InfoCatólica / La Mirada en Perspectiva / Categoría: La Gran Reducción

30.04.17

(175) Elaborando un Mapa de la Crisis, I.- Duda sistemática y modernismo

Con esta nueva tanda de aforismos pretendemos contribuir a la confección de un mapa de la crisis. Es fundamental saber orientarnos en la intrahistoria de la decadencia de la mente católica occidental, eso que eufemísticamente se llama secularización, y que no es más que una autodescomposición. ¿De qué? De la esencia grecorromana y cristiana de Occidente. Nosotros, por eso, no lo aplicamos talmente a la Iglesia en cuanto tal, sino a la mente católica. 

Es la tesis que venimos exponiendo, desde hace tiempo ya, en este blog, a través del estudio de tres grandes síntomas que hemos denominado:

La Gran Impostura, la Gran Reducción, y la Gran Fragmentación, y que se pueden resumir perfectamente con una poderosa imagen, que escribimos así:

BABEL NO SE CONSTRUYE EN UN DÍA.

En pocas palabras, y simplificando mucho: la crisis de la mente católica (nominalismo) produjo una crisis de la mente occidental (cartesianismo, racionalismo y sus metástasis: empirismo, positivismo…) que influyeron, como en un círculo vicioso, en la mente católica (modernismo).

Es importante, pues, saber quién es quién en este proceso de descomposición. Que enmarcamos en el contexto de la brutal batalla producida entre la via antiqua (la Escolástica tradicional) y la via moderna (el nominalismo voluntarista). Ya sabemos que esta guerra la ganó, y la sigue ganando, la vida moderna. Su victoria en la mente occidental dio lugar a lo que conocemos como secularización de Occidente, descristianización, y aún más, por extensión, secularización eclesial, descristianización eclesial.

Y esta crisis tiene un nombre, como decimos: MODERNISMO. Alma tanto de la modernidad como de la posmodernidad.

Es duro decirlo, pero es la realidad. Reforma o apostasía.

Por tanto, a la pregunta: ¿adónde van los pedazos de la mente occidental? Respondemos: a la Nueva Babel, a la crisis eclesial actual. Esos pedazos son piedras de la torre de la división de la gran comunidad cristiana, donde entenderse es difícil, donde se hablan lenguajes conceptuales, filosóficos, teológicos, distintos, tan opuestos, en ocasiones, como molinismo y tomismo, por ejemplo.

Ilustramos, pues, este post, con un recopilatorio de imágenes de Babel. Cuando las iba dibujando, tenía en mente la crisis eclesial en que nos movemos y existimos actualmente. En este post veremos cómo la duda sistemática, en cuanto tiene de burguesa y antitradicional, prepara el camino del futuro Modernismo. La crisis fue preparada. BABEL NO SE CONSTRUYE EN UN DÍA.

Leer más... »

9.12.15

(116) Las Malas Filosofías del Sínodo II: la fe bajo mínimos, sofística y retorsión

La mente cristiana ha de mirar con lupa toda expresión que huela a irracionalidad.

Como sagaz detective, el buen pensador de Cristo persigue, tras el fondo y forma de los argumentos, las pistas de malas filosofías.

Cual Padre Brown desenmascarando malas teologías tras las máscaras de la sinrazón, intuye, antes incluso de empezar a deducir los hechos, qué mecanismos ocultos se esconden tras las pistas-pensaciones de la Posmodernidad.

-Es lo que hemos de hacer para comprender la niebla mental en que se ha movido el pensamiento deconstructivo latente en el Sínodo y sus aledaños mediáticos.

Leer más... »

23.11.15

(115) Las Malas Filosofías del Sínodo

El filósofo tomista, como detective de la razón, rastrea los argumentos en busca de los delitos de la sinrazón, la gran culpable de la Decadencia de Occidente.

Y es que la mente posmoderna redunda en detalles de irracionalidad. Cuando esta mentalidad confusa es responsable de participar en un Sínodo y reflexionar acerca de un tema tan importante como la familia, la cosa se pone fea, y podemos echarnos a temblar.

Es preciso hacer de Sherlock Holmes y buscar la mala filosofía culpable de los argumentos, premisas, prejuicios y, en definitiva, pensaciones —como diría D. José María Iraburu— tan perjudiciales para la Iglesia de Cristo y, en definitiva, para la recta razón.

Leer más... »

9.11.15

(113) La Gran Reducción II: Reforma Protestante y Catolicismo Reducido

La actual crisis del catolicismo occidental no nos pilla por sorpresa.

Constatamos que la heteropraxis y heterodoxia de los últimos tiempos vienen de muy lejos —concretamente, de la decadencia de la Sagrada Escolástica, al fin de la Edad Media, con Occam,

—a partir de la cual se produjo la emergencia de un nuevo modelo de catolicismo cultural, que suplanta al biblicotradicional en la mente europea a través de su reducción naturalista y sincrética, que perdura hasta hoy bajo diversas formas y mutaciones,

en oposición al Magisterio de la Iglesia, al que resiste en virtud del principio de subjetividad.

 

Y produjo tanto la Reforma como el Catolicismo Reducido renacentista y barroco, en un proceso que llegó a su climax con la Ilustración. En ese momomento se alcanza el punto cero y comienza el Nihilismo europeo, del que Feuerbach, Nietzsche y Marx son algunas de sus principales mentes pensantes.

Leer más... »

4.11.15

(112) De algunos síntomas fatales de reduccionismo

1.- En el mundo de lo eclesialmente correcto considerar que haya cosas que están mal, que van mal y que causan mal, es un indicador de mal catolicismo: hipocresía, rigidez, fariseísmo…  son descalificaciones oficialistas que forman parte de la propaganda.

 

2.- Mala cosa es caminar como cangrejos, de lado por el arcén y no por derecho. Y mucho peor deambular hacia atrás, para no llegar nunca a la meta. Remedio: Sí sí, no no. Hacia delante siempre.