20.12.16

(411) Navidad–1. Todos esperan la respuesta de María...

Jansseens - 1590-1650

Al paso de los siglos, no sólo los predicadores, también los pintores y poetas cristianos, han cantado la gloria del misterio de la Encarnación del Verbo, el Misterio mayor, el que es la fuente de todo el mundo de la gracia –Evangelio, Cruz, Resurrección, Pentecostés, Eucaristía, sacramentos, Iglesia–. Es el único misterio de los confesados en el Credo que la Liturgia manda honrar con un signo visible de la mayor veneración:

Leer más... »

14.12.16

(410) La Amoris lætitia y el martirio

Maderno - Sta. Cecilia, mártir

–Ahora va a resultar que…

–Lea y no rezongue.

Este artículo lo escribí el pasado sábado 10, memoria de la mártir Santa Eulalia, pero me pareció conveniente demorar su publicación porque han seguido entrando muchos lectores en mi artículo anterior, el (409) sobre El elogiado P. Häring.

* * *

En el año 304, pocos años antes de cesar las persecuciones del Imperio romano contra los cristianos (313), un 10 de diciembre, la niña de 12 años, Eulalia, murió en Mérida mártir de Cristo. Desde entonces, sin cansarse, la Iglesia sigue venerando y celebrando su memoria en la liturgia, para la gloria de Dios, de Eulalia y de la Santa Iglesia.

Leer más... »

6.12.16

(409) El elogiado P. Bernhard Häring, moralista anómico

Papa Fco. recibe comunidad Seminario Lombardo de Roma

-El padre Häring, sí… el moralista del Alfonsianum.

-Cognitio rerum per causas. Para entender la confusión actual es necesario conocer su origen. 

Con este artículo voy a complementar otro recientemente publicado en su blog por Alonso Gracián, (156) Inconveniencias eclesiales, X: Amoris Lætitia y la teología del legalismo de Bernhard Häring. En él cita unas palabras del papa Francisco en la Congregación General XXXVI de los jesuitas: «Creo que Bernard Häring fue el primero que empezó a buscar un nuevo camino para hacer reflorecer la teología moral». La afirmación es desconcertante, si tenemos en cuenta que Häring fue el máximo impugnador, quizá, de la moral enseñada por el beato Pablo VI (Humanæ vitæ) y por San Juan Pablo II (Veritatis splendor)… ¿Cómo puede entenderse?… Vayamos por partes.

Leer más... »

2.12.16

27.11.16

(407) Adviento. –Mientras esperamos la venida gloriosa de Cristo

Basílica de S. Frediano, Lucca (s. XIII)

 –Perdone, pero la imagen que ha puesto corresponde a la Ascensión del Señor a los cielos.

–Tranquilo. Lea, por favor, Hechos 1,11.

 

–Dice Jesús: «Yo soy el Alfa y la Omega, el que es, el que era, el que ha de venir, el todopoderoso» (Ap 1,8).  El que vino, el que viene, el que vendrá al fin de los siglos en la Parusía. Y el Adviento celebra esas tres venidas del Salvador del mundo sucesivamente. Pero, en continuidad con el final del Año litúrgico y de la solemnidad de Cristo Rey, que evocan la futura Venida gloriosa de Cristo, el comienzo del Año, en el Adviento, contempla al Salvador que vendrá en gloria y majestad. Y a medida que nos acercamos al fin del Adviento, a la Navidad, la Iglesia celebra al que vino por María en Belén.

Leer más... »