(40) La Autoridad apostólica debilitada –I

–En 1959, hace justamente medio siglo, dirigió François Truffaut una película de gran éxito, Les quatre cents coups, Los cuatrocientos golpes. Y en esto que digo, por favor, no vea alusión alguna a su blog.
–Si los cuatrocientos golpes que puedan darse en este blog afirman cuatrocientas verdades católicas, muchas de ellas silenciadas, bendeciré al Señor de todo corazón, por mucho que usted rezongue.

Nunca la Iglesia ha tenido tantas luces de verdad, y nunca ha sufrido una invasión de herejías semejante. Las dos afirmaciones son verdaderas, aunque parezcan contradictorias entre sí.

Nunca la Iglesia docente ha tenido tanta luz como ahora, nunca ha tenido un cuerpo doctrinal tan amplio, coherente y perfecto sobre cuestiones bíblicas, dogmáticas, morales, litúrgicas, sociales, sobre sacerdocio, laicado, vida religiosa, sobre tantas cuestiones diversas. Ésa es la verdad.

Pensemos, por ejemplo, en la doctrina actual de la Iglesia sobre el sacerdocio, dada en tantas encíclicas, en documentos del Vaticano II… Hasta hace cien años en la Iglesia solo había sobre el sacerdocio una serie de cánones disciplinares formulados en Concilios regionales o ecuménicos, los Seis libros del sacerdocio de San Juan Crisóstomo, la Regula pastoralis de San Gregorio Magno, algunas obras espirituales modernas y, al menos al alcance de los sacerdotes, no mucho más. No nos damos cuenta quizá de la inmensa luminosidad de la Iglesia actual. Realmente «el Espíritu de la verdad nos guía hacia la verdad plena» (cf. Jn 16,13). Y sin embargo…

No se conoce ninguna época de la Iglesia en que los errores y las dudas en la fe hayan proliferado en el pueblo católico de forma tan generalizada como hoy, sobre todo en las Iglesias de los países ricos de Occidente. Ya cité una declaración de Juan Pablo II: «los cristianos de hoy, en gran parte, se sienten extraviados, confusos, perplejos, e incluso desilusionados. Se han esparcido a manos llenas ideas contrarias a la verdad revelada y enseñada desde siempre. Se han propalado verdaderas y propias herejías en el campo dogmático y moral» (6-2-1981).

Primera cuestión: ¿cómo ha podido suceder esto? Si hay campos en la Iglesia en los que la cizaña de los errores abunda más que el trigo de la fe católica verdadera, debe surgir entre nosotros –debe– aquella pregunta de los apóstoles: «“Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿Cómo es que tiene cizaña?” Él les contestó: “un enemigo ha hecho esto”» (Mt 13,28). Ese Enemigo es el diablo, el Padre de la mentira, por medio de hombres e instituciones más o menos sujetos a su influjo. Pero ¿cómo ha podido suceder esto? Esa pregunta, en cierto modo, tiene una respuesta única:

Nunca la Autoridad apostólica ha tolerado en la Iglesia tantos errores doctrinales y tantos abusos disciplinares y litúrgicos. Si abunda la cizaña en el campo de trigo del Señor, eso es debido a los sembradores malos, colaboradores del diablo, y a los vigilantes negligentes, que no solo de noche, «mientras dormían» (Mt 13,25), sino también de día, les permitieron actuar durante varios decenios. No puede darse otra explicación. Es obvio que herejías, cismas y sacrilegios se han dado y se darán siempre en la Iglesia, pero sólamente duran dentro de ella en la medida en que son tolerados por los Pastores sagrados, es decir, en la medida en que quedan impunes. Habrá que afirmar, por tanto, que si durante el último medio siglo han podido «esparcirse a manos llenas verdaderas herejías», haciendo que «los cristianos de hoy, en gran parte, se sientan extraviados, confusos, perplejos», esto es debido a la acción de herejes, cismáticos y sacrílegos, y a la omisión de un ejercicio suficiente de la Autoridad apostólica.

La génesis histórica de la debilitación de la Autoridad apostólica en tantos sagrados Pastores católicos exigiría un estudio que aquí es imposible y del que no sería yo capaz. Pero, aunque sea un atrevimiento, señalaré ciertos datos importantes; solo dos.

El concilio Vaticano II reafirma con toda fuerza la autoridad apostólica, ejercitada en el triplex munus o tria munera enseñanza de la doctrina, santificación sacramental y gobierno pastoral–. Esa apostólica autoridad sagrada la ha comunicado Cristo por el Orden sacerdotal al Papa, a los Obispos y a los sacerdotes y diáconos (cf. por ejemplo, LG 24-27; CD 4,11-16; PO 1-5). Esto queda afirmado en el Vaticano II con absoluta firmeza y claridad. Hay, sin embargo, en el Concilio alguna expresión –lo que es inevitable en toda palabra humana–, que considerada sin relación a otros textos conciliares fundamentales, podría devaluar la Autoridad apostólica, es decir, podría ser mal entendida, en un sentido contrario al Vaticano II.

Por ejemplo, si el principio de que «la verdad no se impone de otra manera que por la fuerza de la misma verdad, que penetra suave y a la vez fuertemente en las almas» (DH 1), se entendiera en el sentido de que la Autoridad apostólica no debe ser ejercitada en cuanto tal al enseñar las verdades católicas, ni al rechazar los errores que las niegan, tal principio sería inconciliable con la enseñanza y el ejemplo de Cristo, de los Apóstoles y de la Iglesia, y con la misma enseñanza del Vaticano II. Es evidente que Cristo, afirmando verdades y negando errores, «hablaba con autoridad» (Lc 4,32), no como los letrados. Y la Iglesia habla al mundo con la misma autoridad de Cristo, lo que el mundo no aguanta (cf. posts 25 y 26 sobre el lenguaje de Cristo y de San Pablo). Es decir, ese principio es mal entendido, cuando se opone a la doctrina católica. Y de hecho, durante los decenios postconciliares, son muchos quienes lo han malentendido, tolerando así que en tantos ambientes católicos predominaran los errores sobre la verdad.

En el pontificado de Pablo VI (1963-1978), en los primeros años postconciliares, a partir sobre todo de la Humanæ vitæ, 1968, parece debilitarse el gobierno pastoral de la Autoridad apostólica suprema. Y esa debilitación se difunde en alguna medida, lógicamente, a toda la Iglesia: Obispos, sacerdotes, teólogos, superiores religiosos, padres de familia, catequistas, etc. El mismo Papa Pablo VI, de santa memoria, que en la enseñanza de la verdad y en la refutación de los errores afirma, en ocasiones con testimonio heroico y martirial, su Autoridad apostólica docente (Mysterium fidei, Sacerdotalis coelibatus, Humanæ vitæ, Credo del Pueblo de Dios, etc.), cohibe en buena parte, por el contrario, su autoridad suprema de gobierno pastoral, a la hora de atajar a los heréticos y cismáticos que actúan abiertamente dentro de la Iglesia. En palabras de Juan Pablo II: «se han propalado verdaderas herejías en el campo dogmático y moral, dejando a muchos cristianos de hoy extraviados, confusos, perplejos». En otras palabras: innumerables lobos sueltos han hecho y hacen estragos en el rebaño de Cristo. Y esto durante muchos años, no en una incursión breve.

Siempre Pablo VI persevera en la norma de 1.-enseñar la verdad, 2.-y reprobar los errores, pero 3.-no sancionar a quienes dentro de la Iglesia mantienen actitudes disidentes y rebeldes, fuera de casos absolutamente excepcionales. Sólo Dios sabe si aplicar esa norma era lo más prudente en aquellos agitados años. Quizá esperaba el Papa que en años más serenos, pasadas las crisis postconciliares –hasta cierto punto normales, después de un gran Concilio–, se darían circunstancias favorables para ejercitar con más fuerza la potestad apostólica de corregir y sancionar.

Algunos de sus biógrafos atribuyen en parte esta actitud a su carácter personal. Y el mismo Pablo VI parece reconocerlo. Después de las grandes tormentas de la Humanæ vitaæ y del Catecismo Holandés, expresaba en confidencia al Colegio de Cardenales: «quizá el Señor me ha llamado a este servicio no porque yo tenga aptitudes, o para que gobierne y salve la Iglesia en las presentes dificultades, sino para que yo sufra algo por la Iglesia, y aparezca claro que es Él, y no otros, quien la guía y la salva» (22-VI-1972).

Sucede, en todo caso, que en el servicio de Cristo un Pastor apostólico ha de sufrir siempre; sufre si gobierna, porque gobierna; y sufre si no gobierna, porque impera el desgobierno. Y éste es un sufrimiento bastante mayor; y más amargo.

Segunda cuestión. ¿Y por qué se ha producido esa debilitación del ejercicio de la Autoridad pastoral? He respondido antes a la primera pregunta. Pero ahora es obligado que nos hagamos esta segunda pregunta, que a mi entender halla su respuesta principalmente en cuatro causas: 1.-horror a la cruz. 2.- influjo protestante. 3.-influjo del liberalismo. 4.-incumplimiento de las leyes canónicas.

1.– El horror a la cruz inhibe el ejercicio de la Autoridad apostólica. El munus docendi, al menos cuando se evita afirmar ciertas verdades ingratas o rechazar determinados errores, y el munus sanctificandi no traen consigo, de suyo, para Obispos y sacerdotes grandes cruces. Todo trabajo, todo lo bueno que ellos hagan implica su cruz, pero en principio se puede decir que piadosas predicaciones, visitas a enfermos, solemnes actus litúrgicos, peregrinaciones, visitas a una comunidad religiosa que celebra su centenario, reuniones pastorales, etc., son actividades que pueden ser realizadas sin especiales sufrimientos, incluso hallando en ellas no pocas gratificaciones sensibles.

Es el munus regendi el que suele implicar más cruz, y por eso tantas veces se omite, sobre todo en ciertas cuestiones. Concretamente, es imposible que sin cruz un Obispo pueda obedecer aquello del Apóstol: «oportuna e importunamente, corrige, reprende, exhorta, con toda paciencia y doctrina… Cumple tu ministerio» (cf. IITim 4,1-5). Aquellos Obispos que, aunque tengan báculo, no toman la cruz, son completamente impotentes.

La Autoridad apostólica, sin «perder la propia vida», es impotente para retirar del Seminario a un profesor prestigioso, que lleva años enseñando barbaridades y que se obstina en sus errores; es incapaz de suspender a divinis a un párroco que con pertinacia realiza en la liturgia más sacrilegios que sacramentos; etc. Esas acciones de la Autoridad pastoral llevan consigo cruces muy grandes, y es fácil caer en la tentación de evitarlas. Por el contrario, celebrar un magno «evento» diocesano, p. ej., glorificador de la familia cristiana no ofrece especiales dificultades: siempre habrá un centenar o unas docenas de matrimonios que asistan sin falta, y seguramente la celebración será un éxito. Vengan los fotógrafos. Pero otra cosa mucho más ardua –y mucho más necesaria– es, p. ej., que el Obispo se empeñe a fondo en enderezar unos cursillos prematrimoniales heréticos, que durante decenios legitiman, e incluso aconsejan, la anticoncepción. Eso no puede hacerse sin gran cruz. Y eso es justamente lo que tantas veces se omite, y no se intenta siquiera. La Autoridad apostólica debilitada…

Continuará, con el favor de Dios.

José María Iraburu, sacerdote

Índice de Reforma o apostasía

21 comentarios

  
CPM
P. Iraburu,
es siempre un lujo y un placer leer sus artículos, con los que siempre coincido.
En su exposición histórica de la incomprensible (en términos humanos) posición adoptada en los últimos decenios por la Iglesia sobre el error, con una tremenda desistencia de la autoridad, yo me remontaría hasta Juan XXIII, cuyo discurso de apertura del Concilio ya apunta en esa dirección. En ese discurso hay un párrafo revelador: "La Iglesia se opuso siempre a estos errores y a menudo incluso los condenó con gran severidad. En nuestro tiempo, la Iglesia de Cristo prefiere emplear la medicina de la misericordia y no empuñar las armas de la severidad. Ella cree que, en vez de condenar, hay que responder a las necesidades actuales explicando mejor la fuerza de su doctrina. No es que hoy falten doctrinas y opiniones falsas y peligros que hay que prevenir y apartar. Sin embargo, todo esto está muy claramente contra los rectos principios de la honradez y ha producido frutos muy funestos. Por eso parece que los hombres de hoy comienzan ellos mismos a condenar, sobre todo, aquellas formas de vida que no tienen en cuenta a Dios y sus leyes, la excesiva confianza en los progresos de la técnica o un progreso basado únicamente en el bienestar". Desgraciadamente, no parece que el último análisis del querido Juan XXIII estuviera en absoluto acertado.
Espero con gran interés sus entregas posteriores.
10/11/09 5:29 PM
  
albertomagno
Gracias por su comentario, padre. También los laicos debemos tomar nuestra cruz (testimonio claro en nuestros ambientes profesionales, familiares...) y ofrecer los sufrimientos que nos vengan en la vida por los sacerdotes. Así los sostendremos en su lucha interna en contra de la comodidad, del orgullo y del miedo ante el sufrimiento.
Recemos por todos ellos.
10/11/09 5:34 PM
  
Daniel Lagos de Perû
Padre, Dios quiere que continûe.

Cada que entro en infocatôlica estoy a la expectativa de que a publicado, la verdad nos ayuda mucho.

Estoy recomendando su blog y estoy haciendo una recopilaciôn de sus artîculos para hacerlos llegar a Obispos y Sacerdotes, creo que necesitan leer REFORMA O APOSTASIA urgentemente.

La paz de Nuestro SeNor jesucristo Vencedor de la Muerte le acompaNe y le siga dando de su espiritu para cargar la cruz que le toca, pues escribir como usted escribe (o sea la verdad) debe traer consigo muchas cruces, pero descansando en el seNor: El yugo es suave y la carga ligera.

Bendiciones
10/11/09 5:53 PM
  
Joseph
Artìculo muy interesante; como casi todos los que nos ofrece en este blog. Pienso que, a fuerza de pecar contra la fe, la misma fe se ha perdido en muchos ministros. Es por ello que no parten de la Palabra de Dios y del Magisterio como fuente de Verdad para estudiar los entresijos y proponer un camino seguro. No. Se parte de las ciencias puramente humanas para llegar a la Palabra de Dios, teniendo que "ajustar" ésta ùltima para que las dos coincidan. Me explico: el divorcio, por ejemplo, es moralmente rechazable 1° porque el Senor, que es La Palabra de Dios, asì nos lo ha ensenado. Sabiendo esta verdad podemos adentrarnos en la psicologìa, sociologìa etc...No al revés. Asì, a mi pobre entender, se podrìa proceder con todas las desviaciones con las que nos encontramos dentro de la Iglesia. El acto de fe en Jesùs, como Senor, es absolutamente necesario para poder entender el misterio de la Iglesia que, ensena, sanifica y gobierna.
10/11/09 7:10 PM
  
Maricruz
Padre Iraburu, una vez más me deja sin palabras. Ha dicho uste, justo, lo que necesitaba escuchar.

Adónde acudo, Padre, para comprender mejor la implicaciones del munus regendi, sanctificandi y el munus docendi? Los vi por encima el otro día en el Directorio para los Obispos, me gustaría aprender más sobre ellos.

Por otro lado, usted ha mencionado:
1.-horror a la cruz.
2.-influjo protestante.
3.-influjo del liberalismo.
4.-incumplimiento de las leyes canónicas.
Todo esto ha de tener un denominador común, que sin más me atrevo a adelantar que es el pecado, pero de dónde es que nos hemos atrevido a convivir con el pecado tan naturalmente? Es que ya no necesitamos ser santos?

Disculpe, Padre, estoy llena de preguntas.
10/11/09 8:22 PM
  
Ricardo de Argentina
¡Qué gran verdad y que gran claridad la suya, Padre!
Efectivamente, los pastores no quieren ejercer su autoridad, y en esto se les ve que no siguen a Cristo, quien hablaba con autoridad y actuaba con autoridad.
Podrá discutirse cuál pueda ser la causa remota de esta falta de autoridad, y Ud. da certeras pistas, pero que la causa inmediata de la crisis de la Iglesia es que no se quiere ejercer la autoridad apostólica, eso es más que evidente.
Y la añadidura es grave también, pues esa actitud se ha contagiado a los laicos, y ya no hay quien ejerza la necesaria autoridad, ni en las familias, ni en los gobiernos, ni en las instituciones intermedias. Entonces, el caos avanza a pasos agigantados y con diversos nombres : inseguridad, corrupción, contestación, violencia.
11/11/09 1:53 AM
  
domingo (Paraguay)
Este artículo está excelente y es muy preciso. Pero me llevan también a otros cuestionamientos Padre José María. ¿Se le puede atribuir alguna responsabilidad en este estado de cosas a los ministerios laicos extraordinarios?. En muchos lugares del mundo, ante la escasez de sacerdotes y diaconos, se recurren a estos ministerios para la Celebración de la Palabra y la distribución de la Santa Comunión. Se ha llegado hasta tal punto que lo extraordinario se ha vuelto ordinario y lo ordinario (ministerio consagrado) se ha vuelto extraordinario. Y me pregunto también ¿estarán los mismos suficientemente preparados para que por delegación cumplan ciertas atribuciones del sacerdote?.

Saludos en Jesús y María.

11/11/09 9:54 PM
  
susi
Las cosas que mejor aprendí de pequeña a través de mis padres fueron, en muchas ocasiones, a base de "palos": reprimendas, castigos, amonestaciones, cosas que me molestaban o me dolían (a ellos más, claro). SIn embargo, les estoy muy agradecida por haberme corregido a tiempo, ejerciendo no sólo la comprensión, sino también la reprensión.
Esto mismo es lo que esperamos de nuestros pastores: que si nos portamos mal nos comprendan y nos reprendan, que sepan conjugar la misericordia y la justicia y fortaleza.
Prefiero que el médico me haga algo de daño y me salve la vida que no que me deje feliz y moribunda.
Es difícil ser pastor en la Iglesia, pero nadie ha dicho que sea fácil ser buen cristiano en ningún ámbito, pues también los seglares deben ser sacrificados, bien en su vida matrimonial, o en la castidad total si son solteros...
La salvación. para todos, pasa siempre por la Santa Cruz
12/11/09 8:07 PM
  
Virginia
Creo que dos temas a tener en cuenta con la negligencia de algunos de nuestros pastores en el gobierno: por una parte, la falta de advertencia sobre el respeto humano, frente a sus hermanos en el episcopado; a veces oímos en privado a algunos de ellos con las cosas muy claras, pero al momento de hablar públicamente y reprender...parecen ciegos, y creo que de un tiempo a esta parte, el tema de la colegialidad se ha hecho una suerte de "tara" para algunos...Pienso que tal vez en otros tiempos había un poco más de "libertad personal" para decir ciertas cosas como corresponde, y hoy en cambio se observa en ellos una especie de "asociación corporativa" que malentiende la comunión del Colegio Apostólico. De hecho, cuando se observan voces de pastores disonantes con la Conferencia Episcopal de algún país, deben estos valientes y santos pastores pagarlo con una especie de estigmatización colectiva que no tiene nombre....
Por otro lado, me atrevería a afirmar que los laicos no rezamos suficientemente por nuestra Jerarquía. Nos hemos también acostumbrado a criticar su negligencia, y me pregunto cuántos sacrificios, ayunos, vigilias realizamos no sólo por los sacerdotes, sino muy especialmente, por la fidelidad de nuestros obispos (de quienes depende también la fidelidad de muchos sacerdotes)?...Así como existe el hermoso voto de ánimas (ofreciendo todos los méritos pasados, presentes y futuros, en pro de las almas del Purgatorio), alguna vez me ha parecido que sería maravilloso proponer a los fieles una suerte de "voto" privado por la santificación de nuestros obispos...Dejo la idea e inquietud.
13/11/09 5:46 AM
  
Almudena
Bueno, creo que el P.Iraburu dice todo lo que muchos ya pensábamos. Es triste lo que dice pero es una gran verdad. Hemos vivido tiempos en los que dentro de la iglesia primaba la cantidad a la calidad. Las parroquias se llenaban de catequistas modernillos que predicaban a un Cristo fácil y socialistoide, pero los párrocos encantados viendo cómo la juventud llenaba sus salones y solo vibraban en misa si cantaban con sus guitarras letras muchas veces heréticas. Hoilías flojas y que no movían el espíritu por no ofender (por miedo o falta de convencimiento), confesionarios vacios y muchas celebraciones penitenciales comunitarias.. y así un sinfín de muestras que han alejado a los cristianos más que atraerlos. Y cuando un pastor habla como Cristo lo haría pues claro le espera la cruz. Ahí, en ese calvario de ese sacerdote u obispo es donde todos los fieles deberíamos estar para orar por el y darle sin miedo nuestro apoyo.
Gracias P.Iraburu.
13/11/09 12:41 PM
  
José María Iraburu
Almudena:
creo que el P.Iraburu dice todo lo que muchos ya pensábamos. Es triste lo que dice pero es una gran verdad.
--------------------
Bueno, ya se entiende lo que quiere decir, pero mejor precisarlo un poco más.
Si lo que digo yo es verdad, no es triste lo que digo, sino las realidades que describo y que trato de examinar a la luz de la fe. Estas realidades son tristes. Y quienes colaboran a la tristeza que pueda haber en la Iglesia son quienes no se enteran o callan, o niegan la realidad: ésos son los que entristecen al pueblo de Dios y colaboran a la oscuridad lúgubre de ciertos ambientes cristianos.
Pero si alguno dice la verdad, sus palabras necesariamente alegran: la verdad siempre es iluminadora, pacificadora, confortante, esperanzadora, medicinal, liberadora: solo "la verdad os hará libres" (Jn 8).
Me figuro que Ud. lo ve también así.
Bendición + JMI
13/11/09 4:31 PM
  
Almudena
Pues sí, P.Iraburu, por eso me alegra oirle, y verle cuando escribe, me alegra por que devuelve esperanza y ganas de seguir a La Luz. Pero me entristecen las denuncias de los que deberían alumbrar y por el contrario oscurecen a La Luz. Me duelen y entristecen, no lo puedo remediar. Es como si parte de mi misma se resquebrajara, enfermara, y deseo y pido ardientemente para que todo pastor en tinieblas encuentre pronto La Luz y sea portador de Ella, para bien de sí mismo y de los demás.
Gracias, Dios le bendiga.
13/11/09 5:21 PM
  
Luis P. Escacena Potes
"La Autoridad apostólica, sin «perder la propia vida», es impotente para retirar del Seminario a un profesor prestigioso, que lleva años enseñando barbaridades y que se obstina en sus errores; es incapaz de suspender a divinis a un párroco que con pertinacia realiza en la liturgia más sacrilegios que sacramentos; etc. Esas acciones de la Autoridad pastoral llevan consigo cruces muy grandes, y es fácil caer en la tentación de evitarlas. Por el contrario, celebrar un magno «evento» diocesano, p. ej., glorificador de la familia cristiana no ofrece especiales dificultades: siempre habrá un centenar o unas docenas de matrimonios que asistan sin falta, y seguramente la celebración será un éxito. Vengan los fotógrafos. Pero otra cosa mucho más ardua –y mucho más necesaria– es, p. ej., que el Obispo se empeñe a fondo en enderezar unos cursillos prematrimoniales heréticos, que durante decenios legitiman, e incluso aconsejan, la anticoncepción. Eso no puede hacerse sin gran cruz. Y eso es justamente lo que tantas veces se omite, y no se intenta siquiera. La Autoridad apostólica debilitada…"

Dios mío, cuántos obispos reconocemos detrás de estas palabras, en estos mismos escenarios. Acordémonos de la malaventuranza del Señor: ¡Ay de vosotros cuando todos hablen bien de vosotros! Del mismo modo trataron sus padres a los falsos profetas. (Luc. 6,26)
13/11/09 10:44 PM
  
Javier López
Una vez más, excelente artículo. Ahora mismo voy a leer la segunda parte. Gracias, don José María.
15/11/09 11:20 PM
  
Joaquín
Padre: Yo creo que la autoridad apostólica no es la única autoridad debilitada hoy. Otras autoridades muy debilitadas son la de los padres sobre los hijos o la de los profesores sobre los alumnos. También nos encontramos que a menudo los gobernantes vacilan y dudan en ejercer la autoridad (y cuando la ejercen a menudo lo hacen sobre quien no puede defenderse). Las fuerzas del orden nunca habían sido tan poco respetadas como ahora.

Creo que nos encontramos ante un fenómeno más profundo de crisis de autoridad en general. No sólo de autoridad dentro de la Iglesia.
17/11/09 1:07 PM
  
José María Iraburu
Joaquín
En el post (41), en el nº 3, al hablar del liberalismo, señalo que todas las modalidades de la autoridad (familiar, escolar, militar, cívica, religiosa, etc.) todas pierden su dignidad y su fuerza operativa cuando no se reconoce que Dios es el Señor, Auctor del cielo y de la tierra, y que de Él procede toda autoridad (auctoritas) en la tierra. "Toda autoridad viene de Dios" (S. Pedro, S. Pablo, toda la Biblia). Cuando esto se niega, se desvirtúan todos los modos de la autoridad, hasta en un jardín de infancia.
17/11/09 2:27 PM
  
victor andrade
interesante su analisis sobre el desgobierno en la Iglesia. Ante la pregunta sobre ¿por qué se ha producido esa debilitación del ejercicio de la Autoridad pastoral?, creo que responde en gran parte a la perdida en nuestra cultura de la figura e importancia del Padre: muerto el padre, muerta la autoridad, el limite, la norma; muerto el padre, muerto Dios Padre. Muerto el padre, ya no hay pastoreo, ni docencia, ni ejercicio paternal ante los hijos.
vivimos en medio de una cultura que aborrece al padre. seria interesante profundizar mas en esta observacion.
29/11/09 12:44 PM
  
Catholicus
Gracias Padre, excelente artículo!

Mucho de esto tiene que ver con la confusión moral y el desorden creado en el contenido de las virtudes, sustituidas por esa amalgama de "valores". Una caricatura barata de lo que es la "caridad" se ha impuesto en todos los espíritus, al mismo tiempo que se ha pensado que el atributo divino de la Justicia - dar a cada uno lo que le corresponde- sencillamente ha dejado de existir...

Tenemos montones de encíclicas y exhortaciones que nos hablan de la Caridad, la Misericordia, las dignidades inacabables..etc, pero falta la gran y clara encíclica que nos hable de la Justicia y del sano Temor de Dios.

Que nos recuerden lo bello y saludable que es castigar al malvado, al desobediente, etc por la sencilla razón que, de entrada, es lo que se merece por sus maldades. Luego, ya vendrá la Misericordia...

Proverbios 17
11 El rebelde no busca sino el mal,
Y mensajero cruel será enviado contra él.

15 El que justifica al impío, y el que condena al justo,
Ambos son igualmente abominación a Jehová.
26/10/12 1:24 PM
  
MARIA INES PEREZ
(COMENTARIO EDITADO EN PARTE)
Estoy leyendo sobre el Concilio Vaticano II en la página oficial del vaticano http://www.vatican.va/archive/hist_councils/ii_vatican_council/index_sp.htm y me encontré con el texto sobre el ecumenismo que copio a continuación y que me dejó perpleja. No quise seguir leyendo hasta que alguien me confirme si este documento es verdadero y en caso afirmativo quisiera saber qué interpretación se le puede dar.
Aquí va el texto:

NOSTRA AETATE

SOBRE LAS RELACIONES DE LA IGLESIA
CON LAS RELIGIONES NO CRISTIANAS

Proemio
1. En nuestra época, en la que el género humano se une cada vez más estrechamente y aumentan los vínculos entre los diversos pueblos, la Iglesia considera con mayor atención en qué consiste su relación con /////(AQUÍ MARIA INÉS COPIA-PEGA ¡¡EL DOCUMENTO ENTERO!!) /////////// Santo, y mandamos que lo así decidido conciliarmente sea promulgado para la gloria de Dios.
Roma, en San Pedro, 28 de octubre de 1965.

---------------------------------------
JMI.-El documento que Ud. transcribe es auténtico.
Y perdóneme que no le haga un comentario del mismo, pues dice muchas, tantas cosas.
26/10/12 7:16 PM
  
Rafael
No puedo más que darle infinitas gracias por tanta claridad y por tanta sana doctrina. Que Dios le siga bendiciendo.
26/10/12 8:44 PM
  
elba
Recién encuentro estos documentos suyos Padre que me vienen a traer paz y serenidad ante tanta anomalía que uno ve dentro de la pequeña comunidad a la cual pertenezco...Voy a compartir estas enseñanzas aunque sea con algunas personas ,ya que lamentablemente a la mayoría no les interesará( charlas sobre temas de sectas y demonio dejaron de darse porque "no hay que hablar de cosas feas siempre",y "si uno tiene a Dios estas cosas no afectan" ,así dijeron)ya que están de acuerdo con las "nuevas formas" de celebrar la misa,agregando ó sacando partes importantes de ella;ó haciendo un show de la misma ,también se ve una catequesis donde importa más lo social del chico que enseñar sobre Jesús...no dan importancia a que el sacerdote haga yoga y asista a cursos donde realizan meditaciones de gurúes como Osho,etc,etc.En el Via Crucis de este viernes Santo ,Cristo fué sacado de su importancia,de ser el centro de la celebración y tomó su lugar el hombre,ya que se realizó una especie de bibliodrama donde exponia cada persona un papel de un pasaje de la Biblia,no especialmente los del Via Crucis, y daba su testimonio (cosa que era para otro momento me parece)...Gracias Padre por todo este material,Dios le bendiga por enseñarnos,gracias por ratificar lo que sabía y así no comenzaré a pensar que la que estaba equivocada tal vez era yo, al no plegarme a estas "nuevas ideas"(con mucho de New Age) de entender nuestra Doctrina.
21/04/14 9:53 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.