La Civiltà Cattolica publica un artículo a favor de la ordenación sacerdotal de mujeres

Cuestión zanjada infaliblemente por el Magisterio

La Civiltà Cattolica publica un artículo a favor de la ordenación sacerdotal de mujeres

A pesar de que la doctrina sobre la ordenación sacerdotal reservada para los hombres ha sido «propuesta infaliblemente por el Magisterio ordinario y universal», «La Civiltà Cattolica», ha publicado un artículo de un sacerdote jesuita en el que se cuestiona dicha materia.

(InfoCatólica) El 22 de mayo del año 1994 se hizo pública la Carta apostólica Ordinario sacerdotalis, de San Juan Pablo II, Papa. El pontífice polaco decretó lo siguiente:

Por tanto, con el fin de alejar toda duda sobre una cuestión de gran importancia, que atañe a la misma constitución divina de la Iglesia, en virtud de mi ministerio de confirmar en la fe a los hermanos (cf. Lc 22,32), declaro que la Iglesia no tiene en modo alguno la facultad de conferir la ordenación sacerdotal a las mujeres, y que este dictamen debe ser considerado como definitivo por todos los fieles de la Iglesia.

Al año siguiente, concretamente el 28 de octubre de 1995, la Congregación para la Doctrina de la Fe respondió a una dubia sobre si tal declaración pertenece al depósito de la fe

Pregunta: Si la doctrina que debe mantenerse de manera definitiva, según la cual la Iglesia no tiene facultad de conferir la ordenación sacerdotal a las mujeres propuesta en la Carta Apostólica Ordinatio sacerdotalis, se ha de entender como perteneciente al depósito de la fe.

Respuesta: Sí.

Esta doctrina exige un asentimiento definitivo, puesto que, basada en la Palabra de Dios escrita y constantemente conservada y aplicada en la Tradición de la Iglesia desde el principio, ha sido propuesta infaliblemente por el Magisterio ordinario y universal (cf. Lumen gentium, 25,2). Por consiguiente, en las presentes circunstancias, el Sumo Pontífice, al ejercer su ministerio de confirmar en la fe a sus hermanos (cf. Lc 22,32), ha propuesto la misma doctrina con una declaración formal, afirmando explícitamente lo que siempre, en todas partes y por todos los fieles se debe mantener, en cuanto perteneciente al depósito de la fe.

Todo ello no ha impedido que "La Civiltà Cattolica", revista impresa con el control previo de la Santa Sede, publique un artículo del jesuita Giancarlo Pani sobre la mujer y el diaconado, en el que arremete contra la doctrina fijada definitivamente por San Juan Pablo II, asegurando, entre otras cosas, que «hoy hay malestar entre quienes no llegan a comprender cómo la exclusión de la mujer del ministerio de la Iglesia puede coexistir con la afirmación y la valoración de su igual dignidad».

El vaticanista Sandro Magister reproduce en su blog los párrafos del artículo en los que se cuestiona la doctrina católica sobre esta cuestión:

No se puede recurrir sólo al pasado

 por Giancarlo Pani S.I.

[…] En la solemnidad de Pentecostés de 1994 el papa Juan Pablo retomó, en la Carta Apostólica "Ordinatio sacerdotalis", el punto de llegada de una serie de anteriores intervenciones magisteriales (entre ellas "Inter insigniores"), concluyendo que Jesús ha elegido solamente hombres para el ministerio sacerdotal. En consecuencia, «la Iglesia no tiene en modo alguno la facultad de conferir la ordenación sacerdotal a las mujeres. Este dictamen debe ser considerado como definitiva por todos los fieles de la Iglesia».

El pronunciamiento era una palabra clara para todos los que consideraban que podían discutir el rechazo de la ordenación sacerdotal de las mujeres. Sin embargo, […] poco tiempo después, luego de los problemas suscitados no tanto por la doctrina cuanto por la fuerza con la que era presentada, se planteaba un interrogante a la Congregación para la Doctrina de la Fe: la "Ordinatio sacerdotalis" puede «ser considerada como perteneciente al depósito de la fe?». La respuesta fue «afirmativa», y la doctrina ha sido calificada como "infallibiliter proposita", es decir, «se la debe mantener siempre, en todas partes y por todos los fieles».

Las dificultades de recepción de la respuesta creó «tensiones» en las relaciones entre Magisterio y Teología por los problemas vinculados. Éstos son relevantes a la teología fundamental respecto a la infalibilidad. Es la primera vez en la historia que la Congregación apela explícitamente a la Constitución "Lumen gentium", n. 25, donde se proclama la infalibilidad de una doctrina porque es enseñada para que se la considere como definitiva por los obispos dispersos en el mundo, pero en comunión entre ellos y con el sucesor de Pedro.

Además, la cuestión roza la teología de los sacramentos, porque se refiere al sujeto del sacramento del Orden Sagrado, que tradicionalmente es justamente el hombre, pero no toma en cuenta los desarrollos que en el siglo XXI han tenido la presencia y el rol de la mujer en la familia y en la sociedad. Se trata de dignidad, de responsabilidad y de participación eclesial.

El hecho histórico de la exclusión de la mujer del sacerdocio por el "impedimentum sexus" es innegable. Pero ya en 1948, mucho antes de las disputas de los años sesenta, el padre Congar hacía presente que «la ausencia de un hecho no es criterio decisivo para concluir siempre prudentemente que la Iglesia no puede hacerlo y no lo hará jamás».

Además, agrega otro teólogo, «el “consensus fidelium” de muchos siglos cuestionado en el siglo XX, sobre todo a causa de los profundos cambios sociales-culturales que han afectado a las mujeres. No tendría sentido sostener que la Iglesia debe cambiar sólo porque han cambiado los tiempos, sino que sigue siendo verdad que una doctrina propuesta por la Iglesia reclama ser comprendida por la inteligencia creyente. La disputa sobre las mujeres podría ser puesta en paralelo con otros momentos de la historia de la Iglesia; en todo caso, en la cuestión del sacerdocio femenino son claras las "auctoritates", es decir, las posiciones oficiales del Magisterio, pero muchos católicos se esfuerzan para comprender las "rationes" de opciones que, más que expresión de autoridad, parecen significar autoritarismo. Hoy hay malestar entre quienes no llegan a comprender cómo la exclusión de la mujer del ministerio de la Iglesia puede coexistir con la afirmación y la valoración de su igual dignidad». […]

54 comentarios

javier
Con toda humildad, el titular no me parece ajustado a lo extraido del texto. El autor no toma posición ni defiende nada, solamente enumera argumentos a favor y en contra, reflejando las distintas posiciones que se dan al respecto de la infalibilidad de dicha doctrina.
8/02/17 9:55 AM
Jose2
Claro y meridiano: a hacer cada uno de su capa un sayo.
8/02/17 9:55 AM
pacomio
¡¡que triste que los Jesuitas creados para defender la Fe sean complices de su aniquilamiento y confusión!!!!
8/02/17 9:56 AM
Luis Fernando
... solamente enumera argumentos a favor y en contra


O sea, da argumentos a favor de la ordenación de las mujeres a pesar de que Juan Pablo II advirtió que su dictamen era definitivo y, por tanto, no cabe siquiera discutirlo en el seno de la Iglesia. El titular es correcto.

Aviso: no más comentarios sobre el titular.
8/02/17 10:00 AM
Juan Stuse
Es increíble que tanta gente siga en la luna de Valencia sin reconocer la demolición sistemática.
8/02/17 10:34 AM
Percival
Se sigue resbalando por la pendiente... con el silencio obsequioso de los que pueden hacer algo. Definitivamente es que lo quieren así.
El chavismo eclesial ha llegado a Roma. Con muy firme respaldo.
8/02/17 10:45 AM
jose
Son los intentos de siempre de repetir herejías antiguas.
A río revuelto ganancia de pescadores. Con estas cosas se aprovecha para explicar la buena doctrina.
Por cierto, el número de suscriptores de la civilta católica sigue descendiendo.
8/02/17 10:47 AM
Noticias De fondo
para quien dice que es sólo una enumeración de argumentos otorgándole neutralidad, el hecho de que aparezca en un medio con control Vaticano previo nos alerta sobre algo que se vendrá. Por caso, "Kasper es un teólogo de rodillas" implicó su presencia en los sinodos y se hizo prevalecer su doctrina por encima de la Católica
8/02/17 11:04 AM
Diácono
"Hoy hay malestar entre quienes no llegan a comprender cómo la exclusión de la mujer del ministerio de la Iglesia puede coexistir con la afirmación y la valoración de su igual dignidad"....

¡¡¡¡Porque son asuntos distintos!!! No tiene nada que ver un ministerio eclesial con la dignidad de la persona. ¿Entonces si uno/a no es llamado, por ejemplo, a ser obispo, es una persona menos digna? El ser persona, el ser hijo de Dios, es lo que realmente nos da la dignidad. Los ministerios son fundados para ser servidores de la Iglesia, no para adquirir dignidades.

Dice un amigo mío canónigo, con puestos relevantes en la diócesis, que todas sus "dignidades y cargos" son papeletas para el infierno si no los ejerce con humildad y servicio. Ya sé que esto no es razón de peso en contra de la ordenación de las mujeres.

Por otro lado, creo que los argumentos a los que acuden los partidarios de la ordenación de mujeres son siempre de tipo sociológico (igualdad, sociedad del siglo XXI,...), cuando lo serio en este tema eclesial es apoyarse en argumentos teológicos... ¿O es que no los tienen?
8/02/17 11:06 AM
María
Esto se ve ya a las calras, muchos lo vimos desde el principio. Pero había quien lo negaba. Después de 2000 años quieren cambiarlo todo, porque los anteriores no sabían, eran ignotos, y superticiosos, pero ahora ha llegado la inteligencia para despertarnos de ignorancia. ¡qué Dios nos pille confesados!
8/02/17 11:19 AM
Roberto
Es que en este tema ya se pronunció Juan Pablo II y los dos últimos Papas siguen esa línea, creo
No es cuestión de dignidad, ni de igualdad, ni de capacidad. En la iglesia primitiva hubo diaconisas pero no presbíteras ni obispas.
Cristo en la última cena instituye la Eucaristía rodeado de sus discípulos, no de todos, aunque no estuvimos allí viéndolo personalmente, pero la tradición eclesial no permite que cualquiera presida y consagre la Eucaristía, sino los ministros ordenados que son varones (si me equivoco me lo indicais).
¿Esta realidad se puede considerar como algo cultural y puntual que pertenecería a un pasado histórico superado o como algo esencial que permanece inalterable a la naturaleza del sacramento de la Eucaristía y el Orden? Ese podría ser el núcleo del debate sobre este tema que parece inacabable.
Pero la Iglesia, a través de su Magisterio ya se pronunció sobre esta cuestión aludiendo que no tiene autoridad para ordenar mujeres. No es cuestión de querer o no, sino de que no le está permitido hacerlo.

Por otra parte tampoco se puede entender la ordenación como un "derecho". Es un don que algunos tienen inmerecidamente. No se puede perder esta perspectiva si no queremos caer en visiones viciadas.
8/02/17 11:35 AM
tito livio
............ Si digo algo más........
8/02/17 11:57 AM
Como dice Mafalda, esto no es el acabose, es el continuose del empezose... Sin nadie que les pare los pies, va a salir aquí de todo.
8/02/17 12:07 PM
Charo
Perdón, se me ha olvidado poner el nombre en el anterior comentario.
8/02/17 12:08 PM
Beatriz Mercedes Alonso (Córdoba - Argentina)
Es vergonzoso todo lo que está pasando. Cualquiera puede decir cualquier cosa, aun cuestionar la doctrina propuesta infaliblemente por el Magisterio ordinario y universal, y aquí no pasa nada. Eso sí, no se te ocurra ser fiel y defender las enseñanzas de nuestro Señor Jesucristo porque vas a estar en graves problemas. El estado de anarquía que reina dentro de la Iglesia está creciendo día a día, ante la mirada indiferente de quienes tienen la obligación de protegerla.
¡Dios mío, ven en nuestro auxilio. Señor, date prisa en socorrernos!
8/02/17 12:11 PM
"pero muchos católicos se esfuerzan para comprender las "rationes" de opciones que, más que expresión de autoridad, parecen significar autoritarismo..." Este me parece el argumento central del jesuita que escribe. Señala que Bautizados (catolicos) no creyentes necesitan entender la razón por la cual San Juan Pablo II , siguiendo la Tradición de la Iglesia fijo esto como definitivo . Lo mismo exigían los griegos en tiempos de Jesus. Quieren entender el porqué Jesucrito solo eligio hombres como Apóstoles . No entienden porque han sido precisamente los Jesuitas en los últimos 50 años quienes los han desformado . Le han predicado que serán como Dios . Que es mentira que morirán si comen del fruto del árbol que está en medio del Jardín . Que Dios sabe perfectamente que si comen serán conocedores del bien y del mal. Que ellos saben los que les conviene. El artículo no es más que el eterno problema que dicha compañía ha tenido con la autoridad. El no obedeceré se parece mucho al no serviré .... Para los Católicos , hombres y sobre todo mujeres, este es un tema cerrado y no tenemos problemas con eso.. Las mujeres Catolicas no tienen problema con ello. Esto no es más que la expresión clerical del feminismo e ideología de género... Tranquilos . La Paz.
8/02/17 12:12 PM
Pepito
Está claro que se trata de anular la palabra de Cristo, su doctrina y sus mandamientos para sustituirlos por conveniencias y preceptos meramente humanos y conformes con lo políticamente correcto.

Se empieza por anular en ciertos casos el mandamiento de no adulterar, por la conveniencia de un pretendido bien de los hijos o de la paz de la conciencia del individuo, permitiendo además la confesión y comunión sacrílegas a los adúlteros practicantes.

Se seguirá anulando el mandamiento de no cometer sodomía, por un supuesto bien de las parejas sodomíticas y además se las permitirá confesar y comulgar sacrílegamente.

Y así, si esto no lo para alguien, seguiremos anulando todos los mandamientos divinos por meras conveniencias humanas, excepto los que sean conformes con lo políticamente correcto según el NOM.

De esta satánica operación de demolición no se libra tampoco la verdad ya definida infaliblemente por el Magisterio ordinario y universal, como lo es la prohibición de ordenar a las mujeres. Y lo peor es que esta demolición se está haciendo desde dentro de la Iglesia, por alguna parte de la propia Jerarquía infectada de progremodernismo.
8/02/17 12:19 PM
Gunteron
¡Dios mío! ¿También esto quieren cambiar?
Están utilizando el mismo sistema:
Esto es un globo sonda para sacar a debate la ordenación femenina, luego sínodo y después carta apostólica.
¿Hasta cuando Señor?
8/02/17 12:21 PM
Renée
Por el bien de la Humanidad en general y la Iglesia en particular, espero que los jesuitas desaparezcan del mapa. Que los buenos que todavía quedan se incardinen en otras órdenes.
8/02/17 12:41 PM
Antonio Falgueras
A mi entender el autor jesuita hace una reflexión teológica-histórica sin pronunciarse en contra de la doctrina definida por el Magisterio. No se ve en ningún lado que cuestione o se posicione a favor de la ordenación de mujeres. Lo que el texto propone es un desarrollo teológico de la doctrina definida para hacerla más comprensible a la mentalidad hodierna.
Un saludo cordial.
8/02/17 12:52 PM
Juan Andrés
Para quienes dirigen la Iglesia hoy no existe ninguna "cuestión zanjada infaliblemente". Ya vendrá el próximo sínodo para decir algo sin decir nada concreto y la exhortación final con notas al pie de página y sus interpretaciones y cada uno hará lo que le plazca.
8/02/17 1:05 PM
Alma
Me gustaría saber el tamaño del " iceberg" que se nos viene encima.Solo por curiosidad......
8/02/17 1:54 PM
Gregory
San Juan Pablo II reafirmo en su momento la doctrina católica sobre el sacerdocio y dejo en claro que el sacerdocio de las mujeres no tenía lugar por razones muy claras y solidas. Sin embargo me temo que es inevitable que el asunto aparezca de vez en cuando.
8/02/17 1:59 PM
Percival
Antonio Falgueras: tienes razon... en parte. Si uno prescinde de la dirección general que toma la revista (y el pontificado), es como dices.
Pero como siempre conviene contextualizar, este paso hay que verlo como el primero de esa estrategia tan usada hoy de la rana en agua caliente.
Pronto nos querrán cocinar a todos, créemelo.
Estamos en medio de los rugidos más salvajes de la apostasía general. Y va in crescendo.
8/02/17 2:08 PM
Gunteron
Escuchen lo que les digo:
Primero aprobarán las diaconisas.
Luego montarán un circo por desigualdad entre diáconos y presbíteros.
Finalmente el porteño aprobará la ordenación de "presbíteras".
Antes yo me habré salido de la iglesia del porteño, para mí ya no es la católica.
8/02/17 2:22 PM
Sancho
Por no herir oídos demasiado susceptibles, no voy a citar las palabras de san Pablo sobre la condición del hombre y la mujer en la Iglesia, sino solo decir que Jesucristo era hombre, y que en la última cena instituyó la Eucaristía rodeado de sus doce apóstoles, todos hombres, a quienes mandó hacer lo mismo en memoria suya. No me extraña que haya quienes planteen el sacerdocio femenino, cuando el mismo Francisco acudió a una conmemoración de la “reforma” luterana, donde abrazó a una “obispesa” y a una “sacerdotisa” lesbiana practicante. A este paso, es cuestión de tiempo que algunos pseudocatólicos planteen también la ordenación de sacerdotes y sacerdotisas “casados” con alguien de su mismo sexo. La obra de demolición de la “secta secreta”, profetizada por la beata A. C. Emmerich, sigue su curso en la Iglesia Católica.
8/02/17 2:26 PM
Osvaldo
Jesuitas, jesuitas...cuando la reflexión teológica no conduce a la conversión de las personas, conduce a cualquier lado.
Tantas horas y horas estudiando, tantas horas y horas escribiendo, tantas horas y horas debatiendo...y pregunto ¿cuantas horas confesando?...
8/02/17 2:26 PM
Eagleheart
Jesuita tenía que ser...

¡Saludos!
8/02/17 2:51 PM
Vladimir
Como el pontificado actual ha tirado al suelo lo que Juan Pablo II enseñó sobre la imposibilidad de que los adúlteros pudieran comulgar, muchos han empezado a creer (y talvez con razón), que también se irán tirando al suelo otras cosas más, que ya estaban definidas.
En los dos pontificados anteriores se precisaron, aclararon y definieron muchas cosas, que en el pontificado actual se relativizan si mayor escrúpulo.
8/02/17 2:55 PM
Lego
¿Esa es la revista de Spadaro? ¿La qué tanto citan y reproducen en la "ortodoxa" revista "Humanitas"de Chile?
8/02/17 3:38 PM
Miguel Antonio Barriola
Jesuita, de La Civiltà Cattolica, tadicionalmente tan cercana al Papa, en vísperas a un sínodo sobre las vocaciones, ¿no estaremos ante la análoga estrategia del sínodo anterior?
Porque fue primero la recomendación de la lectura de la obra de Kasper sobre la Misericordia. Después proclamarlo "teólogo de rodillas", para acabar con un documento postsinodal de tal ambigüedad, que diera ocasión de las interpretaciones más dispares, sin intervención alguna para poner la ansiada "claritatis laetitia", en medio del caos imperante.
¿No habrá "Chrisifideles LAICAE" (= fieles cristianAs), que salgan fiadoras de la recta doctrina?
¿No había pulalidad y diversidad de sacerdotisas, vestales y ministras de todo tipo en tiempos de Cristo, como para inspirarse en ellas para la
"NOVEDAD de Cristo"?
Con todo, el Señor juzgó coherente con su propia misión redentora, encargar de representarla sacramentalmente sólo a varones, como ÉL.
Se me hace imperioso refrescar mi imitación de las redoncillas de Sor
Juana Inés de la Cruz, sólo que al revés:
"Hembras tontas, que imitáis
al varón sin ton ni son,
buscando emancipación,
cuando más os maniatáis".
8/02/17 3:49 PM
Néstor
Adiós, Civiltá Cattolica, adiós...Claro, a ver. Forma de hacer más comprensible a la mentalidad moderna la disciplina eclesiástica de no ordenar mujeres al sacerdocio: "sí, se pueden ordenar". Ah, ahora ya entiendo :)

Saludos cordiales.
8/02/17 4:28 PM
Antón Rebière
¡Preparémonos, preparémonos, que son siete (7) pueblos los que los adictos al error se quieren pasar, y hoy apenas están en plena tarea de pasarse el primero! Y aun lo hacen con cierto disimulo, pero con prisa, y esa misma prisa de hoy encierra una clave.

Es muy grave lo que está sucediendo en la Iglesia, pero ejercitar las virtudes de la fe y de la esperanza en Dios y Su Justicia son también garantías. Recordemos: "(...) et super hanc petram aedificabo Ecclesiam meam, et portae inferi non praevalebunt adversus eam".
8/02/17 4:46 PM
Alfredo de Argentina
El Papa Francisco dijo sobre la ordenación de mujeres: “sobre la ordenación de mujeres en la Iglesia Católica, la última palabra es clara y la dio San Juan Pablo II y esto permanece".
8/02/17 4:53 PM
Mª del Pilar
Hay algunas congregaciones que se extinguen, porqué tiene que ser así. Dios lo quiere. Las vocaciones surgen en otras nuevas.
8/02/17 5:04 PM
JCA
Ya empieza la fase I: agit-prop.
8/02/17 5:28 PM
Juan Andrés
Don Miguel Antonio, la respuesta para mi es afirmativa, es la misma estrategia y el argumento "Kasper" sobre este tema saldrá de los resultados del estudio de la mentada comisión, que hará su aparición antes del sínodo, de llevarse a cabo, y que el artículo adelanta a modo de "ventana de Overton". Realmente avanzan con una velocidad asombrosa, como si les fuere la vida en ello, la vida de acá por supuesto.
8/02/17 5:31 PM
Beatriz Mercedes Alonso (Córdoba - Argentina)
Alfredo de Argentina: "El Papa Francisco dijo sobre la ordenación de mujeres: “sobre la ordenación de mujeres en la Iglesia Católica, la última palabra es clara y la dio San Juan Pablo II y esto permanece".

Así como te digo una cosa, te digo la otra. Así como te digo que puede ser, te digo que no puede ser.
¿A que no adivinás a quién estoy describiendo? Bendiciones.
8/02/17 5:34 PM
Luis Felipe Salamanca Castillo
Hay que reconocer cuál es la espiritualidad ignaciana: es activa, es un discernimiento continuo, un conocimiento del Espíritu de Dios actuando en el mundo, en forma de amor y de servicio. Es evidente que San Juan Pablo II hizo ya un pronunciamiento categórico sobre el tema de la ordenación de las mujeres. Sin embargo, desde la academia se pueden examinar ese y otros temas, mirando unos y otros argumentos. Eso no le hace ningún mal a la Iglesia. Sí hacen mal, en cambio, posturas agresivas que se observan en algunos foros.
8/02/17 6:05 PM
Armando Guerra
Y vuelve el perro a lo mismo, pero que terquedad. Son necios, obtusos. Contra eso solo ignorarlos.
8/02/17 6:26 PM
Gerardus VIII
Estos eclesiásticos encumbrados en lo más alto de la jerarquía, deben estar muertos de la risa y de la satisfacción, se dirán a si mismos: la mejor prueba de mi ateísmo, soy yo, si hubiera un Dios, no permitirá que yo hubiera llegado donde llegue, miren como destruyo ordenes caballeristicas y religiosas, destierro cardenales y obispos, persigo a los sacerdotes que predican la doctrina cristiana, pisoteo sacramentos y las doctrinas cristianas, blasfemo publicamente y los cristianos miran para otro lado.

Es interesante el caso de los modernistas de principios del siglo XX, ellos ERAN ATEOS, sentían lastima por el catolicismo, ellos se sentían los salvadores de esa antiquísima institución, querían conservar la estructura, vaciándola de su contenido, para convertirla en otra cosa.

Por mi parte, no los reconozco como católicos, y no daré un solo centavo, hasta que vea la catolicidad en la Santa Sede.
8/02/17 7:08 PM
El kiku
Alfredo de Argentina , si , duerma tranquilo y repita, "Todo está bien... todo está muy bien... todo va mejor que nunca..."
8/02/17 8:01 PM
Antón Rebière
¡Preparémonos, preparémonos, que son siete (7) pueblos los que los adictos al error se quieren pasar, y hoy apenas están en plena tarea de pasarse el primero! Y aun lo hacen con cierto disimulo, pero con prisa, y esa misma prisa de hoy encierra una clave.

Es muy grave lo que está sucediendo en la Iglesia, pero ejercitar las virtudes de la fe y de la esperanza en Dios y Su Justicia son también garantías. Recordemos: "(...) et super hanc petram aedificabo Ecclesiam meam, et portae inferi non praevalebunt adversus eam".
8/02/17 9:08 PM
bruno
Empecemos,por hacer Obispa a la Caram.

Oido cocina,una de calamares,¡¡¡marchando ¡¡¡
8/02/17 9:27 PM
Enrique P.
¿..Quienes son los que ,TODOS LOS DÍAS .
, ponen en duda el DOGMA de la INFALIBILIDAD PONTIFICAL ..?
8/02/17 10:56 PM
jordi 2
Hay que demoler, destruir, que no quede nada en pie, Cristo no existe, es un cuento de los conservadores, de los ultraconservadores, que pesados, son, no se dan cuenta que la cultura cambia, hay que estar a tono con la vulgaridad, por favor no insistan con el magisterio, no existe, eso lo inventaron ustedes, no me cansen más, quiero hacer lo que quiero.
Más aplausos, bombos, que la iglesia, sea una carnaval. Promover la alegria. Por favor sra Beatriz y tantos, no me cansen mas, hay que cambiar, quiero sentir, amar!!!!!!
9/02/17 2:05 AM
jordi 2
Hay que divertirse, para no lllorar, a ver si nos morimos, como tantos, por está gestión tan argentina.
9/02/17 2:08 AM
Néstor
Catecismo elemental 1.a. Prólogo, o mejor, primera contratapa: El Papa es infalible cuando define "ex cathedra" una doctrina sobre fe y costumbres como Maestro supremo de la Iglesia universal...etc. O sea, con un montón de condiciones que no se dan ni mucho menos cada vez que el Papa habla o escribe.

Saludos cordiales.
9/02/17 6:48 AM
TH
Con el tipo de argumento que propone este artículo se puede cargar cualquier dogma de la fe. Hay que decir que la Civiltá Cattolica es semi oficial en cuanto que antes de su publicación es revisada por la Secretaría del Estado, de manera que se podría peguntar si esta tesis tiene el apoyo del Papa Francisco. EL ministerio petrino no fue instituido para cambiar la doctrina de la Iglesia.
9/02/17 7:27 AM
Juanjo
Dentro de poco me veo discutiendo el problema de "las diaconisas vueltas a casar"
9/02/17 1:10 PM
Esteban de Alemania
Pues acaba de aparecer una nueva entrevista del Papa Francisco concedida al director de esta misma revista, la Civiltá Cattolica, en la cual, si bien no se pronuncia expresamente sobre el sacerdocio femenino, expresa su rechazo a toda doctrina fijada en fórmulas, lo cual es nada menos que la doctrina de la Iglesia.

Con esto prepara el terreno para cambiar mañana cualquier postura ortodoxa que haya tenida ayer respecto a cualquier tema. Y ya no esconde, que con el próximo sínodo quiere lograr, que los futuros sacerdotes estén impregnados de este espíritu relativista que no se apega a doctrinas inamovibles. Le preocupa, cuando ecucha que "que hay una congregación que atrae tantas vocaciones". Detesta las fundaciones "‘restauradoras’: parecen dar seguridad y en su lugar sólo dan rigidez", especialmente aquellos, que "son pelagianos, quieren volver al ascetismo: hacen penitencia, parecen soldados dispuestos a hacer cualquier cosa por la defensa de la fe y la moral".

Ya es tiempo de que los cardenales que aún no han perdido la fe católica, avancen hacia la corrección pública y formal de este Papa, que por lo visto ve su tarea en hacer todo lo contrario de lo que Cristo encomendó a Pedro: "Confirma a tus hermanos" (Lc 22, 31-32). Esto no puede seguir así.
9/02/17 1:26 PM
Miguel Antonio Barriola
Si es verdad, lo que anuncia Esteban de Alemania, de veras que estamos en el horno. Porque tal actitud es precipicio veloz hacia: "Haz lo que te dé la gana".
Entonces uno podría preguntarse: ¿Por qué será tan importante preocuparse por los pobres, llegar a las periferias, andar con olor a oveja? ¿Porque lo proclama el Papa actual? Pero... ¿no proclamaron otras verdades papas anteriores? ¿O sera verdad "lo último y más novedoso", dejando para museos lo de hace pocas décadas?
¿Cuál es el criterio? ¿ESTE PAPA? ¿La tradición de la Iglesia, los dogmas, por los cuales se hiló tan fino, superando discusiones tremendas?
Sin precisiones, "doctrinas inamovibles", caemos en lo denunciado por Benedicto XVI: "la tiranía del relativismo".
9/02/17 2:37 PM
Antonio de la Posada del Fin de la Tierra
«no se aferren a certezas y seguridades".

¿Qué quiso decir el Papa en su felicitación a esta Revista, por su anoversario?

Si no nos aferramos al Credo y los dogmas, muy seguramente, los católicos dejaremos de ser misericordiosos.

La Misericordia exige ante todo verdad.

Si un hijo pide el Pan de la verdad, no se le puede dar unaescorpión o una serpiente. En algún momento lo habránde picar y su veneno podrá matarlo.

Verdad y misericordia: Las dos juntas. Caritas et Veritas.
10/02/17 2:43 PM
Vladimir
Como latinoamericano que soy, sentí gran orgullo cuando se anunció que, por primera vez en la historia, uno de los nuestros se sentaría en la Silla de Pedro.
Lamentablemente, hoy pienso que Latinoamerica no estaba aún preparada para darnos un Papa.
En esta región, grandes sectores del clero no han superado la influencia de la teología de la liberación: de aquella que ha despojado el mensaje cristiano de su dimensión trascendente y considera que todo se reduce a enfocarse en el hombre y sólo en sus necesidades materiales.
10/02/17 2:45 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.