Las 20 insensateces más grandes que un protestante puede decir sobre la Virgen María

Tonto y retonto

Siempre soy el primero en aconsejar que en el diálogo con los hermanos separados hay que mantener un tono cordial y caritativo. Hace algún tiempo escribí AQUÍ precisamente aconsejándolo, pero admito que no siempre es tan fácil y fallo a menudo en hacerlo. Necesito de toda la ayuda de la gracia de Dios para lograrlo.

Una de las veces en que mi Mr. Hide estuvo a punto de escapar ocurrió recientemente cuando leí las palabras de apertura de un protestante en un debate sobre la inmaculada concepción. En dicho debate, el sujeto no solo intentaba probar que María pecó, sino que fue una gran pecadora que pecaba gravemente. En seguida se arrancó a llamarla necia, bipolar, metelapata, mentirosa y cualquier cantidad de blasfemias.

Mi primera reacción fue responderle como se “merece”, pero como siempre es mejor responder con argumentos que con la bilis, voy a hacer un comentario de todas las inconsistencias del sujeto en su argumentación. El sujeto, que ya conozco desde hace algún tiempo, fue el desdichado que una vez inventó el rumor de que yo había dejado la Iglesia Católica para llamar mi atención y así aceptara debatir con él, y recientemente a petición de un lector, le analicé unas objeciones contra el primado de Pedro.

La argumentación completa del protestante en cuestión, con el pseudónmo “Danny Totocayo” puede ser leída AQUÍ. Me he limitado solo a analizar los argumentos “originales”, porque las objeciones tradicionales sobre la inmaculada concepción ya las analicé previamente.

Comencemos:

1. Su madre es mucho mejor madre que María

«Según he podido estudiar la Biblia, creo que mi madre y muchas otras madres son mucho mejores madres que María. María a mi entender es una mujer más entre los cristianos. No niego que fue una mujer que busco a Dios, que hallo gracia ante Dios y que quiso hacer la voluntad de Dios a pesar de sus metidas de pata, pero creo que una mujer pecadora.

A continuación, presentare evidencias abundantes que demuestran que María era una pecadora…  De hecho, según la Biblia, María no solo peco, sino que peco gravemente, más de lo que pensé alguna vez».

Luego de decir algo similar no quisiera estar en los zapatos de tan desventurado sujeto. Plantarse en un debate para intentar demostrar que la madre del Señor era una «gran pecadora», que «pecaba gravemente» pretendiendo que se le sirve, es una muestra de gran insensatez. Seguro ha de creer que Jesús le va a dar una palmadita en la espalda.

Estoy claro que si lo que dijese ese sujeto fuese cierto, se podría tratar solo de un caso de maledicencia, pero en este caso veremos que su insensatez le ha llevado a cometer algo más grave: el pecado de calumnia, con el agravante, que se trata de la madre del Señor.

Veamos ahora qué argumentos continúa esgrimiendo para “probar” que María no solo pecó, sino que pecó “gravemente”:

2. María pecó porque le “reprochó” a Jesús

«María lejos de ser santa, fue una mujer que se equivocó y hasta reprocho a Jesús, quien nunca peco. Ella dijo a Jesús: “¿por qué nos has tratado de esta manera? Mira, tu padre y yo te hemos estado buscando llenos de angustia” (Lucas 2:48). ¿Acaso el Señor Jesús (quien nunca peco), causo angustia a María y José, porque Jesús fuera culpable? Ellos estaban angustiados porque no sabían lo que El Señor hacía. Ellos no tenían comunión con Jesús como se debía por eso no comprendían a Jesús. Jesús les respondió y los callo: “Entonces Él les dijo: ¿Por qué me buscabais? ¿Acaso no sabíais que me era necesario estar en la casa de mi Padre?”(Lucas 2:49).  Jesús nunca trato mal a sus padres, aunque esa fue la acusación de José y María.

Aquí no estoy tratando de decir que María es pecadora porque se sintió triste, sino porque acuso a Jesús de su tristeza».

Lo primero que salta a la vista, es que nuestro amigo no tiene una comprensión clara de lo que es el pecado. El pecado es la violación voluntaria de la ley de Dios. Que María como madre, se preocupara al no saber dónde está su hijo durante tres días no es pecado, es algo natural. Que una madre le pida explicaciones a su hijo de la razón de por qué ha hecho algo, tampoco.

El sujeto sin embargo asume que María acusa a Jesús de haber hecho algo injusto, cosa que no dice el texto bíblico que ocurrió. Una cosa es pedir una explicación de qué ha ocurrido, porque se lo desconoce, y otra muy distinta es acusar a alguien de haber hecho algo indebido.

El sujeto también afirma que sus padres no tenían «comunión con Jesús como se debía» y deduce que «por eso no comprendían a Jesús». En cualquier caso, tampoco es pecado no comprender lo que Jesús hacía en determinado momento. Precisamente porque somos seres humanos no tenemos la capacidad de comprender siempre los designios divinos, y eso tampoco es pecado, como tampoco fue pecado que los apóstoles comprendieran tardíamente muchas de las enseñanzas de Jesús.

3. María andaba con “incrédulos”

«María, andaba mucho más, con sus hijos incrédulos (Juan 7:5) que con Jesús. El apóstol Pablo dice: «No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? ¿Y qué concordia Cristo con Belial? ¿O qué parte el creyente con el incrédulo? (2 Corintios 6:14-15) ».

Aquí el protestante acusa a María de ser pecadora porque andaba en compañía de sus familiares, quienes en un momento determinado de la misión de Jesús todavía no creían en él. Y para demostrar que eso es pecado cita 2 Corintios 6,14-15 en una de las eiségesis bíblicas más desastrosas que he visto.

En primer lugar habría que decir que 2 Corintios 6,14-15 está citado fuera de contexto. Es una recomendación de San Pablo para que los cristianos eviten contraer matrimonio con personas no cristianas, por las dificultades inherentes al yugo desigual. Pero incluso el mismo San Pablo hablando del matrimonio agrega que si ya el cristiano está casado con una no creyente, no la despida (1 Corintios 7,12).

Por supuesto la recomendación no implica de manera alguna a que debemos dejar de tratar a nuestros familiares no creyentes. Simplemente no es pecado tratar ni convivir con no cristianos. Más allá de eso, se sabe que en el caso concreto de los “hermanos” de Jesús (que no eran hijos de María, pero ese es otro tema), luego creyeron en Él (Hechos 1,14).

Continúa el sujeto:

«Si María hubiera caminado con sus hijos incrédulos para enseñarles la palabra de Dios estaría muy bien; pero no vemos que María hiciera eso, habría que imaginárselo. A María la vemos en el bando de los incrédulos buscando a Jesús, en lugar de oírlo o hacer la obra junto a los apóstoles».

Sorprende como este sujeto saca conclusiones aventuradas de un simple episodio. Primero coloca a María en un bando, el de los «incrédulos» en contraposición con el otro bando «el de los creyentes». Pero lo que dice el texto es que María estaba con sus familiares, cosa que era natural que hiciese una mujer judía de la época (y que no era pecado).

Por otro lado, tampoco el texto reseña cuales eran las conversaciones de María con sus parientes, como para asumir que les decía o les dejaba de decir.

4. María no hacía la voluntad de Dios

«Hasta Jesús, prefirió llamar a quienes hacen su voluntad, “Mi madre y mis hermanos”, ya que María no estaba haciendo la voluntad de Dios, sino no hubiera dicho: “extendiendo su mano hacia sus discípulos, … He aquí mi madre y mis hermanos”, pero lo hizo. ¿Por qué no extendió su mano hacia su madre y hermanos y María

Nuevamente el sujeto protestante ve en el texto bíblico cosas que no están allí. Allí no dice en ninguna parte que María no hacía la voluntad de Dios. Leamos el texto completo:

“Llegan su madre y sus hermanos, y quedándose fuera, le envían a llamar. Estaba mucha gente sentada a su alrededor. Le dicen: «¡Oye!, tu madre, tus hermanos y tus hermanas están fuera y te buscan.» El les responde: «¿Quién es mi madre y mis hermanos?» Y mirando en torno a los que estaban sentados en corro, a su alrededor, dice: «Estos son mi madre y mis hermanos. Quien cumpla la voluntad de Dios, ése es mi hermano, mi hermana y mi madre.»” (Marcos 3,31-35)

Jesús simplemente aprovecha la ocasión para dejar una enseñanza: que lo que verdaderamente nos une a Jesús no son los lazos carnales, sino el hacer la voluntad de Dios, por eso dice “Quien cumpla la voluntad de Dios, ése es mi hermano, mi hermana y mi madre”.

Pero decir que quien lo haga es parte de su familia, no equivale a afirmar que su madre no lo hace. Precisamente si algo deja claro la Biblia es la sujeción completa de María a la voluntad de Dios y recoge sus palabras: «He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.» (Lucas 1,38)

¿Entonces por qué este sujeto saca una conclusión tan descabellada? Porque Jesús no los señala cuando dice “y mirando en torno a los que estaban sentados en corro, a su alrededor...”. Pero más allá del hecho evidente que no los señala porque el mismo texto dice que no están allí sino que se quedaron afuera (Marcos 3,31), también es de lógica elemental que el que alguien señale a alguien diciendo “este es mi hermano” no significa que otro no pueda serlo también. Precisamente esa es la principal bienaventuranza de María, por la cual es llena de gracia y bendita entre las mujeres: porque ella aceptó de forma perfecta la voluntad de Dios.

5. María pecaba “por asociación”

«Si sus hermanos tenían un mal comportamiento hacia Cristo por ser incrédulos, entonces María tenía también un mal comportamiento. Ellos no lo estaban buscando con la actitud que tiene un familiar que comprende la misión del Salvador. Porque si no El Señor no hubiera dado una respuesta tan fuerte».

Sumamente preocupante la forma de razonar de este sujeto. Según se desprende del comentario anterior, el sujeto no comprende que el pecado es algo personal. Todos somos libres de creer o no creer. Si en determinado momento los parientes de Jesús no creían en él porque no habían recibido la gracia de la fe (sabemos que después sí la recibieron), eso no implica en modo alguno que María pecara por “asociación”. Cada quien es libre de creer o no creer, y la incredulidad de uno no puede ser achacada a otro.

6. María pecó porque creía que Jesús estaba “loco”

«María y sus hijos, dijeron que Jesús, “Está fuera de sí” (Marcos 3:21). Eso era una blasfemia ¿Como sabemos que María y sus otros hijos dijeron que Jesús estaba loco? Por el contexto. En el mismo capítulo 3 de Marcos en el verso 31 leemos: “En eso llegaron la madre y los hermanos de Jesús. Se quedaron afuera y enviaron a alguien a llamarlo” (Marcos3:31)».

Lo primero que habría que puntualizar es que el sujeto aquí manipula el texto bíblico para hacerlo decir lo que no dice. El texto no dice que “María y sus hijos dijeron que Jesús está fuera de sí”. Lo que dice es «Se enteraron los suyos y fueron a hacerse cargo de él, pues decían: “Está fuera de sí”» (Marcos 3,21). Por tanto, no dice que eso concretamente estaba en boca de María, sino que lo atribuye en general a “los suyos”.

La expresión “los suyos” (o παρ’ αυτού) puede interpretarse como sus “partidarios” o sus “familiares” o parientes. Y aquí puede haber varias interpretaciones. La más común es que los suyos eran sus familiares que vinieron de Nazaret, donde residían (Marcos 6,1-4; Mateo 13:54-57), y por lo que en el versículo 31 se dice que «vinieron su madre y sus hermanos».

La segunda interpretación es que la otra frase: “porque decían”: o lo decían sus parientes, o se decía, como un rumor que sus parientes recogen. Esta interpretación es la más lógica. Estando los familiares en Nazaret, les llega el rumor de estos acontecimientos. Por eso, «porque decían» esto de El, es por lo que vienen a Cafarnaúm.

Lo que se decía de Jesús es literalmente: que «está fuera de sí» (εζεστη). Este verbo usado aquí significa en otros pasajes de Marcos el estar fuera de sí por admiración, sorpresa o entusiasmo ante algo (Marcos 2,12; Marcos 5,42; Marcos 6,51). Por eso, de esta palabra no se sigue que lo tuviesen por «loco».

Otro elemento que deja claro que la expresión «está fuera de sí» (εζεστη) no equivale a que tomaron a Jesús por “loco” lo tenemos en que una vez llegados, le manden a llamar “desde fuera” (cf. Mat_3:31); pero, si lo hubiesen tenido por loco, deberían haber procedido de otra manera. Nadie llama a un “loco” para que venga por las buenas. Por otro lado, ni Cristo se defiende, ni los reprocha, ni plantea tal problema, como se defendió de la acusación de loco o endemoniado ante los fariseos (Juan 8,48-49). San Pablo no creía estar loco cuando escribió: «Porque si estamos fuera de nosotros (εξέστημεν) es por Dios» (2 Corintios 5,13).

Por tanto, del texto no se deduce ni que le tuviesen por loco, ni que María opinara de la misma manera que “los suyos”. La presencia de María en el grupo tampoco es suficiente para sacar ese tipo de conclusiones. El conocimiento que la Virgen tenía de El excluye esto en ella. Su presencia se justifica bien. Una madre está junto a su hijo ante cualquier rumor. El que haya ido con estos familiares no quiere decir que compartiese sus sentimientos.

7. María no tenía una gran fe

«[En la Biblia] Tampoco se dice que tuviera una gran fe como si se dice de la mujer Cananea (Mateo 15:22-28). De hecho María manifestó duda cuando dijo: “Entonces María dijo al ángel: ¿Cómo será esto? pues no conozco varón” (Lucas 1:34). Esto muestra su pecado ya que la duda especaminosa».

Ok, concepto elemental básico que debe aprender nuestro amigo: En la Biblia no afirmar algo no significa negarlo, porque  la omisión no es equivalente a la negación.

Que la Biblia diga que la mujer cananea tenía una gran fe, no significa que niegue que María tenía fe, o que la fe de María fuera inferior a la de ella. Por el contrario, se deduce que la fe de María tenía que ser muy grande, porque si no fuese así no sería llamada por el ángel la «Llena de gracia», recuérdese que la fe también es una «gracia». Tampoco sería llamada por su prima inspirada por el Espíritu Santo «bendita entre las mujeres». ¿Podría una incrédula ser bendita entre las mujeres?

La misma Escritura deja claro que sin fe no se puede agradar a Dios (Hebreos 11,6), y si María fue agradable a Dios es porque también Dios le concedió el don de la fe. No hace falta pues, que la Biblia diga explícitamente que María tenía una fe más grande que la mujer cananea, y en cualquier caso es irrelevante, porque nuestro insensato amigo lo que intenta probar es que María era una gran pecadora, no que no tenía la fe más grande del planeta.

El sujeto entiende que María no tenía fe porque preguntó al ángel como quedaría en cinta. Pero preguntar cómo ocurrirá un acontecimiento no equivale a dudar que ocurrirá. Que María no tuvo falta de fe lo demuestra que el ángel no le reprocha, como sí lo hizo con Zacarías, quien sí dudó y fue castigado al quedar mudo por no haber creído.

8. María era una mentirosa, incrédula, acusadora y necia

«Los seres humanos mienten en general (Números 23:19). María es un ser humano, por lo tanto ella mintió. Suponer que María no mintió es pasar por alto que ella era como cualquier otro ser humano. Como una mujer incrédula, acusadora, y hasta necia, no podemos verla como si nunca mintió, a menos que la Biblia lo aclarara como lo hace con Natanael. De este Jesús dijo: “¡He aquí un verdadero israelita, en quien no hay engaño!” (Juan 1:47), pero de Maria no dijo nada de eso».

Esto es lo que se llama falacia por asociación. Inclusive para alguien (protestante) que crea que María contrajo el pecado original, de allí no se deduce que María hubiese cometido algún pecado en concreto.

El sujeto inmediatamente pone el caso de Natanael, que él mismo admite que nunca mintió porque lo dice la Biblia, ¿y acaso hay que asumir que María sí porque no lo dice explícitamente?

Como ya se explicó en el pasado, la omisión de algo tampoco equivale a afirmarlo. La Biblia no dice que María asesinó a nadie, pero pensando cómo piensa nuestro amigo, tendríamos que calumniarla también de asesinato, de robo y de cualquier otro pecado solo porque otras personas han hecho cosas similares.

Una cosa es pues, el debate sobre si María contrajo el pecado original, y otra cosa acusarla de haber cometido algún pecado en concreto solo porque la Biblia explícitamente no lo niegue. Es algo de derecho elemental que alguien no puede ser considerado culpable de algo si no se demuestra lo contrario, no a la inversa.

Lo grave de todo el asunto es que este pobre sujeto en su argumentación ofende a la madre de Dios, acusándola de necia, incrédula y acusadora. Dios tenga piedad de su desgraciada alma.

9. María no era una mujer de fe porque no se menciona en Hebreos 11

«Si quiere leer sobre hombres y mujeres de fe, puede ir al libro de Hebreos en el capítulo 11, allí, en ese capítulo no encontrara a María como una mujer de fe. Si ella fuera una mujer de fe, ella encabezaría la lista de los hombres de fe, pero no aparece. Quizá porque fuera una incrédula de primera. Espero que no».

Volvemos sobre el mismo principio elemental que nuestro amigo insiste en ignorar: la omisión de algo no equivale ni a la afirmación ni a la negación de ello. El que no se mencione a María en Hebreos 11 no significa que se afirme que no tenía fe. El texto que se menciona solo pone algunos ejemplos de personas de fe que vivieron en el AT, no pretende hacer un listado completo de todas las personas de fe que han vivido, eso es absurdo.

Razonando así también podríamos decir que los apóstoles no tenían fe, porque tampoco se menciona a ninguno de ellos. No se menciona tampoco a ningún miembro de la comunidad cristiana, ¿ningún cristiano tenía fe, sino solo ciertas personas del Antiguo Testamento? ¿Ese es el gran argumento para acusar a la madre de Dios de pecadora?

10. María era «bipolar» y no era más “mansa” que Moisés

«De María no se dice que ella es la persona más mansa de la tierra, pero de Moisés, si, se dijo eso. Si María nunca peco, ella debería ser la mujer más mansa de la tierra. Al parecer su duro trato a Jesús, la sitúa entre esas mujeres bipolares que se atreven a hablar lindo cuando Elizabeth la visita, pero en sus momentos de carnalidad, hasta tilda de loco a Jesús y lo acusa de haberle hecho sentir triste».

Este argumento se debate entre irrelevante, ofensivo y absurdo.

Irrelevante porque en caso de que María no hubiese sido la persona más mansa de la tierra, eso no la haría pecadora, y mucho menos una «gran pecadora» que «peca gravemente».

Absurdo, porque de Moisés se dice que era la persona más mansa de la tierra en Números 12,3, en un momento siglos antes de que María naciese. El texto no dice que Moisés sería la persona más mansa que habría en la tierra, sino la más mansa que había en ese momento. Pero razonando como nuestro amigo, tendríamos que creer que Moisés era más manso incluso que Jesús, que también era una persona (Dios y Hombre verdadero) y tampoco se dice que era el “más manso” de toda la tierra.

Por otro lado la falta de respeto de este sujeto a la madre del Señor es sencillamente asquerosa. Ya hemos refutado el argumento donde acusa a María de creer que Jesús estaba “loco”, por lo que la calumnia de “bipolaridad” que hace a ella está refutada allí mismo.

11. María era pecadora porque San Pablo no mandó a imitarla

«Pablo nunca dijo: “sed imitadores de María”, pero si se atrevió a decir: “sed imitadores de mi como yo de Cristo”. Al no poner a María como una imitación, la pone en el lugar de las que pecan bastante, ya que Pablo siendo un hombre con errores se pone como ejemplo a imitar».

El mismo patrón de lógica defectuosa de este protestante se repite en cada uno de sus argumentos. Que Pablo se coloque como modelo a imitar, no implica que él esté negando que María, o los otros apóstoles son también modelos a imitar. Hay que repetir que afirmar algo, no implica necesariamente negar otra cosa. Decir “imítenme a mí” no equivale a decir “Solo imítenme a mí”.

Demás está decir el que Pablo no pida imitar a María o el resto de los apóstoles no equivale a que les esté acusando de ser pecadores. De ser así tampoco podría pedir que lo imitasen a él, porque él mismo reconocía ser pecador, persiguió y asesinó cristianos y admitía que muchas veces hacía lo que no quería.

Pero utilicemos nuevamente la reducción al absurdo para demostrar lo defectuosa que es la lógica de este sujeto. Según él mismo deduce, si Pablo no coloca a alguien como modelo a imitar, significa que lo coloca en el grupo de los que “pecan bastante”. Pero en Lucas 1,6 se dice de los padres de Juan bautista que “los dos eran justos ante Dios, y caminaban sin tacha en todos los mandamientos y preceptos del Señor″ y no manda a imitar a ellos. 

12. María pecó porque la Biblia no dice que era “temerosa en gran manera”

«Si María nunca pecó, se debería decir que ella era temerosa en gran manera como se dijo de Abdías, el mayordomo de Acab, “Temeroso en gran manera”, pero estas palabras de elogio no se dicen de María».

Cuando alguien es sectario y quiere buscar excusas para creer algo, se esgrimen argumentos tan tontos como este. Este sujeto ignora que la Biblia llama a María “llena de gracia”, “bendita entre las mujeres”, pero dice que como la Biblia no la llama explícitamente “temerosa en gran manera” deduce que pecadora.

¿Entonces como la Biblia si llama a Acab temeroso de Dios deducimos que no pecó? ¿Protestan los protestantes porque creemos en la inmaculada concepción pero este cree que Acab fue inmaculado”?

Sarcasmos aparte, seguramente este sujeto dirá que Acab también pecó, pero si ese es el caso, ¿por qué exige que la Biblia llame a María como le llamó a él para que se pueda deducir que no pecó? ¿Acaso la Biblia tiene que llamar a la madre de Dios como él quiera para que no le difame llamándola necia, pecadora, mentirosa, bipolar, etc.?

13. María pecó porque no recibió el sacerdocio

«Si María nunca pecó, María junto a Jesús, deberían de haber recibido el sacerdocio, pero la Biblia dice que Jesús recibió el sacerdocio, no María. “Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado”« (Hebreos 4:15).

Jesús es Sumo Sacerdote no solo porque no tenía pecado, sino porque solo Él es Dios y Hombre verdadero. El texto que se cita no dice que Jesús lo fue por no tener pecado, sino que añade que no lo tenía, que es distinto.

14. María pecó porque no abrió y desató los sellos del Apocalipsis

«Si María nunca peco, ella pudo haber abierto y desatado los sellos del Apocalipsis (Apocalipsis 5:1-3), pero no lo hizo porque no era digna entre los seres humanos».

Hay que informar a este sujeto, que el no tener pecado no le da a uno facultades que no nos corresponden. El mismo texto dice:

Vi en la mano derecha del que estaba sentado en el trono un libro escrito por dentro y por fuera, sellado con siete sellos. Y vi un ángel poderoso que pregonaba a gran voz: «¿Quién es digno de abrir el libro y desatar sus sellos?». Pero ninguno, ni en el cielo ni en la tierra ni debajo de la tierra, podía abrir el libro, ni siquiera mirarlo.” (Apocalipsis 5,1-3)

Obsérvese que sólo el Hijo de Dios pudo abrir el sello, y dice enseguida: “ninguno, NI EN EL CIELO ni en la tierra ni debajo de la tierra, podía abrir el libro”. Es evidente que la condición para abrir el sello no era estar sin pecado, porque tampoco nadie en el cielo podía abrir el sello. Razonando como este sujeto tendríamos que concluir que en el cielo los ángeles, arcángeles, querubines y toda la corte celestial también son grandes pecadores, solo porque no podían abrir el sello.

15. María no era una buena discípula de Cristo porque no «abandonó a sus hijos»

«Maria no fue una buena discípula de Cristo. Ella no dejó a sus hijos, el cual es uno de los requisitos para ser Discípulo de Jesús. Ella siempre estaba con sus hijos incrédulos. Esto es evidencia de que María era una pecadora».

Lo primero que había que aclarar es que María no tuvo ningún otro hijo aparte de Jesús, pero entrar en detalle en ese tema sería ir al debate sobre la virginidad de María.

Segundo, habría que explicarle a nuestro amigo fundamentalista, que las palabras de Jesús que cita se conocen como una hipérbole, un género literario conocido en aquella época que consistía en hacer una exageración para resaltar una enseñanza, al estilo de «si tu ojo es ocasión de pecado sácatelo». En ese caso la moraleja es que el cristiano debe siempre estar dispuesto a poner a Dios en primer lugar, pero eso no quiere decir que si uno es padre de una familia numerosa, al hacerse cristiano tiene que abandonar a sus hijos.

Si nuestro amigo realmente interpreta ese texto de esa manera, no podrá casarse, y si llegase a ocurrir que alguna desafortunada se fije en él, terminará abandonada, de lo contrario, no podrá ser considerado un buen “cristiano”.

16. María era pecadora porque José creyó que le fue infiel

«José no creyó que María era una mujer que no podía pecar porque si así no fuera, no hubiera pensado que María le había traicionado cometiendo infidelidad».

Este argumento es irrelevante. Siendo que José no era omnisciente, no podía saber que el fruto del vientre de María provenía del Espíritu Santo hasta que no recibiera la revelación de ello. Que José pudiese haber pensando que María había pecado no quiere decir que realmente lo hizo.

Este sujeto parece confundir la impecabilidad de alguien con la opinión que los demás pudiesen tener de ella. Es de lógica elemental que alguien no comete pecado solo porque otra persona haya creído que lo cometió.

17. María pecó porque Jesús murió por ella

«Si María no peco, Jesús no hubiera muerto por ella. Pero la Biblia nos dice que Jesús nuestro Señor, murió por ella. 2 Corintios 5:15 dice: “Y (Jesús) por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos”». 

Este argumento si es ya algo más común y sobre él la Iglesia ha reflexionado a lo largo de los siglos y he desarrollado de manera resumida aquí: La inmaculada concepción de María.

18. María pecó porque oyó a Dios menos que Moisés

«Si María no peco, debió haber oído a Dios mucho más que lo Moisés oyó. Recuérdese que moisés oyó a Dios y hablo con El de una manera extraordinaria porque este era fiel y más manso que todos en su época (Números 12,3-8). Pero la Biblia nunca dice que María hablaba con Dios como lo hacía con Moisés y la razón es que María no tenía la fidelidad de moisés».

Cuando Dios se comunica con los profetas para que transmitan su mensaje, no es condición que tengan o dejen de tener pecados. Moisés mismo asesinó a un hombre. Luego pecó al tentar a Dios y fue castigado con no entrar en la tierra prometida. El profeta Isaías tuvo que ser purificado con un carbón encendido por ser un hombre de labios impuros. El que alguien reciba la gracia de escuchar revelaciones de Dios, no necesariamente implica que haya o no haya cometido pecado, sino que ha sido elegido conforme al designio divino para cumplir una misión. Son simplemente gracias “gratis date”.

19. María pecó porque no recibió grandes revelaciones de Dios.

«Si María no peco, ella debería haber recibido grandes revelaciones de Dios y en abundancia como lo vemos en otras personas que se consagraron mucho a Dios, pero vemos que no. Pocas veces Dios se reveló a María, bíblicamente hablando».

María recibió en primicia la más grande revelación de la historia: que el propio Verbo Eterno se encarnaría en su vientre. No creo que haya habido una revelación más grande.

Sin embargo, eso es ciertamente irrelevante. No podemos pensar a la manera obtusa de nuestro amigo, como si el número de revelaciones que alguien reciba fuese un indicador de la cantidad de pecados que no ha cometido. San Pablo cometió muchísimos pecados, asesinó y persiguió a los cristianos, y recibió de Dios muchas revelaciones. Nuestro amigo no termina de entender que precisamente “gracia” significa que algo se recibe gratuitamente.

20. María pecó porque no hizo milagros

«Si María no peco, debió ser usada con muchos milagros, pero vemos que en su vida apenas fue usada para un milagro en las bodas de Cana».

El hacer milagros es una gracia “gratis date”. Los apóstoles hicieron milagros y no por eso no tenían pecado. El mismo Judas pudo haberlos hecho. Nuevamente nuestro amigo en su pelagianismo sigue mezclando cosas que no tienen relación.

Si el no tener pecados diese el poder de obrar milagros, él mismo si se ha arrepentido de sus pecados y ha sido perdonado, tendría que estar haciéndolos ahora mismo. ¿Pero acaso lo vemos haciendo milagros? No, lo vemos insultando la madre de Dios, atrayendo vergüenza y  desgracia sobre sí mismo.  

Estas son algunas de las insensateces que dice en su penoso artículo. Al refutarlas me he sentido que golpeaba a un mocho, en su caso un mocho intelectual, que anda por allí creyendo que sabe mucho, pero es solo un desgraciado que no sabe nada.

Y digo que desgraciado, no porque la ignorancia sea pecado. El problema no es su ignorancia, sino su fatuidad que le mueve, con la excusa de defender el Evangelio, a ofender y vituperar de la madre del salvador. Dios tenga misericordia de él.

——————————————————————————————————————

Suscríbete a nuestra revista digital gratuita Apologeticum

26 comentarios

  
Evaristo Gomez
Maravilloso trabajo , desde que leí el argumento de entrada de este tipo me di cuenta de su ignorancia , después vi que le dijeron que su trabajo era una copia de lo que otra persona había escrito , sus argumentos son de los más tontos , y al ver como usted echa abajo sus puntos doy gracias a Dios por que usted demuestra que ellos no saben más que ofender y decir tontería si
11/10/17 2:57 AM
  
Eclessiam
Muchas gracias por su entrada, para aprender ciertos temas bíblicos.

Por lo demás, en persona, no se hubiera llevado argumentos este personaje, a no ser que los argumentos dejen moretones en las caras, entonces sí, se hubiera llevado muchos y muy abundantes argumentos.
11/10/17 3:07 AM
  
Esteban Andrés
Te voy a hacer una aclaración (no corrección, sino una aclaración) respecto a las palabras: los Protestantes (luteranos, calvinistas, incluso anglicanos) con todo y sus carencias, tienen en estima a Maria. Las insensateces que mencionas son propias y caracteristicas de los evangélicos no protestantes. Es decir, de los grupos que se diferencian de la teología de los reformados. Es lo que se llama ¨evangelicalismo¨. Son un conglomerado caótico e hiperfragmentado y lo que los une es el rechazo visceral a María, generalmente por ignorancia. A mi me genera tristeza, porque los conozco. No lo tomes a mal, es digamos una precisión en los términos.

-------------------
JM: Estoy convencido de que inclusive entre esos grupos de protestantes de corte pentecostal, pocos se identificarían con las objeciones de este sujeto. Que en parte ese sujeto está en esa situación por el germen que ha inoculado en él el protestantismo no me queda duda, pero tampoco que los demás protestantes no llegan a ese nivel de blasfemia.
11/10/17 3:12 AM
  
Sara Ramírez
Sobre el punto 18, añadiría que como sabemos que Jesús es Dios, y María vivió 30 años con Él...pues algo le habrá oído hablar en todo ese tiempo...
11/10/17 7:11 AM
  
Natanael
Confieso que no he soportado la lectura hasta el final. Que cúmulo de despropósitos e insultos a María, solo el odio ciega tanto como para argumentar de manera tan torticera.

Que Dios te conserve la paciencia. Aunque, en mi opinión, llegados a este punto yo no le haría más caso mediático, salvo que tenga muchos seguidores que espero que no... Hay gente que merece mucho más tu trabajo y tus respuestas.
11/10/17 9:11 AM
  
Alejandro Galván
A mi un "hermano evangélico" ya me dijo una vez, cuando hablábamos de la Anunciación, que en realidad no podemos saber lo que realmente dijo el Ángel del Señor: como la única testigo era la Virgen, no puede testificar en propia causa, por lo que todo esa parte es sospechosa de parcialidad, y no se puede usar en un debate bíblico. Así, y se quedó tan ancho. Y luego se denominan "evangélicos". Hagios Theos....
11/10/17 10:18 AM
  
José Luis
Al demonio le conviene sembrar la cizaña de la confusión, porque quien desconfíe de la Madre de Dios, siempre anda liado con el diablo. Pero si un cristiano se consagra a la Madre de Dios, más cerca está de Jesús y con Jesús: «Dijo su madre a los sirvientes: Haced lo que Él os diga» (Jn 2,5). La Madre de Dios, nos habla, y nos indica el camino que seguiremos para ya permanecer con Jesús nuestro Señor.

Los devotos de la Santísima Madre de Dios, sigue el ejemplo de humildad, de plena obediencia a Dios, de oración contemplativa, de cómo ayudar al prójimo cuando necesita ayuda. Vemos edificantes ejemplos en la Madre de Dios, que nunca se opuso a la Voluntad de Dios; la Llena de Gracia.

«Jesús siempre honraba a su Madre. Para haceros una idea de cuanta veneración sentía por su madre, leed el pasaje de San Lucas como estaba sometido a sus padres (cf. Lc 2,51)… Cuando los padres no obstaculizan la Voluntad de Dios ni se oponen a ella, la sumisión a ellos es un deber necesario, y los hijos que no la muestran se exponen a un gran peligro. Pero si sus padres pretendieran de sus hijos cosas imposibles o se opusieran a cosas tocante a la vida espiritual, lo que no estaría exento de peligro sería prestarles obediencia» (San Juan Crisóstomo, Homilías sobre el Evangelio de San Juan, 21,2)

«Honra a tu padre y a tu madre». (San Mateo 19,16), y el ejemplo de Jesús hacia su Madre, que admiró por su dedicación a la pureza, a la castidad, y todo lo que es bueno y digno ante Dios, obró María Santísima.

Y como la Madre de Dios, al pie de la cruz, con el discípulo amado, San Juan. No quiso que su madre estuviera sola, nunca, y el discípulo desde ese momento la acogió en su casa. Pues acoger a María es acoger a Dios en nuestras vidas. Y consagrándonos a Ella, nos consagramos al Señor nuestro Dios con más pureza y perfección.
11/10/17 11:45 AM
  
Luis López
Y si Lutero y Calvino hubieran escuchado estas barbaridades e insultos de uno de los "futuros hijos" de su reforma acerca de la Bienaventurada Virgen María, hasta tengo la sensación de que no la hubieran continuado.
11/10/17 12:05 PM
  
Juan Andrés
Notablemente personajes como este que se dicen cristianos son mas blasfemos con nuestra Santa Madre que los mismísimos musulmanes. Es notable. Si lo tuviera al lado haría lo que dijo el Papa, le daría un golpe de puño.
11/10/17 1:04 PM
  
Rafa
Ése es el nivel. Qué pena que por culpa de nuestra indolencia tanta gente haya caído en manos de los protestantes evangélicos.
11/10/17 1:06 PM
  
Alejandro Blandin
Que sarta de estupideces
Hermano merece que lo canonizen solo por tener la paciencia
de responder tantas necedades
Paz y BIEN
11/10/17 3:29 PM
  
Héctor
Excelente clase de apologética. Gracias estimado hermano!!! Rezo por usted.
11/10/17 4:09 PM
  
Luis Cristino
Bendiciones creo que son afirmaciones vagas y las discuciones teologica ya fueron echa por los padres apostolico en los diversos concilios realizados fuera bueno que lean o reciban un estudio de los concilios hoy en este tiempo debemos preocuparnos por la salvacionde las almas gracias
11/10/17 5:51 PM
  
Vladimir
Decir que María de Nazareth, es "la Madre del Señor", es la mejor apologética que se puede hacer sobre Ella. Al pronunciar esa verdad ya estamos declarando, implícitamente, todas las glorias y excelencias de María Santísima.
Cuando el Señor ascendió al Cielo y María Santísima quedó entre los Apóstoles y la primera Comunidad (Iglesia) Cristiana, me imagino la indecible "veneración" con que todos la trataban. Esa es la Veneración que quedó en la Tradición Apostólica y que ha pervivido en la Iglesia de Cristo (la Católica), hasta el día de hoy.
La presencia de la Santísima Virgen en nuestra Fe y nuestra Comunidad, es garantía (una entre otras) de que somos la misma Iglesia de los Apóstoles y, por tanto, la única y verdadera Iglesia de Cristo.
Bendiciones en Cristo, María y José
11/10/17 5:52 PM
  
Tulkas
Sinceramente he de decir que no conozco a ningún protestante que diga tantas sandeces.

Como mucho afirman que María pecó (aunque dicen que es modelo de Fe) y que Jesús le reprochó (el famosísimo reproche de Caná, según cómo se le quiera traducir).
11/10/17 5:55 PM
  
Carlos
Nosotros los protestantes NO pensamos y sentimos como los catolicos nos quieren presentar,es falso los 20 puntospresentados en esta articulo para desacreditarnos tanto biblicamiente como intelectualmente.TODO esto es falso,Amamos profundamente a Maria,pero somos Cristocentricos , biblicos por ser palabra de Dios.El es el único que nos dá salvacion , que es lo que queremos en esta vida.No mientan para indisponer y propiciar odio irracional hacia nosotros.En nombre que esta sobre todo nombre...Jesus.

-------------------
JM: En ninguna parte pretendo decir que los protestantes en general están de acuerdo con los argumentos de este sujeto. Evidentemente es un sectario de los que abundan por Internet queriendo obtener un poco de atención. Pero de que eso lo ha dicho, lo ha dicho, nadie lo ha inventado.
11/10/17 6:42 PM
  
yomismo
María era pecadora porque San Pablo no mandó a imitarla
«Pablo nunca dijo: “sed imitadores de María”, pero si se atrevió a decir: “sed imitadores de mi como yo de Cristo”.»

Vamos, que según este señor, San Pablo pensaba :"¡¡Vaya banda!!, aquí yo soy el único que vale la pena".
11/10/17 7:29 PM
  
Fulgencio
Este sujeto debe ser alguien importante en el protestantismo porque de otra manera no me explico que le dé usted importancia a las palabras de un señor que tiene menos argumentos que la pornografía.

-----------------
JM: De hecho no, no creo que le tomen en serio dentro del protestantismo, y no le hubiese contestado, pero las ofensas a la madre de Dios merecía que le demostraran lo fatuo que es.
11/10/17 7:41 PM
  
Palas Atenea
¿Este protestante en concreto a quién representa? Entre los protestantes, como entre los católicos, hay gente con ideas raras, que tratemos de quitar las ideas raras de las cabezas de los católicos es una cosa, pero ¿de verdad se puede dialogar con un protestante de este jaez?
11/10/17 8:31 PM
  
Juan Pablo lizcano
Te agradezco por el artículo ; estoy en proceso de formación , y ante tanta difamación siempre encuentro tus palabras llenas de sabiduría . Y eso lo dice todo , estás lleno del Espíritu Santo . por último ante cualquier ataque a nuestra Santísima Virgen o su hijo nuestro amado Jesucristo y su iglesia siempre tengo la fe de que encontraré un seguidor fiel a la Verdad Absoluta , como tú José Miguel Arraiz . creo que como yo somos muchos los que necesitamos , unos laicos tan preparados y entregados a la enseñanza de la iglesia fundada por Cristo. Muchas bendiciones para ti y tu familia .
12/10/17 2:09 AM
  
Luis Fernando
Ese tipo habría acabado en la hoguera en la Ginebra de Calvino.
12/10/17 10:25 AM
  
José Luis
Oración de San Bernardo:

Acordaos, ¡oh piadosísima Virgen María!,
que jamás se ha oído decir
que ninguno de los que han acudido a vuestra protección,
implorando vuestra asistencia y reclamando vuestro socorro,
haya sido desamparado.
Animado por esta confianza, a Vos también acudo,
¡oh Madre, Virgen de las vírgenes!,
y gimiendo bajo el peso de mis pecados
me atrevo a comparecer ante vuestra presencia soberana.
¡Oh Madre de Dios!, no desechéis mis súplicas,
antes bien, escuchadlas y acogedlas benignamente. Amén.

Orar a la Santísima Madre de Dios, vamos complaciendo tanto al Padre Dios como al Hijo, de María Santísima, que es Dios y hombre verdadero.

Cuando una fuerte tentación, que nos provoca el Maligno, nada más comenzar a orar a la Madre de, enseguida el demonio pierde y se aleja, Pero cuando lo rezamos con fe. Cuando deseamos de corazón no ser dominado por las concupiscencias, la Santísima Madre de Dios es verdaderamente nuestro auxilio, porque es inseparable de la Santísima Trinidad.

Cuando rezamos devotamente el santo rosario, invocamos a la Madre de Dios, y comprendemos los misterios de esta devoción, salimos de nuestras oscuridades a la luz de la fe.
12/10/17 10:29 AM
  
Laura Quesada
Hay idiotas útiles y este protestante es uno de ellos. Le hace el juego al maligno. Pobrecito. Dios le ilumine su mente y su corazón. Virgen santísima, ayúdalo a encontrar la verdad.
12/10/17 5:09 PM
  
Emilio
..."¡Bendito el vientre que te llevó los pechos que te amamantaron!"; y Jesús, N.Sr., haciendo causa común con su madre, contestó: "...más bien, dichosos los que escuchan la Palabra de Dios, y la obedecen".
Nadie bien nacido puede hablar de una madre en esos términos...¡Qué pena!. Que Dios se apiade de él en su infinita misericordia, mediando la intercesión de la Auxiliadora de los cristianos.
14/10/17 12:25 PM
  
luis alberto
Hay que tener cuidado con calificativos que no es propio de un cristiano,amar con aquel que no piensa como yo. Si está errado, errado está, pero no podemos decirle como idiota, tonto. Eso no quiere decir que no podamos decir nada, pero como dice San Pedro: "hacedlo con dulzura respeto" ( 1 Pedro. 3,16).
Saludos
14/10/17 9:50 PM
  
fredys manuel
Las denominaciones evangélicas, todas, o casi todas, rechazan la virginidad de Maria, y la colocan como una mujer cualquiera, ya que aseguran, con Biblia en mano, que Maria se acostó con Jose, engendrando otros hijos, y lo justifican diciendo que cual era la diferencia entre Maria y las demás mujeres, que total, debía tener los mismos deseos que tendria cualquier mujer. Que mente tan obtusa o lasciva, la de estos evangélicos.
06/11/17 3:03 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.