(234) Los cristianos no-practicantes son pecadores públicos

–¿No cree que con ese título se ha pasado usted dos o tres pueblos?

–Un artículo puede tener un título restallante, siempre que en su desarrollo se demuestre que dice la verdad.

Era yo muy chico cuando oí por primera vez en mi casa la expresión «cristiano no practicante». Era referida a un familiar nuestro francés –la madre de mi padre era francesa­–. Y recuerdo dos cosas. Una, que mi familia, tanto en España como en Francia, vivían ese hecho con gran dolor y preocupación. Y segunda, que a mí me parecían unas palabras contradictorias, difíciles de entender: como si me hubieran hablado de un ciclista que no andaba en bicicleta. Un ciclista no-practicante. ¿Y eso?…

–«Católicos no practicantes»suele ser el nombre que, con mucho fundamento, suele darse en la Iglesia a aquellos bautizados que durante años y años abandonan la Misa dominical. Por supuesto que todos somos pecadores, y en este sentido, todos somos más o menos no practicantes del Evangelio de Cristo. Pero cuando llamamos no-practicantes a los cristianos que viven habitualmente desvinculados de la Eucaristía lo hacemos, como veremos, con toda propiedad. (A veces los no-practicantes son también llamados alejados, y con razón; pero dejo aquí a un lado este término porque en ocasiones tiene matices diferentes).

El IIIº mandamiento de la Ley de Dios manda darle culto regular privado y público, personal y comunitario, adorándole, dándole gracias, bendiciendo su nombre, pues de Él viene a la humanidad todo bien natural y sobrenatural. Lógicamente, el alma del IIIº mandamiento es el Iº, que nos manda amarle con todo el corazón y con todas las fuerzas de nuestra alma. Quien ama al Señor experimenta la necesidad de proclamar su gloria, y darle culto no es para él tanto una obligación, sino una necesidad interior: «¡dichoso el pueblo que sabe aclamarte!: caminará, oh Señor, a la luz de tu rostro. Tu nombre es su gozo cada día» (Sal 88,16-17).

Muchos cristianos, sin embargo, ignoran que «La Iglesia es para la gloria de Dios» (208). Ingresaron por el bautismo en un gran Pueblo cuyo destino en este mundo desconocían e ignoran. Se comprende bien entonces que vivan, malvivan, alejados de la Eucaristía, como cristianos no practicantes. Éstos suelen decirse: «¿qué saco yo con ir a Misa?»… No han entendido nada. De la Misa, en segundo lugar, se saca muchisimo. Pero en primer lugar, a la Misa no se va a sacar, sino a dar gloria a Dios, a darle gracias.

–El día del Señor es el sábado de Israel y es el domingo de la Iglesia. «Recuerda el día del sábado para santificarlo. Seis días trabajarás y harás todos tus trabajos, pero el día séptimo es día de descanso para el Señor, tu Dios. No harás ningún trabajo» (Ex 20,8-10). En la plenitud de los tiempos, con la encarnación del Verbo divino, con su Pasión y su Resurrección gloriosa, se inicia una nueva creación, en la que el día del Señor es el Domingo, «el día primero de la semana» (Mt 28,1; Mc 16,2; Lc 24,1; Jn 20,1; 1Cor 15,3-5), el día siguiente al sábado, el día de la resurrección de Cristo: «¡éste es el Día que ha hecho el Señor, exultemos y gocémonos en él!» (Sal 118,24).


Catecismo: «La celebración del domingo cumple la prescripción moral, inscrita en el corazón del hombre, de “dar a Dios un culto exterior, visible, público y regular bajo el signo de su bondad universal hacia los hombres” (Sto. Tomás, Suma Teológica II-II, 122,4). El culto dominical realiza el precepto moral de la Antigua Alianza, cuyo ritmo y espíritu recoge, celebrando cada semana al Creador y Redentor de su pueblo» (2176). El Vaticano II (Sacrosanctum Concilium 106) define preciosamente el domingo, encareciendo el valor insustituíble de su celebración semanal en la vida personal y comunitaria de los fieles. Y así se entendió desde el principio. En el año 155, San Justino, en su I Apología, dirigida al emperador Antonino Pío, le explica que los cristianos son hombres dominicales y eucarísticos: «El día que se llama del sol [sun-day, todavía en inglés] se celebra una reunión de todos»; y describe minuciosamente la Misa de esa reunión comunitaria (67). Hay, pues, desde el principio una clara conciencia cristiana de que la Iglesia hace la Eucaristía, y la Eucaristía hace la Iglesia.

La virtud de la religión es el alma del IIIº mandamiento, pues ella es la virtud que inclina a dar culto a Dios. La virtud de la religión pertenece a la virtud de la justicia, una de las cuatro cardinales. Sus actos principales son la oración, la adoración, el sacrificio cultual, el voto, etc. Por tanto, ella encuentra en el Sacrificio Eucarístico la plenitud de su expresión. Logra en la Misa la más profunda unión con Dios (Iº mandamiento), la mayor vinculación con los hermanos (IIº) y el cumplimiento pleno de su propio ser (IIIº).

Santo Tomás: «Entre todas las virtudes morales es la religión la que más se acerca al fin [que es Dios], pues realiza todo lo que directa e inmediatamente atañe al honor de Dios. Por tanto, la religión sobresale entre las demás virtudes morales» (ib. II-II, 81,6), incluidas las cuatro cardinales.

–La Misa dominical es vital para el cristiano. «La celebración dominical del Día y de la Eucaristía del Señor tiene un papel principalísimo en la vida de la Iglesia» (Catecismo 2177). No es, pues, la Misa dominical para los cristianos una celebración litúrgica optativa, no es un lujo espiritual para los más piadosos: es en principio una necesidad vital absoluta. La Iglesia sabe que no hay vida cristiana sin vida eucarística, ya que la Eucaristía es «la fuente y el culmen» de toda la vida sobrenatural en Cristo, como afirma el Concilio Vaticano II con especial énfasis (LG 11, CD 30, PO 5-6, UR 6). Y el propio Cristo lo enseñó con palabras muy claras: «si no coméis la carne del Hijo del hombre y no bebéis su sangre, no tendréis vida en vosotros». Y lo mismo en positivo: «el que come mi carne y bebe mi sangre tiene la vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día» (Jn 6,53-54).

«El domingo, en el que se celebra el misterio pascual, por tradición apostólica, ha de observarse en toda la Iglesia como fiesta primordial de precepto» (Código c.1246). «El domingo y las demás fiestas de precepto los fieles tienen obligación de participar en la Misa; y se abstendrán además de aquellos trabajos y actividades que impidan dar culto a Dios, gozar de la alegría propia del día del Señor o disfrutar del debido descanso de la mente y del cuerpo» (c. 1247).

Por tradición apostólica, ha dicho el canon. Siempre, en efecto, la Iglesia ha celebrado el Domingo como una cadena ininterrumpida. El primer eslabón es el mismo día de la Resurrección de Cristo, y a partir de ese domingo primero, consta por los mismos Evangelios que semana tras semana, cada siete días, se reunían los cristianos y Cristo se les hacía presente en la liturgia (Lc 24,1.13; Jn 20,1.19.26; Hch 20,7). Y el último eslabón de este Memorial ininterrumpido de la resurrección de Cristo será la Parusía, la gloriosa venida de Nuestro Señor y Salvador Jesucristo, el Día del Señor (1Tes 5,2; 2Tes 2,2; 2Pe 3,10.12; Ap 16,14-15). Y pueden estar ustedes estar seguros de que la Parusía acontecerá históricamente en domingo, en el Día del Señor definitivo. Se lo digo yo.

La Misa dominical es un precepto grave. La importancia suma de la Misa domincal hace entender la obligación suma de participar en ella. Ya nos lo ha dicho Cristo: «sin Eucaristía no tendréis vida». Por tanto, esa necesidad del cumplimiento dominical no está fundada en el precepto de la Iglesia; es el precepto el que está fundado en la necesidad absoluta de la Eucaristía para la vida cristiana. Si una cierta planta necesita ser regada al menos una vez por semana –así lo indica el prospecto que la acompaña–, se morirá indefectiblemente si durante varias semanas no se le diera ese riego: lo diga el prospecto o bien omita esta información, haya o no obligación de regarla. En consecuencia:

–El cristiano que se ausenta voluntariamente y durante largo tiempo de la Eucaristía está en pecado mortal. Es muy importante que lo sepa. Y son muchos los que lo ignoran. Si es pecado mortal quebrantar una vez el precepto dominical, consciente, libremente y sin causa excusante alguna, a fortiori lo es cuando ese quebrantamiento de la voluntad de Dios, expresada en su IIIº mandamiento, se mantiene durante años. Ya se entiende que está en pecado mortal de suyo. No entramos aquí en ignorancias inculpables, etc., que puede haberlas, indudablemente, y que hoy serán muy frecuentes, sobre todo si los bautizados han oído a sacerdotes decirles que no hay ninguna obligación grave de asistir a la Misa dominical, y ellos han dado crédito a tal mentira.

«Cualquier otra idea de un Dios interesado en recibir de los hombres honor y gloria, olvidando el bien y la dicha de sus hijos e hijas, no es de Jesús. A Dios le interesa el bienestar, la salud, la convivencia, la paz, la familia, el disfrute de la vida, el cumplimiento pleno y eterno de sus hijos e hijas» (Pagola dixit. Jesús, 10ª ed., 335). Devaluación total del IIIº mandamiento. Contraposición absurda entre doxología y beneficencia.

La gloria de Dios es el fin del universo. Y para suscitarla, y salvar así al hombre, crea Dios el pueblo de Israel y de la Iglesia. Actualmente, pues, es tal el vínculo entre vida cristiana y vida eucarística, que quien deja la Eucaristía, deja la vida cristiana. Abandona la Iglesia, la nave de Pedro. Queda en pecado mortal. No está en la gracia de Dios aquel cristiano que durante años o decenios, ausente de la Misa, no quiere unirse sacramentalmente con Dios del modo más cierto y santificante que es posible en esta vida. Es un cristiano que no quiere recibir cada semana sacramentalmente a Cristo, como Palabra y como Pan de vida. Y que tampoco quiere mantener la communio ecclesialis, la unión social de caridad con los pastores y con la comunidad fraterna. Nadie le ha excomulgado por su distanciamiento de la Eucaristía; pero él mismo se ha auto-excomulgado de la Iglesia. Quiere –en el mejor de los casos– vivir la vida cristiana por libre, a su aire. Algo imposible.

La Iglesia, en Oriente y Occidente, ha entendido siempre la Misa dominical como un deber grave, no como un consejo. Un glorioso deber que obliga bajo pecado mortal. Recordaré un ejemplo muy antiguo:

En el 306, en el Concilio regional de Elvira (Iliberis, cerca de la actual Granada), celebran los Obispos el primer concilio de la Hispania bética, y en uno de los cánones enfrentan el absentismo de algunos fieles a la Misa dominical. Pues bien, no se limitan entonces los Pastores sagrados a reafirmar que la Eucaristía es el centro y el culmen de toda la vida cristiana, etc. sino que formulan un canon conciliar por el que debe separarse por un breve tiempo de la comunidad eclesial a quien durante tres domingos no ha participado de la Misa: «Si quis in civitate positus tres dominicas ad ecclesiam non accederit, pauco tempore abstineat, ut correptus esse videatur» (canon 21). Esta severa norma conciliar busca al mismo tiempo la conversión del pecador y la enseñanza de la comunidad cristiana. Aquel cristiano que, viviendo en la ciudad (in civitate positus), es decir, pudiendo asistir a la Misa, no lo hace durante tres domingos seguidos, es separado un tiempo breve de la Iglesia. Se sobreentiende por lo mismo que quien durante años y años no va a la Misa dominical, queda ipso facto excomulgado. Más que ser expulsado de la Iglesia, como antes he dicho, es él mismo quien por iniciativa propia se ha salido de ella. El gran historiador Luis Suárez declaraba en una entrevista que, como es normal, los judíos consideran que abandonó su religión aquel que deja de asistir los sábados a la sinagoga; que lo mismo estiman los mahometanos de quienes ya no asisten los viernes a la mezquita; y que igualmente deben pensar los cristianos de quienes los domingos no van a la iglesia para la Misa.

El Catecismo Romano (1566), también llamado de Trento o de San Pío V, al comentar el mandamiento IIIº del Decálogo, encarece la celebración del Día del Señor, que hace del Pueblo cristiano el portador del honor de Dios entre todas las naciones, adorándole públicamente y dándole culto litúrgico. Y brevemente concluye el Catecismo que «no puede existir motivo para ser negligentes y perezosos en el cumplimiento de una obligación, que no podemos quebrantar sin gravísima culpa» (parte III, cp. IV) (Cf. Catecismo de San Pío X, 1905, explicación del IIIº mandamiento de la ley de Dios).

El Catecismo actual de la Iglesia Católica dice que «la Eucaristía del domingo fundamenta y confirma toda la práctica cristiana. Por eso los fieles están obligados a participar en la Eucaristía los días de precepto, a no ser que estén excusados por una razón seria (por ejemplo, enfermedad, cuidado de niños pequeños) o dispensados por su pastor propio. Los que deliberadamente faltan a esta obligación comenten un pecado grave» (2181).

–«Las Iglesias descristianizadas» (205), «Las Iglesias arruinadas por la secularización» (211), eliminan prácticamente el IIIº mandamiento de la Ley de Dios. Sus pastores apenas exhortan a sus fieles al cumplimiento del precepto dominical, o le quitan la condición de precepto, dejándolo en consejo. No se presenta este mandamiento a los fieles como un glorioso deber. No es frecuentemente enseñado en los catecismos, ni urgentemente apremiado en la predicación. Eso indica que en tales Iglesias no se considera como algo gravísimo que sus bautizados, en su inmensa mayoría, vivan separados crónicamente de la Eucaristía: lo ven como algo relativamente normal, pastoralmente tolerable, y por otra parte, irremediable. Y justamente porque así lo consideran, se multiplican más y más, en progresión geométrica, los no-practicantes.

En realidad, estos cristianos falsificados vienen a ser como piedras desmoronadas del Templo eclesial, que se edifica con piedras vivas, trabadas entre sí. Han llegado a ser como ovejas dispersas, que sigue cada una su camino, siendo así que Cristo dió su vida «para congregar en la unidad a todos los hijos de Dios, que están dispersos» (Jn 11,53)… Esa inmensa mayoría de bautizados no practicantes ha disgregado el rebaño. Y queda preguntarse: ¿un rebaño disperso es realmente un rebaño?

En el Libro de la sede, editado en España por la Conferencia Episcopal, se pide en la misa de Pastores: «por la multitud incontable de los bautizados que viven al margen de la Iglesia. Roguemos al Señor» (Secretariado Nal. Liturgia, Coeditores Litúrgicos 1988). Como se ve, se considera esa situación como un dato, como una situación estable y previsible. Esta realidad espantosa –que, al menos en las proporciones actuales, no había sido nunca conocida en la historia de la Iglesia–, es hoy vivida por muchos como una realidad normal, o al menos, aceptable, digamos, tolerable. Piensan que si algo es, si algo es de hecho, si algo es mayoritariamente y, más aún, si perdura tantos decenios en muchas partes de la Iglesia, no puede ser algo monstruoso. Pero lo es.

* * *

–Tradicionalmente han sido considerados «pecadores públicos» aquellos cristianos que perseveran manifiestamente en un pecado grave. El término (publicus peccator - publici peccatores) fue normal desde antiguo, ya en la primera disciplina penitencial de la Iglesia. Y en el Código de Derecho Canónico de 1917 seguía empleándose, como puede verse, por ejemplo, en los cánones 1240 (sepultura eclesiástica), 1066 (matrimonio sacramento), 693 (ingreso en asociación católica).

Pero desde hace medio siglo, la voluntaria debilitación del lenguaje eclesiástico (nunca decir «pecado mortal», sino «grave desorden moral»; jamás llamar «adulterio» a las relaciones adúlteras, sino «divorciados vueltos a casar»), ha dejado la expresión en desuso. Sin embargo, es evidente que la Iglesia mantiene en substancia la misma disciplina eclesiástica en relación a los cristianos públicamente pecadores; incluso en el lenguaje, habla de «pecadores manifiestos» (por ejemplo, c. 1184,3: peccatores manifesti), lo que viene a ser lo mismo. Repaso, pues, en forma textual, pero abreviada, algunos cánones del Código de 1983, que es una de las derivaciones principales del Concilio Vaticano II:

Comunión eclesial. «Los fieles están obligados a observar siempre la comunión con la Iglesia, incluso en su modo de obrar. Cumplan con gran diligencia los deberes que tienen respecto de la Iglesia». (209). –Comunión eucarística. «No deben ser admitidos a la sagrada comunión los excomulgados y los que están en entredicho, y los que obstinadamente persistan en un manifiesto pecado grave» (915). «Quien tenga conciencia de hallarse en pecado grave, no celebre la Misa ni comulgue el Cuerpo del Señor sin acudir antes a la confesión sacramental» (916). –Padrinos de bautismo. «Para que alguien sea admitido como padrino es necesario que… sea católico… y lleve una vida congruente con la fe y con la misión que va a asumir» (874,3). –Unción de los enfermos. «No se dé a quienes persisten obstinadamente en un pecado grave manifiesto» (1007). –Exequias eclesiásticas. «Se han de negar las exequias eclesiásticas… a los pecadores manifiestos, a quienes no pueden concederse las exequias eclesiásticas sin escándalo público de los fieles» (1184,3). La última disposición, obviamente, no tiene hoy vigencia alguna: ¡actualmente nadie se escandaliza por nada! (Me corrijo. Sí hay algo que escandaliza: que se llame a los pecados por su nombre).

–Los cristianos no-practicantes tienen todos los rasgos de los pecadores públicos o manifiestos. Desvinculados durante años o decenios de la Eucaristía, «persisten obstinadamente en un pecado grave manifiesto». No «llevan una vida congruente con la fe», pues su incumplimiento del IIIº mandamiento de la ley de Dios es libre y crónico. Quebrantan habitualmente la virtud de la religión, la mayor de las virtudes morales. Son, pues, «pecadores manifiestos», Y al ser innumerables en tantas Iglesias locales, ya «no causan escándalo», creando así las condiciones del mayor escándalo posible.

Al menos aquellos que en algún momento tuvieron fe personal, «son inexcusables, pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias; todo lo contrario, se ofuscaron en sus razonamientos, de talo modo que su corazón insensato quedó envuelto en tinieblas» (Rm 1,21). Hablo, por supuesto, del bautizado que en algún momento de su vida tuvo personalmente la fe. Lo más frecuente es que los cristianos que no practican la vida litúrgica de la Iglesia terminan por perder la fe. Y a veces sin darse cuenta siquiera: como si perdieran un paraguas; se dan cuenta de que lo perdieron cuando llega un día de lluvia. Pero la fe no puede perderse sin culpa grave personal:

Concilio Vaticano I (1870): el Señor da a los creyentes la fe, «y los confirma con su gracia para que perseveren en esa misma luz, no abandonándolos, si no es abandonado… Porque los que han recibido la fe bajo el magisterio de la Iglesia no pueden jamás tener causa justa para cambiar o poner en duda esa misma fe» (Denz 3014).

* * *

Reforma o apostasía. ¿Qué debemos hacer?

Pastores y fieles cristianos han de conocer y reconocer el IIIº mandamiento de la Ley de Dios. Han de venerarlo y cumplirlo. Han de predicarlo y enseñarlo. Han de ver en él la expresión pública y comunitaria del Iº mandamiento. Han de ser conscientes de que persistiendo obstinadamente en un pecado grave manifiesto, vienen a ser pecadores públicos, que no viven en la gracia de Dios, sino que está cautivos de un pecado grave.

Pastores y fieles han de predicar e inculcar la maravilla de la Eucaristía dominical. Han de enseñar y predicar el IIIº mandamiento en homilías, catequesis, educación familiar. No puede una Iglesia local resignarse a ser un edificio en ruinas, con más piedras caídas que edificadas; ni un rebaño con más ovejas dispersas que congregadas. No puede admitir una Iglesia como inevitable que la gran mayoría de sus bautizados sean pecadores públicos, que persisten en un pecado grave manifiesto. Ha de llamarlos a conversión. No puede abandonarlos en su pecado y en su error sin predicarles con fuerza y frecuencia la verdad del mandamiento IIIº .

La exaltación del IIIº mandamiento del Decálogo requiere en favor de la Misa dominical una intensificación fuerte y prolongada en homilías, catequesis, congresos teológicos, revistas, libros, cátedras, ejercicios espirituales, Sínodos diocesanos y regionales, Sínodo de Obispos en Roma, Y si se celebrara un Concilio ecuménico con este fin monográfico, no se pondría, ciertamente, un medio desproporcionado para la importancia del fin pretendido.


Estamos acostumbrados en los últimos tiempos a que las Iglesias locales, a lo largo del año pastoral, multipliquen las campañas por las vocaciones, las misiones, la paz, los pobres, los emigrantes, los enfermos, los parados, los presos y tantas otras causas de gran importancia. Y para conseguir esos fines se organizan reuniones, congresos, revistas, semanas, peregrinaciones, encuentros, y no se omiten los gastos precisos para llevar el empeño a los medios de comunicación. Pues bien, ¿recuerdan ustedes en sus Iglesias respectivas grandes campañas periódicas en pro de la Misa dominical?… Es obligado reconocer que en gran número de Iglesias locales muchos otros deberes morales son urgidos en campañas incomparablemente más frecuentes, apremiantes, costosas e insistentes. Al parecer, la promoción de la Misa dominical no es un objetivo pastoral prioritario. El resultado es que en no pocas Iglesias locales donde hace medio siglo asistían a la Misa dominical un 80 o un 50 % de los bautizados, hoy asisten un 10 o un 5%. No podemos acostumbrarnos a esta atrocidad, ni menos aún hemos de considerarla irremediable.

En la vida pastoral de parroquias y de diócesis ha de modificarse el tratamiento que se viene dando a los no-practicantes. A pesar de que, según hemos visto, el Derecho Canónico establece en relación a los «pecadores persistentes y manifiestos» exigencias y limitaciones muy severas en relación al bautismo, confirmación, penitencia, padrinos, matrimonio, unción de enfermos, exequias fúnebres, etc., persisten arraigadamente las prácticas pastorales que no aplican a los cristianos no-practicantes las normas dadas para los pecadores públicos; se actúa con ellos como si no lo fueran. Pero es falsa la caridad pastoral que no llama a conversión a quienes viven en el error o el pecado.

Sólo unos pocos casos. ¿Es lícito dar la confirmación a adolescentes que no asisten regularmente a la Misa dominical, ni dan claros signos de que participarán en el futuro asiduamente en ella? (No pocas veces ni siquiera sus catequistas cumplen el IIIº mandamiento; y ahí están, dando catequesis). ¿Es lícito conceder el matrimonio sacramental a bautizados que están alejados de la Misa desde hace años, y no dan signo alguno de arrepentirse de su conducta gravemente culpable? El párroco, si sabe que seguirán como cristianos no-practicantes, puede tener también la certeza moral de que van a profanar el matrimonio en forma sistemática.

La caridad pastoral verdadera hacia los pecadores públicos y persistentes, hacia cristianos no-practicantes, es la que les avisa que llevan camino de perdición, y los llama a la conversión, ayudándolos a creer en su necesidad bienaventurada y urgente, y en su posibilidad con la gracia de Cristo Salvador.

Reforma o apostasía.

José María Iraburu, sacerdote

Índice de Reforma o apostasía

82 comentarios

  
josep
hemos de hacer caso a lo que manda la Iglesia.....
------------------------
JMI.-Bueno, en este caso es el Señor quien lo mandó primero en el IIIº mandamiento del Decálogo. El precepto de la Misa dominical no es, pues, solamente un mandamiento de la Iglesia. Es Ley de Dios.
09/09/13 8:53 AM
  
Cristiano Indignado
Le digo aproximadamente lo mismo que le he dicho a otras personas, al respecto de ser "practicante" o "no practicante":

Lo importante, para el que cree en el Mensaje de Cristo, es ponerlo en práctica. Expresiones como "La Iglesia sabe que no hay vida cristiana sin vida eucarística" (en todo caso no habrá vida católica), "El cristiano que se ausenta voluntariamente y durante largo tiempo de la Eucaristía está en pecado mortal." (debería señalarse en qué lugar del Evangelio se hace afirmación tan tajante), más un par de incorrecciones más que contiene su artículo, sí que son verdaderamente graves.

Que a mí usted, imbuido de no sabe nadie muy bien qué autoridad, conferida por quién (desde luego no por Dios), me diga que tengo todos los rasgos de ser un pecador público, pues francamente me importa bastante poco, porque en conciencia sé muy bien lo que soy, y las muchas formas que hay de "practicar" el cristianismo (por aquello de practicantes y no practicantes), y estoy lo suficientemente alfabetizado y poseo la suficiente educación como para discernir mis propios caminos. Observe que yo no voy a hacerlo con usted. Ya sabe, lo de no observar la paja en el ojo ajeno, y demás. Procure por tanto no ofender a sus hermanos en la fe, aunque no le guste que sean sus hermanos.

Creo que es una falta de caridad tremenda eso de juzgar si los demás son pecadores públicos o no (y no me vale el argumento del "enseñar al que no sabe, que es circular y sólo sirve para reafirmar la opinión de uno, subjetiva, de que "si no haces lo que yo digo es que no eres de los míos"). No me vale tampoco el argumento de confundir la parte por el todo y porque un señor, hace cinco, diez o quince siglos, lo haya dicho, tengamos que pensar que llevaba razón. Algunos de los que somos considerados "no practicantes", lo único que hacemos es practicar (o tratar de hacerlo lo mejor posible, que somos pecadores), lo que dijo Cristo. Lo demás, opinión de los hombres...

... respetable o no. Pero opinión al fin y al cabo.
-------------------------------
JMI.-No le dé ninguna importancia a lo que Ud. opine en estos altos temas religiosos. No vale nada. Como tampoco vale nada lo que pueda opinar yo.

Agárrese fuerte a la Palabra de Dios (Decálogo, IIIº mandamiento) y a lo que la Iglesia enseña y manda sobre la Misa dominical con autoridad apostólica recibida de Cristo. Ánimo.
Tanto Dios como la Iglesia hablan muy claramente, y no cambian su palabra.

09/09/13 10:10 AM
  
Alejandros
¿Que le parece que los curas digan en el momento de ir a comulgar que se abstengan de hacerlo aquellos que se encuentren en pecado?
¿Que le parece que digan los curas en sus homilías que se han de confesar con ellos, que la confesión directa con Dios no implica el perdón de los pecados porque no hay sacramento?
¿Que le parece que los curas digan a sus feligreses que para salvarse tienen que obedecer a Dios y esto significa cumplir con los DIEZ Mandamientos?
Solamente en España la nación tradicicionalmente mas católica, el porcentaje de católicos practicantes es del veinte por ciento.
¿Porque ha sucedido esto?
Porque los sacerdotes, muchos de ellos no predican el evangelio completo.
Los últimos Papas se quejaron en varias ocasiones de que se omitía en la mayoría de las homilías los novísimos, y asi no hay conversiones.
No se puede engañar al rebaño de Cristo diciendo que Dios no castiga, que no existe el infierno, que todos vamos a ir al cielo.
Cuando vamos a una Misa de difuntos, todos van al cielo.
El clero es el responsable de la situación de apostasía general que estamos padeciendo.
Ayer mismo muchos sacerdotes omitieron comentar la proclama del Papa de oración y ayuno para evitar el ataque a Siria.
Si ya no quieren obedecer al Papa y a la doctrina de la Iglesia, solo queda que vuelva Cristo y purifique su Iglesia. No obstante seguiré rezando para que la mayoría de los pastores se conviertan y pastoreen el rebaño de Cristo como Dios manda.
Amén.
--------------------------
JMI.-"El clero es el responsable..."
No me convence el diagnóstico. Las graves deficiencias que se producen en la Iglesia al paso de los siglos tienen por responsables al clero, a los Obispos, al Papa, a los padres de familia, a los teólogos, a los maestros y catedráticos, a los escritores, a los periodistas, a los artistas, a los políticos cristianos (si es que existen), a los empresarios, a los obreros, a los sacristanes y a los monaguillos.
09/09/13 10:38 AM
  
E.
Me gustaría proponerle un tema a modo se sugerencia. Hace tiempo que es tema de debate entre los cristianos de base un tema sobre el que hay dudas y no se encuentran las debidas explicaciones o aclaraciones, me refiero al acercamiento de la Iglesia al judaísmo. Es un tema sobre el que se habla bastante incluso en círculos no cristianos y frecuentemente los cristianos no sabemos qué posición debemos tomar al respecto. Creo que sería muy interesante que lo abordara en su magnífico blog, si le parece adecuado, por ello me atrevo a hacerle la sugerencia. Gracias por su atención.
----------------------------
JMI.-Gracias por la sugerencia.
Pero no sabría decir nada más lúcido y autorizado que lo que el Concilio Vaticano II enseña en la Declaración "Nostra aetate".
09/09/13 10:47 AM
  
Luis López
La ausencia al culto dominical ya viene de largo. En la Epístola a los Hebreos (10,45), Pablo ya se quejaba de que algunos cristianos abandonaban las asambleas litúrgicas.

Creo que fue el santo Padre Pío quien dijo que sólo al final de nuestras vidas seríamos conscientes verdaderamente del valor infinito del santo sacrificio de la Misa. Y ese es el problema, que aquí y ahora no se hacen verdaderas catequesis que nos muestren el sublime drama que acontece en el Altar.
---------------------
JMI.-Solo un detalle.
Ya en los primeros siglos había dudas acerca de la autoría paulina de la carta a los Hebreos. Hoy no sé de ningún autor que la mantenga.
09/09/13 1:36 PM
  
Ricardo de Argentina
Padre, me parece que lo que ha dicho usted en este artículo está bien. Mejor dicho, muy bien.
¡Que digo! : recontra-bien.
Aunque, para serle franco, lo que realmente pienso es que esto está PlusSuperHiperUltra bien.
¡Era hora que alguien lo dijera! Muchísimas gracias, Padre por su lucidez pero mucho más, por su valentía.
La Iglesia, siempre necesitada de reformarse, necesita ESTA reforma urgentemente, quizás tanto o más que la reforma de la Curia que ha anunciado el Papa, porque hay uns HIPOCRESÍA DE FONDO en el hecho de proclamarse Católico y actuar igualito que un No Católico.
Y quien es hipócrira en religión, es un fariseo. Usualmente se entiende por tal a quien cumple los preceptos externos sin adherir de corazón. Sin embargo, a mí me parece que es tanto o más fariseo quien proclaméndose católico, se ríe de los preceptos.
Es otra forma de fariseísmo.
---------------------------------
JMI.-Que el Pueblo cristiano recupere la Misa dominical es más importante, por supuesto, que "la reforma de la Curia". Bien lo dice Ud. Más importante que eso y que casi todo.
09/09/13 2:37 PM
  
DavidQ
Lo de "ciclista no practicante" me parece genial.

Lo que también creo que vemos mucho por ahí, es a entrenadores de natación que jamás se meten en la piscina. Con la diferencia que de ellos sí vemos frutos.
09/09/13 3:26 PM
  
Alejandro Holzmann
Me imagino que el cuidado de niños pequeños -como dice el Catecismo- no excusa a los padres del precepto dominical, pudiendo ellos perfectamente turnarse en asistir por separado a cualquiera de las dist intas misas dominicales.
------------------------------
JMI.-Así suelen hacer a veces.
Pero hay que ver cada caso.
09/09/13 4:08 PM
  
Anónimo...
Yo también conozco a un creyente que no cree que 2 + 2 sean 4... si se lo dice un ateo.

: )
----------------------------------
JMI.-Todos conocemos creyentes inteligentes y creyentes tontos.
09/09/13 4:37 PM
  
Gris Funcionario
Cristiano Indignado: Se engaña Vd, como muchos "no practicantes" pensando que puede practicar a su modo si ese modo no incluye el mínimo al que obligan los mandamientos la Iglesia.
Cuando converso con no practicantes sobre el tema suelen tener la misma reacción airada que Vd. muestra en su comentario:"¿qué sabes tú de cómo es mi relación con Dios?, a lo mejor yo me acerco más a Dios con mi oración y con mi obras que tú yendo a misa el domingo". Muchos no practicantes tienen la vanidad de pensar que los que vamos a misa nos conformamos con un ritualismo vacío, que somos víboras hipócritas y fariseos a los que Dios en realidad detesta. También se ponen sentimentales y te dicen que Dios prefiere que pases el tiempo con tu familia y con los necesitados y no perdiendo el tiempo con oraciones.
Está Vd. muy indignado, seguramente porque después de pasar todos los domingos de hinojos en su oratorio doméstico, o ayudando a los desfavorecidos, o visitando enfermos y ancianos, o apoyando a enfermos de SIDA y toxicómanos, el P. Iraburu va y le llama pecador público por no ir a misa.
Pero examínese un poco...¿realmente esas buenas obras a las que no dudo que Vd dedica el domingo le impiden ir a misa? ¿seguro...?
Mire, cuando yo he faltado a misa ha sido por razones mucho más mezquinas, aunque muchas veces me he engañado maquillándolas un poco. Y durante mucho tiempo he pensado erróneamente que faltar a la misa de vez en cuando era solo un pecado venial. Doy gracias a Dios porque me abrieron los ojos en este tema. Por favor, piense en ello.
09/09/13 5:03 PM
  
Franco
Padre, en general, quienes no van a misa con la excusa de ayudar a los pobres, jamas ayudan a los pobres. Da igual lo que diga un "cristiano indignado", yo se muy bien de donde viene su autoridad, y no me ofende para nada este post, tiene usted toda la razon. A mi no me molestaria ir a misa todos los domingos, sinceramente, mi verdadera preocupacion es volver con vida a mi casa.
Saludos.
09/09/13 5:35 PM
  
Luis López
Don José María, el protestante César Vidal es de los pocos que defienden la autoría paulina de Hebreos.

Desde luego las despedidas finales de la Carta son muy paulinas. Al menos a mí me lo parece.


----------------------------
JMI.-Suelen dar como autor a "alguien próximo a San Pablo", pero no él mismo.
09/09/13 6:00 PM
  
Job
Osea que los Católicos no practicantes estamos condenados a arder en el infierno igual que si fuésemos satánicos.
--------------------------
JMI.-Los católicos no practicantes están llamados por Dios y por la Iglesia a cumplir los mandatos de Dios y de la Iglesia, que conducen a la vida eterna celestial.
09/09/13 6:46 PM
  
estéfano sobrino
Hace unos meses asistí a una conferencia en la que el ponente hablaba de los "deportistas no practicantes", mientras mostraba una foto de una inmensa barriga cervecera. Y decía que pensaba lo mismo de los cristianos no practicantes. Muchas cosas se podrían decir al respecto.

Creo que ese "cristianismo aguado" se ha podido asentar por varias causas:

a) La distorsión del concepto de fe: como si "ser católico" fuera lo mismo que "ser del Real Madrid", o ser coleccionista de sellos: una cierta simpatía por una entidad o un tema. Pero resulta que el cristianismo es una doctrina para ser vivida, un encuentro con Jesucristo que compromete la propia vida.

b) Durante muchos años, una enseñanza del valor de la Misa... mejorable. Sin malicia, pero mala: dando como razón principal el cumplimiento de un mandamiento de la Iglesia... y poco más, sin mostrar las razones de encuentro con Cristo, alabanza a Dios, apoyo a los demás parroquianos, etc.

c) La pérdida del sentido del domingo: si voy a misa de lunes a sábado ¿porqué tengo que ir el domingo, si me viene mal?

La causa b) creo que en buena medida ha disminuido, que ya nadie invoca el "porque es pecado mortal", sino que estamos aprendiendo a "dar razón de nuestra esperanza", en este mundo que desconoce casi todo del cristianismo. En su momento, cuando casi todo el mundo iba a misa, ese error más de forma que de fondo quedaba oculto; pero al cambiar la situación, dejó a muchos padres sin argumentos con los que educar a sus hijos.

Respecto a c), creo que un hito muy importante fue la Carta Apostólica Dies Domini, en la que Juan Pablo II recordaba a toda la Iglesia "lo que es" el domingo, y la centralidad de la eucaristía dentro del mismo. Conozco a varias personas, incluso muy practicantes, a las que esa carta les cambió la vida.

Por otro lado creo que hay un problemilla de "permeabilidad": las homilías dominicales las oyen los que van, no los ausentes, de modo que a los primeros no se les puede abroncar. Se les podrá dar argumentos para que ellos, fuera de la iglesia, intenten acercar a los alejados. Realmente, sin una visión completa del cristianismo, es difícil entender la necesidad de la misa.
09/09/13 7:09 PM
  
estéfano sobrino
Job: me ha hecho gracia tu comentario. Creo que tienes claro que no es así: cuanto más mal haga uno en esta vida, si no se arrepiente, más sufrirá en el infierno.

Pero el cristianismo es para vivirlo, como "una vida". Poniendo un ejemplo leve: si tienes dolor de muelas "estás fastidiaso", aunque tengas unos músculos perfectos a base de horas de gimnasio, un corazón en forma, etc. Basta un sólo detalle para que tengamos que buscar al médico.

Otro ejemplo más grave, en corrido mexicano que dice que "el día que la mataron Rosita estaba de suerte: de tres tiros que le dieron, no más uno era de muerte".

En resumen, para condenarse basta un modo, aunque se eviten los demás. La gran diferencia respecto a la salud física es que en la Iglesia están todos los medios necesarios para mantener la salud espiritual: es cuestión de querer emplearlos.
09/09/13 7:24 PM
  
Maria-Ar
Gracias P. Iraburu, por recordádnoslo!
Ojalá, hoy escuchen la voz del Señor!
+
09/09/13 7:45 PM
  
María a
Decía en sto cura de Ars:
“Si conociéramos el valor de La Santa Misa nos moriríamos de alegría”.

"Sí supiéramos el valor del Santo Sacrificio de la Misa, ¡qué esfuerzo tan grande haríamos por asistir a ella!".

Un dato, tal vez a alguien le sirve, para la catequesis de niños es excelente el libro de Gabriela Kast (chilena) "Hoy recibo a Jesús" Edit Patris, va explicando a modo de diálogo familiar con el tío sacerdote las partes de la Misa. En Argentina y Chile se consigue.
Gracias padre! recemos mucho!
09/09/13 7:45 PM
  
Fran
La Eucaristía dominical es un mínimo. Lo normal en un católico consciente es la Eucaristía diaria. Como un novio no se conforma con ver a su novia una vez por semana. Como ninguno aceptamos comer sólo los domingos. Con el precepto dominical la Iglesia nos ordena el mínimo imprescindible para que no muramos, pero el que ama a Jesús y cree en su presencia real, ¿se conformará con darle un saludo por obligación una vez cada siete días?
09/09/13 7:50 PM
  
Cristiano Indignado
Para "Gris Funcionario" y Franco (sin ánimo de entrar en debates que desvirtúen el contenido de la entrada del blogger):

Gris Funcionario: en ningún momento de mi alocución, si vd. se fija, me defino como "no practicante", como tampoco entro a valorar si los que acuden a Misa son mejores, o peores, que los que no lo hacen, ni entrar en los fariseísmos o hipocresías que -nuevamente- sólo vd. cita . Lo que hago es rebatir la analogía planteada de "no practicante" (del rito de la Eucaristía) = Pecador Público, con la alegación justa de que para seguir el Mensaje de Cristo hay muchas formas y exigencias, y no sólo ésa. Y no entré en más detalles, aunque podría haberlo hecho, pues al ser un argumento ad hominem el planteado aquí podría haber hecho la misma analogía de que algunos -no todos- los asistentes a ese sacramento también son pecadores públicos. Por ejemplo, aquellos que, seguidores fieles del rito, después se dedicaban en su vida, llamémosla, "civil" a perseguir al hermano. En nuestra historia reciente, por ejemplo, señores bajitos que iban bajo palio y que después no tenían ningún empacho de torturar y asesinar (con la vitola de "legal" y la forma de la pena de muerte) a otros hermanos.

A mí que alguien acuda o no a misa no me basta, ni a favor ni en contra, para definirlo como seguidor del Mensaje de Cristo o no. Lamento tener que decirle. Y el argumento me parece circular y vacío de significado.

A mí nada me impide ir a Misa los domingos. No lo hago, en los últimos tiempos, porque encuentro mucha contradicción entre ese Mensaje que menciono y los que desde determinados púlpitos se ofrecen. No es cuestión de pereza o de indiferencia, sino de coherencia. La misma que hace que aún, a mis 33 años, no me haya confirmado. El día que deje de observar cómo desde esas posiciones no se pervierte el Mensaje para atacar a otros hermanos o hacer política, no dude vd. que regresaré.

Misma aplicación para el comentario de Franco. Y entiendan que esto que hago no es crítica, sino debate. Un saludo.

PD: Lo de "Indignado" tiene que ver a que cuando entré en esta página usé ese nick como correlativo a que dentro del Movimiento 15-M, en contra de lo que muchos aquí piensan, también tienen cabida los cristianos. No obedece a un estado emocional mío, y a veces he pensado en cambiarlo, pero no me gusta el tema del multi-nick y demás.
09/09/13 8:03 PM
  
Ricardo de Argentina
Osea que los Católicos no practicantes estamos condenados a arder en el infierno igual que si fuésemos satánicos. Job --------------------------

Lo que me parece satánica, estimado Job, es tu manera de dar vuelta las cosas.
Porque tienen más probabilidades de arder en el infierno quienes sabiendo, pudiendo y debiendo, no van a las misas de precepto que quienes sí asisten a ellas.
Por lo tanto, señalarles a esos infelices que al no hacer lo debido se convierten en "pecadores públicos", va a aumentar las probabilidades de que se decidan de una vez a ir a las misas de precepto.
Con lo cual van a disminuir las probabilidades de que esos ahora practicantes se achicharren escuchando la insoportable carcajada de Satanás.

Pero hay más: nadie está "condenado" de antemano mientras viva, ni siquiera el más abominable de los pecadores. Tampoco nadie se salva por sólo ir a misa, pero es obvio que quien obedece a la Iglesia tiene más probabilidades de lograrlo.
09/09/13 8:15 PM
  
María
Padre, yo tengo una duda. He conocido a personas que han sido bautizadas por unos padres "no practicantes" ya que ellos se casaron por La Iglesia, obligados..porque en su trabajo habia obligación de casarse de esa manera, (años sesenta en España). No han recibido ninguna formación cristiana, y por supuesto no practican...mi pregunta es: ¿Se les consideraría pecadores públicos?

------------------------------
JMI.-No sé contestarle. Para hacerlo con un mínimo de responsabilidad, tendría que conocer mucho más datos, circunstancias, etc. Yo sólo sé decir lo que la Iglesia enseña, transmitiendo a los hombres los mandatos de Dios, las enseñanzas de Cristo. No puedo entrar en el discernimiento de un caso personal.
09/09/13 8:21 PM
  
Iker
P. Iraburu, he leido que el Padre Pío explicaba muchos momentos de la misa, p.ej., el momento de la consagración en que quedan separados el cuerpo y la sangre de Cristo, entendido como el momento de la crucifixión, en que la sangre se separó de forma cruenta del cuerpo de Cristo.

El momento en que el sacerdote parte la Hostia consagrada, como momento de la muerte de Jesús.

El momento en que el sacerdote deposita un pequeño fragmento de la Hostia consagrada en el cáliz con su sangre, momento en que se reúnen de nuevo el Cuerpo y la Sangre, como momento sacramental de la resurrección.

No sé si esto es doctrina de la Iglesia o "revelación privada" del P. Pío.

Si Ud. puede comentar algo al respecto, se lo agradeceré.

Lo cierto es que a mí me ha hecho mucho bien, sigo la misa, momento a momento, con mucha devoción, sabiendo que Jesús está actualizando su acto de amor sublime, su sacrificio redentor. .

Yo diría que ir a misa, aparte de obligación, es como un privilegio, una suerte, una bendición (seguro que este tercer término es más exacto) ¡Quiero estar con Jesús!, quiero recibirle. Ir a misa da paz a mi alma.

Quiera Dios que un día, cristiano indignado, Dios abra tu corazón (y tú no lo cierres) para que, aparte de obligación, tú también puedas seguir la misa como un privilegio al que estás invitado.

Un saludo
---------------------------
JMI.-Lo que la Iglesia enseña sobre la Eucaristía es fácil de conocerlo: el Catecismo, encíclicas (Mysterium fidei, Ecclesia de Eucharistia, etc.). Lo demás son piadosas consideraciones, que para algunos serán ayuda, y a otros no les dirán nada.
09/09/13 8:34 PM
  
victor manuel
hola paz y bien padre le felicito por su articulo le deseo que siga asi y pedire por usted, jamas se deje inquietar por las personas que le digan que lo que dice esta mal pues siempre nos perseguiran como nuestro SEÑOR lo persiguieron gracias y pues se necesita mucho que a los catolicos de hoy se les diga que pueden caer en el infierno si son practicates y cargan la cruz de cada dia bueno padre DIOS lo bendiga y Maria lo proteja ojala pueda otra vez hablarnos del pudor ya que lo necestiamos mucho que se nos hable pues ya no se habla de eso y lo que mas me sorprende es que ni el papa hable del pudor bueno yo jamas e visto que hable de eso.
---------------------------
JMI.-Al final de mis artículos, verá Ud. que pongo siempre Índice de Reforma o apostasía. Si entra ahí, verá que sobre "El pudor" tengo tres artículos (10-12). Pinchando en ellos, entra directamente a verlos.
09/09/13 8:53 PM
  
Alejandro Holzmann
Usted dice que los padres con niños pequeños no siempre podrán turnarse para asistir a las distintas misas disponibles, y que hay que analizar cada caso. Lo dice usted como si los impedimentos reales fueran no pocos. ¿Como cuáles, por ejemplo?

------------------------
JMI.-Puede haberlos a docenas. No puedo, pues, ni intentar enumerarlos. Le diré solamente uno: que a la señora, en razón del lugar donde viven, le da pánico quedarse sola con los niños.
09/09/13 9:11 PM
  
Pepito
Los que actualmente cumplen el precepto dominical son en torno al 20% de los católicos, el 80% restante son pecadores públicos y en pecado mortal.

Eso parece concordar con lo que dijo Cristo que "muchos son los llamados y pocos los elegidos", pues a no ser que ese 80% se arrepientan en masa a la hora de la muerte de su grave pecado es seguro que irán al infierno sin remisión.

Incluso si los que vamos a Misa no tenemos segura la salvación, ¿que será de los que incumplen habitualmente el precepto dominical que obliga sub gravi, si no se arrepienten de ello antes de morir?
----------------------------
JMI.-En mí artículo he escrito: "Si es pecado mortal quebrantar una vez el precepto dominical, consciente, libremente y sin causa excusante alguna, a fortiori lo es cuando ese quebrantamiento de la voluntad de Dios, expresada en su IIIº mandamiento, se mantiene durante años. Ya se entiende que está en pecado mortal de suyo. No entramos aquí en ignorancias inculpables, etc., que puede haberlas, indudablemente, y que hoy serán muy frecuentes, sobre todo si los bautizados han oído a sacerdotes decirles que no hay ninguna obligación grave de asistir a la Misa dominical, y ellos han dado crédito a tal mentira".

Por tanto, nadie puede afirmar: "Ése es un cristiano no-practicante; luego ciertamente está en pecado mortal". Sería un juicio temerario gravísimo.
09/09/13 10:42 PM
  
Raúl
Demos gracias a Dios porque gente como "Job" o "cristiano indignado" al menos decidan pasar algo de su tiempo libre, entrando en esta web, leyendo sus blogs e incluso participando con sus comentarios en ellos, muestra clara de la inquietud y el deseo de búsqueda de la Verdad que siente su alma. Y demostración clara también de que no están aún "condenados a arder en el infierno", como pregunta Job en uno de sus comentarios. Dios es infinitamente misericordioso y tiene gran paciencia con todos los pecadores, públicos o privados.
09/09/13 10:50 PM
  
susi
Busquen en Internet la historia de Olivia, una joven catecúmena de Chissano, Mozambique , que se arrastraba unos 4 kms con sus manos(era paralítica) todos los domingos para ir a Misa. (Tiene final feliz)
-----------------------------
JMI.-Cuántas veces, concretamente en Hispanoamérica, hay gente que vive solitaria en su rancho, muy lejos de la Misa más próxima, y para acudir a ella en el domingo tiene que andar varias horas.
Dios los bendiga.
Dios los bendice.
Dios los bendecirá.
09/09/13 11:09 PM
  
Jesus
Los que se sienten ofendidos son pues los no practicantes, pero recordemos (y me incluyo):

CATÓLICO ACOMODADO, INFIERNO ASEGURADO...

Las puertas al cielo son angostas y estrechas mas el camino de la perdición es amplio...(comodo)

Solo los ESFORZADOS... entrarán al reino de los cielos...

El que COME MI CARNE Y BEBE MI SANGRE tiene VIDA...

Entonces mis queridos hermanos, la entrada al cielo no es para los flojos, cobardes ni comodos...

Mi Dios los bendice y mi mamita María también...
09/09/13 11:25 PM
  
Pepito
Gracias por su aclaración P. Iraburu.

Están en pecado mortal de suyo, en cuanto que objetivamente hacen algo gravemente malo, no cumplir el precepto dominical.

Pero si lo hacen sin la debida advertencia o por ignorancia no culpable no cometerán pecado grave subjetivamente, aunque lo que hacen sea objetivamente malo.

Habría que ver caso por caso si concurre o no plena advertencia e ignorancia culpable.

09/09/13 11:37 PM
  
Xaberri
Cristiano indignado: "Si no coméis Mi Carne y no bebéis Mi Sangre no tenéis vida en vosotros". El poder de atar y desatar y de abrir y cerrar (poner normas con la autoridad de Jesús, o, mejor, dicho, como si Jesús las pusiera -pienso en que El no quiso habilitar, por ej., el sacerdocio femenino por lo que su Vicario y vicarios no tienen ese poder, es decir, que no es absoluto, sino según Cristo) es como si fuera ejercido por el mismo Cristo.
-------------------
JMI.-¿ ----------------- ?
09/09/13 11:52 PM
  
Pepito
De todas formas son muy duros los datos: Sólo cerca del 20% cumplen el precepto dominical, que es precepto sub gravi, y el 80% restante, la mayoría de fieles, no lo cumplen.

Todos somos en alguna medida culpables de tal situación, ya que todos formamos un Cuerpo Místico en el que el bien de uno repercute en los otros y también el mal que hace uno afecta a los demás.

Debemos pues preguntarnos en qué hemos fallado cada católico practicante para que se dé tan ingente número de no practicantes.

Unos habremos fallado en una cosa, otros en otra, pero seguro que los que somos practicantes hemos fallado en algo, pues de lo contrario la mayoría de los fieles no estarían en tan penosa situación objetiva.

Tal vez en unos sea no tener la debida intensidad y cantidad de oración, en otros no hacer los debidos sacrificios, en otros el mal ejemplo, en otros no haber combatido lo suficiente contra el mundo, el demonio y la carne.

Enfín, creo que podrían resumirse los fallos de los practicantes en que la mayoría de ellos somos tibios y no damos la medida o talla que deberíamos de dar en nuestra vivencia real del amor a Dios y al prójimo.

Nuestro cumplimiento de la Ley de Dios es, en la mayoría de los practicantes tibia, y esa tibieza se contagia al resto del Cuerpo Místico y algunos de sus miembros se quedan helados de frío, como lo son sin duda los hermanos no practicantes.

Así pues, los practicantes tenemos que declarar una lucha abierta contra la tibieza. Pastores, religiosos consagrados, laicos, tenemos que revisar seriamente nuestra vida y discernir en lo que somos tibios, pues nuestra tibieza es sin duda una de las principales causas de que haya hermanos tan fríos y congelados en el amor a Dios que ni siquiera vayan a Misa una vez a la semana en el día del Señor.
10/09/13 12:14 AM
  
Isabel
Y sin embargo padre, hoy vivimos la mayoría dentro de nuestras propias familias con gran dolor, preocupación e impotencia, como una gran parte de nuestras propias familias, son precisamente eso: Católicos no practicantes.

¡Qué tristeza!
-------------------------------
JMI.-El P. Amorth hablaba de un 8º sacramento:
la ignorancia.
"Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen" (o lo que no hacen).
10/09/13 12:24 AM
  
Isabel
Padre, ¿Y ahora dice usted sobre las cartas de San Pablo a los Hebreos, que suelen dar como autor a alguien próximo a San Pablo, pero no a San Pablo?

Lo que me faltaba hoy.

Todo se está desmoronando como un castillo de naipes.

Me voy a dormir. Buenas noches.
--------------------------------
JMI.-Eso es lo que dice, p.ej., la introducción a la Cta. a los Hebreos en LA SAGRADA BIBLIA, Nuevo Testamento, Edit. Universidad de Navarra, 2008, 1323-1324. O cualquier otra Biblia católica.
10/09/13 12:39 AM
  
Alf_3
Durante unos 13 años, fui católico-no practicante; después de unos 20 de Misa y Comunión diarias. Causas: personales.
Desde hace unos 10 años, regresé a la Misa dominical y a veces entre semana. Mucho tuvo que ver una persona que me insistió pacientemente, en regresar. Sin comunicación actual con tal persona, pido mucho por élla.
Son 'insondables los caminos de Dios'. ¿Cuántas situaciones 'turbulentas' en torno a todo esto? Finalmente, he pedido perdón a Dios, quien me sigue amando.
A los elegidos en la Fe, Él nos 'persigue', hasta que nos 'atrapa' nuevamente, como ovejas perdidas.
¡Qué no encontremos pretextos para 'evitar' Su palabra, yendo al menos, una vez por semana a oírla y departir un mínimo con los hermanos!
--------------------------------
JMI.-Bendigamos al Señor, que viene a buscarnos cuando nos perdemos.
10/09/13 1:21 AM
  
Xaberri
JMI:
Eucaristía.
Domingo por mandato de la Santa Madre Iglesia.
No hay vida: muerte.
Muerte: muerte del alma.
Muerte del alma: pecado mortal
-------------------------
JMI.-Por mandato IIIº de Dios, que proclama por mandato la Santa Madre Iglesia.
10/09/13 1:25 AM
  
Xaberri
JMI:
Si se refiere a -----------------
Ni idea de si he sido yo. De cualquier forma, acaso, no hubiere no querido significar nada, menos aún nada malo o que quisiera descolocar a nadie.
10/09/13 1:31 AM
  
Xaberri
Cristiano indignado, Vd dice:

"A mí nada me impide ir a Misa los domingos. No lo hago, en los últimos tiempos, porque encuentro mucha contradicción entre ese Mensaje que menciono y los que desde determinados púlpitos se ofrecen. No es cuestión de pereza o de indiferencia, sino de coherencia. La misma que hace que aún, a mis 33 años, no me haya confirmado. El día que deje de observar cómo desde esas posiciones no se pervierte el Mensaje para atacar a otros hermanos o hacer política, no dude vd. que regresaré". Bueno, la Misa tiene sentido porque es la Persona Divina Cristo la que se ofrece de nuevo y repite el sacrificio voluntario en su cuerpo real de carne, con eficacia "ex opere operato" aunque el que oficie "in persona Cristi" sea indigno.

Vd dice: "Lo que hago es rebatir la analogía planteada de "no practicante" (del rito de la Eucaristía) = Pecador Público, con la alegación justa de que para seguir el Mensaje de Cristo hay muchas formas y exigencias, y no sólo ésa. Y no entré en más detalles, aunque podría haberlo hecho, pues al ser un argumento ad hominem el planteado aquí podría haber hecho la misma analogía de que algunos -no todos- los asistentes a ese sacramento también son pecadores públicos." El "rito" que es un memorial. Además, ya se sabe que para que haya pecado deben concurrir tres circunstancias a la vez. En eso como en todo.
Lo de las formas y exigencias -¿qué querrá decir- palidece frente a la necesidad (siempre se supone una conciencia recta no invenciblemente errönea) de comer el Cuerpo y Sangre de Cristo.
La referencia a que está Vd alfabetizado me lleva a pensar si tendrá algo que ver con la obediencia. La puerta de la Comunión eclesial y de la obediencia al dulce Cristo en la tierra y a sus hermanos en el pastoreo.
10/09/13 2:34 AM
  
Juan López
1º ¿Tan importante es para algunos el que San Pablo sea o no sea el autor de la carta a los Hebreos? ¿Alguna de las dos alternativas le quita su calidad de ser palabra revelada de Dios?. Por favor, no repitamos la historia de perder el tiempo lucubrando si los ángeles tienen o no tienen sexo!!!
2º La importancia de la misa dominical para mí viene de ser la oportunidad de agradecer y ofrecer al Padre la vida que Él me regaló en los últimos siete días.
Como dice San Agustín "la misa es el sacrificio del CRISTO TOTAL = cabeza (el Cristo histórico nacido de María en Belén y muerto en la cruz) y cuerpo ("¿ignoráis que vosotros sois el cuerpo de Cristo?")
Cristo, que cargó con MIS PECADOS en la cruz, carga en la hostia consagrada con MI VIDA (que yo coloco sobre el altar con mi intención) para ofrecerla como ofrenda al Padre, de modo que puedo decir con toda verdad que la misa en MI SACRIFICIO"
Y la II misa para niños se dice algo así como que "Cristo se ofrece al Padre para que también nosotros nos ofrezcamos unidos a Él"
Quién hace suyo el pensamiento de San Agustín disfruta PARTICIPANDO de la Misa del día del Señor. El que sólo quiere hacer el cumplimiento del mandamiento de la Iglesia ("cumplo y miento") se queda en "OIR MISA" (¡cuanto más corta, mejor!)
3º Creo que es pasarse de la raya decir "El párroco, si sabe que seguirán como cristianos no-practicantes, PUEDE TENER TAMBIÉN LA CERTEZA MORAL DE QUE VAN A PROFANAR EL MATRIMONIO EN FORMA SISTEMÁTICA" Ese tipo de "certeza moral" dejó una triste huella en la Iglesia con las víctimas de la Inquisición, y fuera de la Iglesia de Nerón a Hitler y sucesores.

Enamórate de la misa y desearas decir con San Alberto Hurtado "la misa es mi vida y mi vida es una misa" pues tampoco podemos olvidar que el Cristo que dijo al pan "esto es mi cuerpo" también dijo "lo que hacéis a otro me lo hacéis a mí".... las dos caras de una sola moneda.


-----------------------------------
JMI.-El párroco, sabiendo que la Eucaristía es fuente y cumbre de la vida cristiana, tiene certeza moral de que quienes (casándose o sin casar) se desvinculan de ella voluntaria y crónicamente van a ir de mal en peor. Sin que tenga él que ver con la Inquisición, con Hitler o con Kung Fu.
10/09/13 2:56 AM
  
mauricio
Estimado Padre,
conozco muchos que pregonan en corrillos con orgullo: "soy católico, pero no fanático", creo que en el fondo son más de lo mismo.
10/09/13 3:47 AM
  
Leonardo
Estimado Padre, la Edición de la Sagrada Biblia de Mons. Straubinger, atribuye inequívocamente a San Pablo la Epístola a los Hebreos, señalando que tal vez pudo haber sido escrita en hebreo y vertida después al griego por un colaborador suyo, ej. Bernabé. Agrega además en su comentario que cuando San Pedro menciona las epístolas paulinas, se refiere a la Epístola a los Hebreos.


--------------------------------------
JMI.-La Biblia de Straubinger es de mediados del siglo XX.
El leccionario litúrgico de la Iglesia hace ya muchos años no dice "de la Carta de San Pablo a los Hebreos", como lo dice a los Corintios o a otros. Dice "de la Carta a los Hebreos", sin atribuirla a San Pablo, como lo hace en las demás cartas paulinas. La reciente Sagrada Biblia de la Conferencia Ep.Española (2011) presenta Hbr. como carta probablemente no escrita por el mismo San Pablo.
Y cierro el tema. Estamos comentando no la autoría de Heb., sino sobre "los cristianos no-practicantes".
10/09/13 6:09 AM
  
Juan Argento
Para apreciar mejor la relacion entre la gloria de Dios, el bien del hombre, y la Eucaristia, es util tener en cuenta los puntos #293-294 del Catecismo, que citando a San Buenaventura y al Concilio Vaticano I dicen:

Dios crea "no para aumentar su gloria, sino para manifestarla y comunicarla", "para manifestar su perfección por los bienes que otorga a sus criaturas". La gloria de Dios consiste en que se realice esta manifestación y esta comunicación de su bondad.

Es evidente que para que se realice esta manifestación y comunicación de parte de Dios se requiere como contrapartida de nuestra parte contemplación y recepción respectivamente. Y esto se realiza de un modo incomparablemente excelente en la Eucaristia, a través respectivamente de sus dos aspectos: el de sacrificio y el de comida.

La relación comunicación/recepción - comida es bien clara: recibiendo a Jesús sacramentado, Pan de Vida, crecemos en la participación de la vida divina. Lo cual ya de por sí glorifica a Dios, como dijo San Ireneo: "La gloria de Dios es que el hombre viva".

La relacion manifestación/contemplación - sacrificio se entiende al pensar que, en el sacrificio de Jesús en la cruz, Dios manifiesta de modo admirable que es Amor: el Padre, entregando a su Hijo Unigénito por nosotros, y el Hijo, ofreciéndose al Padre por nosotros. A la vez el Hijo, como verdadero hombre, realiza por su amor obediente hasta la muerte la perfecta glorificación del Padre. Así, en el sacrificio de Jesús en la cruz se realizan plenamente tanto el movimiento descendente ("catabático") como el ascendente ("anabático") de la gloria de Dios. Y participando en la Eucaristía, que no sólo recuerda sino que renueva y re-presenta de modo incruento el sacrificio de Jesús en la cruz, nosotros contemplamos esta gloria de Dios por la fe. Se cumplen así las palabras del salmo 63 (62 de Vulgata) "Sí, yo te contemplé en el Santuario para ver tu poder y tu gloria." (*) como así tambien la continuacion de la cita de San Ireneo: "y la vida del hombre es la visión de Dios", en cuanto esa vision es posible por la fe aqui en la tierra. Y no sólo contemplamos la gloria de Dios, en cuanto es posible en la tierra, sino que participamos en la perfecta glorificacion de Dios que realiza Jesús, uniendonos, como miembros de su Cuerpo Místico, a su ofrenda al Padre (Catecismo #1368) en un sacrificio de intercesion, alabanza y accion de gracias (Catecismo #1359-1361). (**)

(*) En realidad la participación en la Eucaristía lleva a su cumplimiento todo lo prefigurado por ese salmo, que no por casualidad la Iglesia incluye en la oracion de Laudes del domingo 1 del ciclo, con una traducción un poco distinta del pasaje citado: "¡Cómo te contemplaba en el santuario, viendo tu fuerza y tu gloria!"

(**) Se cumplen asi las palabras del Salmo 116 (115), que tampoco por casualidad la Iglesia incluye en la oracion de 1 Visperas del domingo 3 del ciclo:

¿Con qué pagaré al Señor todo el bien que me hizo?
Alzaré la copa de la salvación e invocaré el nombre del Señor.
Cumpliré mis votos al Señor, en presencia de todo su pueblo.
...
Te ofreceré un sacrificio de alabanza, e invocaré el nombre del Señor.
Cumpliré mis votos al Señor, en presencia de todo su pueblo,
en los atrios de la Casa del Señor, en medio de ti, Jerusalén.

PD: Padre Iraburu, veo que me entusiasmé escribiendo, por lo que si Ud cree conveniente recortar el comentario, sientase libre de hacerlo.

10/09/13 7:46 AM
  
Juan Argento
Otra enciclica que resume la doctrina sobre la Eucaristia es la Mediator Dei de Pio XII, en los parrafos 84-98.

El parrafo 89 en particular tiene relacion, sin entrar en tanto detalle, con las explicaciones del Padre Pio que mencionó Iker:

"la divina sabiduría ha hallado un modo admirable para hacer manifiesto el sacrificio de nuestro Redentor con señales exteriores, que son símbolos de muerte, ya que, gracias a la transustanciación del pan en el cuerpo y del vino en la sangre de Cristo, así como está realmente presente su cuerpo, también lo está su sangre; y de esa manera las especies eucarísticas, bajo las cuales se halla presente, simbolizan la cruenta separación del cuerpo y de la sangre. De este modo, la conmemoración de su muerte, que realmente sucedió en el Calvario, se repite en cada uno de los sacrificios del altar, ya que, por medio de señales diversas, se significa y se muestra Jesucristo en estado de víctima."
10/09/13 8:21 AM
  
Isabel
Sobre la dificultad de que matrimonios con hijos pequeños no puedan ir a misa, cada uno sabrá sus motivos, yo cuento los míos.
Desde muy pequeña, asistía todos los domingos con mi padre a misa. Lógicamente no entendía nada. Si recuerdo que la primera vez que fui a misa (tenía yo un año o dos), fue en San Pedro, frente a la calle Zafra dónde yo vivía, y que con las voces blancas cantando, la luz que se filtraba a través de las cristaleras, los techos de la iglesia que a mi me parecían altísimos... Creía que aquello era el Cielo o al menos una "sucursal".
Después siempre los domingos iba a misa con mi padre bien a la Catedral o a la Virgen de las Angustias. Mi madre se quedaba en casa con mi hermanita. Mientras estaba en misa en la Catedral con esos uno o dos años, me entretenía en meterme por debajo del banco de delante y salir y así sucesivamente, hasta que mi padre me llamaba la atención; o en contemplar las hermosas vidrieras de colores que desde tan corta edad me fascinaban.
También recuerdo las iglesias llenas, no como ahora.

Cristiano indignado. Según la edad que tienes no has vivido el gobierno de "ese señor bajito" al que te refieres, sólo lo conoces de oídas. Yo si lo he vivido en mi infancia y mi adolescencia.
Ese "señor bajito" salvó a España de caer en el marxismo puro y duro. Frenó el ataque que sufrió durante la república la iglesia, los religiosos y los cristianos en general, en forma de quema de iglesias y conventos, asesinatos, barbarie de todo tipo, y algunos de esos asesinatos con previas torturas horrendas, por el gravísimo hecho de ser sacerdotes, seminaristas o simplemente cristianos de a pie. Sacó de la miseria a muchísimas criaturas, que vivían hartos de trabajar y pasando hambre, frio, y calamidades de todo tipo, entre esas calamidades, la muerte de los hijos recién nacidos o a los pocos años, no porque nacieran enfermos, sino a causa de la miseria y de no tener los mínimos para vivir. Un simple resfriado que acababa volviéndose pulmonía, se llevaba a una criatura preciosa y sana al otro mundo. El médico (al que había que pagar), a causa de la falta de dinero, se dejaba como último remedio, cuando ya no había nada que hacer. Y su situación económica tan grave, no venía porque estuvieran parados, no. Lo peor es que estaban hartos de trabajar, de ahí que tantos se hicieran marxistas, pensando en que esa sería la solución.

Y yo no viví gracias a Dios esos tiempos, pero mis padres que en Gloria estén, si los vivieron siendo muy pequeños, en un pueblo de la provincia de Granada, llamado Illora.

Ojalá pudiera volver a vivir mi infancia y mi adolescencia en aquel ambiente y lo pasado, pasado.

Se vivía y se respiraba Paz y Orden. Y sobre todo y lo más importante, Se creía en Dios.
10/09/13 10:15 AM
  
abuelajuana
Muchas gracias Padre por su artículo.

Yo dejé de ir a misa por un tiempo. Pero el Señor tuvo paciencia conmigo y me rescató para volver a El.

Ahora pienso que ir a Misa es un privilegio maravilloso y estoy muy agradecida de poder asistir y participar.
10/09/13 10:19 AM
  
Vicentito
¿Los miembros de otras religiones son también pecadores públicos?


------------------------
JMI.-Este artículo trata de los "católicos no-practicantes", y con tratar las cuestiones doctrinales y prácticas que lleva el tema ya tenemos bastante. Le remito al Vaticano II, al Decreto sobre el ecumenismo (Unitatis redintegratio) y a la Declaración sobre las religiones no cristianas (Nostra aetate).
10/09/13 10:54 AM
  
Pepito
Y no sólo la Misa es adorable e importante, aunque sí principalmente, sino también la misma presencia permanente de Cristo en nuestros Sagrarios.

¿Que sería de nosotros si las Hostias consagradas en la Misa durasen sólo así lo que dura la Misa y al decir el sacerdote "podéis ir en paz" dejasen de ser el Cuerpo y la Sangre de Cristo?

Afortunadamente, Cristo a sido tan bueno y generoso con nosotros que sigue permaneciendo en la Hostia aún después de terminada la Misa, para que podamos quedarnos cuanto tiempo queramos para charlar con Él.

Si Él no tiene prisa en marcharse tampoco la debemos de tener nosotros. Adoración de la Hostia antes de la Misa, en la Misa y después de la Misa. Nunca daremos gracias a Dios suficientemente por tal beneficio.
10/09/13 11:24 AM
  
Moises
No se hizo el hombre para el sábado sino el sábado para el hombre. Yo creo que la mayoría de los cristianos no-practicantes no son pecadores públicos porque la secularizacion y la descristianización que arrasa a Europa tiene como una de sus consecuencias la pérdida de la conciencia de pecado por lo tanto el que no va a misa no sabe de la gravedad de su acto. El problema es la formación de cristianos adultos. Solo a aquellos que muestran con su vida la fe según la estatura de Cristo estarían cometiendo un pecado grave y público. La ocupación pastoral debe ser la formación . El cristianismo no es un conjunto de normas morales es una buena noticia que engendra en el que la recibe una nueva criatura capaz de cambiar su vida y por tanto su conducta moral.
-----------------
JMI.-Ya, ya. Perfecto.
Pero obedezcamos el mandamiento de Dios y de la Iglesia
y vayamos a Misa los domingos.
Y eso en formación no sólo para adultos, sino ya desde chicos de catequesis.
10/09/13 12:15 PM
  
Cristiano Indignado
Xaberri:

Vd. Afirma que la Eucaristía tiene eficacia “ex opere operato”, lo cual yo no niego en ningún momento. Pero como le repito, para mí lo importante es la coherencia entre mis pensamientos y mis actos. Mi desencanto con la contradicción, enorme, entre el Mensaje de Cristo y la misma conformación de la mayoría de esas eucaristías, como de la misma estructura piramidal y dogmática de la Iglesia, han provocado que deje de ir a ellas. Tengo en mente, por ejemplo, la patética puesta en escena de cierto obispo de Alcalá de Henares utilizando su báculo no para “guiar” a las ovejas, sino para golpearlas (habrá que examinar de dónde le viene el odio a ese hombre por los colectivos citados, aunque sotto voce parece haber una correlación evidente, que yo ni afirmo ni desmiento).

Entra vd., por otro lado, en rebatir parte de mi argumentación en contra de que quien no asiste a la Misa sea un pecador público, pero omitiendo su segunda parte, quizá la más importante, en la que utilizo la misma analogía que el autor, pero con los asistentes devotos a ella. Y se lo vuelvo a plantear: ¿Quién sigue mejor el Mensaje? ¿Quién no acude a la Eucaristía pero trata de comportarse con sus hermanos tal y como Cristo enseñó, o el que lo hace –diariamente, en algunos casos-, y con esa justificación, o mejor, usando el nombre de Dios, luego comete las peores fechorías imaginables en un ser humano que –espero que no le sorprenda- no son comulgar siendo divorciado, ser gay o vivir con otra persona fuera del matrimonio, sino acabar con la vida de otros, a veces con sufrimiento, amparándose en el nombre de Dios para hacerlo.

Comer el cuerpo y la sangre de Cristo no es sólo un acto material. También es un acto de conciencia, de libre elección frente a muchas vicisitudes de la vida. A veces lo externo no es lo más importante.

En cuanto a la obediencia, yo trato (no siempre lo consigo, pero supongo que como todos) de obedecer a Dios. Fuera de Dios no obedezco a nadie más que a mis padres en la tierra (ya ve, en eso soy bastante protestante), no le voy a engañar, porque en materia de Fe considero más importante la experiencia directa que la ajena. Sobre todo si la ajena tiene sesgo, falta de lucidez o mero deseo de sometimiento.


A cada uno Dios nos hace de una manera, y nos llama a caminos distintos. Al final nos examinará en el Amor. Ése es el juicio al que tendré que enfrentarme, y para ello vivo y trato de ser coherente con los talentos que Él me dio. Si tengo que volver a la Comunión, o no, será Él el que lo decida. Porque –intuyo- no debe sentirte muy satisfecho con algunos comportamientos, estructuras y conformaciones dogmáticas de su Asamblea (=Ecclesia), y tal vez a mí no me llame por esa ruta.

En la oración lo discerniré, no obstante.

Un saludo.

------------------------------
JMI.-Hágase como niño y entre en el Reino, es decir, déjese enseñar por la Santa Iglesia de Cristo, Madre y Maestra, y haga lo que Ella manda. Todo lo demás, hablando de cristianismo, es marear la perdiz. Sin fruto para nadie.

De paso (tanto que enfrenta Ud. la Misa con los cristianos facinerosos que tantas veces participan en ella; ¡pero qué remalos son!) le recomiendo mi artículo de hace poco SANTAS MISAS TERRIBLES. A ver si así "en la oración" discierne según lo que quiere Cristo y su Esposa.
10/09/13 1:44 PM
  
Xaberri
Ante la "coherencia" (la mayor es la que SE SOMETE a la verdad de que el cielo es un don antes que una conquista) y la concupiscencia del pecado original, opte por que el Señor le conceda esa coherencia a pesar de la concupiscencia y, le aconsejo, pida perdón por sus pecados.
10/09/13 3:28 PM
  
Juan Argento
Cristiano Indignado dijo:

"En cuanto a la obediencia, yo trato (no siempre lo consigo, pero supongo que como todos) de obedecer a Dios."

Pues bien, Jesús es Dios, y segun Lucas 22, 19:

Luego tomó el pan, dio gracias, lo partió y lo dio a sus discípulos, diciendo: «Este es mi cuerpo que es entregado por vosotros; haced esto en memoria mía.»

Lo cual es reiterado por San Pablo en 1 Cor 11, 23-24:

Porque yo recibí del Señor lo que os he transmitido: que el Señor Jesús, la noche en que fue entregado, tomó pan, dio gracias, lo partió y dijo: «Este es mi cuerpo que se da por vosotros; haced esto en memoria mía.»

Es imporante al respecto considerar la experiencia de la primera comunidad cristiana, la Iglesia de Jerusalén, que San Lucas describe en Hechos 2, 42 inmediatamente despues de narrar la venida del Espíritu Santo y la primera predicacion de Pedro en Pentecostés, seguida del bautismo de 3.000 personas. Porque dado que ninguna comunidad cristiana tuvo más "frescas" las enseñanzas y mandatos de Jesús que ellos, es claro que:

- esa Iglesia no puede ser sospechada de haber tenido una "estructura piramidal y dogmática" espúrea agregada por los hombres, y

- la experiencia de fe de esa Iglesia no puede ser sospechada de haber tenido "sesgo, falta de lucidez o mero deseo de sometimiento."

Pues bien, leemos en Hechos 2, 42:

"Todos se reunían asiduamente para escuchar la enseñanza de los Apóstoles y participar en la vida común, en la fracción del pan y en las oraciones."

Y termino las citas de pasajes bíblicos relevantes en su orden cronologico con la exhortacion en la carta a los Hebreos 10, 25:

"No desertemos de nuestras asambleas, como suelen hacerlo algunos;"

10/09/13 5:13 PM
  
susi
"Estos días se ha difundido la historia de Olivia. Se trata de una joven africana de 25 años sin piernas que gateaba cada domingo cuatro kilómetros para asistir a Misa. Unas monjas la han asistido durante un año.

Un grupo de religiosas de la congregación Hermanitas de los Ancianos Desamparados que partió el pasado año desde Valencia (España) fundaron un asilo en Chissano (Mozambique). “Cierto domingo divisamos a lo lejos por el camino algo que se movía serpenteando y cuál no fue nuestra sorpresa al aproximarnos y ver que era una joven", explicaron.

Las monjas pudieron entablar conversación con ella a través de una señora que pasaba por allí y que tradujo al portugués lo que Olivia relataba en lengua changana. Contaba entre otras cosas que "en la época más calurosa del año la arena del camino le quema las palmas de las manos".

Olivia tiene una gran sed de Dios y una fe heroica -así lo reconocen las monjas- y por eso iba a Misa todos los domingos, pero ni siquiera estaba bautizada. Las monjas informaron al párroco de Chissano, que atiende pastoralmente "un territorio muy extenso y con infinidad de feligreses con graves necesidades por estar discapacitados y no tener recursos económicos o apoyos familiares". Con el fin de preparar a Olivia para recibir el sacramento del bautismo, el sacerdote envió de forma periódica a un catequista hasta el domicilio de Olivia.

Por su parte las monjas movilizaron a sus benefactores, y uno de ellos obsequió una silla de ruedas. Olivia la estrenó el 7 de octubre de 2007, día de su bautizo."

Esta es una historia de amor. La Santa Misa es una historia de Amor, del mayor amor que hay en la tierra.
-----------------------------
JMI.-Lo que nos ha contado (más, lo que sucedió con esa joven) viene a poner en este artículo de mi blog un precioso ramo de flores.
Dios le bendiga (a la joven y a ud.).
10/09/13 6:12 PM
  
Juan Argento
Padre Iraburu, aprovecho para hacerle una pregunta puntual sobre el tema, a partir de las citas biblicas que hice en mi comentario anterior. En todas las traducciones de la Biblia, en las cuatro narraciones de la Ultima Cena Jesús usa el tiempo presente con los verbos "entregar" y "derramar":

"Este es mi cuerpo que es entregado por vosotros"

"ésta es mi sangre de la Alianza, que es derramada por muchos para perdón de los pecados"

En contraste, el canon castellano de la consagracion dice "será entregado" y "será derramada". La pregunta es: ¿el "effundetur" del canon en latín, significa "es derramada" o "será derramada"?

La pregunta podra parecer trivial, pero a mi juicio, el uso del tiempo presente muestra mas claramente que Jesús, en aceptación del designio del Padre de que El "se diera a Sí mismo en sacrificio de expiación" (Is 53, 10), está en ese acto ofreciendose a Sí mismo al Padre anticipando y haciendo presente el sacrificio de la Cruz. Si se me permite acuñar un verbo, estimo que es correcto decir que, así como la Iglesia re-presenta el sacrificio de la Cruz en cada Eucaristía, Jesús pre-presentó su sacrificio en la Ultima Cena. Esto deja muy claro que la Ultima Cena, la Cruz y cada Eucaristía son un único sacrificio (Catecismo #1367), en el que sólo es diferente el modo de ofrecer.

-----------------------
JMI.-No sé contestarle. Tendría que estudiar el tema.
Y como ud. sabe, hay que cumplir estrictamente la ley del mínimo esfuerzo.
10/09/13 6:19 PM
  
Vicentito
Extraordinario artículo.
¿Y cuál debe ser nuestra actitud con los pecadores públicos?
¿Sigue vigente la doctrina de que tenemos que evitar el trato con ellos?
Perdón si esto es la materia de otro artículo.
---------------------------------------------------
JMI.-Pues sí, da materia para otro artículo. Actualmente no hay normas canónicas que manden "evitar el trato" con pecadores públicos, como en tiempos las hubo (excomulgados vitandos). Siguen, por supuesto, vigentes las normas dadas por Cristo y sus Apóstoles, porque su palabra dura por los siglos. Las recuerdo en el artículo (85).

Dice Jesús que se corrija al hermano pecador, a solas, con testigos, ante la comunidad (gradualmente), y que si se muestra incorregible, se le trate como a gentil o publicano (Mt 18,15-17).

Y en las cartas apostólicas se manda con frecuencia "apartarse" de los cristianos herejes o cismáticos (Rm 16,17-18; Tit 3,10; 2Tes 3,6; 3,14). Son textos que se refieren a los pecadores "cristianos", no por supuesto a los paganos (1Cor 5,9-13). A aquéllos, ni recibirlos en casa, ni saludarlos "pues el que les saluda comunica en sus malas obras» (2Jn 9-11). San Judas dedica toda su carta a poner en guardia en relación a los fieles cristianos heréticos o cismáticos: "a unos corregidlos, pues todavía vacilan; a otros salvadlos, arrancándolos del fuego; de los otros compadecéos, pero con cuidado, execrando hasta la túnica contaminada por su cuerpo» (1,17-23).

Los cristianos, en cambio, deben acercarse a los paganos para procurar su conversión. Cristo vino al mundo «para llamar a conversión a los pecadores», para salvarlos (Lc 5,32), y esa misma es la misión de la Iglesia y de todos los cristianos. Jesús «comía con los pecadores», y se acercaba a los pecadores con la mayor bondad y delicadeza –Zaqueo, la samaritana, los publicanos–, ofreciéndoles su amistad salvadora, pero sin hacerse cómplice de sus culpas o ignorándolas, como si no tuvieran importancia. Por tanto, la separación de los paganos exigida a veces por San Pablo es más bien espiritual, absteniéndose de sus malos pensamientos y caminos; no es material, pues contradeciría lo ordenado por él mismo en otras ocasiones. Sin embargo, también en esa relación benigna con los paganos es preciso tener prudencia(2Cor 6,14-18). «Os escribí en carta que no os mezclárais con los fornicarios. No, ciertamente, con los fornicarios de este mundo, o con los avaros, o con los ladrones, o con los idólatras, porque para eso tendríais que saliros de este mundo», sino con aquellos que, cometiendo esos pecados, pasan por ser cristianos (1Cor 5,9-13; cf.Ef 5,10-11).

Hoy la actitud de los fieles hacia los «cristianos alejados» no ha de ser aquel «distanciamiento y apartamiento» que aconsejaban los Apóstoles en referencia a los falsos cristianos pecadores: «con éstos, ni comer». La prudencia de la caridad hoy no aconseja «hacerles el vacío». Actualmente la actitud de los fieles hacia los bautizados no-practicantes ha de ser más semejante a la relación que los Apóstoles aconsejaban con los paganos, porque en realidad estos pseudo-cristianos vienen a ser paganos. Buscarlos, como a hermanos, hijos pródigos, y ayudarles a volver a la Casa del Padre.
10/09/13 8:30 PM
  
Xaberri
Corrección: cuando he hablado del Sacrificio -único e irrepetible- de Cristo en esos misterios dolorosos y he dicho que se "repite" en cada Misa, hubiera querido decir se actualiza como memorial que es.
10/09/13 8:32 PM
  
Felipe de España
Perdone P. José María si vuelvo al tema de la autoría paulina de la carta a los Hebreos, ya sé que el artículo no trata de esto, solo quería señalar que el Magisterio de la Iglesia sí se ha pronunciado sobre el asunto en las famosas "respuestas" de la antigua Pont. Com. Bíblica, números 2176-78 del Denzinger (Ed. 1963). Lo resumo mucho para economizar espacio:

- Si es lícito dudar de que la susodicha carta está entre las genuinas epístolas del Apóstol Pablo. Resp.: Negativamente.

- (1) Si los argumentos que se aducen en su contra debilitan su origen paulino; (2) y si dada la armonía que muestra con otros escritos de S. Pablo demuestra y confirma su origen paulino. Resp. (1) Negativamente, (2) Afirmativamente.

- Si necesariamente ha de afirmarse que el Apóstol Pablo le dio también la forma que conserva. Resp.: Negativamente, salvo ulterior juicio de la Iglesia.

En conclusión, puede sostenerse que la redacción de la epístola no salió de las manos del apóstol Pablo, pero la doctrina expuesta sí le pertenece. O en otras palabras, Pablo es el autor pero no necesariamente su redactor. Lo que está prohibido según este decreto es negar su autoría salvo juicio posterior de la Iglesia.

Creía importante aclarar este punto. Gracias.
--------------------------------
JMI.-Yo tengo gran estima por el P. Manuel Iglesias, S.J., y uso con frecuencia su traducción del NUEVO TESTAMENTO (Encuentro, Madrid 2000). Introduciendo a la Cta. a los Hebreos, dice que proablemente San Pablo "aprovechó un tratado sobre la excelencia del sacerdocio de Cristo comparado con el sacerdocio del AT, escrito tal vez por ¿Apolo?, lo avaló, lo hizo suyo, lo dio a conocer en Roma" (pg. 610).

Por eso la Liturgia romana no dice "lectura de la Carta del Apóstol San Pablo a los Hebreos", sino "lectura de la Carta a los Hebreos".
10/09/13 10:24 PM
  
Hunter
Dos reflexiones:

1) Se habla del 20% que cumplen el precepto, pero no es así en absoluto. Segun la ultima encuesta del CIS, el 73,1% se definen como cristianos, y de ellos un 13,4% asisten todos o la mayoria de los domingos. Es decir, un 9,7% de los españoles adultos cumple el precepto.

Pueden verlo aqui:

www.cis.es/cis/export/sites/default/-Archivos/Marginales/2960_2979/2976/Es2976.pdf

2) Si con este criterio, podemos decir, GROSSO MODO, que 9 de cada 10 españoles están en pecado mortal y en consecuencia arderán en el infierno, hablar de la "mayoria católica de España" suena muy atrevido.

----------------------------------
JMI.-No debería decir Ud. que, según lo que yo he escrito exponiendo la doctrina católica, 9 de cada 10 españoles están en pecado mortal y se irán al infierno. No me atribuya ese gravísimo juicio temerario que yo no sólo no he hecho, sino que he excluido expresamente.

Primero, en el artículo, hacia la mitad, en el párrafo "El cristiano que se ausenta..."

Y después, en los comentarios, en mi respuesta a Pepito: 09.09.13 -22:42
10/09/13 10:48 PM
  
Juan Argento
Dado que de vez en cuando surgen en los comentarios menciones a las decisiones emanadas de la Pontificia Comision Biblica (PCB) antes de 1971, cuando se cambió su caracter a meramente consultivo, donde se ve que todavia hay fieles que consideran que tienen valor magisterial, pido permiso al Padre Iraburu para hacer este comentario que, aunque es una digresion del tema principal, puede ser util al respecto.

Para evaluar el valor actual de esas decisiones, es esencial leer cuidadosamente el Motu Proprio "Praestantia Scripturae" de Pio X, del cual cito dos parrafos, donde las mayusculas son mias y agregue entre parentesis el texto original en latin de tres palabras clave:

"han emanado felizmente de la Pontificia Comision Biblica algunas decisiones muy utiles para un autentico incremento de los estudios biblicos y para una norma segura en su orientacion. Sin embargo vemos que no faltan algunos que ... no han recibido ni reciben con el RESPETO ("obsequio") que seria apropiado esas decisiones, a pesar de la aprobación dada a ellas por el Papa.

Por eso, tenemos que declarar y decretar, como con el presente acto declaramos y expresamente decretamos, que todos están obligados en conciencia a SOMETERSE ("se subiiciendi") a las decisiones de la Pontificia Comision Biblica, sea a aquellas ya emanadas hasta ahora, sea a aquellas que serán emanadas en el futuro, del mismo modo que a los decretos de las sagradas Congregaciones pertinentes a la doctrina aprobada por el Pontífice, y que aquellos que CONTRADIGAN ("impugnent") tales decisiones VERBALMENTE o POR ESCRITO no pueden evitar la nota tanto de desobediencia, tanto de temeridad, ni por lo tanto estan exentos de culpa grave;"

Por lo tanto las decisiones de la PCB son "muy útiles", y el Papa ordena RESPETO, no adhesión, SOMETIMIENTO, no asentimiento, a ellas. En otras palabras, el que no esté de acuerdo con una de ellas, que se guarde el disenso para sí. Pero si en vez de guardar un silencio respetuoso esa persona contradice la decision verbalmente o por escrito, incurre in pecado grave de desobediencia o temeridad. Notese que no hay mención de herejía ni de pena de excomunion. Esto contrasta con lo que Pio X dice inmediatamente despues tanto sobre el decreto "Lamentabili sane exitu" emanado de la Sacra Congregacion del Santo Oficio, como sobre su propia encíclica "Pascendi dominici gregis":

"renovamos y confirmamos, en virtud de Nuestra autoridad apostolica, tanto aquel decreto de la Suprema Sacra Congregacion, como nuestra Carta enciclica, añadiendo la pena de excomunion para quien los contradiga."

Que las decisiones pre-1971 de la PCB no tienen valor magisterial sino solo prudencial, y por lo tanto temporario, queda totalmente claro a partir del hecho de que el Papa mandó someterse a ellas A PRIORI, "a aquellas que serán emanadas en el futuro". El Papa simplemente no puede delegar su autoridad magisterial en una persona o grupo de personas. Sí puede confirmar A POSTERIORI un documento en particular ya redactado, como el decreto "Lamentabili sane exitu" nombrado, en cuyo caso el documento goza de su autoridad magisterial. Este fue tambien, por ejemplo, el caso de la Declaracion "Dominus Iesus" de la CDF, que el Papa ratificó y confirmó A POSTERIORI, como dice su texto:

"El Sumo Pontífice Juan Pablo II, en la Audiencia del día 16 de junio de 2000, concedida al infrascrito Cardenal Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, con ciencia cierta y con su autoridad apostólica, ha ratificado y confirmado esta Declaración decidida en la Sesión Plenaria, y ha ordenado su publicación."
11/09/13 1:43 AM
  
Isabel
Me queda mas claro lo de la carta a los hebreos.
El problema para mi, no es que fuera o no fuera San Pablo el autor de la carta. Mi problema era que siempre se nos había dicho que era San Pablo, el que escribió esas cartas. "Carta de San Pablo a los hebreos".
Y me desconcierta y desanima, el que una cosa que siempre ha sido A, ahora sea B, en relación con el Antiguo y el Nuevo Testamento.

Mi padre, que en Gloria esté, decía "Desde que en la Iglesia se están dando tantos cambios, vamos de mal en peor"; esto se lo he oído yo decir a mi padre de niña. Después he tenido ocasión de comprobar que llevaba toda la razón y por supuesto que estoy en total acuerdo con él.

Que Dios os bendiga. Buenas noches.
11/09/13 2:16 AM
  
Hunter
JMI.-No debería decir Ud. que, según lo que yo he escrito exponiendo la doctrina católica, 9 de cada 10 españoles están en pecado mortal y se irán al infierno. No me atribuya ese gravísimo juicio temerario que yo no sólo no he hecho, sino que he excluido expresamente.
--------
Perdón si me he expresado mal, en ningún momento he querido atribuirle tal cosa, mi comentario era en respuesta al de otros participantes como Job o Pepito.

De todas formas, creo que la respuesta a Job sobre el "satanismo" de los cristianos no practicantes ha sido bastante evasiva.
Saludos.
--------------------
JMI.-Perdone, lo entendí mal.
11/09/13 11:21 AM
  
Juan Argento
Un par de aclaraciones necesarias sobre el tema de la PCB que traté en mi comentario anterior.

Primero, no todos los documentos pre-1971 caen en la misma bolsa. En particular, el documento "La verdad histórica de los evangelios" de 1964 es valioso, demostrado por el hecho de que lo citó Juan Pablo II en su enciclica Fides et Ratio y por la mencion que hizo del mismo el Cardenal Ratzinger en el documento que menciono a continuacion.

Segundo, una muy buena fuente para entender bien este tema, y el tema de la exegesis en general, es la "Ponencia del Cardenal Joseph Ratzinger con ocasión de los cien años de la constitución de la Pontificia Comisión Bíblica", del 10/05/2003.

11/09/13 6:38 PM
  
Felipe de España
Estimado P. José María, le ruego POR FAVOR me permita responder al comentario de Juan Argento.

Los decretos de la Pont. Com. Biblica SÍ son magisteriales y se les debe asentimiento interior "DEL MISMO MODO que a los decretos de las sagradas Congregaciones pertinentes a la doctrina aprobada por el Pontífice" como indica Pío X en ese mismo texto. No hace falta mucha indagación para darse cuenta del asentimiento al que obligan. Los mismos decretos en numerosas ocasiones empiezan con un "si es lícito DUDAR" con la consiguiente respuesta negativa. Es decir, apelan al juicio interior, a la conciencia y no meramente a un respeto externo.

Veamos que dice al respecto la autorizada Catholic Encyclopedia sobre la autoridad de las sentencias de la PCB:

"Por lo tanto no son infalibles e inmutables, aunque deben ser recibidos con obediencia y ASENTIMIENTO INTERIOR, por lo que juzgamos que la doctrina propuesta es segura y debe ser aceptada por la autoridad con que es presentada".
www.newadvent.org/cathen/02557a.htm

En la introducción al Enchiridium Bíblico, los padres Carlos Granados y Luis Sánchez Navarro, ambos profesores de Sagrada Escritura y editores de la versión en español dicen:

"El lector encontrará una amplia selección de documentos desde los primeros cánones conservados hasta las más recientes enseñanzas de la Pontificia Comisión Bíblica. Muchos de ellos tienen AUTORIDAD PROPIAMENTE MAGISTERIAL (papas, concilios, sínodos, etc.), mientras que otros carecen de ella (por ejemplo, el Canon de Muratori [EB 1-7] o los documentos de la Comisión Bíblica publicados después del motu proprio de Pablo VI Sedula cura, del 27 de junio de 1971 [EB 722-739])"
www.bac-editorial.com/catalogo/resena_14598_NO0691_-_Indice.pdf


Obsérvese la especificación. Carecen de autoridad propiamente magisterial los documentos de la PCB emitidos DESPUÉS del Motu Proprio de 1971, no así los anteriores a esa fecha que SÍ la conservan hasta la actualidad, pues ningún Papa los ha revocado, abrogado o cosa parecida.

El Cardenal Ratzinguer en este mismo sentido en "Introducción de la Biblia en la Iglesia" (1993):

"La Pontificia Comisión Bíblica ha considerado un deber, cien años después de Providentissimus Deus y cincuenta años después de Divino afflante Spiritu, procurar definir una posición de exégesis católica en la situación presente. La Pontificia Comisión Bíblica NO ES, CONFORME A SU NUEVA ESTRUCTURA después del Concilio Vaticano II, UN ÓRGANO DEL MAGISTERIO, sino una comisión de especialistas que, como exegetas creyentes, y conscientes de su responsabilidad científica y eclesial, toman posición frente a problemas esenciales de la interpretación de la Escritura, apoyados por la confianza que en ellos deposita el Magisterio."
mercaba.org/CONGREGACIONES/BIBLICA/prefacio_al_documento_de_la_comi.htm


Por lo tanto ANTES sí era un órgano del Magisterio. No sigo por respeto al P. José María que pidió expresamente no seguir con este tema y no abusar con la extensión de mi comentario. Aconsejo leer el siguiente artículo para profundizar y entender el por qué muchos biblistas actuales consideran erradamente tales decretos desfasados y sin valor:

www.rtforum.org/lt/lt94.html

Gracias P. José María por su paciencia.
11/09/13 6:58 PM
  
Juan Argento
A Felipe de España

De la ponencia de 2003 del Cardenal Ratzinger que mencioné antes (y que recomiendo leer en su integridad del sitio del Vaticano, página de la CDF, "discursos del Cardenal Ratzinger"), cito dos parrafos, donde el segundo responde a lo que Ud plantea:

"Llegamos así a la segunda cuestión, la cuestión conclusiva: ¿Cómo debemos valorar, hoy, los primeros cincuenta años de la Comisión Bíblica? ¿Todo fue solamente, por decirlo así, un trágico condicionamiento de la libertad de la teología, un conjunto de errores, de los que nos debíamos liberar en los segundos cincuenta años de la Comisión? O, por el contrario, ¿no debemos considerar este difícil proceso de un modo más articulado?

Que las cosas no son tan sencillas, como parecía en los primeros entusiasmos al inicio del Concilio, resulta claro tal vez a la luz de lo que acabamos de decir. Es verdad que el Magisterio, con las decisiones citadas, ensanchó demasiado el ámbito de las certezas que la fe puede garantizar; por eso, es verdad que con ello se disminuyó la credibilidad del Magisterio y se restringió de modo excesivo el espacio necesario para las investigaciones y los interrogantes exegéticos."

Con respecto al tema de "a priori" y "a posteriori", debo notar que cada instruccion pre-1971 fue "ratificada" por el Papa del momento. Sin embargo, ninguna fue "confirmada con su autoridad apostólica". Esta última fórmula es importante para el carácter magisterial de un documento.

De paso, otro elemento de juicio sobre el valor de la instruccion de la PCB de 1964 sobre "La verdad histórica de los Evangelios" es que es una de las dos instrucciones doctrinales de la PCB citadas en Dei Verbum (la otra es la del 18 de junio de 1915 sobre "La Parusía en las cartas de S. Pablo"). La nombra por sus primeras palabras en latin "Sancta Mater Ecclesia".
11/09/13 10:10 PM
  
Vicente Carreño Gil
Padre,
Es que una cosa eran los paganos de los primeros años del cristianismo, que no habían oído hablar de Cristo, y otra, los neo paganos modernos. Esos que dicen creer en Dios, pero no en los curas ni en la Iglesia, que se inventan un Cristo a su conveniencia, enfatizando lo que les gusta y ocultando lo que no les gusta o católicos de buffet... si es que no son ateos o enemigos de la religión e, incluso, rechazan las enseñanzas de Cristo y hasta al mismo Cristo.
No es fácil hacer volver a muchos a la fe católica. Tengo la impresión que, detrás de muchas argumentaciones de muchos ateos está la idea: "no me conviene, apañados estamos si fuera verdad lo que dice la Iglesia. Tendría que cambiar muchas de mis costumbres que a ella le parecen inmorales".
Tengo así mismo la impresión de que hace unos años, aunque había algunos que no creían, había cierta predisposición a creer o, por lo menos, no había tanto impedimentos como ahora.
Pero hoy, que se está aceptando como lícito el matrimonio entre dos personas del mismo sexo, que se justifica o se disculpa o se tolera el aborto, que se acepta la eutanasia, que no se considera un valor absoluto la fidelidad conyugal, quizá más de uno se diga, por ejemplo: "si Dios existe y Cristo es la verdad, entonces tendré que dejar mi relación adúltera" o, quizá, alguna mujer que quiera abortar diga: Si la Iglesia dice la verdad, entonces tendré que admitir que mi cuerpo y, mucho menos el ser que llevo dentro, no me pertenece a mí sino a Dios y que, por tanto,
no podré hacer con él todo lo que quiera etc.

O sea, que no les conviene.

Y si a muchos es difícil convencerles que el aborto es inadmisible o que el matrimonio entre dos hombres o dos mujeres no es tal matrimonio, ¿cómo va uno a convencerles de que Cristo fue concebido por la Santísima Virgen sin obra de varón y que resucitó gloriosamente al tercer día, después de ser brutalmente ejecutado en una cruz?

O sino, considere estas dos frases del Padrenuestro:
"Venga a nosotros tu Reino". (Hoy se diría que venga el reino o lo que sea que quiera la mayoría.)
"Hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo". (Esto se admite mucho menos. Hoy se diría: "Hágase la voluntad de cada cual en su vida privada y la voluntad de todos en la vida pública". Sin tener en cuenta si esas voluntades coinciden o no con la voluntad divina).

Bueno, y perdone el ladrillo.
------------------------------
JMI.-Perdonado, pero con penitencia:
tres Avemarías más el IVA.

A lo que dice. "Lo que es imposible para los hombres es posible para Dios". Por supuesto que hoy la conversión a Cristo y a la Iglesia necesita un milagro moral, que sólo Dios puede hacer. Pero nosotros, al hacer apostolado, hemos de tener "fe" en que Dios quiere y puede hacer ese milagro. Y pedirlo, pedirlo con insistencia y esperanza. Y procurarlo, hablando a la persona, dejándole un libro, etc. Milagros de conversión se están produciendo todos los días a miles. Uno más, no es problema para Dios: no se cansa de salvar.

Y otra cosa. Cuando el mundo está moribundo aplastado por sus pecados ("la maldad da muerte al malvado", salmo), llega un momento en que los mismos incrédulos y pecadores se hartan de él. Y ven, a veces por la experiencia desastrosa de su propia vida, a qué miserias puede llegar uno cuando se aleja de la Casa del Padre: acaba cuidando cerdos, y con hambre del alimento que los cerdos reciben del amo. "Volveré a casa de mi padre. Así no puedo seguir... Padre, he pecado contra el cielo y contra ti. Ya no merezco llamarme hijo tuyo. Trátame como etc." ¿Le suena, no? Y cómo actúa el padre, el Padre.
Pues eso.

Ud. ha puesto un ladrillo, y yo he puesto otro.
A este paso construimos una tapia.
11/09/13 11:15 PM
  
Isabel
Padre, a mi no sólo no me parece un ladrillo la respuesta que ha dado a Vicente, sino que me parece un comentario precioso y lleno de razón y buen juicio.

Dios lo bendiga.
---------------------------
JMI.-Tiene Ud. toda la razón.
Bendición +
11/09/13 11:45 PM
  
Juan Argento
Volviendo al artículo, el Padre Iraburu pregunta:

"¿Es lícito conceder el matrimonio sacramental a bautizados que están alejados de la Misa desde hace años?"

Yo creo que hay un problema mucho mas básico, no sobre la licitud sino sobre la validez del matrimonio.

Porque la mentalidad predominante en la sociedad actual es que el matrimonio dura hasta que al menos uno de los esposos decide que se terminó. Y como es muy improbable que alguien que no asiste a Misa profese la doctrina catolica acerca de la indisolubilidad del matrimonio, esa persona estaria llegando al matrimonio con una mentalidad divorcista, por lo que su consentimiento al matrimonio tal cual lo entiende la Iglesia, o sea al establecimiento de un vínculo indisoluble, seria simulado, y por lo tanto el matrimonio seria nulo.

Al respecto, Benedicto XVI dijo en su Exhortacion Apostolica Postsinodal "Sacramentum caritatis":

"Debido a la complejidad del contexto cultural en que vive la Iglesia en muchos países, el Sínodo recomienda tener el máximo cuidado pastoral en la formación de los novios y en la verificación previa de sus convicciones sobre los compromisos irrenunciables para la validez del sacramento del Matrimonio. Un discernimiento serio sobre este punto podrá evitar que los dos jóvenes, movidos por impulsos emotivos o razones superficiales, asuman responsabilidades que luego no sabrían respetar."


---------------------------
JMI.-Muy oportuna la cita.
Sí, efectivamente. Dios lo sabe, nosotros no... pero lo suponemos. Muchos matrimonios más que sacramentos son sacrilegios. Los contrayentes no creen en la indisolubilidad (seguiremos juntos mientras nos vaya bien, y ojalá nos vaya bien; pero si no, cada uno por su lado), ni tampoco en la moral conyugal sobre los hijos (por supuesto, practicaremos habitualmente la anti-contra-concepción, y sólo tendremos algun hijo, uno o dos, cuando "nosotros" queramos tenerlo). El casamiento de bautizados que llevan años y años sin Eucaristía suele ser una fábrica de sacrilegios y de graves pecados. Y como Ud. dice, en muchos casos es nulo, porque hay un rechazo consciente y pesistente de los fines del matrimonio.
11/09/13 11:52 PM
  
Felipe de España
Juan Argento, me parece que Ud. no ha leído nada de lo que he expuesto anteriormente. NADA. O sino está tan aferrado a su propio juicio que le incapacita para aceptar la realidad. En esa ponencia a la que alude el Card. Ratzinger simplemente da su opinión, esa charla se puede criticar y discutir largo y tendido, supongo no intentará Ud. hacérnosla pasar por Magisterio.

Mire voy a tomar un atajo. El P. Royo Marín en "Dios y su obra" en el apartado 'Magisterio de la Iglesia' incluye no solo textos de Concilios, sino también cuando resulta pertinente, decretos de la antigua Pontificia Comisión Bíblica. Es obvio entonces que este reputado teólogo considera estos decretos como magisterialmente vinculantes. Dejo aquí una imagen.

img547.imageshack.us/img547/7959/y8uh.png

A parte la distinción que Ud. hace entre ratificar y confirmar es completamente falsa. Basta la aprobación del Sumo Pontífice -una sola- para que un documento doctrinal quede revestido de autoridad magisterial. Me remito a las palabras anteriormente citadas de Pío X.

Por lo demás, no sé si se ha percatado Ud. que dichos decretos de la PCB están regogidos en el Denzinger, El Magisterio de la Iglesia, Manual de los símbolos, definiciones, y declaraciones de la Iglesia en materia de fe y costumbres.
12/09/13 12:01 AM
  
Juan Argento
A Felipe de España

Es obvio que no he citado la ponencia del Cardenal Ratzinger como si fuese un acto magisterial, porque claramente no lo es. La he citado como muestra de su posición personal - y a la vez pública - acerca de los decretos que la PCB emitio en la primera mitad del siglo XX. Estimo que es relevante conocer la posicion personal - y a la vez pública - en este tema de quien ya llevaba 22 años al frente de la Congregacion para la Doctrina de la Fe y en 2 años iba a ser electo Papa.

Es relevante tambien contrastar muchas catequesis de Juan Pablo II en las audiencias de los miercoles con la instruccion "Sobre la autenticidad mosaica del Pentateuco" del 27 de junio de 1906. Por ejemplo la del 12 de septiembre de 1979, de la que cito un parrafo:

Desde el punto de vista de la crítica bíblica, es necesario recordar inmediatamente que el primer relato de la creación del hombre es cronológicamente posterior al segundo. El origen de este último es mucho más remoto. Este texto más antiguo se define "yahvista", porque para nombrar a Dios se sirve del término "Yahvé". Es difícil no quedar impresionados por el hecho de que la imagen de Dios que presenta tiene rasgos antropomórficos bastante relevantes (efectivamente, entre otras cosas leemos allí que "formó Yahvé Dios al hombre del polvo de la tierra y le inspiró en el rostro aliento de vida": Gén 2, 7). Respecto a la descripción, el primer relato, es decir, precisamente el considerado cronológicamente más reciente, es mucho más maduro, tanto por lo que se refiere a la imagen de Dios, como por la formulación de las verdades esenciales sobre el hombre. Este relato proviene de la tradición sacerdotal y al mismo tiempo "elohista" de "Elohim", término que emplea para nombrar a Dios.

Se pueden tambien contrastar varias catequesis del periodo 2001-2003 con la instruccion "Índole y autor del libro de Isaías" del 28 de junio de 1908. Por ejemplo la del 20 de noviembre de 2002, de la que cito un parrafo:

En el libro del gran profeta Isaías, que vivió en el siglo VIII a.C., se recogen también las voces de otros profetas, discípulos y continuadores suyos. Es el caso del que los estudiosos de la Biblia han llamado "el segundo Isaías", el profeta del regreso de Israel del exilio en Babilonia, que tuvo lugar en el siglo VI a.C. Su obra constituye los capítulos 40-55 del libro de Isaías, y precisamente del primero de estos capítulos está tomado el cántico que ha entrado en la Liturgia de las Laudes y que se acaba de proclamar.

Finalmente, yo estimo que la presencia o ausencia de la expresion "confirmar con su autoridad apostólica" hace diferencia en el grado de autoridad magisterial de un documento que el Papa está ratificando.

Este es mi ultimo comentario sobre este tema. Pido disculpas al Padre Iraburu por haberlo introducido, pues no pensé que deveniría en una discusion ajena al tema de su articulo.
12/09/13 4:36 AM
  
Juan Argento
Sobre el tema de las instrucciones de la PCB en la primera mitad del siglo XX, debo en justicia reconocer una inexactitud de mi parte. Cuando dije en mi primer comentario sobre el tema:

"no tienen valor magisterial sino solo prudencial"

debi decir:

"su valor magisterial no es permanente sino solo contingente, de caracter prudencial"

Claramente esta apreciacion no podria esperarse de Royo Marín cuando escribio su texto, ni muchisimo menos de quien escribio la Enciclopedia Catolica en 1911.

Que eran actos magisteriales, por otro lado, queda en evidencia en mi cita de la ponencia del Cardenal Ratzinger:

"Es verdad que el Magisterio, con las decisiones citadas, ensanchó demasiado el ámbito de las certezas que la fe puede garantizar; por eso, es verdad que con ello se disminuyó la credibilidad del Magisterio y se restringió de modo excesivo el espacio necesario para las investigaciones y los interrogantes exegéticos."

Por lo tanto, lo que la ponencia de Ratzinger explicitamente, y las catequesis citadas de Juan Pablo II implicitamente, ponen en evidencia, no es que ellos consideraban que estas decisiones de la PCB no eran actos magisteriales, sino que las consideraban como actos magisteriales falibles y de hecho, en una parte importante, provisionales y ya superados.

12/09/13 7:05 AM
  
Koko
He estado leyendo los comentarios de este post, y me he encontrado con un interesante debate sobre el carácter magisterial o no de la Pontificia Comisión Bíblica.

Leyendo el artículo de Sean Kopczynski titulado "Redescubriendo los decretos de la Pontificia Comisión Bíblica" que cita Felipe de España es más que suficiente para darse cuenta que lo decretos publicados por la PCB antes de la Sedula Cura de Pablo Vi del año 1971 son Magisterio de la Iglesia.
12/09/13 5:19 PM
  
Felipe de España
Juan Argento, al menos ahora ya reconoce su error y que dichos decretos SÍ poseen valor magisterial. Ha tenido que leerlo en esa ponencia para aceptarlo como si yo no le hubiera mostrado ya EVIDENCIAS más que suficientes para admitirlo.

Dice Ud. "esta apreciacion no podria esperarse de Royo Marín cuando escribio su texto, ni muchisimo menos de quien escribio la Enciclopedia Catolica en 1911" ¿Es consciente Ud. de la barbaridad que afirma?. El P. Royo Marín conoce perfectamente el valor magisterial de esos decretos al igual que el redactor del artículo de la Enciclopedia Católica, que, dada la contemporaneidad respecto a la publicación de los decretos y al prestigio que ofrece la misma Enciclopedia, con más razón si cabe conoce el alcance magisterial de los mismos.

Tal como lo enuncia parece como si hubiera Ud. descubierto un tipo de magisterio 'especialísimo' del que no se tenía ni idea a principios del siglo XX y aun a mitad del mismo. Pues no señor. Se conocía muy bien lo que es e implica el Magisterio falible. Leáse el extracto que copie de la Encl. Catolica. El hecho de ser falible no lo convierte en opinable, discutible como si no exigiera de nosotros un asentimiento interior. Obviamente en tanto que falible está expuesto a modificaciones futuras, siempre que éstas provengan de otra decisión magisterial y no de la opinión de cualquiera por muy docto que sea. Magisterio falible no significa falto de verdad o erróneo. Fíjese que esto ya lo tenían muy claro los Papas del siglo XVII-XVIII:

"Tampoco podemos pasar en silencio la audacia de aquellos que, por no poder sufrir la sana doctrina [2 Tim. 4, 3], pretenden que «puede negarse asentimiento y obediencia, sin pecado ni detrimento alguno de la profesión católica, a aquellos juicios y decretos de la Sede Apostólica, cuyo objeto se declara mirar al bien general de la Iglesia y a sus derechos y disciplina, con tal de que no se toquen los dogmas de fe y costumbres.» Lo cual, cuán contrario sea al dogma católico sobre la plena potestad divinamente conferida por Cristo Señor al Romano Pontífice de apacenta, regir y gobernar a la Iglesia universal, nadie hay que clara y abiertamente no lo vea y entienda." (Denz. 1698)

Respecto a los textos que Ud. trae de las catequesis de Juan Pablo II, no percibo contradicción alguna con los decretos de la PCB. Si vamos al decreto sobre la autenticidad mosaica del Pentateuco leemos en la Duda II que es admisible "la hipótesis de los que opinan que Moisés encomendó la escritura de la obra, por él concebida bajo la divina inspiración, a otro u otros". (Denz. 1998)

Por consiguiente, la hipótesis documentaria, tan de moda desde hace un siglo -y que en la actualidad ha perdido mucho crédito según se declara en la Nueva Biblia de la CEE-, no descarta de por sí la autenticidad mosaica entendida en un sentido amplio. En la otra catequesis, no se asegura que el libro de Isaias haya sido escrito por varios autores, sino que en él "se recogen también las voces de otros profetas, discípulos y continuadores suyos". No se observa contradicción por ninguna parte. En todo caso, el objetivo de estas catequesis no versa directamente sobre la autenticidad mosaica o la autoría del libro de Isaias como los decretos mencionados. Y, puesto que las catequesis tampoco constituyen Magisterio infalible, podrían contener errores en esos puntos.
12/09/13 8:13 PM
  
Franco
Padre, viendo que alguien lo menciono en un comentario, dudo que la ignorancia insalvable pueda ser un atenuante en el caso de la misa, porque es una de las pocas cosas que todos los fieles saben. Si no lo quieren reconocer es otra cosa.
Para ignorar que la misa es obligatoria sin importar la propia opinion, hay que ser, o muy bestia, o un cristiano indignado.
---------------------
JMI.-Creo que Ud. se equivoca. Es verdad que todos, bueno casi todos, los fieles saben que deben ir a Misa los domingos. Pero si los que tienen poca formación (muchos) oyen a los curas (no pocos) quitar esa obligación o devaluarla, pueden quedarse sin mala conciencia en una idea falsa. "Lo ha dicho D. Fulano". "Sí, yo también escuché lo mismo a Nacho" [el párroco].

Claro que se dan ignorancias invencibles. Muchísimas, allí donde la heterodoxia en el tema es más frecuente que la ortodoxia.
13/09/13 9:50 PM
  
Isabel Holanda
Hoy he estado con mi grupo que ha comenzado de nuevo las actividades después del paréntesis del verano.
La primera actividad ha sido un paseo que hacemos los viernes, hoy hemos ido hasta la Alhambra.
Hablando con la madre de unas compañeras de colegio de mis hijas, sobre las cruces que cada uno de nosotros llevamos en la vida, le he comentado que a mi me parece que unos llevamos cruces y otros crucecillas, Me ha hablado de la suya. Ella tiene dos hijas, educadas en el mismo colegio religioso que las mías, y sin embargo una de ellas se ha "casado" con otra chica. Y ella a pesar de todo, ha tenido que aceptarlo.
Y me he callado por prudencia, porque me ha parecido mal hacerle a esta madre ningún tipo de reproche. ¿Quién soy yo para decirle a nadie como tiene que actuar en un caso como este? Pero me he quedado muy sorprendida.
Y esta es la sociedad que tenemos. Una sociedad permisiva, egoísta y nihilista. Unas niñas educadas en colegios religiosos y sin embargo una de ellas ha optado por vivir dando la espalda a las enseñanzas que recibió desde su niñez. Los consejos y las enseñanzas de los padres no se tienen en cuenta. Los hijos (la mayoría) viven como quieren, sin tener en cuenta el daño que hacen a sus padres, incluso si llega la ocasión enfrentándose a ellos.

Que Dios nos ampare.

Un saludo muy afectuoso.
---------------------------------
JMI.-Dios me libre de "juzgar" a esa señora de la que Ud. habla, y más sin concerla en absoluto. Pero pensando en la generalidad de las familias cristianas que conocemos, vemos que, incluso las cristianas-practicantes o ortodoxas, están con frecuencia mucho más mundanizadas en sentimientos (más que en ideas) y en costumbres de lo que parecería a primera vista. Falta muchas veces lo de "vino nuevo en ODRES NUEVOS". Se aceptan muchos modos y maneras de pensar y de vivir que son mundanas: gastos, modos de vestir, uso de la TV, viajes, lujos innecesarios, fines de semana, vacaciones nosédónde, intercambio de estudiantes, cebamiento en las criaturas ("estos niños tienen de todo; y ni sabe uno qué se les puede regalar"), etc. etc. etc. Y entonces "la transmisión de la fe" de padres a hijos, aunque los padres sean ortodoxos y practicantes, de Misa dominical o incluso diaria, falla muy dolorosamente. No se cumplió Rom 12,1-2.

Casos hay, sin embargo, en que la familia sí ha sido "vino nuevo en ODRES NUEVOS", y que aún así, los hijos se han perdido en la obscuridad del mundo: salieron de la luz a las tinieblas. Pero no suelen ser casos muy numerosos.
13/09/13 11:27 PM
  
Isabel Holanda
Después de este paseo, he ido de prisa y corriendo a comprar una Biblia de Jerusalén. Tengo tres Biblias en la casa. Una muy bonita encuadernada en piel, pero se han despegado las tapas y tengo que llevarla a encuadernar; Otra en dos tomos (Antiguo y Nuevo Testamento que pesa un quintal; y una pequeña que compré para las preparaciones. Todas ellas son Biblias de Jerusalén, pues es con la que trabaja el Camino Neocatecumenal al que pertenezco. Ayer tuve que ir a casa de una hermana de la comunidad a preparar el próximo tema "La Iglesia primitiva", y de chicas que eran las letras y debido a la poca luz que había en la habitación, no las veía ni con gafas. Así que me propuse comprar una nueva que tuviera unas letras en condiciones. En la librería religiosa a donde he ido (una de las mejores de Granada) me han enseñado las dos Biblias que han editado recientemente, pero no eran de Jerusalén. Otra para latinoamericanos que tampoco lo era. Y la de Jerusalén en dos tamaños. He escogido la más grande, porque la que compré hace dos años, no me ha servido nada más que para tirar el dinero; las letras son tan chicas que parecen escritas por hormigas.
Lo que no acabo de entender es a qué se debe la diferencia entre Biblia de Jerusalén y las otras Biblias. He preguntado en la librería y me han dicho que la diferencia está en la traducción, de lo que he deducido que la traducción de la Biblia de Jerusalén es mejor, ya que es esa la que utilizamos en mi comunidad.

Quería comentárselo a usted, por si pudiera aclararme algo más sobre esto.

Beso su mano.
------------------------------
JMI.-La Biblia de Jerusalén tiene una traducción de gran calidad, como también la Sagrada Biblia, publicada en 2011 por nuestra Conferencia Episcopal.
13/09/13 11:44 PM
  
Liliana
Un cristiano pasivo que no glorifica a Dios, muere en las trampas del mundo, vicios, violencia, odio, envidia, solo estando en gracia de Dios, se puede caminar dentro de ellas sin ser atrapado.
Jesucristo es exigente pero también misericordioso, me parece que la iglesia, para ayudar a estar en gracia y vivos, debería convertirla en pecado venial a la Misa dominical cuando por x causa la inasistencia, es restaurada con la meditación de las lecturas dominical, el rezo del rosario, escuchar Misa por radio, televisión o Internet, u obras de caridad.
Antes pensaban que por cumplir la ley se salvaban, y no por fe en quien los hacia cumplir.
Ahora podemos cometer el mismo error de creer que nos salvamos por cumplir los preceptos, sino por fe en quien nos lleva a recibirlos.
Perdón si estoy equivocada, mi deseo es Vida y no muerte.
Un cordial saludo.

-----------------------------
JMI.-Ya veo que en tan grave cuestión estima Ud. que su opinión es más fundada y lúcida que la de la Iglesia ("debería convertirla en"...)
14/09/13 12:12 AM
  
Everardo Valencia Aguirre de Colombia
"Por sus obras los conoceréis"
"No port decir: Señor, Señor, se entra en el reino de los cielos"...
"Quien son mi madre y mis hermanos"... "Estos que hacen la voluntad de mi padre son mi madre y mis hermanos"
Y qué dijo que Padre?
Parece que leen pero no entienden...?
Que entienden pero no comprenden...?
!Quién le ha dicho a Dios haga esto o aquello?
Los que ahora se atreven a refutar lo que nos dejó como legado a través de sus apóstoles y sus sucesores?
Es decir: Interpretan la Palabra de Dios, según "SAN YO", como me convenga no como la dejó Dios a través de sus profetas inspirados por el Espíritu Santo.
"Allí será el llanto y rechinar de dientes"...
Será que allá van a decir: "fue que fue que!, es que yo entendía que..."
Amar a Dios sobre todas las cosas.
Cumplimos o no cumplimos?
O simplemente: "perdón Señor, es que yo cría que...
Miren la paja en el ojo ajeno, pero que están haciendo?
Mírémonos en el espejo y si somos capaces: atrevámonos a hacer amar a Dios, como Él quiere que se le ame, no como "San Yo"
Everardo... un pecador que espera la Misericordia de Dios, porque con el permiso de San Francisco: Soy menos que un gusano.
Bendiciones çy seguiré orando para que todos seamos "UN SOLO REBAÑO CON UN SOLO PASTOR": siguiendo a Jesucristo.
14/09/13 1:45 AM
  
Franco
¡Pero si hasta los ateos saben que la misa es obligatoria para los creyentes! Sin embargo, a mi parecer, el que un sacerdote niegue la obligatoriedad de la misa, no seria ignorancia insalvable, ya que se podria preguntar a otro sacerdote, o a cualquier laico. Por cierto, si un sacerdote lo niega ¿No es eso pecado mortal?
Saludos.
---------------------------------
JMI.-También un sacerdote, que haya recibido p.ej. en el Seminario una pésima formación doctrinal, puede venir a dar en ignorancias invencibles.
14/09/13 4:04 AM
  
Juan Argento
Padre Iraburu, este comentario no es en principio para que lo publique, porque no quiero seguir desviando el tema.

Quiero recordar el discurso que el Cardenal Ratzinger pronunció el 26 de junio de 1990, en su carácter de prefecto de la CDF, en la presentación oficial de la instrucción "Donum Veritatis" "Sobre la vocación eclesial del teólogo". En este discurso de presentación, que no fue un acto magisterial dado que no forma parte de la instrucción y ni siquiera está disponible en el sitio del Vaticano sino solamente en L'Osservatore Romano, el Cardenal dijo:

“[La instrucción Donum Veritatis] afirma —quizá por primera vez con esta claridad- que hay decisiones del magisterio que no pueden ser la última palabra sobre una materia en cuanto tal, sino que son un anclaje sustancial en el problema, ante todo una expresión de prudencia pastoral, una especie de disposición provisional. Su núcleo sigue siendo válido, pero los detalles particulares sobre los cuales han influido las circunstancias de los tiempos pueden necesitar rectificaciones ulteriores. Al respecto, se puede pensar tanto en las declaraciones de los Papas del siglo pasado sobre la libertad religiosa, como también en las decisiones antimodernistas de comienzos de este siglo, sobre todo en las decisiones de la Comisión Bíblica de entonces. Siguen estando plenamente justificadas en tanto que grito de alarma ante adaptaciones apresuradas y superficiales; una personalidad como Johann Baptist Metz, p. ej., dijo que las decisiones antimodernistas de la Iglesia brindaron el gran servicio de preservarla del hundimiento en el mundo liberal-burgués. Pero estas determinaciones han sido superadas en los detalles de su contenido después de que cumplieran su cometido pastoral en su momento particular."

Estos conceptos, mas alla de su aplicacion a los decretos de la PCB, son importantes porque son los que, ya como Papa, desarrolló en el famoso discurso a la Curia Romana del 22 de diciembre de 2005 en el que planteó el concepto de la "hermenéutica de la reforma", de la renovación dentro de la continuidad.

Gracias y le pido humildemente disculpas por las molestias.
16/09/13 1:44 AM
  
Roberto
Evidentemente que cuando un cristiano deja la Eucaristía, la confesión y la oración, pues mal síntoma, pero ¿pecador público? Es que depende de qué entendamos por público. Será en el ámbito eclesial, esta claro, pero no necesariamente en el social, la sociedad no es confesional, en lo social o publico se cometen delitos penados por la ley.
De todas formas la baja practica religiosa tiene una explicación muy clara.
- Bautismo. Unas charlas a padres y padrinos muy elementales, que muchos no tienen claras y a bautizar al niño (algunos padrinos no son ni creyentes
-Primera comunión. Rito social de regalos y fiesta. De antemano se sabe que para muchos va a ser la primera y casi ultima. Curas y catequistas mirando para otro lado, en vez de analizar la realidad, todos los años haciendo lo mismo.
-Confirmación. Cada vez menos, van si van los amigos, los padres pintan poco. Con frecuencia la catequesis es light y desaparecen de la iglesia.
-De las bodas y de la educación de los hijos en la fe vale mas no hablar.
-Colegios católicos cuya prioridad en la practica no es la evangelizacion
-Sacramentalizacion sin experiencia de fe.
¿Y queremos que la gente vaya a Misa? Parece que nos hemos caído de un guindo.
----------------------------
JMI.-En el art. queda muy claro que los pecadores públicos son aquellos que persisten públicamente en actos o situaciones gravemente pecaminosas. Objetivamente considerados, los cristianos no-practicante son pecadores públicos. Evidentemente, "en el ámbito eclesial".

Con todas las salvedades que en el mismo art. se exponen. La principal, la ignorancia invencible; estar engañados positivamente, a veces por la misma autoridad pastoral que conocen.
17/09/13 12:34 PM
  
carlos
Estimados hermanos y miembros del Cuerpo Místico.La Santa Iglesia Católica,no es una democracia,Dios Nuestro Señor nos dice "Si me hacen caso me aman"Está palabra deformada por el mundo contemporaneo es Cierta ,la Iglesia es VERTICAL a DIOS NUESTRO SEÑOR,a su palabra,al Magisterio extraordinario y ordinario,a la Tradición viva,he entrado a este Blog porque he encontrado esa fidelidad.Con el SEÑOR,no es si me parece!,está es mi opinión!,vamos a debatir! ,LA VERDAD no se debate,tiene NOMBRE.El padre explica con solidez,que yo no tengo,soy un fiel que hasta muerte quiere serlo del Señor,cuando me convertí me encontre con el caos,me guiaron sacerdotes,muy buenos y hasta hoy no quiero manifestar un error.Perdone Padre siempre que le lo encuentro Saludos a mi hermano Pepito.A Cristo por Maria y con el Papa.
05/10/13 2:04 AM
  
Por que no se escucha mas a la Virgen?
La Virgen en la Salette (aprobada oficialmente por la Iglesia) sólo fue una aparición de un par de horas, y es una de las más importantes en la historia de la Iglesia, por varias razones:
1- Por su mensaje de conversión, contra el “pecado”, causa del mal y la guerra.
2- El no tomar el domingo como día de descanso y asistencia a la Santa Misa.
3- Por sus profecías para los últimos tiempos, solo comparable con Garabandal y Fátima.
4- Es la única aparición de la que ha surgido una Congregación Religiosa de sacerdotes, otra de monjas, y una Confraternidad de seglares apóstoles de los últimos tiempos.La Virgen en la Salette: "Si mi pueblo no quiere someterse, me veo obligada a dejar caer el brazo de mi Hijo. Es tan fuerte y tan pesado que no puedo sostenerlo más.
¡Hace tanto tiempo que sufro por vosotros!
Si quiero que mi Hijo no os abandone, estoy encargada de rogarte sin cesar por vosotros, y vosotros no hacéis caso. Por más que recéis, por más que hagáis, jamás podréis recompensar el dolor que he asumido por vosotros.
Os he dado seis días para trabajar; me he reservado el séptimo, ¡y no se quiere conceder! Esto es lo que hace tan pesado el brazo de mi Hijo".
07/04/14 9:17 PM
  
SA
Interesante artículo.
Por cierto, hace muchos años yo quise ser ex-comulgado y para ello había ido a comulgar en estado de pecado mortal, luego al salir de la Iglesia, como sentía que la hostia ya se estaba disolviendo, había introducido mi dedo en la boca para tocar los fragmentos y así "conseguir" la ex-comunión.
Tengo la firme e incondicional intención de hacer Misas de Reparación por el daño hecho y también de confesarme, sin embargo, tengo una duda
El sacerdote puede quitarme la ex-comunión?
Que requisitos necesito para librarme de la ex-comunión?

Gracias de antemano..
-------------------------------
JMI.-Tengo entendido que debe buscar en la Catedral al canónigo penitenciario,
que está autorizado muy ampliamente para absolver pecados muy graves.
Pero como no soy párroco ahora, no estoy muy al tanto de lo que pregunta,
ni si hay licencias especiales para absolver en el Año de la Misericordia.

Tengo que salir, pero si vuelve Ud. a entrar en la pg. en un par de horas,
quizá le haya conseguido información más exacta.

Dele gracias a Dios, que le ha dado luz y arrepentimiento.
rezo por usted. Bendición +
.......................
Ya he vuelto. Una persona fidedigna me dice que he contestado bien.
Y que si quiere conocer más, puede leer el art http://www.iuscanonicum.org/index.php/derecho-penal/delitos-y-penas-en-particular/36-el-delito-de-sacrilegio-contra-las-especies-sagradas.html


27/08/16 1:28 AM
  
Maite Rojas
Con gran pesar he constatado cómo nuestro hijo de 21 años por estar ya más de un año con novia no practicante ha dejado él también de practicar el tercer mandamiento. El daño está claro no solo es particular para el no practicante sino que arrastra a muchos que lo rodean sin duda...como vemos que ha sucedido con nuestro hijo
Pienso que una mujer no practicante es muy poco recomendable como esposa pues no solo puede influir con su desinterés por las cosas de Dios en su marido sino que porsupuesto lo hará con sus hijos
De nosotras las mujeres...de nuestra fe vivida con solidez y perseverancia... depende en gran medida la fe de nuestras familias y por ende su salvación
Creo padre no equivocarme
Dios lo ha querido así...por eso veo que el ataque del demonio hoy es frontal hacia la mujer...pues volviendola indiferente a Dios...tiene muchísimo terreno ganado
Qué debemos hacer las madres que hemos educado en la fé a nuestros hijos cuando vemos que pierden el rumbo y se vuelven no practicantes por influencia de una novia apartada de Dios?
Es muy delicado el tema
Mientras busco y espero una respuesta que tranquilice y de paz a mi corazón de madre acongojado rezo y pido a María Santísima me ilumine para saber qué hacer!
--------------------------------
JMI.-Como en todo, ORA et LABORA.
***Pedir a Dios con gran perseverancia y esperanza, como Sta. Mónica con Agustín perdido.

***Hacer-decir... lo que vaya viendo conveniente: depende de la persona, su receptividad, el momento y circunstancia... Pero el Evangelio (el deber del culto a Dios, en quien nos movemos, existimos y somos) no está encadenado.
Y el buen ejemplo por parte de uds. hacia él, hacia ellos.
07/06/17 6:31 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.