InfoCatólica / Cor ad cor loquitur / Categoría: Secularización interna de la Iglesia

1.05.14

En guerra por amor a la verdad y por la verdad en el amor

Ocurre con frecuencia, por no decir siempre, que cuando determinados blogueros católicos escribimos en defensa de la verdad que está presente de forma absoluta en nuestra fe, recibimos la acusación de no tener caridad, de ser integristas, fariseos, etc.

Es cierto que la verdad sin caridad se convierte en una pálida sombra de lo que Dios quiere para el hombre. Siendo ella la que, según Cristo, nos hace libres, corremos el riesgo de afearla, de convertirla en un instrumento de agresión más que de salvación. Como dice San Pablo “Ahora permanecen estas tres cosas: la fe, la esperanza, la caridad; pero la más excelente de ellas es la caridad” (1ª Cor 13,13).

Cuando el Padre manda al Hijo a morir por nosotros en la Cruz, lo que brilla es el amor. No en vano, como recuerda San Juan, “Dios es caridad” (1 Jn 5,8;16) -vale igual decir “amor"-. Pero también dice la Escritura que “si alguno de vosotros se extravía de la verdad y otro logra reducirle, sepa que quien convierte a un pecador de su errado camino salvará su alma de la muerte y cubrirá la muchedumbre de sus pecados” (St 5,19-20). No sé ustedes, pero a mí se me ocurren pocas cosas que demuestren tanto amor por el prójimo como ayudarle a salvar su alma. Y sé que no hablo solo por mí sino por la inmensa mayoría de esos blogueros si digo que lo que buscamos con nuestros escritos no es el demostrar lo mucho o poco que sabemos, que al fin y al cabo lo sabemos por el don de la fe, sino para ser instrumentos en las manos de Dios de cara a la salvación de los hombres.

Leer más... »

30.04.14

Hay que acabar con el Caballo de Troya dentro del mundo cofrade en Málaga

Se equivocan ustedes si piensan que solo voy a hablar del silencio de la Agrupación de Congregaciones, Hermandades y Cofradías de Gloria de Málaga ante el escándalo provocado por ellas mismas al conceder el pregón de este año a un político de Izquierda Unida, del que se conocía sus posturas contrarias al Magisterio de la Iglesia, alguna de las cuales repitió en dicho pregón.

Que los responsables de semejante burla a la Iglesia den la callada por respuesta, sobre todo después de que la diócesis condenara abiertamente lo ocurrido, indica bien a las claras lo que piensan del respeto y obediencia debidas a su pastor. Vuelvo a repetir que la mayor culpa de lo ocurrido no la tiene don Pedro Moreno Brenes -aunque anda empeñado en que el obispo declare si está excomulgado o no puede tomar la comunión- sino aquellos que le invitaron. Es lógico que no se arrepientan de lo ocurrido. ¿O acaso les ha pillado por sorpresa lo que dijo don Pedro? Obviamente no. Sabían lo que querían, lo obtuvieron y ahora miran para otro lado -por no decir que se cachondean- cuando su obispo aprueba y ordena la publicación de una nota llamándoles la atención.

Semejante pulso a la autoridad episcopal, aparte de intolerable, tiene mal futuro si se aplicara el Código de Derecho Canónico. Toda asociación de fieles ha de tener sus estatutos propios:

Canon 304 § 1: Todas las asociaciones de fieles, tanto públicas como privadas, cualquiera que sea su nombre o título, deben tener sus estatutos propios, en los que se determine el fin u objetivo social de la asociación, su sede, el gobierno y las condiciones que se requieren para formar parte de ellas, y se señale también su modo de actuar, teniendo en cuenta la necesidad o conveniencia del tiempo y del lugar.

Y, lean esto bien los “silentes":

305
§ 1. Todas las asociaciones de fieles están bajo la vigilancia de la autoridad eclesiástica competente, a la que corresponde cuidar de que en ellas se conserve la integridad de la fe y de las costumbres, y evitar que se introduzcan abusos en la disciplina eclesiástica; por tanto, a ella compete el deber y el derecho de visitarlas a tenor del derecho y de los estatutos; y están también bajo el régimen de esa autoridad, de acuerdo con las prescripciones de los cánones que siguen.

Y:

316
§ 1. Quien públicamente rechazara la fe católica o se apartara de la comunión eclesiástica, o se encuentre incurso en una excomunión impuesta o declarada, no puede ser válidamente admitido en las asociaciones públicas.
§ 2. Quienes, estando legítimamente adscritos, cayeran en el caso del § 1, deben ser expulsados de la asociación, después de haber sido previamente amonestados, de acuerdo con los propios estatutos y quedando a salvo el derecho a recurrir a la autoridad eclesiástica de la que se trata en el c. 312 § 1.

Leer más... »

28.04.14

Es altamente conveniente que IU y los pseudocatólicos malagueños se enteren de lo siguiente...

Como cabía esperar, el escándalo del Pregón de Glorias malagueño sigue coleando. El espectáculo empieza a ser bastante patético ya que el actual portavoz de IU en el ayuntamiento malagueño, Eduardo Zorrilla, no ha tenido mejor idea que ponerse a dar lecciones al obispo, Mons. Jesús Catalá, sobre lo que Jesucristo, la Iglesia y el Papa dicen sobre las uniones homosexuales.

Zorrilla va más allá y asegura que lo que hace el obispo “corresponde a otra época, cuando las autoridades eclesiásticas intervenían y ordenaban en aspectos de la vida civil“. Es decir, según este señor, un obispo católico no tiene nada que decir sobre un pregón organizado por Agrupaciones, Cofradías y Hermandades católicas. ¿Está de guasa? ¿pretende tomarnos el pelo? ¿se ha tomado algo que le ha sentado mal antes de decir semejante barbaridad?

Dice el político de izquierdas que las palabras de Pedro Moreno Brenes son “plenamente conformes” con la Constitución y con los derechos humanos y quela nota del obispado de Málaga forma parte de “una campaña emprendida contra los derechos de la comunidad homosexual“, algo que “no es compartido ni por la gran mayoría de los católicos, ni siquiera por la mayoría de la jerarquía eclesiástica ni el Papa“. Y concluye: “Es esta actitud del Obispado la que causa desasosiego y malestar en los propios católicos, y en toda la ciudadanía, y no las palabras del pregonero“.

Leer más... »

27.04.14

Don Pedro Moreno, usted tiene un problema pero no es el problema

Como era de esperar, el pregonero de las Glorias de Málaga de este año ha reaccionado a la nota que la diócesis andaluza hizo pública ayer sábado. Don Pedro Moreno Brenes escribió lo siguiente en su muro de Facebook:

AL SEÑOR OBISPO DE MÁLAGA

Estimado Sr Obispo, jamás pude pensar que la máxima autoridad de la Iglesia de Málaga, a la que pertenezco y de la que no me sacaran, me acusara directamente de causar dolor, confusión y escándalo por pronunciar un pregón donde, con mi leal saber y entender y con el corazón, intentaba cumplir con el encargo recibido, hablar de las Glorias, de su significado y de las señas de identidad del actuar de un católico, profesar su fe con valentía y sin esconderse de nada ni de nadie, con la verdad por delante y con el debido cumplimiento del mandato a cumplir por todo cristiano, el amor al prójimo.

Sr Obispo, desde el máximo respeto a su persona (el mismo que usted me debe a mi) y al digno cargo de Pastor de la Iglesia de Málaga que usted desempeña, le reitero mi pertenencia a la Iglesia, mi voluntad de seguir viviendo y, cuando llegue el momento, morir como católico, así como mi expresa voluntad de ejercer mis derechos como miembro de la Iglesia al amparo del Derecho Canónico y ante las instancias que procedan. Yo estaba en el pregón, de hecho lo pronuncié, y le aseguro que al menos en los presentes en el acto, salvo que mi capacidad de percepción básica sea nula, no observé en ningún momento ni confusión ni escándalo ni dolor por mis palabras. Usted no estaba presente y en consecuencia supongo que para emitir un juicio tan extremo habrá visionado algún video del acto. Debemos tener ideas radicalmente distintas de lo que significa escandalizar, confundir o causar dolor, pero a diferencia de usted, afirmaciones realizadas por su persona y de las discrepo de forma radical, nunca han sido ni serán calificadas de forma tan desproporcionada y desafortunada como la que usted utiliza con mi persona.

Por respeto a mi conciencia, a los efectos de cualquier procedimiento en el ámbito del Derecho Canónico, me ratifico en todas y cada uno de las afirmaciones realizadas en el Pregón de la Agrupación de Congregaciones, Hermandades y Cofradías de Gloría de Málaga en el día de ayer, y afirmo de forma solemne que las mismas son producto de mi libertad intelectual a la hora de diseñar el mencionado pregón, libertad que de forma exquisita fue respetada en todo momento por tan venerable entidad sin que sus miembros tuvieran conocimiento previo del contenido del pregón debido al formato nada convencional utilizado por mi parte en el mismo.

Atentamente y con mis mejores deseos para su persona y acción pastoral.

Pedro Moreno Brenes

Obviamente yo no soy el obispo de Málaga, pero me apetece comentar la carta. Empecemos por reconocer un hecho que no admite dudas. Don Pedro se considera católico y no tiene la menor intención de dejar la Iglesia… ni de que le saquen de la misma. Eso es bueno. De hecho, no es común que un miembro destacado de Izquierda Unida -fue portavoz en el Ayuntamiento de Málaga- declare su condición de cristiano católico. Es común ver miembros del PSOE y del PP que hacen lo mismo, pero no tanto en la coalición dirigida por Cayo Lara. En alguna entrevista, Moreno Brenes va más allá y se declara abiertamente comunista, cosa que no son todos los afiliados de esas siglas.

Parece evidente que hay un problema de incompatibilidad entre querer ser miembro de la Iglesia y a la vez representante de una formación política que defiende valores que chocan de bruces con la fe católica. Por no entrar en otras cuestiones, centrémonos en dos asuntos. Izquierda Unida, y don Pedro Moreno, están a favor de la ley del aborto -de hecho la actual le parece poco- y la del “matrimonio homosexual". La Iglesia Católica rechaza abiertamente ambas.

Don Pedro debería hacerse la siguiente pregunta: “¿Cuánto habría durado yo como concejal y portavoz de IU en Málaga si me manifestara públicamente contra las leyes abortista y contra el “matrimonio” homosexual?” Él conoce la respuesta, pero por si acaso, se la digo yo: ni cinco minutos. Es más, estoy convencido de que él aceptaría tranquilamente que le echaran de la coalición si se dedicara a defender el derecho a la vida y el matrimonio según la ley natural. Y, sin embargo, pretende que la Iglesia le acepte como miembro de pleno derecho a pesar de que en esos dos temas habla abiertamente, y de forma pertinaz, en contra de lo que la misma enseña.

Leer más... »

26.04.14

Es evidente que la diócesis de Málaga tiene un problema

El 10 de octubre del 2008 Benedicto XVI nombró a Mons. Jesús Catalá, hasta entonces obispo de Alcalá de Henares, como obispo de la diócesis de Málaga. Tomó posesión de la misma el 13 de diciembre de ese mismo año. Lleva por tanto, 5 años largos al frente de la iglesia malagueña. Pero ha tenido que ser en este 2014 cuando se ha encontrado de frente con dos hechos insólitos. En el pregón cofrade de la Juventud se hizo una encendida defensa de las uniones homosexuales. Ciertamente hubo una respuesta más o menos adecuada por parte de la Cofradía responsable. Pero se ve que algunos no aprendieron la lección y ayer mismo, en el pregón de las Glorias, un político retirado de Izquierda Unida volvió a hacer exactamente lo mismo.

Se da además la circunstancia de que la diócesis andaluza ya manifestó su desacuerdo con la elección de pregonero. Lo hizo en noviembre pasado. Es decir, ha habido tiempo más que de sobra para evitar lo que ha ocurrido. Parece claro que las Cofradías de Gloria en Málaga tienen en cuenta el parecer de su obispo lo mismo que tengo yo en cuenta el parecer del imán de la mezquita de la M-30 en Madrid. Por otra parte, no hay que ser muy avezado para dar por hecho que la postura de quien ha sido portavoz de Izquierda Unida en el ayuntamiento de Málaga no comparte la doctrina de la Iglesia en temas fundamentales como el aborto y la familia. Es decir, quienes invitaron a D. Pedro Moreno Brenes a dar el pregón, sabían muy bien lo que hacían y lo que buscaban con esa elección. Y estoy convencido de que daban por hecho que al obispado no le haría gracia alguna y que, a pesar de ello, no cambiarían de pregonero. Conclusión: se trata de una chulería, una provocación y una falta absoluta de respeto de las Cofradías -al menos de sus dirigentes- hacia la persona del vicario de Cristo en Málaga. Lo que es lo mismo que decir a toda la Iglesia, porque como decía San Ignacio de Antioquía a principios del siglo II, allá donde está el Obispo está la Iglesia.

Leer más... »