No es lo mismo brillar que dar luz

«Los justos brillarán como el sol en el Reino de su Padre» (Mt 13, 43).

08/08/12 7:10 PM | Imprimir | Enviar

El justo no está llamado a brillar en esta tierra. En esta tierra brillan los fuegos artificiales y las luces de neón, pero no la verdadera luz: “La luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no la recibieron” (Jn 1, 5). Hace dos días, un amigo me aseguraba que “no hay nada como hacerlo todo bien para que todo te vaya mal”… Así es el mundo; ahoga la luz porque ha aprendido a hacer brillar a las tinieblas.

El justo está llamado a alumbrar sin brillar… No es lo mismo. La luz que mana del santo es una claridad serena y silenciosa, que advierten quienes se acercan a él sin saber bien de dónde viene. No es el más chistoso, ni el más ocurrente, ni el más dotado, pero, con su alegría sencilla y con la pureza de su alma, irradia una paz que llena el ambiente. Quienes le rodean podrían pasar la vida preguntando: “¿de dónde viene esta alegría, este optimismo, esta paz?”, y él casi pasará inadvertido.

Y es que el brillo del justo sólo se ve desde el Cielo. El mundo está ciego para esas luces, que, paradójicamente, son las más reales. Se bautiza un niño, y es necesario encender una vela, porque nuestros ojos no captan el precioso resplandor que emana de su alma. Sale un penitente del confesonario, y nadie advierte el brillo de un “hijo de la luz” recién iluminado. Pero, desde el Cielo, la Tierra se ve como un juego de luces; y esas luces no coinciden, precisamente, con los brillos que atraen todas las miradas en la Tierra. Por eso el justo brilla sólo para Dios, mientras alumbra con esa pacífica claridad a quienes se acercan a él. Podría hablarse, en sentido metafórico, de una “iluminación indirecta”.

Desde luego, cualquiera puede elegir brillar para el mundo… Quien lo haga sabrá lo que hace. Pero tengamos en cuenta que, cada noche, cuando el sol se pone, Dios nos imparte una valiosa lección: la luz de este mundo se termina y se disuelve en tinieblas. Sólo la luz verdadera permanece. Quien haya elegido brillar para el mundo, no debe ignorar dónde acaba su aventura.

Llegará un día en que Dios apagará todas las luces de este mundo. De poco les servirá a muchos, ese día, haber alcanzado las cumbres o haber levantado imperios. Cuando Dios pulse su interruptor y ponga fin a la comedia, cuando todos los focos y las candilejas dejen de lucir, entonces “los justos brillarán como el sol en el Reino de su Padre”. Y será para siempre.

 

D. José Fernando Rey Ballesteros, sacerdote,

Publicado originalmente en su blog «De un tiempo a esta parte…»

10 comentarios

Comentario de Esteban Rodriguez
Padre, gracias por iluminarnos. Por haber aceptado ser una pantalla que refleja la luz que nace de lo alto.
8/08/12 8:37 PM
Comentario de Daiana
Que preciosa reflexión Padre!! me hizo pensar mucho, gracias!! :)
9/08/12 3:01 AM
Dios no destruye lo que ha creado.
Dios no solo brilla en las practicas religiosas, Dios brilla tambien en las relaciones humanas laicas.

Los dones del Cielo ya estan presentes aqui en la Tierra. (Concilio Vaticano II)
9/08/12 10:52 AM
Comentario de Luis Fernando
Prov 4,18:
La senda de los justos es como la luz de la aurora, que va en aumento hasta que el día es perfecto.

Por si alguno cree que eso de ser justo es cosa que salga de uno mismo, que lea esto para saber de donde viene la verdadera luz que podamos emitir al mundo:

Gal 2,20
Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí. Y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.
9/08/12 11:10 AM
Comentario de María
Gracias, muy bonito.
9/08/12 6:13 PM
Comentario de Eduardo Jariod
Excelente post.
10/08/12 7:00 PM
Comentario de Gregory
Al leer este posto viene a mi mente la cita de la carta del Apostol San Pablo a los Efesios: "Ser luz en el Señor" Ef. 5.8 es decir vivir según Cristo el Señor buscando lo que me une a Él cada vez más viviendo la alegria de la fe y la esperanza en medio de la visicitudes diarias. Ser luz dar luz es muy clara la diferencia porque para ser luz no hace falta exitos estruendosos sino saber vivir y trasmitir nuestra amistad con Jesucristo.
11/08/12 2:27 AM
Comentario de Blanca
Excelente!!!
Muchas Gracias por tanta claridad y profundidad en sus palabras!!
Que la Virgen Ssma. Madre del Sumo y Eterno Sacerdote lo ILUMINE siempre A.M.D.G!!
12/08/12 12:35 AM
Comentario de Caminant
El sencillo,camina,pater.Y no le importa las veces que ha de pararse para dar y compartir,disfruta con hacerlo.Y sigue su camino,mirando al Cielo y a su propio corazón. Vengo "recomendado" por el P.Tomás de la Torre Lendínez y creo que no voy a salir decepcionado. Un saludo.
13/12/12 5:47 AM
Comentario de Carmen Linares
Es una luz replandeciente su precioso post .Hay almas que por la gracia aunque su mente no sea muy sabía dan una luz clara y larga que ilumina cualquier corazón especialmente El Sacratisimo Corazón del Señor.
22/09/13 12:17 AM

Dejar un comentario


Tu dirección email NO será mostrada en este sitio.
  • Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.
  • No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.
  • Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.

Conferencias de espiritualidad

(141) Vida nueva Utopía evangélica 2

por José María Iraburu


Liturgia de las Horas

  • lecturas del tiempo del Año
  • lecturas del Santoral

Opinión

Mons. Fernando Arêas Rifan

Nos han precedido, por Mons. Fernando Arêas Rifan

Pedro Trevijano Etcheverria

La libertad como ideal humano, por Pedro Trevijano Etcheverria

Santiago Martín

Benedicto enseña de nuevo, por Santiago Martín

Ver todos los artículos►



Suscríbete al boletín gratuito de InfoCatólica

Todos los días en tu buzón de correo

Librería Balmes

C. S. Lewis y la Iglesia católica Cuando todos se van, ellos se quedan

Sugerencias de libros

.

Patrocinios
Fundación Gratis date Traducciones técnicas
Radio María Magnificat.tv
Quiénes somos | Contacta con nosotros | Política de Cookies | Aviso Legal y Condiciones de Uso