Los frutos de una disciplina blanda

Los frutos de una disciplina blanda

Cuando los obispos no logran imponer la disciplina sobre aquéllos que tienen grandes responsabilidades, sus palabras ya no son tomadas en serio por las personas corrientes.

Cuando yo estaba en el seminario a principios de los sesenta, se nos enseñó el concepto de que la rígida disciplina centenaria de la Iglesia sería una cosa del pasado después del Concilio Vaticano II. Supuestamente, esta rigidez realmente no había servido para salvaguardar las enseñanzas de la Iglesia, así que se necesitaba un nuevo enfoque más suave.

Medio siglo después, ya tenemos los resultados, y es indiscutible que el enfoque más suave no funcionó. Además del éxodo de sacerdotes, monjas y religiosos, ha habido una enorme pérdida del conocimiento de las enseñanzas de la Iglesia entre los laicos. Y no es de extrañar, ya que se ha hecho poco esfuerzo en aclarar dichas enseñanzas desde los antiguos nefastos días de la «rígida disciplina».

El mal ejemplo citado con más frecuencia entonces era el esfuerzo hecho por el Papa San Pío X para erradicar el modernismo, despidiendo a los profesores disidentes y después, en 1910, instituyendo el juramento Anti-Modernista que «debe ser hecho por todo el clero, pastores, confesores, predicadores, superiores religiosos, y profesores de seminarios filosóficos -teológicos». Este juramento empezaba por acoger y aceptar «todas y cada una de las definiciones que han sido descritas y declaradas por la infalible autoridad de la Iglesia, especialmente aquellas verdades principales que se oponen directamente a los errores de estos días».

Aquellos errores eran brevemente explicados, seguidos por este acatamiento:

« Yo acato y me adhiero con todo mi corazón a las condenaciones, declaraciones, y a todas las prescripciones contenidas en la encíclica Pascendi y en el decreto Lamentabili, especialmente las concernientes a lo que se conoce como la historia de los dogmas».

Los críticos «iluminados» de este juramento fueron muchos y prominentes durante el Concilio Vaticano II, y se impusieron sólo dos años después de que concluyera. En 1967, la CDF bajo el papado de Pablo VI emitió una Profesión de Fe bastante acortada «en sustitución de la forma tridentina y del juramento anti-modernista». Es una breve reafirmación del Credo con una apostilla final:

«También acepto y guardo firmemente todas y cada una de las verdades que se refieren a la doctrina de la fe y la moral, tanto las solemnemente definidas por la Iglesia como las afirmadas y declaradas en el magisterio ordinario, así como aquellas doctrinas propuestas por dicho magisterio».

Hasta aquí está bien, pero no cita ningún error específico, incluso cuando contradicen «el magisterio ordinario» de la Iglesia. En este punto, los errores pueden haber llegado a ser tan numerosos que era necesario abreviar el juramento o la profesión.

Pero no estoy seguro de que ésta fuera la única razón. El cambio también reflejaba un deseo por parte de elementos poderosos del Concilio de presentar al mundo una cara más amable de la Iglesia.

Pio X era demasiado listo para pensar que un juramento iba a limpiar la Iglesia de los disidentes herejes. Pero fue un indicativo para los obispos que estaban obligados por su propio oficio a disciplinar y despedir no solo a aquellos que rechazaron hacer el juramento sino también a lo que apoyaron doctrinas heréticas.

El Vaticano II había confirmado la autoridad y la responsabilidad de los obispos como verdaderos sucesores de los apóstoles. Así, se podría argumentar que, si los obispos cumplen su seria obligación de salvaguardar la fe, tal juramento- al menos no uno tan detallado- no sería necesario.

Desafortunadamente, después del Concilio la disciplina casi desapareció, al menos en lo que concernía a salvaguardar la fe. Fijémonos en la abierta y masiva disensión con respecto a la Humanae Vitae, ciertamente un ejercicio del Magisterio ordinario del Papa, pero también una reafirmación formal de la constante enseñanza del Magisterio Ordinario Universal, que fue definido como infalible tanto por el concilio Vaticano I como por el Vaticano II.

Aun así es difícil pensar en alguien entre «el clero, los pastores, confesores, superiores religiosos, predicadores, y profesores de seminarios filosóficos-teológicos» que fuera abiertamente disciplinado por su obispo por disentir de esta enseñanza. En realidad, llevó veinticinco años quitar de su puesto a uno de los líderes del disentimiento, Charles Curran, de una universidad pontificia (la universidad católica de América). Muchos otros continuaron en sus puestos en instituciones católicas hasta que se jubilaron.

San Juan Pablo II y Benedicto XVI intentaron cambiar las cosas, pero con poco éxito.

Parte del problema residía en el hecho de que varios obispos eran, ellos mismos, disidentes, aunque secretamente, por miedo a las repercusiones. Yo sentía cierto respeto por la honestidad, al menos de uno o dos obispos, que se oponían abiertamente a la Humanae Vitae. Pero tendría que ser uno muy ingenuo para pensar que había solo uno o dos obispos disidentes. Eso se ha visto claramente en los últimos años.

Inevitablemente, la iglesia blanda se convirtió aún en más blanda en lo que concernía al creciente problema de los laicos y políticos católicos que apoyaban claramente crímenes contra la humanidad tales como el aborto. ¿Cómo podían los obispos disciplinarlos cuando ellos mismos habían sido incapaces de hacerlo con su propio clero y el profesorado de las universidades católicas?

El doble estándar debería haber sido obvio. De esta manera tenemos hoy una dirección en la Iglesia que habla continuamente, pero que no hace virtualmente nada para proteger la fe de los pequeños, que siempre han sido objeto de amor especial por parte de Nuestro Señor, y de los grandes Papas de la historia. A menudo esta disciplina blanda se justifica en términos de caridad. Pero ¿qué hay de la caridad hacia los pequeños que son fácilmente - y gravemente - confundidos?

Los católicos de a pie saben bien que las palabras son vanas si no están respaldadas por los hechos. Saben que ninguna empresa de éxito podría funcionar en la manera en que la Iglesia Católica ejerce la disciplina. Si una persona con autoridad estuviera en desacuerdo con su misión o negara los principios que rigen la misma, pronto se vería al descubierto.

Cuando los obispos no logran imponer la disciplina sobre aquéllos que tienen grandes responsabilidades, sus palabras ya no son tomadas en serio por las personas corrientes. Quizás por eso muchos fieles católicos se han alineado con el mundo secular en materias como el aborto, el divorcio, el matrimonio homosexual, o cualquier otro asunto.

Sin embargo, la víctima final del fracaso de mantener la disciplina es la verdad. Si no estás dispuesto a defender la verdad, entonces la verdad en sí misma será objeto de opinión. Esto es, tristemente, con lo que hoy nos encontramos.

P. Mark A. Pilon

Traducido por Ana María Rodíguez López, del equipo de traductores de InfoCatólica

Publicado originalmente en The Catholic Thing

13 comentarios

Juan Pablo Lizcano
Sólo me viene a la memoria parte de las palabras al Papa Francisco de Fr. Thomas G. Weinandy :
"A menudo me he preguntado : ¿Por qué Jesús deja que todo esto ocurra ? La única respuesta que consigo darme es que Jesús quiere manifestar cuán débil es la fe de muchas personas que están dentro de la Iglesia, incluso de muchos , demasiados, obispos ".
3/11/17 8:00 PM
María-Ar
Exelente deducción!
+
3/11/17 10:03 PM
MARCELO 2
Felicito al autor por sus reflexiones tan sensatas y acertadas
3/11/17 10:54 PM
maru
Sí señor!! Aquí está el quid de la cuestión, ''en la desobediencia de la Iglesia'', y no precisamente por parte de los de abajo sino de los de arriba, de los q tenian q ser.buenos pastores, como lo fué el Señor, y no lo son. Este padre dice la pura verdad.
4/11/17 9:57 AM
josep
Dios nos libre de los extremos aunque sea en la virtud.
4/11/17 11:50 AM
Francisco Javier
Hoy se esta imponiendo una disciplina pero la de lealtad al modernismo.
4/11/17 6:58 PM
DylanBob
Josep "el taciturno delirante" entonces tenemos que decir Dios nos libre de la santidad? Te imagino como un judas todo sudoroso y recalcitrante diciéndole a Cristo "no llegues al EXTREMO de morir en la Cruz"... Josep no para mala sombra de Guardiola estás tú.
4/11/17 8:22 PM
antonio
Parte del problema residía en el hecho de que varios obispos eran, ellos mismos, disidentes, aunque secretamente, por miedo a las repercusiones. Yo sentía cierto respeto por la honestidad, al menos de uno o dos obispos, que se oponían abiertamente a la Humanae Vitae. Pero tendría que ser uno muy ingenuo para pensar que había solo uno o dos obispos disidentes. Eso se ha visto claramente en los últimos años.
Totalmente de acuerdo, y eso tuvo serias repercusiones, para la humanidad. San Juan Pablo II, puso en su testamento, que no supo mandar, eso es muy grave, si se leen las Cartas de Santa Catalina de Siena. Exceso de confianza!?Tengo todos sus documentos, que significacrón un enorme esfuerzo,se destaca uno dirijido a los Obispos, Levantamos y Vamos, las palabras de arenga de Cristo, del SEÑOR, a los apostóloles para vencer la cobardia. Un Defecto muy grande cuando se tiene autoridad. Un Post del Estimado Bruno Moreno Desistencia de la Autoridad. En General, hasta ahora, lo que se nota, una gran falta de amor al prójimo, y faltas groseras de caridad, en un mundo deshumanizado, que nos deshumanicemos nosotros es muy grave, para la humanidad.
Que Dios lo Bendiga y lo haga a la Iglesia.
5/11/17 5:33 PM
Beatriz Mercedes Alonso (Córdoba - Argentina)
"Tenemos hoy una dirección en la Iglesia que habla continuamente, pero que no hace virtualmente nada para proteger la fe de los pequeños, que siempre han sido objeto de amor especial por parte de Nuestro Señor, y de los grandes Papas de la historia. A menudo esta disciplina blanda se justifica en términos de caridad. Pero ¿qué hay de la caridad hacia los pequeños que son fácilmente - y gravemente - confundidos?".

Tal cual. Muy doloroso, pero cierto.
¡Dios mío, ven en nuestro auxilio. Señor, date prisa en socorrernos!
6/11/17 1:37 PM
Pia
La ventaja de este pontificado es que al menos sabemos lo que piensan realmente sobre la disciplina y la dictrina nuestros pastores.

Yo pienso que los que no recomiendan la enseñanza sobre Humanas Vitae ellos mismo tienen un problema con la castidad, ademas de cero experiencia en Pastoral conyugal porque la Iglesia no pide que renuncien a un amor intenso sino que lo elevemos. Quienes nos dedicamos a eso vemos la urgencia de enseñar a amar de forma más noble.

Tal vez alguien más encuentre otra explicación a su rechazo. Me gustaría oírla.

Protestantizacion de los rendidos:
Peca fuerte, pero cree fuerte (en la "misericordia")
8/11/17 4:33 AM
Mercedes
La jerarquía se quedó sin FE como virtud teologal !!!! Ese es el misterio de iniquidad.
Todo lo demás viene por añadidura...
Empezaron con la Caridad (hay que aggiornarse!!, gritaban)siguieron con la Esperanza (hagamos el paraíso en la Tierra, con la Opción Preferencial por los Pobres!! aullaban) y por último tocaron la Fe...
9/11/17 9:36 PM
Néstor
Excelente artículo, así es efectivamente, por la cobardía a la apostasía.

Saludos cordiales.
14/11/17 3:33 PM
Fray Escoba BCN
Yo cada vez pienso más que el CVII fue específicamente para domesticar a la Iglesia desde dentro según los criterios del mundo
18/11/17 11:54 AM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.