13.08.16

(389) Hoy bautizan a un «nieto» mío

bautizo

–¿Y usted cree que esto es noticia para los lectores de InfoCatólica?…

–Es noticia para mí, y como este blog es mío, es noticia para mi blog. ¿Pasa algo?

«Hijos espirituales» son para mí aquéllos que, porque así lo quiso Dios, han recibido el servicio espiritual del Abajofirmante en alguna fase de su vida o a veces durante muchos años, y algunos hasta hoy. En más de medio siglo de apostolado ha querido el Señor que, en mayor o menor grado, hayan sido numerosos los «hijos míos» en Cristo. Unos están casados, otros célibes como sacerdotes y religiosas. Con unos apenas he podido prolongar el trato por causas diversas, otros han seguido relacionados conmigo de modo permanente. Todos son «hijos» míos. De un modo especial lo son aquellos que siguieron una vocación sacerdotal o religiosa; y aquellos que con mi pobre ayuda se unieron en matrimonio, y que quizá incluso se unieron en el sacramento con mi bendición sacerdotal. Todos son «hijos»… Ante el Señor, en la Misa y en la oración especialmente, a todos los llevo siempre en el corazón, con zapatos y todo.

Leer más... »

7.08.16

(388) Santa Catalina de Siena y el amor que Dios nos tiene

Maíno- Sta. Catalina de Siena

La Santa Madre Iglesia, en la Liturgia de las Horas, nos da para cada día en el Oficio de Lectura una maravillosa antología de textos espirituales de todas las épocas. Hoy, domingo XIX del Tiempo Ordinario, la lectura es de Santa Catalina de Siena (1347-1380).

Caterina Benincasa, penúltima de 25 hermanos, terciaria dominica, vivió siempre en su casa familiar, que era al mismo tiempo un gran taller de tintes de pieles. Una de las más altas contemplativas de la historia de la Iglesia, estigmatizada, analfabeta, es sin embargo autora del Diálogo sobre la divina providencia, recitado por ella en su mayor parte estando en éxtasis y escrito diligentemente por algunos incaterinati –hijos suyos espirituales– hábiles en estenografía. Del Diálogo (cp. 4,13) es el texto que sigue.

Leer más... »

2.08.16

25.07.16

(386) Mis viajes apostólicos –3. La habitación

–Parece como si en sus viajes apostólicos solamente sufriera calamidades.

–Es que quiero que pasen un buen rato mis lectores, que, ya por serlo, dan muestras de una madurez espiritual no frecuente. Pero que tienen, como todos, su puntillo de morbosidad: disfrutan más viéndome en contrariedades y aprietos que cuando estoy en pacíficas normalidades.

Prosigo el apasionante relato de la llegada a un destino en mis viajes apostólicos. Es un alojamiento siempre provisional, de unos días, de una o dos semanas. Ya en el artículo anterior inicié la descripción de la habitación de llegada. Y continúo ahora… Cuando se llega a un sitio después de un largo viaje, lo primero es localizar y visitar la Capilla –fundamental–; lo segundo… procurarse una buena ducha. Lógico.

 

Leer más... »

20.07.16

(385) Amoris lætitia nº 149. –«Ampliación de la consciencia» para «la perfección y dilatación del deseo»

papa . niña

–¿Pero no había terminado usted de escribir sobre la Amoris lætitia?

–Escribo otro artículo porque nos están pidiendo ahora que aclaremos el sentido del nº 149.

Un texto ambiguo sólo puede ser «aclarado» por su propio Autor, ya que si es ambiguo, está abierto a diferentes interpretaciones, y cuando uno trata de «aclarar» sus posibles sentidos –los que son verdad y los que son falsos–, fácilmente puede atribuir al Autor ciertas intenciones buenas, junto a otras malas, que posiblemente sean inexistentes. Lo que sí puede hacer uno es dar con claridad sobre el tema la doctrina católica. Y eso es lo que voy a intentar.

* * *

Leer más... »