Y Mons. Sánchez Sorondo es Canciller de dos Academias Pontificias…

Monseñor Marcelo Sánchez Sorondo es uno de los argentinos ilustres de este pontificado. De hecho, dirige no una, sino dos Academias Pontificias, como Canciller de la Academia Pontificia de las Ciencias y de la Academia Pontificia de las Ciencias Sociales. Sin embargo, hace dos días, en una entrevista, mostró que no sólo no conocía los principios básicos de la moral católica, sino que los negaba explícitamente y defendía el consecuencialismo moral, una postura condenada por la Iglesia.

Ante las preguntas de un periodista de LifeSiteNews, explicó que había invitado al Vaticano a Paul Ehrlich, al igual que a otros famosos defensores del aborto y propagadores del mito de la sobrepoblación, porque “es un especialista en estas cosas. Por eso lo invitamos, porque es un especialista en estas cosas. Ha escrito un montón de libros sobre el tema, así que es un especialista”. Es sorprendente que Mons. Sánchez Sorondo no se dé cuenta de que escribir libros llenos de barbaridades, refutados innumerables veces y cuyas predicciones han mostrado ser erróneas una y otra y otra vez, no convierte a alguien en un experto. Lo convierte en lo contrario de un experto.

Asimismo, indicó que, al hacerlo así, “nosotros hemos conseguido… que los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible… Hemos establecido la meta 8.6 [sic, de hecho es la 8.7], que consiste en erradicar las nuevas formas de esclavitud. Y eso es más importante para la familia que todo lo que hacen ellos [los próvida]”. Curiosamente, no explicó por qué consideraba eso una victoria, teniendo en cuenta que la ONU incluye la lucha contra la trata de personas entre sus objetivos desde su creación, en 1948. Parece, pues, que Mons. Sánchez considera aceptable dar un grave escándalo con el fin de conseguir algo que, en realidad, no hacía falta conseguir porque iba a suceder igualmente sin su ayuda.

Todo esto, aunque resulta lamentable y escandaloso, podría ser una simple imprudencia, una equivocación puntual merecedora del beneficio de la duda. El prelado, sin embargo, se encargó de clarificar que no era así al intentar justificar su forma de actuar.

En primer lugar, despreció de forma asombrosa al periodista, diciéndole que no razonaba y lo que hacía era dejarse llevar por sus prejuicios. El periodista, comprensiblemente molesto, le señaló que era doctor en filosofía. Al añadir que se había especializado en Santo Tomás, Monseñor Sánchez Sorondo le dijo que todo lo que él había dicho era lo mismo que enseñaba Santo Tomás y le preguntó al periodista si sabía lo que era el principio del mal menor o del “doble efecto", como suele denominarse en inglés. El periodista dio una definición perfecta del principio y el obispo, desconcertado, dijo que era “una forma complicada de decirlo” y que él daría una definición más sencilla: “Es más fácil decir que, cuando una acción tiene dos efectos, si el efecto positivo es mayor que el negativo, entonces puedes hacerla".

Ante eso, el periodista, con toda la razón del mundo, le indicó que esa definición era errónea y, de hecho, era lo contrario de lo que enseñaban Santo Tomás y la Iglesia (cf. S. Th., I-II, q. 79, a. 4, ad 4). En efecto, la postura del arzobispo es lo que se conoce como consecuencialismo o proporcionalismo (es decir, la idea de que las acciones son buenas o malas según sus consecuencias y no según su objeto), una doctrina condenada por la Iglesia, por ejemplo, en la Veritatis Splendor de San Juan Pablo II:

“Pero la consideración de estas consecuencias —así como de las intenciones— no es suficiente para valorar la calidad moral de una elección concreta. La ponderación de los bienes y los males, previsibles como consecuencia de una acción, no es un método adecuado para determinar si la elección de aquel comportamiento concreto es, según su especie o en sí misma, moralmente buena o mala, lícita o ilícita. Las consecuencias previsibles pertenecen a aquellas circunstancias del acto que, aunque puedan modificar la gravedad de una acción mala, no pueden cambiar, sin embargo, la especie moral” (VS 77).

Asombrosamente, cuando el periodista le señaló su error, el prelado tuvo la desfachatez de decirle: “Entonces no ha entendido usted el principio del doble efecto. […] Tiene que formar su mente. Y tiene que entender mejor a Santo Tomás”. La verdad, resulta difícil simpatizar con alguien que, a la vez que muestra un alto grado de ignorancia, se permite dar lecciones (erróneas) a quien le señala esa ignorancia.

Dejemos a un lado el clericalismo desorbitado que muestra esta forma de actuar, tan justamente condenado por el Papa Francisco. Lo importante, lo verdaderamente inaceptable es que el Canciller de la Academia Pontificia de las Ciencias y de la Academia Pontificia de las Ciencias Sociales no conoce un principio básico de la moral católica, que es esencial para hacer su trabajo. Y no sólo no lo conoce, sino que lo niega. Y no sólo lo niega, sino que defiende una postura condenada por la Iglesia. Y no sólo la defiende teóricamente, sino que, como él mismo ha explicado, utiliza esa postura heterodoxa para fundamentar sus acciones como Canciller de una Academia Pontificia. Y además, pretende hacer pasar su heterodoxia por la doctrina de Santo Tomás (a pesar de que, increíblemente, desde 1999 es Prelado Secretario de la Pontificia Academia de Santo Tomás de Aquino). Y, finalmente, cuando alguien se lo señala y defiende la fe católica, lo desprecia y avasalla públicamente.

A mi entender, este cúmulo de barbaridades indica que hay un problema con la forma en que se nombra a los que desempeñan cargos elevados en la Iglesia (en realidad, esto valdría para cualquier puesto en la Iglesia, pero especialmente uno de tal visibilidad e importancia). Cuando las acciones y palabras de alguien muestran una gran ignorancia, causan un grave escándalo, conducen a error y fomentan la heterodoxia más burda entre los fieles, eso indica que no es adecuado para el cargo. Parece mentira que haya que decirlo.

La Iglesia, como Madre, tiene una gran paciencia con los que somos hijos suyos. Sabe que somos pecadores, ignorantes, inconstantes y protestones. Y aun así nos quiere. Sin embargo, sería una misericordia mal entendida mantener en su puesto a alguien que no es capaz de desempeñarlo bien y que promueve, por ignorancia o cualquier otra razón, el rechazo de la fe de la Iglesia. En efecto, esa falsa misericordia sería en realidad negligencia, despreocupada del daño para sus hijos más sencillos y débiles, que correrían el riesgo de extraviarse de la fe que salva y que da la vida eterna.

177 comentarios

  
Pedro L. Llera
Magnífico artículo y lleno de verdad. Una objeción: si hubiera que echar a la calle a todos los herejes modernistas que ocupan cargos importantes en la Iglesia o en instituciones vinculadas a ella, no sé qué iba a pasar con tantos colegios, universidades, órdenes religiosas, institutos de vida consagrada...
¿Quedarían vacíos? Probablemente habría que cerrarlos.
Aunque bien visto, tal vez fuera mejor así...
17/03/17 7:01 PM
  
Gregory
Si la idea era explicar las razones que motivaron la invitación de estas personas al Vaticano creo que Mons. Sorondo pudo ser más especifico y señalar que el interés era fomentar el debate de ideas diversas, esto implica desde luego conocer las motivaciones que impulsan y las metas que piensan alcanzar. Tantas explicaciones terminan confundiendo.
17/03/17 7:04 PM
  
Bruno
Gregory:

Las explicaciones no confunden. Lo que hacen es mostrar cuál es la realidad. El hecho de que esa realidad sea vergonzosa es otra cosa.

Y, por otra parte, la excusa del debate ya no convence a nadie. ¿O alguien se imagina al Vaticano invitando, por ejemplo, a un grupo neonazi que quiera matar a todos los negros, para "debatir" sus ideas? La realidad es quien invita a Ehrlich, partidario de matar a millones de niños inocentes, no se cree de verdad que esas ideas sean tan malas como las de los neonazis.
17/03/17 7:05 PM
  
Luis Fernando
Ya ni disimulan...
17/03/17 7:06 PM
  
Daniel Lagos de Perú
Con un personaje como este, siendo Canciller en 2 Pontificias, teniendo el
Peso que tiene en el Vaticano y todo esto hablando lo que habla, se entiende a la perfección que el papa Francisco haya actuado como actuó con la PUCP en Perú.
Porque el papa Francisco no es responsable de que estos hablen como hablen ni de que piensen como piensan, pero es su total responsabilidad que tengan los puestas y la plataforma que tienen en la Iglesia.
17/03/17 7:20 PM
  
Javier Sánchez Martínez
Contundente y clarísimo. Gracias, Bruno. ¡Qué tiempos de confusión nos han tocado!
17/03/17 7:27 PM
  
Dorli
Estupendo artículo Sr. Bruno. Gracias
17/03/17 7:51 PM
  
Luis Fernando
Este obispo dijo lo siguiente sobre la postura del papa Francisco sobre el calentamiento global:

«Cuando el Papa ya ha asumido esto, forma parte del Magisterio de la Iglesia nos guste o no... Es Magisterio de la Iglesia de la misma forma que el que el aborto es un pecado grave es Magisterio de la Iglesia, tanto si gusta como si no.»


Pues eso...
17/03/17 7:53 PM
  
Juan Mariner
No sé qué pasa en el Vaticano. Ya sé que allí se maneja mucho poder, el mayor poder: el "espiritual", pero pulula cada personaje por aquellos lares que los católicos no paramos de sentir vergüenza ajena. Con tantos santos como hay que se pierden y desperdician en el interior de los muros de los recintos eclesiásticos y tener que aguantar [...].... [...] tener que defender lo indefendible en los foros anticatólicos cuando [gente] así como esta da la nota día sí y día también. ¡Escoba con ellos!
17/03/17 7:54 PM
  
Anacoreta
¡Dios Santo! Con esta gente es para echar a correr de su presencia, porque encima de ignorante, [...]. Dios nos asista y acabe pronto esta pesadilla o noche oscura de la Iglesia.
17/03/17 8:14 PM
  
Alejandro
Lo que más me ha llamado la atención de la entrevista es la siguiente frase de Monseñor Sorondo: «Tienes que cambiar tus criterios si quieres progresar en la vida». Más claro y consecuencialista, imposible. Como dice LF, ya ni disimulan.
17/03/17 8:18 PM
  
Martinna
Si tanto admiran los conocimientos mundanos deberían fijarse en que en cualquier empresa importante los ejecutivos que meten la pata se van a la calle por muy listos que parezcan, porque lo necesario es que la empresa funcione de acuerdo a los principios y fines de la empresa. Los llamados versos sueltos desentonan y perjudican.
La Iglesia va mal porque algunos trabajadores no son adecuados para el puesto.
La Iglesia perdurará porque su Jefe nuestro Señor sigue escogiendo quien le sirva adecuadamente.
Estos monstruitos pasarán pero la Iglesia seguirá gracias a Dios.
17/03/17 8:20 PM
  
Echenique
Si, pero el problema no es Sorondo, que ya lo denunció Juan Claudio Sanahuja, sacerdote del Opus Dei que en paz descanse, sino quien nombra a Sorondo, quien sostiene a Sorondo y quien alienta a Sorondo, [...] ¡ Corrección ya !
17/03/17 8:28 PM
  
Bruno
Todos:

Ya sé que el asunto es indignante, pero, por favor, moderación en los comentarios.
17/03/17 8:38 PM
  
Echenique
Si no existiera Bruno habría que inventarlo, pero el invento no sería tan bueno como la realidad. Y que conste que soy más pródigo en críticas que en piropos. Un abrazo y mi más cordial enhorabuena y agradecimiento por este artículo que muy pocos cardinales y obispos se atreven a suscribir, aunque estén de acuerdo.
17/03/17 8:45 PM
  
Echenique
Bruno, si no nos atrevemos a sacar las conclusiones lógicas e impepinables de unas premisas claras y contundentes, no es que faltemos a la moderación; faltamos a la Verdad, que nos hará libres. De otro modo seremos esclavos del consecuencialismo, que ha triunfado en lo más alto de la Iglesia, una Iglesia dividida de hecho en dos.
17/03/17 8:49 PM
  
carmelo
Pero decirles que "NO SABEN LO QUE HACEN" es de ahí, aunque te arrinconen, te quiten y te destrocen con el peso de su lengua..
En nada es licito NO refutar la mentira con argumentos y con la caridad. Nadie puede callar esperando un mejor bien para la iglesia, eso sería la misma situación condenada aqui y por VS77.
Acá el problema va tomado cuerpo público, rostro y nombre y no es que solo él esté equivocado sino lo descarado que lo hace, es una declaración de rebelión que se ha aguantado por años contra la iglesia triunfante.
Tanta necesidad e injusticias en el mundo!!!, que por tantas “buenas intenciones” escondidas detrás tantos “malos actos (contumaces)” que se dan… es como apología del delito!!! Este pensamiento descuartizador incendiario, es el culebrón en el jardín… una boa constrictor….
17/03/17 8:50 PM
  
Echenique
Daniel Iglesias nos ilustra sobre el ilustre personaje anticatólico :Del 27 de febrero al 1° de marzo de 2017 tuvo lugar en el Vaticano una conferencia internacional sobre la extinción de especies, organizada por la Pontificia Academia de las Ciencias y la Pontificia Academia de las Ciencias Sociales. En dicha conferencia tuvieron una destacada participación dos expositores cuya enemistad hacia la Iglesia Católica es muy notoria: Paul Ehrlich, principal responsable de la difusión del catastrofismo demográfico (totalmente desmentido por los hechos), y John Bongaarts, Vicepresidente del Population Council, uno de los principales operadores del imperialismo demográfico neomalthusiano. Desde el mismo centro de la catolicidad, Ehrlich y Bongaarts abogaron por la anticoncepción y el control de la población como herramientas esenciales para el desarrollo sostenible, sin que las autoridades eclesiales presentes (por ejemplo Mons. Marcelo Sánchez Sorondo, Presidente de las dos Pontificias Academias citadas) los contradijeran.
17/03/17 8:59 PM
  
Luis I. Amorós
Esto es algo así como si el catedrático de trigonometría de la universidad de la Sorbona confundiera el coseno con la tangente, o el catedrático de Historia del arte de la universidad de Roma creyese que el David era de Boticelli.

Se acabó la magia. La venda cae. La Iglesia católica está regida por ignorantes. Naturalmente que Sánchez Sorondo es consecuencialista: lo que le importa es el objetivo que busca; los medios dan igual. Para mayor gracia, su objetivo no es el bien de la Iglesia, sino congraciarse con el mundo ateo.
Dios se lo demandará. Y millones de niños abortados y (Dios no lo quiera) madres que se condenaron por matar a sus propios hijos engañadas por las mentiras de gentuza como Ehrilch, serán los testigos.

Ningún mediocre se rodea de personas brillantes, que puedan hacerle sombra. Se rodea de incompetentes, que hacen que la luz de su cerilla parezca brillar rodeada de oscuridad, mientras tapa o aleja bien las lámparas para que no la hagan empalidecer.
17/03/17 9:07 PM
  
Simple dato histórico
Echenique, Mons. Sánchez Sorondo es Canciller de la Academia Pontificia de las Ciencias y de la Academia Pontificia de Ciencias Sociales desde el año 1998.

es.wikipedia.org/wiki/Marcelo_S%C3%A1nchez_Sorondo



17/03/17 9:17 PM
  
Julio G
Queirdo Bruno y todos,

Una abogada norteamiricana católica, Elisabeth Yore, que ha ayudado muchos años a la Iglesia a investigar casos de pedofilia, ha estado en distintas conferencias organizadas por Sorondo en las dos Academias, a las que al principio fue entusiasmada, y estas sus conclusiones:

https://www.youtube.com/watch?v=TS1GC2kX9HY&t=1465s (antes de juzgar su presentación, por favor ver el video entero)

Y todo y con esto sigue habiendo muchos católicos practicantes fieles a la enseñanza que siguen en la negativa de que en Roma no pasa nada, que todos los cambios son para bien y que no hay que alarmarse, que todo es fake news que se inventa una minoría de opositores al Papa.

Y este otro maravilloso regalo de mural realizado por encargo del Cardenal Paglia, otro nombramiento estrella del Santo Padre para Canciller de la Academia Pontificia para la Vida, el mensaje es la 'salvación automática para los que llevan vida gay, trans, etc, sin arrepentimiento claro,' en palabras del artista:

https://www.youtube.com/watch?v=CmdX89lmQOQ&index=8&list=WL&t=104s

Los laicos tenemos que hacer algo, si no lo hacen nuestros obispos o cardenales. Ademas de rezar el Rosario, nuestra mejor arma, hay ya que hacer algo, porque la situación es muy grave. "A Dios rogando y con el mazo dando."
17/03/17 9:20 PM
  
Manuel
Los próximos invitados con Tellado y marcial lafuente Estefan, que también han escrito mucho.
17/03/17 9:22 PM
  
Librecitador
Me tomo la libertad de citar la descripción del principio de doble efecto que otro argentino con sólida formación filosófica tomista hizo en el hilo de la noticia, tomandome la libertad de cambiar reúne por requiere.

El principio del doble efecto requiere cuatro condiciones: (1) La acción debe ser buena o, al menos, no mala; para algunos no mala es equiparable con indiferente o permitida. (2) La acción no busca producir malos resultados ni mal alguno. (3) El buen resultado no es consecuencia del mal. Es decir, no se usa un mal como medio para obtener algún resultado (para muchos éste es el punto de mayor importancia). (4) El resultado final es que lo bueno debe ser proporcionado. Es decir, las metas positivas deben ser mayores que los males acumulados como consecuencia de los actos.
17/03/17 9:23 PM
  
Bruno
Echenique:

"si no nos atrevemos a sacar las conclusiones lógicas e impepinables de unas premisas claras y contundentes, no es que faltemos a la moderación; faltamos a la Verdad"

Si te refieres a la parte de tu comentario que he moderado, creo que he dejado intacto el contenido sustancial del comentario, pero haciendo que sea más respetuoso.

Nos gustaría que las conversaciones en InfoCatólica mantengan buenas formas y el respeto debido, incluso en temas graves e indignantes. Especialmente en temas graves en indignantes. Entre otras cosas, porque cualquier denuncia de un abuso pierde fuerza si las formas no son las adecuadas, ya que se puede desestimar la denuncia como "cosa de extremistas".

Saludos.
17/03/17 10:05 PM
  
Bruno
Simple dato histórico:

"Echenique, Mons. Sánchez Sorondo es Canciller de la Academia Pontificia de las Ciencias y de la Academia Pontificia de Ciencias Sociales desde el año 1998"

Cierto, pero también hay que tener en cuenta que, en esa época, se cuidaba mucho de decir estas barbaridades.
17/03/17 10:06 PM
  
Juan Andrés
Don Luis Amorós, "la Iglesia católica está regida por ignorantes". No señor, de ninguna manera. Son plenamente conscientes de lo que hacen. Ahora porqué lo hacen, para qué lo hacen y dónde quieren llegar, es asunto que sólo podemos presumir. Pero las presunciones pueden tener una entidad muy cualificada, rayana en la realidad o la verdad, si juntamos todos los indicios claros, precisos y concordantes que emanan de los hechos. No son católicos estos hombres, no lo son. Pero es bueno que se les vaya notando...
17/03/17 10:06 PM
  
Bruno
Manuel:

"Los próximos invitados con Tellado y marcial lafuente Estefan, que también han escrito mucho."

Je, je. Muy bueno.
17/03/17 10:09 PM
  
Miguel Antonio Barriola
Y pensar que Sánchez Sorondo fue muy amigo del gran tomista Cornelio Fabro.
Sin duda que se habría quebrado la mutua confianza, si Fabro se hubiera enterado de estas actuales posturas de un discípulo, que le salió tan descaminado, no por falta de altísima doctrina en Fabro, sino por los coqueteos, que Sánchez Sorondo anda practicando con gente tan abiertamente contraria a doctrinas nucleares de la Iglesia.
17/03/17 10:16 PM
  
Graciela Romero
Estos señores no son ignorantes: saben mucho, y están muy bien preparados para lograr fines inconfesables, pero fáciles de deducir a partir de sus dichos y acciones.
17/03/17 10:23 PM
  
Palas Atenea
¿Están seguros de que no se trata de una noticia fabricada? Es que no me la puedo creer, porque si es cierta me he quedado muda. Y no es que yo crea que Infocatólica se inventa las noticias pero prefiero esa posibilidad que la otra, prefiero creer que les cuelan bulos que tener que reflexionar sobre lo que dice un docto cardenal de la Academia de las Ciencias dándole inmediatamente gracias a Dios por no haber podido estudiar más que para maestra. Porque ¿qué habría sido de mi si hubiese tenido todas las oportunidades para estudiar de este cardenal? Un escalofrío me recorre la espalda. Me voy con el cardenal Van Thuan a la cárcel de Vietnam que era un lugar más seguro para la fe. ¡Pobre cardenal Sarah!
17/03/17 10:27 PM
  
Daniel Argentina
A mi me tienen sorprendido con estas invitaciones desde hace rato... por decir lo menos. :/
Como dijo alguno mas arriba, si dijeran que es para debatir y difundir la verdad católica o para convencer a los enemigos, pase, pero no es ese el argumento que esgrimen.
Lo que si, no hay que atribuirle a este Papa la presencia de Monseñor donde está, porque ocupa los dos puestos de Canciller desde 1998, con san Juan Pablo, como ya se dijo arriba y siguió con Benedicto.
Esto viene de mucho mas lejos, ya san Pío X lo vaticinó.
17/03/17 10:27 PM
  
Fred
"La ignorancia es atrevida". Cuando un ignorante como este Monseñor, se cree en la posesión de la verdad, es lo más peligroso del mundo, y si encima tiene cargos de responsabilidad en la Iglesia, pues ni te cuento.....

Pero, en fin, en Argentina saben perfectamente que clase de persona es este monseñor, y lo más grave, es que la persona que lo ha puesto en estos cargos, también lo sabe.
Cada día más urgente una intervención de los Cardenales, para enderezar el rumbo de la Iglesia.
17/03/17 10:40 PM
  
Feri del Carpio Marek
Después de leer la cita que puso Luis Fernando, ya no sé qué más hacer, dar de carcajadas, llorar, flagelarme...

Eso de la "mente abierta", tiene una raíz de soberbia tremenda. Come del fruto del árbol del conocimiento del bien y del mal, así tendrás la mente abierta.

El discernimiento es fundamental en la vida cristiana, pero lo que se les está olvidando a no pocos grandes prelados es que el discernimiento comienza precisamente por distinguir lo que está sujeto a un discernimiento situacional de lo que no. Estos prelados confunden el discernimiento con la anomia.
17/03/17 10:43 PM
  
Feri del Carpio Marek
Creo que a Mons. Sorondo le ocurrió lo que profetizó Chesterton: No vayas a tener la mente tan abierta que se te caiga el cerebro.
17/03/17 10:46 PM
  
Luis I. Amorós
Estimado Juan Andrés, mi objeción sobre la ignorancia no estaba referida a falta de conocimiento para emitir un juicio, sino a falta de conocimiento sobre la materia específica. O sea, falta de conocimiento, punto.

Y si creo que es un ignorante, es porque si realmente supiera del tema el señor canciller, al recibir la pregunta del entrevistador sobre el doble efecto, se hubiese salido por la tangente, a lo jesuíta, rehuyendo la pregunta con apelaciones a la misericordia, al don maravilloso de la vida, a evitar los prejuicios o a cualquier otro lugar común del sofista y vacuo lenguaje posmoderno. Para no tener que contradecir al santo patrón y gigante del pensamiento de cuya academia pontificia es secretario.

En vez de eso, se lanza alegremente a hacer un ridículo espantoso, exponiendo ante el mundo entero su grave y negligente desconocimiento de aquello que tiene obligación de conocer.
O en román paladino: haciendo el panoli y dejando que el entrevistador le deje con salva sea la parte al aire, y luego reprendiendo al periodista con cara de pepinillo en vinagre al darse cuenta de la metedura de pata.

Una joya. Y me importa un bledo con quién haya estudiado o cuanto tiempo lleve de canciller o archipámpano de las Indias.
Un ignorante es un ignorante, sea rey o basurero.
O sea, que la política de nombramientos de la Santa Sede no es precisamente un modelo de gestión de las armas temporales de la Iglesia.
17/03/17 10:47 PM
  
Palas Atenea
La postura del Papa Francisco sobre el calentamiento global nos afecta a cada uno de tal manera que ya me veo yo confesando mi culpabilidad por el asunto de la explosión de Chernóbil o la "mordida" que me da el gobierno de Trump para que me calle que piensan reabrir minas de carbón en los Apalaches. Dejaría boquiabierto a mi confesor.
17/03/17 10:55 PM
  
Juan Pablo B.


El 11 de Setiembre 2001 el avión Boeing 757 del vuelo 93 de United Airlines se estrella en Pensilvania
derribado por un misil , para que no se estrellara sobre la Casa Blanca . Hubo 44 muertos .
Poco tiempo después en una reunión la cual asistían dos profesores ( sacerdotes ) de Teología ,
los dos de buena formación Tomista y tradicionalista .
Les pregunte si era legitimo derribar la nave para que no caiga sobre la Casa Blanca .

El primero dijo SI , el otro dijo NO


17/03/17 10:58 PM
  
Juan Andrés
Don Luis Amorós, coincido con Ud., pero es que estos personajes van tan rápido que no hacen más que tropezar, y en el tropiezo aparecen cosas como estas. Ignorantes no creo, son vulgares, y por su vulgaridad cometen estos gafes... es un problema de inteligencia. Hay que ser muy especialista para conducir a tanta velocidad sin accidentarse, y los otros especialistas con los que se quieren llevar bien los sobrepasan por la derecha de la ruta, o por la banquina como decimos aquí al sur de América. Un cordial saludo.
17/03/17 11:14 PM
  
Luis Fernando
No, casuística no, por el amor de Dios...
17/03/17 11:14 PM
  
Palas Atenea
Juan Pablo B: ¿Y qué quiere decir con eso? La pregunta, perdone que se lo diga, era necia porque tendría que ir seguida de otro montón de preguntas tales como ¿qué opina usted del bombardeo de Dresde? ¿y de las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki? ¿y de las acciones policiales en plena calle donde hay posible víctimas? ¿Y de...?
Otra cosa es invitar al Vaticano a expertos militares en armas de destrucción biológica o a especialistas mundiales en el aborto, cuando el mismo Papa Francisco es contrario a él. ¿O no?
17/03/17 11:15 PM
  
Mikel
Magnífico artículo Bruno, muchísimas gracias. Es algo nunca visto la soberbia que demuestra Mons. Sorondo, y encima con un medio como LifeSiteNews entregado en cuerpo y alma a la defensa del ser humano no nacido. Pero lo peor de todo es que el cúmulo de despropósitos que estamos presenciando durante este pontiificado no es casual; se está llevando a cabo una premeditada subversión del Evangelio y las enseñanzas bimilenarias para alinear a la Iglesia de Cristo y sus más de 1300 millones de fieles con la hoja de ruta ANTINATALISTA y antihumana de la ONU (Ap 13, 11-12), organización que hoy se encuentra bajo secuestro por parte de una élite financiera satánica que ve a los seres humanos como "parásitos" y que quiere despoblar el planeta para hacerse con el cotrol total del mismo. Ante esta situación no me sorprende que gobernantes proabortistas como el vicepresidente Linera de Bolivia hayan citado (aunque sea arrimando el ascua a su sardina) documentos pontificios como "Misericordia et misera" para promover el aborto en este país hermano, éstos son los frutos cosechados.
Señor Jesús ayúdanos, han tomado Roma pero no el corazón de Tus fieles, haznos instrumentos Tuyos para desalojar a quienes intentan secuestrar Tu Iglesia en la Tierra, amén. TENEMOS QUE LOGRAR QUE NOS TEMAN EN ROMA.
17/03/17 11:17 PM
  
keparoff
Creo que en el ejemplo final de Juan Pablo B., la respuesta sería sí. Ante un ataque militar con un proyectil que lleva inocentes dentro, la respuesta defensiva correcta es derribar el proyectil.

Mueren los inocentes, que serían los tan famosos daños colaterales.

En cambio, si los mismos terroristas apuntan con un proyectil que no puede ser detenido contra una ciudad, y exigen, para no atacarla, que el Gobierno asesine a los mismos pasajeros inocentes de antes, la respuesta sería no.


17/03/17 11:21 PM
  
Daniel Argentina
Me vino a la mente el debate entre Benedicto XVI (entonces Cardenal) y Flores d'Arcais en "¿Dios existe?".
Benedicto no esquivó la discusión con alguien con pensamiento diametralmente opuesto, pero nunca dejó de sostener la fe católica. Creo que esa es la sutil diferencia.
17/03/17 11:26 PM
  
Daniel Argentina
Lo digo mejor, nunca quedaron dudas que por discutir con un ateo su fe no fuera la católica.
17/03/17 11:29 PM
  
Kalel
Debe tenerse en cuenta que este Monseñor está en el el cargo de por lo menos alguna de estas academias antes del papado de Francisco. Siempre que lo escuché hablar me impresionó su falta de claridad y su torpeza. Realmente no sé como llegó a ese cargo. La Iglesia necesita gente preparada y estamos llenos de improvisados e ignorantes que para colmo creen que saben. Un detalle (al margen pero que pinta la poca inteligencia de quienes están en el Vaticano) en el 2013 o 2014 se hizo un encuentro de familias con el Papa, los testimonios fueron en general impecables. Una de las canciones que se cantó de parte del coro fue de we are de world,,, we are de children de Michel Jackson y yo me preguntaba ¿con los escándalos de pederastería? es sabio cantar cosas de ese autor que a su vez tuvo más de una denuncia sobre el tema. Sobra soberbia y falta un mínimos sentido común
17/03/17 11:37 PM
  
Kalel
Otra cosa: Monseñor encambio de explicar a Santo Tomás dice ni más ni menos que el fin justifica los medios... Por ejemplo Hiroshima (crimen de guerra si los hubo) estuvo bien porque ahorró vidas estadounidenses...
17/03/17 11:40 PM
  
Kalel
La ignorancia que además demuestra Monseñor es "supina" es decir se trata de algo que no puede dejar de saber en razón de su oficio...
17/03/17 11:43 PM
  
jordi
El Vaticano entra en descomposición:

- Sorondo
- Paglia: mural homoerótico
- Victor Manuel Fernández: autor a la sombra de Amoris
- Sistach: apoyo a la comunión de adúlteros en Cómo aplicar Amoris laetitia
- Lutero, testigo del Evangelio: Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad Cristiana, Semana de la unidad de los cristianos 2017. Presidente: Cardenal Walter Kasper. Secretarios: Obispo Brian Farrell, L.C, Obispo Jean-Claude Perisset, Monseñor Francesco Fortino Eleuterio.
17/03/17 11:46 PM
  
Kalel
La cita que Feri del Carpio Marek le atribuye a Chesterton otros se la endilgan a un físico ateo (Feynman). Si alguno tiene la fuente que nos confirme que es de Chesterton, sería muy útil
17/03/17 11:58 PM
  
Juan Pablo B.
Palas ...

Rapida para calificar de necia mi pregunta .

Mi comentario venía como ejemplo en la confusión que existe cuanto a la moralidad o inmoralidad de ciertos actos . Personalmente no soy confundido .

Pour info y sin detalles . Tengo casi 73 años y nací en Junio 1944 de milagro en un ciudad del Oeste de Francia , a bajo los bombardeos Ingleses ……Nuestros aliados


17/03/17 11:59 PM
  
Bruno
Juan Pablo B:

"Poco tiempo después en una reunión la cual asistían dos profesores (sacerdotes) de Teología, los dos de buena formación Tomista y tradicionalista .
Les pregunte si era legitimo derribar la nave para que no caiga sobre la Casa Blanca. El primero dijo SI , el otro dijo NO"

Me temo que al menos uno de ellos era "de buena formación tomista" en el mismo sentido que Mons. Sánchez Sorondo. Es decir, no había entendido lo que había estudiado.

Como dice Keparoff, ese caso es sencillo, porque el ejército lo que quiere es derribar la nave, no matar a los pasajeros inocentes (que es algo que no se puede hacer), de manera que no habría problema moral en ello, siempre que el daño que pudiera hacer el avión fuera suficientemente grave para justificar la probable (pero no querida) muerte de los pasajeros.

En cualquier caso, hay otros casos más complicados o incluso dudosos, como por ejemplo el del embarazo ectópico. Por desgracia, el problema de Mons. Sánchez no es que se equivoque al aplicar un principio básico, sino que ni siquiera comprende el principio.

Por cierto, tengo familia (política) en el este de Francia que también sufrió la destrucción de los aliados, en su caso los norteamericanos.

Un saludo.
18/03/17 12:51 AM
  
Alfredo de Argentina
Juan Pablo B.

Tengo entendido que no, no era lícita la acción, según el mismo principio de doble efecto, que dice que un efecto bueno no debe ser consecuencia del malo. En este caso, el efecto bueno (salvar la Casa Blanca) es consecuencia del efecto malo en sí mismo (matar a 44 seres inocentes).
18/03/17 12:57 AM
  
Alfredo de Argentina
Ups, recién veo la respuesta de Bruno, con el que estoy de acuerdo. Me equivoqué, je.
18/03/17 12:59 AM
  
Hermenegildo
Afortunadamente, Sánchez Sorondo cumple 75 años en 2017, por lo que no le puede quedar mucho tiempo para jubilarse.
18/03/17 1:07 AM
  
Sergi
Si leemos las preguntas del periodista, se ve que trató de ser lo más político posible con monseñor Sánchez Sorondo y las respuestas son bastante despectivas. Lo que en cualquier contexto está totalmente fuera de lugar y es reprensible, más viniendo de un sacerdote de su nivel.

Es chocante que una persona de su nivel y sus estudios tenga esos baches en su formación. Siendo honestos, el tema es de vieja data. En su caso particular, su nombramiento viene de san Juan Pablo II, no de Francisco.

En un contexto cada vez más hostil al mensaje cristiano, personajes como él en vez de ayudar...
18/03/17 1:27 AM
  
Néstor
Excelente artículo. En el ejemplo del avión, el efecto bueno no es consecuencia del malo. El daño que produciría el avión no se evita porque hayan muerto esos inocentes, sino porque el avión fue detenido y derribado.

Saludos cordiales.
18/03/17 1:50 AM
  
Daniel Argentina
Sergi, en defensa del trato de Monseñor (no de sus ideas), si usted mira la entrevista original en LifeSiteNews observará que está editada (no solo el volcado escrito sino el video), por lo que falta toda la parte inicial; y el tono de voz no es agresivo prácticamente en ningun momento. Esta en italiano, asi que se entiende facilmente.
18/03/17 1:54 AM
  
El kiku
Hermenegildo bien apegadito a la tierra y haciendo sus habituales pronósticos . ¿Pero de verdad se cree usted que Dios se va a quedar cruzado de brazos con lo que pasa en Roma desde el 13 de marzo de hace cuatro años? ¿Pero qué ínfima fe hay que tener ? Me sobrecoge , de verdad.
18/03/17 1:54 AM
  
Gregory
La impresión que me da a mi de estos encuentros es que terminan en una cordial despedida y un apretón de manos porque a primera vista todo quedo igual de como comenzó. Por otro lado la explicación de Mons. Sorondo pudo ser más imple y no caer en un argumento herético porque no creo que el lo sea,
18/03/17 2:42 AM
  
Gabriela de Argentina
Vergüenza ajena me dan ciertos compatriotas que pululan por las altas esferas vaticanas.
18/03/17 2:47 AM
  
Marisa
"Tienes que cambiar tus criterios si quieres progresar en la vida". Pues yo prefiero no progresar en la vida si, para eso, "cambiar mis criterios" equivale a vender mi fe al mejor postor.
18/03/17 5:12 AM
  
Gabriela de Argentina
Yo no veo tan claro el caso del avion. Para lograr el bien buscado (salvar la vida de jerarcas norteamericanos y el edificio mismo de la Casa Blanca y aledaños), se opta por tolerar el "mal no buscado" de bajar un avion con 44 inocentes. Dice Bruno que el bien buscado, en este caso, es mayor que el "daño colareral". Debo entender entonces que un mero edificio y la vida de jerarcas norteamericanos vale mas que la vida de 44 "anonimos"? Perdon, pero ni es tan claro, ni me cierra.
18/03/17 5:31 AM
  
Juan Argento
Jordi, estás omitiendo el libro y las declaraciones del Cardenal Coccopalmerio que Néstor Martínez analizó recientemente en su blog.

18/03/17 5:35 AM
  
César Fuentes
Hoy sábado, en el diario La Vanguardia escribe un artículo un tal Arturo San Agustín que, a mi juicio, hace la mejor radiografía de estos trágicos y terribles cuatro años de Francisco: que al final salga a relucir McDonalds mezclado con El Vaticano y Giovanni María Vian nos es casualidad; como tampoco lo es que Francisco, en la descripción que hace el articulista semeje al personaje de Manuel Manquiña del film Airbag, por no hablar de la constante confusión a la que somete al órbe católico, si tal cosa sigue existiendo.
Merece la pena leer el breve artículo.

Por lo que a mí respecta, considero que el Vaticano es, a día de hoy un estado corrupto y corruptor, así que cuando leemos que tal pais va a potenciar, o destinar nosecuantos millones para favorecer el aborto, uno ve como quien más ha de gritar, pelear, desangrarse por los más inocentes.........hace lo que está haciendo- y no sólo eso-.
Ya es mucha la pastoral, teología y fe de McDonals la que nos están vendiendo, y cuando en estos días cantamos en el Via Crucis: "Pueblo mío, qué te he hecho, en qué te he ofendido, respondemé.....", pues ya lo vemos. Y si uno se siente desdichado por saber que el peso de sus pecados hunden a Cristo en su primera, o segunda, o tercera caída, también es verdad que está la Esperanza que no defrauda y que hace que conserve al resto fiel, al Israel verdadero del que uno quiere formar parte, con el desdichado Cardenal Sarah y otros pastores, no muchos, que se mantienen fieles.
18/03/17 5:38 AM
  
Juan Argento
Gabriela, es muy simple. El avión es un misil dentro del cual han sido secuestrados 44 inocentes. No es posible hacer un asalto comando al avión y matar solamente a los secuestradores, ni tomar en forma remota por medios electrónicos el control del avión y hacerlo aterrizar en un campo. Por lo tanto los 44 inocentes van a morir en cualquier caso, ya sea en el aire si el avión es derribado, ya sea contra la Casa Blanca o el blanco que sea si el avión no es derribado. Claramente el curso de acción moralmente correcto es derribar el misil para que no ocasione más muertes inocentes que las ya inevitables.
18/03/17 5:44 AM
  
María
En el Vaticano ha habido y hay mucha gente ociosa, con delirios de intelecturalidad, fuera totalmente de la labor que se les supone la evangelización. Parece ser que han estado durante tiempo agazapados y ahora sacan no la patita si no la pataza. Cabe preguntarse a estas alturas, ¿es conveniente que continue el Vaticano? ¿es conveniente que aloje a tantas personas laicas y ordenadas ociosas con delirios de grandeza intelectual?. Ya estoy empezando a pensar que el Vaticano tendría que desaprecer en la forma que lo conocemos, se ha convertido en un Versalles religioso en el peor de los sentidos, y luego alguien se pregunta ¿por qué no hay vocaciones?. Para elucubrar tonterías no hace falta ser célibe, ni ordenado, basta con meterse en partidos políticos.
18/03/17 8:36 AM
  
Echenique
Yo la conclusión que obtengo de este pontificado, con los colaboradores papales más fidedignos, es que los auténticos dogmas de siempre son menospreciados y, en compensación, se han erigido nuevos dogmas como el calentamiento global, el control de la población, acogida de inmigrantes en perjuicio de los nacionales y la identidad, y la actitudes de acompañamiento, discernimiento, acogida, diálogo, encuentro, puentes, inclusión. Nos hemos hecho muy laxos en la moral de verdad para ser muy rigoristas en la nueva moral, difuminada. Ya tenemos una iglesia homologada, que ha dejado de molestar. Ahora son ellos quienes nos imponen el pensamiento único, por un lado, o el islamismo, por otro. La Iglesia Católica ya no pinta nada en este nuevo Orden-desorden, con la colaboración de Sorondo, que es ahora cuando se ha destapado, como tantos otros. Es la gran ventaja de este pontificado : el destape.
18/03/17 8:39 AM
  
Palas Atenea
Bueno; yo también nací en junio de 1944, el día del Desembarco de Normandía, precisamente, pero no veo la relación entre ese asunto y el tema del blog. Que el efecto positivo sea mayor que el negativo no debe ser interpretado así porque la mayoría de las veces ni se sabe.
¿Qué efecto conseguían los bombardeos aliados sobre posiciones alemanas? Liberar Francia pero no gratis et amore.
¿Qué efectos se conseguía derribando el avión que iba a caer sobre la Casa Blanca? Evitar que la nación entera se viera herida en su misma representación, en su corazón.
Lo que hay que mirar es el objetivo no las consecuencias, porque si no yo tendría que preguntar al caco que me amenaza con una pistola si tiene hijos y familia y, como yo no los tengo, me tendría que dejar matar porque mi muerte es el mal menor. Eso es ridículo.
Los pasajeros del avión fueron puestos en esa situación por los terroristas y los franceses durante la IIGM por los alemanes, trasladar la culpabilidad a otros no vale.
18/03/17 8:43 AM
  
Miguel
Va a haber que empezar a decir a los jerarcas de la Iglesia que ellos no son los "pastores" (el único Pastor es Cristo) sino sólo los perros del pastor. Y que su misión, tanto o más que buscar la oveja perdida (de eso se encarga el Pastor), es no permitir que el resto del rebaño se descarríe. Pero si los descarriados son ellos ... "Mas si la sal se desvirtúa, ¿con qué se la salará? Ya no sirve para nada más que para ser tirada afuera y pisoteada por los hombres" Al final, acabarán pisoteados y despreciados por aquellos con los que quieren congraciarse
18/03/17 8:51 AM
  
Luis J.
La cosa es así: Sobre la mesa tengo un plato con el más exquisito manjar conocido, pero antes de saborearlo tengo que comerme otro antes lleno de mierda, son las reglas, y en definitiva la decisión es mía, soy yo y mi conciencia quien decide si me trago el mojón para así poder llegar al manjar. Parece que algunos se olvidan que la Iglesia no es la que decide, sino que soy yo, eres tú, es aquel quienes de manera individual e intransferible quienes tomamos las decisiones que son personales, y eso es lo que cuenta. Lo del doble efecto del aquinate tiene aquí poco que ver. Soy yo y mi conciencia quienes decidimos las dimensiones de mis tragaderas, y es triste comprobar que la Iglesia como la política está llena de "comemierdas".
18/03/17 9:54 AM
  
Luis Fernando
Lo del avión es de sentido común. Se iba a estrellar sí o sí. Por tanto, todos iban a morir. Derribarlo era lo más sensato para impedir más muertes además de la de los pasajeros.

¿En serio que hay que estudiar en la Gregoriana o en la Sorbona para responder a un caso así?
18/03/17 10:18 AM
  
G
Mi consejo es que escriban directamente al Vaticano, al cardenal Ouellet, al cárdena Parolin, denunciando estos abusos, dejando al Espíritu que les inspire lo que deben decir. No tengan reparo o pereza, pensando que es inútil. No lo es. Yo he visto palabras mías en boca del Papa.
Que reciban cientos de cartas con críticas razonadas y serenas de los fieles que no se dejan engañar. En papel, para que sean archivadas y guardadas. Para que los que las lean se vean abochornados por el peso de la verdad y se produzca incomodidad en las altas instancias. Lo escrito queda registrado y numerado. los portales católicos se pueden leer o no, pero las cartas se tienen que leer. Y un archivo lleno de críticas no es un fruto apetecible para nadie... Sobre todo, si son veraces.
Unámonos en la oración, pero también en la acción. Ayuden a reflexionar a los que tienen la autoridad, si es que aún no lo están haciendo por este medio.
18/03/17 11:31 AM
  
Guillermo PF
Da igual dónde te den el título, cada cual va a responder como bien le parezca. Se empieza razonando que todos iban a morir sí o sí y se termina coligiendo que el feto con malformaciones encefálicas solo va a vivir unos días (quien dice días dice unos meses, de pesadilla). Así que hala, a derribar.
18/03/17 11:41 AM
  
Amelia debla Fuente Trueba
Bravo, Luis Fernando, por este remate. Bravo, Bruno, por tu valentia y sensatez. Y, en general, todos los comentaristas, que me han hecho leerlos con el corazón en la garganta. Cuando yo decía en privado, cosas de éstas, como vosotros, me han llamado hasta talibán. Dios os bendiga a todos. Y también al Cardenal Sarah. ( Y a Athanasius Schneider, y a Reig Pla. . . Por ejemplo. )
18/03/17 12:00 PM
  
Bruno
Keparoff, justamente conocido como Minor Vatis:

"Creo que en el ejemplo final de Juan Pablo B., la respuesta sería sí. Ante un ataque militar con un proyectil que lleva inocentes dentro, la respuesta defensiva correcta es derribar el proyectil. Mueren los inocentes, que serían los tan famosos daños colaterales. En cambio, si los mismos terroristas apuntan con un proyectil que no puede ser detenido contra una ciudad, y exigen, para no atacarla, que el Gobierno asesine a los mismos pasajeros inocentes de antes, la respuesta sería no".

Razonamiento impecable, tanto del caso moral como del inmoral. Si desde el Vaticano nos preguntan nuestra opinión para cubrir un puesto de Presidente de Academia pontificia, les daremos tu teléfono.
18/03/17 12:48 PM
  
Hermenegildo
El Kiku: Dios no acostumbra a intervenir directamente en el gobierno de la Iglesia; respeta la libertad de los hombres.
18/03/17 12:56 PM
  
Eagleheart
Si le hago caso al Sánchez Sorondo, puedo partirle la cabeza para que ya no invite abortistas e impedir que se haga promoción del aborto, ¿no?

¡Saludos!
18/03/17 1:06 PM
  
Gabriela de Argentina
Lo UNICO que a mi juicio podria justificar el derribo del avion es la certeza de que iba a ser estrellado. O sea el argumento de Juan Argento y de LF. Argumento que NO dieron los otros. Sin embargo esa certeza ninguno en la Casa Blanca la podia tener. Decir que el bien buscado es salvar jerarcas norteamericanos (eso de salvar la dignidad de la nacion y bla bla bla es de risa) y que el "daño colateral" es la muerte de 44 anonimos, no es tolerable. Lo que habia que hacer era desalojar el area de la Casa Blanca y que sea lo que Dios quiera. Pero no erigirse en los dueños de la vida de nadie. Despues se quejan del aborto, de la eutanasia, etc. Falta que semejantes "catolicos" defiendan Hiroshima y Nagasaki. A ver si el avion era ruso y se iba a estrella contra el Kremlin dirian lo mismo. A algunos se les ve la hilacha.
18/03/17 1:16 PM
  
Martin Ellingham
Sólo puntualizar que hay una probabilidad no mayor a 1% de que Sánchez Sorondo ignore la recta formulación del principio de doble efecto.
Saludos.
18/03/17 1:26 PM
  
Bruno
Martin:

"Sólo puntualizar que hay una probabilidad no mayor a 1% de que Sánchez Sorondo ignore la recta formulación del principio de doble efecto."

Si eso fuera así, lo ocurrido es aún peor. Prefiero suponer ignorancia que maldad, la verdad.
18/03/17 1:34 PM
  
Palas Atenea
Gabriela: Habían sido estrellados ya dos aviones y estaban ante otro con las mismas intenciones. Mi pueblo cayó en manos republicanas, posteriormente tomado por las fuerzas franquistas: según la posición de cada uno, hubo quién murió por fuego enemigo y otros por fuego amigo. Es la lógica de la guerra. A mi madre, que eran requetés, la hirió la metralla de los socialistas que arrojaron un mortero en pleno pueblo (tratando de destrozar una columna de requetés), pero no se quejó por eso, lo vio natural porque querían reconquistar el pueblo que para ellos tenía una posición estratégica; por la misma regla de tres pudo haber sido herida por los nacionales que también bombardearon antes de tomar la población, y tampoco se habría quejado. Nunca la oí decir una palabra contra nadie por su herida en la pierna que, afortunadamente, no afectó a ninguna arteria. En una guerra, decía mi abuela, las posibilidades de morir son muchas y variadas. Hay acciones innecesarias, como el bombardeo de Guernica por la Legión Cóndor o el asalto de las cárceles de Bilbao por los socialistas (que son las que pueden abordarse desde la ética), pero otras son inevitables. Saber diferenciar eso es de cajón. Los que sentenciaron a muerte a los pasajeros del avión fueron los que lo secuestraron y tengo entendido que, vista la situación, algunos de esos pasajeros entendieron muy bien que los derribaran.
18/03/17 1:48 PM
  
Bruno
Gabriela:

"Lo UNICO que a mi juicio..."

Pero supongo que entiende que no se trata de cuál sea su opinión. Lo importante es lo que enseña la Iglesia. De hecho, por lo que dice no comprende bien el principio de doble efecto y ni siquiera ha entendido lo que se ha escrito en los comentarios anteriores. Y además, se expresa con malos modos y prepotencia, como en otras ocasiones. Como comprenderá, después de eso se le quitan a uno las ganas de explicarle las cosas. Lo voy a intentar una vez más, pero si persiste en esa actitud, borraré sus comentarios.

Hay que distinguir dos cuestiones morales: si se puede derribar el avión y si se debe derribar el avión.

Para responder a la primera, hay que determinar si es intrínsecamente malo hacerlo, porque si es intrínsecamente malo, no se puede hacer. El ejemplo que ponía Keparoff, sobre que el gobierno fusilara a esos pasajeros inocentes para salvar muchas más vidas, es intrínsecamente malo, ya que se mata intencionadamente a inocentes y eso es contrario al quinto mandamiento. Por lo tanto, no se puede hacer y no hay que pensar más sobre ello. En cambio, en el caso de derribar el avión, lo que se busca no es matar a esos pasajeros, sino derribar el avión que controlan los terroristas. Eso no es intrínsecamente malo y, por lo tanto, en principio se puede hacer.

Una vez que se ha establecido que en principio se puede hacer algo (porque no es intrínsecamente malo), la segunda cuestión es si se debe hacer en este caso concreto. Ahí es donde entran cuestiones de consecuencias y proporciones: ¿el mal que se va a evitar es mayor que el mal que (no intencionadamente) se va a producir (los famosos daños colaterales)? Esa es una cuestión prudencial, porque, como dice la Veritatis Splendor, es muy difícil o imposible tener perfectamente en cuenta todas las consecuencias de una acción. En algunas ocasiones está más claro y en otras caben opiniones diferentes.

Nada tiene eso que ver con aborto, eutanasia, Hiroshima y Nagasaki, que son todos casos de haber respondido mal a la primera pregunta y haber elegido comportamientos intrínsecamente malos que siempre son inmorales.

Mons. Sánchez Sorondo, contra lo que enseña la Iglesia, niega que exista la primera parte de la cuestión y, por lo tanto, cae en el consecuencialismo moral.
18/03/17 1:49 PM
  
Akathis
Es que esto ha pasado ya de castaño oscuro. Lo del patadón palante para quitarse de en medio curillas setenteros con padrino modernista nos ha abocado hoy a la mayor crisis de la Iglesia en 1000 años.

Y ahora a ver cómo se resuelve esto, [...].
18/03/17 2:38 PM
  
Bruno
Akathis:

"Lo del patadón palante para quitarse de en medio..."

Sí, un sistema perverso que sólo puede tener consecuencias nefastas.
18/03/17 2:41 PM
  
Bruno
Guillermo PF:

"Da igual dónde te den el título, cada cual va a responder como bien le parezca. Se empieza razonando que todos iban a morir sí o sí y se termina coligiendo que el feto con malformaciones encefálicas solo va a vivir unos días (quien dice días dice unos meses, de pesadilla). Así que hala, a derribar"

Bien expresado. Ese es precisamente el problema del consecuencialismo moral. Lo bueno de la doctrina de la Iglesia es que no empieza así, sino que lo primero que hace es distinguir cuidadosamente que hay cosas que no se pueden hacer. O dicho de otra forma, que el mal no justifica los medios.
18/03/17 2:46 PM
  
Lucia Madre
Perdón por volver sobre el asunto del avión; si mi comentario esta fuera ya del tema, por favor no lo publique. Pero, ¿y si los pasajeros de avión estuvieran intentando hacer frente a los terroristas? Desde fuera, no sabemos a ciencia cierta lo que allí ocurre. A lo mejor conseguían frustrar el acto terrorista. No podemos estar seguros de que el avión se va a estrellar.
¿No sería lo mismo que aquellos que defienden el aborto en el caso de que el feto sea totalmente inviable ? Ya que se va a morir, y puede poner en peligro la vida de la madre, podemos abortarlo.
18/03/17 3:21 PM
  
Echenique
Si no nos atrevemos a sacar las últimas consecuencias y a atribuir las últimas responsabilidades de todo lo que estamos viendo y padeciendo en estos momentos históricos, estamos dando rodeos inútiles y mareando la perdiz. Lo siento Bruno, yo lo veo así. Tienes que atreverte a dar ese paso, aunque quizás Infocat te pida que no lo des.
18/03/17 3:49 PM
  
Bruno
Lucía Madre:

Es una buena pregunta.

El aborto es algo que nunca se puede hacer, porque matar intencionadamente a un niño inocente es intrínsecamente malo. Eso quiere decir que no se puede hacer en ninguna circunstancia, siempre está mal. Da igual que vaya a vivir veinte años, que un día o un minuto. Es inmoral matar intencionadamente a un niño inocente.

En la distinción de dos cuestiones que hemos hecho antes, ese comportamiento falla en la primera: no se puede hacer en ningún caso.

El caso del avión es distinto, porque no falla en la primera cuestión. Derribar un avión empleado por terroristas como arma no es intrínsecamente malo. Es algo que, en principio, se puede hacer moralmente.

Por lo tanto, el avión "aprueba" la primera pregunta. Pero eso no es todo, si la primera pregunta da el visto bueno, entonces es cuando hay que considerar circunstancias y consecuencias. En este caso, habría que considerar lo que probablemente va a suceder si no se derriba el avión (el objetivo al que se dirige, quién está allí, consecuencias para el bien común, si los pasajeros están prestando resistencia o los terroristas están en control total, etc.) y lo que probablemente sucederá si se derriba (la muerte casi segura de los pasajeros, la muerte de los terroristas, etc.), así como otras posibles opciones para atenuar las consecuencias de una y otra posibilidad (evacuar, negociar, etc.). Hay que sopesar cuáles de las consecuencias serían más graves y tomar una decisión. En ningún caso se buscan las malas consecuencias (como la muerte de los pasajeros o la muerte de las personas que estén en el objetivo atacado por los terroristas con el avión), solamente se soportan, por eso este principio del doble efecto se llama también del "mal menor".

Por lo tanto, el caso del avión no es una cuestión que se pueda decidir en abstracto, porque depende de las circunstancias concretas de cada caso real. Es lo que se llama una cuestión prudencial, que debe resolverse aplicando la prudencia práctica (a diferencia de la cuestión del aborto, en la que la única respuesta posible está marcada directamente por la ley de Dios, que prohíbe matar intencionadamente a un inocente). Dos católicos, en un caso concreto, podrían tomar decisiones diferentes, según el ejercicio de la prudencia de cada uno.

Saludos.
18/03/17 4:07 PM
  
Bruno
Echenique:

"Si no nos atrevemos a sacar las últimas consecuencias y a atribuir las últimas responsabilidades de todo lo que estamos viendo"

Es que no es eso lo que sucede. Confundes el respeto especial que por voluntad divina debemos tener con el Papa (y con el propio obispo, párroco y padre) con no sacar consecuencias. En InfoCatólica no negamos la responsabilidad del Papa, pero expresamos nuestras críticas con respeto y también (en la medida en que la gracia de Dios lo concede) con misericordia. Si te fijas, en tu comentario dejé precisamente eso: "quien nombra a Sorondo, quien sostiene a Sorondo y quien alienta a Sorondo".

Por otro lado, intentamos evitar el maniqueísmo de pensar que la Iglesia es el Papa y, por lo tanto, el Papa tiene la culpa de todo lo que ocurre (que no es más que la otra cara de la famosa papolatría). Por la comunión de los santos, hasta la conducta del último católico de Mongolia afecta a la Iglesia universal, para bien o para mal, así que todos tenemos bastante responsabilidad: el Papa, obispos, sacerdotes y hasta el último seglar.

Si no soy santo (y no lo soy), una buena parte de la culpa de los problemas de la Iglesia es mía. Es duro, pero es así.

Saludos.

18/03/17 4:14 PM
  
Martin Ellingham
Bruno:
Basta mirar el curriculum y la formación de S.S....
Saludos.
18/03/17 4:39 PM
  
César Fuentes
Estoy de acuerdo con tu último comentario, Bruno; de hecho, sigo rezando por nuestro pastores, como también me niego a estar escudriñando cada palabra , gesto, del Santo Padre - si alguien cree que es agradable tener que criticar, que uno lo hace como quien se toma un helado mientras ve patinar coches en una curva peligrosa.......- Además es una gran tentación el estar viendo sólo lo malo, o supuestamente malo , de los demás: eso impide ver lo mejor, y sin eso es casi mejor ni salir de casa, ni de la cama.
Sigo rezando por nuestros pastores, y por todos nosotros.
Y sí, la Iglesia es de Cristo, no del Papa,y gracias a Dios mi fe no depende de ningún hombre- si así fuera.....- .
18/03/17 4:50 PM
  
Palas Atenea
Esta tendencia actual, en la Iglesia y fuera de ella (aunque lo de la Iglesia es mucho más preocupante) de dejarse dominar por una casuística sin fin es tremenda. Hay reglas.
La gente de generaciones anteriores era mucho más sabia, hasta Melchor Rodriguez, que era anarquista, sabía que acciones estaban permitidas en una guerra y cuales no, por eso paró las sacas de Paracuellos (asesinar prisioneros de guerra no está amparado por ninguna ley moral) y evitó asaltos a las cárceles (otra acción repugnante). La muerte de civiles, sin más, como ocurrió en Guernica es reprobable; pero puede ser inevitable si se trata de hacer con ellos un chantaje, en ese caso hay que prepararse para morir. También se espera de nosotros que calibremos la situación y nos preparemos para lo peor. En un cristiano pretender salir indemnes de toda situación, sean cuales sean los costes, es una actitud bastante cobarde. Y en algunos que no son cristianos pero tienen convicciones según las cuales ellos no son el centro del universo, también.
18/03/17 5:12 PM
  
Néstor
El ejemplo del avión sólo puede resolverse por el principio de doble efecto. No es un caso de "mal menor", a no ser que por "mal menor" se entienda solamente el doble efecto mismo. No se trata de hacer un mal menor para evitar un mal mayor, sino de hacer un bien (detener el avión y evitar la destrucción subsiguiente), previendo, sin quererlo ni como fin ni como medio, que de él se seguirá también un mal.

En cambio, matar a esas mismas personas en tierra, por ejemplo, porque han amenazado con bombardear la ciudad en caso contrario, es querer como medio un mal para lograr un bien, y no es lícito moralmente.

Saludos cordiales.
18/03/17 5:15 PM
  
César Fuentes
Palas:
Usted, como siempre, tan reconfortantemente sabia.
Saludos.
18/03/17 5:27 PM
  
jordi
Nestor:

Estos casos extremos y estas reglas morales del doble efecto me son complejas.

En cambio, el balancear, pesar o ponderar bienes parece más lógico.

Es lícito matar tanto a los secuestradores como a los amenazadores, pues evitamos muchos graves males, y por sus efectos preventivos y disuasorios.

¿Es lícito matar a casi toda la humanidad? Sí.

El bloque del mal destruye a casi todo el bloque del bien, éste puede destruir por completo el bloque del mal. Así queda un resto de bien para repoblar.
18/03/17 5:39 PM
  
Leandro Bonnin
Bruno, se ve que el curioso hábito de tergiversar a Santo Tomás o hacerle decir cosas que nunca dijo está de moda entre los argentinos.

El otro día el padre Guillermo Marcó, ex vocero del episcopado argentino y protagonista del primer "video del Papa", al hacer balance de los 4 primeros años del Pontificado de Francisco, dijo al entrevistador de Infobae:

"A veces, como decía Santo Tomás de Aquino, el sentido común es el menos común de los sentidos."

Sí me llama mucho la atención de Sánchez Sorondo, ya que es una persona que ha recibido mucha formación y buena formación filosófica.

Aclaro, por último, que al menos en mi seminario y en varios seminarios más, hemos estudiado el principio de doble efecto tal cual es, y no en su actual formulación...
18/03/17 5:56 PM
  
Palas Atenea
Saludos, César. Y no me abrume que no es para tanto. Es que nací en otros tiempos donde la gente tenía más claro que hay situaciones por las que uno debe dar la vida y no tenían tan en cuanta los dichosos "derechos". Imagínese que voy en un avión secuestrado por terroristas que dicen que van a estrellarlo contra la Basílica del Pilar y algún modernista melifluo se le ocurre que debe esperar a ver qué pasa. ¿Espera que se lo agradezca? Rezo a Dios para que me abra las Puertas del Cielo y tiren el maldito avión conmigo dentro. Otra cosa sería un menosprecio de mi misma. Llegada la situación no sé lo que pensaría pero esperaría estar a la altura. Lo mismo pasó con los pasajeros del avión que eran patriotas, atentar contra el símbolo más evidente de tu nación es más fuerte, o debe serlo, que tu propia vida.
18/03/17 6:19 PM
  
Ricardo de Argentina
El comentario del P. Bonnin me confirma en lo que desde hace mucho sospecho: una panda de SOFISTAS viene tomando por asalto los altos cargos de la Iglesia. Muchos de los cuales recibieron una esmeradísima formación, pero se vendieron por un plato de lentejas.

Y no es de ahora, sino que esto viene dándose desde décadas atrás. Por poner una fecha tentativa, diría que desde que se hubo terminado la IIGM, y de manera creciente.
En cantidad y en "calidad".
Y en descaro, como lo expresa inmejorablemente LF en un comentario de más arriba:
"Ya ni se cuidan"
18/03/17 6:24 PM
  
jordi
Leandro Bonnin:

Yo no soy menos que los prelados haciendo decir a Santo Tomás de Aquino lo que nunca dijo.

Yo voy a hacer, desde ahora, lo mismo con cualquier texto, sea de Kasper, Bultmann o San Agustín.

Y quiero que nadie me gane en artes manipulativas.

Si todo está permitido, que sea para todos igual.

Y viva el lío.
18/03/17 6:57 PM
  
Tyto Alba
La deposición de Guillermo (ut solet) de nuevo es torticera, retorcida, inexacta e incorrecta.

El paralelismo entre acceder a derribar el avión porque en todo caso morirán los pasajeros inocentes y abortar a un niño porque en todo caso iba a morir más adelante sería aceptable si en el caso del avión, al saber que van a morir..... liquidáramos a lo pasajeros directamente sin preocuparnos del avión.

Pero es que no se puede pedir más.
18/03/17 7:20 PM
  
Guillermo PF
Ni se puede pedir más, ni hay seguridad de que a mí me apetezca dar.
El paralelismo es exactamente el que yo describí, le podrá parecer más o menos desafortunado, pero para estropearlo "aliñándolo" no haga como dice que hago yo (ut soleo).
18/03/17 8:03 PM
  
Gabriela de Argentina
Bruno: a ti te respondere mas tarde porque deseo hacerlo mas tiempo y ahora voy a salir. Pero queria decirle a la Sra. Palas Atenea que ningún edificio de la tierra vale mas que una vida humana. Pretender que, como ella, los pasajeros del nefasto avion quisieran inmolarse por salvar a ... la Casa Blanca!!! es un desproposito. Ella es muy libre de hacerlo, pero yo no voy a aceptar que veladamente se me acuse de modernista por no tener la menor intención de aceptar que mi vida, ni la de ninguno de mis compatriotas (incluido Sanchez Sorondo), vale mas que la Casa Rosada, o el obelisco de Buenos Aires, por mas "simbolos de la Nacion que sean ". Y aqui Bruno me podrá tratar de torpe de entendederas, pero en algún lugar lei que Santo Tomas decía que UNA sola alma humana valia mas que todas las estrellas del universo y aun que todo lo creado. Quizas los que defienden derribar un avion con 44 inocentes para salvar "la destrucción" de un edificio deberian recordar que esas personas anonimas a las que mataron derribando el avion tambien tenian (tienen) un alma inmortal que salvar.
18/03/17 8:17 PM
  
Gabriela de Argentina
Quise decir "vale menos" que la Casa Blanca. Cambie la redaccion al final y me quedo mal la oracion. No sea que se agarren de eso para atacar mi idea.
18/03/17 8:37 PM
  
jordi
A los efectos practicos, que observo de la realidad: los pasajeros y tripulación comparten la muerte de los terroristas, si hay indicios justificados de un mal mayor.

Tanto da que sea un avión, tren, barco u otro vehículo.

Se atiende al balace moral de presente, evitar un mayor mal, y de futuro, efecto disuasorio.

La muerte incluye a los dirigentes terroristas, si no pueden ser detenidos, por ser autores intelectuales, y al resto de terroristas, por ser potenciales autores materiales. El mal debe ser totalmente eliminado, y esto es un bien.

Pueda ser que los terroristas sean simples suicidas, creando una falsa amenaza de un mal mayor. Es un riesgo a considerar.
18/03/17 8:49 PM
  
Lucia Madre
Gracias, Bruno por la aclaración. En el caso del dichoso avión, es realmente una situación en la que, la toma de decisiones, se convierte en un verdadero problema de conciencia, y es verdad que no se puede intentar resolver en abstracto, sino que hay que analizar todas las circunstancias. Pero yo creo que, personalmente, sería partidaria de no derribarlo.
En el caso del aborto, lo tengo totalmente claro, tal y como usted lo explica.
En mi comentario, y reconozco que me expliqué un poco de manera general, estaba pensando concretamente en la situación que se genera cuando se produce un embarazo ectópico: cuando se produce la hemorragia, se sabe que el embrión ya se ha muerto, así que se elimina para salvar la vida de la madre; pero con las técnicas actuales, el diagnóstico se realiza mucho antes de que el embrión muera, así que, para evitar males mayores a la gestante (rotura de la trompa de falopio, ...), se procede a eliminarlo mientras todavía vive. Es un ser humano, independientemente del lugar en que haya anidado.
Perdone, una vez más, por salirme por la tangente, pero es un tema que me perturba enormemente, porque incluso desde posturas provida se acaba muchas veces justificando.
Un saludo
18/03/17 8:57 PM
  
Palas Atenea
Gabriela: No son edificios, son símbolos. Si uno no está dispuesto a morir por nada porque su vida es superior a todo, mal mártir será. Espero que su patria no espere nada de usted porque no parece dispuesta a hacer muchos esfuerzos. Acaba de cargarse todo sentimiento patriótico o religioso. Santo Tomás de Aquino no pudo poner la vida humana por encima de todo y en cualquier circunstancia porque eso sería la condenación de toda la resistencia polaca, la de los cristeros y la de cualquier asomo de valentía. El valor fue una virtud griega que las virtudes cardinales no recogieron, pero si existe una llamada virtud de la fortaleza ¿en qué cree que consiste?
18/03/17 9:11 PM
  
Verónica
Bruno, te leo habitualmente, aunque no suelo escribir y me gusta mucho tu blog. Pero en este caso concreto discrepo mucho, tanto en el contenido del post, como en el modo en que se ha enunciado como noticia en la página principal. El motivo es este: este monseñor, no se está pronunciando explícitamente a favor del consecuencialismo moral sino que esta enunciando mal el principio de doble efecto. Aunque parezca algo muy básico, creo que es el error de razonamiento que estás cometiendo, pues estás dando por hecho, que la desafortunada enunciación de un principio, conlleva la necesaria y explícita afirmación del conjunto de teorías éticas que caen bajo el término "consecuencialismo". Y esto es así, simplemente porque el consecuencialismo no es "lo contrario" de los axiomas éticos básicos aceptados por la moral católica. Y solamente si fuera lo contrario, en sentido totalmente excluyente, podría decirse que cualquier negación (en este caso incorrecta formulación) de un axioma nuestro conllevaría necesariamente la afirmación de su contrario. Dicho de modo sencillo: este monseñor se ha hecho la ..........un lío, pero no está afirmando una herejía. De hecho, también el entrevistador formula mal el principio, pues asevera que las consecuencias no buscadas de una acción están exentas de juicio moral. La metedura de pata del entrevistador también es grande. Jamás la ética aceptada por la iglesia ha dicho tal cosa. Precisamente porque las acciones son buenas o malas per se, son todas susceptibles de juicio moral. Otra cosa es la imputabildad. Cuando ayer leí el titular de la noticia, me pensé que leería en la noticia una de esas barbaridades que por desgracia tanto circulan, pero solo vi unos fragmentos cortados de una entrevista, y dos hombres viendo a ver quien es el más machote, que interpreta mejor a Santo Tomás (rifirrafes de hombres católicos que llevo muchos años escuchando y ya no me interesan demasiado). Comenté que era un titular demagogo (pues es lo que la prensa amarilla suele hacer: poner una cosa de titular y otra de contenido) y por eso no propio de cristianos, pues aunque el monseñor este sea lo que sea, lo nuestro es hablar con veracidad. Varios comentaristas, cual nigromantes, me adivinaron que se me veía el plumero ( el que uso para mi limpiar mi casa), que hablaba por hablar, y que me fuera a leer a otro sitio, etc. Luego cerraron los comentarios. Estos son los ánimos y la falta de paz que se levantan cuando, fuera de la necesaria denuncia de los pastores que hacen tropezar a los pequeños, ya pasamos a ver herejes cual quijotescos molinos de viento. Un saludo en Cristo.
18/03/17 9:47 PM
  
José Antonio
Una de las peores lacras de la vida interna de la Iglesia es, a mi modesto entender, la confusión entre adorar a Dios y venerar a fulanito o a menganito quienes, por el mero hecho de ser obispos, cardenales o lo que sea, ya son perfectos y cúmulo de todas las virtudes, de tal modo que criticar alguna de sus actuaciones equivale a atacar al mismo Cristo. Digo esto porque siempre tiene que aparecer algún comentario confirmando que esta lacra todavía está lejos de ser eliminada.
18/03/17 9:49 PM
  
Chimo de Valencia
Daniel Argentina, "Simple dato histórico" y otros. Los exabruptos del sr. Sorondo contra la Iglesia y la fe católica, los realiza ocupando un cargo de la máxima confianza de Francisco. Les sugiero que no mezclen en este asunto a dos Vicarios de Cristo como son Juan Pablo II o a Benedicto XVI. Es como si echáramos la culpa del arrianismo a San Silvestre I o a San Dámaso.
18/03/17 9:55 PM
  
Verónica
Aclaracion a posibles comentaristas faltos de espíritu cuaresmal: no, no soy sobrina nieta de Pagola ni de Stuart Mill o Richard Rorty. 😎🤓
18/03/17 10:07 PM
  
Walter E. Kurtz
Lamentablemente es como bien señalan Martin y Mons. Barriola. Sánchez Sorondo no puede desconocer la correcta formulación del principio. No es ignorante; pero me guardo el adjetivo calificativo.
18/03/17 10:12 PM
  
Luis Fernando
No, el Prelado Secretario de la Pontificia Academia de Santo Tomás de Aquino puede ser cualquier cosa menos ignorante sobre lo que enseñaba el Aquinate. Eso no cuela.
Así que solo queda la otra alternativa.
18/03/17 10:32 PM
  
Gabriela de Argentina
Palas Atenea: a ver señora: en primer lugar no se con que derecho me acusa de todo lo que dice. Usted no sabe nada de mi vida ni de los sacrifiicios por los que he pasado (algunos tengo en mi haber) o dejado de pasar. En segundo lugar yo bien podría morir por mi patria, por un hijo, incluso por otro ser humano, por la iglesia, o por Dios. Pero no por el obelisco de Buenos Aires. Pero por favor!!! Ningun simbolo (???) vale una vida, y todo edificio se reconstruye. Que raro que usted, que tan docta y lucida se muestra siempre, no entienda la diferencia, y le de mas valor a un simbolo que a una vida humana. Cosas vederes Sancho...
18/03/17 10:48 PM
  
Palas Atenea
Naturalmente, una bandera es un trapo y la Basílica de San Pedro del Vaticano un edificio. Señora: miles de personas han dado su vida por símbolos gratis et amore. Y no mencione al Quijote porque no es, precisamente, El Quijote quién mejor la entendería.
18/03/17 11:15 PM
  
jordi
LF: el Prelado Secretario de la Pontificia Academia de Santo Tomás de Aquino puede ser cualquier cosa menos ignorante sobre lo que enseñaba el Aquinate.

Lo que me sorprende es ese elevado índice de dislates e ineptos que denigran el Vaticano como autoridad moral mundial, el desacierto de su elección, la falta de corrección o cese de estos ígnaros prelados, su falta de instrucción, la inexistente formación continua teológica, la pérdida de asesores competentes que los eduquen, su permanencia alegre en el cargo así como así, la tranquila sensación de inmunidad y de impunidad de que gozan, la catastrófica acumulación de cargos de por sí inética, el desmantelamiento de dos Academias Pontificias en manos de un incompetente e incapaz, su falta de rectificación y reconocimiento de grave error, el escandalo público que da, la confusion en la fe que provoca, la mancha que causa en la Iglesia, la falta de reacción de la Curia vaticana, la persistencia, incremento y acumulación de equivocaciones peligrosas y temerarias en el actual Vaticano, la falta de calidad profesional de algunos documentos y declaraciones...
18/03/17 11:38 PM
  
jordi
Gabriela de Argentina: para mí, Palas Atenea lleva razón.
18/03/17 11:48 PM
  
Néstor
"Es más fácil decir que, cuando una acción tiene dos efectos, si el efecto positivo es mayor que el negativo, entonces puedes hacerla".

Yo no veo qué diferencia hay entre eso y el "balanceo de bienes y males".

Tampoco veo qué diferencia hay entre eso y el consecuencialismo. Las consecuencias y los efectos de la acción, son lo mismo.

Aquí la acción se justifica y se declara lícita por el solo hecho de que sus consecuencias buenas son "mayores" que las malas.

Eso es consecuencialismo aquí y en la Luna.

En el caso del avión, una cosa es si es justificable en alguna hipótesis derribar un avión con pasajeros inocentes aplicando el principio de doble efecto, y otra el caso concreto de la Casa Blanca.

Por un lado, en la Casa Blanca también había personas cuyas vidas estaban en peligro.

Por otro lado, dejando la Casa Blanca de lado, la cuestión es si se puede repeler una agresión militar previendo que eso va a costar la vida a seres humanos inocentes.

Y es claro que sí, supuesto, obviamente, que de nuestro lado la guerra es justa, y que no hay otro medio a la vista de repeler esa agresión, que por su parte tiene que tener una gravedad proporcional.

Y también es claro que ahí se aplica el principio de doble efecto, porque la muerte de esos inocentes no es querida ni es medio para lograr repeler la agresión, sino que sólo va unida, en forma concomitante, con dicha repulsa de la agresión.

Sin duda que en cada caso concreto es la conciencia la que dictamina, pero debe hacerlo basada en el recto conocimiento de los principios morales.

Saludos cordiales.
19/03/17 12:50 AM
  
jordi
Un año de graves errores mantenidos y no corregidos:

1. Empezó con Amoris laetitia, que posibilita aplicar la comunión y absolución de fornicarios adulterinos no arrepentidos en el numeral 305, nota 351. Francisco sigue sin contestar los 4 dubia.

2. Continuó con los Materiales para la Semana de Oración por la unidad de los cristianos y para el resto del año 2017, en que todavía en el sitio Vatican.va se mantiene el escandaloso párrafo que dice que "Separando lo que es polémico de las cosas buenas de la Reforma, los católicos ahora son capaces de prestar sus oídos a los desafíos de Lutero para la Iglesia de hoy, reconociéndole como un «testigo del evangelio»".

Integran el Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, autor de este grave error: presidente Kurt Koch, desde el 2010, y los secretarios Brian Farrell y Andrea Palmieri.

Lutero fue destructor de la Eucaristía y de todas las caracteristicas de la Iglesia y la fe católica.

3. Finalmente, ahora, Sorondo defiende la errónea moral consecuencionalista o proporcionalista, y Amoris laetitia afirma la equivocada moral de situación.

Para el actual Vaticano, el objeto moral intrinsece malum semper et pro semper no existe, contra lo que establece Veritatis splendor.

Por lo visto, blasfemar, abortar, perjurar o el adulterio son pecados veniales o no son pecados, o bien si hay una circustancia atenuante o eximente, o bien, a elección del ciente, si la conducta tiene alguna o muchas buenas consecuencias.

Circunstancias, situaciones y consecuencias, la Nueva Moral: todos al Cielo, hasta el más tonto...

Pues vaya...
19/03/17 1:06 AM
  
jordi
"Yo no veo qué diferencia hay entre eso y el "balanceo de bienes y males"...

Sólo para mí, y únicamente para mí sólo, la moral de doble efecto la veo como una teoría compleja y abstrusa, muy legalista y alambicada.

Sé que causaré la muerte de esos inocentes (conocimiento), pero su muerte no es querida (¿no? se quiere voluntariamente, pero no de manera principal) ni es medio para lograr repeler la agresión (¿no? evito la destrucción del objetivo principal y disuado para el futuro).
19/03/17 1:20 AM
  
Verónica
Néstor, discrepo....🤓. Para poder decir que alguien mantiene una tesis consecuencialista, tendría que sostener esa persona que la bondad o maldad de la consecuencia son las que "hacen" buena o mala la acción en sí misma. Es decir que el estatuto ontológico de la acción, guarda una total heteronomia con respecto a la consecuencia. El monseñor este no mantiene eso, de hecho solo habla de lo que se puede hacer (en su macarronica formulación propia). Pero para ser consecuencialista habría que mantener más supuestos que los que se dan en su privada definición del principio de doble efecto. Este hombre será lo que sea, pero estar acusándolo de herejía explícita es tan desacertado como si yo ahora cogiera la definición también desacertada del entrevistador, y alegara que puesto que dice que las consecuencias no previstas de un acto carecen de juicio moral, este hombre, por tanto está manteniendo una tesis ética intencionalista e irresponsabilista, pues un sujeto siempre es responsable de sus actos (que no siempre imputable, no es lo mismo). El entrevistador mantiene que las consecuencias no previstas de los actos humanos adolecen de estatus ontológico: como buen tomista habrás de reconocer lo incorrecto que esto. Pues eso.... A mi el monseñor me da igual. Pero sé reconocer cuando alguien mantiene una tesis utilitarista, pragmática, (exclusivamente heteronoma) y no es el caso. El obispo habla de "licitud", cosa que se le podría rebatir con mucho sentido, pero para ser todo lo que se está diciendo, tendría que haber hecho alguna que otra afirmación más que la de un rifirrafe de "yo soy más listo que tú".
19/03/17 1:23 AM
  
Tyto Alba
Verónica:

Definir la entrevista como un rifirrafe de "yo soy más listo que tú" o de hombres católicos a ver quién es más machote no te deja en muy buen lugar a ti en el debate que estás intentando mantener. ¿Eres más lista o más machote que Néstor y todos los demás?

A ver si sobrina de Pagola no, pero prima de Guillermito sí vas a ser...
;-)
19/03/17 1:52 AM
  
Ricardo de Argentina
Gabriela, yo también creo que Palas lleva razón. Lo símbolos valen no por sí mismos sino por lo que significan y representan. Nadie da la vida por un trapo, pero sí puede darla gustoso por lo que ese trapo representa y simboliza.
Si los EEUU permiten que atenten contra la Casa Blanca o contra el CApitolio, al día siguiente tiene atentados en la mitad de sus embajadas alrededor del mundo.
Y eso para empezar.
19/03/17 2:29 AM
  
Verónica
Tyto Alba: 1)el fragmento exacto en que supuestamente se produce la mortal herejia, se da ni más ni menos, que en el contexto de una frase fanfarrona, no de una sería diatriba de hermenéutica tomista. 2) llevo demasiados años escuchando disputas entre tomistas, como para saber ya, que a veces se trata de establecer quien es el macho alfa del tomismo de la estrecha observancia. De ahí que dejo la exacta formulación del principio de doble efecto a los expertos. Usted, si quiere, tan torero que me sale, instruyame al respecto. Sobretodo la formulación exacta "aceptada" por la iglesia: dele valiente! 3) lo de listillo y machote, si sabe leer, verá que se lo aplicó al monseñor. A Néstor no que me gusta su blog y lo respeto. A usted ni listo ni listillo, ni nada que tenga que ver con algo parecido a virilidad. 4) no estoy debatiendo, estoy exponiendo que nadie me ha explicado los siete silogismos que faltan desde la frase del monseñor al acta de anatema.5) mi marido no me ve muy machote. De hecho, verme hablando de filosofía a estas horas, dice que tiene un algo que....6) Por si no queda claro, el apelativo de machote, no es tu problema tampoco.7) ahora si quiere, diga algo que no sea ad hominem (o ad mulierem), grosero, soez o poco viril. Si puede.
19/03/17 2:40 AM
  
Néstor
En el ejemplo del avión la muerte de los inocentes no es querida ni principal ni no principalmente. No evita la destrucción del objetivo principal ni disuade para el futuro. Todo eso hay que afirmarlo del derribo del avión, no de la muerte de los inocentes que viajan en él.

La prueba es que el derribo del avión tiene exactamente esos mismos efectos aunque en él no viajase inocente alguno.

"Cuando cierta acción tiene un efecto que el agente de la acción no buscaba, entonces este efecto [secundario], por ejemplo, no está sometido a un juicio moral."

El entrevistador no habla de efectos "no previstos", sino "no buscados", es decir, no queridos ni como fin ni como medio.

Y eso es lo esencial, porque entonces son involuntarios y como tales no caen bajo juicio moral.

Y en eso consiste justamente el principio de doble efecto.

De "estatus ontológico" el entrevistador no habla.

Por su parte, Mons. Sánchez dice:

"Es más fácil decir que, cuando una acción tiene dos efectos, si el efecto positivo es mayor que el negativo, entonces puedes hacerla".

El condicional muestra que el antecedente es razón del consecuente, es decir, se puede hacer porque el efecto positivo es mayor que el negativo.

Y eso es justamente lo mismo que decir que la bondad o maldad de la consecuencia son las que "hacen" buena o mala la acción en sí misma.

O sea, el consecuencialismo.

Porque en efecto, algo es lícito y se puede hacer porque es bueno o indiferente, y es ilícito y no se puede hacer porque es malo.

Saludos cordiales.
19/03/17 2:49 AM
  
Néstor
No digo, obviamente, que en un condicional el antecedente sea necesariamente la causa o razón del consecuente, sino que en este caso es evidentemente así, que es la bondad (mayor que su maldad) de las consecuencias lo que hace lícita la acción.

De lo contrario ese condicional sería ininteligible.

Saludos cordiales.
19/03/17 3:02 AM
  
Javier
Por favor, dejémonos de hiprocesías y fariseísmos: este impresentable y lamentable monseñor, penosamente no es sino un pequeño y triste monseñor de lucifer...realmente aunque muchas ganas no tenga voy a tener que pedir por su conversión, si este tipejo muere tiene asegurado el camino directo y sin escala al infierno y su condenación eterna. Fiel exponente de los infiltrados masónicos y de otros pelajes que socaban desde dentro a la Santa Iglesia de Cristo. No tengo nada más que comentar.
19/03/17 6:34 AM
  
Luis J.
Como decía arriba, las tragaderas de mons. Sorondo me parecen insondables. No lo había leido, pero el asunto del avión me parece interesante. Creo tenerlo claro y coincido en la legitimidad de derribarlo habida cuenta de las circunstancias. Pero me surge una duda con un caso más cercano. ¿Cómo se justifica el hecho de que muchísimos obispos exhorten a marcar la casilla de los asuntos sociales en la declaración de la renta si sabemos a ciencia cierta que parte de nuestro dinero irá a financiar organizaciones contrarias a la fe cristiana y enemigas declaradas de todos los católicos? Creo evidente que no se puede aplicar el principio de doble efecto de Santo Tomás pues conocemos con seguridad las consecuencias del acto que son perfectamente previsibles. La única explicación que se me ocurre es esta: “Es más fácil decir que, cuando una acción tiene dos efectos, si el efecto positivo es mayor que el negativo, entonces puedes hacerla". Y ni tan siquiera así se convierte en una coartada para la conciencia pues es difícil de calibrar cual efecto es mayor, si el positivo o el negativo. Y yo al menos, ese plato no me lo como.
19/03/17 10:03 AM
  
Verónica
Néstor, petitio principii, Pardiez! Bueno, me voy a celebrar el Día del progenitor B.... Feliz San José! ☺
19/03/17 12:10 PM
  
Iosephus
Increíble la falta de respeto y caballerosidad de Tytus. La gracia se construye sobre la naturaleza y uno no puede ni aspirar a ser un caballero cristiano si antes no es capaz de ser un caballero.

Aparte de todo, toda la razón a Veronica. Veo que hay muchos motivos para pensar que es un granuja el mencionado monseñor... pero de una frase en una entrevista no se puede extraer la herejía. Habría que preguntarle o contrastar con escritos suyos. Pero la de herejia es una acusación muy grave que es irresponsable y poco cristiano lanzar en base a un comentario casual.
19/03/17 12:47 PM
  
Oriol
Es decir, que las banderas y los edificios valen más que la vida humana, con tal que representen a un país, y se iguala el sentimiento patriótico a la fe. Si eso no es idolatría...
Estoy de acuerdo en que el derribo del avión era inevitable, porque la destrucción de la Casa Blanca habría creado un vacío de poder en el país, que fácilmente habría degenerado en caos y desórdenes. En un momento en el que todavía no estaba claro lo que ocurría ni de dónde provenían los ataques, el Ejército estadounidense podía suponer, razonablemente, que ese vacío de poder podía tener consecuencias catastróficas para millones de personas. Y, sí, es probable que los 44 pasajeros hubieran muerto en cualquier caso. No querría estar yo en el puesto de quien tiene que tomar una decisión así.
Pero la exaltación pagana de la patria y sus símbolos que hallamos en boca de Palas Atenea -porque no es más que eso, lo disfrace como lo disfrace- es deplorable.
19/03/17 1:04 PM
  
Palas Atenea
Oriol: La exaltación de la patria no es pagana, lea a Chesterton y a C.S. Lewis y sus razones para no ser pacifistas y lo verá. Ya sé que se ha perdido el sentido de lo heroico pero la Iglesia jamás ha incluido el patriotismo entre los pecados mortales. Y no es idolatría siempre que Dios esté primero, como tampoco es idolatría querer a un hijo o a una madre. Para usted un soldado que ve su bandera hundida en el barro y sale de noche jugándose la vida por tratar de recuperarla podrá ser un idiota-con lo cual no podrá leer literatura alguna anterior a 1918-pero un idólatra jamás. Estas confusiones son bastante chocantes en una época en que los únicos que se juegan la vida por fe están en Oriente. ¡Ni que aquí estuviéramos dando testimonios heroicos por la fe continuamente cuando es justo lo contrario!
19/03/17 1:38 PM
  
Palas Atenea
Lo mismo podría decirle de San Ceferino Giménez que se jugó la vida por un rosario o a la Beata Sor Restituta Kafka que también se la jugó por no querer quitar los crucifijos de la cabecera de los enfermos de un hospital. Hay muchos rosarios guardados en los cajones y muchos crucifijos en los desvanes, pero en el momento histórico en que se desenvolvieron aquel rosario y aquellos crucifijos adquirieron una importancia de resistencia católica de mucha importancia.
Pero supongo que tratar de explicarle esto es perder el tiempo porque el que no lo ve está condenado a no verlo jamás o, quizás, llevado por algún sentimiento que no controla, contradecirse a si mismo dando un significado sagrado a aquello que se ha pasado la vida despreciando en los demás.

19/03/17 1:48 PM
  
Palas Atenea
Lo que estamos viendo no es que la destrucción de la familia tradicional y del patriotismo estén cediendo en favor de la fe sino que las tres cosas, cogiditas de la mano, se están yendo al garete a la vez. ¿Eso no les hace pensar? Ni familia, ni patria, ni Dios (las tres cosas muy pesaditas, cargantes y exigentes).Y todo por el estado del bienestar, que nadie sabe lo que es, pero que suena a "puedo hacer lo que me da la gana y lo único sagrado soy yo, íngrimo y solo, en mi propia mismidad". Y eso no es darle valor a la vida humana sino dar valor a MI VIDA por encima de cualquier otra cosa, Dios inclusive.
19/03/17 2:30 PM
  
Néstor
Es que aquí no se trata de calificar de hereje a Mons. Sánchez, sino simplemente de decir que la doctrina que él enuncia en esa frase es consecuencialista y como tal opuesta a la doctrina católica.

Véase la noción del consecuencialismo tal como la presenta "Veritatis Splendor" n. 75:

"Este «teleologismo», como método de reencuentro de la norma moral, puede, entonces, ser llamado —según terminologías y aproches [sic] tomados de diferentes corrientes de pensamiento— «consecuencialismo» o «proporcionalismo». El primero pretende obtener los criterios de la rectitud de un obrar determinado sólo del cálculo de las consecuencias que se prevé pueden derivarse de la ejecución de una decisión. El segundo, ponderando entre sí los valores y los bienes que persiguen, se centra más bien en la proporción reconocida entre los efectos buenos o malos, en vista del bien mayor o del mal menor, que sean efectivamente posibles en una situación determinada."

Ambos elementos están en la caracterización que Mons. Sánchez hace del "principio de doble efecto".

Saludos cordiales.
19/03/17 2:46 PM
  
Néstor
En cuanto al tema de marcar las casillas, anoto solamente que el principio de doble efecto supone precisamente que se prevé con toda claridad las consecuencias negativas de lo que se hace, pero no se las quiere ni como fin ni como medio.

Saludos cordiales.
19/03/17 2:50 PM
  
Luis J.
Sr. Nestor, el entrevistador de Sorondo define el principio de doble efecto así: "Cuando cierta acción tiene un efecto que el agente de la acción no buscaba, entonces este efecto [secundario], por ejemplo, no está sometido a un juicio moral". Entonces si conocemos las previsibles consecuencias negativas y son evitables no es posible que esos actos queden exentos de juicio moral. Es decir, sabemos que aunque no busquemos que organizaciones anticristianas se beneficien, sí podemos evitarlo no marcando la cruz. No es obviamente el caso del avión, cuyo trágico fin era a todas luces inevitable. ¿Estoy confundido? ¿Me lo aclara porfa?
19/03/17 3:12 PM
  
Néstor
Por eso dije "anoto solamente"; mi intención no era pronunciarme sobre el tema de las casillas en sí mismo considerado.

No siendo español, supongo que se refiere a una casilla de aportes a obras sociales del gobierno, no de la Iglesia.

En esos casos el efecto bueno no parece ser algo que va de suyo unido a la acción de marcar la casilla, pues eso depende de lo que el gobierno entienda por "políticas sociales" y esas cosas.

Le copio la Wikipedia:

"Los estudiosos han ido profundizando en lo que hoy se conocen como condiciones que permitirían aplicar de modo adecuado el principio de doble efecto. Según algunas enumeraciones, se trataría de cuatro o de más condiciones. Tales condiciones serían:

El objeto del acto que se persigue debe ser bueno.

La intención del que actúa debe ser buena y excluye (no desea, pero lo tolera) el efecto malo que se seguirá de la acción.

La acción debe ser en sí buena o indiferente, pues no sería correcto emprender un acto en sí malo (por ejemplo, robar) para conseguir un fin bueno (curar una gripe ordinaria).

Debe existir una razón proporcionalmente grave para aceptar el acto. Es decir, el beneficio que se espera obtener debe ser lo suficientemente serio como para justificar la puesta en marcha de una acción que traerá alguna consecuencia negativa (y menos negativa que el resultado bueno que se espera conseguir).

A las anteriores condiciones se puede añadir un prerrequisito: que no existan acciones mejores, es decir, que no sean posibles alternativas que provoquen menos daños que los que se provocarán con el acto que alcanzará un buen resultado y daños colaterales."

Ahí aparece un elemento de proporcionalidad entre bienes y males, pero con la diferencia fundamental de que se aclara que el objeto de la acción tiene que ser bueno o al menos indiferente.

En el caso de las casillas de obras sociales, supongo que la bondad del objeto de la acción de marcarlas depende de cuáles sean esas "obras sociales". Si vienen mezcladas las buenas y las malas, no parece que eso permita configurar un objeto moralmente bueno, por aquello de que el bien procede de una causa íntegra, el mal, de cualquier defecto.

Supongo, en efecto, que todas las "obras sociales" entran a mismo título en la configuración del objeto de la acción de marcar la casilla, y que no hay razón para decir que las malas son consecuencias colaterales mientras que las buenas son parte del objeto mismo.

En el tema del avión, el hecho de que el fin fuese inevitable no es relevante. Porque puede haber casos en que la acción buena con efecto colateral malo sea necesaria, pero de tal modo que si ella no se realiza, el mal efecto no tendría lugar.

De todos modos se aplicaría ahí el principio de doble efecto.

Saludos cordiales.
19/03/17 4:03 PM
  
Néstor
Eso no quiere decir que en el tema de las casillas no pueda intervenir algún otro principio que haga ver las cosas de otro modo. Es para especialistas, me parece.

Saludos cordiales.
19/03/17 4:16 PM
  
Guillermo PF
He tenido que buscar "íngrimo". Por Dios, qué necesidad de tener que llamar la atención en esta vida.
19/03/17 5:11 PM
  
Oriol
Palas Atenea, los ejemplos que me pone usted de crucifijos y rosarios son, como mínimo, chocantes. ¿No estábamos hablando de la defensa de los símbolos de la patria, y no de la religión católica?
También me hacen gracia las referencias a Chesterton y Lewis. Son autores católicos, sin duda, de una época y de un medio muy concretos. Chesterton, por ejemplo, también estaba contra el sufragio femenino. ¿Eso también forma parte de la religión católica? No me haga reír, por favor. Si fuera por buena parte de los autores católicos (y no católicos) anteriores a 1918, a usted ni siquiera se le permitiría estar opinando aquí. Por cierto, he leído a Chesterton, a Lewis y bastante literatura anterior al 1918, tanto cristiana como pagana. Ya me imagino que viendo Europa arrasada y cubierta de cadáveres diría usted: "Idiotas como Oriol son incapaces de ver lo bonitos que son todos estos miembros mutilados de francés y alemán puestos uno encima del otro". Usted misma dice que son los pueblos de Oriente los que todavía defienden tal manera de ver las cosas. Aparte de que no es del todo cierto, parece que siente usted, en el fondo, una cierta envidia por los yihadistas, ¿no?
El martirio es un don que nos concede el Señor para morir en Su nombre. No lo mezclemos con ejemplos peliculeros del soldado que muere para salvar la bandera -las películas de John Wayne están muy bien porque son películas- ni con menciones frívolas de los cristianos que murieron, de verdad, por defender su fe.
Por cierto, y para responder a la cuestión inicial: ¿Habría dejado arder la Casa Blanca por salvar a los 44 rehenes que iban en el avión, si la única consecuencia hubiera sido la destrucción de un edificio? Se lo voy a decir bien claro: sí. ¿Entiendo que hubo motivos para actuar como se actuó? Sí, también. Por parte de militares responsables, no de mártires de salón, que vienen a ser el equivalente ultraderechista de los revolucionarios de salón.
Por cierto, el Estado del Bienestar es una estructura político-económica entre otras posibles, y en principio no parece que deba favorecer, ni perjudicar, a la familia, la religión ni la patria. Un consejo: léase la Quadragesimo Anno. Le haré mucho bien.
Y que conste -por si a alguien le queda alguna duda- que a mí tampoco me gusta que se haya invitado a abortistas a hablar en el Vaticano, y que todavía me gustan menos las explicaciones de Monseñor Sorondo.
19/03/17 5:12 PM
  
Ricardo de Argentina
Así es Palas: Dios, Patria, Hogar, los tres enemigos a muerte del NOM.
Por los cuales tres vale dar hasta la propia vida, dadas las circunstancias.

Alfonsín, un presidente de Argentina puesto por el NOM llegó a decir:"Se acabó la época de los héroes". Le faltó agregar: "y de los santos y de los mártires".
Es lo que quieren y lo que buscan.
Pero se equivocan.
19/03/17 6:28 PM
  
Palas Atenea
Oriol: No soy historicista, para mi hay cosas que no cambian con el tiempo. Yo no he dicho "los pueblos de Oriente" sino "los que se juegan la vida por la fe están en Oriente" y, usted, con una objetividad no sesgada por ningún a priori sobre mi, ha interpretado ¡cómo no! que admiro a los yihadistas, porque ni por un momento se le ha pasado por la cabeza que pudiera referirme a los cristianos de Oriente. Comprenderá que no entre a discutir con alguien que puede pensar eso de mi sólo porque he dicho que una bandera no es un trapo y crea que un soldado no es un idólatra. Y, desde luego, me reservo lo que estoy pensando sobre su comprensión de los textos que no le gustan.
En cuanto a su último párrafo, sobra, porque yo no tengo ninguna opinión anticipada de lo que pueda pensar sobre asuntos en los que no se ha pronunciado. Usted pone palabras que no he dicho en mi boca pero no espere que yo haga lo mismo, eso lo aprendí en bachillerato.
19/03/17 6:48 PM
  
Leibniz
Me encantan los artículos de Bruno, pero su explicación no es buena, porque relativista y subjetivista. Si el soldado dispara para derribar el avión, es malo, pero si dispara para salvar la Casa Blanca es bueno. Absurdo.
19/03/17 6:56 PM
  
Palas Atenea
Por cierto, Oriol, su nombre es poco corriente fuera de Cataluña por lo que me atrevería a deducir que o es de allí o vive allí o, al menos, la conoce, lo que debe de producirle un terrible sufrimiento por la cantidad de trapos pintados llamados esteladas que cuelgan por todas partes.
19/03/17 7:03 PM
  
Luis J.
"A las anteriores condiciones se puede añadir un prerrequisito: que no existan acciones mejores, es decir, que no sean posibles alternativas que provoquen menos daños que los que se provocarán con el acto que alcanzará un buen resultado y daños colaterales".

Creo que esto lo explica todo. Antes de dar un duro a una organización proabortista como consecuencia de un daño colateral de donar a Cáritas o a Manos Unidas, mi conciencia es diáfana y explícita: No marco la casilla de los fines sociales y sí la de la Iglesia, y si deseo ser más generoso doy directamente a Cáritas, sin que medie el estado.

Respecto a lo del avión, por ahí arriba alguien ha explicado que es lícito derribar un misil cargado de gente que va a explotar, pero no matar a gente para evitar el impacto de un misil que solo porta explosivos. No veo la irrelevancia del hecho de que el impacto fuera inevitable.¿Habría entonces que distinguir entre actos inevitables y fortuitos y actos necesarios pero evitables?.
19/03/17 7:27 PM
  
¡Bah...!
Pues yo tengo un vecino que se llama Oriol y ni es de allí, ni vive o ha vivido allí. No sé si la conoce, pero yo sí conozco Cataluña, y no me llamo Oriol.

Y por cierto, la próxima vez que un vasco queme una bandera española, espero leer en el periódico que una señora de allí y de aquí ha declarado la guerra al indeseable y que rosario en mano, se ha liado a guantazos con el impresentable. La nombraremos heroína, mártir y santa.
19/03/17 7:36 PM
  
rmartinhe
“…diciéndole que no razonaba y lo que hacía era dejarse llevar por sus prejuicios.”
Estos prejuicios de los que habla Monseñor Sánchez Sorondo me inquietan y me hacen pensar en otra frase que oigo con cierta insistencia desde hace un tiempo y que es: “Dios te quiere como eres”, sobre todo porque en muchos casos ahí termina la explicación. Sin embargo cuando esto se dice así, sin más, parece como que quieran dar a entender que a Dios le da lo mismo el estado de nuestra alma y que por tanto no se hace necesario cambiar nada, porque de cualquier manera Él nos aceptará a su lado. Pero esto no es verdad. Dios nos ama sin medida, es cierto, aun siendo nosotros pecadores, pero no quiere nuestro pecado, o lo quiere pero para librarnos de él, porque no puede haber comunión entre Dios y el pecado, sobre todo si es mortal. Es decir, el Señor que sí nos ama pero no nos quiere así (en pecado mortal), podrá pasar a nuestro lado, hacerse el encontradizo, llamar a nuestra puerta, pero si no le abrimos por medio del arrepentimiento que lleva a la confesión y a la conversión, se quedará fuera sin poder entrar en nuestro corazón, porque Dios y el pecado no pueden alojarse en la misma casa.
Pues hoy parece que el común denominador de tantas noticias eclesiales es su afición por la connivencia con el pecado. El caso que nos ocupa es un ejemplo más y no creo que haga falta mucha teología para saber en este caso como en otros lo que se debe hacer. Un poco de catecismo sería suficiente, el aborto es un pecado que clama al cielo, y eso debería bastar para apartar de cualquier evento patrocinado por la Iglesia Católica a todos los que lo promuevan o faciliten, a menos que vengan en condición de arrepentidos a dar su propio testimonio de conversión.
Y ni siquiera sería necesario el catecismo, ya que estos hechos pueden escandalizar incluso a los no creyentes porque la luz de Dios alcanza también a los que no creen en Él. Creo que solo cuando se trata de una increencia culpable, de un rechazo voluntario de Dios, Dios puede permitir que la razón de esas personas quede ofuscada, como vemos por ejemplo en Mateo 13, 13: “Por esto les hablo en parábolas, porque miran y no ven, escuchan y no oyen ni entienden.” O también Romanos 1, 28: “Y como no se preocuparon de tener el conocimiento cabal de Dios, Dios los abandonó a su mente depravada, que los empuja a hacer lo que no deben.”
Deseo que la situación de estos prelados no sea tan dramática, pido por su conversión, que se den cuenta de lo que están haciendo y dejen ya de meter goles en propia puerta, por su propio bien y el de tantos otros fieles. Y que valoren positivamente los “prejuicios” del periodista, ya que con el pecado no caben componendas solo el más absoluto rechazo.
Un saludo.
19/03/17 8:34 PM
  
Echenique
Sorondo ha llegado a afirmar que la familia numerosa es un residuo histórico, que hay que tener un máximo de dos hijos, mejor uno incluso, igualito que el gobierno ateo de China, que, por cierto, ahora anima a tener dos. Si Sorondo afirma esta aberración anticatólica y Francisco lo sostiene es que Francisco la comparte. Esta es la triste situación de la Iglesia que tantos se empeñan en negar contra toda evidencia. Los hechos son elocuentes y tozudos.
19/03/17 8:44 PM
  
Alfredo de Argentina
Leibniz:

"Si el soldado dispara para derribar el avión"

Hay que tener en cuenta las circunstancias. Si dispara porque sí, sin ninguna razón o causa justa (y sí hay pasajeros inocentes), la acción es mala. Si dispara para evitar un mal mucho mayor, se aplica el principio de doble efecto cumpliendo todas sus condiciones y entonces es lícita la acción.
19/03/17 8:55 PM
  
Oriol
De acuerdo, Palas Atenea, entendí mal lo que quería decir. Retiro mi comentario sobre los yihadistas, que ya reconozco que fue desafortunado, y le pido disculpas. Mantengo todo lo demás.
Por otra parte, me parece que ve usted la paja en el ojo ajeno y no ve la viga que tiene en el propio, porque también saca conclusiones precipitadas de lo que he escrito antes. Ante todo: sí, soy catalán. Me abstendré de preguntarle si tengo que morir cristianamente por la estelada, por la rojigualda o por la bandera republicana, todas ellas consideradas banderas patrias por una porción de este país (una parte considerable de los republicanos catalanes era católica, así que...). Lo que sí quiero dejar claro es que no he dicho en ningún momento que sienta una especial alergia por las banderas, y que el patriotismo, si por patriotismo entendemos la voluntad de contribuir a la mejora del país propio, me parece digno de todo encomio. Yo no le he discutido nada de eso. Si no lo he entendido mal -y si lo he entendido mal, por favor, corríjame- usted ha dicho que le parece razonable que se abatiera un avión cargado de civiles inocentes para mantener incólume un símbolo patriótico. A mí no me parece razonable, me parece repugnante. Usted, con una visión de la guerra que parece sacada de películas tipo "Agustina de Aragón", me ha sacado el ejemplo del soldado que arriesga su propia vida para rescatar la bandera del país. Lo primero que se me ocurre es recomendarle que se dé un garbeo por una guerra de las de verdad y se pase unas cuantas semanas viendo violaciones, asesinatos, venganzas y niños muriéndose de hambre con los ojos llenos de moscas, chavales de dieciséis años agonizando en un pozo de mierda mientras llaman llorando a su madre, bombas que caen sobre escuelas llenas de críos de seis años, niñas prostituyéndose con los cascos azules, y se deje de **** sobre soldados que se exponen al fuego enemigo para rescatar una bandera que probablemente ya se ha quemado.
El párrafo final quizá sobraba para usted, pero no sobraba del todo, ¿verdad? Se supone que estamos comentando una noticia, y me ha parecido que era conveniente dejar mi opinión al respecto.
19/03/17 9:27 PM
  
Ricardo de Argentina
Sí Oriol: lo mejor era dejar que el avión con los civiles inocentes se estrellara contra el símbolo patrio, con lo cual se iban a morir igual pero además, cumplían con el objetivo de los jihadistas...
¿Pero qué te has fumado hombre?
19/03/17 10:31 PM
  
Palas Atenea
Cristianamente sólo puede morir por Cristo, pero puede morir por cualquier otro símbolo patriótico y la Iglesia no le va a condenar por idólatra, esté seguro, porque si fuera así no habría capellanes castrenses, esos que molestan a Podemos. Siempre se han distinguido ambas cosas, tanto Claus von Stauffenberg como el Padre Rupert Mayer SJ eran católicos, pero uno fue muerto por cuestiones políticas y el otro por cuestiones religiosas, y nadie confunde ambas. Ahora bien, no hay razones para pensar que Stauffenberg fuera un mal católico ni que el P. Mayer fuera un mal patriota (teniendo en cuenta que había sido capellán castrense en la IGM y tenía la Cruz de Hierro de Primera Clase). A uno, como es natural, nunca le van a hacer santo; el otro ya es beato.
Yo no me he referido a la decisión de abatir o no el avión, me he referido a lo que debieron sentir los norteamericanos que vieron a dónde iba dirigido el avión, porque parece que lo supieron, y al hecho de que cualquiera de ellos prefiriera perder la vida que ver derribado uno de los edificios que represen a su patria. Y he dicho que, en mi caso, me hubiera gustado tener el valor de desear que derribaran el avión conmigo dentro (no debe ser agradable la sensación de que estén haciendo chantaje con tu vida). Eso es lo que ha desatado los comentarios.
Me parece que Agustina de Aragón y John Wayne sobran por excesivos tanto como si yo le pusiera aquí casos de insignes cobardes o traidores a su patria. El no ser pacifista no implica un belicismo desatado y no hay razón para pensar que C.S. Lewis, que no lo era, fuera más parecido a John Wayne que Chamberlaine. Si nos ponemos a hacer caricaturas se pueden hacer de todas clases.
Yo creo que Jean Jaurès tenía razón en el caso de la IGM y en cambio Neville Chamberlaine no la tenía en el caso de la IIGM. Equivocaciones puede haberlas de todas clases porque la IGM fue un sinsentido pero la II, teniendo en cuenta el pájaro que tenían en frente, era inevitable. Claro que si toda Europa se hubiera avenido a ser invadida sin oponer resistencia no habría habido guerra.
19/03/17 10:37 PM
  
Palas Atenea
Y como aquí los hay retorcidos y alguno puede estar pensando qué hizo el P. Mayer para alcanzar tan alta distinción militar sin pegar un tiro pues la cosa es muy fácil: la distinción es al valor demostrado. ¿Y cómo lo demostró? Como todo el mundo sabe la IGM fue una guerra de trincheras y había que hacer descubiertas con la artillería tronando. Los capellanes castrenses no van con las vanguardias, se limitan a la asistencia posterior a la batalla; parece que el P. Mayer opinaba que los heridos y, sobre todo, moribundos, necesitaban al capellán en sus últimos momentos y no cinco horas más tarde, razón por la cual avanzaba cuerpo a tierra con los soldados de vanguardia con la cajita de los Santos Óleos y la Cruz y, por supuesto, totalmente desarmado. En una de aquellas salidas un proyectil le arrancó la pierna. Por eso le dieron la medalla al valor. Sí, ya sé que esto parece una película de John Wayne pero es la historia del P. Mayer, al que los nazis metieron enfermo en Dachau y luego lo llevaron a morir a un monasterio porque no querían que llegara a Munich la noticia de que un sacerdote tan querido había muerto en un campo de concentración. Y por eso es beato, por demasiado carismático, cosa que los nazis no consentían de ninguna de las maneras.
19/03/17 11:11 PM
  
Ricardo de Argentina
Palas, si me permites una disgresión: la IGM no fue un sinsentido, al contrario tuvo una motivación bien concreta: la caída de los tres grandes imperios teocráticos, el zarista, el austríaco y el otomano, que ya se veía que tambaleaban. Los dos últimos fueron desguasados y al primero lo dieron vuelta como un guante. Todo ello con la excusa formal de guerrear contra el imperio germano.
El gran botín se lo llevaron el reciclado imperio anglosajón y sus socios.
19/03/17 11:49 PM
  
Oriol
En general, no fumo, Ricardo, ni tabaco ni de lo otro. Repasa mis posts y leerás la respuesta.
Dicho esto, quizá no tenga sentido seguir dando vueltas a un tema tan complejo. Sinceramente, Palas, pienso que te apartas del tema, que era si es razonable que mueran personas simplemente por salvar un edificio, monumento, etc., que tenga carácter de símbolo patriótico. La cuestión de los capellanes castrenses es totalmente distinta y habría mucho que hablar al respecto. En fin...
Yo pienso que podríamos dar por cerrada la discusión. Y, sobre todo, darle las gracias al Sr. Bruno Moreno por la paciencia que tiene con todos nosotros. :-)
19/03/17 11:59 PM
  
jose 2 católico español
Querido Bruno M.:
Excelente artículo y que me recuerda lo sucedido al acabar el Vaticano II.
Todos se consideraban intérpretes de San Juan XXIII, en contra del Papa Pablo VI y con envidia de la intelectualidad de los protestantes.
Ahora todos son Bergoglio, aunque tiene claro que el Papa Francisco no entiende a Bergoglio ya que está secuestrado por la Curia, y ellos, los iniciados, son los que nos explican todo pues el Santo Evangelio no está claro.
Con defensores como Ud. debemos seguir su ejemplo y hacer apostolado como Pedro y Pablo lo hicieron en Roma.
El Espíritu le siga ayudando y nos valga a todos.
20/03/17 12:06 AM
  
Ricardo de Argentina
Una elegante manera de no contestar.
La reducción al absurdo es un recurso lógico que saca conclusiones de las premisas expuestas. Si la conclusión es absurda, el razonamiento que ha llevado a ella también lo es.
Y la conclusión es bien absurda, por más que tú te encuentres la mar de sobrio, que no lo discuto.
20/03/17 12:12 AM
  
Leibniz
Curiosamente. Nestor y Bruno hacen depender la moralidad de la acción de la voluntad del agente:

El entrevistador no habla de efectos "no previstos", sino "no buscados", es decir, no queridos ni como fin ni como medio.

Y eso es lo esencial, porque entonces son involuntarios y como tales no caen bajo juicio moral.

Digamos que quiero llegar en 15 minutos a un lugar. Para eso debo atravesar la ciudad a 200 km.h Como no he buscado las muertes que tal acto pueda causar, mi acción no cae bajo juicio moral. (¡¡¡!!!)
- No era mi intención...
Esto es puro subjetivismo y relativismo.

20/03/17 1:54 AM
  
Leibniz
Otro caso:

El aborto es algo que nunca se puede hacer, porque matar intencionadamente a un niño inocente es intrínsecamente malo. Eso quiere decir que no se puede hacer en ninguna circunstancia, siempre está mal.

El soldado decide derribar el avión para salvar la ciudad. Pero cuando se prepara para disparar, oye que hay en el avión una mujer grávida.
En este caso, según las palabras de Bruno, no puede disparar, porque sería un acto intrinsecamente malo.
Una vez más, la moralidad del acto dependería de las condiciones subjetivas del agente (saber o no saber, querer o no querer).
20/03/17 2:04 AM
  
Verónica
Qué bien me cae Leibniz, a pesar de ser protestante!!!! 😇. Yo no soy ninguna experta tomista, por lo que mi opinión no es mía sino de aquél que me ha dado clase. Y desde lo que a mí se explicó, la moral tomista es en sus axiomas, de las más completas, siendo de las que menos incurren en reduccionismos. Por eso en la consideración moral de la acción, todos los factores son un conjunto: la naturaleza ontologica de la acción (per se), sus consecuencias, la intencionalidad, el carácter voluntario, la racionalidad, la motivación intrínseca del agente (autonomía) y el carácter deontico extrinseco (heteronomia), etc, etc, Así que coincido con Leibniz. Es una definicion reduccionista (la citada por Leibniz) , y desde luego, no cumple las clausulas del principio de doble efecto .Clausulas que por otro lado, me puede aclarar alguien si proceden del propio Santo Tomás?
20/03/17 2:23 AM
  
Néstor
El ejemplo del que maneja a 200 km por hora no sirve, porque ahí hay "voluntario in causa", es decir, toma voluntariamente la decisión de manejar a una velocidad inapropiada y por tanto es responsable de los daños que de ello se sigan.

Tampoco sirve el ejemplo del no nacido. Cuando se habla de que el aborto provocado es intrínsecamente malo se presupone que es un acto voluntario.

En todo acto formalmente bueno o malo tiene que haber voluntariedad, y eso implica conocimiento de lo que se hace y libre decisión. Faltando una de esas cosas o ambas, no hay voluntariedad y por tanto no hay acto humano, que es el moralmente responsable, sino sólo acto del hombre.

Supuesta la voluntariedad, para el acto intrínsecamente malo hace falta además la maldad del objeto del acto.

En el caso del principio de doble efecto, se supone que el objeto del acto es bueno, o indiferente, y que además tiene otro efecto, que es malo.

Se exige además que el efecto primero e inmediato que se ha de seguir sea el bueno y no el malo.

En esa hipótesis, el efecto malo no es voluntario si no ser querido ni como fin ni como medio, sino sólo previsto y tolerado.

El caso del no nacido no agrega nada nuevo, porque tan inocentes como él son al respecto los otros pasajeros del avión, exceptuando claro a los terroristas.

En el caso del avión, éste se ha convertido en parte de un ataque militar que debe ser repelido. Ése es el objeto primero e inmediato de la acción, dado no por las intenciones subjetivas, sino por la realidad misma.

Saludos cordiales.
20/03/17 2:36 AM
  
Verónica
A toda esta agradable charla le faltan en mi opinion dos cosas muy importantes: 1) una definición exacta del principio de doble efecto.2) una definición exacta de consecuencialismo. Con honestidad, yo no sé ni una ni otra, pero entre otras cosas porque el principio de doble efecto, que fue formulado en su base por Santo Tomás, la de bibliografía que ha dado es amplia (intuyo que las clausulas que se le achacan deben ser posteriores), y aún nadie me ha aclarado si existe una definición consensuada, y aceptada mayoritariamente (no digo ya formulada por el Magisterio) objetiva y claramente delimitada. Por otro lado, la definicion de todo supuesto que se pueda considerar consecuencialista, tampoco tiene unos limites claros. En mi opinión, dije más arriba, consiste en hacer dependiente el estatuto ontológico (moral) de la acción per se, del estatuto de la consecuencia, pero esto debe mantenerse de manera explícita. En opinion de Néstor, me ha parecido entender, hablar de "licitud" en base a la consecuencia, ya es suficiente para establecer que se afirma con ello un juicio moral del acto per se (cosa que no veo) y se llega forzosamente al consecuencialismo....Bueno, como creo que Néstor, contestará a estas cuestiones, con esto último me retiro, dejando la última palabra a alguien que tiene más conocimientos sobre tomismo y las demás cuestiones. Buenas noches. Un saludo.🤗
20/03/17 2:51 AM
  
Néstor
El texto fundacional de la doctrina del doble efecto está en Santo Tomás, aunque luego tiene una larga historia interpretativa para la que puede ser útil el siguiente artículo:

//www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0718-34372008000300005#n2

IIa IIae, q. 64, a. 7.

“Nada impide que de un solo acto haya dos efectos, de los cuales uno sólo es intencionado y el otro no. Pero los actos morales reciben su especie de lo que está en la intención y no, por el contrario, de lo que es ajeno a ella, ya que esto les es accidental, como consta de lo expuesto en lugares anteriores. Ahora bien: del acto de la persona que se defiende a sí misma pueden seguirse dos efectos: uno, la conservación de la propia vida; y otro, la muerte del agresor. Tal acto, en lo que se refiere a la conservación de la propia vida, nada tiene de ilícito, puesto que es natural a todo ser conservar su existencia todo cuanto pueda. Sin embargo, un acto que proviene de buena intención puede convertirse en ilícito si no es proporcionado al fin. Por consiguiente, si uno, para defender su propia vida, usa de mayor violencia que la precisa, este acto será ilícito. Pero si rechaza la agresión moderadamente, será lícita la defensa, pues, con arreglo al derecho, es lícito repeler la fuerza con la fuerza, moderando la defensa según las necesidades de la seguridad amenazada. No es, pues, necesario para la salvación que el hombre renuncie al acto de defensa moderada para evitar ser asesinado, puesto que el hombre está más obligado a mirar por su propia vida que por la vida ajena.
Mas, puesto que no es lícito matar al hombre sino por autoridad pública y a causa del bien común, como consta por lo expuesto (a.3), es ilícito que un hombre se proponga matar a otro simplemente para defenderse a sí mismo, a menos que tenga autoridad pública el que se defiende, el cual, al proponerse matar a otro en su propia defensa, lo hace con vistas al bienestar público, como ocurre con el soldado que pelea contra los enemigos y con el agente del juez que combate contra los ladrones; aunque también pecan ambos si son movidos por pasión personal.”

Saludos cordiales
20/03/17 3:17 AM
  
Alfredo de Argentina
Para aportar un poco de claridad, dice A. Royo Marín, O.P (Teología moral para seglares):

5º. Para que sea licito realizar una acción de la que se siguen dos efectos, uno bueno y otro malo, es preciso que se reúnan determinadas condiciones.

Este principio, llamado «del voluntario indirecto» [que aquí se lo ha llamado como el de doble efecto], es importantísimo y tiene infinidad de aplicaciones en teología moral. He aquí las condiciones o reglas a que debe someterse:

1ª. Que la acción sea buena en sí misma o al menos indiferente.

Y así, nunca es licito realizar acciones malas (tales como mentir, jurar en falso, sobornar, etc.), aunque se alcanzaran con ello óptimos efectos. La razón es porque el fin no justifica los medios y no se puede hacer el mal para lograr un bien.

Para descubrir en teoría si una acción es en sí misma buena o indiferente hay que atender a su objeto, fin y circunstancias. En la práctica ayuda mucho examinar si el agente tiene perfecto derecho a realizar aquella acción y no lesiona y perjudica el derecho de un tercero. Y así, v.gr., el propietario de una casa tiene derecho a cederla en alquiler, aunque los inquilinos la utilicen para malos fines.

2ª. Que el efecto inmediato o primero que se ha de producir sea el bueno y no el malo.

La razón es la misma de antes: no es lícito hacer un mal para que sobrevenga un bien. Por eso no es lícito robar con el fin de dar limosna a los pobres; no es lícito matar al niño encerrado en el claustro materno para salvar la vida de su madre, ni al revés; no se puede provocar el aborto para salvar la vida o la fama de una joven; no es lícito mentir para salvar la vida de un hombre, etc.

Muchos moralistas aceptan la licitud del acto, aunque los dos efectos (bueno o malo) se produzcan al mismo tiempo, con tal de intentar únicamente el bueno y no el malo. Y así sería lícito bombardear una ciudad enemiga para destruir a los culpables, aunque perezcan a la vez muchos inocentes [no olvidar la última condición. Así, según el mismo Royo Marín "Es ilícito y criminal arrojar una bomba atómica sobre una ciudad, abierta o cerrada, con toda la población civil dentro, con sus mujeres y niños. No puede alegarse aquí el voluntario indirectos, porque una de sus reglas esenciales es que el efecto bueno compense con creces al efecto malo; y en el caso de la bomba atómica ocurre precisamente lo contrario, ya que el número de seres inocentes que perecen es incomparablemente mayor que el de los culpables. Dígase lo mismo del incendio total de una ciudad, de los gases asfixiantes arrojados sobre ella, etc."]; o al soldado estrellarse contra un barco enemigo conduciendo el ('torpedo humano», etc.

Otros van más lejos todavía, y admiten la licitud del acto con tal que los dos efectos sean simultáneos en su causa, aunque no lo sean en el tiempo. Así, según esta opinión, sería lícito en una guerra justa disparar contra el enemigo, aunque éste se escondiera detrás de una cortina de seres inocentes (v.gr., mujeres y niños); porque, aunque los proyectiles tropezarán antes con los inocentes que con los culpables, llevan también la muerte para aquéllos, y así, en su causa, los dos efectos se producen a la vez. Otros moralistas niegan la licitud en este caso, por parecerles que el efecto bueno es posterior al malo, contra la regla que hemos establecido.

3ª. Que el fin del agente sea honesto, o sea, que intente únicamente el efecto bueno y se limite a permitir el malo.

Porque si intentara el efecto malo, aunque fuera a través del bueno, su acción sería inmoral por la perversidad de su intención. Ni siquiera es lícito intentar los dos, sino única y exclusivamente el bueno; permitiendo el malo únicamente por su absoluta inseparabilidad del bueno, pero con disgusto y desagrado.

4ª. Que el agente tenga causa proporcionada a la gravedad del daño que el efecto malo haya de producir.

Porque el efecto malo, aunque vaya junto con el bueno y se le permita tan sólo de una manera indirecta y con desagrado, es siempre una cosa materialmente mala; y el pecado material no puede permitirse sin causa proporcionada. Y así, v.gr., la salvación de la patria es causa suficientemente grave para desencadenar una guerra justa, a pesar de los grandes daños que de ella se seguirán; pero el lucro que puede obtenerse por la venta de un libro obsceno o herético no es suficiente razón para venderlo, porque los daños espirituales que de esa venta se seguirán son mucho mayores que la pequeña ventaja del lucro material.
20/03/17 3:28 AM
  
Alfredo de Argentina
También dice el mismo A. Royo Marín, hablando sobre la muerte del inocente:

Conclusión 2ª.: Con causa gravemente proporcionada es lícito cooperar indirectamente a la muerte del inocente, o sea, haciendo u omitiendo alguna cosa, de suyo buena o indiferente, de la cual se siga, sin intentarla, la muerte del inocente.

Es una sencilla aplicación de las leyes del voluntario indirecto, según las cuales, cuando de una acción de suyo lícita se siguen dos efectos, uno bueno—el más inmediato—y otro malo—el más remoto o, al menos, simultáneo al bueno—, es lícito intentar el bueno y permitir el malo si hay causa proporcionalmente grave para ello, o sea, si el efecto inmediato bueno compensa con creces al remoto malo. En el caso concreto que nos ocupa, será causa proporcionada el bien mayor que se siga inmediatamente de la acción lícita y no a través de la muerte del inocente.

Aplicaciones: 1a Es lícito en una guerra justa dirigir la tormenta bélica (cañones, aviación, etc.) contra los objetivos militares de una ciudad, aunque acaso tengan que perecer muchos inocentes.

2.° No es lícito en caso de asedio de una ciudad matar a un ciudadano inocente porque lo exija el enemigo, que, de lo contrario, incendiará el pueblo entero. Pero sería lícito entregarle, aunque se prevea que le van a matar; porque la simple entrega de suyo no es mala, y la previsión de su muerte puede permitirse en compensación del grave daño común que experimentaría todo el pueblo.

3ª. Es ilícito y criminal arrojar una bomba atómica sobre una ciudad, abierta o cerrada, con toda la población civil dentro, con sus mujeres y niños. No puede alegarse aquí el «voluntario indirectos, porque una de sus reglas esenciales es que el efecto bueno compense con creces al efecto malo; y en el caso de la bomba atómica ocurre precisamente lo contrario, ya que el número de seres inocentes que perecen es incomparablemente mayor que el de los culpables. Dígase lo mismo del incendio total de una ciudad, de los gases asfixiantes arrojados sobre ella, etc.
20/03/17 3:39 AM
  
Ricardo de Argentina
Muy interesantes estas aportaciones teóricas para comprender el alcance moral del derecho a la legítima defensa, en particular, y el de todos aquéllos casos adonde puedan producirse efectos malos no deseados.
Son muy útiles porque ponen en evidencia a los numerosos sofistas de todos los niveles y ámbitos que propugnan un pacifisno a ultranza y una "No-Violencia" dogmática. No son católicos y ni siquiera, lógicos, "puesto que el hombre está más obligado a mirar por su propia vida que por la vida ajena." Tal cual. También la defensa del débil y del injustamente ultrajado puede justificar el uso de la violencia.

El hombre pacífico (que no "pacifista", parónimo que es en la forma y antónimo en el sentido) evita cuanto puede la violencia, pero llegado el caso en que legítimamente deba ejercerla, la ejerce.
20/03/17 5:15 AM
  
Marisa
A todo esto... ¿cuál es el bien por el cual se podría tolerar que un pro-abortista hable a sus anchas en el Vaticano?
20/03/17 8:16 AM
  
Marisa
¿El hecho de que sea un pro-abortista muy pero muy pro-abortista? ¿Es decir, un pro-abortista experto y prolífico escritor? ¿Sería "ese" el "bien" por el cual es lícito tolerar que exponga su pro-abortismo en el Vaticano?
20/03/17 8:20 AM
  
Palas Atenea
No sé, Marisa, pero si dejan hablar a un pro-abortista en el Vaticano será porque algo "bueno" tendrá que decir, porque si el aborto se considera un mal está claro que está de sobra. Yo lo que deduzco es que están buscando un posible bien en el aborto, o una opinión científica que vuelva el asunto de claro en confuso. Que es, más o menos, lo que se lleva hoy en día dentro y fuera de la Iglesia y así añadimos otro asunto más al discernimiento. Y todo se vuelve pura casuística.
¿disparamos o no disparamos en este caso concreto?
¿abortamos o no abortamos en este caso concreto?
¿nos divorciamos y nos volvemos a casar o no, en este caso concreto?
La consecuencia de todo esto es una mélange en la que todos chapoteamos y en el que nuestro caso siempre es la excepción de la regla "porque yo me lo merezco".
El decisionismo es una plaga y el no decisionismo también. La aceptación obediente sin crítica alguna nos hace quitarnos la cabeza, además del sombrero, el hipercriticismo hace que demos vuelta a la cabeza como la niña del exorcista, y en esas estamos.
Está claro que, como hacen los jueces, no son las normas sino su interpretación la que vale. Y puede ser que el Vaticano considere que el caso del aborto, como todo lo demás, es interpretable.
Esto hace absolutamente imposible la confesión porque ésta está fundamentada en reglas:- "Padre, puede que haya pecado contra el 4º Mandamiento pero puede que no porque no estoy segura de cómo interpretar "honrar padre y madre". En realidad hace tiempo que no veo a mis padres, ni sé nada de ellos pero también es verdad que no les critico, razón por la cual pienso que les honro". -"Pero, hija mía, ¿sabes cómo están? ¿vas a visitarles?".- "No tengo ni idea pero como no me acuerdo de ellos en absoluto difícilmente les puedo deshonrar".
-"Pues nada, hija mía, está claro que cumples con creces el mandamiento" Y cosas así.
20/03/17 9:28 AM
  
T_Paz
"Tienes que cambiar tus criterios si quieres progresar en la vida".
Monseñor Sánchez Sorondo.


“Estos son mis principios. Si no le gustan… tengo otros”
Groucho Marx.
20/03/17 9:52 AM
  
Néstor
En el caso de hacer hablar a un abortista en el Vaticano no veo que se pueda aplicar el principio de doble efecto, porque no parece que sea el único medio de conseguir un bien tan importante que justifique esa decisión.

Hay muchos expertos católicos en temas demográficos, por ejemplo, el "Population Research Institute" de Steve Mosher, que no tienen el sesgo pro-abortista de Ehrlich y el "Population Council".

Máxime si se sale de ahí diciendo que las familias deberían tener a lo sumo uno o dos hijos, como dicen que dijo Mons. Sánchez durante la conferencia.

Saludos cordiales.
20/03/17 12:18 PM
  
Bruno
Estimado Leibniz:

Me temo que no entiende algunas cosas básicas de la moral. En esas condiciones, lo que conviene es preguntar y aprender, no acusar a los demás.

"El soldado decide derribar el avión para salvar la ciudad. Pero cuando se prepara para disparar, oye que hay en el avión una mujer grávida. En este caso, según las palabras de Bruno, no puede disparar, porque sería un acto intrínsecamente malo. Una vez más, la moralidad del acto dependería de las condiciones subjetivas del agente (saber o no saber, querer o no querer)."

Ese comentario muestra que no ha entendido bien las cosas más básicas. Por supuesto que la moralidad depende (entre otras cosas) de las condiciones subjetivas del sujeto. Ante todo, porque si no hay voluntad no hay sujeto moral de la acción. Cuando una piedra se desprende por un terremoto, cae sobre la cabeza de alguien y lo mata, no hay acción moralmente mala porque no hay sujeto que quiera esa acción.

En ese ejemplo que pone, como ya se ha explicado al menos veinte veces, la acción no es matar a un niño, sino derribar un avión atacante. Eso es lo que, moralmente, está haciendo el soldado y no es algo que sea intrínsecamente malo. No está abortando, está derribando un avión enemigo. La muerte del niño es una consecuencia no buscada. No es el objeto de la acción, sino una consecuencia involuntaria. Esa consecuencia, como es lógico, debe tomarse en cuenta (y puede hacer que la acción sea mala según el caso, dependiendo de las demás circunstancias), pero no hace a la acción intrínsecamente mala porque no es el objeto de la acción.

No es lo que digo yo, es lo que siempre ha enseñado la Iglesia, un principio básico de la moral católica.

Basta con estudiar un mínimo de moral para saber esto y no tiene nada que ver con el subjetivismo, sino con el hecho, también evidente, de que el sujeto de la acción moral siempre tiene que ser eso: un sujeto.

Su postura, en cambio, lleva a pensar que una piedra comete pecados y acciones inmorales. Creo que está claro que eso no tiene sentido.

Un saludo.
20/03/17 1:06 PM
  
Ricardo de Argentina
T_Paz : "Tienes que cambiar tus criterios si quieres progresar en la vida". Monseñor Sánchez Sorondo.
---

Buena cita has colocado, T_Paz: nos muestra a Sánchez S. como lo que es: un progresista.
O sea un mundano.
Dios sabrá porqué permite que una persona así esté en la jerarquía de la Iglesia.
Mi obispo también se define "progresista", abiertamente, y así lo ha expresado en un reportaje que le hizo un medio profano.
Volvemos a lo de LF: "Ya ni se cuidan".
20/03/17 2:08 PM
  
Lindor Covas

Conclusión :

Se puede adaptar la consciencia y la moral a las circunstancias.
20/03/17 2:57 PM
  
Ricardo de Argentina

Conclusión II:

La mayor parte de la jerarquía de la Iglesia Católica ya no es católica.
20/03/17 3:08 PM
  
Esteban de Alemania
Los datos biográficos y el currriculum académico y eclesiástico de Mons. Sorondo simplemente no permiten interpretar las barbaridades, tanto de sus acciones en el Vaticano como de sus postulados heterodoxos - presentados por él falsamente como doctrina de Santo Tomás -, como fruto de su ignorancia. Su motivación la revela él mismo justo antes:

"Tienes que cambiar tus criterios si quieres progresar en la vida."

Ese es le credo resumido del arribista o trepa ante cambios fundamentales de orientación en quien tiene el poder de promover o destruir su carrera. Un conocido bloguero argentino describe así el caso del obispo argentino Marcelo Sánchez Sorondo, canciller de la Pontificia Academia de Ciencias:

"Fue decano de la facultad de filosofía de la Pontificia Universidad Lateranense y siempre se distinguió por ser, si no tradicionalista, sí conservador y fiel exponente de las enseñanzas seculares de la Iglesia. Durante el pontificado del papa Benedicto se distinguió por la adhesión a su magisterio y a su figura y, también, como uno de los pilares más importantes, junto a cardenal Sandri, de la resistencia argentina en Roma a quien era entonces arzobispo de Buenos Aires, el cardenal Bergoglio.

Cuentan las malas lenguas que, apenas elegido Bergoglio como Sumo Pontífice, y a imitación de lo que había hecho raudamente un conocido arzobispo argentino, Mons. Sánchez Sorondo se postró (literaliter) delante del nuevo Papa Francisco implorando su perdón y poniéndose a su entera disposición puesto que, con razón, temía terminar misericardiado como secretario de nunciatura en Bagdad o en Antananarivo. Y claro, el Papa Francisco le otorgó un perdón similar al agradecimiento que le solicitó el elefante a la hormiguita; y lo peor de todo, es que Mons. Sánchez Sorondo aceptó ese perdón y, automáticamente se convirtió en un miserable y en un canalla."
21/03/17 12:51 AM
  
Marisa
Estimados Palas y Néstor: pues eso... tal cual.
21/03/17 1:26 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.