Un milagro en Empel

Entre los lectores que hayan servido en Infantería, es probable que muchos hayan oído hablar de este episodio, pero me consta que la mayoría de los españoles lo ignora. Los hispanos mostramos en general un gran desconocimiento de nuestra historia, incluyendo el llamado “Siglo de Oro español”, período durante el cual nuestra patria fue la más influyente nación del mundo. La publicación de la serie de novelas del personaje “el capitán Alatriste”, de Arturo Pérez-Reverte, seguidas por algunas películas y una serie de televisión de ínfima calidad documental, han despertado un cierto interés por paliar ese olvido. A pesar de la minuciosidad con la que se documenta Pérez-Reverte para escribir sus relatos, su recreación descansa sobre todo en detalles, fechas y hechos, y es notorio, para quién conozca y ame nuestra historia, que le cuesta penetrar en la mentalidad de los españoles del barroco. Tal vez el fracaso más notorio en este sentido sea la lógica incomprensión que el autor, ateo y declarado anticristiano, sufre a la hora de entender la profunda religiosidad de nuestros compatriotas en aquellos tiempos. Así, en los libros de la serie, este aspecto es resumido groseramente como hipocresía de los poderosos, fanatismo de los clérigos y superstición de los sencillos. Resulta paradójico que secunde tan fielmente la leyenda negra sobre la religiosidad española quien proclama que las andanzas de su personaje tratan de rescatar el periplo español de los tópicos vertidos por sus enemigos. Un yerro que los católicos de hoy en día debemos reparar, puesto que nuestra Comunidad trasciende el tiempo igual que el espacio, y tan hermanos en la fe son nuestros contemporáneos católicos de China o Mozambique como los españoles de siglos pasados. No hay mejor manera de hacerlo que conociendo su historia.

Considero el milagro de Empel especialmente significativo, principalmente porque en él no aparecen papas, obispos o teólogos. Se trata de una muestra genuina de la fe que alentaba al pueblo español en su vida diaria, en su ser más íntimo, y en un gremio, el de los militares, no particularmente inclinado a la piedad, más bien al contrario. Asimismo, el hecho se produjo tres siglos antes del Concilio Vaticano I, lo que demuestra que generalmente los dogmas (contra la especie que se propala en nuestros tiempos) no imponen elucubraciones teológicas al pueblo cristiano, sino que más bien definen verdades doctrinales que la comunidad ya ha intuido antes. Por último, no se trata de una leyenda más o menos mistificada, ni de la imaginación de un escritor, o de un maniqueo guión cinematográfico, como los que estamos hastiados de ver. Se trata, ni más ni menos, de un relato fiel y sencillo de unos hechos históricos.

El año es el de 1585. En los Países Bajos, en julio, el gobernador Alejandro Farnesio, acaba de concluir con éxito la toma de Amberes, la ciudad más importante de la Unión de Utrecht, la alianza de las provincias rebeldes. Las tropas del rey no sólo combatían para defender el patrimonio de Felipe II, que había heredado Flandes de su padre el emperador Carlos V, sino sobre todo para frenar la herejía calvinista que habían abrazado los rebeldes. El avance de Farnesio parecía imparable, y las ciudades católicas de las provincias septentrionales de Zelanda y Holanda pidieron su ayuda para separarse de la Unión. En otoño, el gobernador envió tres tercios al mando del sajón Pedro Enrique, conde de Mansfeld: el de don Francisco Arias de Bobadilla, el de Mondragón y el de Iñiguez, sumando un total de entre 4000 y 5000 hombres (el grueso de la infantería española en Flandes), mas una compañía de arcabuceros a caballo y 6 piezas de artillería. Cinco mil españoles que, en frase del almirante francés Bonnivet, parecían “cinco mil hombres de armas, y cinco mil caballos ligeros, y cinco mil infantes, y cinco mil gastadores, y cinco mil diablos". Este tercio había sido creado cinco años antes, y Bobadilla contaba más de 20 de experiencia. Mansfeld se estableció en Bolduque, la capital del Brabante septentrional, mientras enviaba a los tres tercios al mando de Bobadilla a ocupar la isla de Bommel, territorio ganado al mar entre los ríos Mosa y Vaal por los laboriosos flamencos dos siglos antes, que medía 25 kilómetros de largo por unos 9 de ancho. Desde allí, debían dirigirse al norte. La isla, que contaba tres plazas fuertes enemigas, fue tomada sin problemas, pero los españoles habían cometido un grave error que fue rápidamente aprovechado por los holandeses.

El conde de Holac había sido puesto al mando de las defensas calvinistas, y reuniendo 100 barcos de quilla plana, embarcó en ellos su infantería, y con gran presteza rompió la mayoría de los diques que contenían al río Mosa el día 2 de diciembre. La isla de Bommel se vio rápidamente inundada, y las tropas católicas debieron de buscar refugio en las escasas zonas elevadas, donde la flota rebelde les disparó a placer con sus cañones y mosquetes. La vanguardia al mando de Pazos trató de forzar el paso del río para escapar de aquella trampa acuática, pero hubo de retirarse por el acoso de las naves de Holac, acuartelándose en torno a un pequeño castillo junto a la iglesia de Empel, guarnecido por un destacamento de italianos, que era el punto más cercano a la orilla meridional. Don Franciso Arias de Bobadilla ordenó fortificar esa única vía de escape, y los tres tercios se atrincheraron para pasar la noche del 3 de diciembre en ese punto. Fueron enviados emisarios a Bolduque, a 6 leguas al sur, para que las piezas de artillería allí basadas dispararan sobre los sitiadores, y para que Mansfeld, que se hallaba en viaje de inspección, regresara apresuradamente a preparar una acción de rescate. Mientras esperaban la expedición de socorro, Bobadilla creyó posible escapar vadeando el canal cerca de Empel, pues el calado era tan escaso en aquel lugar que los barcos holandeses no se atrevían a cruzarlo, pero el emisario enviado a Mansfeld para concertar ese nuevo plan, fue capturado, dando al traste con la estratagema. Finalmente, el 5 de diciembre, Mansfeld tenía preparada la flota de apoyo, con 52 naves. Las baterías que cubrirían la acción desde el lado de Bolduque se vieron apoyadas por dos piezas instaladas por Bobadilla en un islote cercano. Asimismo, 9 barcazas con 30 hombres cada una, saldrían de Bommel para reforzar al socorro. Los designados, “confesaron y comulgaron como siempre que han de pelear, lo que acostumbra la nación española", según refiere la crónica contemporánea. Pero todo fue inútil: Holac había previsto el movimiento, tomando y fortificado varias pequeñas isletas en medio del río para la mañana del 6 de diciembre. Pese a los esfuerzos de las tropas de Mansfeld, unidas al tercio de Juan del Águila, las defensas holandesas resistieron y fueron concluidas con celeridad. Finalmente, un ataque sorpresa sobre la flota de rescate logró incendiar la mayoría de las naves. No habría socorro, y los sitiados “veíanse en muy gran turbación y trabajo, y el menor que pasaban era el frío, hambre y desnudez, que tanto les apretaba por estar al rigor del tiempo sin ningún reparo donde poder cubrirse ni valer de noche y día, y sobre unos diques yermos y solos, donde iban perdiendo ya las esperanzas de ser socorridos". Y es que el invierno de 1585 fue particularmente frío, y los soldados comenzaron a pasar hambre al terminarse los pertrechos de guerra y de boca, sometidos los tercios en aquella isla agostada por las bajas temperaturas.

Sábado, 7 de diciembre de 1585. La desesperación era tal que Bobadilla pensó en embarcar a su gente en las escasas naves que le quedaban, cruzar el canal bajo el fuego de buques y fortines enemigos y desembarcar en cada isleta, tomándolas una a una. Era un suicidio, pero se habían terminado los víveres, y no había refugio, sólo barro y frío, de forma que Bobadilla mandó un nuevo mensaje a Mansfelt, diciéndole que había elegido un nuevo punto para el asalto, “ya que no veía otro remedio, y aún este incierto y casi imposible". Los católicos habitantes de Bolduque, en cuanto supieron que los sitiados se disponían a atacar, se volcaron con ellos: intentaron cavar en las zonas anegadas para facilitar el paso, hubo procesiones pidiendo por los españoles, se sacó al santísimo Sacramento a la orilla opuesta, con luces, para que los sitiados pudieran verlo y les sirviera de consuelo. Como dijo un español: “Parece cosa extraordinaria que en tierra de tantos herejes y donde tan mal quieren a los españoles hubiese flamencos tan piadosos que se azotasen por ellos y tan de veras procurasen el remedio, los cuales no cesaban en sus plegarias y procesiones". Para colmo, un intento de Mansfeld de bajar el nivel del agua rompiendo unos diques en la orilla opuesta sólo sirvió para aumentar la inundación, poniendo a los españoles en situación crítica. Viendo Bobadilla el apuro, exhortó a sus capitanes “a rezar para que Dios los librase del espantoso peligro en que estaban".

Ocurrió entonces lo que a continuación transcribimos en relato contemporáneo: “En esto, estando un devoto soldado español haciendo un hoyo en el dique para guardarse debajo de la tierra del mucho aire que hacía junto a su tienda y cerca de la iglesia de Empel, a las primeras azadonadas que comenzó a dar para cavar la tierra saltó una imagen de la limpísima y pura Concepción de Nuestra Señora, pintada en una tabla, tan vivos y limpios los colores como si se hubiera acabado de hacer. Como si se hubiera descubierto un tesoro acuden de las tiendas cercanas. Vuela allá el mismo Maestre de Campo Bobadilla (…) Llévanla pues como en procesión al templo entre las banderas, la adoran pecho por tierra todos, y ruegan a la Madre de los ejércitos que pues es la que solo podía hacerlo, quiera librar a sus soldados de aquella asechanza de elementos y enemigos; que tenían por prenda de su libertad cercana su imagen entregada piadosamente cuando menos imaginaban y mas necesidad tenían, que prosiguiese y llevase a cabo su beneficio”. Los soldados se animaron sobremanera, y Bobadilla se dirigió a sus hombres de nuevo, diciéndoles que al día siguiente atacarían, y morirían o vencerían. Algunos de sus capitanes dijeron que era mejor suicidarse que darle a los holandeses la satisfacción de la victoria, pero Bobadilla arengó a sus hombres: “¡Soldados! El hambre y el frío nos llevan a la derrota; el milagroso hallazgo viene a salvarnos. Nosotros velaremos por España. ¿Queréis que se quemen las banderas, se inutilice la artillería y abordemos de noche las galeras, prometiendo a la Virgen ganarlas o perder todos, todos, sin quedar uno, la vida?…” La respuesta fue unánime: “¡Sí, sí; queremos!”.

Holac estaba tan seguro de su victoria, que ya andaba buscando alojamiento para tanto prisionero como haría. Apenas terminada la reunión, llegó al campamento español un emisario rebelde, ofreciendo la rendición a cambio de salvar sus vidas. La respuesta de Bobadilla fue clara: “Los españoles prefieren la muerte a la deshonra”. La noche del 7 al 8 de diciembre comenzó a soplar un gélido viento, la temperatura bajó de forma anormal, y los canales del río Mosa se helaron, hecho que no ocurría nunca antes de mediados de enero. Bobadilla comentó que esa noche hizo “el frío mas extraordinario que jamás se vio". En medio de la oscuridad, los españoles montaron en sus barcas y se lanzaron en silencio al asalto de una de las isletas ocupadas, pero la explosión de un recipiente de pólvora alertó a los holandeses que huyeron a refugiarse en sus barcos. Ante el riesgo del ataque enemigo y de quedar sus buques inmovilizados y atrapados por el hielo, que se estaba formando rápidamente, Holac ordenó retirarse de la zona entre Empel y Bolduque, y volver al cauce del Mosa. Ahora, las tropas de Bommel y las de Bolduque atacaron de consuno a la flota en fuga, causándoles más de 300 bajas. Cruzando a pie enjuto sobre el hielo, los tercios de Bobadilla asaltaron los fuertes de las islas del río, venciendo y poniendo en fuga a sus defensores. Los españoles lograron llegar a Bolduque, salvándose la mayoría, aunque no pocos sufrieron amputaciones por culpa de la congelación. Se contó entre el botín de guerra diez navíos de bastimentos de boca y armas, toda la artillería y munición enemiga y 2.000 prisioneros. Justo en ese momento, se cubrió el cielo, comenzó a llover y a deshelarse las aguas. Era el día 8 de diciembre, festividad de la Inmaculada Concepción de María.

La imagen hallada (probablemente enterrada unos años antes, durante la persecución iconoclasta de los calvinistas de 1566) fue depositada en Bolduque y se le tributó una solemne acción de gracias. Los católicos holandeses calificaron el hecho como Het Wonder van Empel, el milagro de Empel. El conde de Holac en persona dijo que “no era posible sino que Dios era español pues había usado con ellos tan gran milagro” y que “nadie en el mundo sino él por su divina misericordia fuera bastante a librarles del peligro y de sus manos". Los españoles tampoco lo olvidaron, ya que poco después se formó una cofradía, llamada “Soldados de la Virgen Concebida sin mancha”, siendo Bobadilla el primer cofrade y figurando en ella todos los alistados en los Tercios de Flandes e Italia. Hasta entonces cada unidad tenía por costumbre elegir su patrón o patrona, siendo en muchas ocasiones la elegida nuestra Señora del Rosario. La mayoría cambió su advocación, eligiendo como santa patrona a la Inmaculada Concepción.

El portento meteorológico que aconteció el 8 de diciembre de 1585 en la isla de Bommel ha sido objeto de investigación por historiadores y meteorólogos holandeses por anómalo. En los años 90 el Instituto de meteorología holandés hizo un estudio del fenómeno y concluyó que la concatenación de circunstancias que produjeron que el agua alrededor de la isla de Bommel se helase en una sola noche fue un fenómeno por completo inusual y nunca visto en esas tierras.

La Inmaculada Concepción fue nombrada patrona de la Infantería española en 1892.

_
Se permite la reproducción (inmodificada) parcial o total de este artículo, siempre que se haga de forma libre (lo que gratis recibisteis, gratis dadlo) y se haga constar el nombre del autor, la bitácora y el portal que lo aloja.

44 comentarios

  
Norberto
¿Serías tan amable de citar las fuentes históricas?.Gracias

--------------------------------------

LA

Como todo relato histórico conservado por la tradición, existen diversas fuentes y versiones, pero la fuente que siguen la mayoría de los que la citan procede de la obra "Los sucesos de Flandes y Francia en los tiempos de Alexandro Farnese", del capitán Alonso Vázquez, muerto en 1615 mientras ejercía el cargo de sargento mayor de la milicia de Jaen. Vázquez había servido en calidad de soldado en Flandes el año de los hechos, en la compañía de Martínez de Leiva. Aunque no tomó parte directa en los mismos, sin duda conoció el relato de primera mano.
Un saludo.
18/03/10 1:53 PM
  
manu
Impresionante relato de la asociación natural de fe y armas de nuestro ejercito y Patria, sirvase remitir al resentido y cobarde de D. Arturo Perez Reverte con acuse de recibo, nuestra valía en las armas en aquella época se apoya en nuestro servicio a Dios mas que en nuestras vajezas. Este escritor si que entiende de esto último.
Gracias por este relato D.Luis. Un abrazo en Cristo
18/03/10 1:59 PM
  
Lucas
Norberto: una de las "fuentes históricas" de este relato es la mili.

Sí, la mili. Al que la hizo los mandos se lo contaron el 8 de diciembre, como era preceptivo.
18/03/10 2:23 PM
  
Norberto
Lucas

Yo hice 20 meses, en Infantería y nunca me lo contaron, me licencié como cabo 1º, no hice Milicias Universitarias.

La historicidad de un relato, como los Evangelios p.e., son una fuente de autenticidad, y no de leyenda.
18/03/10 3:13 PM
  
Ano-nimo
Luis I.:

Muy bueno el relato que nos presentas, me ha gustado mucho; desconocía completamente este suceso de la historia española y, sin entrar en otras cuestiones, excelente muestra de la mentalidad y religiosidad de los españoles (y otros católicos: "...hubiese flamencos tan piadosos que se azotasen por ellos y tan de veras procurasen el remedio, los cuales no cesaban en sus plegarias y procesiones") del barroco.

No he leído nada de la serie de Pérez Reverte, “El Capitán Alatriste”, pero no me sorprende su incapacidad para intentar, al menos, comprender la mentalidad de aquella época, ya no únicamente por lo difícil que resulta en algunos aspectos, aún teniendo fe; es que estoy convencida de que si además es ateo y anticristiano, le tiene que resultar imposible, por lo que no me extraña que pese a sus buenas intenciones por destruir la Leyenda Negra, más bien contribuya a su refuerzo.

Un cordial saludo.

P.D. Lo siento, pero la estrategia del conde Holac, de romper los diques, me ha encantado (es que se tiene que reconocer que era muy buena).
18/03/10 4:23 PM
  
Ano-nimo
Blonsky:

Pues yo no sé en el relato que nos narra Luis, pero desde luego en la II Guerra Mundial parece que Dios sí estaba del lado de los Aliados.

Un cordial saludo.
18/03/10 4:26 PM
  
Emil Blönsky
En fin, vivir para ver....
18/03/10 5:01 PM
  
Luis Fernando
Emil, usted del Dios cristiano entiende poco y me temo que intentar explicárselo es desobedecer cierto mandato que nos dio Cristo, pero al menos haga el favor de no faltarle al respeto. Y a su madre tampoco.
18/03/10 5:06 PM
  
Emil Blönsky
No he faltado el respeto a nadie, que yo sepa no he mentado a mi madre por ningún lado.
18/03/10 5:11 PM
  
Antonio de Jesús
Emil

Otra vez no se entera y vuelve a tener con irrespetuosa manera de participar.

Luis Fernando se refería a la la madre de Cristo y madre nuestra, la Virgen María.

Y efectivamente, usted no entiende nada de nuestro Padre.
18/03/10 6:15 PM
  
Antonio de Jesús
Quería decir:


"Otra vez no se entera y vuelve a tener problemas con su irrespetuosa manera de participar."
18/03/10 6:16 PM
  
César Fuentes
Luis Ignacio,me ha gustado mucho. Ya conocía esta historia a traves de diversos documentos. Para todo aquel que le interese acercarse de una manera entretenida y divulgativa puede rescatar un audio de la Cope,en el programa de la "Tarde con Cristina"; lo siento,pero no recuerdo la fecha,aunque creo que fue la temporada pasada,o la anterior;era un espacio sobre historia de España de aquella época,e incluía también hechos de la conquista y exploración de América;todo muy divulgativo y ameno. Creo que era José Javier Esparza el que lo presentaba.Si se quiere meter uno en algo más profundo están las librerías y las bibliotecas-señores este invento de internet también vale,y mucho-.La fuente que cita Luis Ignacio es la mejor,y por eso se puede tirar de mucho hoy día. Hay cantidad de libros sobre los tercios y alguno sobre Farnesio y en todos sale ese hecho de armas,pues fue uno de los más significativos,peleado y logrados por los soldados españoles,donde se demostró la bizarría,valentía y dureza de nuestras tropas.
Lo de Pérez Reverte es cierto,no hace más que señalar vez tras vez su odio por lo eclesial y católico,y no solo de aquellos años,y siempre ha puesto a La Iglesia como paradigma de el atraso español-al fin y al cabo el se ha definido siempre como jacobino y admirador de los ¿logros? de la Revolución Francesa,ejemplo de modernidad que podía haber cambiado nuestra historia española con la invasión napoleónica,pero que tanto reyes como clero impidieron,a su juicio-.
En ese aspecto no es más que un botarate manejado por la leyenda negra y furor anticlerical, pero ,es justo decirlo, le reconozco sus méritos literarios,es un narrador de raza,de los mejores de hoy. Su "Cabo Trafalgar" resulta ejemplo de lo que digo,pero lo dicho,cada vez que habla de según que cosa......un bodoque de gruesas palabras-como si decir tacos y jurar en arameo fuese motivo de razón;pobrecito.

Encantado con tú artículo Luis Ignacio,no estaría de más que este ejemplo cundiera en Info Católica y viesemos más así. Gracias.
18/03/10 6:19 PM
  
Antonio de Jesús
César Fuentes

Lo de Pérez Reverte es cierto,no hace más que señalar vez tras vez su odio por lo eclesial y católico,y no solo de aquellos años,y siempre ha puesto a La Iglesia como paradigma de el atraso español [...]

En esto Pérez Reverte es igualito que César Vidal.
18/03/10 6:35 PM
  
César Fuentes
Sí Antonio,pero si alguien es poseedor de algún mérito,dede luego que se lo voy a reconocer. Por cierto,también leo a Vidal. Tiempo ha que me afeito solo y solo me dejan ir al baño,es decir,tengo juicio propio, y las lecturas que haga sólo a mí me incumben;para su tranquilidad le diré que el leer a los dos señores aludidos no ha mermado mi catolicismo,más bien lo contrario. Ah,también leo a Nietzsche,Bertrand Russel,.... y hasta he leído al plasta de Savater,¿y?. Me gusta conocer y vivir bajo el Sol-nunca me han atraído las cavernas-.Gracias a Dios,se discernir y mis ansias de aprender no merman.
Cuídese y un abrazo.
18/03/10 6:45 PM
  
Emil Blönsky
Hola Luis Ignacio, no lo retiro y ademas me reitero en mi afirmación y le digo a Antonio de Jesus [...].

-------------------------------------------------

LA

Gracias por su participación, Emil. Puede repasar las normas de participación en Mater et Magistra en este artículo. Cuando se ajuste a ellas, será bienvenido.
18/03/10 7:32 PM
  
Emil Blönsky
Pues si no se provocar porque me han eliminado el comentario. En las normas que me has dicho que lea no hay nada que contravenga lo que he puesto anteriormente, pero en fin como no hay normas claras pues esto se da a la ambigüedad. Normal.

-------------------------------------------------------

LA

"Como es norma obligatoria de Infocatólica, no se permite la blasfemia o las ofensas a la Iglesia, asimismo están prohibidos los insultos entre participantes o hacia terceros. Toda crítica deberá acompañarse de argumento, y toda acusación, de pruebas. En pocas palabras, los trolls no son bienvenidos: polemistas por disfrute y blasfemos tienen muchos otros lugares en la red donde manifestarse."
18/03/10 7:43 PM
  
César Fuentes
Bien dicho y hecho, Luis Iganacio, por mi parte me abstengo de tratar con este señor más. No voy a permitir,en lo que me toca, que monopolice este maravilloso post tuyo, Luis Ignacio,con bobadas de aburrido sin otra cosa que hacer.
18/03/10 7:51 PM
  
Antonio de Jesús
César Fuentes

¿Y a que se debe esa agresividad contra mí? ¿Que le he dicho? Usted sabrá, pero me deja perplejo.
18/03/10 8:17 PM
  
César Fuentes
No, Antonio, no era mi intención, de veras. A veces me expreso con trazo grueso.Lo siento. Mis sinceras disculpas.
18/03/10 8:20 PM
  
Ano-nimo
Si alguien sabe...¿me podría aclarar la siguiente duda?: ¿Qué tal era el conde de Mansfeld como militar?. Posiblemente me esté equivocando, ya que yo de esto no tengo ni idea, pero en el relato no parece precisamente un hacha, al contrario del conde de Holac. ¿Alguien me podría informar?. Muchas gracias.

Un cordial saludo.
18/03/10 8:26 PM
  
César Fuentes
Hola Ana,pues así a bote pronto poco te puedo decir,lo tengo un poco olvidado,pero,si te interesa lee "Tercios de España" de Fernando Martínez Laínez", y "El ejercito de Flandes" de Geoffrey Parker. Espero que te sirva,sobre todo el primero,que tiene un apartado de todos los militares importantes del ejercito español.
Cuídate.
18/03/10 8:40 PM
  
Ano-nimo
Hola César, muchas gracias por la recomendación y el consejo. Tomo buena nota (de ambos -libros y consejo-).

Un cordial saludo.
18/03/10 8:55 PM
  
Antonio de Jesús
César Fuentes

No hay nada que disculpar. Que Dios lo bendiga.
18/03/10 9:49 PM
  
Antonio de Jesús
Ana_MS

Sin ser gran conocedor del tema me atrevo a decir que su reflexión puede ser demasiado aventurada. En aquella época los españoles éramos la potencia militar desde todos los puntos de vista, desde la estrategia de los comandantes hasta la disciplina (excepto en las infames quiebras del Imperio), bravura y audacia de los soldados. Jamás el ejército español brilló tanto como entonces y sobre todo en aquellas tierras que es donde dió lo mejor de sí (sin olvidar la gesta americana). Y eso que a menudo nuestros soldados tenían todas las circunstancias en contra.

Por tanto, desde un frío punto de vista meramente estadístico lo mas probable es que Manfeld ni los demás comandantes no fueran ni malos estrategas ni malos soldados.

Es mi humilde opinión, sin querer desarrollar el tema, porque no acabaríamos.
18/03/10 9:56 PM
  
César Fuentes
Cracias Antonio.
18/03/10 10:03 PM
  
Ano-nimo
Antonio de Jesús:

Es que no es una reflexión, es una duda, y por eso pregunto, ya que es la primera vez que leo algo sobre ese comandante y además referido a un hecho concreto. Yo no sé si era buen o mal militar, pero aquí no parece que se luciera. Y además, no creo que tenga nada que ver el que un comandante quizás no fuera tan bueno, con que el resto fueran muy capaces y de eso tampoco se puede deducir que a la tropa la faltara el valor o que no fueran bravos y audaces. Me estoy refiriendo a ese comandante en particular, si fué un hecho puntual o fué así en general, en otras contiendas.

Un cordial saludo.
18/03/10 10:22 PM
  
César Fuentes
Algún torpón hubo,por ejemplo Fadrique,el hijo de el Duque de Alba,que, aparte de no poseer ni la sombra del genio de su padre (gran organizador y mejor táctico que estratega,en mi opinión),nunca supo estar a la altura de las circunstancias; más de una vez tuvo su padre que sacarle las castañas de el fuego. Es una triste figura, no tuvo que ser fácil tener a semejante padre, y la verdad es que las expectativas y la presión pudieron con él.

Otro Fue D. Francisco de Melo, el derrotado en Rocroi- que no fue la catastrofe que siempre se ha dicho, pero que a niveles de moral y,sobre todo, de propaganda sí fueron letales- que peor estrategia no pudo usar, al invadir Francia y poner sitio a Rocroi, dejándose copar y usando una táctica pésima.
Pero sí, no sólo la tropa fue la mejor , sino la mejor mandada, desde Fernando González de Córdoba, pasando por Alba, el propio Carlos V, Farnesio, D. Juan de Austria, Espínola y otros muchos.
19/03/10 12:22 AM
  
Antonio de Jesús
Ana_MS

Bueno, yo no entiendo de estrategia ni de historia militar, pero opino que no se deben sacar conclusiones o cuestionarse demasiado la capacidad de un personaje tomando como base un relato breve sobre los hechos. Los hechos siempre son mucho mas complicados y las circunstancias y condicionantes son múltiples.

Personalmente cuando leo este tipo de relatos lo entiendo de esa manera.

Otra cosa es tener información suficiente para poner las cosas sobre contexto y a partir de ahí analizar y sacar conclusiones mas fidedignas.

En fin, si finalmente puede usted sacar mejores conclusiones sobre la capacidad táctica de Mansfeld no dude en compartirla con todos.

Cordiales saludos.
19/03/10 12:35 AM
  
César Fuentes
Lo siento, Antonio, como le dije a Ana, lo tengo bastante olvidado y todo lo que podía aportar sobre Mansfeld está a bastantes kilómetros de donde estoy. Todo lo que he citado antes ha sido de memoria, pues lo tengo más fresco. Me temo que habrá de ser otro el que nos ilustre.
Un abrazo.
19/03/10 12:53 AM
  
Ano-nimo
César:

Pues gracias por la información, aunque me sonaban esos nombres no tenía ni idea, así que me leeré los libros que me has recomendado a ver si me entero.

Un cordial saludo.
19/03/10 7:16 AM
  
Ano-nimo
Antonio:

Precisamente por eso, pero llama la atención, de ahí mi pregunta. Si me entero de algo, lo contaré.

Un cordial saludo.

19/03/10 7:30 AM
  
César Fuentes
Ana M-S, buenos días;la verdad es que ese periodo es fascinante,seguir toda la complicada política,la diplomácia, los hechos de armas,cómo era la sociedad en los diferentes paises,la religión,etc,da para toda una vida. Llevo tiempo sin leer nada sobre todo aquello,pero en los últimos meses he adquirido nuevas obras y cualquier día de estos me pongo a ello de nuevo,pero es tanto lo que uno ha de aprender.....En fin, gran post el de Luis Ignacio, y eso que hemos hablado casi nada de el milagro, pero es que el tema da para mucho.

Feliz viernes de S. José y espero que de lo tuyo estés mejor. Cuídate.
19/03/10 7:49 AM
  
Ano-nimo
César:

Buenos días, ¿también has trabajado esta noche?, si es así supongo que te irás a dormir; pues entonces feliz y reparador descanso.

Sí que es una época muy interesante, y aunque algo conozco de éste período, todo lo referido a la historia militar no tengo ni idea; me ha comenzado a interesar a raíz de las lecturas sobre el fin de la antigua república romana.

Completamente de acuerdo contigo en que Luis ha elaborado un muy buen post y en que casi no hemos hablado del milagro, pero es que yo tampoco sé que decir; los milagros o se aceptan o se cuestionan, y si se cuestionan pues se puede llegar perfectamente a enfocarlos exclusivamente desde la racionalidad (gran problema de nuestra época en el mundo de la fe, como estamos viendo) y negarlos. Lo que sí me parece es que la respuesta de Luis a Blonsky (2:57) es la más adecuada.

Parece que poco a poco voy mejorando; seguro que cuando me toquen las sesiones de fisioterapia ya estoy bien del todo.

También yo a ti te deseo feliz día de S. José, y muchas gracias por todo, César.

Un cordial saludo.
19/03/10 8:45 AM
  
Luis I. Amorós
He eliminado un comentario de César Fuentes y otro de Yolanda en atención a la razonable petición de esta última. Un saludo a ambos.
19/03/10 10:15 AM
  
César Fuentes
Todo lo que sea para bien,binvenido sea Luis Ignacio. Saludos igualmente.
19/03/10 4:26 PM
  
Yolanda
:)
19/03/10 6:17 PM
¡Gracias Luis Ignacio !

Avispa Alcornoque
Fuego Movimiento y Choque
IN FAN TE RÍA
19/03/10 10:21 PM
  
Lucas
Norberto: ¿Y dónde hiciste tú la mili? Porque tiene delito que no te lo contaran.

Hombre, y que tampoco sepas que la Inmaculada Concepción es Patrona de la Infantería española, que no se rinde jamás, precisamente en memoria este hecho, también tiene delito.
22/03/10 5:52 PM
  
Salvaclu
No comparto para nada cuando se tacha de demencial la toma de este hecho por milagro.

A mí simplemente me parece absurdo. Lo que más me preocupa es el tono en que se trate a los combatientes del otro lado de herejes a estas alturas.

Más abiertos de miras deberíamos ser todos y no tratar de herejía la interpretación que pueda hacer cada colectivo de las tradiciones religiosas.

Fdo. Ateo, apóstata, incrédulo.... y mal cristiano

-------------------------------

LA

Herejes son, puesto que habían "elegido" apartarse de las enseñanzas de la Iglesia. Y bien orgullosos, por cierto, de hacerlo. Su firma me parece lo más adecuado de todo el mensaje.
29/03/10 1:20 PM
  
FS López de Lerma
En mi primera juventud perdí la fe en Dios y en España. Hará una década recuperé la segunda. En lo primero, aún no desfallezco.
Que España, cuando fue, fue católica, no hay ninguna duda. Los católicos deben sentirse orgullosos de ser católicos. Los demás, consolarnos con haberlo sido.

----------------------------------------

LA

Estimado amigo: el único orgullo de un católico es hacer la voluntad de Cristo, abandonarse a la sabiduría de Dios, tantas veces incomprensible para nosotros. Ganando el Reino de los Cielos, todo lo demás se antoja pobre y fútil, como el que hallaba un tesoro escondido en un huerto y vendía todo lo que tenía para comprar el campo.
No desfallezca en retornar a Cristo. Recuerde que nuestro padre del Cielo siempre está en la azotea de la casa, esperando a que regrese el hijo pródigo. Y cuando lo hace hay una fiesta y se mata al ternero cebado, porque el hijo se había perdido, y ha sido hallado, había muerto y ha resucitado. Un abrazo.
31/03/10 12:28 AM
  
JCA
En un artículo que publiqué en mi blog puse la referencia a los anales de Alonso Vázquez, cuyas referencias para descarga directa se pueden encontrar en:

http://www.tercios.org/vazquez.html

Estoy transcribiendo (al golpito, que da guerra y es bastante largo) el trozo que corresponde a los hechos, y pronto lo colgaré. Vale la pena leerlo porque se respira muy bien el ambiente de la época y, además, es muy entretenido.

http://javcus.es/seccion/story-52-la-inmaculada-concepcion-patrona-de-espana
03/04/10 5:30 AM
  
JCA
Ya le que poco a la transcripción. Arranca en:

http://javcus.es/seccion/book-54-el-milagro-de-empel-en-los-anales-del-capitan-alonso-vazquez

Vale la pena leerlo por el detalle de los anales.

------------------------------

LA

Muchas gracias, JCA. Recomiendo a todos los que deseen ampliar la información acerca de el suceso, que visiten la dirección que se cuelga. Que yo sepa, la obra de Vázquez no se hallaba en internet hasta ahora. Pequeños milagros de la teconología moderna, que permiten a cualquiera acceder a textos hasta ahora reservados a los estudiosos.
09/04/10 11:29 PM
  
César Fuentes
Gracias por la información,JCA.
10/04/10 7:49 PM
  
José Luis Blanco González
Me ha gustado mucho el artículo. La historia ya la conocía, ya que empecé mi vida militar en el Regimiento de Infantería Zamora Nº8, El Fiel, depositario del historial del Tercio de Bobadilla (también denominado Tercio de Zamora por el origen de sus primeros componentes) y disuelto en 1985 en aplicación del nefasto plan META.
Hace años busqué información acerca de la cofradía que constituyeron los soldados de nuestros Tercios, que figura en mis notas como "Cofradía de los Pobrecitos Soldados de la Virgen Concebida sin Mancha", denominación tomada según creo recordar de un folleto de los que se hacían en el Regimiento para la festividad de la Patrona, y no encontré gran cosa.
¿Alguien podría informarme del destino de aquella cofradía?¿De sus estatutos, vida y cuándo y en qué circunstancias desapareció?
También quise buscar la tabla del milagro. Lo que pude deducir es que tras ser depositada en una ermita cercana, probablemente el Bolduque mencionado en el artículo, desapareció en alguna de las muchas guerras que han asolado Europa desde entonces.
Muchas gracias de antemano de un antiguo soldado del Zamora-8, infante durante 17 años.
13/02/11 8:50 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.