14.10.16

Las nuevas "teologías" y el repudio a Dios

Uno de los grandes filósofos del siglo XX y XXI, Alberto Caturelli, nos presenta un análisis muy claro de lo que sucede en la “teología” actual.[1] Y es que es un hecho, a estas alturas innegable, que la verdadera imagen de Dios ha sido alterada por el espíritu mundano hasta el punto en el que las estructuras nos empujan a vivir en un ateísmo teórico y práctico. Porque además, ya se ve que en un mundo autosuficiente y tecnificado, Dios acaba por no tener un lugar.

Leer más... »

4.10.16

La Encíclica Pascendi hoy.

 

Es de llamar la atención que a poco más de cien años de haberse publicado la Encíclica Pascendi, nos encontremos en un contexto que no sólo no ha superado la crisis que expresa el documento, sino que estamos viviendo sus más radicales consecuencias.

Es un tanto escandaloso que la Encíclica publicada en 1907  afirmara que en ese entonces, ya no era necesario buscar a los enemigos de la Verdad, custodiada por la Iglesia durante dos mil años, entre los ateos y apóstatas declarados que se encontraban fuera de la Iglesia, sino que había que buscarlos ocultos al interior del seno y del corazón de la Iglesia fabricando errores que eran tanto más perjudiciales que los errores de los enemigos declarados que se encontraban fuera.[1]

Leer más... »

28.09.16

La absurda negación del orden moral propuesta por el relativismo.

El más elemental sentido común nos dice que nada puede ser conocido ni amado si no tiene ser[1]. Sin embargo, aunque nos parezca sorprendente, existen pensadores que afirman que el mundo se reduce a la totalidad de los hechos transitorios y que por lo mismo, en sentido estricto nada es. Ese es el motivo por el que ahora nos encontramos ante la necesidad de defender lo evidente, es decir, que lo absolutamente primero es el ser, luego el conocer y el amar. Es el colmo que a estas alturas de la humanidad tengamos que volver a mostrar lo que es evidente por sí mismo, es decir, el primer principio del orden intelectual  consiste en que el ser es y el no ser no es. Y es que cuando se niega tercamente y dogmáticamente lo evidente, no hay otra vía más que la negación del ser, es decir, la nada.

Leer más... »

23.09.16

Presupuestos indispensables para la reconstrucción del mundo occidental globalizado

La nada que es la consecuencia última del pensamiento moderno occidental en la que se encuentra gran parte del mundo, expresa la desesperación absoluta que resulta de la negación del ser que ya había sido propuesta por los sofistas griegos[1] y que busca toda clase de paliativos en las cosas más banales y efímeras. De aquí que el mundo actual tenga que vivir narcotizado entre el consumismo y la necesidad de toda clase de drogas para evitar el enfrentamiento con la nada que subyace como ideología más o menos explícita a la organización del mundo.

Leer más... »

14.09.16

Aforismos 32. Sacramentos.

 Los siguientes aforismos fueron tomados de un trabajo que consta de aproximadamente 16 000 aforismos que he redactado limitándome a un aproximado de 140 caracteres cada uno, en un lapso de cinco años a partir de agosto de 2011. La mayoría de ellos pertenecen al patrimonio de la Cultura Universal.  Algunos de ellos han sido recogidos de la sabiduría de los grandes pensadores de la civilización greco-latina y cristiana-católica de los últimos 2400 años de historia de la humanidad, aun cuando gran parte de ellos han sido modificados. Muchos otros constituyen una aportación personal.

La intención ha sido reducir los conceptos a muy pocas palabras y con la mayor claridad posible para hacerlos accesibles a un mayor número de personas. También incluyen el intento de expresar un mismo concepto de distintas formas.

Este trigésimo segundo bloque está dedicado a algunas generalidades sobre los sacramentos.

  1. En el culto que se realiza en los sacramentos, Dios se mueve hacia nosotros antes de que nosotros nos movamos hacia Dios.
  2. El misterio de la encarnación de Dios se perpetúa en los sacramentos y, por medio de ellos, entramos en contacto con Cristo.
  3. La unidad del culto en los sacramentos y, particularmente, en el sacramento de la Eucaristía, realiza la unidad del Cuerpo místico de Cristo.
  4. Los sacramentos dignamente recibidos son manantial y fuente de la gracia.
  5. Por medio de los sacramentos de iniciación cristiana los hombres van participando cada vez más perfectamente de la vida divina y avanzando en la perfección de la caridad.
  6. Los sacramentos de iniciación cristiana son: Bautismo, Confirmación y Eucaristía.
  7. Los sacramentos de curación tienen como finalidad que la Iglesia continúe con la fuerza del Espíritu Santo su obra de curación y de salvación, incluso en sus propios miembros.
  8. Los sacramentos de curación son: Penitencia y Unción de los enfermos.
  9. Los sacramentos al servicio de la comunidad son el Orden y el Matrimonio.
  10. Los sacramentos al servicio de la comunidad contribuyen a la propia salvación, pero mediante el servicio que prestan a los demás.
  11. Los sacramentos al servicio de la comunidad confieren una misión particular en la Iglesia y sirven a la edificación del Pueblo de Dios.

Leer más... »