InfoCatólica / InfoRIES / Categoría: Niños de Dios - La Familia

14.05.13

Ex-adeptos de sectas dan su testimonio en Televisión Española

Ayer, 13 de mayo, La 1 de Televisión Española dedicó el programa “Tenemos que hablar” al fenómeno de las sectas. El ‘talk show’ presentado por Ana García Lozano contó, como es habitual en este tipo de programas, con la presencia de diversos afectados por las sectas, grupos que “siguen aprovechando la inestabilidad de los más débiles para atraerles con falsas promesas”, según señaló la presentadora para introducir la entrega del espacio que se titulaba “Captados por una secta”.

Un ex-testigo de Jehová

El primero de los invitados fue Diego Hidalgo, ex-adepto de los testigos de Jehová y actualmente en la asociación Liberados. Cuando tenía 16 años fue atraído por el movimiento, ya que estaba interesado en temas espirituales, y a través de un estudio bíblico se hizo testigo de Jehová, y logró arrastrar a su novia. “Ir entrando poco a poco en un lugar que te parece maravilloso, con una serie de promesas”, así resumió su entrada en la secta, aclarando que “todos los que no son testigos de Jehová morirán en el Armagedón para siempre. La alternativa es: o testigo de Jehová o muerte”.

La secta reclamaba de Diego “tiempo y trabajo”, para ayudar a la gente a salvarse, y dedicó durante gran parte de su vida 3 horas diarias al proselitismo (el llamado precursorado regular, que implica 90 horas al mes). La razón de abandonar la secta, según explicó ante las cámaras, fue que al crecer en el conocimiento bíblico, descubrió cómo “muchas doctrinas no cuadran con lo que tú lees en la Biblia… cuando no sabes nada, es muy fácil manipularte, pero si te gusta estudiar, llega un momento en el que tienes ideas propias, algo contra lo que la secta advierte mucho: cuidado con el pensamiento independiente”.

Este ex-adepto explicó también el funcionamiento económico del grupo, tanto en lo referente a la venta de publicaciones para los mismos miembros como en lo relativo a la compra y propiedad de los Salones del Reino. Preguntado por la presentadora si le habría negado una transfusión de sangre a una de sus hijas, contestó sin dudarlo: “sí, se la habría negado… no lo habría dudado cuando estaba dentro de la secta”. De hecho, estuvo en la cárcel por rechazar el servicio sustitutorio obligatorio ofrecido por el Estado en lugar del servicio militar.

Leer más... »

9.03.13

Los Niños de Dios continúan en Argentina

“Alertan que volvió la secta Los Niños de Dios". Así titulaba ayer, 8 de marzo, el argentino Diario Popular un artículo firmado por Maximiliano Montenegro, que reproducimos a continuación. Esta espeluznante corporación había sido desmantelada en 1993, pero especialistas consultados por el diario revelaron que se reorganizaron. Se está tras el rastro de un caso dramático.

La peligrosa secta Los Niños de Dios es una organización internacional, con sedes en casi todo el planeta. En la década del 90, los reiterados escándalos por abusos sexuales, los más aberrantes contra niños, y el aceitado esquema de captación con base en doctrina propia que logró salir a la luz, derivaron primero en un alejamiento de la escena, y luego en un reagrupamiento silencioso.

En Argentina, en 1993, la banda que operaba fue desmantelada y encarcelada; sin embargo, las deficiencias en la investigación policial diluyeron una condena ejemplar. Ahora, 20 años después, investigadores de estos grupos alertan nuevamente sobre la presencia de esta espeluznante corporación en el país, con casos dramáticos.

Reagrupación y nuevos nombres

En diálogo con Diario Popular, Pablo Salum, de la ONG Libre Mentes, reveló que “esta secta, que fue motivo de revuelo internacional en 1993 cuando la justicia allanó 10 de sus hogares en el país, encarcelando a los principales responsables, y se destaca por la iniciación sexual de bebés y niños, además de la manipulación de familias enteras para sus objetivos comerciales, está operando nuevamente en Argentina bajo la denominación La Familia”.

“La misma gente que había sido engañada, captada, manipulada, continúa el legado. Se reagrupan con diversos nombres y hacen lo mismo. El problema es que no hay seguimientos judiciales ni institucionales. No tenemos legislación adecuada para luchar contra estos grupos, y tampoco grupos policiales preparados. Ni siquiera contamos con un teléfono u oficina oficial para hacer denuncias”, dijo Salum.

Leer más... »