InfoCatólica / Deo Omnis Gloria / Categorías: Itinerario de fe, Oremos

4.03.15

Sea "Jesús" mi último aliento

Si a mis 25 años alguno me hubiese anunciado que a mis 55 estaría limpiando, lavando ropa y cocinando para extraños en mi propia casa, le hubiese estampado en su cara una carcajada.

Y no es que ahora reniegue de ello, muy al contrario, con sobrada alegría y gratitud lo hago ya que el Señor alimenta mi cuerpo y mi alma a través de este trabajito que tengo.

En fin, que nunca nada termina siendo –ni de lejos- como uno lo espera ya que sobre nada tenemos control. 

Claro! Luego de escuchar los propios reproches se vienen a la cabeza los 21 mártires de Siria y, de sopetón, baja uno la cabeza avergonzado. 

Aquellos hombres ante el verdugo, amar, creer, perdonar y esperar fue lo único sobre lo que, por gracia, tuvieron control; fue su única posesión antes de que les arrancaran de un tajo la cabeza.

Cosa que no consideraron los monstruos de ISIS es que, de esa forma, les permitieron tenerlo todo. ¡Absolutamente todo! Tanto así que les sobró aliento para exhalar: -“¡Jesús!”

Cuentan las noticias que entre ellos había un no cristiano originario de Chad que se convirtió al ver la gran fe de sus compañeros. A su verdugo dijo: - “Su Dios es mi Dios”

Así concluyó su vida.

No tiene mayor importancia cómo se conduzca la vida con nosotros. No importa si a veces nos parece ingrata o absurda o si, por la misma razón, nos enfadamos con el Señor para luego pedir perdón bañados en lágrimas. ¡No importa!

Lo que de verdad importa -ya que es lo único que a la vida le da sentido- es que sea el Señor la razón por la que respiro y que, por lo mismo, sea “Jesús” mi último aliento.

15.02.15

¡Cómprate un frasquito de perfume!

Alrededor del milagro de la multiplicación de los panes ronda el reclamo del Señor ya que, habiendo visto los discípulos sin número de hechos prodigiosos, todavía dudaban; por eso, cuando hallaba fe en los extranjeros, les regalaba con lo que pedían no sin destacar públicamente la gran fe de aquellas personas. 

Recuerdo tantas discusiones acerca de la veracidad de los milagros de Jesús. Recuerdo que yo misma dudé. Sé que muchísimos dudan de sus milagros. 

Este año mi hermana perdió su trabajo. Un día se hallaba con fiebre en cama. Llorando me decía que se sentía muy mal porque, además, solo teníamos $4 en la cartera.

Preocupada por su salud y abrumada por la noticia, debí dejarla desconsolada mientras cruzaba la calle para traer sus medicinas del Seguro Social ya que estaban a punto de cerrar

Lo recuerdo vívidamente. Justo al poner el pie en la acera opuesta miré al suelo y había un rollo de billetes al que le puse el zapato para evitar que se lo llevara el viento.

Miré a un lado y a otro para ver si había alguno a quien se le hubiera caído pero, no, nadie había. Ni un alma. Así que lo tomé y lo eché en la bolsa del pantalón sin mirar. ¡Total!  Era solo dinero. Lo mismo pude haberme inclinado si hubiera sido basura tirada. 

Llegué a la ventanilla, retiré las medicinas y de regreso las coloqué junto con el dinero al lado de mi hermana.

-“Qué es esto?”, preguntó.

- “Plata que encontré!”.

Después de contar el dinero dijo: - “Ay, Crucita! Esta plata le debe estar haciendo falta a alguien!”

- “Cierto!”, dije asustada mientras me llevaba la mano a la boca. “Tenés razón! Voy a regresar y le diré al secretario que si alguien llegara diciendo que se le perdió un dinero que me busque para devolverlo”

Esperamos hasta el día siguiente a la misma hora y como nadie presentó reclamo lo utilizamos para la comida, pero –además- pedí a un sacerdote que ofreciera misa por quienes lo perdieron ya que, mi hermana y yo, de solo pensar que fueran niños o algún anciano que se quedaran sin comer, nos estremecíamos.

Aquél rollito eran $80. Cuando se terminaban me gané $40 en una de esas rifas que uno compra tan solo por colaborar. 

Cuando éstos llegaban a su fin, yendo a comprar el pan con las últimas monedas, pedí al Señor me regalara tan solo un poquito más para estar un poquito más holgada.  

En ese momento me di perfecta cuenta de mi audacia pero, dado el resultado, me parece que al Señor le pareció bien ya que, mientras caminaba, miré al suelo y había $12.

En este momento no sabía si llorar o reír a carcajadas. 

Hoy, varios meses después de este y otros milagros, leí de Marisa Cuerda lo siguiente:

Cómprate un frasquito de perfume y si la alegría se ha escapado, aspira de ese perfume, pero que nunca te falte la alegría. El perfume puede ser cualquier cosa, cualquier milagro”

Ahora lo tengo claro, aquellos milagros de Jesús fueron reales como lo son los que realiza en el presente. Nos los ha venido regalando para que le reconozcamos como Hijo de Dios pero porque bien sabe desde siempre que podría faltarnos la alegría.  

Aquél día la muchedumbre caminó de regreso a casa a lo mismo de siempre pero alegres ya que ahora tienen un frasquito de perfume igual al mío.

Filipenses “4 Alégrense siempre en el Señor. Vuelvo a insistir, alégrense. 5 Que la bondad de ustedes sea conocida por todos los hombres. El Señor está cerca. 6 No se angustien por nada, y en cualquier circunstancia, recurran a la oración y a la súplica, acompañadas de acción de gracias, para presentar sus peticiones a Dios. 7 Entonces la paz de Dios, que supera todo lo que podemos pensar, tomará bajo su cuidado los corazones y los pensamientos de ustedes en Cristo Jesús”.

29.01.15

¡Me tiro al monte esperando todo de Ti!

Entre lo que me sucede, lo que sucede en la Iglesia y en el mundo no he venido siendo yo en los últimos meses; en ocasiones hasta pensé que jamás volvería a escribir. He pedido al cielo que me diera la gracia de tomármelo con calma y, ¡glorificado sea el nombre del Señor!, ha sido así.

Se puede decir que la experiencia de poco más de un año (en la que el nivel de mis ingresos ha llegado al mínimo imaginable) ha sido venturosa en cuanto que, debido a ello, ahora no existe forma que nadie me haga decir lo contrario: Tengo Padre.

Lo tenemos. Un padre que ama entrañablemente y educa con máxima delicadeza y, dado que nos capacita con su gracia, espera de nosotros lo mejor.

Al principio, esa “capacitación” es desconcertante ya que, dentro del desvalimiento, nos damos cuenta que no es que nos auto-educamos, ni nos educa el mundo sino nuestro Padre a cuya pedagogía –por gracia- responderemos con amor o, simplemente, huyendo.

No he huido, me he quedado para ver de qué se trata esta nueva experiencia ya que nunca había debido dinero ni me lo han debido.

Como le decía a Alonso Gracián: tras el desconcierto, el temor y la furia río con sabrosura no solo por lo absurdo de la situación sino porque detrás de cada preocupación (de la que por gracia me despreocupo) el Padre me presenta algún hecho difícil de describir como lo es cada cada plato de comida que con insignificantes recursos preparo e ingiero con gratitud, satisfacción y gozo hasta ahora desconocidos. “Es como un milagro!”, me digo, “un verdadero milagro este bendito plato de comida tan sabrosa”.

Bajo el influjo de tanta bondad, verdad y belleza, de lo último que me ha inspirado el Señor ha sido tirarme al monte en busca de sustento. Hace unos días regresé de un paseo por los alrededores con una cesta conteniendo zanahorias, chayotes, romero, orégano, bananos, limones agrios y dulces, naranjas y elotes. ¡Cuánta abundancia!

Reflexionando en ello comprendí que ese “tirarme al monte” siguiendo su inspiración fue haberle dicho: - “Padre: con mis propios ojos observo que provees a las flores y las ardillitas del bosque. ¡Me proveerás de lo necesario!”

Ese fue el total abandono que el Padre había estado esperando de mí.

Aquella cesta colmada fue contundente certeza.

Estoy muy agradecida ya que, desde aquél día, ese ha sido el movimiento de mi alma en cada nueva situación de carencia:

¡Me tiro al monte esperando todo de Ti!

¡Opa!

Como les decía, no he venido siendo yo pero, tal parece, ha sido una situación temporal; volví a escribir y, definitivamente, sigo siendo yo.

NOTA: Cierto, muchas cosas que suceden en la Iglesia y en el mundo también capturan mi interés y aunque podría manifestar mi punto de vista en este blog la inspiración que sigo es la de compartir con ustedes mi experiencia con la gracia. ¡Sabrá el Señor para qué!

16.01.15

"Pequeño nuevo camino"

“Ser distinta de lo que soy, más grande, es imposible para mí: me debo soportar como soy con todos mis defectos; pero quiero buscar la manera de ir al Cielo a través del pequeño nuevo camino”.

Teresita

 

Han notado que un solo día de sol tras un temporal provoca que olvidemos las sensaciones de soledad, tristeza y opresión provocadas por el mal tiempo? Completamente se olvidan! Es impresionante!

Un solo día de sol y cielo azul nos revive! Salimos a la calle y ahí están nuestros vecinos en ropas ligeras sonriendo al igual que nosotros. Los sentidos todos embotados de belleza. Con la salida del sol renacen el gozo y esperanza! Qué maravilloso es nuestro Padre que hasta con el clima amorosamente nos educa!

Notar estos detalles de la vida me parece una gracia. Queda tan claro con Teresita en su “Historia de un alma”. Quienes lo han leído recordarán que la santa conserva con gran sensibilidad en su memoria los pequeños detalles tal como las sensaciones y sentimientos que provocaba el que su hermana la peinara diariamente. No es una gracia tener el alma abierta para esas pequeñas cosas?

Claro, luego –como Teresita- salimos al mundo para darnos cuenta que nada existe  ahí fuera que nos interese y que, más bien, parece una gracia el que nada nos atraiga verdaderamente.

Bien, estoy generalizando, ignoro si la mayoría ponemos atención a las pequeñas cosas o si, por el contrario, nos atrae más lo que acaece en el mundo en cuanto nos sentimos responsables.

Si, pienso en situaciones tan graves como lo de Charlie Hebdo, Asia Bibi (que mortifica tanto), el aborto, la eutanasia, la Fivet, el matrimonio gay, esos inhumanos del Boko Haram así como sus miles de víctimas; horrores ante los que observamos a tantos gobernantes, autoridades civiles y eclesiales que no poseen los recursos intelectuales, éticos ni morales para reaccionar.

Ay! Señor bendito! Cuánta impotencia pero también cuánto bien nos haces librándonos de tener autoridad! Muchos de nosotros seríamos unos perfectos tiranos tratando de imponer el bien al mundo entero!

En fin, que les digo que más vale olvidarse de belleza, dinero y poder! Más vale la gracia que se nos regala para hacer bien nuestros pequeños trabajos; caminar alegres y a pequeños pasos por el “nuevo pequeño camino” que conduce al cielo “confidentes hasta la audacia” de la bondad del Padre.

“Pequeño nuevo camino” que resulta ser el mismo seguido por Teresita que camina enamorada tras los pasos de nuestro amado Jesús.

“Pequeño nuevo camino” que, por gracia, se ve más claro cuando sale el sol! 

“La Santidad no está en esta o aquella práctica, sino que consiste en una disposición del corazón que nos vuelve humildes y pequeños en los brazos del Buen Dios, conscientes de nuestra debilidad y confidentes hasta la audacia en su bondad de Padre”

Teresita

 

23.12.14

Reportándome para Adviento y Navidad (fin de año también)

Se han de preguntar por qué no habían vuelto a saber de mi.

No han tenido noticias por varias razones, entre ellas, porque estoy concluyendo un curso universitario en línea que me ha exprimido no solo física sino intelectualmente sino porque ha habido tanto contratiempo para terminarlo que me ha dejado exhausta.

Eso por un lado y, por otro lado, toda una variedad de asuntos me han mantenido sin tiempo, fuerza ni ánimo para escribir.  

A pesar de todo estoy  en paz, muy contenta y esperanzada.  

Y es que cómo no estarlo si–literalmente- he venido acompañando a María y José en su camino hacia Belén.

Lo digo porque es el primer año en mi vida que me veo sola, vulnerable, dependiendo completamente de la Providencia Divina.

Lo cierto es que debido a ello la gracia me ayuda a valorar la dicha infinita que es contar con familia que lo quiere a uno y a quien uno quiere. ¡Cuánto más cuando también se tienen amigos!

El tiempo de Adviento de este 2014, definitivamente, ha sido un tiempo de gracia.

Alégrense conmigo y con ternura den gracias al igual que yo.

Qué espectacular experiencia es acompañar a María y a José por el camino!

Reciban la gracia para apreciar el don de la vida y de la familia.

Espero regresar el próximo año con nuevos bríos.

Así lo quiera el Señor.

Amén

¡Feliz Navidad!