InfoCatólica / Deo Omnis Gloria / Categoría: Mi país

27.03.15

En medio de intenso debate legislativo concluye la Semana "Por la Vida" en Costa Rica

En medio de un intenso debate legislativo acerca de la Fertilización in vitro y el matrimonio gay en Costa Rica, la Conferencia Episcopal de ese país clausura la Semana “Por la Vida” con una “Caminata por la Vida” convocada para el sábado 28 de marzo a las 10am en la Plazoleta de La Soledad la que alegre y pacíficamente se dirigirá para participar de una celebración litúrgica en la Catedral Metropolitana.

En el Mensaje al pueblo de Costa Rica de la 109° Asamblea Ordinaria realizada del 16 al 20 del presente mes, los Obispos costarricenses manifiestan que “la Iglesia por naturaleza es misionera [y, por tanto ] es enviada a todos los hombres”; por esta razón, manifestan haberse han dado a la tarea de profundizar temas de la vida eclesial y nacional que, por su importancia, alcance y actualidad, exigen una respuesta a la luz del Evangelio de Cristo; entre ellos, el reconocimiento de su dignidad de persona a todo ser humano desde la concepción hasta la muerte natural.

Al respecto señalan que “una sociedad justa puede ser posible solamente en el respeto de la dignidad trascendente de la persona humana. Ésta representa el fin último de la sociedad, que está a ella ordenada. Vemos con preocupación los permanentes intentos por promover una legislación contra la vida” tal como los así llamados “derechos en salud sexual y reproductiva” con los que se pretende abrir portillo al aborto.

Denuncian también la presión política y mediática que pesa sobre el Estado costarricense para que regule “la aplicación de la técnica de Fecundación in vitro (FIV) [y que] de allí el Poder Ejecutivo convoque [ ] a sesiones extraordinarias e [ ]  incluso esté estudiando la posibilidad de emitir un decreto”.  

En su Mensaje, la Conferencia Episcopal, ha manifestado claramente el que espera que “los argumentos que promuevan la dignidad de la persona [ ] estén presentes en el debate y que nuestros diputados traten, de forma cuidadosa, prudente y libre, estos temas

En este sentido, los Obispos costarricenses también esperan que la Semana “Por la Vida” sea “una oportunidad para proclamar en todos los areópagos públicos y privados [ ] la verdad sobre el ser humano y la dignidad de toda persona humana desde el momento de su concepción”.

Su convocatoria ha hecho eco en un amplio sector de los católicos costarricenses los que, como miembros de diferentes parroquias, asociaciones, grupos apostólicos, etc, de todo el país se han dedicado durante esta semana a formarse pero también a informar a través de los medios de comunicación y redes sociales acerca de tan significativo evento para la vida del pueblo costarricense.

 

 

8.03.15

Por qué oponernos los costarricenses a la Fertilización in vitro? (II) Es lógica y razonable la FIV?

En el artículo anterior exigíamos al presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís que, dado el caso que –efectivamente- considere formular un nuevo Decreto Presidencial para legalizar la FIV, se ajuste a la lógica y la razón.

En este sentido cabe preguntarse: es lógica y razonable la FIV?

En el ámbito de la concepción del hombre y la dignidad humana, quienes promueven y procuran la técnica demuestran con hechos concebir al hombre como medida de todas las cosas, un ser autónomo en el ejercicio de su libertad; de ahí que elevan a la categoría de “derecho” lo que únicamente es “satisfacción de los deseos”.  

El avance tecnológico que constituye la FIV les ha convencido que es preferible “transformar” la realidad que conocerla, que el único límite es la “propia capacidad” cuyo único límite lo constituye el “querer”; de tal forma que “si deseo el hijo que me niega el hecho de la infertilidad, elijo transformar la realidad mediante la FIV para obtenerlo y, debido a que es mi deseo y la técnica es capaz de satisfacerlo, tengo derecho a exigir al Estado me permita obtener un  hijo a hechura de mi ideal”.  

Es así como la lógica de la FIV renuncia a considerar como un derecho la “necesidad del niño” que fue el fundamento que dio origen, tras las Segunda Guerra Mundial, tanto a la Declaración de los Derechos del Niño como la Convención sobre los Derechos del Niño fueran formuladas como límite  al poder político en procura de la protección de la dignidad de los niños.

Queda claro que la FIV no es lógica ni razonable por su forma de concebir al ser humano y su dignidad.

En el ámbito del hecho biológico, la técnica en sí misma, reporta la necesidad de “producir” de seis a doce seres humanos en estado embrionario (lo llaman “tejido pre-implantatorio” y no lo consideran humano) para ser implantados en el útero de la madre por cada vez que la pareja realiza el procedimiento con la intención de concebir un hijo.

De este grupo se descartan aquellos embriones que son considerados “inviables” pese a que la biología indica que todo ser humano posee ADN propio desde el momento de la concepción.

El “producto” que no se descarta se reserva mediante congelación. Con el pasar del tiempo, literalmente, son tirados por miles a la basura o vendidos para que sean reutilizados como ingrediente para alimentos, material cosmético y, en algunos casos, para la investigación en células madre embrionarias. .

Del “producto” que  no se descarta se suele implantar de dos a seis embriones; de ahí, por ejemplo, la elevación en las estadísticas de embarazos múltiples en países donde la FIV ha sido legalizada; de ahí también, que dentro el útero de la madre se eliminen aquellos embriones con pocas probabilidades de sobrevivir o debido a “imperfecciones”, algunas de las cuales son  del tipo “quiero a mi bebé con ojos azules” o “lo prefiero varón a mujer”.

Con la FIV la selección embrionaria es un hecho que se ejecuta mediante aborto provocado con pleno consentimiento de la madre y el padre.

Para obtener al hijo de sus deseos se suele hacer a lo largo de varios años más de un intento de concepción lo que significa una gran cantidad de embriones producidos, seleccionados y descartados; lo anterior, sin mencionar, el deterioro físico y emocional de la madre y de lo vulnerable que queda el vínculo matrimonial tras varios intentos fallidos.

Debido a todo lo anterior es fácil, por sentido común, llegar a la conclusión, acerca de lo ilógico e irracional de la FIV.

Concluyendo:

La FIV es el producto de un sistema de pensamiento cerrado que eleva el deseo de ser padres por sobre la necesidad del niño (en el caso de los progenitores) y, eleva -tanto el deseo de obtener éxito profesional como el de obtener beneficio económico- por sobre la vida del niño, la salud de la madre pero, además, por sobre el cuidado que merece la familia (en el caso de los interesados en promover la técnica). Acaso, el sentido común, no nos dice que la “necesidad” se antepone al “deseo”?

En definitiva:

  • La técnica ignora el derecho del niño a nacer de un padre y una madre conocidos y ligados entre sí por el matrimonio e ignora también el derecho que en exclusividad poseen para llegar a ser padre y madre solamente el uno a través del otro lesionando, de este modo, la dignidad de todos ellos.
  • Ignora flagrantemente el hecho biológico.
  • Ignora, además, el aspecto emocional de la madre y del padre.

Es lógica y razonable la FIV cuando ignora la realidad y la dignidad humana?

Por último, lo lógico, señor presidente, es que plantara cara a la CIDH en defensa de la vida humana desde la concepción declarada en el Pacto de San José.

Eso, para empezar, sería lo verdaderamente lógico y razonable.

 

7.03.15

¿Por qué oponernos los costarricenses a la Fecundación in vitro (FIV)? (I)

En primer lugar, nos proponemos mostrar que la oposición a la FIV brota del ámbito de la ética y de la biología y no del campo de la fe; al hacerlo, a la vez, expondremos las razones de nuestra oposición.

Con ese objetivo, hemos de tomar en cuenta las acciones que, en la historia reciente, han tomado organismos internacionales en relación a la legislación costarricense y el propio Estado, respecto a la defensa de la vida humana. Lo cual sería:

  • El Decreto Presidencial del 3 de febrero de 1995 regulaba la práctica de la Fertilización in vitro (FIV). Dicha regulación estableció que la técnica fuera utilizada únicamente por matrimonios, obligaba a la implantación en el útero de la madre de la totalidad de los embriones y prohibía la producción de más de seis de ellos.
  • Mediante sentencia del 15 de marzo de 2000, la Sala Constitucional declaró inconstitucional dicho decreto.
  • En el 2002 y apoyados en esta la resolución, un grupo de costarricenses demandó al Estado ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) apelando la transgresión de las normas de la Convención Americana de Derechos Humanos (CADD)  (también conocido como Pacto de San José)en relación a lo que han llamado su “derecho a la paternidad”.
  • Acogida la demanda, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) dictó sentencia responsabilizando al Estado costarricense solicitándole, además, que permitiera acceder a la técnica.
  • El Pacto de San José, establece que “Toda persona tiene derecho a que se respete su vida. Este derecho estará protegido por la ley y, en general, a partir del momento de la concepción. Nadie puede ser privado de la vida arbitrariamente” (Artículo 4)
  • En franca oposición al Pacto de San José, la CIDH otorgó un nuevo estatuto jurídico al embrión al establecer que “la vida humana inicia con la implantación”. Fue así como despojó al embrión “pre-implantatorio” de su categoría de “persona” dejándolo desprotegido ante la ley. De ahí que, de practicarse la FIV en Costa Rica, se podrá experimentar, congelar y desechar embriones sin que lo impida la ley.
  • Al día de hoy, de manera responsable, la Asamblea Legislativa discute la forma en que el país cumplirá con la sentencia de la CIDH.
  • Debido a lo que aducen es “tardanza”, las parejas demandantes han solicitado recientemente a nuestro actual presidente, Luis Guillermo Solís, la práctica de la FIV mediante nuevo Decreto Presidencial lo cual, según declaraciones del mandatario, será tomado en consideración.  

La formulación de un nuevo decreto presidencial, por cumplir con la sentencia de la CIDH, tendría que ir en línea opuesta al de 1995, el que -al menos- procuraba la protección del embrión. 

De legalizarse mediante nuevo decreto implicaría no solamente expulsar del debate a nuestros representantes ante el Congreso sino apresurar la, por demás, innecesaria inmersión de nuestra legislación dentro la corriente ideológica que niega el valor a la vida humana antes de la implantación (uno de cuyos representantes es Peter Singer) por lo que entraríamos a directamente a promover la científicamente demostrada y también innecesaria experimentación con células madre embrionarias así como la selección y descarte de los embriones una vez pierdan utilidad. En pocos pasos estaríamos también legalizando el aborto ya que la técnica de la  FIV lo contempla.

“¿Por qué oponerse a la fecundación in vitro? ¿Por qué impedir que personas deseosas de ser padres o madres no puedan hacerlo? ¿Por qué oponerse al nacimiento de niños que son, probablemente, los más deseados en este mundo?” preguntaba, cargado de sentimientos, hace unos años un destacado abogado costarricense.

Nos oponemos debido a que, como hemos expuesto, existen razones éticas y biológicas para hacerlo.

De esta forma dejamos claro que la discusión acerca de la FIV no es una cuestión de fe sino de derechos humanos; por tanto, los defensores de la vida religiosos y no-religiosos reclamamos dentro del debate público el terreno ético y científico razón por la que exigimos al presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, se ajuste a lo que la razón y la lógica establecen. 

Recurran a la segunda parte de este artículo haciendo click en el enlace. 

13.09.14

¿Pasaremos de largo de tantos cadáveres?

Cuando de joven pregunté a mi madre si en este remoto lugar del mundo se enteraba del Holocausto judío respondió que de lejos llegaban rumores pero que, a pesar de algunas imágenes que en el cine, antes de las películas trasmitían, todo eso -a ella que era apenas adolescente- le parecía parte de la película, es decir, algo imposible de creer.

Leer más... »

21.06.14