InfoCatólica / Cor ad cor loquitur / Categoría: Espiritualidad cristiana

19.11.17

Cristo traicionado, Iglesia traicionada. Salvador e instrumento de salvación

Siendo consciente de la advertencia de San Pedro sobre la enseñanzas de San Pablo en 2ª P 3,15-16, y rogando al Señor que me ayude, me atrevo a escribir estas líneas:

Vosotros, en otro tiempo, estabais también alejados y erais enemigos por vuestros pensamientos y malas acciones; ahora en cambio, por la muerte que Cristo sufrió en su cuerpo de carne, habéis sido reconciliados para ser admitidos a su presencia santos, sin mancha y sin reproche, a condición de que permanezcáis cimentados y estables en la fe, e inamovibles en la esperanza del Evangelio que habéis escuchado: el mismo que se proclama en la creación entera bajo el cielo, del que yo, Pablo, he llegado a ser servidor.
Ahora me alegro de mis sufrimientos por vosotros: así completo en mi carne lo que falta a los padecimientos de Cristo, en favor de su cuerpo que es la Iglesia, de la cual Dios me ha nombrado servidor, conforme al encargo que me ha sido encomendado en orden a vosotros: llevar a plenitud la palabra de Dios.
Col 1,22-25

Gran misterio el que apunta San Pablo. No el de que éramos enemigos de Dios por nuestros pecados y el Señor sufrió para que fuéramos reconciliados, siempre que nos mantengamos firmes en la fe. No, el misterio está en lo que añade a continuación. Sus sufrimientos completan lo que falta a los padecimientos de Cristo, para llevar a la plenitud la palabra de Dios.

Mas, ¿qué es la Iglesia sino la plenitud de Cristo?

Ella es su cuerpo, plenitud del que llena todo en todos.
Efesios 1,23

Siendo que Cristo padeció, la Iglesia ha de padecer. Y no solo de parte del mundo, sino incluso por la traición desde dentro. Si hubo un Judas que vendió a Cristo por treinta monedas de plata, hoy hay muchos Judas que venden a la Iglesia para obtener el beneplácito y el aplauso del mundo. Ignoran ellos, necios, que el mundo no les amará sino que les tratará con el mismo desprecio que trataron a Judas cuando se dio cuenta del alcance de su traición. 

Leer más... »

14.11.17

No olvidemos lo esencial

En medio de la batalla espiritual en la que estamos inmersos, y que san Pablo tan bien describe en el capítulo sexto de Efesios, es fácil caer en la trampa de defender la verdad -algo imprescindible, necesario, urgente y de vida o muerte para las almas- y a la vez desatender nuestra comunión con el Autor de la verdad.

Mal soldados de la milicia de Cristo seremos si no estamos plenamente unidos a Él mediante la vida sacramental y de oración. El activismo apologético puede ser una mera trampa pelagiana si no reconocemos y damos paso en nuestras vidas a la primacía absoluta de la gracia, de forma que reconozcamos que, como mucho, no pasamos de ser siervos inútiles que hacen aquello que se les pide y se les concede hacer. Y que si no bebemos constantemente de la fuente del mismo Cristo, nuestra propia fuente quedará seca.

Leer más... »

31.10.17

Yo me lo creo

Enseña el Espíritu Santo por medio de San Pablo:

No os ha sobrevenido ninguna tentación que supere lo humano, y fiel es Dios, que no permitirá que seáis tentados por encima de vuestras fuerzas; antes bien, con la tentación, os dará también el modo de poder soportarla con éxito.
1ª Cor 10,13

Y cuando, a pesar de ello y debido a mi necedad, peco, cosa que ocurre con más frecuencia de lo que mi alma desearía, recuerdo lo que enseña el Espiritu Santo por medio de San Juan:

Si confesamos nuestros pecados, fiel y justo es Él para perdonarnos los pecados y purificarnos de toda iniquidad.
1 Jn 1,9

Leer más... »

10.10.17

La oración, mirada a la eternidad

Sorprendes al alma de tus hijos, Señor, cuando le das el don de alabarte en momentos inesperados, cuando la mente no tenía previsto entrar en oración. 

Derrama tu Espíritu sobre nosotros para que comprendamos el misterio de tu presencia en el Sagrario, lugar de encuentro para quienes anhelan adorarte.

Entremos en el descanso del sueño entregados a la oración, y despertaremos alumbrados por su Espíritu.

Aunque a veces lo parezca, no se para el tiempo cuando nos sumergimos en la oración, pero es como si echáramos una mirada a la eternidad, donde Dios lo ocupa todo.

Porque conoces nuestras necesidades, Señor, te rogamos que tu Espíritu nos enseñe a pedir lo que nos conviene.

De tu Madre, Señor, aprendemos a decir “hagase tu voluntad". Bendita sea por siempre.

Moldea nuestra conciencia Señor mediante la oración y la meditación en tu Palabra, para que sea sorda a las cosas mundandas y solo oiga tu voluntad para ponerla por obra.

Luis Fernando

8.09.17

La gracia es la que da vida a la ley

Del Oficio de Lecturas del viernes de la vigésimo segunda semana del Tiempo Ordinario:

Cristo es el término y el fin de la ley mosaica; él nos hace pasar de la esclavitud de esta ley a la libertad del espíritu. La ley tendía hacia él como a su complemento; y él, como supremo legislador, da cumplimiento a su misión, transformando en espíritu la letra de la ley. De este modo, hacía que todas las cosas lo tuviesen a él por cabeza. La gracia es la que da vida a la ley y, por esto, es superior a la misma, y de la unión de ambas resulta un conjunto armonioso, conjunto que no hemos de considerar como una mezcla, en la cual alguno de los dos elementos citados pierda sus características propias, sino como una transmutación divina, según la cual todo lo que había de esclavitud en la ley se cambia en suavidad y libertad, de modo que, como dice el Apóstol, no vivamos ya esclavizados por los «elementos del mundo» ni sujetos al yugo y a la esclavitud de la ley.

Éste es el compendio de todos los beneficios que Cristo nos ha hecho; ésta es la revelación del designio amoroso de Dios: su anonadamiento, su encarnación y la consiguiente divinización del hombre. Convenía, pues, que esta fulgurante y sorprendente venida de Dios a los hombres fuera precedida de algún hecho que nos preparara a recibir con gozo el gran don de la salvación. Y éste es el significado de la fiesta que hoy celebramos, ya que el nacimiento de la Madre de Dios es el exordio de todo este cúmulo de bienes, exordio que hallará su término y complemento en la unión del Verbo con la carne que le estaba destinada. El día de hoy nació la Virgen; es luego amamantada y se va desarrollando; y es preparada para ser la madre de Dios, rey de todos los siglos.

Un doble beneficio nos aporta este hecho: nos conduce a la verdad y nos libera de una manera de vivir sujeta a la esclavitud de la letra de la ley. ¿De qué modo tiene lugar esto? Por el hecho de que la sombra se retira ante la llegada de la luz, y la gracia sustituye a la letra de la ley por la libertad del espíritu. Precisamente la solemnidad de hoy representa el tránsito de un régimen al otro, en cuanto que convierte en realidad lo que no era más que símbolo y figura, sustituyendo lo antiguo por lo nuevo.

Que toda la creación, pues, rebose de contento y contribuya a su modo a la alegría propia de este día. Cielo y tierra se aúnen en esta celebración, y que la festeje con gozo todo lo que hay en el mundo y por encima del mundo. Hoy, en efecto, ha sido construido el santuario creado del Creador de todas las cosas, y la creación, de un modo nuevo y más digno, queda dispuesta para hospedar en sí al supremo Hacedor.

De las Disertaciones de san Andrés de Creta, obispo
(Disertación 1: PG 97, 806-810)

Una de las grandes diferencias entre el Antiguo y el Nuevo Pacto es el papel de la gracia respecto a la ley de Dios. Como bien recordó San Pedro en el concilio de Jerusalén, cuando se discutía si los gentieles debían guardar todos los preceptos de la ley mosaica:

Leer más... »