24.12.13

Puer natus est nobis. Cuando la música sí une la tierra al cielo.

No es posible recoger en el blog toda la riqueza musical que la  liturgia de la Iglesia tiene dispuesta para cada momento. Lo mismo ocurre con la solemnidad que celebramos mañana. Así que me limito hoy tratar un poco sobre el maravilloso canto de entrada o introito de la llamada Misa del día de Navidad.

Al igual que en otras grandes solemnidades, la liturgia de la Navidad incluye varias misas, cada una con sus lecturas, oraciones y cantos propios. De modo que tenemos la Misa vespertina de la vigilia (el 24 de diciembre por la tarde); la Misa de medianoche (“del gallo”), sobre la cual escribí el año pasado por estas fechas; la Misa de la aurora (al amanecer) y la Misa del día.

Fuera de aquellos lugares donde se celebra la liturgia en toda su profundidad y amplitud (actualmente sólo en algunos monasterios, que yo sepa), las misas que se celebran suelen ser sobre todo la de medianoche y la del día. En algunos lugares se ha cedido a la comodidad celebrando o llamando “misa del gallo” a la misa que se celebra el 24 de diciembre por la tarde, es decir, la hora que en realidad corresponde a la misa vespertina de la vigilia.

Tampoco la tradición de la cena familiar de Nochebuena parece aconsejar, al menos en todos los lugares, la celebración de la misa de la aurora en el amanecer del 25 de diciembre. De modo que el segundo gran eje de la solemnidad es la Misa del día, esto es, la del 25 de diciembre ya avanzada la mañana.

En esta Misa del día es donde resuena desde hace siglos una de las más bellas y conocidas melodías litúrgicas del rito romano: el introito Puer natus est que proclama el pasaje de Isaías 9, 6 seguido del salmo 97. Este es el texto original latino  con la traducción que aparece en la edición española del Misal Romano:

Leer más... »

20.12.13

Rorate caeli

Con estas palabras comienzan tanto la antífona de entrada del cuarto domingo de Adviento como un hermoso y popular canto religioso tradicional en este tiempo litúrgico. Aunque el comienzo de su texto sea el mismo se trata de dos cosas distintas:

La antífona de entrada o Introitus del cuarto domingo de Adviento es una pieza absolutamente litúrgica, con un lugar propio y específico en el culto, que es la llegada al altar del celebrante al comienzo de la Misa de este domingo de Adviento.

El canto “Rorate caeli” no es estrictamente litúrgico, en cuanto no tiene un lugar propio y específico en el culto. Es costumbre tradicional cantarlo durante el Adviento al comienzo de la Exposición del Santísimo Sacramento, y también en el Ofertorio, después del canto propio, allí donde hay cantores capaces de entonar el ofertorio propio de cada domingo.

El comienzo del texto está tomado de Isaías 45, 8:

Leer más... »

5.12.13

La Inmaculada: Tota pulchra es Maria, de Maurice Duruflé.

Estando ya cerca de la solemnidad de la Inmaculada Concepción de María, que se celebra el próximo domingo, traigo al blog el preciosísimo motete Tota pulchra es Maria, de Maurice Duruflé (1902-1986). Es uno de los Cuatro motetes sobre temas gregorianos que compuso este gran organista y compositor francés del siglo XX.

Ya he comentado varias veces que, aunque la Iglesia ha puesto como modelo de música sacra, después del canto gregoriano, a la escuela polifónica que se desarrolló en el siglo XVI, esto no significa ni mucho menos que haya cerrado las puertas a nuevas aportaciones en el estilo musical. Eso sí, siempre tomando estos dos géneros como modelo, especialmente el canto gregoriano.

Leer más... »

30.11.13

Adviento y Cuaresma: cantos para el Ordinario de la Misa

El Ordinario de la Misa se compone de las partes con texto fijo, esto es, que no cambia según la semana o la festividad. En lo que al canto se refiere, estas partes son principalmente el Kyrie eleison (“Señor, ten piedad”), el Gloria, el Sanctus y el Agnus Dei (“Cordero de Dios”). El conjunto de estos cantos forman lo que se llama una “misa”. La tradición litúrgica de la Iglesia ha elaborado una serie de “misas” que han quedado recogidas en el llamado Kyriale Romanum, donde a cada una de ellas se le asigna un número y un nombre, cuando este último existe. Por ejemplo, la famosa misa De Angelis es la que lleva el número VIII en el Kyriale.

Aunque no existe ninguna obligación para ello, cada una de las misas del Kyriale se ha destinado tradicionalmente a un contexto litúrgico concreto. Así, la misa I Lux et origo está asociada al Tiempo Pascual, la misa IV Cunctipotens genitor Deus a las fiestas de los Apóstoles, la misa IX Cum iubilo a las solemnidades y fiestas de la Virgen, la misa XI Orbis factor a los domingos normales o del Tiempo Ordinario, y la misa XVIII a los funerales y las ferias (“días entre semana”) de Adviento y Cuaresma.

Hoy quiero presentar a los lectores La misa XVII, que es la tradicionalmente destinada a los domingos de Adviento y Cuaresma. Lo haré a través de unos vídeos del estupendo canal de youtube GradualeProject, donde su autor –experimentado cantor litúrgico- va introduciendo diversos cantos gregorianos interpretados por él mismo y acompañados de la correspondiente partitura. Creo que es un recurso de suma utilidad para todos aquellos que deseen aprender fácilmente los cantos litúrgicos gregorianos sin tener costumbre de descifrar el particular sistema de notación en que suelen estar escritos.

Leer más... »

20.11.13

Solemnidad de Jesucristo Rey del Universo: himno de vísperas

El próximo domingo se celebra la solemnidad de Jesucristo Rey del Universo. En el vídeo siguiente pueden escuchar el himno de vísperas de esta festividad:


En el vídeo aparece la melodía gregoriana con el texto en latín y la traducción en inglés. Más abajo añado la traducción al español. La melodía es diferente de la que aparece en el Liber Hymnarius de 1983 y en el Antiphonale Romanum II de 2009, pero el texto es casi idéntico.

El forma ordinaria del rito romano el himno se canta inmediatamente después de la invocación inicial Deus, in adiutorium meum intende (“Dios mío, ven en mi auxilio”), y antes de los salmos. Así reza en el nº 173 de la Ordenación general de la Liturgia de las Horas:

Leer más... »