Si falta el amor de Dios, también la familia pierde la armonía

El Papa dice que la familia que vive la fe es «sal de la tierra»

El papa dijo hoy, durante la homilía, que «la familia que vive la alegría de la fe la comunica espontáneamente, es sal de la tierra y luz del mundo, es levadura para la sociedad», porque «las familias cristianas son familias misioneras». Francisco presidió la Eucaristía en el exterior de la Basílica de San Pedro en la Segunda Jornada de la Familia, enmarcada en el Año de la Fe y que comenzó ayer con la asistencia de 150. 000 personas provenientes de más de 70 países de los cinco continentes.

27/10/13 12:04 PM | Imprimir | Enviar

(EFE/InfoCatólica) Ataviado con capa pluvial verde y ante miles de personas que nuevamente llenaban la plaza de San Pedro, Jorge Mario Bergoglio centró su alocución en la familia que ora. «Quisiera preguntarles a ustedes, queridas familias: ¿Rezan alguna vez en familia? Algunos sí, lo sé. Pero muchos me dicen: ¿Cómo se hace? La oración es algo personal, y además nunca se encuentra el momento oportuno, tranquilo», dijo. Sí, es verdad, pero es «también cuestión de humildad, de reconocer que tenemos necesidad de Dios», añadió.

El papa afirmó que para rezar se requiere «sencillez». «Rezar juntos el Padrenuestro, alrededor de la mesa, se puede hacer. Y rezar juntos el rosario, en familia, es muy bello, da mucha fuerza. Y rezar el uno para el otro», aseveró.

Luego abordó otro aspecto: la familia que conserva la fe. «¿De qué manera conservamos nosotros la fe? ¿La tenemos para nosotros, en nuestra familia, como un bien privado, o sabemos compartirla con el testimonio, con la acogida, con la apertura hacia los demás?», se preguntó. Todos sabemos que las familias, especialmente las más jóvenes, van con frecuencia «a la carrera», están muy ocupadas; «pero ¿han pensado alguna vez que esta carrera puede ser también la carrera de la fe?», dijo. «Las familias cristianas son familias misioneras, en la vida de cada día, haciendo las cosas de todos los días, poniendo en todo la sal y la levadura de la fe».

Un último aspecto -refirió- lo encontramos de la Palabra de Dios: la familia que vive la alegría. En el Salmo responsorial se encuentra esta expresión: «Los humildes lo escuchen y se alegren», recordó. «Todo este Salmo -explicó- es un himno al Señor, fuente de alegría y de paz. Y ¿cuál es el motivo de esta alegría? Es éste: El Señor está cerca, escucha el grito de los humildes y los libra del mal. Lo escribía también San Pablo: Alegraos siempre! el Señor está cerca».

El pontífice argentino señaló que «la verdadera alegría viene de la armonía profunda entre las personas, que todos experimentan en su corazón y que nos hace sentir la belleza de estar juntos, de sostenerse mutuamente el camino de la vida». Y en la base de este sentimiento de alegría profunda «está la presencia de Dios en la familia, está su amor acogedor, misericordioso, respetuoso hacia todos. Sólo Dios sabe crear la armonía de las diferencias». Para el papa, si falta el amor de Dios, también la familia pierde la armonía, prevalecen los individualismos, y se apaga la alegría. Por el contrario -subrayó-, «la familia que vive la alegría de la fe la comunica espontáneamente, es sal de la tierra y luz del mundo, es levadura para la sociedad». 

Encuentro con las familias del sábado

Durante la fiesta hubo reflexiones, música, narración de cuentos a los niños y testimonios, hasta que el papa Francisco hizo su aparición a las 17. 30 hora local  con un globo naranja en la mano y agarrando a varios niños que portaban globos de diferentes colores. Ya en el estrado, el pontífice preguntó a los presentes si sabían hacer el signo de la cruz y, al asentir, les dijo: «Pues vamos a hacerlo juntos».

Después de la canción «We are the world» («Somos el mundo») interpretada en inglés por un coro de niños, todos los globos fueron soltados y pintaron el cielo de colores. Sentado en la butaca del estrado, el papa siguió los testimonios y canciones con atención, mientras las escaleras se llenaban de niños a los pies del pontífice. Después de escuchar a ancianos, familias con y sin dificultades, jóvenes en paro y emigrantes llegados de África, el papa se dirigió a los presentes y habló de la familia y del matrimonio.

Aludió al divorcio, al considerar que «no hay que hacer caso a esta cultura de lo provisional que rompe la vida en pedazos». «Los esposos cristianos no son ingenuos, pero no tienen miedo de responder ante Dios y ante la sociedad», destacó. Explicó que el matrimonio es un «largo viaje que deben hacer juntos, que dura toda la vida y necesita la ayuda de Jesús». Para el papa, hay tres palabras fundamentales para la convivencia en familia -permiso, gracias y excusas- y pidió: «Que nunca terminemos la jornada sin hacer las paces». Dar las gracias todos los días al otro es bello, aseguró, a la vez que resaltó la importancia de pedir excusas «cuando alguno se ofende en familia».

También se refirió a los abuelos, de los que dijo que son «la sabiduría de un pueblo y un pueblo que no escucha a sus ancianos es un pueblo que muere». El Consejo Pontificio de las Familias, que organizó el acto, señaló que entre los miles de personas presentes se encontraban numerosos niños y ancianos, «para destacar la sucesión generacional que tiene lugar en la familia».

Durante la tarde se celebró el concurso «Talentos de Familia» en el que se presentaron diecinueve canciones, de las cuales tres fueron seleccionadas y que escucharon durante la fiesta de la familias, la primera de ellas interpretada por un joven italiano, la segunda por un peruano y la tercera por un congolés.

Otro de los actos organizados por el Consejo Pontificio fue el concurso «Presenta tu familia al papa Francisco», para el que han sido enviados más de 4.000 dibujos elaborados por niños de todo el mundo. A las 19.30 hora local, el pontífice saludó a los participantes y ya de noche subió al «papa-móvil» para moverse entre los asistentes, que lo abrazaban y besaban. La Fiesta de la Familia continua hoy con una misa celebrada por el papa Francisco en la Plaza de San Pedro y finaliza con la oración del Ángelus, que incluye una colecta para familias sirias, ante la difícil situación en ese país. 

5 comentarios

Comentario de Marisa
Me parece tan hermoso y tan sencillo!La vida en familia, la verdadera alegría,la armonía...Si pusieramos nuestras relaciones familiares,personales, en las manos de Dios ,orando unos por otros,Dios entraría en nuestros hogares, se pondría en medio y las cruces que nos separan(marido y mujer,padres contra hijos,hijos contra padres,abuelos...)desaparecerían.Aparecería el amor, el perdón,la paz y la alegría...Aparecería Dios en medio de nuestras vidas y todo sería distinto.¡es tan sencillo!Y nuestro Papa Francisco sabe e ilumina la verdad de la familia y otras muchas realidades.Estamos de enhorabuena.
27/10/13 9:05 PM
Comentario de Ctistina
Gracias a Dios que tenemos un Pastor que persevera en la familia, construyéndola desde la cotidianidad, con sencillez, pero insistentemente centrada en Dios, igualmente la importancia en perseverar en la unidad del matrimonio, en un mundo donde la comodidad personal se ha convertido en un lema a costa de la destrucción de la vida de los hijos.
28/10/13 3:22 PM
Comentario de Marco Guerrero
La vida sencilla, y el amor propio con fé hacen de la familia un milagro a Dios.
28/10/13 5:51 PM
Comentario de Guillermo Gutierrez
Doy gracias a Dios por tener un Papa que nos alienta en este peregrinar de la vida en matrimonio y familia. Cuanta razon encuentro cuando el manifiesta sobre la Oracion en Familia, es y sera nuestra fortaleza para seguir enfrentando toda esa cultura de muerte, toda esa corriente que quiere que la familia no permanezca en el tiempo y que el matrimonio desaparesca, abriendo paso a otro tipo de uniones. Y que papa y mama asi como los hijos puedan ir sanados a descansar y al dia siguiente seguir recreando el Amor ue Dios nos dio... Gracias nuevamente por nuestro Santo Padre.
30/10/13 3:56 AM
Comentario de mercedes
la vida en pareja es muy dificil.solo sabe lo que es la persona que la vive.el amor, la ilusión, la pasión. llega un momento que se termina.la fe en la persona sigue, se cree en jesus, pero que se hace cuando se ha teminado el amor.ya san pablo lo dice. el amor lo suple todo.quiero respuesta a esta pregunta. una creyente y con fe.
21/11/13 7:52 PM

Dejar un comentario


Tu dirección email NO será mostrada en este sitio.
  • Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.
  • No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.
  • Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.

Conferencias de espiritualidad

(127) Reino y mundo Edad Media 14

por José María Iraburu


Liturgia de las Horas

  • lecturas del tiempo del Año
  • lecturas del Santoral

Suscríbete al boletín gratuito de InfoCatólica

Todos los días en tu buzón de correo

Opinión

P. Raúl Hasbún, sacerdote

Idioma, por P. Raúl Hasbún, sacerdote

Pedro Trevijano Etcheverria

No voy a Misa, por Pedro Trevijano Etcheverria

Ver todos los artículos►


Librería Balmes

Aborto cero Reflexiones trabajo hogar


Sugerencias de libros

.



Patrocinios
Fundación Gratis date Traducciones técnicas
Radio María Magnificat.tv
Quiénes somos | Contacta con nosotros | Política de Cookies | Aviso Legal y Condiciones de Uso