Categorías: Itinerario de fe, Oremos

22.04.14

Mártires, no psicólogos ni psiquiatras

A las 1:06 PM, por Maricruz Tasies
Categorías : Itinerario de fe, Celebrando la vida, Una, santa, católica y apostólica

Cuando vivía con papá acostumbraba colocar ordenadamente sobre el fregadero la vajilla antes de lavarla para poder hacerlo eficientemente y sin peligro. Así lo he hecho toda mi vida. Lo considero el orden mínimo necesario. Ahora que vivo con mi hermana intento hacerlo de la misma forma pero a mis sobrinos les parece obsesivo.

A veces parece que el cerco que nos va tendiendo el relativismo se va estrechando.

Resulta que ahora, ser ordenado, implica ser obsesivo. De ahí concluyo que también implica obsesión el ser obediente, respetuoso, amable, caballeroso, gentil porque dichas cosas sirven para poner orden en las relaciones humanas y en nuestra vida diaria.

Y, ya sabemos que, donde hay orden, está Dios.

Ese es el punto: no se quiere a Dios interviniendo en las relaciones humanas ni en la vida diaria. Ni siquiera a la hora de lavar la vajilla. Puf!

El otro día, el nuevo párroco, quien a diferencia del anterior es hombre ordenado, nos ofreció una formación que impartió una mujer de su anterior parroquia quien es una verdadera experta en liturgia. Entre otras cosas nos instruyó para que los monaguillos no bailen en el presbiterio ya que, con el anterior párroco, bailaban.

Pues resulta que, durante la Vigilia Pascual, a la hora del Gloria, los monaguillos irrumpieron con sus bailes. Como su formadora estaba a dos pasos de mí, me le acerqué para preguntarle si había instruido a los niños para que no bailaran. Me respondió que les había dicho que bailaran el Gloria por “lo de la alegría”; es decir, la mujer, fue incapaz de obedecer una sencilla instrucción.

No es que me moleste el desorden en la cocina o la alegría de los niños pero es que si no nos damos cuenta de que en el fondo, tanto el desorden como la desobediencia, son consecuencias de la herida del pecado original se nos dificultará entrar en el cauce de la reconciliación con Dios y con nuestros semejantes. En el cauce de la unidad y la fraternidad.

Es que, seamos honrados, ni siquiera ante las normas de una asociación o club nos comportamos tan irrespetuosos como lo hacemos ante las enseñanzas de Cristo en su Iglesia cuando de la persona del Papa, de Obispos y sacerdotes se trata. Qué locura! No es cierto?

Eso es lo grave del relativismo, nos impide ver nuestras faltas ya que, en principio, parece afectar nuestra psique provocando que nos consideremos ultra-poderosos para tomar decisiones independientemente del orden y las normas establecidas por Cristo en su Iglesia.

Para muestra, un botón, observen nada más los extremos de locura a los que llegan algunos personajes públicos “católicos” progresistas y conservadores. Su conducta es de terror.

No existe forma de ayudar ofreciéndoles razones que es con lo que uno esperaría cayeran en razón. No. Son incapaces de adherirse a lo razonable. Lo que implica algún grado de locura.

Es muy probable que el cerco del relativismo se vaya cerrando a nuestro alrededor al punto de que, en nuestro propio hogar, no podamos movernos libremente.

Cómo vivir la libertad de los hijos de Dios en un ambiente para el que nuestra existencia es una amenaza? Sencillo, rindiéndonos ante la incomprensión, ante la purificación que implica, ante la posibilidad del martirio. Amando.

No es eso, acaso, un aspecto de la Evangelización, quizá, el aspecto más convincente? Claro que lo es, por lo mismo, no confundamos el ser testigos del amor con la tarea de reparar lo que de la psique humana está dañado.

Ser amantes es nuestro destino, mártires, no psicólogos ni psiquiatras; por eso es que para lo mismo entreno lavando la vajilla cuando me corresponde.

17.04.14

La gracia, es causa primera; la voluntad, causa segunda

A las 3:09 PM, por Maricruz Tasies
Categorías : Itinerario de fe, Una, santa, católica y apostólica

La existencia de Santo Tomás en tan temprano período del cristianismo me ha llamado siempre la atención ya que, qué sentido tendría que el Señor arrojara tanta comprensión de sus asuntos cuando apenas la Iglesia daba sus primeros pasos?

Qué sentido tendría comprender que la gracia es causa primera y la voluntad causa segunda cuando apenas –siquiera- íbamos obteniendo noción de para qué habíamos sido constituidos?

Cosa rara, no les parece?

Pues, permitan que les diga: tiene sentido, tanto como lo tiene el que papá y mamá digan a su hijito que debe imitarlos en todo para estar en capacidad de desenvolverse con soltura en el mundo.

Claro, Tomás existió para que aprendiéramos los rudimentos de una fe razonada que nos permitiría desenvolvernos con soltura sea cuales fueren las circunstancias históricas.

En nuestro tiempo, en el que los católicos padecemos de un esclavizante antropocentrismo (nos consideramos centro alrededor del cual gira la fe de la Iglesia), qué mejor que Aquino para quebrantar este falso razonamiento?

Así es como, esclavos de nosotros mismos, presentamos síntomas de persona enferma, es decir, o bien poseemos una fe voluntarista (progresistas en sus diversos grados) o un agobiante celo amargo por los asuntos del Altísimo (conservadores en sus diversos grados).

En esta condición deplorable es como pretendemos dar a conocer a Cristo y a su Evangelio?

Estos y muchos otros errores derivados del pelagianismo y semi-pelagianismo al que nos hemos inclinado en adoración constituyen una especie de nubes que son impedimento para que nuestra razón alcance una clara comprensión de Dios, de su creación, de nosotros mismos y de nuestros semejantes.

Si, santo Tomás de Aquino tuvo y siempre tendrá razón de existir, ya fuese para limpiar de nuestra razón los errores de su tiempo o del nuestro en el que existen tantos o más que entonces.

A ver, para empezar, comprendamos del santo que la gracia es causa primera y la voluntad causa segunda.

Sabemos que por más que nos inquietemos no podemos añadir un solo instante a nuestra existencia y que, aunque valemos más que los lirios del campo y las aves del cielo, no hemos llegado a comprender que nos hace falta la confianza que tiene toda la Creación en la Divina Providencia.

Por lo mismo, admitamos de una vez por todas, que no somos ni podemos nada sino es por gracia. Ni siquiera mover nuestra voluntad para elegir el bien.

Esto nos fue explicado por el Señor en su momento (Lucas 12, 22-31), luego confirmado por Santo Tomás así como por la vida de tantos santos –únicamente- para que deseemos la santidad.

Dice al respecto san Tomás: “Nuestra solicitud mayor debe ser la de los bienes espirituales, con la esperanza de que también tendremos los temporales, conforme a nuestra necesidad, si hacemos lo que es nuestro deber”

Y, cuál es nuestro deber? Nuestro deber es ser santos, es decir, eficaces intercesores.

Comprendido?

12.04.14

Recibir un corazón de carne

A las 12:59 PM, por Maricruz Tasies
Categorías : Itinerario de fe, Celebrando la vida, Sobre este blog y su autora

A mamá, en el lecho de muerte, le dije: - “Vete en paz. Estaremos bien. Nos veremos pronto!”; en cambio a papá solo le dije que se fuera tranquilo. No le dije que nos veríamos pronto. No se lo dije sino hasta ayer, 11 de abril, en su primer aniversario.

Leer más... »

6.04.14

La elección correcta | Jim Caviezel en La Pasión

A las 2:13 PM, por Maricruz Tasies
Categorías : Itinerario de fe

Jim Caviezel, durante el rodaje de La Pasión, sufrió dislocación del hombro derecho, neumonía, fue herido accidentalmente en su espalda con el látigo por lo que se ganó una herida de 14 pulgadas, le cayó un rayo mientras estaba en la cruz y tenía el corazón enfermo al punto de estar en peligro de muerte durante la última escena.

Leer más... »

3.04.14

¿Para qué sirven los hermanos?

A las 2:18 PM, por Maricruz Tasies
Categorías : Itinerario de fe, Celebrando la vida, Sobre este blog y su autora

Hace días he venido pensando en honrar a mis hermanos en mi blog por lo que, debido a cierta situación que se ha presentado, he decido hacerlo hoy.

Soy la hermana mayor de un hombre de 53 años y de una mujer de 46.

Leer más... »

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 ... 62 >>

Maricruz Tasies-Riba

Maricruz Tasies-Riba

Vivo en un lugar encantador en las faldas de una cordillera en el Valle Central de San José de Costa Rica a 1300mts sobre el nivel del mar. Dediqué buena parte de mi existencia a mi profesión: las Artes Gráficas. Enriquecí mi vida de fe en la Escuela de Ciencias Teológicas de la Universidad Católica de Costa Rica. Desde hace algún tiempo –mis conocimientos y destrezas– están al servicio de Cristo, de su Iglesia y de su Vicario, por supuesto.

También puedes ponerte en contacto conmigo en maricruztasies@yahoo.com, en mi perfil de facebook o en Deo Omnis Gloria en blogger.



«En el modo que tenemos de vivir las circunstancias, decimos ante todos, quién es Cristo para nosotros». L. Giussani

En este blog

Abril 2014
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
 << <   > >>
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        

Libros recomendados por Maricruz


Quiénes somos | Contacta con nosotros | Política de Cookies | Aviso Legal y Condiciones de Uso