El Papa relanza la nueva evangelización y anuncia el nuevo dicasterio

El Papa Benedicto XVI acudió hoy a la Basílica de San Pablo extramuros para presidir las primeras Vísperas de la Solemnidad de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo. En su homilía, dedicada a la urgencia de una nueva evangelización para contrarrestar los efectos de la secularización actual, el Pontífice anunció su decisión de crear un nuevo dicasterio con este objetivo, un proyecto del que habíamos informado un tiempo atrás. Ofrecemos nuestra traducción de amplios pasajes de la homilía.

***

El Siervo de Dios Giovanni Battista Montini, cuando fue elegido Sucesor de Pedro, en pleno desarrollo del Concilio Vaticano II, eligió llevar el nombre del Apóstol de los gentiles. Dentro de su programa de aplicación del Concilio, Pablo VI convocó en 1974 la Asamblea del Sínodo de los Obispos sobre el tema de la evangelización en el mundo contemporáneo, y cerca de un año después publicó la Exhortación Apostólica Evangelii nuntiandi, que se abre con estas palabras: “El esfuerzo orientado al anuncio del Evangelio a los hombres de nuestro tiempo, exaltados por la esperanza pero a la vez perturbados con frecuencia por el temor y la angustia, es sin duda alguna un servicio que se presenta a la comunidad cristiana e incluso a toda la humanidad” (n.1).


Impresiona la actualidad de estas expresiones. Se percibe en ellas toda la particular sensibilidad misionera de Pablo VI y, a través de su voz, el gran anhelo conciliar de la evangelización del mundo contemporáneo, anhelo que culmina en el Decreto Ad gentes, pero que penetra todos los documentos del Vaticano II y que, aún antes, animaba los pensamientos y el trabajo de los Padres conciliares, convocados para representar, de un modo nunca antes tan tangible, la difusión mundial alcanzada por la Iglesia.


No hacen falta palabras para explicar cómo el Venerable Juan Pablo II, en su largo pontificado, desarrolló esta proyección misionera que – debe ser siempre recordado – responde a la naturaleza misma de la Iglesia, la cual, con san Pablo, puede y debe repetir siempre: “Anunciar el Evangelio no es para mí una gloria, es para mí una necesidad imperiosa: ¡Ay de mí si no predicara el Evangelio!” (1Cor 9,16). El Papa Juan Pablo II representó vivamente la naturaleza misionera de la Iglesia, con los viajes apostólicos y con la insistencia de su Magisterio sobre la urgencia de una “nueva evangelización”: “nueva” no en los contenidos, sino en el impulso interior, abierto a la gracia del Espíritu Santo que constituye la fuerza de la ley nueva del Evangelio y que siempre renueva la Iglesia; “nueva” en la búsqueda de modalidades que correspondan a la fuerza del Espíritu Santo y sean adecuadas a los tiempos y a las situaciones; “nueva” porque es necesaria también en países que ya han recibido el anuncio del Evangelio. Es evidente para todos que mi Predecesor ha dado un impulso extraordinario a la misión de la Iglesia, no sólo – repito – por las distancias por él recorridas, sino sobre todo por el auténtico espíritu misionero que lo animaba y que nos ha dejado en herencia al amanecer del tercer milenio.


Recogiendo esta herencia, he podido afirmar, al inicio de mi ministerio petrino, que la Iglesia es joven, abierta al futuro. Y lo repito hoy, cercano al sepulcro de san Pablo: la Iglesia es en el mundo una inmensa fuerza renovadora, no ciertamente por sus fuerzas, sino por la fuerza del Evangelio, en que sopla el Espíritu de Dios, el Dios creador y redentor del hombre. Los desafíos de la época actual están ciertamente más allá de las capacidades humanas: los desafíos históricos y sociales, y con mayor razón los espirituales.


A nosotros, Pastores de la Iglesia, nos parece a veces revivir la experiencia de los Apóstoles, cuando millares de personas necesitadas seguían a Jesús, y él preguntaba: ¿qué podemos hacer por toda esta gente? Ellos, entonces, experimentaban su impotencia. Pero Jesús les había demostrado que con la fe en Dios nada es imposible, y que unos pocos panes y peces, bendecidos y compartidos, podían alimentar a todos. Pero no había – y no hay – solamente hambre de alimento material: hay un hambre más profunda, que sólo Dios puede saciar. También el hombre del tercer milenio desea una vida auténtica y plena, tiene necesidad de verdad, de libertad profunda, de amor gratuito.


También en los desiertos del mundo secularizado, el alma del hombre tiene sed de Dios, del Dios viviente. Por esto, Juan Pablo II escribió: “La misión de Cristo Redentor, confiada a la Iglesia, está aún lejos de cumplirse”, y agregó: “una mirada global a la humanidad demuestra que esta misión se halla todavía en los comienzos y que debemos comprometernos con todas nuestras energías en su servicio” (Enc. Redemptoris missio, 1). Hay regiones del mundo que todavía esperan una primera evangelización; otras que la han recibido pero necesitan de un trabajo más profundo; otras en las que el Evangelio ha echado raíces desde hace largo tiempo, dando lugar a una auténtica tradición cristiana, pero donde en los últimos siglos - con dinámicas complejas – el proceso de secularización produjo una grave crisis del sentido de la fe cristiana y de la pertenencia a Dios.


En esta perspectiva, he decidido crear un nuevo Organismo, en forma de “Pontificio Consejo”, con la tarea peculiar de promover una renovada evangelización en los países donde ya ha resonado el primer anuncio de la fe y están presentes Iglesias de antigua fundación pero que están viviendo una progresiva secularización de la sociedad y una suerte de “eclipse del sentido de Dios”, que constituyen un desafío a encontrar medios adecuados para volver a proponer la perenne verdad del Evangelio de Cristo.

***

Fuente: Il blog degli amici di Papa Ratzinger


Traducción: La Buhardilla de Jerónimo

***

11 comentarios

  
Hermenegildo
¿Quién presidirá el nuevo Dicasterio?
28/06/10 9:43 PM
  
Francesco
Aún no se sabe. Probablemente, en los próximos días, se publique el Motu Proprio para la creación del nuevo dicasterio y luego se procedería al nombramiento del Presidente. De hecho, esta semana se esperan varios nombramientos en la Curia Romana.
28/06/10 10:05 PM
  
Luis Fernando
Suena Mons. Fisichella, pero no sé si alguien que ha metido tanto la pata últimamente es la persona más apropiada. El Papa sabrá lo que hace y a quién elige.
29/06/10 6:53 AM
  
José Ángel Antonio
Personas idoneas serían el Cardenal Pell, de Sydney o el obispo Rey, de Toulon. Fisichella sería un desastre.
29/06/10 10:37 AM
  
Miguel Serrano Cabeza
Tómese "cum granum salis"...

Se atribuye al Conde de Romanones la frase: "Si quieres que un problema no se resuelva, crea una comisión".

O, en el caso que nos ocupa, un dicasterio.

Personalmente, desconfío de las decisiones pastorales que no pasan por el ejercicio la disciplina doctrinal y sacramental.

¿Alguien podría enumerar cuáles han sido los frutos de la primera década de la «Nueva evangelización»?

http://www.fluvium.org/textos/lectura/lectura42.htm

Yo enumeraré tres: la rebeldía generalizada, por motivos doctrinales, contra el Motu proprio; el abandono del sacramento de la confesión; y el rechazo de toda doctrina relacionada con el sexto mandamiento.

Con esos mimbres, poco cesto para panes y peces podremos urdir.
29/06/10 11:21 AM
  
Pioquinto
Gracias por el link, don Miguel. Y yo que pensé que ya había comisiones para la evangelización desde siempre. Que empiecen por Roma y de allí a toda Europa, que ha caído en un estado de apostasía silenciosa, como lo afirmó SS Juan Pablo II.
29/06/10 2:29 PM
  
magdalena
Me aleeeegro. a ver si ponen orden a tanta tonteria y confusión.Aqui vino una carmelita a enseñar "tecnicas Zen de oracion".¿¿¿¿¿¿¿¿????????
¡Peaso de Papa tenemos!
Y LO DE MENOS ES SI ES TORPE O LISTO EL ENCARGAO.Mas burro que Pedro no se si habria; con que maneje el timon el Espíritu de orden de Dios basta.
29/06/10 5:04 PM
  
José Angel Antonio
Miguel Serrano, no entiendo tu pregunta de "¿Alguien podría enumerar cuáles han sido los frutos de la primera década de la «Nueva evangelización»?" ni tu acusación: "Yo enumeraré tres: la rebeldía generalizada, por motivos doctrinales, contra el Motu proprio; el abandono del sacramento de la confesión; y el rechazo de toda doctrina relacionada con el sexto mandamiento.·

La Nueva Evangelización nace en 1983, cuando empieza a pedirla Juan Pablo II:
http://www.vicariadepastoral.org.mx/doc_ecucim/hojas/007_genesis.htm

A ella se remiten movimientos internacionales como Youth2000, Mary's Ministries, Evangelización 2000 (del padre Tom Forrest), Anuncio, etc... así como las escuelas de evangelización de Emmanuel o de Jeunesse Lumiére...

Todos ellos han dado numerosas vocaciones sacerdotales, misioneros laicos, conversiones, etc...

Ninguno de ellos es contrario al sexto mandamiento ni rebelde a la doctrina.

Hay diócesis, como Toulon, en Francia, donde la nueva evangelizacón va viento en popa... otras, muchas españolas, se limitan a seguir con la "vieja pastoral": mantener a las viejecitas en la parroquia, sin salir a buscar a los alejados con "nuevos métodos, nuevo ardor" que pedía Juan Pablo II.

¡Bien por el Papa Benedicto, bien por la nueva evangelización!!!
29/06/10 6:05 PM
  
Miguel Serrano Cabeza
José Angel Antonio:

Gracias por la rectificación. En lo demás, debo de haberme expresado mal.

Llevamos treinta años de nueva Evangelización, que no ha funcionado allí donde no se ha aplicado.

¿Si tan buenos son los medios de la Nueva Evangelización, por qué no se han aplicado en todas las diócesis?

Pues porque no se ha querido. ¿Y quién y por qué no ha querido? No han querido los obispos porque no estaban de acuerdo con ese planteamiento evangelizador, que consideran proselitista.

Con semejantes obispos no hay manera de lograr que evangelicen.

Espero haber sido más claro ahora.
29/06/10 7:48 PM
  
Pioquinto
Yo quiero ir más lejos , se trata de escoger entre ecumenismo o evangelización. Es una, o la otra. Si la gente tiene una religión que lo lleve al Cielo, dejadlo en paz. Si la religión Católica es la verdadera, a evangelizar, POR TODOS LOS MEDIOS. Millones de católicos han salido de la Iglesia en una estampida que arrecia por momentos, hacia las sectas de los protestantes separados o de plano de vuelta al paganismo. Tengo un amigo que estudió para irse a las misiones. Estuvo desempleado mucho tiempo, hasta que lo llamaron de una diócesis de EEUU, para que atendiera a los hispanos y no los captaran tantas sectas protestantes, que hacen estragos en nuestra gente. En fin. Yo veo más de lo mismo. Ojalá me equivoque.
29/06/10 11:31 PM
  
rastri
-Y ¿cuál será la consigan que dote de verdera efectividad evangélica a este Dicasterio en su "Nueva Evagelización?

-Porque el llamado "ajournamentto" siendo la consigan de un Concilio (V.II),.. Aquí y así estamos,..
30/06/10 9:34 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.