InfoCatólica / Caritas in Veritate / Categoría: Fieles difuntos

16.01.18

(194) Pastoral para pobres: sincretismo, sacrilegios y ocultismo en las "misas del Gauchito Gil" (I)

pquiaresurr

Encomendamos y dedicamos especialmente este post a Nuestra Señora de los Ángeles y Reina del Universo.

Hace unos días, en Argentina y algún otro país hermano se ha “celebrado", la fiesta del Gauchito Gil cuyo origen data aproximadamente de hace unos 20 años.

S.S. Benedicto XVI, muy poco antes de inaugurar el Año de la Fe, diagnosticaba  el profundo analfabetismo religioso en medio del cual “no puede crecer la unidad entre los cristianos”.

Ya entonces, muchos nos preguntábamos cómo se puede sanar ese analfabetismo sirviendo al sincretismo o a la confusión entre la fe y la superstición.

¿Cómo hablar de opción por los pobres, si se les oculta la Verdad y Belleza completa de la fe y el culto católico, estafándolos al pactar con sus cadenas de paganismo e idolatría, ensombreciendo así el Misterio luminoso -encandilante- que se nos ha confiado?

Leer más... »

10.05.17

(163) Falleció en Buenos Aires el r.p. Enrique José Laje s.j.

El p. Enrique José Laje, s.j., ha sido llamado por el Padre a los 90 años de edad en la noche del sábado 6 de mayo, habiéndose inhumado sus restos el domingo del Buen Pastor, coronando así su fidelidad sacerdotal como digno y genuino hijo de San Ignacio.

lajeEn honor a la justicia y gratitud de tantos alumnos e hijos espirituales que Dios le encomendó, publicamos una reseña de su obra, pidiendo a los lectores intercedan con sus oraciones por su eterno desacanso.

El p. Enrique José Laje, s.j. había nacido en Santa Rosa, La Pampa, el 13 de noviembre de 1927. Ingresó en la Compañía de Jesús a los 16 años y fue ordenado sacerdote el 7 de diciembre de 1957, en el Colegio Máximo de San Miguel. Licenciado en Filosofía por la Facultad de Filosofía de Mount Saint Michel’s, Spokane, Estados Unidos, 1952; Master of Ars in Philosophy and Sciences, Gonzaga University, Spokane, Estados Unidos, 1952; licenciado en Teología por la Facultad de Teología del Colegio Máximo San José, de San Miguel, 1958; doctor en Teología por la Universidad Gregoriana, Roma, 1964.
Se desempeñó como docente en la Universidad del Salvador, desde las cátedras de Teología Dogmática, Teología Fundamental, De Deo Creante, Elevante et Consumante, de Ontología teológica y metafísica y de Doctrina Social de la Iglesia.

Leer más... »

15.08.16

(124) Hiroshima y Nagasaki: un espisodio de la Guerra que continúa...

cruzhiroshimaCuando uno se va acostumbrando a recibir noticias sobre individuos que celebran decapitaciones e incineraciones humanas como quien hace un brindis,  nos preguntamos si hay algo peor; si habrá algo que pueda superar el nivel de horror del que son capaces esos personajes.

Pero aquí hay una gran amnesia e hipocresía… Ante cada nuevo atentado que se adjudican los grupos musulmanes, nos rasgamos las vestiduras como si la amenaza que se cierne sobre Occidente viniera a entorpecer la “pacífica convivencia” del mundo presuntamente civilizado. Se anatematiza el terrorismo, focalizando la cuestión en oriente, como si hubiera que encapsular un virus, para que no cunda la epidemia… Y se olvida que occidente -precisamente por haber dejado de ser cristiano- hace rato que está engangrenado, y lógicamente, cuanto más enfermo y corrupto está un cuerpo, más susceptible es de ser comido por las moscas y gusanos. ¿El problema son las moscas? No; la gangrena. Problema mayúsculo, cuando hace décadas que da muestras de su avance, y se prefiere mirar para otro lado, festejando como enajenados los progresos (sic)… de la infección. ¿Quiero minimizar con esto el avance islámico? En absoluto; pero pienso que esto es sólo una consecuencia de nuestra desidia.  O dicho en otras palabras, este es sólo un nuevo episodio de una guerra-amenaza mayor, que podemos decir que es siempre la misma…Pero ya no se la reconoce como tal.

Leer más... »

21.10.13

(16) Misericordias prohibidas -a propósito del caso Priebke-

Si algo hay de apasionante y maravilloso en nuestra fe es su dimensión totalizante, integral, absoluta. Nada humano ni divino le es ajeno, porque su centro es precisamente Cristo. Y el Catecismo, con su preciosa trama de correspondencias internas, nos lo recuerda. Y como nada humano se le escapa, todo lo bueno y verdadero de cada cultura halla su sitio en el corpus de nuestra doctrina, desarrollándose en su plenitud a la luz de la Revelación.

Sin embargo, los conceptos de piedad, misericordia, compasión, adquieren con el Cristianismo un relieve característico prácticamente impensable para el mundo pre-cristiano, aunque con algunas excepciones.

Leer más... »