InfoCatólica / Cor ad cor loquitur / Categoría: Secularización interna de la Iglesia

5.11.15

¿Puedo pertenecer a la misma Iglesia que el cardenal Sturla?

Unos pensarán que la pregunta es una barbaridad. Otros que está muy bien hecha. Otros, que es retórica.

Unos responderán: “obviamente no, así que ya te estás largando". Otros dirán: “obviamente no, ya se está largando el cardenal". Aquellos opìnarán: “la cosa no es para tanto, ya se llegará a un acuerdo". Y los de allá me preguntarán: “¿y quién te crees que eres tú, simple seglar, para andar preguntando esas cosas?”

Pues miren ustedes, la verdad es que cuando el Señor me trajo de vuelta a la Iglesia hace justo ahora dieciséis años, me hizo profesar una fe que, sinceramente, no creo que sea la misma que profesa ese cardenal uruguayo. Pero tampoco la que profesan otros cardenales y obispos. Intentaré explicarme.

Leer más... »

28.10.15

Nuestra fe no quedará sepultada para siempre en el cementerio de la mentira

Ni siquiera el más optimista de los oficialistas-buenistas puede estar contento con lo que ha ocurrido en los dos últimos años, con una Iglesia dividida en cuestiones que afectan a tres sacramentos y con el espectáculo de manipulación, filtraciones, quejas, enfrentamientos abiertos ante el mundo, textos heterodoxos (Relatio intermedia 2014) o confusos (resto de relatios) de los dos últimos sínodos.

Buena parte de ese embolado en el que nos han metido, y al que muchos buenos pastores se han visto empujados no por voluntad suya, gira en torno a dos conceptos diferentes e irreconciliables de la misercordia divina. Uno, herético, que es una copia barata de las tesis luteranas pero va incluso más allá de las mismas. Se trata de una misericordia que concede el perdón al pecador pero no transforma su esencia, su naturaleza caida, que sigue siendo esclava del pecado. A lo sumo, dicen, ese perdón ejerce una influencia benéfica que anima al perdonado a ser mejor persona. Es un concepto pelagiano o semipelagiano -va por barrios la cosa-, de la gracia.

El otro concepto lo expresó perfectamente nuestro Papa emérito cuando todavía era Papa reinante:

«Para evitar equívocos, conviene recordar que la misericordia de Jesús no se manifiesta poniendo entre paréntesis la ley moral. Para Jesús el bien es bien y el mal es mal. La misericordia no cambia la naturaleza del pecado, pero lo quema en su fuego de amor. Este efecto purificador y sanador se realiza si hay en el hombre una correspondencia de amor, que implica el reconocimiento de la ley de Dios, el arrepentimiento sincero, el propósito de una vida nueva. A la pecadora del Evangelio se le perdonó mucho porque amó mucho. En Jesús Dios viene a darnos amor y a pedirnos amor».

Palabras de S.S. Benedicto XVI en Asís, el 17 de Mayo de 2007, en su homilía en la plaza inferior de la basílica de san Francisco.

Por más que algunos quieran enterrar la verdad en el cementerio de la mentira, la verdad acaba resucitando e imponiéndose. Hay tantas posibilidades de que la fe católica sucumba a las estratagemas de los malvados que la atacan como de que Cristo se quedará sepultado para siempre en la tumba a la que fue a parar una vez crucificado.

Leer más... »

27.10.15

Espectáculo dantesco y tomadura de pelo a los fieles

Como no habíamos tenido suficiente con la bronca continua durante dos años largos acerca de la comunión de los divorciados vueltos a casar. Como no han hecho suficiente daño a los fieles que, independientemente de su sensibilidad eclesial, han asistido al espectáculo de unos obispos diciendo una cosa y otros la contraria en algo que afecta, ni más ni menos, que a tres sacramentos. Como no les ha bastado con la manipulación lamentable del sínodo extraordinario -recordemos ese engendro herético de Relatio intermedia- y el semifallido intento de manipulación del sínodo general, del que advirtieron al Papa un grupo de cardenales. Como, en definitiva, la Relatio final del sínodo recién terminado no es sino un intento burdo de conciliar lo irreconciliable -posturas ortodoxas y heterodoxas-, el supuesto y falso consenso ha saltado hecho pedazos.

Ahora tenemos a unos cardenales y obispos diciendo que la Relatio final abre las puertas a la comunión de algunos divorciados y vueltos a casar y a otros diciendo exactamente lo contrario. ¿Y para eso han celebrado ustedes un sínodo? ¿para eso han llegado a un acuerdo sobre el texto final?

Leer más... »

25.10.15

Por gracia firmes en la fe, pese a quien pese

Casi finalizados los dos más formidables intentos de asalto contra la fe católica sobre los sacramentos del Matrimonio, Eucaristía y Confesión, toca hacer un primer análisis de la situación.

Dejando el lenguaje diplomático-oficialista-buenista para aquellos que se sienten cómodos viviendo en los mundos de Yupi, habrá que decir que lo que ha ocurrido ha sido, precisamente, una batalla en el interior de la Iglesia entre los defensores de la fe y los que, de la manera más artera posible -profanando la misericordia de Dios-, han buscado, y no han logrado, cambiar la letra y el espíritu del don que recibimos por el bautismo.

Digan lo que digan, no es posible alcanzar un consenso real entre quienes quieren quebrantar la doctrina católica y los que, por gracia de Dios, y obedeciendo el mandato de la epístola de Judas (Jud 3-4), luchan contra eso. Se puede, y en realidad es lo que se ha hecho, llegar a un punto en el que se decide guardar las formas y no romper canónica y visiblemente una comunión que en realidad es inexistente. El espectáculo que hemos dado al mundo no es el de una Iglesia unida en torno a una misma fe, sino el de una Iglesia discutiendo sobre doctrinas bimilenarias bajo la premisa o excusa de que “los tiempos han cambiado".

Ciertamente los tiempos han cambiado. Desde el anterior sínodo sobre la familia, en Europa la apostasía avanza sin freno en muchos países -en otros no, p.e, Polonia-. En el continente americano, sobre todo al sur del Río Grande, los protestantes y las sectas galopan velozmente arrebatando almas a un catolicismo incapaz de dar una respuesta (Aparecida no sirve para nada en ese sentido). En Oriente Medio los cristianos son masacrados ante la mirada cómplice de Occidente. En África existen unas reliquias muertas y profanadas en el Norte mientras que al sur del Sáhara se fortalecen las iglesias jóvenes que han aportado al Sínodo lo mejor del acervo católico de siempre. Y Asia vive, creo, a la espera de recoger la cosecha de lo sembrado por mártires y confesores en China y la India. Por su parte Australia y el resto de Oceanía heredan parte de los problemas, y las posibles soluciones, de Europa.

Leer más... »

22.10.15

No tenemos la menor intención de arrepentirnos de decir lo mismo que Cristo

Parece que algunos padres sinodales están empeñados en que los que usamos exactamente las mismas palabras que Cristo para referirnos a los divorciados vueltos a casar, debemos poco menos que pedir perdón, peregrinar de rodillas a algún santuario designado al efecto y sellar nuestras bocas para no volver a cometer semejante acto contrario a la misericordia… del propio Cristo.

Es decir, quienes llamamos adúlteros a los que Cristo llama adúlteros, somos poco misericordiosos. Quienes, junto con el ofrecimiento del perdón del Señor, decimos “vete y no peques más” a los que han caído en el adulterio, somos poco menos que ilusos que pensamos que la gracia de Dios capacita al hombre para vencer el pecado

Algún padre sinodal ha tenido incluso la osadía de decir que no se puede llamar adúltero a la persona que ha sufrido un divorcio, sin culpa de su parte, y se ha vuelto a casar. O sea, ese “pastor” de la Iglesia cree que Cristo no tenía razón al decir que con culpa o sin culpa, quien se casa con un divorciado comete adulterio (Luc 16,18).

Leer más... »