10.11.17

Cine recomendado: "Cosecha amarga"

Si uno analiza el cine de la segunda mitad del siglo XX, el paradigma hollywoodense es siempre el mismo: los nazis fueron los malos y los yanquis los buenos. No se discute más. El “vae victis!”, de los romanos siempre funcionó (“¡Ay de los vencidos!”).

Sin embargo, como dice Martín Fierro, “no hay tiempo que no se acabe ni tiento que no se corte”; y parece que en el cine tampoco.

Sumado a la excelente película Katyn, de la cual ya dijimos algo hace algunos años aquí, han venido saliendo algunas otras como “Hasta donde mis pies me lleven” o “My honor was loyalty” que muestran la otra cara de lo que fue el “paraíso comunista” de la URSS.

Ahora le toca el turno al caso de la católica Ucrania: Cosecha amarga un nuevo film canadiense muestra la barbarie y el silenciamiento ideológico que este pueblo devoto de su fundador, San Vladimir, debió sufrir durante el régimen marxista.

Esperemos que la verdad, poco a poco, comience a triunfar sobre los planteos simplistas del relato; porque la historia está llena de matices.

Que les aproveche y,

Que no te la cuenten…

 

5.11.17

Leído para ud: "Sermones monásticos" del P. Diego de Jesús, Monasterio de Cristo Orante

El padre Diego de Jesús, es un bicho raro: monje porteño y, a pesar de esto, bienpensante, hace casi tres décadas que anda junto al P. Oscar Portillo –fundador del monasterio sui iuris de “Cristo Orante”- en plena precordillera argentina. Allí hubieron de exiliar cuando al pequeño “monasterio urbano” que habían comenzado en Buenos Aires, se le dieron órdenes de emigrar a tierras campestres.

Lo cierto es que, luego de algunos años, han construido en Tupungato (Mendoza) un hermoso paraje monacal con iglesia y hasta claustro románico donde, casi semanalmente, escuchan confesiones, dan consejos espirituales y hasta pintan íconos.

Un oasis.

Leer más... »

3.11.17

1.11.17

Perdón Gendarmería. Más sobre el "caso Maldonado"

Vengan algunas valientes reflexiones acerca del “caso Maldonado” que publicó ayer el diario La Nación de Buenos Aires.

Que no te la cuenten…

P. Javier Olivera Ravasi


Gendarmería: las cosas por su nombre

Fuente: Diario La Nación (Argentina). Editorial

 

Quedará en los anales de la ignominia y la hipocresía el uso de una muerte accidental para crear y endilgarle al gobierno de Mauricio Macri una desaparición forzada. La construcción del caso involucró necesariamente una cadena de mentiras y falsos testimonios. Se sacó provecho, además, de la sensibilidad de una parte de la sociedad cuando algo se refiere a los llamados “pueblos originarios".

Un reclamo de una fracción mapuche contestataria y claramente infiltrada por corrientes subversivas, identificada como Resistencia Ancestral Mapuche (RAM), cortó la ruta 40 en un tramo cercano al territorio que reivindican como propio. La Justicia ordenó proceder a la disolución del piquete y la liberación de la ruta, tarea que le cupo a la Gendarmería Nacional, para concretarla con el menor daño posible a los involucrados. Sin disparos de armas de fuego, sus efectivos recibieron numerosos impactos de piedras y elementos contundentes por parte del grupo activista, respondiendo con idénticos elementos. En cualquier lugar del mundo la acción de las fuerzas del orden frente al corte violento y prepotente de una ruta hubiera parecido de una levedad inapropiada.

Leer más... »

31.10.17

Sermón: "Y el Verbo se hizo Rey. De catolicismo vegetante a catolicismo militante"

Para oír el sermón hacer clic aquí

La Iglesia celebra hoy, según el calendario de la “forma extraordinaria”, la solemnidad de Cristo Rey. No se trata de una fiesta litúrgica más, de una devoción más, sino de un misterio crucial queintegra el conjunto de la doctrina católica.

Cristo es Rey; más aún es Rey de reyes y Señor de señores; en esto creemos los católicos, en esto cree la Iglesia. Y lo es no por voto democrático, por plebiscito o por mayoría absoluta, sino por eterno designio del Padre que, desde todos los siglos, quiso darle esta prerrogativa.

No es siquiera un rey electivo, ni ha recibido la corona por medio de la ley sálica. No: su realeza “no es de este mundo”, como respondió claramente a Pilato (cfr. Jn 18,36):

- «¿Luego tú eres Rey?» - preguntó el procurador romano preocupado.

«Tú lo has dicho. Yo soy Rey: para esto he nacido y para esto he venido al mundo»” (cfr. Jn 18,37).

Leer más... »