Satanás, el Anticristo y el Gran Impostor.

 

Los católicos sabemos que hay un fin de la historia temporal o terreno que coincide con la apostasía general de los últimos tiempos y que ya había sido revelada en las Sagradas Escrituras. Se trata del fin del reino del Anticristo. Porque existen dos historias, una historia de la vida que conduce a la plenitud del ser y otra de la muerte que arrastra al abismo. El asunto central es que hay un punto culminante del mal que tiene su plenitud en los niveles más altos de iniquidad. Mientras el bien tiene su plenitud en la Encarnación del Verbo, el mal tiene su punto máximo. Este mal sigue un camino opuesto al de la caridad. Y es que, así como la caridad puede crecer o decrecer en esta vida, la iniquidad también puede crecer o decrecer. Pero no olvidemos que esa historia de la iniquidad tiene un punto máximo que coincide con el último embate del mal contra el bien. El amor egoísta de sí mismo contra el amor de Dios. Se trata nada más y nada menos que del Anticristo contra Cristo.

Ahora bien, ese misterio de iniquidad que consiste en el último embate del mal contra el bien se lleva a cabo durante el reinado del Anticristo que llegará a su fin, que es el fin temporal de la historia. Por eso el fin temporal es un fin relativo después del cual sigue el fin absoluto de la historia que trasciende al tiempo.

Pero mientras llega el fin absoluto y eterno, el misterio de la iniquidad irá aumentando hasta que llegue la hora de la gran tribulación.[1] Ese grado máximo de iniquidad, que es interior al tiempo, y que se cumple en el Anticristo que ha de venir y manifestar al hombre de iniquidad[2]. Y aunque va a durar poco,[3] mientras dure, va a reducir al máximo la Ciudad de Dios peregrina, porque la iniquidad se multiplicará como un tumor maligno corroyendo la caridad de las multitudes.[4] Y es que la apostasía es como el terreno en el que se desempeñará el hijo de la perdición.[5] Y aquí es preciso aclarar, que esa apostasía no es el mundo pagano, sino los fieles católicos que habiendo recibido la fe del bautismo, la rechazan consciente y libremente. Se trata del rechazo a Dios en el sentido máximo en que puede ser rechazado. Porque el hombre se une a Dios por la fe, por la subordinación de su voluntad a los preceptos divinos y por la religión. Por eso el apóstata se empieza a manifestar cuando se rechaza la religión, la sujeción de la voluntad a los preceptos divinos. Pero la apostasía se manifiesta totalmente cuando se rechaza la fe, cosa que implica el rechazo absoluto de Dios.[6] Esta apostasía es la antesala de la venida del Anticristo y se da en los bautizados.

Una vez rechazada la fe, nada queda en el hombre que pueda ser saludable porque sin la fe, el hombre queda muerto para la vida eterna.[7] Pero esos bautizados que apostatan, esperarán al Anticristo para ser su pueblo, un pueblo de apóstatas, es decir, de personas que están en el seno de la Iglesia. El pueblo del Anticristo es el pueblo de los cristianos apóstatas que han rechazado a Dios y optado por el mundo. Y es que el Anticristo es un enemigo personal de Cristo tal y como lo manifiesta San Pablo: “Pero, con respecto a la Parusía de Nuestro Señor Jesucristo y nuestra común unión a Él, os rogamos, hermanos, que no os apartéis con ligereza del buen sentir y no os dejéis perturbar, ni por espíritu, ni por palabra, ni por pretendida carta nuestra en el sentido de que el día del Señor ya llega. Nadie os engañe en manera alguna, porque primero ha de venir la apostasía y hacerse manifiesto el hombre de iniquidad, el hijo de perdición; el adversario, el que se ensalza sobre todo lo que se llama Dios o sagrado, hasta sentarse él mismo en el templo de Dios, ostentándose como si fuera Dios. ¿No os acordáis que estando yo todavía con vosotros os decía estas cosas? Y ahora ya sabéis qué es lo que le detiene para que su manifestación sea a su debido tiempo. El misterio de la iniquidad ya está obrando ciertamente…”[8] Como vemos, el Anticristo es un individuo singular, un hombre, porque el texto sagrado no deja duda sobre eso. De modo que el Anticristo será un individuo singular y secundariamente una colectividad que pide por sí misma un jefe personal.[9]

Ese personaje contrario a Cristo contendrá en plenitud todos los pecados.[10] El Anticristo al igual que el demonio, promueve el no-ser y la muerte en lugar del ser y la vida. Será la suprema renovación del verbicidio de Satán de modo que su actividad será pública.[11] Los grandes malvados y tiranos de la historia son prefiguras del Anticristo que serán cada vez más perversos y poderosos anticipándose al que anteceden. Será un adorador de su propia imagen y su aparición será obra de Satanás que le envía con prodigios y mentiras, con toda clase de seducciones de iniquidad que persiguen a la Iglesia y que prefiguran la Gran Persecución que desatará el Anticristo en los últimos tiempos.

Ese hombre que será el Anticristo será seducido por Satanás, y tanto él como los que le sigan, serán hábiles en la mentira y grandes tiranos que promoverán masivamente la mentira como si fuera la verdad. Los hombres de iniquidad reciben su poder del demonio, y el Anticristo es el mediador respecto del demonio. Porque así como los hijos de la Ciudad de Dios llegarán al Padre por medio del hijo, por medio del Anticristo llegarán a Satanás los hijos de las tinieblas.[12]

Y aquí cabe otra precisión, en el orden del tiempo, el Anticristo no es la cabeza de los malos sino en cuanto a la perfección de la malicia. Porque la cabeza es el demonio. “Porque el diablo, por su suprema malicia, influye en él al que sugiere todas las otras cosas; y según esto, todos los otros malos que el precedieron son cierta figura del Anticristo, según II Tes. 2, 7: Misterium iam operatur iniquitatis”.[13]

Pero en el texto del Apocalipsis hay un misterio más. El capítulo 13 del Apocalipsis[14] habla de una segunda bestia que es un pseudo-Papa de los últimos tiempos que surgirá de la tierra y que hablará en virtud del maligno, como dragón haciendo que todos adoren a la bestia, es decir, al Anticristo. Ese Gran Impostor, procederá del Anticristo y dará testimonio del Anticristo.[15] De tal suerte que el misterio del Anticristo imitará la Trinidad, ya que el padre será Satán, (que es el dragón del texto del Apocalipsis), el hijo será el Anticristo y  el sustituto del Espíritu será el Gran Impostor. Una contra-Trinidad diabólica que la conforma: el dragón, la bestia y el impostor.[16]

Por último, el reino del Anticristo, será absolutamente secular, mundano y contrario a la caridad cristiana y por lo mismo efímero, aunque devastador. Porque el Anticristo es como el reverso de Cristo en todo y por eso aceptará las grandes tentaciones del demonio y las llevará a cabo con todas sus consecuencias. Por eso no debe extrañarnos, que el Anticristo haga prodigios que pueden deslumbrar a muchos, aunque hay que tener claro que sus prodigios serán prodigios de mentiras.



[1] Mt. 24,21.

[2] II Tes. 2,3.

[3] Mt. 24,22.

[4] Mt. 24,12.

[5] II Tes. 2,8.

[6] Cfr. Aquino, Tomás de S. Th., II-II,12,1.

[7] Hab. 2,4.

[8] II Tes. 2, 1-12.

[9] Cfr. Caturelli, Alberto. El Hombre y la Historia. Folia Universitaria, México, 2005, p.369.

[10] Cfr. Aquino, Tomás de, In II ad Tess. 2, cap. 2, lect.2; San Agustín. De Civitate Dei, 20,19.

[11] Cfr. Caturelli, Alberto. Op.cit., p.370.

[12] Cfr. Apoc. 13, 1-8.

[13] Aquino, Tomás de. S.Th., III, q.8, a.8.

[14] Cfr. Apoc. 13, 11-14.

[15] Cfr. Caturelli, Alberto. Op. cit., p.375.

[16] Cfr. Idem., p.376.

15 comentarios

  
Haddock.
Todos los tiempos de la Iglesia "son recios" según Santa Teresa, pero la apostasía general que hoy conocemos, no se ha dado nunca. En la antigüedad, no existía el ateísmo (Lucrecio y otros era excepciones) y el distanciamiento de Dios que ahora vivimos, me parece tan inquietante como esperanzador.

Esperanzador en el sentido en que esté próxima la Parusía.

08/04/17 1:24 AM
  
Rexjhs
Completamente de acuerdo con su análisis. Y añadiría: así como Cristo tuvo un Profeta que le precedió, San Juan Bautista, que predicaba la necesidad de conversión y murió por proclamar la santidad del matrimonio y la iniquidad del adulterio, el Anticristo tendrá su propio falso profeta (un falso papa), que predicará que no es necesario convertirse y, por ende, que es lícito el adulterio.
08/04/17 1:57 AM
  
Fuenteovejuna
Doctor, cuando Usted dice que "los católicos sabemos que hay un fin de la historia temporal o terreno que coincide con la apostasía general de los últimos tiempos", tal vez se refiere al Cap. 21, 24 de San Lucas, que dice "...y Jerusalén será hollada por los gentiles hasta que se cumplan los tiempos de las naciones".
Creo que esa profecía se cumplió en la Guerra de los Seis Días de 1967 cuando Israel se apoderó totalmente de Jerusalén ocupando la Cisjordania oriental que pertenecía a Jordania.
Si al volver la Ciudad Santa a manos de los judíos se cumplieron "los tiempos de las naciones", sospecho que se acabó el "tiempo" de la historia y empezaron los "últimos tiempos".
Es sintomático que el movimiento "hippie" y el "Mayo Francés" -que fueron una rebelión contra Dios y la familia- ocurrieran justo en los años '60 -en coincidencia con la recuperación de Jerusalén por los judíos- dando inicio a esa "apostasía general" que hoy vemos en toda su crudeza.
Y también es sintomático que ahora se cumplan justo 50 años de esa recuperación de Jerusalén, un número cabalístico central en la historia de Israel.
Como Usted bien dice, "el misterio de la iniquidad irá aumentando hasta que llegue la hora de la gran tribulación", por eso la apostasía general que nació en 1967 hoy ha llegado a su culmen con el matrimonio homosexual, la ideología de género y los trans, amenazando destruir hasta los cimientos de la Iglesia como un anticipo de la inminente aparición del Anticristo y el Gran Impostor.
08/04/17 2:59 AM
  
María López
Buen e interesante artículo, me temo que nos ha tocado vivir en esos tiempos de los que habla el artículo. Hay un punto que no podemos olvidar o podremos ser nosotros también los engañados: el Anticristo hará prodigios que pueden deslumbrar a muchos, aunque hay que tener claro que sus prodigios serán prodigios de mentiras.

Mucha gente se sentirá deslumbrada por él porque seguramente venga avalado por el pseudo-Papa y haciendo milagros en medio de un mundo en crisis.

08/04/17 8:55 AM
  
Tulkas
Es un gran misterio porque, en el fondo, Satanás es muy mal pagador, o mejor dicho, no paga nada en absoluto.

08/04/17 9:20 AM
  
Adrián Ferreira
Artículo ideal para tener grabado en nuestros corazones y encima construir una escultura en piedra con cada letra, para tener bien presente su contenido.
08/04/17 10:44 AM
  
Alejandros
El 21-3-2017 el escritor José Mª. Zavala, nos sorprende con su nuevo libro "el secreto mejor guardado" donde revela la parte oculta del tercer secreto de Fátima: Nuestra Señora nos mostró una visión de un individuo, que yo describo como el santo padre, frente a una multitud que lo vitoreaba. Pero habia una diferencia con un verdadero santo padre; la mirada del demonio, éste tenía los ojos del mal...
08/04/17 1:04 PM
  
Gerardus VIII
¿Algún Padre o Doctor de la Iglesia comento sobre que el Anticristo tiene el mismo título (hijo de perdición) que Judas Iscariote?

----------------------
08/04/17 7:51 PM
  
Frayescobabcn
La Iglesia masonizada, la Iglesia del Hombre, la que jalea los postulados de la ONU esa es la que bendice con su espíritu al Anti-Cristo...
08/04/17 8:24 PM
  
ESLD
Buena explicación.
Sólo quisiera pedir una aclaración entorno a las siguientes afirmaciones:

"el último embate del mal contra el bien se lleva a cabo durante el reinado del Anticristo que llegará a su fin, que es el fin temporal de la historia. Por eso el fin temporal es un fin relativo después del cual sigue el fin absoluto de la historia que trasciende al tiempo."

¿Hace una distinción entre fin del mundo y fin de los tiempos?

Después del fin temporal (relativo), ¿continuaría la historia por cierto tiempo, hasta que todo culmine en el fin absoluto?

Gracias.


----------------------------------------------------
Muchas gracias por tu pregunta.
El fin temporal de la historia es el fin del mundo. En el que se llevará a cabo el juicio final. Termina el tiempo para nosotros porque quedamos insertados en la eternidad donde ya no hay tiempo. Por eso se dice el fin temporal de la historia.
09/04/17 3:47 AM
  
Oscar Garjón Zamborán
Ciertamente. Así como Nuestro Señor Jesucristo obra a través de muchas personas haciendo el bien hay quien otras tantas obran haciendo el mal. El Diablo ejerce sus acciones, tales como impulsar colectivos que derroquen el cristianismo, deseando instaurar la laicidad radical. El Diablo actúa por medio de aquellas personas que intentan borrar a Dios, que inculcan que se olvide la Historia Evangélica y, quienes pretenden silenciar las Misas, las Procesiones, los Ritos a nivel público y coartarlos a nivel privado. Todas esas acciones, que ponen su manifiesto oponerse en todas sus dimensiones a que se lleva acabo la Evangelización en su plenitud (El Reino de Cristo) es el anticristo en toda su esencia. El que no está con Cristo está contra ÉL y, el que está contra Él no siembra, sino que desparrama. Ya lo dijo ÉL.
09/04/17 11:28 AM
  
Alejandros
Papa León XIII: «Los más taimados enemigos han llenado de amargura a la Iglesia, esposa del Cordero inmaculado, le han dado a beber ajenjo; han puesto sus manos impías sobre todo lo que para ella es más sagrado. Allí donde ha sido establecida la sede de San Pedro y la cátedra de la verdad para luz de las naciones, ellos han erigido el trono de la abominación y de su impiedad, y golpeado el pastor, pueda dispersarse la grey».

Papa s. Pio X: Ellos traman la ruina de la Iglesia, no desde fuera, sino desde dentro; ahora el peligro está casi en las entrañas mismas de la Iglesia y en sus mismas venas; y el daño producido por tales enemigos, es tanto más inevitable cuanto más a fondo conocen a la Iglesia”. (Enciclica Pascendi).

Papa Pablo VI: El humo de Satanás se ha infiltrado por las grietas de la Iglesia.

Siendo aún Cardenal el Papa Juan Pablo II dijo en el congreso eucarístico en Filadelfia: “Estamos ante la confrontación histórica más grande que los siglos jamás han conocido. Ante la lucha final entre la iglesia y la anti-iglesia; entre evangelio y anti-evangelio… pero ahora hemos llegado al final de esta batalla que muy pocos realmente perciben en el mundo actual y que los hace incapaces de discernir los signos de los tiempos y entender lo que está pasando en el mundo de hoy en sus más profundas causas ontológicas, porque viendo no ven, y oyendo no oyen, ni tampoco entienden.” En efecto, en ellos se cumple la profecía de Isaías, que dice: Ustedes oirán una y otra vez y no entenderán; mirando, no verán. Porque el corazón de este pueblo se ha vuelto insensible, han cerrado sus ojos y tapado sus oídos, con el fin de no ver con los ojos y no oír con los oídos, ni comprender con el corazón.

Papa Benedicto XVI-(katejon) cuando fue elegido papa dijo: “Rezad por mí para que no huya ante la presencia de los lobos”. Y en (2010) en Fátima dijo: “A partir de ahora los ataques vendrán desde dentro de la propia Iglesia, es parte del tercer secreto, se equivocan quienes piensan que ya se ha cumplido”.
09/04/17 12:34 PM
  
Alejandros
Apariciones en Nigeria aprobadas por el obispo de la diócesis:
“oren, oren mucho por mi Santa Iglesia. Oren aún más por mi Papa. Muy pronto, mi Santo Papa será sacado de Roma. El hombre del mal lo sacará, y luego será asesinado. Oren el rosario por él. Oren para que se mantenga firme en su fe” (Jesucristo, 14-01-1997).
09/04/17 12:36 PM
  
Alejandros
La Virgen en la Salette: Roma perderá la fe y se convertirá en la sede del anticristo. La iglesia será eclipsada. Al principio, no vamos a saber quien es el verdadero Papa.

La Virgen en Fátima: Cardenales contra Cardenales. Obispos contra Obispos…Vimos un obispo de blanco que nos parecía el papa, huyendo de la ciudad de Roma semidestruida, sorteando cadáveres de eclesiásticos y laicos y unos soldados le disparaban, hiriéndole mortalmente.…

San Juan Bosco: Los caballos de los cosacos rusos beberán en las fuentes de San Pedro (Roma).

El escritor italiano Antonio Socci, en su libro “el cuarto secreto de Fátima”: “La apostasía alcanzará la cúspide de la iglesia”. (3º secreto). Benedicto XVI, envió a Socci una nota de agradecimiento por la publicación del libro.

La Virgen en Garabandal dijo a la muerte del papa Juan XXIII: ya solo quedan cuatro papas y comienza el Fin de los Tiempos. 1º-Pablo VI-2º-Juan Pablo I-3º-Juan Pablo II y 4º-Benedicto XVI- Comienzo del Fin de los Tiempos: (Apostasía-falso profeta-anticristo-Parusía-Papa Pedro II)

La Virgen en El Escorial: El anticristo, hija mía, se apoderará de Roma. Hay muchos secuaces del anticristo; y él quiere sentarse en la Sede. Pedid mucho por mi Hijo, mi Vicario. Es muy perseguido, hijos míos; y el anticristo ESTÁ cerca para hacerle sufrir…

La Beata Ana Catalina Enmerich: Dos papas enfrentados en Roma. (Cisma).

Arzobispo Fulton Sheen: Del interior de la verdadera Iglesia surgirá una falsa iglesia. La iglesia del anticristo.

S. Francisco de Asis: Al final de los tiempos un hombre, elegido NO canónicamente, se elevará al pontificado, y con su astucia se esforzará por llevar a muchos al error y a la condenación eterna.

Antonio Socci, en su libro: “No es Francisco, la Iglesia en la tempestad”, indica que hubo fraude en el cónclave que eligió a Bergoglio.
09/04/17 12:40 PM
  
Guillermo Raul
apabullante suerte perdon gracia de Dios que contamos con la Esperanza Alabado Sea Jesucristo
09/04/17 9:17 PM

Esta publicación tiene 2 comentarios esperando moderación...

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.