10.03.16

Educar con autoridad: VII Congreso Nacional de Educadores Católicos

El Congreso Nacional de Educadores Católicos en su VII edición, dirigido, como cada año, al educador en el sentido más amplio –profesores, padres, catequistas, monitores de tiempo libre, consagrados…- abordará una cuestión palpitante como controvertida: la autoridad. El título de este séptimo congreso resulta inequívoco: “Educar con autoridad: en busca de la referencia perdida”.

Apúntate en la agenda esta fecha: 12 de marzo. Vuelve el Congreso Nacional de Educadores Católicos de la Fundación Educatio Servanda. Y lo hace como siempre, con un tema actual, del máximo interés educativo, y que, como viene siendo habitual no ahorrará controversias: la autoridad.

El título de esta nueva edición, ya la séptima, que como en años anteriores, se celebrará en el colegio Juan Pablo II de Alcorcón no deja lugar a dudas: “Educar con autoridad: en busca de la referencia perdida”.

Y es que el título es sintomático de nuestro pensamiento. No queremos equívocos porque no albergamos duda alguna. Lo decimos claramente: la autoridad ha desaparecido de nuestro horizonte y se hace preciso recuperarla. De ahí que vayamos en su búsqueda.

Ya sea como padres, ya como docentes, o simplemente en calidad de observadores, nadie es ajeno al paulatino desprestigio y deterioro del que el concepto de autoridad ha venido siendo objeto en las últimas décadas, adjudicándole casi siempre connotaciones negativas que confunden, cuando no pervierten el verdadero significado del término.

Las consecuencias de este deterioro se hacen visibles cada día en una quiebra social, que si deja sentir en las diferentes esferas del ámbito público y privado, se manifiestan con especial énfasis en el campo de la educación, empezando por la que es la célula vital y base fundamental de la sociedad: la familia. Es un hecho que el mundo que vivimos no parece creer ya en la autoridad como principio clave para regular casi ningún aspecto de la vida colectiva.

Y sin embargo, la autoridad bien entendida, cuya importancia como institución la hace merecedora de respeto por su función social, y resulta inseparable de  conceptos de tanta relevancia como la legitimidad, dignidad, calidad y excelencia, ha sido durante siglos uno de esos elementos clave que contribuyeron a dar cohesión y vertebrar el mundo. Tanto es así que Hannah Arendt ya advertía que si desaparecía la autoridad, con ella se hundirían los fundamentos del mundo.

Luego, si como parece obvio, la educación, por su propia naturaleza, no puede renunciar a la autoridad, ¿por qué ésta sigue siendo objeto de permanente controversia?, ¿Por qué si, por una parte, se demanda su presencia, por otra su sola mención despierta recelo?, ¿cómo hemos llegado hasta aquí?, ¿en qué punto la autoridad paterna se diluyó frente al capricho de los hijos?, ¿puede un maestro optimizar la educación que presta en el ejercicio de su vocación, con el panorama infantil y juvenil que se le presenta en el aula?, ¿es factible recuperar en el mundo que vivimos la autoridad?

A estas y otras preguntas quiere dar respuesta este VII Congreso Nacional de Educadores Católicos que, organizado por la Fundación Educatio Servanda, contará, como siempre, con los mejores especialistas en la materia. Este año nos ilustrarán sobre la cuestión el doctor en Educación y Licenciado en Psicopedagogía, Santiago Sastre, los coachers Borja Milans del Bosch y José Ballesteros, los doctores en pedagogía, Juan José Javaloyes y Elda Millán, así como José María Contreras, formador y coacher.

21.02.16

Educar(nos) para la santidad

Por sugerencia de nuestro director, publico en mi blog este artículo de enero de 2012. Que sea para mayor gloria de Dios.


La vocación de todo cristiano – sacerdote, religioso o laico – es la santidad: algo imposible para nosotros si contamos únicamente con nuestras propias fuerzas, pero posible para Dios, que con su gracia nos va perfeccionando siempre que le dejemos actuar y aceptemos en cada momento su voluntad.

Leer más... »

18.02.16

Por favor, rezad por Yolanda

Ayer abrí la puerta del Colegio, como todos los días, a las nueve menos cinco de la mañana, cuando entran los pequeños. Es uno de los mejores momentos de cada día. Disfruto viendo a esa tropa desordenada entrando en tropel en el colegio: unos sonriendo, otros llorando por tener que separarse de sus madres y otros somnolientos o envueltos en sus abrigos y sus bufandas con caritas de frío. De repente, inesperadamente, una madre me echa los brazos al cuello y se abraza a mí llorando. Era Yolanda.

Leer más... »

7.02.16

Carta de un Director de un Colegio Católico

Hace unos meses le pedí ayuda y consejo a un entrañable amigo, a mi venerado amigo don Santiago Valle, que lleva muchos años dirigiendo colegios y, además, es un verdadero hombre de Dios. Le pedí que me diera algún consejo para poder llegar a ser un buen director de colegio. Los principiantes como yo tenemos mucho que aprender de los que saben algo de esto. Y esta es la contestación que don Santiago me envió. Por su interés la comparto con todos ustedes. A los profesores de los colegios católicos les vendría bien leer la carta del señor Valle. Tal vez a alguien le abra los ojos. Creo que a cualquiera que le interese el tema de la educación católica le puede resultar interesante.


Leer más... »

6.01.16

Los Reyes Magos nos enseñan el camino

Hay quien piensa - con buena intención, sin duda - que con leyes contra la violencia de género, manifestaciones, pancartas y minutos de silencio se puede acabar con la violencia contra las mujeres o contra los niños. El Cantar de Mio Cid, en el siglo XII - el texto literario más antiguo que conservamos en español -,  ya condenaba como ruin y cobarde el maltrato contra las mujeres. Y seguimos igual o peor.

Hay quien piensa - con buna voluntad, sin duda - que las ideologías o las revoluciones pueden acabar con la corrupción política, con la explotación de seres humanos, con el paro, con las desigualdades…

Leer más... »