20.04.16

Y Clare quemó las rosas

El terremoto de Ecuador se ha llevado al Cielo a la hermana Clare y a cinco candidatas de las Siervas del Hogar de la Madre; es decir, cinco muchachas jovencísimas que se estaban preparando para entrar en el noviciado en los próximos meses. Y reparen en el número, en un solo convento perdido en Ecuador tenían cinco vocaciones recientes y resulta que ese convento no es la excepción, porque en todas sus casas las Siervas del Hogar de la Madre tienen muchas vocaciones. Luego es obligado concluir que lo de la falta de vocaciones, como la risa también va por barrios, y que a las Siervas del Hogar de la Madre esa carencia no les afecta.

Se suele echar las culpas de la esterilidad vocacional al ambiente, que como decía el aldeano es “malismo”. Si esto fuera así, habría que concluir que las Siervas del Hogar de la Madre encuentran las vocaciones en una zona con muy buen ambiente, que se llama el país de las Chimbambas, que al parecer es donde creció la que con el tiempo se convertiría en la hermana Clare, un ambiente desde luego lo más parecido a una sociedad arcangélica. Menos mal que providencialmente hace cinco años la hermana Clare abrió su alma y nos contó cómo quemó las rosas… Hay que escucharla, porque este video es un genial y gracioso desmentido de esa gran mentira que proclama que en estos tiempos tan modernos se ha ensanchado la puerta estrecha por la que se entra al Cielo.

Javier Paredes

17.04.16

Las Siervas del Hogar de la Madre, víctimas del terremoto en Eucador

Por la información que me ha llegado cuando sucede el terremoto en Ecuador, la comunidad de las Siervas del Hogar de la Madre está en dos grupos en sitios diferentes del colegio que atienden en Playa Prieta, que tiene cuatro plantas.

En uno de los grupos está la superiora que es la hermana Estela, y cuando se empezó a mover la tierra salió corriendo a la capilla y rescató al Santísimo. A la hermana Estela la han encontrado debajo de los escombros con el Santísimo en el regazo y solo tiene una lesión en el tobillo. La hermana Estela es española y hermana de sangre de la superiora de las Siervas del Hogar de las Madre de la comunidad de Alcalá. De este primer grupo hay otras dos heridas.

En el otro grupo estaban cinco candidatas con la hermana Claire. A una de las candidatas que se llamaba Jasmina, ya la han encontrado muerta debajo de los escombros y cuando escribo esto siguen buscando a las demás, por las que hay que seguir rezando. La hermana Claire, irlandesa,  antes de ser religiosa era actriz con una carrera muy prometedora. En la foto que se ha publicado el facebook del Hogar de la Madre, y que yo reproduzco, aparecen la hermana Claire tocando la guitarra con el hábito blanco de las Siervas del Hogar de la Madre, la hermana Estela, con el hábito de trabajo que utilizan las Siervas y detrás de ellas las candidatas.

Por lo mucho que quiero a esta congregación os confieso que mientras escribo estas se me han saltado las lágrimas. Pero Dios sabe más.

Javier Paredes

Nota de InfoCatólica: Desgraciadamente han fallecido las seis religiosas.

Vídeo en homenaje a la Hna Clare Crockett

7.04.16

Las preocupaciones de Pablo VI

No hace mucho que su obispo le indicó que estudiara Historia y se matriculó en mi Facultad de Alcalá. Era listo como los ratones colorados y trabajador como el que más. Le di matrícula de honor, que todos sus compañeros reconocieron merecidísima. Se presentaba siempre en clase vestido de cura. No era de «la secreta». Venía cuando podía, y un día me confesó el motivo: era el cura de 17 pueblos y estaba él solo para atenderlos. Me quedé pegado a la silla de mi despecho, y en cuanto se fue me salió el instinto de historiador, para averiguar lo que había pasado. Les cuento mi descubrimiento.

El 26 de enero de 1970, Pablo VI se reunió con un nutrido grupo de obispos españoles, que habían asistido a la canonización de Santa María Soledad Torres Acosta, esa gran madrileña, fundadora de las Siervas de María, las ministras de los enfermos. En esa reunión, Pablo VI pronunció un discurso profético, en el que describía la situación de la juventud española y los males que la amenazaban. Sus palabras fueron las siguientes: «No os faltan, ni nos faltan, preocupaciones al constatar y afrontar los problemas relacionados con la juventud, con los seminarios, con el mundo del trabajo, con el enfriamiento de la fe y del sentido moral: problemas cada día más insoslayables y que el pasar del tiempo agravaría si no se adoptasen medidas clarividentes y proporcionadas».

Sin duda que las palabras de Pablo VI estaban dirigidas a todos los obispos españoles, tanto a los allí presentes como a los que no pudieron asistir entonces a la canonización. Y por supuesto que deben espolear a todos los obispos españoles, no solo a los de hace cuarenta años, sino también a sus sucesores actuales, por cuanto Pablo VI afirma que de no poner remedio a la situación de 1970, de «no adoptar medidas clarividentes y proporcionadas», el paso del tiempo agravaría la situación.

Leer más... »

21.03.16

El desierto de España

«Uno está siempre tentado a renunciar a la libertad. Caminar por el desierto es difícil. Y siempre nos viene la tentación de volver a Egipto… Al menos allí podíamos comer…»

Así empieza la importante homilía que pronunció Don Juan Antonio Reig, obispo de Alcalá, en la iglesia del convento de la comunidad de Concepcionistas del Caballero de Gracia de la calle Blasco de Garay de Madrid. Nos habíamos reunido allí el pasado día 15 de marzo un numeroso grupo de devotos de la Virgen del Olvido Triunfo y Misericordias. La Iglesia estaba llena. Y desde primeras horas de la tarde hubo adoración del Santísimo, Santo Rosario y Santa Misa, celebrada por el obispo del Alcalá. Como todos los meses nos volvíamos a reunir allí, si bien en esta ocasión se cambió el día habitual de la cita que es el último sábado de cada mes, porque en este mes de marzo ese día es Sábado Santo, y por lo tanto jornada alitúrgica.

Leer más... »

8.03.16

Consuelo del mundo y alegría de la Iglesia Católica

Somos amigos desde hace tiempo y nos entendemos bastante bien, aunque hace años que no nos vemos porque vivimos en distintas ciudades; pero por teléfono hablamos con cierta frecuencia. Nos dimos novedades de las respectivas familias, y comprobé que casi todo va bien y algunas cosas hay que mejorarlas, porque todo en esta tierra no puede ir bien. Todo irá bien cuando nos hayamos muerto y por la misericordia de Dios estemos en el Cielo, que es el bien sin mezcla de mal alguno, según me enseñaron de pequeño.

Y esta vez el que llamó fue él, porque había visto un artículo que se refería a mi último libro, Las llagas de la monja, se lo había leído y me confesó que había descubierto en sus páginas la grandeza de Sor Patrocinio, personaje de quien yo le había hablado hacía tiempo sin que él le hubiera prestado mucha atención. Y tras contarme todas aquellas facetas de la vida de Sor Patrocinio durante su estancia en el convento del Caballero de Gracia que le habían emocionado, remató con este pase de pecho que me dejó clavada la lengua al paladar:

-                     Después de leer tu libro, ahora entiendo que lleves tantos años estudiando la figura tan inmensa de Sor Patrocinio.

Me dieron ganas de darle las gracias por haberme expedido el certificado de persona cuerda, porque mi amigo es de los que piensan que los de «letras» somos tan raros, que cuando uno de «letras» coge una vereda, la vereda se acaba y el de «letras» sigue. Pero no es mi caso con Sor Patrocinio, a mí me falta todavía mucha vereda por andar, porque todavía me queda bastante trecho que recorrer hasta que descubra toda la verdad de una vida tan extraordinaria como la de Sor Patrocinio, que durante tanto tiempo ha permanecido enterrada por la mentira y la calumnia.

Leer más... »