsky no aporta racionalidad, sino mera propaganda y falacias relativistas:

«El ministro de Justicia, lo mismo que sus colegas y el resto de los ciudadanos pueden sustentar las creencias que más les plazcan… siempre que no empleen su autoridad, cuando la tienen, para imponerlas como norma de vida a toda la sociedad. Con el añadido de que en este caso no se trata de una creencia religiosa, sino de una filosofía tenebrosa de la vida que comparten corrientes de pensamiento de muy diversa filiación.»

¿El respeto por el derecho a la vida es una «creencia» propia de una «filosofía tenebrosa de la vida»? En fin, leer esto en un medio que se dice liberal me deja perplejo. Pero si esto resulta chocante más aún lo es, a continuación, la idea que sugiere Goligorsky: que la matanza de no nacidos con minusvalías o malformaciones es lo propio del mundo civilizado, una matanza que se da en ciertas naciones, según dicho autor, sino en «todas las de nuestra Europa civilizada, con la significativa exclusión de Irlanda y Malta». Es más: según Goligorsky, «el proyecto que desvirtúa la Ley de Aborto no tiene parangón en nuestro Occidente civilizado, pero sí lo tiene en las monarquías absolutas del mundo islámico».

Goligorsky se olvida de las políticas abortistas de nazis y comunistas

Ya puesto a atribuir a la matanza de inocentes un carácter civilizador, Goligorsky pudo incluir entre esos países civilizados a dictaduras comunistas como la desaparecida URSS (en 1988 la cuarta parte de los abortos mundiales se perpetraban allí),China, Vietnam, la Cuba de los hermanos Castro (donde esa práctica tan horrenda se lleva a cabo con absoluta impunidad durante los primeros meses de embarazo) o Corea del Norte (que tiene una de las legislaciones que más desprotege el derecho a la vida de los no nacidos). De hecho, en Polonia se pasó de una política estatal abortista iniciada durante la ocupación nazi y continuada durante la dictadura comunista, a promover políticas provida con la llegada de la democracia. ¿Cuál entiende Goligorsky que es la Polonia más civilizada de las tres?

Otro ejemplo más: en Ucrania una de las campañas abortistas más radicales se llevó a cabo bajo el lema «auswahl-freiheit» (libertad de elección»). El argumento defendido por el estadista de turno fue el siguiente: «En vista de las grandes familias de la población nativa, sólo nos puede satisfacer que las niñas y las mujeres tengan tantos abortos como sea posible.»Lo escribió Adolfo Hitler en el verano de 1942… Vamos, la repanocha de la civilización, como el siguiente texto escrito en 1943:

«Todos los medios de propaganda, especialmente prensa, radio y películas, así como panfletos, folletos y conferencias, se deben utilizar para inculcar en la población rusa de la idea que es perjudicial tener varios hijos. Debemos hacer hincapié en los gastos que provocan los niños, las cosas buenas que la gente podría haber tenido con el dinero gastado en ellos. También podrían hacer alusión a los efectos peligrosos de dar a luz en la salud de la mujer. (…) Incluso será necesario abrir instituciones especiales para el aborto, y para formar a comadronas y enfermeras para este propósito. La población practicará el aborto de muy de buen grado si estas instituciones son operadas de manera competente.»

Texto recogido en el Memorándum escrito el 27 de abril de 1943 por Erhard Wetzel, administrador racial del régimen nazi en la Europa oriental ocupada.

Goligorsky, a favor de la más brutal ley de la selva

Pero siguiendo con su penosa argumentación, Goligorsky sugiere a los defensores de la vida que se encarguen ellos de cuidar a los seres humanos cuyos derechos reivindican:

«Puesto que soy pluralista, entiendo que algunas, o muchas, personas, incluido el ministro de Justicia, estén convencidas de que esas criaturas deben nacer. Pero si es así, estas personas, incluido el ministro de Justicia, deberían involucrarse en las consecuencias sobrehumanas de sus convicciones, aunque ello implicara abandonar todas sus tareas y consagrarse al cuidado de los niños hidrocéfalos o con espina bífida cuyos padres no están en condiciones físicas, psíquicas o económicas de afrontar tamaño sacrificio.»

En sentido opuesto, y estirando su misma cínica argumentación, si Goligorsky defiende el aborto, ¿por qué no se encarga él de matar y descuartizar a las víctimas de esa horrenda práctica? Si la defensa del más primario de los derechos de la persona ha de implicar, según él, que quieres reivindicamos ese derecho asumamos el cuidado de sus titulares,¿no es lógico también que sea él quien asuma el trabajo sucio que supone ejecutar un aborto?

El problema de las falacias abortistas es cuando se trasladan a otros ámbitos. Con la misma cínica argumentación se podría sugerir, por ejemplo, que todos los que nos oponemos al abandono de niños nos dediquemos a asumir el cuidado y manutención de los niños abandonados. Y lo mismo con enfermos y discapacitados ya nacidos, ancianos y cualquier persona que dependa de otras para poder sobrevivir. Si según Goligorsky la protección de la dignidad y de los derechos de la persona ha de depender no del amparo de las leyes sino de voluntarios dispuestos a hacerse cargo de las víctimas, entonces no defiende una sociedad civilizada, sino la más pura y salvaje ley de la selva, el dominio de los fuertes y la liquidación, para más señas, de los más débiles cuando su nacimiento resulte molesto.

 

Elentir

Publicado originalmente en Contando estrellas

6 comentarios

Comentario de Alberto Mínimo
Enhorabuena, Elentir. He leído perplejo el repugnante y ofensivo (a la inteligencia y a los sentimientos humanos) artículo de Goligorsky en el irreconocible Libertad Digital. Su respuesta es perfecta en fondo y forma.
1/08/12 12:11 AM
Comentario de Juan Mariner
El sistema liberal occidental difiere muy poco en "el fondo" de nazis y comunistas, cuida un poco más "las formas" y eso es todo.
1/08/12 11:53 AM
Goligorsky sigue la coherencia del pensamiento que justifica el aborto, tanto entre la derecha como en la izquierda: unos por la libertad, otros por la igualdad. No hay nada de que censurar o extrañarse.

Mi objeción está en la reforma de Gallardón, que no la considero correcta, porque desde la primera ley de 1985 hasta la segunda ley de 2010 y esta tercera del 2012, los principios de la ley se han llevado por la primera vía y no la segunda:

1ª. El no nacido es un bien jurídico protegible

2ª. El no nacido es un ser humano que tiene derechos humanos

Los enfoques de los dos principios generales de la ley tienen consecuencias sobre la prevalencia de derechos:

1ª. La madre siempre es un ser humano con derechos humanos, y por tanto, tiene el preferente derecho de libre aborto o embarazo

2ª. La madre no es la única persona con derechos, están sus hijos no nacidos que tienen sus mismos derechos humanos, es especial, el de la vida

Por ello, el principio jurídico genera dos tipos de efectos jurídicos:

1ª. Se despenaliza o penaliza con un grado de intensidad mayor o menor el aborto, dependiendo del partido gobernante: izquierdas despenalizan, derechas penalizan

2ª. Si madre e hijo no nacido son iguales en derechos humanos, entonces los supuestos de aborto son tasados y excepcionales

Además, los efectos extrapenales de del feto y embrión con derechos humanos son también transcendentales:

- En la educación por la ciudadanía
- En la educación sexual y repr
1/08/12 1:24 PM
Comentario de Elentir
Muchas gracias a Infocatólica por publicar mi artículo.
1/08/12 11:19 PM
Comentario de Luis Fernando
Gracias a ti por escribirlo y dejarnos publicarlo.
1/08/12 11:22 PM
Comentario de marcos
Irreconocible este Goliorski de aquel que, ante la posta contraria de alguns a la visita del Papa Benedicto a la JMJ, puso tanta cordura. A este paso, con Vidal, Goligorski y suma y sigue...Delenda est libertad Digital, al menos para mí
10/08/12 6:15 PM

Dejar un comentario


Tu dirección email NO será mostrada en este sitio.
  • Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.
  • No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.
  • Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.

Conferencias de espiritualidad

(140) Vida nueva Utopía evangélica 1

por José María Iraburu


Liturgia de las Horas

  • lecturas del tiempo del Año
  • lecturas del Santoral

Suscríbete al boletín gratuito de InfoCatólica

Todos los días en tu buzón de correo

Librería Balmes

Alvaro del Portillo Pablo VI



Sugerencias de libros

.

Patrocinios
Fundación Gratis date Traducciones técnicas
Radio María Magnificat.tv
Quiénes somos | Contacta con nosotros | Política de Cookies | Aviso Legal y Condiciones de Uso