La Escuela Modernista

En mi reciente artículo Contra el Modernismo, sintetizaba las características de esta herejía siguiendo los pasos de San Pío X en su Encíclica Pascendi. En otros posts, me he cachondeado abiertamente de los modernistas, como en aquel artículo que causó tanto estupor y desconcierto por los nuevos papiros supuestamente encontrados en Qumrán.

Podríamos resumir los errores de estos herejes modernistas en estos puntos:

1.- No podemos conocer a Dios mediante la razón, lo cual acaba con la catequesis y la predicación: que los niños coloreen en catequesis dibujitos ñoños. Y no les enseñemos los mandamientos ni les hablemos de salvación o condenación eternas, que alguno se traumatiza.

2.- Sólo podemos conocer a Dios mediante experiencias que susciten sentimientos religiosos. La fe es un sentimiento: no un conocimiento. Fomentemos experiencias sensibleramente emotivas: démonos abrazos y besos y toquemos la guitarrita al ritmo de Bob Dylan (the answer my friend is blowin in the wind…), John Lennon (Nothing to kill or die for… and no religion too… You may say I’m a dreamer…) o George Harrison (My Sweet Lord, Hare Krishna, Hare, Hare…). Mola.

3.- Todas las religiones son iguamente verdaderas, porque en todas se suscitan igualmente experiencias y sentimientos religiosos. Todas las religiones conducen al mismo Dios: ¿Qué más da ser católico que budista? Lo mismo es…

4.- Jesucristo no hizo milagros ni es Dios ni resucitó de entre los muertos. Eso es un invento de la Iglesia. Los milagros son metáforas y símbolos y la resurrección de Cristo es como la de Lenin: vive en el corazón de sus seguidores. Como escribía tan solo hace unos días el teólogo modernista José Arregui:

“La fe en la resurrección de Jesús no proclama que sucedieran milagros sobrenaturales, tumba vacía y apariciones físicas, sino que la vida de Jesús, su rebeldía pacífica, su fe en el futuro, su bondad feliz no quedaron sepultadas bajo una losa fría. Y que todo paso hacia el bien, por pequeño que sea y no exento de equívocos, también es pascua de la vida, como la de Jesús”.

5.- Cristo no fundó ninguna Iglesia. Él se levantó contra los poderes políticos y religiosos de su tiempo y ellos lo mataron, pero no quería fundar nada. Eso vino después y fue un invento de San Pablo y tres o cuatro más.

6.- Los sacramentos son meros símbolos (nada más): eso de la gracia no es más que otra milonga. Otro mundo es posible y con mucha gente a favor de gente cambiaremos esta sociedad por otra más justa y fraterna. La Iglesia es una gran ONG, que debe servir a los pobres y transformar con su acción liberadora este mundo capitalista y despiadado por otro donde reine la fraternidad. La eucaristía es el pan que se reparte equitativamente entre todos, para superar las desigualdades sociales: así se construye una sociedad inclusiva y sostenible en que no haya excluidos ni descartados y la Madre Tierra será respetada por todos y lucharemos contra quienes contaminan y la sobreexplotan. Y el calentamiento global y los osos polares en peligro y el abuso del aire acondicionado y bla, bla, bla…

7.- Los dogmas de la Iglesia son verdades que tal vez tuvieron algún valor en su tiempo, pero hoy en día, no tienen sentido y deben ser reinterpretados para adaptarlos al mundo moderno. La Iglesia está muy anticuada.

8.- Los Mandamientos de la Ley de Dios hay que reformularlos junto al concepto de “pecado” y de “salvación”. Todos vamos al cielo. Dios es un Padre bueno que no puede condenar a ninguno de sus hijos (todos somos hijos de Dios: no hace falta bautizarse para nada. Eso era antes). Ya nada es pecado… Bueno… Sí: la explotación del hermano, las desigualdades sociales, el consumismo, la contaminación atmosférica y el cambio climático sí son pecados graves: pero nosotros lo arreglaremos con campañas y ONGs. Dios nos perdona todo siempre. No hay pecados mortales. Todo el mundo puede comulgar sin confesarse. En realidad la comunión es medicina para enfermos y no premio para justos y virtuosos (que son todos una banda de fariseos con cara de amargados; unos hipócritas que juzgan y condenan a los pobres pecadores). No hay acciones intrínsecamente malas. No hay una moral objetiva universal, sino que cada uno se debe regir por su propia conciencia. La Iglesia modernista respeta y valora las decisiones tomadas en conciencia por cada persona, siempre y cuando no decidan, interfieran o lesionen derechos fundamentales de los demás.

En resumen: el modernismo es una herejía que pretende destruir la fe de la Iglesia. Es como una colonia de termitas dentro de una casa de madera. San Pío X llegaba a afirma sin ambages que el Modernismo era el conjunto de todas las herejías.

Pues bien: una Iglesia infectada por el Modernismo genera inevitablemente una Escuela Modernista. Y la escuela modernista es muy del gusto del mundo, porque es muy multicultural, ecuménica, progresista, igualitaria, ecologista, pacifista, gandhiana… en fin… Cualquier cosa menos católica. Porque ser católico es rancio y atrasado. No se lleva. Hay que estar con los tiempos. Si los grandes santos fundadores vivieran ahora, serían todos ellos modernistas, sin ninguna duda: desde San Ignacio de Loyola hasta San Juan Bautista de La Salle, pasando por San Juan Bosco o San José de Calasanz (dejemos a un lado a Santo Tomás de Aquino, que este era fascista, como todo el mundo sabe).

Esta escuela modernista no evangeliza, obviamente, porque eso es poco menos que pecado mortal. No anuncia a Jesucristo: al menos, no más que a Buda. No pretende formar seguidores de Cristo, fieles a la Iglesia. La escuela modernista quiere cambiar el mundo ella sola, sin ayuda de nadie, mediante la educación: ¡Nada más y nada menos que cambiar el mundo! No nos conformamos con menos. Ello implica acabar con las desigualdades, con la pobreza, con la explotación del hombre por el hombre; con el maltrato a la Madre Tierra; con la sobrepoblación mundial; con la trata de esclavos; con las fronteras que separan a la humanidad entre un Norte rico y un Sur descartado… Todo ello lo quiere hacer la escuela modernista sin más ni más: con un par… 

La escuela modernista va de día especial en día especial, de jornada en jornada y de semana en semana. Pasamos del día de la Tierra al día de la Paz (la paz y la no violencia de Gandhi o de Luther King: no de los santos católicos, que esos no venden); de la Semana Vocacional (no a la vida religiosa o sacerdotal: la vocación al voluntariado social y al activismo político podemita) a la Semana del Libro; del Día de la Ciencia al Día de la Lucha contra el Hambre; De la Campaña de Cáritas a la Carrera Solidaria. El caso es hacer muchas cosas: concienciar, adoctrinar… Pero no transmitir el Evangelio: eso no. Se adoctrina en una especie de socialismo utópico pelagiano con tintes anarquistas en el que Jesucristo es algo así como Pablo Iglesias, pero sin coleta; aunque la pinta y las ideas son muy parecidas entre ambos. Es más… Creo haber leído que según el P. Ángel, Jesús sería de Podemos si viviera hoy (que no vive… Que no… ¡Cómo va a vivir! Vive en el corazón de sus seguidores y bla, bla bla…).  Así la Escuela Modernista es una gran cantera de militantes de extrema izquierda, pero nunca de auténticos católicos comprometidos con Cristo y con su Iglesia. De eso, nada de nada. No se recuerda ninguna vocación que merezca tal nombre que haya salido de una escuela modernista.

En los colegios modernistas, la capilla, que existe al menos para disimular y cubrir el expediente, suele estar arrinconada en el lugar menos accesible del colegio y, mediante ingeniosos procedimientos de puertas correderas, suele coexistir y ser una misma cosa con una vulgar sala de reuniones o salón de actos multiusos: no vaya a ser que perdamos espacio o que a algún despistado le dé por rezar o por adorar a Cristo en el Sagrario. Bueno… Sagrario no siempre hay; y si lo hay, no siempre está el Santísimo. Porque en realidad no creen en Dios ni en la transubstanciación, ni en la presencia real de Cristo en la Eucaristía, ni en la necesidad de conversión ni en el sacramento de la penitencia. Eso era antiguamente. Como lo de rezar el rosario o cosas así… Eso era antes: cosas de viejas. Ahora se buscan experiencias de interioridad y silencio para que todos sintonicemos con nuestro yo interior y nos unamos a las energías cósmicas para alcanzar la paz interior y sanear el karma y abrir los chacras y todas esas gilipolleces progres. Pero de Jesucristo, ni media palabra. Al Espíritu Santo ni nombrarlo: pero el Yin y el Yang, la transcendencia y la iluminación que proporcionan el yoga o el budismo… Eso sí que sí.

Jesucristo es más revolucionario que místico… Es el dios encarnado que nos invita a la lucha -a encarnarnos nosotros también- por la liberación de los oprimidos. Por eso nosotros debemos comprometernos y hacer muchas cosas (comedores sociales, recogida de alimentos, carreras solidarias, jornadas, días, semanas de no sé qué demonios…): puro voluntarismo; inmanentismo pelagiano y espiritualismo New Age con acompañamiento de música de Enya para relajarnos. Cualquier cosa menos adorar a Dios en el Santísimo Sacramento, que eso es perder el tiempo. 

Por ello, muchos colegios supuestamente católicos se mueren: porque no son católicos. Son modernistas. Y cuando el sarmiento se separa de la vid, se muere y no sirve más que para arder en el fuego. Cristo es la Vid verdadera y nosotros los sarmientos. Y si no nos nutrimos de Cristo, nos morimos.

La escuela católica vive de la Eucaristía. Vive de Cristo Eucaristía. La escuela católica es Cristocéntrica. Y cuando deja de serlo, deja de ser católica. Y muere irreversiblemente. La mayoría de las escuelas católicas no les molestan a los poderosos de este mundo: porque no son católicas; son mundanas, relativistas como el mundo; aceptan la ideología de género, como todo el mundo; arrinconan y desprecian a Dios, como todo el mundo. La escuela modernista es una escuela mundana y no molesta. Otra cosa son las pocas (poquísimas) escuelas católicas que sobreviven. A esas hay que machacarlas. Esas no son escuelas católicas (se suele llamar así a las que son simplemente modernistas): son ultracatólicas. Hay que distinguir a las escuelas que molestan (las “ultras”); de las domesticadas y gratas al mundo. Y esto es lo que hay.

Si quieren distinguir a la Iglesia Modernista de la Católica es muy sencillo: el mundo aplaude a los modernistas y persigue a los católicos. Lo mismo pasa con las escuelas: las modernistas son toleradas y hasta aplaudidas por el mundo; las auténticamente católicas son tildadas de “ultracatólicas”, machistas, carcas, etc. Es fácil distinguir unas escuelas de otras. Las fieles al Señor llevan a la vista las llagas de Cristo. Las modernistas… En fin… Esos estarán celebrando que hoy la ONU ha incluido a Arabia Saudita entre los países que protegen los derechos de las mujeres… o tal vez el Día de la Vendimia.

Cristo es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Él es el único que puede cambiar el mundo. Él es quien puede hacernos santos a nosotros para que siéndolo, podamos santificar el mundo. Todo los demás son pamplinas. Él es el Maestro, el Señor de la historia, el Principio y el Fin.

Santidad o muerte

27 comentarios

  
Palas Atenea
Estoy leyendo el libro de Rémi Brague "El reino del hombre" y es visible la demolición piedra a piedra del Cristianismo desde largo tiempo atrás. Es verdad que entre todos la mataron y ella sola se murió, pero si hay en ese libro un personaje que se puede reducir al ridículo debido al tiempo que vivió pero que hoy sería de rabiosa actualidad es Aguste Comte, cosa que ya había sospechado desde que me enteré que había inventado el término altruismo. La afición de este personaje por ir bautizando conceptos, conocidos ya desde Aristóteles, como si el mundo acabara de nacer con la Revolución Francesa es semejante al que tienen otros en la actualidad saqueando a Aristóteles y Santo Tomás de Aquino para reinsertar a la Prudencia, la Sabiduría y la Fortaleza como "inteligencia emocional", "tolerancia", "auoestima" y otros, robados de la filosofía y la teología y ahora pretendidamente "científicos".
25/04/17 5:51 PM
  
Haddock.
Hace relativamente poco, en mi villa que ostenta los títulos de Muy Noble, Leal y Valerosa (que son cuatro y no tres como parece) nos volvieron locos levantado la arteria principal para crear un colector de aguas fecales.
Viene esto a cuento, porque recordé la frase de San Pío X que no la ha citado pero que me parece el compendio y epítome más preciso (merenguitos abstenerse) de su artículo:

"EL PENSAMIENTO MODERNISTA ES EL COLECTOR DE TODAS LAS HEREJÍAS"

25/04/17 5:51 PM
  
Opinando
Y en estas nos encontramos don Pedro; dos apreciaciones/comentarios:

La primera: "Si los grandes santos fundadores vivieran ahora, serían todos ellos modernistas, sin ninguna duda: desde San Ignacio de Loyola hasta San Juan Bautista de La Salle, pasando por San Juan Bosco o San José de Calasanz (dejemos a un lado a Santo Tomás de Aquino, que este era fascista, como todo el mundo sabe)"... No imagina las carcajadas que me han sobrevenido, es buenísimo y me agarró con la guardia baja, totalmente desprevenido con lo de Santo Tomás de Aquino.

La segunda: "Cristo es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Él es el único que puede cambiar el mundo. Él es quien puede hacernos santos a nosotros para que siéndolo, podamos santificar el mundo. Todo los demás son pamplinas. Él es el Maestro, el Señor de la historia, el Principio y el Fin"... Amén.

Un saludo
25/04/17 6:06 PM
  
Ricardo de Argentina
Muy buen artículo (Nivel 1)
Con el valor agregado que está escrito por un director de escuela. (Nivel 2)
Y encima, de una escuela..¡católica! (Nivel 3)
¡Qué nivel!

Muchas gracias Pedro. Estos temas los sentimos especialmente quienes enviamos a nuestros hijos a esa gran mentira de las escuelas "católicas" sólo de nombre, apañadas por sus obispos pero muy seguramente rechazadas por Dios.
25/04/17 6:09 PM
  
Feri del Carpio Marek
Se te olvidó mencionar, en el punto 8, que el pecado que no recibirá perdón ya no es el pecado contra el Espíritu Santo, sino la intolerancia.
25/04/17 6:22 PM
  
Luis Fernando
Luego algunos se preguntan por qué en España apenas queda un 10-15% de católicos practicantes, cifra que es bastante menor entre menores de 25 años, a pesar de que uno de cada tres alumnos pasa toda su vida escolar en colegios católicos.

Magnífico artículo.
25/04/17 6:49 PM
  
Vincetore
Enhorabuena Don Pedro. Muy buen artículo. Claro y directo, como debe ser.
La mundanitis aguda que sufre la Iglesia, se puede tratar, entre otros, con "Tomasitadol" (Tomasitina de principio activo) y "Agustinidol" (Agustinina). Detalles como no recordar la importancia de estar en gracia para comulgar antes de la eucaristía también es una mundanización sutil. Y en la misa de Navidad hace unos años vi comulgar a una adolescente con el gorrito de papá Noel. Al preguntarle al cura, señor de más de 80 años, me dijo que le parecía normal poniendo como excusa las iglesias vacías, como una forma de atraer a la juventud. Desde entonces no voy a esa iglesia. Y eso sin hablar de la Caram, padre Ángel, etc., que hace tiempo deberían estar fuera. Apaga y vamonos.
Ven Señor Jesús
________________________________________
Pedro L. Llera
Muchas gracias.
25/04/17 7:18 PM
  
Néstor
Hay que ser muy demonio para no avergonzarse de haber conseguido algo así ¿será que en el Infierno hay sonrojos por estas escuelas?

Saludos cordiales.
25/04/17 7:35 PM
  
Javier Sánchez Martínez
Simplemente, excelente.
El retrato del Modernismo es muy certero y demoledor, y no lo es menos su aplicación práctica a la Escuela.
Realmente desde hace años tenemos un problema con la (pseudo) escuela católica: ni evangeliza ni educa cristianamente. Algunos colegios, hace años, todavía mantenían un cierto barniz (yo soy antiguo alumno de un colegio de religiosos), pero la debacle es imparable.
Da tristeza que algunos padres católicos no lo vean, y se crean que ya educan a sus hijos en la fe porque el colegio está dirigido por los religiosos tales o las religiosas cuáles.... pero nada de nada. Y no lo ven.
Creo que hemos fracasado estrepitosamente con la enseñanza católica al no conseguir sus fines sino adaptarse al modernismo.
________________________________
Pedro L. Llera
Gracias, P. Javier.
25/04/17 8:00 PM
  
Fruela
Este artículo se lo daría a leer a todos los obispos españoles y de todo el mundo, a ver si se les cae la venda que tienen en los ojos...o ¡a lo mejor quizá no sea una venda! sino una coraza de temor (léase cobardía) a perder el "prestigio" y posiblemente ...¡la carrera! Hasta ahí podíamos llegar...
Un excelente artículo de divulgación, que, como tal, resume y explica fenómenos eclesiales muy complejos que están pasando delante de nuestras narices y que no se les encuentra fácilmente su razón de ser. Muchas gracias.
25/04/17 8:24 PM
  
Yolanda
Yo también soy antigua alumna de colegio de monjas, renombrado colegio del barrio de Salamanca, y allá en los años 70 ya era exactamente como el blogger describe a la escuela modernista. Exactamente así. Fue algo curioso: entré de pequeña en un colegio católico, verdaderamente católico y a los tres años o así, como respondiendo a una consigna imperiosa y acuciante, el colegio se convirtió en un templo del modernismo más guay, cool y mundano.
25/04/17 9:06 PM
  
Palas Atenea
Pues yo no he estudiado nunca en colegios católicos sino en los públicos, y en mi colegio fui la única profesora que no había estado nunca en un colegio de monjas, por lo que me dejaba patidifusa la ignorancia que demostraban aquellas que, supuestamente, tenían que tener un cristianismo más acendrado que el mío. Si es verdad que entonces en las escuelas nacionales y los institutos se daban clases de religión, en concreto en el instituto las daba un canónigo de la catedral-nada modernista, por cierto-, pero la práctica religiosa fue cuestión familiar en mi caso.
25/04/17 9:21 PM
  
Palas Atenea
Sin embargo enfrentada años después al modernismo me he dado cuenta que, tanto mis profesores de religión del instituto como la profesora de filosofía de la Escuela Normal eran tomistas, y lo eran porque enfrentada a Aristóteles o a Santo Tomás de Aquino me resultaban sumamente familiares. La lógica que estudié era lógica aristotélica y la religión de tipo tradicional, que es lo mismo que decir que seguía fundamentalmente a Santo Tomás. Claro que era la época franquista y en esa época el modernismo sólo se infiltró en la universidad-mi hermano, que fue a ella, constató que había una mayoría de profesores marxistas-pero yo nunca he ido a la Universidad. ¿tendría que decir gracias a Dios?
25/04/17 9:36 PM
  
Palas Atenea
Tal vez por eso tengo que decir que en mi docencia manifestaba un desacuerdo total con mis compañeras, las del colegio de monjas, que sí se volvieron modernistas, cosa que yo no podía entender en gente que procedía de colegios católicos. La ruptura de los años 70-80, que ellas aceptaban como apertura, a mi me parecía incomprensible porque chocaba frontalmente con mi concepción del Catolicismo. ¡Aquella levedad del Cristianismo, que yo entendía como solidez, me dejaba descolocada! Y me quedé sola.
25/04/17 10:05 PM
  
Para Javier Sánchez
No me parece justo que se pregunte cómo los padres no se dan cuenta. Los padres son engañados creyendo que llevan a sus hijos a colegios católicos. Estos se aprovechan del nombre de católico, pero dan gato por liebre. Los padres ni se enteran, es cierto, pero pregunto: ¿se enteran acaso del modernismo infiltrado, cristianos que pertenecen a grupos eclesiales a los que les cuelan ideas como que no hay pecado mortal o al menos un "no hablamos en esos términos", ni riesgo de infierno, algunos -creo- comulgan en estado "irregular" etc?. Pues no, no se enteran y son los laicos activos eclesialmente, aunque ¿con qué formación?... Entonces, ¿cómo esperais que tantos padres que no pisan una iglesia se den cuenta?.
Pero hay quien sí se da cuenta, supongo yo, tanto de la mentira de los colegios católicos como de lo que le cuentan a los cristianos "activos". ¿Entonces?.
25/04/17 10:31 PM
  
Juan Andrés
Tal como están las cosas es preferible que los niños no vayan a escuelas "católicas" salvo que se tenga claro que les enseñan, que son las menos o escasas, por lo menos en estos pagos del sur de América (dejando de lado que los mismos padres ignoran casi todo). Es preferible una escuela donde de religión no digan nada de nada. Hace poco conversando con un conocido que cada tanto concurre a misa me contó que la poca fe que pudiera tener su hijo se la habían sacado por completo en la escuela "católica" a la que concurría y ahora era un perfecto ateo.
25/04/17 10:36 PM
  
Juan
Para profundizar en la educación recomiendo leer la obra completa del padre Manjón. Don Andrés Manjón hace la crítica más fuerte que yo conozca al modernismo y a la escuela modernista. Es el padre de lo que luego se llamó "La Escuela Nueva", que no modernista, ni moderna. Todo lo que hay de bueno en la educación posterior a él, salió de las Escuelas del Ave María. Don José Montero Vives, en su tesis doctoral en Lovaina, lo demostró. Manjón es un desconocido en Granada, en la pedagogía actual y desgraciadamente en la Iglesia. Ya hasta han quitado su nombre a la Escuela Normal. Tengo la suerte de tener una edición de sus obras completas editadas por la imprenta del Ave María y su diario editado por la BAC que tendríamos que leer todos los católicos y muy especialmente los que nos dedicamos a la educación.
26/04/17 5:31 AM
  
Juan
Obras del Padre Manjón:
Pedagógicas:
Edición nacional de las Obras selectas. Patronato de las Escuelas del Ave María, 1945-1956, 10 vols.
Discurso leído en la solmene apertura del curso académico de 1897-1899 en la Universidad literaria de Granada, 4.ª ed. Granada: Imprenta de las Escuelas del Ave María, 1905.
El Catecismo como asignatura céntrica. Granada: Escuelas del Ave María, 1927, 2.ª ed.
El Catequista. Hojas meramente catequistas del Ave María, Granada, Imprenta de las Escuelas del Ave María, 1927.
El gitano et ultra. Hojas de educación social et ultra del Ave-María, Granada: Imprenta de las Escuelas del Ave María, 1921.
El Maestro mirando hacia afuera o de dentro afuera, Madrid: Imprenta de la Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos, 1923.
El pensamiento del Ave-María, Granada: Imp. de las Escuelas del Ave-María, 1935-1936, 3 vols.
Hojas catequistas y pedagógicas del Ave-María, Granada: Imprenta de las Escuelas del Ave-María, 1921. 5 vols.
Hojas históricas del Ave-María. Granada: Imprenta de las Escuelas del Ave-María, 1921.
Hojas paterno-escolares del Ave-María, Granada, Imprenta de las Escuelas del Ave-María, 1916.
Religiosas:
Visitas al Santísimo Sacramento (1916)
Jurídicas:
Derecho eclesiástico (1879-1881)
Instituciones de derecho canónico (1895)
Instituciones de Derecho Público Eclesiástico (1899).
A estas hay que añadir su Diario editado por la BAC
Pienso que sería muy necesario Que el Arzobispado de Granada y el Patronato de las Escuelas del Ave María publicaran una edición crítica de toda su obra.
26/04/17 5:39 AM
  
Frayescobabcn

Tenemos tantos ejemplos de tantas traiciones a Cristo y su verdadera Iglesia en todos estos años que ya nada sorprende... es más, la inacción de los que debieran velar por la integridad de la fe brilla por su ausencia , yo mismo soy testigo cada domingo como un sujeto vestido de sacerdote "pasionista" en el credo reza al "dios Padre y madre" y como ante las distintas llamadas al vicario episcopal por mi parte, este sujeto sigue cometiendo impunemente está herejía...

En fin que cada vez estoy más convencido al albur de tantas advertencias del Cielo que el CVII en su esencia fue la gran infiltración para terminar con la Iglesia desde dentro...menos mal que gracias a Dios sigue habiendo sacerdotes valientes que llenos de Gracia siguen dando la batalla.
26/04/17 8:42 AM
  
Ricardo de Argentina
Palas, creo que tu misma desazón la tuvo Franco cuando desde la mismísima Roma le ningunearon sus esfuerzos por mantener a España unida a la Fe Católica.

Algún día, si Dios lo quiere y la Iglesia cambia, sabremos -ya desde acá abajo- cómo se fue gestando y consolidando La Gran Traición.
26/04/17 2:41 PM
  
Gabriela de Argentina
Estoy completamente de acuerdo con Juan Andres. A mi hija la mando a una escuela laica, cero religión, ya que a las dos únicas escuelas "catolicas" de mi ciudad mejor perderlas que encontrarlas. Al menos con la escuela laica uno sabe que no le van a enseñar una religión deformada, y queda a los padres enseñarles la buena doctrina por su cuenta. Llevarlos a una escuela pseudo-catolica modernista es peor, porque luego es mucho mas difícil corregir sobre el error ya instalado, que enseñarles desde cero en el hogar. Es lamentable, pero es asi.
26/04/17 2:44 PM
  
susana
El artículo no puede ser más acertado.
26/04/17 5:00 PM
  
Joaquín
Este artículo cae en el mismo error que la Exsurge Domine hace cinco siglos: meter en el mismo saco ideas que más que herejía suponen apostasía (negar la divinidad de Cristo), ideas heréticas (negar que se pueda conocer a Dios con la razón), ideas discutibles (que todos vamos al cielo), ideas matizables (que los sacramentos sean medicina para enfermos) e ideas perfectamente defendibles dentro de la ortodoxia (el ecologismo). No convencerá a nadie salvo a los ya convencidos.
________________________________________________________
Pedro L. Llera
En la descripción del Modernismo, seguramente habré caído en los mismos errores que San Pío X. No es mala compañía para andar equivocado.
Y perdóneme usted: ¿de qué se supone que quiero convencer? Yo no quiero convencer a nadie de nada: describo una realidad.
28/04/17 1:33 PM
  
Ricardo de Argentina
La cuestión lacerante y escandalosísima de las escuelas "católicas", nos sirve para hacer un diagnóstico sobre el, digamos, "nivel católico" de la Iglesia.
Porque lo que sucede en esos lugares, sucede con el perfecto conocimiento y aprobación de sus respectivos ordinarios. Si a alguien no le consta, al menos a mí, que algo sé de la cuestión, sí que me consta.

Saltándome largas argumentaciones (que las podría hacer, tengo elementos), lo diré a bocajarro: la Iglesia parece domada al gusto de la Masonería.

Y digo "la Iglesia", porque la defección educativa católica no se ve en un determinado lugar, sino en todos. Las exepciones como la de Pedro son una minoría tan ínfima que confirman la regla, y no deberían inquietar en lo más mínimo al liberalismo dominante. LA mundanización ha entrado a carga galopante en las escuelas "católicas" de Argentina, de España, de los EEUU,... ¡y hasta del Tibet!, según nos cuenta el P. Federico en su blog.

Digo también "la Iglesia" porque la escuela, adonde se forman los niños desde pequeños, debería ser el lugar más indicado para formar a los futuros católicos. Más que nada teniendo en cuenta que las parroquias y las familias cumplen ahora ese papel de manera muy deficiente, si no deplorable. Cuando lo cumplen.

Y digo "domada al gusto de la MAsonería" porque es llamativo que no sólo se ha desdibujado la impronta católica de las enseñanzas, sino que han tomado una dirección que coincide con los presupuestos que defienden los masones.
Muy probablemente porque al ceder a las presiones mundanas, y estando éstas coladas sobre una matriz masónica, es ésa mentalidad la que rige en las aulas.

Vayamos a dos casos concretos para que ésto, que suena tan teórico, se entienda mejor: En una escuela secundaria "católica" de mi ciudad, se enseñaban estas dos perlitas:
1. Que ya no era obligación asistir a las misas de precepto, pues había que hacer "lo que se siente". Y si uno no lo "siente", pues que no vaya.
2. Las jovencitas especialmente debían conocer el uso de los medios anticonceptivos, sobre todo las que pensaban seguir estudiando en alguna gran ciudad (la mayoría), para prevenir "lo que les pueda pasar, porque hoy en día la mano viene brava, ¿viste?"...

Cuando los obispos hacían honor a sus vestiduras color sangre, los fieles se arrodillaban reverencialmente en su presencia para besarle el anillo y pedir la bendición.
Si hoy un fiel hace algo de eso (yo lo he hecho, pruébenlo) obispos hay que se ponen nerviosos, y algunos hasta rechazan el intento.
Por algo es.
28/04/17 4:45 PM
  
Almudena1
Así es, el artículo no puede ser más claro, eso es El Modernismo y al que no lo entienda que se fije sólo en las consecuencias.
De todos los puntos comentaré uno muy grave, El Sentimentalismo.
Este, mal entendido y a propósito mal enseñado, es el que ha vaciado las Iglesias, ha roto y rompe cientos de matrimonios, rebaja hasta límites insoportables el nivel y exigencia académica de los centros educativos, acarrea políticas "buenistas" de acogida desordenadas y letales para nuestros países, fulmina La Fe con peligrosos respetos humanos que no son sino pura cobardía... Y así un sin fin.
El "sólo sentimiento" ha dejado al hombre sin capacidad de razonar, La Razón, la verdadera, se vuelve incómoda cuando contradice al sentimentalismo, y el hombre es incapaz de razonar qué es realmente lo que le conviene y es bueno y mejor. Hoy día lo razonable depende del humor con el que amanezcas y en consecuencia se actúa.
30/04/17 10:43 AM
  
Jos
La realidad se divide entre los que tenemos razón y los que no. Y a partir de ahí enhebramos unos cuantos brindis al sol, frases con aspecto contundente que suenan como si fueran verdades de a puño, eso sí algunas frases devotas también, referencias decimonónicas y... claro... un constante 'yo si que lo veo claro, lo hago bien y soy coherente'. Humildemente. Y...sí... qué intelectual soy!! Aunque vaya de oca en oca o de colegio en colegio tratando de buscar asiento, eso se arregla fácil... es que "El mundo aplaude a los modernistas y persigue a los católicos"... ah... cuánto pesa la cruz y cuánta satisfacción da sentirse un justo... aunque incomprendido
Desde luego, entre el corta-y-pega wikipediano de su artículo y la inexistente agudeza argumental...ultracatólico no es. Simple, es la mejor expresión. Que no es malo. Porque se entiende bien. Lástima que todo sea más 'complejo'... pero.. bueno... así está bien
______________________________________________________________
Pedro L. Llera
Hombre, Jos, viendo su comentario, está usted para hablar de "agudeza argumental". Para "simple", su argumentación: un poco de descalificación por aquí, un desprecio por allá... Su nivel de refutación se queda en el argumento "ad hominem". Y si no sabe lo que es, busque en la wikipedia: es simple.
Lo que no acabo de encontrar en mi artículo es eso de "yo sí que lo veo claro, lo hago bien y soy coherente"... Supongo que eso lo añade usted de su cosecha aderezando su crítica con una cierta dosis de juicio de intenciones... Muchísimas gracias.
06/05/17 5:57 PM
  
carlota guindal
No hay mal que por bien no venga. Parece que los "Gobiernos del Cambio" están cambiando y transformando la educación, a través de la eliminación de los conciertos a escuelas concertadas, mayoritariamente católicas y, por consiguiente, modernistas. Ahora que falta el parné parece que empiezan a espabilar.

09/05/17 3:17 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.